Fuentes documentales para el Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)

terradillosSi bien no hemos recibido más que una exigua ayuda económica, bienvenida sea, en estos tiempos de sequía, la financiación que acabamos de obtener en la convocatoria de Grupos de investigación 2014 UCM-Santander (Financiación de Grupos de Investigación Validados). Tras un año completo sin financiación alguna, 2015 se presenta, en su modestia de medios, como una pequeña puerta abierta al futuro. Entre otras cosas, queremos completar el Catálogo Razonado de Manuales, empresa en la que ya hemos invertido varios años y mucho, mucho esfuerzo. A continuación, recogemos lo que será su memoria de trabajo, destinada a valorar un precioso patrimonio educativo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Introducción. Antecedentes y estado actual del Catálogo

El “Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1874-1935)” que venimos elaborando desde 2009 continúa, actualiza y amplía una parte concreta de la Bibliografía hispano-latina de Menéndez Pelayo. Se trata, en particular, de la sección dedicada a los manuales de literatura latina dentro de la miscelánea del tomo X, según la compilación póstuma editada por Enrique Sánchez Reyes (Menéndez Pelayo 1953, pp. 111-123). La relación de manuales llevada a cabo por Menéndez Pelayo quedó inconclusa, dado que ésta no fue más allá de 1857 ni contempla tampoco los manuales de literatura griega, que sí aparecen recogidos en buena parte dentro de la obra que Julián Apráiz (1874) dedicó a los estudios helénicos en España. El hecho de asumir la continuidad de esta parte de la Bibliografía de Menéndez Pelayo ha implicado, asimismo, razonar acerca de lo que es y de lo que no es un manual de literatura clásica, teniendo que bordear muchas veces este mismo concepto por diferentes razones. Entre otras posibles causas, está la propia novedad que supone la aparición de un manual de este tipo en la España de 1846, como manifestación de una nueva forma de concebir la enseñanza de la literatura clásica, precisamente al margen del conocimiento de la lengua a la que se remite. El divorcio entre el estudio de una literatura clásica y el de su lengua es lo que vino a suponer la página final del humanismo en sentido propio.

Por tanto, el “Catálogo” registra una parte esencial de la enseñanza de las humanidades clásicas en la España moderna, precisamente la de la docencia relativa a las literaturas griega y latina a partir de una progresiva independencia con respecto a la propia enseñanza de las lenguas clásicas. En este sentido, durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el “Catálogo” hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta (y a menudo trágica) caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casual, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ambos autores, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no de implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación.

Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes acometamos la historia de nuestra disciplina, de manera que no quede en manos de personas que sienten como “ajeno” el contenido de esa materia. Será así como podamos llevar a cabo, en nuestro caso, un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la filología clásica frente al mero aprendizaje de las lenguas antiguas).

El “Catálogo”, una vez completado, presentará la estructura siguiente:

Primera parte. Introducción al catálogo y a la historiografía de la literatura

1.1.- Introducción

1.2.- Características generales de la historiografía de la literatura griega y latina

1.3.- Los manuales

1.4.- Nuestro catálogo

1.5.- Bibliotecas de referencia y catálogos del patrimonio bibliográfico

Segunda parte. Catálogo de manuales

2.1.- Siglo XVIII: la nueva consideración histórica de la antigüedad

2.2.- Cambio de siglo: suspensión de la orientación historiográfica

2.3.- De la reforma de Gil de Zárate (1845) a la Ley Moyano de educacion (1857): romanticismo y liberalismo

2.4.- De la Ley Moyano de educación (1857) a 1868. Configuración de la materia específica de “literatura clásica griega y latina”

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

Bibliografía general

En este momento, se está elaborando la catalogación comprendida entre 1868 y 1895 y queda por completar la parte de catalogación comprendida entre 1895 y 1936, que podemos esquematizar con las siguientes tablas:

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

 

       
Regules y Sanz del Río 1871 y 1874 Madrid Universidad Central
Casal 1874 S.l. Universidad de Santiago
Rodríguez Losada 1874 Rivadeo Instituto de Casariego de Tápia
Díaz 1874 Barcelona Universidad de Barcelona
Canalejas y Méndez 1874-1876 Madrid Universidad Central
Villar y García 1875 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Camús 1876 Madrid Universidad Central
Baehr 1878 y 1879 Madrid Universidad Central
Díaz 1879 Barcelona Universidad de Barcelona
Álvarez Amandi s.a. (1879) Oviedo Instituto de Oviedo
Villa-Real y Valdivia s.a. (1880) Granada Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1879 y 1880 Oviedo Universidad de Oviedo
González Garbín 1880 Málaga Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1881 Madrid Universidad de Oviedo
Casal 1881 Santiago Universidad de Santiago
González Garbín s.a. (1882) Granada Universidad de Granada
Pérez Martín / Ortega Rubio 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 y 1883 Valladolid Universidad de Valladolid
Barbado y Patiño 1888 Sevilla Instituto de segunda enseñanza de Sevilla
Müller 1889 Madrid (Universidad Central)
Esperabé Lozano 1890 Salamanca Universidad de Salamanca

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

 

Banqué y Faliu 1895 Salamanca Universidad de Salamanca
González Garbín 1896 Granada Universidad de Granada
Murray 1899 Madrid Universidad Central
Bello s.a. (ca. 1900) Madrid  
Díez Lozano 1900 ¿Oviedo? Universidad de Oviedo
Pierron 1910 Madrid  
Bouchot s.a. (ca. 1912) Madrid  
Cejador y Frauca 1914 Madrid Universidad Central
Riba 1916

 

Barcelona Escuela de bibliotecarias de Barcelona
Laurand 1921 y 1925 Madrid  
Cejador y Frauca 1923 Madrid Universidad Central
Galindo Romeo 1924 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Gudeman 1926 Barcelona  
Riba 1927 y 1928 Barcelona  
García de Diego 1927 Madrid  
Yela Utrilla 1927 Lérida  
Galindo Romeo 1928 Zaragoza  
Echauri Martínez 1928 Barcelona  
Gudeman 1928 Barcelona, Buenos Aires  
Norwood 1928 Barcelona  
Gudeman 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Nestle 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Henry s.a. (ca. 1930) Madrid  
Alemany Selfa / Cortés Rodríguez 1933 Madrid (Universidad Central)
Riba 1933 Barcelona  
Riba 1937 Barcelona  
Leo (Trad. González de la Calle) (1935), 1950 Bogotá Obra publicada en el exilio
       

Método de trabajo

Nuestro proceder desde 2009, año en que comenzamos la catalogación sistemática de los manuales de literatura griega y latina en España, ha consistido en articular un sistema de trabajo basado en (a) el trabajo de catalogación de los manuales, según un modelo de ficha preestablecido, y (b) la investigación asociada al catálogo a partir de planteamientos motivados por la propia catalogación y que a posteriori podía enriquecer la propia labor del catálogo. En este sentido, la catalogación de los manuales (a) y la investigación asociada (b) mantienen una relación de recíproco enriquecimiento, dado que sin la visión general que ofrece el catálogo no hubiera tenido lugar buena parte de los trabajos planteados y el catálogo como tal no hubiera podido enriquecer muchos de los aspectos abordados en él sin una profundización específica.

En lo que respecta a los trabajos de catalogación específica (a), en lo referente al modelo de ficha en particular, cada entrada se corresponde con una edición determinada del manual o programa de curso. Agrupamos más de un ítem cuando se requiera una explicación conjunta o no sea pertinente el desglose. El esquema seguido en cada una de las fichas es el siguiente:

1) Referencia bibliográfica completa del documento y descripción física, según las normas del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (CCPBE). Asimismo, citamos el código de referencia correspondiente del propio CCPBE o, en su defecto, recurrimos a una signatura de alguna biblioteca donde se encuentre el ejemplar y, en caso de no ser posible, a una obra bibliográfica concreta que dé cuenta de él.

2) AUTOR. Se ofrece una sucinta biografía del autor y, en su caso, del traductor, consistente en los datos básicos de su historia externa, como los años y lugares de nacimiento y muerte, su carácter laico o religioso, y los cargos profesiones que ocupó. Se trata, en definitiva, de datos que nos permitan poner en contraste unos autores con respecto a otros. Esta breve biografía tan sólo se ofrece cuando se trata acerca de un autor por vez primera. Consecuentemente, en las fichas siguientes de un mismo autor ya no repetimos la biografía.

3) OBRA. Se comenta el manual o programa de curso en atención, sobre todo, a su estructura. Asimismo, prestamos especial atención a la manera de ordenar la propia historia de la literatura, bien según géneros o períodos. Después de pasa al comentario de otros detalles, en el caso de que fueran relevantes, como la filiación del manual con respecto a otros manuales españoles o europeos.

4)  BIBLIOGRAFÍA. En caso de ser pertinente, se relacionan algunas de las obras publicadas por el autor, en especial las relativas a los estudios clásicos, y se ofrece bibliografía acerca de la obra comentada o su autor.

Objetivos para los que solicitamos la ayuda y plan de trabajo

Nuestro principal objetivo consiste en dar el impulso final a la elaboración del “Catálogo” (a) y la realización de un oportuno plan de “investigaciones asociadas” (b) que amplíen y completen el propio trabajo de catalogación bibliográfica. Habida cuenta de lo dicho, nuestros objetivos son los siguientes:

(a) Catálogo: terminar las labores de catalogación completando las dos secciones finales. Para ello, se requiere al acopio documental pertinente, cuando sea posible, y el acceso a algunas bibliotecas, cuando los documentos no sean accesibles más que por el medio físico. Entre las bibliotecas que debemos visitar, están la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Marqués de Valcedilla, la Biblioteca de la Fundación Universitaria Española y la Biblioteca de Menéndez Pelayo.

(b) Investigación asociada: queremos plantear, una serie de trabajos de investigación concretos motivados, precisamente, por la investigación catalográfica. Estos serán algunos de los trabajos:

-La aportación de González Garbín a la historiografía de la literatura latina en España mediante su adaptación del manual de Teuffel

-Los incipientes estudios sobre humanismo español y tradición clásica a comienzos del siglo XX y su reflejo en la manualística

-La traducción del manual de literatura latina de Pierron a cargo de Vicente Blasco Ibáñez

-Los manuales escolares publicados bajo la dictadura de Primo de Rivera, concretamente entre los años 1927 y 1928

-La cuestión lingüística: los primeros manuales escritos en lengua catalana (Riba)

-La enseñanza de la literatura latina en la Universidad de Madrid: polarización política entre exiliados republicanos (González de la Calle) y adeptos al nuevo régimen (Alemany Selfa)

-La etapa mexicana del exilio de González de la Calle

Integrados en este proyecto, Salomé Blanco defenderá su tesis doctoral sobre Plauto en la época de la “Edad de Plata de la cultura española” y Carlos Mariscal de Gante ya ha comenzado a desarrollar, gracias a una beca de colaboración, su catálogo de clasicistas españoles exiliados tras la guerra civil española de 1936.

En resumidas cuentas, continuamos trabajando con proyectos cada vez más sólidos. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Del claustro a la gran plaza: Universidad Nacional Autónoma de México

IMG_2302Los Campus universitarios son por lo general espacios simbólicos. El símbolo más recurrente, herencia genuina de la universidad medieval, es la idea de plaza cuadrangular o “quad”, tan propio de las universidades norteamericanas. Un “quad” es una plaza cuadrangular abierta por uno de sus lados que simboliza la idea del claustro catedralicio, si bien ahora no cerrado del todo. Sin embargo, en el caso de la Universidad Autónoma de México, este planteamiento simbólico queda reemplazado por el de la gran plaza propia de las ciudades mesoamericanas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Precisamente, durante mi estancia en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, quise experimentar con mis ojos ese nuevo planteamiento simbólico que dejaba atrás la idea del claustro medieval para remontarse a la propia cultura mesoamericana. Me interesa mucho esta cuestión de la arquitectura y urbanismo de los Campus universitarios, sobre todo porque mi lugar de trabajo, la Universidad Complutense, presenta la curiosa característica de haberse diseñado en un lugar, la Ciudad Universitaria, que importó de los Estados Unidos la moderna idea del Campus. Todo esto supone un curioso viaje de ida y vuelta, pues mientras los Campus norteamericanos trasladaron la idea del claustro medieval europeo para transformarla en la plaza o “quad”, la comisión de arquitectos que en su momento designó el rey Alfonso XIII para diseñar la nueva Ciudad Universitaria trajo de los Estados Unidos y Canadá las modernas ideas sobre el Campus de aquellos parajes. Es gracias a esto por lo que nuestra plaza de la Facultad de Medicina se parece tanto, pongamos por caso, a ciertos lugares del Instituto Tecnológico de Massachusetts o de la misma Universidad de Columbia. Cuando se construye el Campus de la Universidad Nacional de México esa idea tan clásica queda reemplazada por una tradición aún  más antigua: la gran plaza de las ciudades mesoamericanas. La monumentalidad de los edificios que rodean la inmensa plaza central, con los bellísimos mosaicos repletos de simbolismo y belleza, completan un efecto visual irrepetible. IMG_2324Como decía, quise experimentar yo mismo la sensación de esta gran plaza, y fue así como, gracias a Eduardo Fernández, me pude acercar sin perderme hasta la zona central del campus desde el Instituto de Investigaciones Filológicas, en un paseo que, con su ida y su regreso, duró unas tres horas. La experiencia fue absolutamente satisfactoria y pude comprobar in situ cómo se representaba ante mí aquel efecto simbólico del espacio y la monumentalidad azteca. No en vano, este conjunto urbano es patrimonio de la humanidad. En realidad, se sustituyó una tradición arquitectónica creada en el siglo XVIII, en el contexto de los novedosos campus norteamericanos, por una innovación que recibía ahora su herencia cultural de una tradición mucho más antigua, sin perder de vista el valor simbólico de tal espacio.

Esta anécdota tiene mucho que ver con el propio contenido de mi trabajo durante la intensa semana que he pasado en la UNAM. Quería llamar la atención sobre lo importante que es articular unos estudios de Tradición clásica basados en la reflexión metodológica y no sólo en dar constatación de los datos. Frente a los mismos estudios lingüísticos o literarios, la Tradición clásica se caracteriza por continuar afincada en el método positivista (“A en B”, como “Horacio en España”) de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Ahora he visto claro, y precisamente dentro del propio Instituto de Investigaciones Filológicas, cuál será el objetivo del libro que estoy preparando sobre el tema: Tradición clásica. Teorías y estéticas de la modernidad. Mi ponencia me ayudó francamente mucho a aclarar tales ideas y las mismas reflexiones que me proporcionó el propio Campus sirvieron de curioso estímulo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

IMG_2304

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Sobre pedagogos, pedantes y gramáticos

Gargantua-y-Pantagruel-Rabelais-Francois-9789706666192Todos guardamos recuerdos agridulces de nuestros profesores y esto nunca deja de ser, como aquellos viejos recuerdos del servicio militar, un tema recurrente de conversación y risa. Al margen de ello, entre nuestros recuerdos infantiles y juveniles afloran, cómo no, aspectos a menudo impíos y sarcásticos de sucesos ridículos que protagonizaron nuestros enseñantes o incluso nuestros mismos condiscípulos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

En relación con ello, están también los motes o sobrenombres carnavalescos que tuvieron que llevar a menudo quienes, acaso sin pretenderlo, fueron pasto del sarcasmo colectivo. Y decimos que este sarcasmo es colectivo porque, más allá de nuestros recuerdos personales, la chanza contra los docentes es algo que hemos heredado desde tiempos inmemoriales, y es posible que ni tan siquiera seamos conscientes de ello, como, por ejemplo, cuando llamamos a alguien despectivamente “pedante”. El gran lexicógrafo de nuestro siglo de oro, Sebastián de Covarrubias, define de esta manera tan concisa y certera el término “pedante” en su Tesoro de la lengua castellana o española (1611): “El maestro que enseña a los niños; es nombre italiano, del griego pais, paidos, puer”. Alguien se preguntará ante esta aséptica definición dónde está aquí el sentido peyorativo del término. Aparentemente no puede verse, pero subyace, sin embargo, en su origen italiano y, más en particular, en el contexto literario donde nace, que es de manera inmediata la comedia italiana. En este sentido conviene cotejar la definición de Covarrubias con lo que nos cuenta Michel de Montaigne en su ensayo titulado, precisamente, “De la pedantería” (“Du pedantisme”, I, XXV):

Recuerdo que en mi infancia me desagradaba ver siempre en las 
comedias italianas un pedante chocarrero, y hallar que el 
sobrenombre de maestro no tenía mejor significado entre nosotros.
Porque, estando yo a cargo de maestros, ¿qué podía hacer sino 
sentirme celoso de su reputación? Procuraba excusar el caso 
achacándolo a la natural desavenencia que hay entre el vulgo 
y las personas raras y excelentes en su juicio y saber al punto 
de que unos y otros obran de manera del todo distinta; 
pero aquí me desconcertaba el advertir que los hombres 
de más valía eran los que más desdeñaban a los pedantes (...) 
(Montaigne 1985: 91)

Montaigne reflexiona en este ensayo acerca de las razones por las que convertimos en materia risible a los maestros, incluso ya al llamarlos inocentemente pedantes. En su reflexión, Montaigne nos dice de manera muy socrática que frente a los verdaderos maestros, estos pedantes no son sino transmisores mecánicos de conocimientos y a menudo personas despreciables, incapaces de dar a conocer la virtud a sus alumnos:

Es el caso y esta razón vengo inquiriendo aquí, que el estudio 
en Francia no tiene apenas otro fin que el provecho, y 
por ello (salvo algunos a quienes la Naturaleza ha hecho nacer 
encargos más nobles que lucrativos y que se dan con desinterés a
las Letras) de ordinario no se entregan al estudio más que 
gentes de baja fortuna, que buscan en él sus medios de vida. 
Siendo las almas de esas gentes, por naturaleza y por educación 
y ejemplo domésticos, de la más baja ley, informan con falsía 
del fruto de la ciencia, porque ésta no puede dar luz al alma 
que no la posee, ni hacer ver a un ciego. (Montaigne 1885: 98)

Además de estas razones de índole social[1], tiene razón Montaigne cuando se refiere a las comedias italianas como difusoras de esta imagen irrisoria del maestro, pues allí el pedante constituye un personaje estereotipado, junto a la alcahueta, la melindrosa, el enamorado, el celoso, el avaro o el soldado fanfarrón. Curiosamente, como luego veremos, hasta es posible que los dos últimos personajes, el avaro y el soldado fanfarrón, se acaben confundiendo con el del maestro o pedante. En todo caso, el pedante es un personaje bien reconocible por sus latines absurdos y extemporáneos o su vanidad, como podemos ver en la comedia titulada El caballerizo (Il marescalco) (1533) de Pietro Aretino (Acto I. Escena IX)[2]:

 Pedante.- Bona dies. Quid agitis, magister mi?
Caballerizo.- Perdonadme, maestro, que no os haya visto. Estoy 
fuera de mí.
Pedante.- Sis laetus.
Caballerizo.- Hablad en cristiano, os lo ruego, que no estoy 
para pensar en vuestras astrologías.
Pedante.- Bone vivere et laetari. Te traigo buenas noticias, 
pero muy buenas.
Caballerizo.- ¿Qué noticia hay para mí que pueda ser buena?
Pedante.- Su excelencia, su señoría ilustrísima, te estima y 
esta misma tarde, uniéndote en vínculo matrimonial, te copula 
a una puella tan hermosa que te envidiará totum orbem. 
(Aretino 1989: 224-225)

Además del de “pedante”, otro de los nombres comunes que recibe este tipo de docentes (aunque no indistintamente) es el de “gramático”, antiquísima palabra que, curiosamente, acaba dando lugar esta vez a un término meliorativo como “glamour”[3]. Poco glamour tienen, sin embargo, los grammatici que aparecen en el Elogio de la locura (1511) de Erasmo, pues se trata de uno de los retratos más grotescos que podemos encontrar (Laus XLIX):

(…) siempre famélicos y zarrapastrosos en aquellas escuelas 
suyas –en sus escuelas, he dicho, pero mejor hubiera sido 
decir en sus pensatorios, en sus ergástulos o en sus cámaras 
de tortura-, metidos entre rebaños de niños, envejecen por 
los esfuerzos, ensordecen a causa del griterío, se consumen 
entre el hedor y la suciedad. Y se debe a favor mío que, 
a pesar de todo ello, crean ser los más destacados 
de los mortales: ¡Hasta tal punto se complacen cuando 
aterrorizan a la asustadiza chiquillería con tremendo rostro y 
voz amenazante, o cuando a palmetazos, a vergajazos y 
latigazos, despedazan a los infelices, o cuando por cualquier 
medio se encarnizan a su gusto, imitando al asno de Cumas. 
(Erasmo 1991: 233)

Ya para empezar, se los describe con rasgos físicos que vamos a seguir viendo a lo largo de la literatura posterior. Los gramáticos son descritos como famelici, sordidique in ludis illis suis. La delgadez y la suciedad representan externamente lo que no deja de ser un reflejo de sus escasas virtudes interiores. Así lo vemos en los gritos y amenazas que dispensan a sus alumnos: dum pavidam turbam minaci vultu voceque territant. De esta esperpéntica comedia no se escapan tampoco las madres y los padres, considerados como estúpidas e idiotas, respectivamente: ut stultis materculis et idiotis patribus tales videantur, quales ipsi se faciunt. Es destacable, asimismo, que haya una referencia explícita a Las nubes de Aristófanes, una de las comedias que inauguran la chanza contra los educadores, cuando se habla de los “pensatorios”. De hecho, aquellos viejos sofistas atenienses no dejarían de ser los nuevos escolásticos de los que nos habla Rabelais en su desternillante Gargantúa (1534). Los maestros de Gargantúa tienen, para empezar, nombres bastante curiosos, como Thubal Holofernes, considerado como “gran doctor sofista”, o el maestro Jobelín Bridé, que no es más que un perfecto papanatas. Constituyen el contrapunto del humanista Ponócrates, cuyo nombre griego indica que es “duro para el esfuerzo” (de forma parecida, Luis Vives llama “Philópono”, es decir, “amante del esfuerzo”, a uno de los maestros que aparecen en sus Diálogos). A los primeros habría que añadir Bragmardo Janotus, uno de los profesores más afamados en la Universidad de París, cuyo sobrenombre Jan(ot)us nace de un juego de palabras a partir del dios Jano[4]. Los nombres parlantes que utiliza Rabelais funcionan como máscaras carnavalescas en la literatura. El sobrenombre define, de hecho, a alguno de los más estrafalarios dómines que aparecen en la literatura española, como pueden ser el del dómine Cabra quevedesco, o los de Fray Gerundio de Campazas y Zancas Largas, debidos al Padre Isla[5].

Por resumir sucintamente el asunto hasta aquí tratado, Montaigne nos ha ofrecido la oportuna reflexión acerca de las razones por las que el pedante es considerado ridículo, mientras que Aretino ilustra la reflexión recreando al personaje. Erasmo, por su parte, nos ha dado la precisa descripción del gramático en términos de famélico y sórdido, mientras Rabelais ha bautizado con una suerte de motes, bien peyorativos, bien meliorativos, a tales maestros. El personaje del pedante o del gramático en la literatura, también llamado dómine, constituye un lugar común que tiende a confundirse, por lo demás, con otros personajes arquetípicos, como los del sórdido avaro o el estúpido figurón. Todos estos personajes son ya reconocibles, en mayor o menor grado, desde la comedia plautina. De esta forma, el pedagogo aparece en la comedia Bacchides encarnado en Lido[6], docente no exento de rasgos cómicos. Por su parte, el avaro, como veremos en su lugar, está bien representado, si bien no físicamente, en el personaje de Euclión que encontramos en Aulularia, mientras que el figurón encuentra su antecedente en Pirgopolinices, el miles gloriosus de la comedia que lleva precisamente este título. De esta forma, los tres personajes hacen las veces de disfraces combinables, con los que incluso podemos investir a personas reales. A tales disfraces les añadimos, asimismo, sobrenombres que hacen las veces de máscaras, tanto en la literatura como en la vida real. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

 

Bibliografía

Aretino, P., La comedia de la corte / El caballerizo. Edición y traducción de Ángel Chiclana, Madrid, 1989.

Campbell, L., Historical linguistics. An introduction, Edinburg, 2004.

Defaux, G., “Rabelais et les cloches de Nôtre-Dame”, Études rabelaisiennes 9, 1971, 1-28.

Erasmo de Rótterdam, Elogio de la locura. Introducción, nueva traducción y notas de Oliveri Nortes Valls, Barcelona, 1991.

García Hernández, B. y Sánchez Blanco, Mª L.  “Lydus barbarus (Plaut. Bacch. 121-124). Caracterización cómica y función dramática del pedagogo”, Helmántica. Revista de filología clásica y hebrea 44, 1993, 147-166.

Gil, L., “Gramáticos, humanistas, dómines”, El basilisco 9, enero-abril 1980, 20-30.

Martínez Fernández, J. E., “Retrato y nombre propio (huellas literarias y carnavalescas en los retratos del Fray Gerundio de Campazas”, en M. Á. Márquez et alii (eds.), El retrato literario. Tempestades y naufragios. Escritura y reelaboración. Actas del XII Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Huelva, 2000, 285-291.

 


[1] Razones, por cierto, muy cercanas a las que esgrime Gil 1980.

[2] Otras obras posibles son El pedante (1529) de Francesco Belo y el Canelaio (1582) de Giordano Bruno.

[3] En este sentido, “glamour”, tan frecuente en las revistas de moda y en la prensa rosa, conforma un doblete con “grammar”. El origen de ambas palabras es el término griego “grammatiké”, a través del latín grammatica. La palabra latina derivó en tiempos medievales al sentido de aprendizaje, con cierta derivación hacia la magia. Esta variante quedó en francés antiguo, concretamente en la voz “grammaire”, que adoptó el inglés con la forma “grammar”. Pero el inglés también adoptó otra variante del francés antiguo que debía de ser “glomerie” o “glamorie”, y que sobrevivió en escocés como “glamour”. El escocés sólo conservó el sentido de “conjuro mágico”, que en el siglo XIX derivó hacia el significado por el que hoy conocemos la palabra “glamour”, relativo ya al encanto y al donaire (Campbell 2004: 5).

[4] “Jan(ot)us a un double visage. Rabelais, d’ailleurs, nous le dit: c’est «Democrite heraclitizant et Heraclyte democritizant».” (Defaux 1971 : 6).

[5] Véase a este respecto Martínez Fernández 2000: 285-291), donde, a partir de las teorías de Bajtin sobre lo carnavalesco en la literatura, lleva a cabo un análisis de los nombres propios del Fray Gerundio de Campazas.

[6] Para la caracterización de este personaje véase García Hernández y Sánchez Blanco 1993: 147-166.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Cuando la Historia se vuelve olvido: Pedro Urbano González de la Calle

Libro Curiosa Complutense (1)P.U. González de la Calle, Varia. Notas y apuntes sobre temas de letras clásicas, Madrid 1916

 Algunos libros son mucho más que libros. A veces, son, ante todo, el testimonio vital de una persona borrada por la terrible Historia. Este es el caso de uno de los libros que se conservan en la Biblioteca de Clásicas de la Universidad Complutense, obra de un profesor republicano que tuvo que marchar al exilio y cuya memoria se extinguió por completo de la facultad de Filosofía y Letras de Madrid. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Pedro Urbano González de la Calle (1879-1966) fue hijo de un importante pensador krausista, Urbano González Serrano, que había sido discípulo de Nicolás Salmerón. Pedro Urbano recibe su formación académica en Madrid, pero desde 1904 hasta 1926 fue catedrático en Salamanca, época en la que brindó su apoyo a Miguel de Unamuno tras su destitución como rector en 1914. Sus años salmantinos dan cuenta de importantes estudios sobre El Brocense y el humanismo español. En 1926 se traslada a Madrid, gracias a una excedencia como catedrático que le va a permitir desempeñar funciones de auxiliar temporal de la cátedra de lengua y literatura latinas que había dejado vacante un notable latinista y estudioso de la lengua española, Julio Cejador. Continuó como auxiliar en Madrid hasta lograr el nombramiento de catedrático de lengua y literatura latinas cinco años más tarde, en 1932. Precisamente, entre 1932 y 1933 tienen lugar una serie de hitos notables para la historia de la universidad española. Entre otras cosas, se erige el edificio de la Facultad de filosofía y letras, que vivirá un corto período de esplendor bajo el decanato de Manuel García Morente. El estallido de la guerra civil española convirtió la flamante Ciudad universitaria de la madrileña Moncloa en terrible frente de batalla, hecho que obligó a poner abrupto fin a la incipiente vida académica. Durante aquellos años, Pedro Urbano pasó a ejercer como decano interino en Salamanca, como profesor de lengua y literatura sánscritas en Valencia y, finalmente, se trasladó a la Universidad de Barcelona, donde explicó poesía latina e historia de la filología desde el año 1937 hasta enero de 1939, fecha que marca el comienzo de su exilio. A comienzos del año 39 se traslada a Colombia, donde imparte las cátedras de lingüística general, latín, gramática histórica del castellano y sánscrito en la Escuela normal superior de Bogotá. Simultaneó esta tarea con la de profesor encargado de latín (1946-1948) en el Instituto de filosofía y letras de la Universidad nacional de Colombia y profesor del cuarto año de latín del mismo instituto. En 1940 fue designado por el Ministerio de educación nacional de Colombia “colaborador técnico” del entonces Instituto Rufino José Cuervo, luego Instituto Caro y Cuervo, en el que trabajó hasta 1949. Precisamente, es como lingüista donde continuó manteniendo un ritmo de investigación excepcional hasta su cambio de residencia en México  a finales de 1949. Afincado ya en el nuevo país, recibió en febrero de 1950 el nombramiento de investigador en El Colegio de México. En 1965 continuaba en dicha universidad, que le había encargado el curso avanzado de sánscrito desde 1950. También a partir de 1950 fue profesor de lingüística general e indoeuropea en la Facultad de filosofía y letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Pedro Urbano jamás regresó a España pues, aunque, según el embajador español en México, Franco había perdonado a los republicanos, él jamás perdonó a Franco.

Varia supone un trabajo de compilación de una serie de trabajos escritos por Pedro Urbano durante su etapa salmantina. Los temas del libro responden a los intereses de la filología latina de la época, en particular la lingüística y la estilística. Una dedicatoria convierte a este libro en un objeto especial: “Al Dr. D. Juan Hurtado y J. de la Serna en prueba de alta estimación intelectual. P.U. Gonz. de la Calle Madrid 15-II-928”. El destinatario del libro es uno de los profesores de literatura de la facultad de Filosofía y Letras, el coautor de una literatura española, junto a González Palencia, que los alumnos tenían que aprender de memoria. Tal dedicatoria está hecha durante los años de la dictadura de Primo de Rivera, cuando los tiempos salmantinos de Pedro Urbano ya quedaban lejos. Pocos años más tarde vendría la II República. El proyecto duró bien poco, apenas tres años (1933-1936), porque una guerra borró aquel sueño de cultura y modernidad. Ahora el libro es, debido a su autor, el testimonio silente de una historia barrida por la intolerancia y el fanatismo. FRANCISCO GARCÍA JURADO (UCM)

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los primeros estudios sobre latín cristiano y medieval en España (segunda parte)

SANYO DIGITAL CAMERAContinuamos hoy con la segunda entrega sobre el nacimiento de los estudios sobre latín cristiano y medieval en España. Vamos a tratar sobre la traducción que el aragonés Pascual Galindo hizo de un importante libro de Alfred Gudeman: su Literatura latino-cristiana. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

PASCUAL GALINDO Y LA LITERATURA LATINO-CRISTIANA

La otra faceta importante que queríamos comentar en este trabajo es la aportación que Pascual Galindo hizo a la difusión de la Literatura latino-cristiana entre los años 20 y 30. En este sentido, es muy notable la traducción de la Literatura latino-cristiana de Alfred Gudeman (1928), pues supuso la primera obra publicada en España acerca de este asunto. Tengamos en cuenta que ya a comienzos del siglo XX la Literatura cristiana había alcanzado su independencia como discurso historiográfico propio, entre la Literatura romana y la Literatura medieval. El libro original se había publicado en lengua alemana en 1925. Gudeman, filólogo de origen judío nacido en los Estados Unidos, tenía una formación marcadamente germánica. Aunque se había graduado en la neoyorquina Universidad de Columbia, acudió a Berlín para completar su formación con el profesor Hermann Diels. Volviendo a la edición española, es interesante entresacar uno de los párrafos que se encuentran dentro del “Prólogo del traductor, desde luego mucho más radical en la oposición entre lo cristiano y lo pagano que la que muestra el propio autor de la obra:

Los cristianos no podían aceptar las manifestaciones literarias de los paganos; el teatro estaba lleno de inmundicias e inmoralidad, pues se llevaban a la escena los vicios más repugnantes y las acciones y conversaciones que no se podían presenciar y mantener ni aun en los lugares más secretos. Además, tales manifestaciones iban unidas con la veneración y culto de los dioses; otro tanto sucedía en las escuelas donde la mitología y leyendas heroicas eran el auxiliar para formar a los niños. De aquí la aversión a la cultura pagana, no en lo que tenía de literaria, sino en cuanto que se servía de las bellezas literarias principalmente para inculcar en los jóvenes la vaciedad, mentira e inmoralidad que todavía se apoyaban en una aparente devoción a los santos dioses. (Gudeman 1928: 14)

Frente a la visión de Gudeman, que reconoce que la Literatura latino-cristiana nace en un contexto pagano (y esta había sido, en definitiva, la clave de la reformulación, en 1836, de esta literatura en el contexto académico protestante), Pascual Galindo establece el nacimiento de esta nueva literatura en el sentimiento de “aversión” a lo pagano. Si bien Pascual Galindo, como sacerdote católico, está recibiendo la impronta foránea, no dogmática, del estudio historiográfico de los textos latinos cristianos, no le resulta posible, sin embargo, considerarlos desde una perspectiva tan aséptica como la de Gudeman. El autor español, asimismo, amplifica la obra original con párrafos que aparecen en un tipo de letra menor. Es destacable, a este respecto, los párrafos que dedica a la literatura de viajes, en especial el Itirerarium Egeriae, traducido por el propio Pascual Galindo en 1924. Probablemente, la colaboración más destacada de Pascual Galindo con la obra vinculada al Centro de Estudios Históricos fue el capítulo titulado “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos” (Galindo 1935), que redactó para el volumen II de la Historia de España coordinada por Menéndez Pidal. El capítulo cuenta con una copiosa y actualizada bibliografía y el autor aventura unas características patrias para la Literatura cristiana que se desarrolló en Hispania:

Si quisiéramos sistematizar los caracteres generales que manifiesta el conjunto de los escritos y escritores cristianos de España, podríamos señalar ya en ellos cierto gusto por las ideas filosóficas de la polémica, afición a los sistemas extremistas, algún desdén de la realidad, al mismo tiempo que preocupaciones de esa moral, a veces aventurada, que había de contar representantes muy caracterizados, con el correr de los siglos, en la literatura religiosa de nuestra patria. (Galindo 1935: 547)

Con tales aseveraciones observamos que el autor recrea una suerte de literatura nacional latino-cristiana, a diferencia de la tendencia más universalista que suele concederse a esta literatura, frente al carácter nacional de la Literatura romana. Tales juicios de valor serían, por lo demás, muy afines a las propias ideas de Menéndez Pidal  acerca del carácter perdurable de lo español sustentado en una suerte de “relación étnica” entre los escritores hispano-latinos y los españoles:

Insistamos en esto, recordando un caso extremo. Desde Tiraboschi a Mommsen, desde Gracián a Menéndez Pelayo es frecuente descubrir señales de hispanidad en los autores latinos de la Bética o de la Tarraconense, hallando una relación étnica, y no de mera imitación literaria, entre ciertas modalidades estilísticas de los autores hispanorromanos y de los autores españoles. Sin embargo, una relación como la que tantos establecen entre los cordobeses Séneca y Lucano y el cordobés Góngora, parece sin duda difícil de admitir en vista de la enorme discontinuidad temporal que media entre esos autores, indicio de no existir una causa de tipo constante. (Menéndez Pidal 1971: 24-25)

CONCLUSIÓN. CONTINUIDAD Y DISCONTINUIDAD

Tras la guerra civil española, Pascual Galindo logrará la cátedra de Filología latina en la Universidad de Madrid y llegará a ser director del Instituto Antonio de Nebrija, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas y edificado sobre las ruinas intelectuales de la antigua Junta de Ampliación de Estudios. Pascual Galindo representa con su trayectoria vital y científica la paradoja de una continuidad en la discontinuidad marcada por una cruenta guerra y un radical cambio ideológico. Hoy día puede parecer sorprendente que personas de ideologías tan diversas, como Menéndez Pidal y Pascual Galindo, aunaran esfuerzos científicos en empresas tan significativas como el volumen dedicado a la Hispania Romana. Así pues, los primeros esbozos de tales estudios en España se esconden, por así decirlo, en audaces libros didácticos, en traducciones de obras foráneas, y en capítulos de importantes monografías históricas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Cerasuolo, S. (1999), “Wolf teorico della filologia classica” en Friedrich August Wolf, Esposizione della scienza dell’antichità. A cura di Salvatore Cerasuolo, Napoli, 15-97.

Duplá,  A. (2002), “El franquismo y el mundo antiguo. Una revisión historiográfica”, en C. Forcadell Álvarez e I. Peiró Martín (coord.), Lecturas de la historia: nueve reflexiones sobre historia de la historiografía, Zaragoza, 167-190.

Ebert, A. (1889), Allgemeine Geshichte der Literatur des Mittelalters im Abendlande bis zum Beginne des XI Jahrhunderts. Erster Band, Leipzig.

Fontán, A. (1991), “D. Pascual Galindo Romeo (1892-1990)”, Emerita 59, 1-3.

Galindo Romeo, P. (1924), VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MILIARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS, Zaragoza.

Galindo Romeo, P. (1935), “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos”, en AA.VV., Historia de España. Dirigida por Ramón Menéndez Pidal. Tomo II, España Romana (218 a. de J.C. – 414 de J.C.), Madrid, 547-561.

García Jurado, F. (2004), “La iglesia católica contra la enseñanza de los clásicos en el siglo XIX: el abate Gaume y su repercusión en España. Una página poco conocida de la educación clásica”, Estudios clásicos 125, 465-82.

García Jurado, F. (2008a), El nacimiento de la Filología clásica en España. La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1932-1936)”, Estudios clásicos 134, 77-104.

García Jurado, F. (2008b), “Ensayo de una Historiografía de la Literatura Latina en España (1778-1936)”, Revista de Estudios Latinos 8, 179-201.

García Jurado, F. (2009), “Cuando el tiempo se detiene. Los avatares de una historia de la literatura latina publicada en Colombia: Pedro Urbano González de la Calle”, Literatura: teoría, historia, crítica 11, 303-332.

García Jurado, F. (2010a). “Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos”, en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza, 139-160.

García Jurado, F. (2010b), “La reinvención del «Renacimiento» en el siglo XIX español”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Prieto, IV.5, Alcañiz-Madrid, 2627-2639.

Gianotti, G.F. (1988), “Per una storia dell storie della Letteratura latina”, Aufidus 5, 68-69.

Gudeman, A (1928), Literatura latino-cristiana. Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona-Buenos Aires.

Hinojosa, E. (1919), Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII), Madrid.

Kroll, W. (1928), Historia de la filología clásica, Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona.

Laurand, L. (1925), Manual de los estudios griegos y latinos, Madrid.

Menéndez Pidal, R. (1971), Los españoles en la literatura, Madrid.

Pasamar Alzuria, G. y Peiró Martín, I. (2002), Diccionario Akal de historiadores españoles contemporáneos (1840-1980), Madrid.

Vidal Liy, J.I. (2007), “El Instituto de Estudios Medievales (1932-1939)”, en M. Ángel Puig-Samper Mulero (ed. Científico), Tiempos de investigación. JAE-CSIC, cien años de ciencia en España, Madrid, 131-141.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los manuales de literatura latina del 27: enseñar en una dictadura

Ilustración de un cuadro de Alma Tadema en el manual de literatura latina de Eustaquio Echauri (1928)

Ilustración de un cuadro de Alma Tadema en el manual de literatura latina de Eustaquio Echauri (1928)

Durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina (1784-1935) hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casualidad, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ellos, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación. Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes nos acerquemos a la historia de nuestras disciplinas, de forma que no quede en manos de personas “ajenas”, y así podamos llevar a cabo un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la Filología Clásica frente al del mero aprendizaje de las lenguas antiguas). POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El episodio que vamos a estudiar en un futuro trabajo trata sobre los manuales de Literatura latina destinados a la enseñanza media que se publicaron durante un período muy concreto de la historia de España, precisamente durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930). Los cuatro libros que constituyen nuestro objeto de estudio se publicaron precisamente entre 1927 y 1928, razón por la que hemos decidido llamarlos los “manuales del 27”. Los cuatro documentos son fruto directo de la legislación educativa de la época, en particular del llamado “Plan Callejo” (1926), que creó, entre otras cosas, un bachillerato específico de humanidades frente a uno de ciencias. Además, en esta época se establece un cuestionario único para todas las materias educativas y un manual único para cada asignatura, que en el caso de la literatura latina llegará a ser el de Eustaquio Echauri. La nueva enseñanza durante el período de la dictadura responde a un afán regeneracionista basada en la reafirmación nacional, la pretensión de librar a España de los “profesionales de la política” (según consta en el propio manifiesto de Primo de Rivera), y el predominio del nacional-catolicismo.

Las reformas educativas acometidas durante la dictadura de Primo de Rivera han sido estudiadas en el libro fundamental de López Martín (1995), que vamos a utilizar como base para nuestro trabajo. En lo que concierne al bachillerato, es pertinente que señalemos algunos aspectos clave:

a) La constitución de un bachillerato específico de letras, dotado de tres cursos de latín, de los que el tercero es, de manera más concreta, una literatura latina. Llama la atención la supresión de la asignatura del griego, por testimonial que esta hubiera podido ser. Al igual que en la Italia mussoliniana, el latín y su literatura respondían mejor a los ideales educativos del momento que el helenismo. Así las cosas, la interpretación que se hace de esta mera presencia de las humanidades clásicas en el bachillerato suele ser negativa:

 “Así y todo, dentro de esta ambivalencia señalada, se ha impuesto de forma rotunda el enfoque academicista al dotar a los estudios medios de una carácter de filtro y preparación para los superiores, con especial atención a contenidos como el Latín y las Humanidades clásicas. Los planteamientos liberales, enmarcados en el contexto del movimiento de la Escuela Nueva, serán marginados por nuestra legislación y su concepción de una segunda enseñanza enraizada con el nivel primario, cuyo máximo objetivo es la preparación para la vida y desarrollo profesional del alumno, olvidada en el más puro formalismo.” (López Martín 1995, p. 58)

López Martín establece una mera oposición entre “el latín y las Humanidades clásicas” y la “preparación para la vida y desarrollo personal del alumno”. La primera sería fruto de una enseñanza retrógrada mientras que la segunda responde a planteamientos liberales. Más allá de estos planteamientos meramente polares, cabe cuestionarse en qué medida la enseñanza de las humanidades clásicas tiene, sin más, estas connotaciones negativas (elitismo, enseñanza inútil) y no es parte de una instrumentalización por parte de los diferentes grupos ideológicos que, en términos de Canfora (1991), no deja de ser una “usurpación”  del mundo clásico y sus valores. En este tipo de valoraciones se obvia, además, el propio desarrollo que las disciplinas dedicadas al mundo clásico habían experimentado, desde la mera enseñanza del latín a la Filología clásica.

b) El sistema de cuestionario. Junto al manual y al programa de curso aparece ahora y hasta la guerra civil de 1936 un nuevo elemento clave para asegurar cierta uniformidad en los contenidos docentes: el cuestionario. Así pues, desde la ley de 1901 se produce un cambio que favorece el sistema de cuestionario para delimitar el carácter, extensión y fines de cada asignatura (Villalaín Benito 1997, pp. 59-62). Canes Garrido resume perfectamente el problema heredado del siglo XIX y los intentos de solución a los males creados fundamentalmente por los malos manuales:

 “En el siglo XX el Gobierno intentó buscar los remedios a tales causas legislando, en 1901, a favor del cuestionario único para exámenes y declarando no obligatoria la adquisición de libros de texto para los alumnos, que podían elegir aquellos que estimasen mejores y que se adaptasen al cuestionario oficial. En la práctica, los alumnos siguieron comprando el texto de cada asignatura, cuyo autor era el catedrático que les tenía que examinar. Para poner fin a una situación, el Gobierno de Primo de Rivera intentó llevar a la práctica algunas de las propuestas que otros Gobiernos no se habían atrevido a aplicar por miedo a la oposición de los sectores más perjudicados como catedráticos, autores de los textos, y editoriales. Con la caída del Gobierno, en enero de 1930, se interrumpió el proceso quedando incompleto su objetivo.” (Canes Garrido 2001)

 c) La aprobación del texto único: hacia un manual oficial de literatura latina. Consecuente con el cuestionario, desde el punto de vista legal, todas estas reformas se regularon mediante una serie de reales decretos y reales órdenes[1]. Nos interesa especialmente todo lo relativo a la legislación encaminada la creación de un manual único[2] donde, entre otras asignaturas, se declara desierto el premio en lo que concierne al latín y la literatura latina[3]. En lo que a tales disciplinas se refiere, los miembros de la comisión fueron cinco profesores relevantes, José Alemany Bolufer, Abelardo Moralejo Lasso, Mariano Bassols de Climent, Joaquín Balcells y Pinto y José Pabón y Suárez de Urbina. Este último fue sustituido por Agustín Millares Carlo (Real orden de 5 de junio de 1928). Finalmente, por Real orden, de 26 de agosto de 1928, se resuelve el concurso de libros de texto para Institutos de segunda enseñanza, donde resulta ganador el manual siguiente: “Literatura latina. Lema: Maxima debetur pueros reverentia; autor: D. Eustaquio Echauri Martínez, Catedrático del Instituto Nacional de Segunda enseñanza de Barcelona”. Se le conceden 25.000 ptas. Los dos cursos de lengua latina quedan desiertos en cuanto al concurso (en 1929 terminará ganando también Eustaquio Echauri [Villalaín Benito 1997, pp. 329-330]). Tras este largo proceso, sólo queda la publicación del libro y su declaración como texto oficial para los institutos de segunda enseñanza (Real orden, de 29 de septiembre de 1928). El manual resultante fue, por tanto, el del latinista Eustaquio Echauri:

Echauri Martínez, Eustaquio

Literatura latina

Editorial: Barcelona: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, 1928 (Joaquín Horta). Descripción: 244 p.: il.; 22 cm.

En otro momento, dedicaremos un blog específico a señalar algunas de las características historiográficas y políticas de este manual. FRANCISCO GARCÍA JURADO


[2] Véase Real decreto de 23 de agosto de 1926, convocando un concurso de libros de texto para los institutos de segunda enseñanza (Villalaín Benito 1997, 287-292) y Real orden, de 20 de diciembre de 1927, adjudicando los premios previstos en los artículos 12 y 13 del Real decreto del 23 de agosto de 1926.

[3] Véase Real orden, de 3 de enero de 1928, anunciando un nuevo concurso de obras que puedan ser declaradas de texto en los Institutos nacionales de segunda enseñanza y Real orden, de 31 de mayo de 1928, nombrando las Comisiones calificadoras de los libros de texto.

Bibliografía citada:

-F. Canes Garrido, “El debate sobre los libros de texto de Secundaria”, Revista Complutense de Educación 12 (2001), pp. 357-395.

-L. Canfora, Ideologías de los estudios clásicos, Madrid 1991.

-R. López Martín, Ideología y educación en la dictadura de Primo de Rivera. II. Institutos y universidades, Valencia 1995.

-Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, Real Decreto de 22 de enero de 1927, por el que se publican los Cuestionarios para los Institutos Nacionales de Segunda Enseñanza. Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública de 23 de febrero de 1927, número extraordinario, pp. 1-38.

J.L. Vidal, “Joaquim Balcells, el llatinista de la Universitat Autònoma”, J. Malé et alii (eds.), Del romanticismo al noucentisme. Els grans mestres de la filologia catalana i la filologia clàssica a la Universitat de Barcelona, Barcelona 2004, pp. 93-106.

-J.L. Villalaín Benito, Manuales escolares en España. Tomo I.  Legislación (1812-1939), Madrid, 1997

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los manuales de literatura clásica grecolatina entre la Ilustración y el Liberalismo. Final de una investigación

compendiaria via in latiumTermina nuestro proyecto de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo”. Han sido tres intensos años donde nuestra visión de este período ha cambiado sustancialmente y cuyo resultado ha sido la monografía colectiva del grupo. Quería ofrecer el comienzo de uno de los capítulos, precisamente el que me ha correspondido escribir. En él me dedico a trazar un panorama de la manualística de la literatura grecolatina durante ese período de cambio. Es la síntesis de otros muchos trabajos publicados previamente a lo largo de estos tres últimos años. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

La manualística española dedicada a la literatura clásica grecolatina en el paso del pensamiento ilustrado al liberal implica diferentes problemas, a cada cual más interesante. Para empezar, están los problemas de índole política, pues la etapa dieciochesca de nuestra historiografía se divide necesariamente entre la que desarrollaron los jesuitas expulsos en Italia y los humanistas ligados al círculo de Campomanes en España. Asimismo, también tiene carácter político la suspensión de los planteamientos históricos en la enseñanza de la literatura durante los tiempos de Fernando vii, o su resurgir, si bien ya dentro de otras claves, al calor del liberalismo moderado bajo el reinado de Isabel II.

Hay otro tipo de problema que podemos denominar «conceptual». La idea de una historia de la literatura griega o romana, o de un nuevo discurso que supere el de la poética para concebir el hecho literario como histórico, es fruto de los planteamientos que desarrolla el filólogo F. A. Wolf hacia 1787. Hasta ese momento, lo más parecido a una historia de la literatura griega o romana lo constituían las obras de compilación bibliográfica al estilo de las Bibliothecae Graeca y Latina de J. A. Fabricius[1], o la llamada Historia critica Latinae linguae de J. G. Walchius[2]. Estas obras responden perfectamente al modelo de compilación erudita que Wolf denomina «historia externa», dentro de su nuevo concepto de historia de la literatura romana[3]. Será su formulación de «historia interna», entendida como una biografía del pueblo romano[4], la que articule el nuevo planteamiento para el estudio de la literatura, que cristalizará sobre todo a partir de 1815, precisamente tras la caída de Napoleón.

En España, como ya propuse en otro lugar[5], es la Vida de Virgilio, publicada por Gregorio Mayáns en 1778, la que instaura los fundamentos de una incipiente y malograda historiografía de la literatura grecolatina, dado que en esta obra se supera la tópica y estéril polémica entre Lucano y Virgilio, donde terciaron algunos de los más eminentes eruditos dieciochescos, como el Padre Feijoo. La expulsión de los jesuitas, por su parte, conlleva que algunos eruditos, como Mateo Aymerich o Antonio Torres, desarrollen su actividad en Italia, lo que da lugar, respectivamente, a monografías como el Specimen veteris Romanae litteraturae deperditae o la Letteratura dei Numidi. Mientras Aymerich se encarga de completar la Bibliotheca Latina de Fabricius, Torres se inspira en el modelo historiográfico de Juan Andrés[6]. Al mismo tiempo que los jesuitas desarrollaban sus eruditas labores en Italia, en la España del absolutismo ilustrado, el llamado círculo de Campomanes desarrolla la idea de un «latín neoclásico», basado en el modelo ciceroniano y enemigo acérrimo de todo aquello que no suene a «pura latinidad». Si bien la gran aportación de este grupo es la traducción del Salustio de Ibarra (1772), verdadero escaparate propagandístico del modelo de la nueva educación[7], también se favorece ciertas obras más discretas de carácter didáctico, como las Compendiariae viae de Casto González Emeritense (su verdadero nombre era Fray Vicente Navas), que en realidad son una recopilación bibliográfica donde se adapta las Bibliothecae de Fabricius y la Historia critica de Walchius a España[8]. Efímero fue este tímido intento de renovación, pues la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII dieron al traste con la incipiente historiografía literaria.

Tras este largo paréntesis, ya entrado el decenio de los años 40 del siglo xix, aparecen los primeros manuales modernos de literatura latina y griega en España, que reúnen una serie de rasgos que podemos considerar románticos[9]. El marco social que los motiva es el de la reforma educativa de Gil de Zárate. Estos manuales, como el de Ángel María Terradillos para la literatura latina, o el de Braulio Foz para la griega, cumplen ya con los requisitos básicos de una obra historiográfica moderna, dado que representan la evolución conceptual que se ha producido en el seno de los estudios clásicos desde las claves eruditas y preceptivas del siglo xviii a las históricas del xix. La influencia foránea, en particular las ideas de la obra de Friedrich Schlegel, cuya Literatura antigua y moderna se había traducido al español en 1843, y la propia impronta del mundo académico francés se hacen notar claramente. El paso a las lenguas modernas para hablar de la literatura antigua es, por lo demás, una de las características más notables del nuevo período, aunque Alfredo Adolfo Camús, el catedrático de literatura griega y latina más influyente  y brillante de la época, todavía intentará volver a los criterios de la dieciochesca Historia Latinae linguae con el uso del latín en dos programas de curso (1848 y 1850) y una obra inconclusa: sus Litterarum Latinarum institutiones (1852).

Los documentos básicos que componen esta historiografía están siendo estudiados de manera sistemática en nuestro Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935), actualmente en fase de preparación. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


[1] J. A. Fabricius, Bibliotheca Graeca sive notitia scriptorum veterum graecorum quorumcumque monumenta integra aut fragmenta edita extant tum plerorumque e mss. deperditis ab auctore tertium recognita et plurimis locis aucta editio quarta variorum curis emendatior atque auctior curante Gottlieb Christophoro Harles, vol. i, Hamburgo, 1790.

[2] J. G. Walchius, Historia critica Latinae linguae. Editio nova multis accessionibus auctior, Leipzig, 1729 (segunda edición ampliada a partir de la primera de 1716).

[3] F. García Jurado – B. Marizzi, «La primera historia de la literatura romana: el programa de curso de F. A. Wolf (1787)», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 29, 2009, págs. 145-177.

[4] G. F. Gianotti, «Per una storia delle storie della letteratura latina. i Parte», Aufidus, 5, 1988, 47-81, págs. 58-59.

[5] F. García Jurado, «Virgilio y la Ilustración. Mayáns, o los fundamentos críticos de la Historiografía Literaria en España», Revista de Historiografía, 7, 2007, págs. 96-110 y F. García Jurado, «La incipiente conciencia de la tradición clásica en España: La vida de Virgilio de Mayáns», en F. L. Lisi Bereterbide (ed.), Tradición clásica y universidad, Madrid, 2010, págs. 143-153.

[6] M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina, tomo x, Santander, 1953, pág. 120.

[7] F. García Jurado, «La Conjuración de Catilina y la Guerra de Yugurta por Cayo Salustio Crispo», en Corona y Arqueología en el siglo de las luces, Madrid, 2010, págs. 359-360.

[8] F. García Jurado, «La efímera existencia de la Historia Latinae linguae en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos iv», Estudios clásicos, 141, 2012, págs. 93-123.

[9] F. García Jurado, «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», Revista de Estudios Latinos, 11, 2011, págs. 207-235.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

De la Perfección del latín a la Historia de la literatura latina. El fin del Antiguo Régimen

Foto0362La enseñanza evoluciona al tiempo que lo hace la Historia. El aprendizaje de la lengua latina había discurrido tradicionalmente desde los rudimentos de la gramática hasta el perfeccionamiento estilístico, encaminado a lograr un conocimiento apto para la traducción y el correcto uso de la propia lengua. Este conocimiento fue adquiriendo en el siglo XVIII una doble dimensión, acorde con el propio pensamiento ilustrado: histórico puro y práctico. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

De una parte, saber latín implicaba un conocimiento de carácter histórico puro para la buena inteligencia de los clásicos, entendidos a partir de entonces como la llave para conocer las fuentes de la historia antigua y, de otra, un saber útil que permitiera a un grupo selecto el perfecto uso de la lengua latina para ciertos fines políticos y propagandísticos. Entre estos fines podemos señalar, por ejemplo, la confección de textos epigráficos como elementos legitimadores de la política de un monarca absoluto (es el caso de la moderna epigrafía del reinado de Carlos III en España). Se fue así configurando una materia que conocemos en latín como Historia Latinae linguae, englobada dentro del marco más general de la historia literaria. La materia en cuestión no es fácil de delimitar, al menos tal como hoy lo hacemos con nuestras disciplinas o asignaturas, pero podía advertirse en ella la doble faceta ya señalada: la histórica, representada por una obra como la Historia Latinae linguae de G. Walchius (1716), y la práctica, cuyos contenidos aparecen perfectamente en los Fundamenta stili cultioris de Heinecio (1776). Ambas obras gozaron de diversas ediciones a lo largo del siglo XVIII y hemos descubierto que tuvieron un tardío eco en la España ilustrada, tras la expulsión de los jesuitas. De esta forma, mientras la obra de Walchius encontró su eco en la Compendiaria via in Latium de Casto González Emeritense (su nombre real era Fray Vicente Navas), los Fundamenta de Heinecio fueron impresos en Madrid por el prestigioso editor Joaquín Ibarra. Los diferentes sucesos bélicos y políticos acaecidos a partir del segundo decenio del siglo XIX interrumpieron el desarrollo de tales enseñanzas. Ya mediado el siglo XIX, la reforma de los estudios que conocemos como “Plan Pidal” (1845), cuyo inspirador más importante fue Antonio Gil de Zárate, creó una asignatura concreta, denominada primeramente “Perfección del latín”, que heredó sólo en parte el carácter de la antigua Historia Latinae linguae. La materia, sin embargo, iba a evolucionar de acuerdo a los cambios propios de la nueva etapa liberal. De manera oficial, el Gobierno había establecido las dos partes ya comentadas para articular la asignatura, a saber: una “parte histórico-crítica” y una “parte práctica”. La primera se dividía aún mediante criterios propios de la poética en tres secciones: “poesía latina”, “elocuencia latina” e “historiadores latinos”. Precisamente, la traducción de los textos constituía la actividad principal de la “parte práctica”, quedando finalmente un tercer aspecto relativo a la composición en latín:

Programa de la asignatura de perfección del latín

Esta asignatura debe constar de dos partes:

1ª Un curso de literatura latina en que se dé a conocer la historia de la misma, citándose los principales escritores de todos los géneros, con noticias biográficas y analizándose las obras más notables.

2ª Una academia práctica en que se traduzcan trozos selectos de dichas obras, y se hagan composiciones latinas así en prosa como en verso.

(Dirección General de Instrucción Pública 1846)

Así concebida, la asignatura, oficialmente, contendría tres aspectos:

-Como parte teórica 1), una historia de la literatura latina enfocada a la traducción mediante la clasificación de los textos en tres secciones: poesía, oratoria e historia

-Como parte práctica 2), la traducción de autores selectos 2a) y la composición latina 2b)

De esta forma, la doble articulación en una parte teórica y otra práctica estaba pensada en función de su complementariedad (de ahí, la peculiar distribución de los textos en tres secciones). Sin embargo, la parte teórica iría ocupando un lugar cada vez más autónomo y predominante, al trascender los tradicionales presupuestos de la retórica y la poética y asumir el entonces muy novedoso planteamiento de la historia de la literatura latina, inspirado esencialmente por la nueva filología alemana. Asimismo, la parte práctica iba a centrarse tanto en la traducción de textos clásicos como en la composición latina, aunque ya veremos cómo esta última faceta quedó descartada como algo anacrónico para los nuevos tiempos. Es, precisamente, el propio Gil de Zárate quien expresa con toda claridad cuál debía ser la orientación preferente de la asignatura:

“Hase visto en la sección tercera cómo quedó organizada en los Institutos la enseñanza del latín, y los principios que guiaron en la organización de esta parte principal de los estudios clásicos. Aunque se creyó que aquello era bastante para saber la lengua de los romanos, tal cual hoy se necesita, esto es, no para hablarla y escribirla, cosa desusada en el día y que lo será más en adelante, sino para la cabal inteligencia de los autores más difíciles; todavía se tuvo por insuficiente semejante estudio para aquellos que en sus respectivas carreras necesitan mayores conocimientos, o desean profundizar más en tan interesante materia. Con este objeto, se estableció en todas las facultades de filosofía un curso especial de Literatura latina, asignatura que jamás había existido en nuestras escuelas. Destinado este curso a conocer todos los escritores que han ilustrado la lengua del Lacio, desde el origen de la república romana hasta la edad media, como igualmente a perfeccionarse en su traducción, forma el complemento de una serie de estudios bien graduados desde los rudimentos hasta lo más arduo; resultando de todo una instrucción muy superior a la que en todos tiempos se había podido adquirir entre nosotros, y preferible a la que comprenden los que sólo buscan el arte de chapurrear una jerga bárbara, y sin aplicación alguna en las costumbres literarias de estos tiempos.” (Gil de Zárate)

Como podemos observar, es muy significativo que Gil de Zárate no se refiera a la asignatura en su formulación primigenia, “Perfección del latín”, sino a partir de una de las partes que la constituyen, la “Literatura latina”, y que es la que acabaría dándole nombre. De manera más precisa, habla de un «curso especial de Literatura latina». Según la descripción que él mismo hace, cabría entender que lo fundamental es el estudio histórico de los autores latinos y «perfeccionarse en su traducción», pero descarta la necesidad de aprender a hablar o escribir en latín, cuyo uso considera ya fuera de lugar en ese momento. De esta forma, la manera en que Gil de Zárate habla sobre la nueva asignatura permite entrever el espíritu que él mismo le confiere, donde lo más novedoso, a saber, la historia de la literatura latina, sería en realidad lo más importante. El comentario despectivo sobre el uso del latín («los que sólo buscan el arte de chapurrear una jerga bárbara, y sin aplicación alguna en las costumbres literarias de estos tiempos») permite que adivinemos lo que opina en realidad sobre el valor que confiere a la propia composición. En efecto, los tiempos han cambiado, y el modelo aristocrático de una enseñanza enfocada a los nobles ahora deriva hacia un nuevo modelo destinado a ciudadanos y funcionarios. La primera bibliografía recomendada oficialmente para la asignatura recoge, de manera significativa, las tensiones históricas del momento:

Literatura y composición latina 1847-1849

Manual histórico y crítico, de Terradillos

Fundamenta, de Heinecio

Colección de los PP. Escolapios

Preceptistas Latinos, de Camus

Trozos selectos, de Terradillos

Estos cinco libros recogen los tres aspectos contemplados oficialmente en el programa de perfección del latín: el Manual histórico de Terradillos (1846) fue la primera obra que se publicó en España dedicada específicamente a la historia de la literatura latina, con la salvedad de la Compendiaria via in Latium de González Emeritense (1792), que aún no podía considerarse exactamente una moderna historia de la literatura, dado que pertenece a los criterios ilustrados de la historia literaria. Los Fundamenta stili cultioris de Heinecio (1776) constituyen uno de los vademécum más importantes para la perfección del latín a lo largo de todo el siglo XVIII y representan la parte de la asignatura correspondiente a la composición latina. Sorprende, no obstante, que una obra del siglo XVIII figure aún en un programa de curso tan alejado en el tiempo. La Colección de los Padres Escolapios (1848), cuya orden cobró una gran importancia tras la expulsión de los jesuitas en 1767, supuso uno de los grandes hitos educativos, incluso tras la publicación, ya a finales del decenio de los años 40, de la Colección de autores selectos (Camús-Amador de los Ríos 1849), y aquí está representando la parte dedicada a la traducción de autores. Los Preceptistas latinos, compuesto por Alfredo Adolfo Camús (1846), no es un libro destinado a la enseñanza de la historia de la literatura, sino a los principios de retórica y poética, pero da cuenta de la importancia que irá adquiriendo su autor, Camús, en el dominio de la enseñanza de las letras clásicas y, asimismo, del importante peso que la poética seguía teniendo sobre la historia de la literatura. La obra contiene una selección de tratados romanos sobre preceptiva compuestos por Cicerón, Quintiliano, Tácito, Séneca el retórico y Horacio. Es un hecho reseñable que Camús decidiera incorporar la traducción que Martínez de la Rosa había compuesto del Arte Poética de Horacio, por lo que le confiere de actualidad con respecto a su época. Finalmente, los Trozos selectos de Terradillos es otro de los libros creados ad hoc, aunque no sólo para la nueva asignatura de perfección, sino también para la de retórica y poética, y no casualmente por el mismo autor que había escrito el manual para la parte teórica. A resultas de este análisis, podemos señalar una triple tensión creada por la presentación conjunta de tales libros:

-Entre lo antiguo (Heinecio) y lo moderno (Terradillos, Camús)

-Entre lo religioso (Escolapios) y lo laico (Terradillos, Camús)

-Entre la poética (Camús, Trozos de Terradillos) y la historia de la literatura (Manual de Terradillos)

El doble planteamiento de la materia de perfección del latín podía dar lugar a que, en la práctica, se diera mayor importancia a la parte de traducción que a la histórica o viceversa, según los criterios del docente. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Darwin en un manual liberal de literatura latina: José Canalejas

Se ha publicado ya en español un libro que me interesa, y mucho: “El giro. De cómo un manuscrito olvidado contribuyó a crear el mundo moderno” (Barcelona, Crítica, 2012), de Stephen Greenblatt. Al igual que otro libro reciente sobre el manuscrito de la Germania de Tácito, “El libro más peligroso. Del Imperio romano al III Reich”, de Christopher B. Krebs, se intenta trazar una “historia cultural” del significado que ambos textos tuvieron en el desarrollo de la Historia de Europa. Estamos, ciertamente, ante un nuevo paradigma de historias: las culturales. Quería hacer en este blog mi pequeña aportación al significado de las ideas de Darwin en el discreto mundo de la historiografía de la literatura latina en España, precisamente con uno de sus documentos más interesantes, el manual de José Canalejas y Méndez. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE
Sabido es que fue un 12 de febrero de 1809 cuando nació Charles Darwin para cambiar el curso de la ciencia. La oportunidad de publicar una entrada sobre Charles Darwin en un blog literario como éste tiene que ver, naturalmente, con la propia historiografía literaria. El Museo de Ciencias Naturales de Madrid tiene una tienda que es mucho más que eso. Me sorprendió ya hace tiempo que, entre pequeños recuerdos y dinosaurios de goma, la tienda fuera, en realidad, una librería especializada en facsímiles de gran calidad y viejos libros de ciencia. Allí estaba la traducción al español de algunas obras de Alexander von Humboldt o libros de algunos de nuestros mejores científicos hispanos, entre estudios botánicos y monografías sobre el universo. De alguna memorable visita hecha a esta gran librería jamás olvidaré el haber encontrado allí la recopilación titulada ·El grabado en la ciencia hispánica· que hizo José Mª López Piñero. La representación de un megaterio, precisamente la ilustración que abre la entrada de este blog, se ha terminado convirtiendo en digno emblema de esta pequeña gran historia científica.
 
No nos llevemos a engaño. La ciencia hispánica es una gran desconocida, y aún mucho más los nombres que la han hecho. Pero España no ha sido sólo un país de toreros y artistas. El gran problema para entender esta pequeña gran historia está en el mito del héroe romántico aplicado a la propia Historia de la Ciencia: como no hemos tenido nombres descollantes (a excepción de Cajal), a falta de “grandes héroes”, entendemos, pues, que no ha habido ciencia. Desconocer que la ciencia tiene un contexto y que precisa de una comunidad de científicos, no sólo de un “héroe”, es uno de los errores más comunes a la hora de historiarla. Algo parecido, en otra escala, ocurre cuando hacemos historia de, por ejemplo, los estudios filológicos en España. Por supuesto, ahí están los grandes “héroes” llamados Menéndez Pelayo y Menéndez Pidal, pero quedan como nombres aislados en un desierto de ignorancia. Ahora que llevo un tiempo tratando de hacer una “Historia de las Historias de la Literatura en España” es cuando puedo entender con mayor propiedad estos errores de concepción. Los manuales escolares tienen una clara vinculación con el horizonte en el que se divulgan las nuevas ideas científicas, como bien llevan estudiando hace años los componentes del grupo MANES (con sede en la UNED). El grupo MANES lleva descubriendo hace ya tiempo de qué manera estos humildes libros escolares han sido, en definitiva, los grandes divulgadores de las ideas científicas en sus respectivas comunidades. Me pareció, a este respecto, muy interesante, el estudio y exposición que la profesora Margarita Hernández Laille organizó en 2006 acerca de la propagación de las ideas de Darwin en España durante el siglo XIX a través de los manuales de Historia Natural. Como tuve ocasión de leer en un nota de prensa publicada también entonces:
«Antes de que El Origen de las Especies (1859) se tradujera al español ya los libros de texto recogían la teoría de la evolución de Charles Darwin, un científico que, tanto en el idioma de Shakespeare como en el de Cervantes, encontró partidarios y detractores. El primer libro de texto que incluía la revolucionaria teoría biológica salió de la imprenta granadina de Francisco Ventura y Sabatel en 1867: el manual se titulaba Libro de Historia Natural y su autor fue Rafael García Álvarez.». 
Es más, Aunque parezca sorprendente, el eco de Darwin ya había llegado durante aquellos años hasta los propios manuales de Literatura Latina. Uno de los manuales más interesantes publicados en España es el del conocido político José Canalejas y Méndez, que fue alumno de Alfredo Adolfo Camús. Es un manual publicado precisamente cuando se crea la Institución Libre de Enseñanza y tiene un claro sesgo liberal (publiqué en la Revista de Historiografia un estudio concreto sobre este libro). Cabe señalar que el propio Canalejas habla ya de las nuevas teorías de Darwin al tratar acerca del poema científico de Lucrecio:
«No faltan tampoco en el poema de Rerum natura ciertos presentimientos respecto de problemas planteados por la ciencia contemporánea, como por ejemplo, el de los séres ante-diluvianos y la famosa teoría Darwiniana de la selección natural, admirablemente planteados por Lucrecio.
Ofreciendo el cuadro de la Humanidad primitiva, sirve Lucrecio á las tendencias de su escuela, mostrándonos como el hombre nacido del seno de la tierra por una especie de generación espontánea, se ejercita poco á poco en el uso de sus facultades, y de progreso en progreso concluye por abandonar su primitiva incultura, gozando de los encantos de la civilización.» (Canalejas y Méndez, J., Apuntes para un Curso de Literatura Latina. Tomo I, Madrid, 1874, pp. 167-168)
En lo que a Lucrecio respecta, este párrafo nos muestra un notable ejemplo de relectura y actualización de un autor antiguo al calor de las nuevas teorías científicas y sociales, de inspiración darwinista (“selección natural”), en el primer caso, y positivista (“progreso”) en el segundo. Marx alabó a Lucrecio como buen difusor de las teorías materialistas de Epicuro, y nuestro abate Marchena, viejo ilustrado y precedente del ideario liberal, pasó por haber hecho una encendida traducción de su poema épico-científico, o al menos eso es lo que creyó Menénez Pelayo. No por ser menos conocidas estas pequeñas historias dejan de existir. Francisco García Jurado HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los Estudios Clásicos en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1933-1936)

Vidriera de la Facultad de Filología en la Universidad ComplutenEl año de 1933 puede figurar discretamente como un annus mirabilis para la historia de los Estudios Clásicos en España. Un año antes, por decreto de 27 de enero de 1932, se había creado la licenciatura en Filología Clásica y, asimismo, en 1933, se funda la sección de Estudios Clásicos del Centro de Estudios Históricos, cuyo primer resultado visible fue la revista Emerita. Este punto de llegada no se explicaría del todo sin unos precedentes más o menos lejanos en el tiempo, en especial la creación de la primera Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, en San Bernardo, dentro de un período comprendido aproximadamente entre 1845 y 1933, casi cien años de vaivenes e intentos frustrados donde se conformó una discreta tradición universitaria. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

La Facultad de Filosofía y Letras cuenta durante los años 30 del siglo XX con un grupo docente dedicado a los Estudios Clásicos escaso pero suficiente, si bien las deficiencias más notables están en la Lingüística Indoeuropea. Madrid cuenta por aquel entonces con siete catedráticos, dos agregados, un auxiliar, tres encargados de curso y cuatro ayudantes. Estos docentes pertenecen a edades y generaciones bien distintas, como ahora veremos.

Es necesario que distingamos entre aquellos profesores que provienen de un mundo ya pasado, el de las postrimerías del siglo XIX, y los que pertenecen propiamente al nuevo siglo. Resulta útil observar que las edades de los catedráticos que componen la plantilla en los años 30 pertenecen claramente a tres generaciones que, para entendernos, vamos a denominar la de Menéndez Pelayo, la de Ortega y Gasset y la de Jorge Guillén:

-Generación de Menéndez Pelayo (1856-1912)

Mario Daza (1860-1913) (Catedrático en Madrid desde 1898)

José Alemany (1866-1934) (Catedrático en Madrid desde 1899)

Fernando Crusat (1866-1936) (Catedrático en Madrid desde 1936)

Emeterio Mazoriaga (1868-1937) (Catedrático en Madrid desde 1915)

-Generación de Ortega y Gasset (1883-1955)

Pedro Urbano González (1879-1966) (Catedrático en Madrid desde 1932)

-Generación de Jorge Guillén (1893-1984)

Agustín Millares (1893-1980) (Catedrático en Madrid desde 1926)

Bernardo Alemany (1896-1972) (Catedrático en Madrid desde 1927)

El decano de los profesores dedicados a la Antigüedad es Mario Daza de Campos (1863-1943), que fue, tras una sonada oposición catedrático numerario de Lengua y Literatura Sánscritas desde 1897 hasta 1933, año en que se jubila, si bien continúa ligado a la Facultad hasta 1936. Además de doctor en Letras, era también licenciado en Derecho Civil y Canónico. De la misma generación es José Alemany Bolufer (1866-1934), catedrático numerario de Griego desde 1899. Formado en la Universidad de Barcelona, se cuenta que cuando su amigo Valera, ya ciego y decrépito, pasaba sus últimos años, Alemany le leía textos de Homero en griego. Con Valera compartió la pasión por el indoeuropeo, de la que tampoco deben excluirse otros personajes como Ángel Ganivet. Obtuvo el decanato de la Facultad de Filosofía y Letras en 1926, frente a García Morente, que lo lograría unos años más tarde. Junto con Alemany, también pasan al siglo siguiente otros catedráticos que ya no estarán vivos durante los años 30, como González Garbín (1836-1912), que en 1893 había obtenido por oposición la cátedra de Lengua Latina en Madrid.

Entre los nuevos catedráticos nombrados a comienzos del siglo XX está el malogrado Julio Cejador (1864-1927), que gana en Madrid por oposición la cátedra de Lengua y Literatura Latinas en 1914 y la desempeña hasta 1926. En 1915 Emeterio Mazorriaga Fernández-Agüero (1868-1937) es nombrado catedrático numerario de Lengua y Literatura Griegas como sucesor de una persona muy ligada al magisterio de Menéndez Pelayo, Enrique Soms y Castelín (1860-1913), cuya cátedra ocupaba ya interinamente Mazorriaga desde 1912. Por acumulación, práctica docente muy común por aquel entonces, fue también profesor de Lengua y Literatura Latinas. Obtuvo su formación superior en la Universidad Central, y la Junta de Ampliación de Estudios le concedió una pensión para “realizar en Portugal estudios acerca del humanismo portugués, organización y funcionamiento de la enseñanza de las lenguas clásicas, y especialmente la figura del ilustre humanista Arias Barbosa, y las relaciones intelectuales entre las Universidades de Coimbra y Salamanca”, si bien parece que no hizo uso de la pensión. Su tesis doctoral está dedicada a los principales sufijos sánscritos (1904). Fue traductor de Platón, y es significativo que uno de los ejemplares que se conservan en la actual Facultad de Filosofía de la Complutense lleve un autógrafo dedicado a García Morente (“A mi querido compañero y Decano”).

Los años 20 traen a Madrid a un profesor excepcional, Agustín Millares Carlo (1893-1980), tras haber desempeñado su primera cátedra por oposición en Granada. Millares fue nombrado catedrático numerario de “Paleografía y Diplomática Española” en 1926, pero está muy involucrado en la enseñanza de la Lengua Latina de la Facultad. Es autor de una inmensa obra en el campo de la Paleografía, si bien como latinista tradujo las Cuestiones académicas de Cicerón para la editorial Calpe (1919), trabajo discreto entre sus grandes monografías, pero muy representativo de ese momento cultural y editorial, dado que la “Colección Universal”, donde se inscribe el opúsculo, es obra intelectual del propio Ortega y Gasset, que designó a su amigo y colega García Morente para que asumiera la dirección. Fue uno de los profesores separados de su cátedra tras la guerra civil. Marchó al exilio, concretamente a Argentina. También en los años 20 viene a Madrid el hijo de José Alemany, Bernardo Alemany Selfa (1896-1972), quien, formado en la Universidad de Madrid, había ganado por oposición en 1922 la cátedra de “Lengua y Literatura Latinas” en la Universidad de Granada para, tras un polémico concurso de traslado, convertirse en catedrático numerario de Lengua y Literatura Latinas en Madrid desde 1927, como sucesor de Julio Cejador y Frauca. Su tesis doctoral representa el interés por la Lingüística Latina en su época, pues está dedicada al estudio del genitivo en la obra de César. También compone una Historia de la Literatura Latina. Volumen I. Períodos preliterario y arcaico (Madrid, Hernando, 1933), que escribe en colaboración con Honorio Cortés Rodríguez. Se trata de un proyecto inconcluso (sólo se publicó el primero de los cuatro tomos previstos) inspirado en el famoso manual de literatura española compuesto por Hurtado y González Palencia, verdadero ejemplo de positivismo historiográfico. Pero su obra más reconocida es el Vocabulario de las obras de don Luis de Góngora y Argote, premiada por la Real Academia Española en 1926, y publicada a expensas de ésta en 1930. La obra está muy cercana en el tiempo a la reivindicación que del poeta barroco hace la famosa Generación del 27, de lo que también es un buen exponente la tesis doctoral de Jorge Guillén titulada Notas para una edición comentada de Góngora, defendida en 1925. Alemany Selfa continuó tras la guerra civil su labor docente en España.

Hay que esperar hasta los años 30 para el nombramiento de un nuevo catedrático. Este es Pedro Urbano González de la Calle (1879-1966), hijo del pensador krausista Urbano González Serrano, uno de los discípulos dilectos de Nicolás Salmerón. Pedro Urbano se había formado en Madrid, pero desde 1904 hasta 1926 fue catedrático en Salamanca. En 1926 se traslada a Madrid, tras lograr una excedencia para dar clases como auxiliar temporal de la cátedra de Lengua y Literatura Latina que había dejado vacante Cejador. Sin embargo, esta excedencia supuso en su anhelo por ser catedrático en Madrid una singular cortapisa, pues lo dejó excluido en el concurso por traslado de esta misma cátedra, a pesar de ser la que él mismo impartía en ese momento. Como antes dijimos, fue la cátedra que obtuvo Alemany Selfa. No obstante, continuó como auxiliar en Madrid hasta lograr el nombramiento de catedrático de Lengua y Literatura Latinas cinco años más tarde, en 1932, ya en tiempos de la II República. Luego de esto, pasó a ser profesor de Lengua y Literatura Sánscrita en Valencia y, finalmente, en la Universidad de Barcelona, donde explicó Poesía Latina e Historia de la Filología hasta 1939, fecha de su exilio. Durante su permanencia en Madrid, impartió también, por el procedimiento de acumulación, la materia de Sánscrito en 1933, asumiendo la cátedra vacante de Mario Daza de Campos, con quien colaboró amigablemente en la docencia de esta materia. Al igual que otros veintiséis profesores de la Facultad, como Millares Carlo, fue separado del servicio en 1939. Tuvo una activa participación en la Sección de Estudios Clásicos del Centro de Estudios Históricos, como puede verse en la primera etapa de la revista Emerita. Fue, además, un excelente lingüista, y sus estudios sobre estilística reflejan la importancia que la Lingüística Latina había adquirido en los primeros decenios del siglo XX en España. Su vida de exiliado transcurrió en Bogotá, donde continuó manteniendo un ritmo de investigación excepcional en el afamado Instituto Rufino J. Cuervo, para continuar después en México. No debemos terminar estas líneas sobre Pedro Urbano sin el gracejo con el que la arabista Manuela Manzanares de Cirre, excepcional testigo de la época, lo describe:

“(…) Don Pedro Urbano González de la Calle, tío de los Barneses, que era exactamente igual que el tercer hombre que está en El entierro del Conde de Orgaz y que estaba allí con Angelita (una mujer pequeñita, dulce y delicada). Este hombre era muy concienzudo y preparaba sus clases de latín todos los días con un diccionario y ella le decía (suaviza la voz): «Pero Urbano ¿cuándo te vas a saber ese libro?». Era genial, no me ayudó mucho porque cuando le decía que una frase no la entendía muy bien me contestaba: «Está muy claro, esto es el genitivo de esto y aquello el acusativo de lo otro», total que me daba una clase de gramática, pero no me resolvía la duda. Estudié sánscrito con él, pero luego se me olvidó. Un día en una fiesta don Urbano coincidió con un ministro español que le dijo que ya podía volver a España porque Franco había perdonado a los republicanos. A don Urbano se le puso la barba de punta y le contestó: «Lo que hace falta saber es si yo le he perdonado a él», se dio la vuelta y se fue. Era fantástico”[1].

El último catedrático nombrado antes de 1936 es Fernando Crusat y Prats (1866-1936, fecha de su jubilación), licenciado en Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona, donde fue auxiliar interino, y pasó en 1901 a la Universidad de Granada, lugar en el que desempeñó varias cátedras, principalmente la de Lengua Griega, hasta 1935. Este mismo año obtuvo por concurso de traslado la cátedra de Lengua y Literatura Griegas de Madrid, en la que sucedió a Alemany, si bien era un hombre poco más joven que éste. De hecho, había defendido su tesis doctoral en 1895 con el tema Egipto bajo las dinastías XVIII, XIX y XX. Entre otros autores clásicos había traducido a Nepote y Horacio con fines docentes.

La Facultad de Morente presentaba una deficiencia de profesorado que se intentaba suplir con la contratación de especialistas foráneos. Éstos debían encargarse, además, de enriquecer las enseñanzas propias de su sección con nuevas ideas y enfoques. Los profesores Jean René Vieillefond y Zeppa de Nolva representaban este estado de cosas dentro del mundo de los Estudios Clásicos. Vieillefond era un helenista francés de la Universidad de Lyon que durante el curso 1932-1933 tuvo a su cargo un curso de Lengua y Literatura Griegas que impartía en lengua francesa. También asistió en representación de la Universidad Central de Madrid al II Congreso de la Asociación Guillaume Budé, celebrado en París en 1935, y publicó también en la revista Emerita (3, 1935, pp. 193-213) un trabajo titulado “Complemento al catálogo de manuscritos griegos de la Biblioteca Nacional de Madrid”, mostrando su gran interés por el estudio del fondo griego de la antigua Biblioteca Real, que había iniciado en el siglo XVIII Juan de Iriarte. Por su parte, Claude Zepper, o Zeppa de Nolva, francés de origen judío, fue en 1932 profesor agregado para impartir seis horas de Lengua y Literatura Latinas, y dos de seminario, con el fin de constituir “un foco de altos estudios latinos”. Tras la guerra civil ambos profesores desaparecieron. La participación de otros profesores en la vida académica de la Facultad supuso un claro enriquecimiento, sobre todo cuando se trataba de personas como Vicente García de Diego (1878-1978), encargado de curso de la asignatura de Latín del año preparatorio durante los cursos 33-34, 34-35 y 35-36. Puede considerarse como uno de los profesores que contribuyeron decididamente a la renovación de la enseñanza de la Lengua Latina a comienzos del siglo XX con la aplicación del método comparado, y estuvo muy ligado al Centro de Estudios Históricos. Fue uno de los catedráticos legendarios del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid. Rafael Lapesa lo recuerda de manera emocionada:

“Pensemos lo que significa esta huella que el magisterio de don Vicente había impreso, durante un solo curso, en uno de tantos alumnos suyos. Cuando yo lo fui, García de Diego llevaba diecisiete años enseñando, luego continuó por espacio de otros veintiocho: cuarenta y cinco en total, lo que supone haber sembrado el germen del saber humanístico en más de siete mil adolescentes españoles. Y, esto, limitándonos a los que tuvimos la suerte de recibir directamente su enseñanza personal; a muchos otros les llegó a través de sus esmerados libros de texto. Ya me he referido a los de latín; (…) Lástima que las existencias de instrumentos didácticos tan valiosos desaparecieran con la guerra civil”[2].

No debe olvidarse, de hecho, cómo los nuevos planteamientos de la Gramática Histórica, la Lexicología, o la enseñanza de la Literatura Latina se van plasmando ya desde el bachillerato gracias a la labor callada y constante de personas como García de Diego. Durante estos años hay otros dos profesores encargados de curso: Daniel García Hughes, excepcional encargado de Lengua Griega el curso 35-36, y Bienvenido Martín García, que lo fue de Lengua Latina entre 1934 y 1936. Éste último, cuando era catedrático de Latín en el Instituto de Gerona, fue pensionado en 1926 durante un año para estudiar los métodos empleados en la enseñanza del Latín en los colegios y universidades norteamericanas. Tras la guerra civil continuó ejerciendo como catedrático de instituto.

[1] Mercedes del Amo, “Una mañana con la arabista  Manuela  Manzanares de Cirre”, Aljamía. Revista de la Consejería de Educación de la Embajada de España en Rabat, 15 (diciembre de 2003), p. 14.

[2] Rafael Lapesa, “Don Vicente García de Diego (1878-1978)”, en Generaciones y semblanzas de filólogos españoles, Madrid, RAH, 1998, pp. 75-76.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935)

SANYO DIGITAL CAMERAAhora, con el final de las clases, comienza una productiva etapa veraniega en la que volveremos a trabajar, como venimos haciendo desde 2010, en la elaboración de nuestro catálogo de manuales. Es tiempo de actualizarlo con la investigación asociada que hemos realizado durante este curso y también es tiempo de seguir completando fichas. Biografías de autores, estudio de obras y, sobre todo, sistematización de un sinfín de datos componen la realización de una obra de estas características. Gracias a la investigación asociada, hay aspectos parciales del catálogo que afloran cada año en publicaciones científicas. Estos trabajos, motivados la mayor parte de las veces por las propias labores del catálogo, revierten luego en la mejora general del trabajo. Hoy simplemente queremos avanzar un par de textos contenidos en la introducción. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Fue hace muchos años, no recuerdo bien si una tarde de primavera o de otoño, cuando tuve la suerte de encontrar en una feria madrileña del libro antiguo mi primer manual de literatura latina publicado en el siglo XIX. Se trataba de la Historia de la literatura latina de Juan Félix Baehr, vertida al castellano por Francisco María Rivero y publicada en Madrid en 1879. La razón para adquirir este ejemplar no fue más que la mera curiosidad bibliográfica, habida cuenta, por cierto, de la rareza de publicaciones destinadas al estudio de la Antigüedad en la España del siglo XIX. Aquel libro me llamó la atención, además de por su copioso aparato bibliográfico, por la “Advertencia del traductor”, que daba cuenta de un pequeño mundo académico para mí entonces completamente desconocido. Destacaba especialmente el agradecimiento a un profesor de la otrora llamada Universidad Central de Madrid, y que no era otro que Alfredo Adolfo Camús, de quien pasado el tiempo supe que había enseñado literatura a ilustres alumnos como Benito Pérez Galdós o Leopoldo Alas “Clarín”. Si bien aquello no tenía por qué ser algo que transcendiera más allá de la mera anécdota, no pude dejar de sentir una curiosidad imperiosa por saber algo más sobre un mundo académico completamente olvidado. Preguntas como “¿quién podía enseñar literatura latina en la España del XIX?”, “¿habría más manuales?”, o “¿qué es lo que enseñaban realmente estos profesores?” fueron ya, desde entonces, parte de mi catálogo de curiosidades, algo a lo que, en parte, voy a contribuir a contestar en esta obra que ahora, lector, tienes en tus manos. La circunstancia de haber curioseado en la biblioteca de filología clásica de la Universidad Complutense de Madrid diversos ejemplares antiguos e, incluso, un manuscrito de apuntes tomados nada menos que por José Canalejas de las clases de Camús fueron también estímulos que me llevaron poco a poco a la compilación bibliográfica y al catálogo que ahora presento aquí, tras los muchos años de paciente estudio que separan aquella tarde en una feria del libro antiguo del momento presente.

[…]

Entre los años de 1784 y 1935. Desde tales presupuestos, es nuestro propósito llevar a cabo un catálogo sistemático y crítico de los manuales dedicados a la literatura griega y latina que se publicaron en España entre los años 1784 y 1935. Las fechas que delimitan nuestro catálogo son, como puede verse, muy precisas, ya que vienen determinadas por dos documentos que abren y cierran, sin pretenderlo, el amplio ámbito cronológico que recorremos. El primero de los documentos pertenece a un jesuita llamado Mateo Aymerich, y el segundo a un profesor republicano, Pedro Urbano Gonzaléz de la Calle. Ambos, en la distancia temporal del siglo y medio que los separa, tienen en común su carácter de exiliados y de haber tenido que publicar sus obras fuera de España. Habida cuenta de la fecha relativamente tardía que da comienzo a nuestro catálogo, alguien podría preguntarnos si acaso no hay libros anteriores a 1784. Pese a lo que pudiera suponerse, la historia de la literatura no obedece a una formulación que haya existido como tal desde siempre. La construcción del concepto[1] de historia de la literatura es un fenómeno propio del siglo XVIII, a lo que después se une, dentro de una irreversible fragmentación de la literatura en diversas literaturas nacionales, un gentilicio concreto para cada una de sus historias particulares. Ya hemos apuntado más arriba que no será hasta 1787 cuando Wolf proponga una nueva forma, la histórica, de concebir el estudio de la literatura latina, concebida ahora como la biografía de un pueblo concreto, en este caso el romano. Así pues, la historia de la literatura griega y latina constituye una nueva formulación de carácter postilustrado que da lugar a un nuevo género de obras académicas, los manuales de historia de la literatura, en franca oposición a los manuales de poética, o los precedentes de las bibliothecae y las historiae latinae linguae.


[1] La idea de “construcción conceptual” es una herramienta común entre quienes nos dedicamos al estudio historiográfico, y se sostiene en el fundamento de que los conceptos no han existido desde siempre, sino que son producto de un complejo proceso de acuñación. La “Historia Conceptual” o “Begriffsgeschichte”, de la que su mayor representante ha sido Reinhart Koselleck (1993), es un buen exponente de este planteamiento. Para la acuñación hispana de los conceptos de “Tradición Clásica” y “Renacimiento” véase García Jurado (2007a).

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Colegio nacional de la Asunción de Córdoba

Foto0378Ayer, en Córdoba, no quise dejar de hacer una fotografía al edificio donde estuvo el antiguo emplazamiento del Colegio de la Asunción. Si bien el edificio ha sufrido muchas reformas a lo largo de su dilatada historia, aún conserva su capilla y sigue siendo una institución educativa señera para la vida académica de la ciudad. En este centro, durante los tiempos de la regencia de María Cristina, impartió su docencia Alfredo Adolfo Camús como catedrático de francés y de geografía, antes de emprender en Madrid su carrera como profesor de literaturas clásicas y formar a generaciones de estudiantes. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

La primera etapa docente de Camús tuvo lugar en Córdoba, donde no sólo fue profesor, sino traductor avezado de algunos tratados académicos y, además, periodista. Me ha llamado la atención que en una de las traducciones que hizo durante aquellos incipientes años, donde destaca sobre todo la del Viaje a Oriente de Lamartine, Camús vertiera al español un manual de geografía:

Nuevo manual de geografia: precedido de un tratado de cosmografía y elementos del sistema planetario … / por Hermann; obra publicada en Francia bajo los auspicios de los Ministerios del Interior y trabajos publicos; traducida al castellano y anotada por D. Alfredo A. Camus
Publicación: Córdoba : [s.n.], 1840 (Imp. de Noguer y Manté)

En este libro, precisamente en una nota a pie de página que aparece entre las páginas 256 y 257, puede leerse este orgulloso comentario acerca de la institución educativa que reseñamos: “Entre los que merece particular atención es el Colegio nacional de la Asunción, en el que la instrucción que se da, se halla al nivel de los adelantos de la época, pudiendo sin mengua este establecimiento figurar en Madrid. Su fundación es muy antigua y de él han salido varones eminentes en todos los ramos”. Nos ha gustado encontrar entre las páginas de un manual de geografía este elogio a una institución educativa, sobre todo en un país tan dado al olvido y el desprecio de lo mejor de sí. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La II República y el nacimiento oficial de la filología clásica en España

Vidriera alegórica de las Humanidades en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid

Vidriera alegórica de las Humanidades en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid

El estudio del nacimiento oficial de la filología clásica en España nos lleva inevitablemente a la historia contemporánea. En España, la filología clásica no se crea oficialmente hasta el año 1932, coincidiendo precisamente con la II República. Esta circunstancia da lugar a una relación interesante que ha de ser valorada más allá de cualquier posible rendimiento político. Saber heredar y conservar, con las dosis de humildad que conlleva asumir el camino que otros han preparado, es tan loable como el mismo acto de crear. SUUM CUIQUE. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

No porque haya pasado ya un tiempo dejo de acordarme de los días “geniales” en que participé en los actos de conmemoración de los 75 años de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, lo que con tanta pasión y entrega hizo posible Santiago López Ríos. Aquello supuso una oportunidad única para poder adentrarme en el pequeño mundo de la filología clásica de la época, con algunos profesores tan notables como Agustín Millares Carlo o Pedro Urbano González de la Calle. De manera más anecdótica logré averiguar también dónde estaban los seminarios de filología latina y griega dentro de la facultad, y en la exposición que se celebró en el Centro Cultural Conde Duque se exhibió discretamente una de las joyas bibliográficas de la época, el “Ratnavali o collar de perlas”, una comedia escrita en sánscrito, que fue resultado de la colaboración entre Pedro Urbano y el benemérito catedrático Mario Daza de Campos. En 2008, asimismo, la revista Estudios Clásicos tuvo a bien publicar un trabajo mío titulado “EL NACIMIENTO DE LA FILOLOGÍA CLÁSICA EN ESPAÑA. LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS DE MADRID (1932-1936)“. El trabajo planteaba un asunto hasta cierto punto novedoso, pues sólo de manera muy puntual se habían hecho referencias,  sobre todo de carácter autobiográfico, a la filología clásica durante el período de los años 30 en España. Jaime Siles me brindó datos de gran interés, y Santiago López Ríos me hizo accesibles materiales de archivo realmente preciosos.

El trabajo, sin embargo, suscitó críticas por parte de alguno de mis colegas, que quiso ver en él que yo decía, más o menos, que la II República había creado la filología clásica en España. En particular, los datos fríos eran estos: por Decreto de 27 de enero de 1932 se crea la licenciatura de filología clásica (frente a la de filología moderna) y asimismo, por una Orden Ministerial del 28 de febrero de 1933, se funda la sección de Estudios Clásicos dentro del Centro de Estudios Históricos, cuyo primer resultado visible fue la revista Emerita, cuya historia reciente ha narrado, gracias a las cartas conservadas del Centro de Estudios Históricos, María José Barrios.

La coincidencia en el tiempo no implica, de manera automática, una mera causalidad. La filología clásica en España es producto de un largo proceso, a menudo maltrecho, que se inicia de una manera consciente hacia los años 70 del siglo XIX, al calor de la llamada “Polémica de la ciencia en España”. Ahí, de la mano de personas como Menéndez Pelayo o Soms y Castelín, se fue generando ya una idea incipiente de filología clásica. Por ejemplo, Menéndez Pelayo expresa en uno de los artículos dedicados a la polémica la necesidad de crear una cátedra de filología latina en Salamanca. Y se trata de “filología latina”, no meramente de “latín”. Con ello nos referimos al estudio científico de los textos clásicos y de su lengua. Soms y Castelín tradujo, no en vano, la por entonces novedosa gramática griega de G. Curtius, que también ha estudiado brillantemente María José Barrios en la monografía colectiva que hemos dedicado a la historiografía de la literatura grecolatina durante la Edad de Plata de la cultura española, publicada en Analecta Malacitana el año 2010). Durante la II República culminó, por tanto, un largo proceso para que cristalizara la filología clásica en España.

El Centro de Estudios Históricos fue en buena manera responsable de ello, pues precisaban, ante todo, de buenos latinistas para la historia del español y para el estudio de la documentación medieval latina (así lo hemos revisado también en un trabajo que ha aparecido en el homenaje a nuestra compañera Ana Aldama).

La II República, que en lo cultural quiso parecerse a otra república también maltrecha, la de Weimar, favoreció estas circunstancias, como también supo heredar el proyecto de Ciudad Universitaria iniciado con la monarquía (aquel proyecto que dio lugar al mítico viaje de un grupo de expertos por los mejores centros universitarios de los Estados Unidos y Canadá). Pero saber heredar y conservar, con las dosis de humildad que conlleva asumir lo ajeno, es tan loable como el mismo acto de crear. SUUM CUIQUE. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Una síntesis entre dos mundos: las “Litterarum latinarum institutiones” de Camús

epistolario_juan_luis_vivesLas Litterarum latinarum institutiones[1] de Camús no dejan de ser una rara avis en el panorama académico español. Menéndez Pelayo no cita jamás esta obra, y llama la atención que esté escrita íntegramente en latín. Su planteamiento historiográfico se basa en los tratadistas del siglo XVIII que ya aparecen citados en el mismo título, en especial la Historia critica Latinae linguae de Walchius, si bien no desprecia tampoco a los autores del XIX: Schöll, Bähr, Bernhardy, Ficker, y otros. El libro, según reza en su portada, es el “Tomus primus” de una obra que no tuvo después continuación. De manera significativa, la obra cuenta con una larga cita inicial de Luis Vives acerca de la eruditio, si bien le precede otra de San Basilio Magno que aparece precisamente en la portada. Esta cita de San Basilio Magno, autor que defendió vivamente en su Carta a los jóvenes la enseñanza de los autores paganos en el nuevo contexto cristiano, no deja de constituir una clara referencia a una obra que se acababa de publicar en Francia en 1851 a cargo de Jean-Joseph Gaume, Vicario General de Nevers[2]. Por ello, hay una estrecha conexión entre la cita del San Basilio y la propia fecha de publicación del libro que ahora estudiamos, es decir, el año de 1852[3]. El gran crítico e historiador de la literatura José Amador de los Ríos, paisano, además de amigo de Camús, publicó en La España del jueves 16 de diciembre de 1852 una notable reseña sobre las Litterarum Latinarum institutiones de Camús. En ella, no pudo dejar de referirse a la cuestión que motivaba la cita de San Basilio Magno, y que era precisamente el ataque furibundo que el abate Gaume había acometido en Francia contra la enseñanza de los clásicos. Gaume es un heredero del pensamiento reaccionario de Chateaubriand, si bien mucho menos conocido y romántico que éste. La nostalgia del pasado católico y medieval se abre paso ante la nueva cultura post-ilustrada. El libro se publica en una época de auge de los estados liberales y laicos, así como de la pérdida del poder temporal del Estado Vaticano. La tesis fundamental del libro de Gaume puede resumirse de la manera siguiente: cuatro siglos de ruptura con la enseñanza católica, desde el siglo XVI, época de la Reforma, hacen necesario que el cristianismo vuelva a sustituir al paganismo en el ámbito de la educación[4]. El libro de Gaume, por lo demás, ofrece una completa perspectiva histórica sobre el avance del paganismo en los diferentes órdenes de la vida cultural, artística y social desde el Renacimiento. Concretamente, se aborda la literatura, la lengua, las artes, la filosofía, las ciencias, la religión, la familia y la sociedad. A pesar de su sesgado carácter apologético de la religión, se trata de un libro muy documentado que supone a su manera una suerte de historia de la enseñanza de las humanidades en Europa. El propio Camús acometerá una admirable traducción de la Carta a los jóvenes de San Basilio para contrarrestar en España la influencia de Gaume[5].

Volviendo a las Litterarum Latinarum institutiones de Camús, el comienzo de la obra se inspira en el teólogo salmantino Melchor Cano, concretamente en su libro más importante, su De locis teologicis (Salamanca, 1563), donde estableció las diez fuentes para la demostración teológica (CAPUT III De locorum theologicorum numero atque ordine). La continuación del texto camusiano es ya copia del comienzo de la Historia critica Latinae linguae de Walchius[6]. Se cierra la obra con una bibliografía que contiene tanto autores del siglo XVIII como del XIX. Camús ofrece los prolegómenos de una academia práctica donde adentrarse en los fundamentos de la filología, tomados y copiados casi literalmente de la obra de Walchius. El metalenguaje utilizado es, ya de manera anacrónica, el latín. El mismo autor sale al paso en su prólogo con respecto a esta circunstancia, ante la posibilidad de que pueda ser objeto de crítica por ello:

Nec fortasse deerunt, qui in meum laborem acrem censuram exerceant, quod in sermone latino sit concinnatum his praesertim temporibus, quibus Latina lingua paene oblita ac sepulta.[7]

(Y no faltarán acaso quienes censuren con acritud mi trabajo, porque lo haya dispuesto en lengua latina, sobre todo en estos tiempos en que el latín está casi olvidado y enterrado.) (trad. de F. García Jurado)

Frente a las posibles críticas, apela a la tradición de autores hispanos que cultivaron la lengua de Virgilio, como Antonio Agustín, Lebrija, Arias Montano, Sánchez de las Brozas, Luis Vives, García Matamoros, Nicolás Antonio, La Cerda o Ginés de Sepúlveda. Tres capítulos inciden de manera directa en la historia literaria. En uno previo, el titulado “De historia litteraria[8], se entiende ésta como la parte última de la filología, y se van estableciendo las diferentes especies, hasta llegar a la historia “a gentibus, quo spectat historia litteraria graecorum, romanorum, hispanorum, gallorum, germanorum”, o las modernas historias nacionales. Ya al final, el autor ofrece un apartado titulado “De variis litterarum latinarum aetatibus” donde ofrece seis períodos literarios (los cinco que ya hemos visto regularmente reproducidos, más uno añadido) basados, según dice Camús, en la obra de T.Ch. Harles[9]. Por su parte, el “Litterarum latinarum index historicus” se basa en G. Bernhardy[10]. Hay, por tanto, una interesante mezcla de antigua erudición, propia del siglo XVIII, y de moderna filología decimonónica, si bien toda ella vertida a la lengua latina. Conviene apreciar cómo ya conceptualmente el uso de una lengua moderna o del latín supone un brusco salto, pues lo que en una lengua moderna se formula como literatura nacional, a saber, la “Geschichte der Römischen Literatur”, en latín sigue siendo “Litterarum latinarum hisoria”, de acuerdo a una formulación propia del antiguo humanismo, de vocación universal. Aymerich, como vimos, había intentado encontrar un punto intermedio con el uso de Romana Litteratura.

FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


[1] A.A. Camús, Litterarum Latinarum Institutiones quas e celeberrimis Fabricii, Funccii, Walchii, Christoph[ori]. Harlessii tractatibus exaravit, in unum corpus digessit, innumeris in locis correxit, a quamplurimis mendis purgavit, animadversionibus notisque permultis auxit, e recentioribus excerptis vestigationibus illustravit; indicemque auctorum et rerum adjecit, in usum scholarum recensuit Alfredus Adolphus Camus, Phil[osophiae]. D[octo]r. et in Reg[ia]. Univers[itate]. Litterar[ia]. Matrit[ensi]. Hisp[anarum]. Prim[ati]. P[rofessor].O[rdinarius]. Tomus Primus, Madrid,1852.

[2] J.J. Gaume, Le ver rongeur des sociétés modernes ou Le paganisme dans l’education, París, 1851.

[3] F. García Jurado, “Un anacronismo ilustrado en la España del siglo XIX”.

[4] J.J. Gaume, op. cit., págs. 3 y 10.

[5] La Dra. Barrios Castro y quien escribe estas líneas preparan actualmente una edición de esta obra.

[6] La estructura de la obra de Camús es la siguiente: “PROLEGOMENA / Quae eruditionis sit ratio / Quae sint eruditionis partes / Quid sit philologia / Quae disciplinae ad philologiam pertineant. De grammatica / De subsidiis grammaticis / De arte rhetorica /De arte poetica / De philologia stricte sic dicta / De praecipuis philologiae regulis / De arte critica / De historia litteraria / De cultura litterarum / De regulis in cultura litterarum observandis / De studio linguae latinae necessario / De cultura latinae linguae istamque discendi ratione / Enarrantur latini sermones virtutes, ita ut primum disseratur de puritate / De archaismis et vocabulis obsoletis in sermone latino notandis / De peregrinitate in sermone latino vitanda / De neoterismo / De perspicuitate latinae linguae / De suavitate latini stili / De dignitate latini stili / Veterum romanorum exercitia stili illustrantur / De recitatione publica apud veteres romanos / De bibliothecarum notitia apud romanos / De codicibus manuscriptis et palimpsestis / De subsidiis ad culturam latinae linguae necesssariis / De grammaticorum munere apud veteres romanos / De lexicis latinis / De recta latinae linguae pronuntiatione / De recta latine scribendi ratione / De origine, numero et figura litterarum in scriptura latina / De origine et fatis latinae linguae / De variis litterarum latinarum aetatibus / LITTERARUM LATINARUM INDEX HISTORICUS”.

[7] A.A. Camús, op. cit., pág. VIII.

[8] A.A. Camús, op. cit., págs. 12-15.

[9] T.Ch. Harles, Brevior notitia litteraturae romanae imprimis script. Lat. ordini temp. adcomm. in usum scholarum, Leipzig, 1803

[10] G. Bernhardy, Grundiss der Römischen Literatur. Chronologische Uebersicht, Halle, 1850

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La metamorfosis de la Tradición clásica: ayer y hoy

Universidad de Columbia, donde impartió su docencia Gilbert Highet, el profesor que más contribuyó a la universalización de la disciplina

Universidad de Columbia, donde impartió su docencia Gilbert Highet, el profesor que más contribuyó a la universalización de la disciplina

Primero en la Universidad de Zaragoza y después en la de Almería. Estos lugares serán el lugar perfecto donde haremos el ensayo general de la historia de una disciplina llamada “tradición clásica”. No se trata de una historia meramente factual, sino de un intento de relacionar el desarrollo académico con los grandes acontecimientos culturales e históricos. Desde el nacimiento de la etiqueta “tradición clásica” hasta la conformación de  nuevas “tradiciones clásicas” ajenas al mundo grecolatino. Desde el positivismo del siglo XIX hasta los poscolonialismos del XXI. Esta es la gran aventura de una disciplina cargada de futuro. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

En este trabajo me propongo ensayar una breve historia de la tradición clásica y de sus métodos hasta la actualidad. Primero, conviene que nos preguntemos acerca del nombre de la disciplina (2.), lo que nos llevará a ensayar una pequeña historiografía (3.) donde estableceremos tres etapas: su nacimiento en el séptimo decenio del siglo XIX (3.a.), su consolidación como materia académica a mediados del siglo XX (3.b.) y su reafirmación como disciplina desde mediados del siglo XX (3.c.), lo que coincide, paradójicamente, con la propia crisis de la cultura burguesa en occidente. Con ello, el moderno estudio de la tradición clásica supone también, y no por casualidad, la presencia de hechos políticos y culturales que van mucho más allá de su estricto ámbito. De esta forma, veremos cómo la disciplina evoluciona desde el planteamiento positivista de la tradición como estudio de fuentes a nuevos modelos interpretativos (4.), donde nos centraremos en los modernos estudios de recepción (4.a.), los enfoques intertextuales (4.b.), la llamada historia cultural (4.c.) y los planteamientos poscoloniales (4.d.), que motivarán nuevas lecturas de la tradición clásica en términos de manipulación o invención de la propia antigüedad, al tiempo que se crean nuevas tradiciones clásicas no grecolatinas. Finalmente, la revisión de los manuales más recientes según los modelos propuestos permitirá que nos hagamos una idea acerca del estado actual de la disciplina (5.).

Enlace al texto: http://eprints.ucm.es/20155/

Enlace a la presentación: http://es.slideshare.net/pacogarjur/la-metamorfosis-de-la-tradicin-clsica

Enlace a otros recursos multimedia:

https://www.youtube.com/watch?v=5CsSmM1W54M

http://www.lectoresaudaces.blogspot.com.es/2013/03/psicologia-y-literatura-la-insoportable.html

Imágenes de la Conferencia en la Universidad de Zaragoza del 15 de marzo de 2013

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10151351299742199.1073741826.130834052198&type=1 

Imágenes de la Conferencia en la Universidad de Almería del 19 de marzo de 2013

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10151354091952199.1073741827.130834052198&type=1

Francisco García Jurado. Universidad Complutense

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts