Biblioteca Digital Hispánica: algunos manuales de literatura griega

Frontispicio del primer tomo de la Historia de la Literatura Griega de Otfried Müller (1858), en el ejemplar digitalizado por la BNE que fue propiedad de Luis Usoz

Frontispicio del primer tomo de la Historia de la Literatura Griega de Otfried Müller (1858), en el ejemplar digitalizado por la BNE que fue propiedad de Luis Usoz

Durante los años que vengo empleando en confeccionar el Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (CRMHLC), además de lo fundamental que resulta la localización de ejemplares físicos, he ido siendo cada vez más consciente de la utilidad e importancia de los ejemplares digitalizados. Esta realidad digital ha ido, además, abriéndose paso hasta el punto de que el propio catálogo, que comenzó básicamente desde el papel y en el papel, se abre hacia un nuevo horizonte, y esta perspectiva supone, ante todo, un salto cualitativo. Los manuales que he podido encontrar en la Biblioteca Digital Hispánica (Biblioteca Nacional de España), si bien son numéricamente pocos, resultan muy interesantes desde el punto de vista de su calidad y los datos que arrojan para la propia historia de los manuales. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Aquellos que presenciamos hacia 1995 la irrupción de internet, hemos visto cómo nuestro trabajo en el campo de las humanidades se ha ido implicando cada vez más con este medio tan dinámico como intangible. La idea de llevar a cabo el catálogo que vengo elaborando nació gracias a las búsquedas interminables que realicé en la base de datos Hollis, alojada en la web de la Universidad de Harvard. Corría el año de 2009, y llevaba a cabo un trabajo sobre el moderno concepto historiográfico de “Literatura latino-cristiana”. Aquel trabajo me puso en relación con muchos manuales europeos depositados en la propia Biblioteca Widener que no me resultaba necesario consultar directamente. En ese momento tuve conciencia plena de que la nueva realidad que me proporcionaba el sistema de búsquedas precisas por medio de bases de datos y google ya no era simplemente una cuestión de mera ayuda, sino una herramienta imprescindible.

Ya desde el mismo comienzo, incluso antes de que concibiera la posibilidad concreta de este proyecto, nuestro catálogo de manuales hubiera sido impensable sin la ayuda de internet. Las primeras adquisiciones de algunos manuales en los cinco años finales del siglo XX no habrían tenido lugar en caso de haber dejado tales compras en manos del azar pausado de los catálogos de libros antiguos. Actualmente, el catálogo consta de 100 entradas, entre manuales y programas de curso. Tengamos en cuenta que una parte de los manuales están representados mediante varias ediciones (y es pertinente consultar cada una de ellas, para evitar sorpresas).

A lo largo de estos años, he observado cómo el número de digitalizaciones de los documentos que estudio ha ido aumentando de manera significativa. Google books es, naturalmente, el lugar más común para encontrarlos, pero también las bibliotecas ofrecen sus propias digitalizaciones. Entre ellas, la Biblioteca Nacional de España nos ofrece su colección de ejemplares digitalizados. La Biblioteca Digital Hispánica, según se dice en la página de presentación: “[…] es la biblioteca digital de la Biblioteca Nacional de España. Proporciona acceso libre y gratuito a miles de documentos digitalizados, entre los que se cuentan libros impresos entre los siglos XV y XIX, manuscritos, dibujos, grabados, folletos, carteles, fotografías, mapas, atlas, partituras, prensa histórica y grabaciones sonoras.”

Me llamó la atención hace ya un tiempo el hecho de que, si bien el número de manuales de literatura clásica griega y latina alojado en este portal era muy pequeño (a día de hoy sólo cuento diez) constituía, sin embargo, un elenco muy significativo, al reproducir algunos ejemplares de especial interés.

Entre los ejemplares de literatura griega (hay que buscarlos por la combinación de los campos literatura griega historia crítica), contamos con la primera edición del manual de Braulio Foz (1849), el primer manual moderno correspondiente a la historia de la literatura griega que se publicó en España. De este ejempar había manejado alguna de las dos ediciones posteriores, pero no ésta, que ahora puedo estudiar y comparar tranquilamente con la tercera (1854), de la que tengo un ejemplar físico.

Tercera edición de la Literatura Griega de Braulio Foz

Tercera edición de la Literatura Griega de Braulio Foz

Tampoco es corriente la curiosa traducción al español que se hizo del manual de Fleury de Lécluse (1841), publicado esta vez en París y destinado a la nuevas repúblicas hispanoamericanas. Llama la atención que uno de esos ejemplares viniera a parar a la Biblioteca Nacional de España procedente de un antiguo propietario, “Manuel Martínez Aguiar” (Conde de Pedroso y senador), cuyo nombre figura aún al comienzo de la obra.

Del fundamental manual de literatura griega compuesto por Karl Otfried Müller, prototipo del erudito romántico, contamos con dos ejemplares en lengua inglesa: uno de 1847 y otro de 1858 (pertenecientes ambos a la colección de Luis Usoz, cuyo hermano, Santiago Usoz, fue catedrático de griego en la Universidad de Santiago). La publicación de esta obra en español ya en 1889 marcó un verdadero hito, y no dejó de ser un símbolo de ciertos anhelos de renovación científica.

Finalmente, si bien pertenece a ambas literaturas, cabe destacar la Historia de las literaturas de Grecia y Roma escrita por Andrés Bello, una curiosa obra académica a la que presté atención parcial en uno de mis trabajos: “Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)“. El volumen forma parte de la llamada “Biblioteca Andrés Bello”, una colección editorial llevada a cabo por la madrileña “Sociedad Española de Librería” a comienzos del siglo XX. La fecha que en el catálogo de la Biblioteca Nacional se nos da para este ejemplar es la de 1915 (sin bien con interrogante), dato que contrasta con la de 1900 que aparece en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español con la siguiente aclaración: “Notas: REBIUN, 18/07/2008, da como fecha posible para esta ed., 1900”. En el momento en que vuelvo a hacer la consult,a en la base de datos de REBIUN figuran dos fechas con interrogante (1915? y 1920?) y una más cauta donde sólo consta 19–.

Ejemplar de la Historia de las literaturas de Grecia y Roma escrito por Andrés Bello

Ejemplar de la Historia de las literaturas de Grecia y Roma escrito por Andrés Bello

Estas digitalizaciones son buenas, nos acercan a ejemplares concretos depositados en la Biblioteca Nacional de España y las direcciones electrónicas no resultan tan volátiles.

Ahora finalmente, considero lo útil e interesante que sería contar con la digitalización de todo el corpus de manuales y programas estudiados. Las búsquedas “inteligentes”, que tantas veces llevo a cabo de manera manual con los ejemplares reales y tangibles, ahora serían sin duda más rápidas y sistemáticas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

De Carlos III a Goya: dos inscripciones notables

 La madrileña Puerta de San Vicente, con la inscripción latina que compuso Tomás de Iriarte


La madrileña Puerta de San Vicente, con la inscripción latina que compuso Tomás de Iriarte

Las inscripciones públicas suelen resultar invisibles para el común de los viandantes, especialmente si están escritas en latín. Sin embargo, las modernas inscripciones que aparecen en los monumentos madrileños pueden contener la misma belleza que los propios monumentos donde se engarzan. El equilibrio de la neoclásica Puerta de San Vicente, diseñada por Francesco Sabatini, también se encuentra en la misma inscripción latina que podemos ver bajo su frontón. Este testimonio epigráfico del absolutismo ilustrado contrasta, por su parte, con la estética y el contenido que podemos encontrar en el epitafio latino de Goya, tan sólo unos metros más allá. FRANCISCO GARCÍA JURADO HGLE

Os propongo un bonito recorrido entre la Puerta de San Vicente y la ermita de San Antonio de la Florida por el madrileño paseo que lleva este mismo nombre. El fin de esta pequeña ruta es ver y leer dos importantes inscripciones latinas que nos sitúan, respectivamente, entre los tiempos de Carlos III y de Fernando VII. La primera de ellas está en la Puerta de San Vicente, sita en la conocida glorieta del mismo nombre, frente a la estación de Príncipe Pío y los Jardines del Sabatini, junto al Palacio Real. Se trata de una inscripción que conmemora la creación de la puerta. La segunda es el epitafio de Goya, traído desde Burdeos, al igual que el cuerpo (decapitado) del pintor. Ahora se puede encontrar en la citada ermita de San Antonio de la Florida.

La inscripción de la Puerta de San Vicente es ésta:

CAROLVS III APERTA VIA PORTA STRVCTA
COMMODITATI AC ORNAMENTO PVBLICO
CONSVLTVM VOLVIT ANNO MDCCLXXV

“Carlos III quiso que se velara por la salud y el ornamento
público mediante la apertura de un camino y la construcción
de una puerta, en el año de 1775”

Para dar cuenta de la exquisita pulcritud latina de la inscripción, una vez reconstruida la puerta en tiempos recientes, podemos aducir al testimonio del Antonio Ponz, quien reproduce el texto latino tal como aparece aquí en el tomo V de su Viaje de España (1782). Ahora debe perdonárseme el tono técnico que voy a emplear, pero debo explicar una particularidad sintáctica. En la forma de participio de perfecto CONSVLTVM no aparece explícito el correspondiente infinitivo ESSE, que funciona como su auxiliar para configurar una forma de infinitivo pasado (CONSVLTVM ESSE: “que se mirara por”). Estamos, por tanto, ante una interesante construcción ciceroniana (Cic. Caec. 6 cur te interponis invitissimis iis quibus maxime lex consultum esse vult?:). Asimismo, el mismo hecho de ligar la comodidad y el ornamento nos remonta al Arte Poética de Horacio: “omne tulit punctum qui miscuit utile dulci” (Hor. Ars. 343), que en traducción de Alfonso Cuatrecasas quiere decir: “Se llevó todos los votos el que unió lo útil a lo agradable”.

 El sepulcro de Goya, con la inscripción latina traída desde Burdeos, donde estaba originariamente la tumba


El sepulcro de Goya, con la inscripción latina traída desde Burdeos, donde estaba originariamente la tumba

Por su parte, el epitafio de Goya, insertado en la actual tumba, es como sigue:

HIC JACET
Franciscus a GOYA et Lucientes
Hispaniensis peritissimus pictor
magnaque sui nominis
celebritate notus.
Decurso, probe, lumine vitae
Obiit XVl Kalendas Maii
ANNO DOMINÍ
M DCCC XXVIII
aetatis suae
LXXXV
R.I.P.

“Aquí yace
Francisco de Goya y Lucientes,
Pintor hispano de magnífica destreza,
Reconocido por la gran celebridad
De su nombre.
Una vez recorrida con honradez la luz de su vida
Murió el dieciséis de abril
Del año de nuestro Señor 1828
A la edad de 85 años.
Descanse en paz.”

El epitafio de Goya fue estudiado por Antonio Ruiz de Elvira en un sustancioso artículo (Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos 8, 1995, pp. 295-298), donde comenta lo siguiente (p. 296):

“El epitafio, adéspoto, sin ser de gran belleza, y en 
prosa (y con el error de decir que murió en el año 85 
de su vida; fue en el 83 inclusivo: había cumplido 82 
años el 30 de marzo de 1828, y murió pocos días después, 
el 16 de abril: XVI Kalendas Mali en el epitafio, 
correctamente: curiosamente, en los meses de abril, 
junio, septiembre y noviembre, y solo en ellos, se da 
la coincidencia de día 16 del mes con XVI Kal. del 
siguiente), es sin embargo correcto en todo lo demás (…)”

Ruiz de Elvira vio claramente el eco de un verso de Lucrecio utilizado en el epitafio, en concreto el único verso donde el antiguo poeta latino llama por su nombre a su admirado Epicuro:

 ipse Epicurus obit decurso lumine vitae (Lucr. 3, 1042)

Este verso, traducido por Eduardo Valentí, suena como sigue en castellano:

“El propio Epicuro feneció, al consumirse la antorcha de su vida”

Como estudioso de la historiografía literaria grecolatina en España durante estos tiempos me atrevo a preguntarme si hay alguna razón en especial para haber elegido al poeta Lucrecio, no muy bien visto entre los círculos conservadores, como verso clave para el epitafio. ¿Un eco liberal? Así cabría pensando, si aceptamos, por ejemplo, la atribución que se hace al abate Marchena de la traducción de Lucrecio al castellano. Quien tuviera en mente el verso de Lucrecio podría comparar por tanto a Epicuro con Goya en calidad de grandes figuras de la historia.

Dos inscripciones en latín que dan cuenta de dos momentos singulares de la historia de España: absolutismo ilustrado y ecos liberales. El propio latín es capaz de representar diferentes actitudes estéticas de la propia modernidad. Francisco García Jurado H.L.G.E.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

La belleza material de la erudición: un ejemplar de 1716

Hasta el momento en que la lengua francesa se impuso como vehículo de conocimiento a lo largo y ancho de toda Europa, todavía el latín seguía siendo, durante el siglo XVIII, una lengua franca para la divulgación y la enseñanza. En 1716, Johann Georg Emmanuel Walch (o, en la versión latinizada de su nombre, Walchius, 1693-1775), profesor en Jena, compone un hermoso libro en pulcro latín cuya traducción a una lengua moderna, además de innecesaria, lo convertiría en irreconocible y anacrónico. Hoy quiero dedicarme a dar algunas notas acerca de esa joya olvidada de la bibliografía erudita. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE

Nuestro libro en cuestión se titula Historia critica Latinae linguae, pero traducirlo como “Historia crítica de la lengua latina” puede llevarnos, ciertamente, a un anacrónico espejismo. Antes de que en los primeros decenios del siglo XIX surgiera la disciplina que hoy conocemos como “Lingüística”, tan ligada al idealismo humboldtiano, encontramos durante el siglo XVIII algunas Historiae Latinae linguae, en particular las de Walchius y Funccius, que utilizan aún como metalenguaje la lengua latina y que servirán, ante todo, para el desarrollo ulterior no tanto de los estudios lingüísticos como de las modernas historias de la literatura romana. La historia de la lengua latina (en particular la literaria) queda así ligada a la propia historiografía literaria romana, hasta que el desarrollo de la lingüística histórica dé lugar a la primera gramática histórico-comparada de la lengua latina, la del filólogo danés Madvig, que implica el paulatino paso a un nuevo paradigma: el de la “lingüística latina”, independiente ya del estudio literario, y ligada a disciplinas como la fonética y la morfología, o la historia de la lengua propiamente dicha.
De esta forma, y si no se consideran tales techos, los historiógrafos de la literatura romana pueden caer en el “error” anacrónico de considerar las obras de Walchius y de Funccius dentro del ámbito de la lingüística cuando, en realidad, se formularon en el momento en que aún no existía este nuevo paradigma y quedaba todavía un siglo largo para que se relacionara formalmente con el estudio de la propia lengua latina.

Materialmente, el ejemplar que muestro en estas fotografías es una primera edición, la de 1716, mucho más rara que la segunda, de 1729. Me ha sorprendido encontrar en esta editio princeps un grabado en el frontispicio que no he encontrado en la segunda edición. En él se muestra una doble VIA AD LATIVM, la recta y buena, frente a la tortuosa y mala. Asimismo, vemos dos modelos de docente que ya podemos reconocer en las obras humanísticas del siglo XVI. En esta VIA simbólica está la base que motiva la palabra “currículo”, que nos muestra la metáfora del aprendizaje como un recorrido. En España, Casto González Emeritense, durante la época de Carlos IV, y Alfredo Adolfo Camús, ya en los tardíos tiempos de Isabel II, se inspiraron en esta obra de Walchius para intentar reformar la enseñanza de las LITTERAE LATINAE en España. Conmueve, por tanto, no sólo la belleza del ejemplar, sino la conciencia de tener un importante testimonio de la enseñanza de las letras latinas en nuestras manos. El ejemplar, por cierto, está a punto de cumplir tres siglos de existencia. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

De exilio a exilio: la España moderna desde los manuales hispanos de literatura griega y latina (1784-1935)

 Manual de Literatura Latina de Eustaquio Echauri, publicado en 1928, en plena dictadura de Primo de Ribera


Manual de Literatura Latina de Eustaquio Echauri, publicado en 1928, en plena dictadura de Primo de Ribera

La semana que viene, entre los días 11 y 13 de noviembre, se celebra en la Universidad Carlos III el Coloquio Internacional Almahisto “El almacén de la Historia (1700-1939)”, al que he tenido el honor de ser invitado. Mi ponencia tiene que ver con el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina que vengo elaborando desde 2009 y que, esta vez, recibirá una peculiar lectura: la consideración de tales manuales como reflejo de la moderna Historia de España. ¿Cómo es posible que unos pobres manuales escolares puedan ser testigos de los grandes acontecimientos históricos? Esta es parte de su magia. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HGLE

La Historia puede ser contada de manera consciente y explícita, pero su relato puede revestir rasgos más sutiles, sobre todo cuando éste aparece implícito en otros relatos. Hace mucho tiempo que me di cuenta de que mis manuales de literatura clásica, publicados entre los años finales de siglo XVIII y los primeros decenios del XX, contaban un DOBLE HISTORIA: aquella que propiamente nos relatan, es decir, la de las literaturas clásicas, y otra historia que tiene más que ver con las circunstancias de su composición. No parece casualidad que sean los jesuitas expulsos que residían en Italia, como Mateo Aymerich, quienes acometieran las primeras obras historiográficas de la literatura latina (1784) como parte de una disciplina conocida entonces en términos de Historia Latinae Linguae o Bibliothecae Latinae. Esta labor fue poco conocida (y reconocida) entre los eruditos que, ya en España, y al calor de Carlos III y Carlos IV, se esforzaban en llenar el hueco educativo dejado por aquellos jesuitas. La primera Bibliotheca Latina propiamente dicha que se publicó en España fue la Compendiaria via in Latium (1792) de Casto González Emeritense, cuyo verdadero nombre era Fray Vicente Navas. Llegaban a España, tardíos y tímidos, los vientos de la erudición latina tal como se entendía en el siglo XVIII y que tenia su principales autores en la Europa protestante. En definitiva, la llamada Historia litteraria iba dejando atrás los esquemas de la Ratio studiorum. Pero aquellos tímidos vientos renovadores se vieron interrumpidos por las guerras y el reinado de Fernando VII. La Historia era peligrosa, pues mostraba el cambio frente al inmobilismo, y no fue hasta la llegada del liberalismo moderado, con Isabel II, cuando se oficializaron tales planteamientos históricos.

En la materia llamada de Perfección del latín, la explicación histórica fue imponiéndose a la parte práctica de traducción e imitación. Esto, en el fondo, venía marcado por los nuevos dictados del director general de instrucción pública, Antonio Gil de Zárate, más preocupado por crear buenos funcionarios con un cierto barniz de literatura latina que verdaderos humanistas. También es curioso observar la paradoja de cómo una literatura considerada clásica por excelencia, la latina, sufría la influencia de los nuevos planteamientos románticos sobre la literatura. Surgen así los primeros manuales modernos de literatura clásica como alternativa a la añeja disciplina de la perfección del latín. La impronta de Francia se hace patente en estas nuevas obras,.

La caída del Isabel II en 1868 trajo una nueva etapa que conocemos como Restauración. Observamos cómo en el pequeño mundo de los manuales escolares se había creado un singular relato liberal de la literatura clásica, con su énfasis en la libertad de expresión propia de algunos autores como Aristófanes y Plauto, el gusto por Epicuro y Lucrecio, autores materialistas que llegan a ser comparados con el mismo Darwin (Mónica de Almeida comienza ahora su tesis doctoral acerca de este asunto), o el rechazo a toda forma de tiranía, como la que encarnó Julio César. A tales manuales se oponían, naturalmente, los conservadores, que condenaban el paganismo y el “sensualismo grosero” de tales autores. Pero pronto surgieron también los primeros manuales de impronta positivista, sobre todo por el influjo alemán, tras la guerra franco-prusiana de 1870. Se iba generando un clima de preocupación por la renovación pedagógica y la ciencia en España, y tales afanes afectan a los propios manuales de literatura clásica, muy especialmente a la ejemplar adaptación que González Garbín hizo de Teuffel. Fruto de ello es la traducción de los primeros manuales alemanes.

Con Alfonso XIII y el cambio de siglo el positivismo se va a ver contrapuesto ahora a los planteamientos idealistas y estéticos de la literatura propuesto, entre otros, por el filósofo Benedetto Croce: más estética y menos historia. Hay, igualmente, un renovado interés por traducir nuevos manuales, al calor de algunas colecciones literarias, como La España Moderna o Labor (cuyos manuales miran idealmente al proyecto de renovación cultural de la República de Weimar), y nos encontramos con un curioso grupo de manuales, publicados entre 1927 y 1928, que responden directamente a las nuevas disposiciones legislativas de manual único dictadas durante la dictadura de Primo de Rivera. Asimismo, Carles Riba redacta los primeros manuales de literatura clásica redactados en catalán.

La guerra civil del 36 y los exilios republicanos marcan una etapa de final y cambio, al mismo tempo. La traducción que Pedro Urbano González de la Calle hace del manual de Friedrich Leo nos muestra ya dos tiempos: el año 35 como fecha de su elaboración en Madrid, y el año 50 como fecha de su publicación en Bogotá.

Y no deja de ser todo un símbolo que un exiliado abra nuestro catálogo y otro lo cierre. En definitiva, esta es la pequeña historia que vamos a intentar relatar el próximo miércoles 11 de noviembre en la Universidad Carlos III de Madrid. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Política y enseñanza de la literatura

canalejas literatura latinaNo digo nada nuevo si afirmo que la política influye tanto en la educación que ésta última se vuelve un fiel reflejo de la primera, sobre todo en aspectos imperceptibles. Pero lo más interesante de todo ello es demostrar con hechos concretos de la propia historia de la educación este aserto general (dado que esto es, precisamene, lo que diferencia a un verdadero historiador de un simple tertuliano o parlero, a saber: el rigor y las horas pasadas directamente al calor de los documentos). Precisamente, el estudio sistemático de los manuales de literatura latina y griega publicados en España a lo largo del siglo XIX muestra muy claramente las tensiones entre el pensamiento liberal y el conservador. Y esto ocurre precisamente en el moderno relato de un objeto de estudio, las literaturas clásicas, que para quienes lo desconocen podría muy bien parecer aséptico a primera vista. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE.

Hay un excelente trabajo del profesor José Carlos Fernández Corte titulado “La invención de la Historia de la Literatura Latina en España (y una breve reflexión sobre Europa)“, publicado en Cuadernos de Filología Clásica (Estudios Latinos) 24, 2004, pp. 95-113 y que toda persona interesada por estos temas debería leer. El trabajo de Fernández Corte plantea, un tanto de manera programática, unos asertos que ahora estamos confirmando plenamente gracias al estudio sistemático y la catalogación de los manuales de literatura clásica publicados en España. Entre ellos, hay un hecho previo y básico, como que ya la constitución de la asignatura histórica en sí misma venga a constituir un nuevo discurso “liberal” que sustituye al de la vieja poética y retórica. Se trata de una asignatura pensada para formar ciudadanos a partir del modelo del estudio de una literatura como reflejo de la expresión colectiva de un pueblo, un presupuesto ciertamente alejado ya del estudio de la mera imitación de las bellas letras. En cierto sentido, y salvando las distancias, los estudios históricos en el nuevo marco educativo que viene a partir de las reformas de Gil de Zárate en los años cuarenta del siglo XIX contiene una orientación política, en principio, comparable a la de nuestra polémica “Educación para la ciudadanía”, pues formulaciones como “Historia de la literatura” o “Ciudadano” precisan de unas claves políticas concretas para poder tener lugar de ser. Ahora bien, una cosa es el planteamiento político general que inspira una materia y otra bien distinta la realización docente que se haga de la misma. Esto lo saben bien los gobiernos, especialmente las dictaduras, cuando se cuidan de que se impartan los temarios y hasta los cuestionarios al pie de la letra.

Así las cosas, la impartición de la Literatura latina encontró dos maneras de enseñarse: una que podemos denominar propiamente liberal y otra conservadora. Sería prolijo, pero interesante, definir los rasgos básicos de la enseñanza liberal de la Literatura latina. Se trata de una enseñanza que puede localizarse, sobre todo, en manuales del decenio de los años 70 del siglo XIX, particularmente en discípulos de Alfredo Adolfo Camús, como José Canalejas o Alberto Regules y Sanz del Río. Se trata de una enseñanza que se define por el gusto por autores como Plauto, por el relato más o menos desenfadado de ciertos pormenores escandalosos y por un rechazo abierto a las tiranías, que muy bien podría encarnar la figura de César, legitimado en Francia durante la época de Napoleón III. Asimismo, hay un abierto gusto por las nuevas ciencias históricas, en particular las aportaciones de autores como Niebuhr. En otro orden de cosas, hay una destacada preferencia por el llamado siglo de Oro de la literatura latina frente a los gustos por la literatura decadente que tanto proliferarán en la propia literatura francesa de finales del siglo XIX.

Por su parte, los manuales de tipo conservador, como los publicados por Jacinto Díaz o Pedro Bartolomé Casal, muestran un desprecio explícito por los nuevos progresos de las ciencias humanas, incluido el propio desarrollo de la historia de la literatura como discurso alternativo al de la poética, y muestran una preferencia por los autores latinos de la Cristiandad, hecho que lleva a una mayor carga de literatura latina de las etapas tardías e incluso ya propias de la Edad Media. De esta forma, mientras el liberal Camús es un abanderado de la Historia literaria del Renacimiento a partir de la imprenta y de Erasmo, Jacinto Díaz retrotrae éste al siglo XIII, es decir, a la Escolástica.

No quiero entrar aquí en un rasgo geográfico que podría llevarnos a una encendida polémica, pero los manuales liberales se centran en la Universidad Central de Madrid, mientras los otros se publican en lugares como Barcelona o Santiago de Compostela. Como contradato, debo decir que los manuales de González Garbín, reputado profesor y personaje de ideas progresistas y republicanas, se publican en Málaga y Granada. En fin, se trata de matices que nos da la propia Historia.

Resulta, no obstante, una paradoja, que una asignatura de planteamiento liberal encuentre en el manual de Jacinto Díaz el libro más editado, desde el decenio de los años cuarenta a los años setenta del siglo XIX. Fernández Corte atribuye este hecho al notable contenido de autores cristianos que ofrece.

Como puede verse por este pequeño bosquejo, la vida de estos manuales es fiel reflejo de las discusiones políticas y religiosas de su época. La historia de la literatura latina, en buena medida dependiente desde el punto de vista académico de la historia de la literatura española, tardaría aún varios decenios en formar parte de la Filología clásica, cuya formulación oficial en España es de 1932. Atrás quedó una extensa biblioteca de manuales y programas de curso, verdadero y contradictorio patrimonio educativo, y obras no tan repetitivas como pudiera creerse a simple vista. FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

El liceo de Aristóteles: la primera universidad del mundo

LICEO

El Liceo de Aristóteles en su estado actual. Fotografía de Mariano Nava

Hoy  volvemos a tener el honor de publicar una colaboración del profesor Mariano Nava, de la Universidad de Los Andes. Esta vez, el profesor Nava escribe sobre el Liceo de Aristóteles. HLGE 

El Liceo de Aristóteles

A la Universidad de Los Andes, en sus 230 años

Finalmente estaba allí. Llevaba días escondiéndose pero finalmente lo encontré. En pleno centro, al final de la calle Riguilis, detrás del Museo Bizantino y el Palacio Saroglión, a pocos pasos de la estación Evanguelismós del metro de Atenas. Más abajo está el Conservatorio Nacional y la Avenida Rey Constantino, que hoy ciega lo que un día fue el río Iliso. En la entrada, un sencillo cartel anuncia: “Sitio arqueológico del Liceo. Horario de visitas…” Se trata de unas ruinas muy mal conservadas, apenas unos cimientos, y sin embargo, ¡cuánto significa este lugar para la historia del pensamiento, para la historia de la humanidad!

Se cree que los jóvenes atenienses venían a este lugar a ejercitarse desde tiempos muy remotos. Al este de la ciudad, pasando la puerta de Diochares a través de las murallas, cruzado el viejo camino a Mesogía, había un pequeño bosque y un templo dedicados a Apolo Licio, “protector de los lobos”. El lugar ofrecía ventajas a los deportistas, frente a la colina del Licabeto, a pocos pasos del río Iliso, debió ser un sitio fresco y con abundante agua para estar en verano, que es cuando el tiempo se pone bueno para ejercitarse al aire libre. Aquí los atletas practicaban el boxeo, la lucha y el pankration, una mezcla de ambos en el que el vencedor debía derribar tres veces a su contrincante. Parece que el primero en construir aquí un gymnasion fue Pisístrato. Poco a poco el lugar fue frecuentado más y más, no solo por los jóvenes que venían a ejercitarse, sino por maestros y filósofos, de modo que el Lykeion fue convirtiéndose también en un espacio cultural y educativo. A Sócrates le gustaba visitarlo, dice Platón, y Gorgias y Aristófanes dan cuenta de su importancia como lugar de enseñanza. Aquí poco a poco se fue materializando ese ideal de educación de los antiguos griegos que conjuga la excelencia del cuerpo y del alma.

No fue por tanto un azar el que Aristóteles escogiera el Lykeion para fundar su escuela. Hijo del médico personal del rey Filipo de Macedonia y él mismo preceptor de su hijo Alejandro, Aristóteles había sido enviado a estudiar a Atenas a los 17 años y había seguido a Platón durante veinte años más. Ahora que el maestro había muerto y él era un hombre inmensamente rico, no le debió ser difícil hacerse con el predio. Al viejo edificio hizo añadir otras habitaciones que albergaran su inmensa biblioteca. Por las mañanas caminaba por el bosque conversando con sus discípulos, que era su manera de enseñar, y por las tardes dictaba conferencias públicas. Si la Academia de Platón era de carácter místico y sus alumnos destacaban en las matemáticas, Aristóteles fue el primero en desarrollar un método verdaderamente científico para estudiar al hombre y la naturaleza. Por eso debió acondicionar también habitaciones para los laboratorios y las colecciones de conchas marinas y animales disecados, así como un huerto para sus experimentos de botánica. De esta manera se fue configurando nuestro modelo de Universidad como lugar de cultivo del cuerpo y el alma: un sitio retirado y tranquilo, espacios para el estudio, instalaciones deportivas para el cuerpo y la salud, y sobre todo una gran biblioteca que atesore todo el conocimiento precedente y producido como corazón del edificio. Se sabe que la biblioteca del Liceo sirvió de modelo para las que después se fundaron en Pérgamo y Alejandría.

En 1996, un proyecto para construir el Museo de Arte Contemporáneo de Atenas escogió aquel terreno baldío. A los primeros movimientos de tierra afloraron los restos y los arqueólogos sospecharon de inmediato que se trataba del Liceo. Allí estaba todo como lo describió el romano Vitruvio en su De architectura dos siglos después: en torno al patio central donde se ejercitaban los atletas (la palestra de 50 x 48 mts. orientada de norte a sur), un pórtico de unos 3 mts. de ancho da paso a los diferentes espacios. Al norte están los vestuarios y las salas donde los atletas se untaban el cuerpo con aceite y se lavaban. A los lados están la biblioteca y los laboratorios. Aquí escribió Aristóteles sus obras más importantes, aquí se abrió la primera biblioteca para uso de la primera comunidad científica, aquí se fundó, estrictamente hablando, la primera universidad. Junto a las ruinas, los restauradores tuvieron el gusto de plantar un bosque con especies mediterráneas. Olivos, cipreses, higueras y granados nos recuerdan el viejo bosque de Apolo, pero también rinden homenaje al primer tratado de botánica que aquí escribió Teofrasto, el discípulo de Aristóteles. Hoy, los cimientos del Liceo se conservan para recordarnos que aquí comenzó a edificarse el conocimiento de la humanidad. En estos días, cuando el pensamiento y la ciencia aristotélica están más vigentes que nunca, conmueve mirar las ruinas del Liceo destrozadas por el tiempo. Será porque las palabras y el conocimiento son mucho más resistentes que la piedra.

Mariano Nava Contreras

@MarianoNava

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Los Estudios Clásicos desde la Bibliofilia: razones de un desencuentro

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

La semana que viene, entre los días 3 y 4 de diciembre, celebramos las primeras Jornadas sobre Bibliofilia y Estudios Clásicos en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Aprovechamos así la feliz circunstancia del inicio de un proyecto de investigación a propósito del profesor y bibliófilo Alfredo Adolfo Camús, en particular en torno a su legado bibliográfico depositado en la propia biblioteca histórica. Sin embargo, desde la configuración moderna de los Estudios Clásicos se abrió una brecha, acaso insalvable, entre el nuevo saber académico y el gusto por los bellos libros. Francisco García Jurado HLGE

La relación entre la Bibliofilia y los Estudios Clásicos se caracteriza por un curioso desencuentro durante la época moderna. Nuestra ponencia pone en relación, precisamente, dos textos fundamentales que aportan interesantes argumentos para valorar este desencuentro desde ambos ámbitos. El primero pertenece al erudito santanderino Menéndez Pelayo y está escrito desde el punto de vista de la propia Bibliofilia, despectiva a partir de cierto momento con respecto a las ediciones de los clásicos:

“No ha de negarse que hay hartos bibliófilos (si tal nombre merecen) 
acreedores a esta y aun a otras más acres y no menos fundadas 
censuras; y en verdad que se duda a veces entre la risa y la 
indignación al ver a ciertos acaparadores de libros estimar 
el mérito de los trabajos del humano ingenio por su mayor o 
menor escasez en el mercado, despreciando, v. gr., los clásicos 
griegos y latinos porque se encuentran a toda hora, en cualquier 
forma y en variedad de ediciones, al paso que dan suma importancia 
a los libros de jineta, de esgrima, de cetrería, de tauromaquia, 
de heráldica o de arte de cocina, por raros y difíciles de encontrar 
en venta. Y produce ciertamente triste impresión la lectura de 
muchos catálogos bibliográficos, cuyos autores para nada parecen 
haber tenido en cuenta el valor intrínseco de los libros, 
fijándose sólo en insignificantes pormenores propios más de un 
librero que de un erudito.” 
(M. Menéndez Pelayo, “De Re Bibliographica”)

Los clásicos, acaso demasiado comunes, quedaron relegados con respecto a libros que pertenecían a asuntos más raros y, por ello, preciosos para el coleccionista. Parece que el bibliófilo moderno dejó de sentirse obligado por atesorar en su biblioteca algunos ejemplares imprescindibles para cualquier humanista que se preciara, como ocurría en la famosa biblioteca que aparece en el “Cándido” de Voltaire, habitada por Homero y Virgilio.

Pero el desencuentro no sólo es perceptible desde el lado de los bibliófilos, también desde el de los clasicistas. Así lo podemos ver en este segundo texto, que pertenece al humanista escocés Gibert Highet y representa la crítica al punto de vista de los Estudios Clásicos:

 “Even the format of most classical books is ugly. The essential 
Teubner series, containing practically every Greek and Latin work, 
with Latin prefaces and a list of manuscript variations and 
conjectures, is hideous. The Oxford Classical Texts and the Budé 
series are better, buy the scarcely attract the reader. Why is it 
that one can buy an edition of Donne or Goethe which a pleasure 
to handle, and can hardly find a Juvenal or Euripides which does 
not look like a medical text-book?” 
(G. Highet, The Classical Tradition)

De esta forma, a partir de cierto momento, los bibliófilos dejaron de preocuparse por los clásicos grecolatinos, al no parecerles éstos suficientemente exóticos o raros. Los Estudios Clásicos, por su parte, generaron nuevas ediciones de autores grecolatinos (Teubner, Oxford, Belles Lettres, Bernat Metge) bien distintas de aquellas que, como las plantinas o las bodonianas, aunaban lo útil con lo bello. Aún así, los estudiosos de la Filología Clásica encontramos en estas ediciones académicas cierto “solaz bibliográfico”, como diría Menéndez Pelayo, que ya había dedicado uno de sus más conocidos poemas a un viejo libro escolar de Horacio. La propia Marguerite Yourcenar afirma en la notas a sus Memorias de Adriano que, durante su exilio americano, los tomos verdes y rojos de la colección Loeb eran su patria. Este amor por el libro discreto, el que sirve para el estudio y, por supuesto, no tiene los precios altísimos que encontramos en la alta bibliofilia, es el que vengo sintiendo desde hace años mientras confecciono mi Catálogo razonado de manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)Los manuales presentan, en calidad de libros, algunas características que pueden atraer el interés del bibliófilo. Naturalmente, este es el caso de los ejemplares dieciochescos de Ibarra o la Imprenta Real dedicados a la entonces llamada “Historia literaria”. También ciertas encuadernaciones encargadas por los padres (recuérdese que aún hoy sigue viva la “tradición” de forrar los libros de texto para que no se deterioren con el uso corriente), los papeles de agua que aparecen en ciertos ejemplares, o sus notas manuscritas, pueden hacernos pensar en las características de un patrimonio bibliográfico educativo poco valorado, pero que ha sido fundamental para poder comprender el conocimiento de las literaturas clásicas en los escritores modernos. Cabría hablar, pues, una “Bibliofilia académica“, modesta pero no menos vivida que la Bibliofilia en su sentido estricto.

Muy diferente es el conocimiento que el bibliófilo no académico adquiere a partir de sus libros. A menudo, el mero amor por estos libros en calidad de tales, la mera curiosidad que se deja seducir por la belleza de los ejemplares, nos conduce a un especial conocimiento, que no es otro que el del bibliófilo propiamente dicho. Sin embargo, el formato del libro no tiene por qué mantener una mera relación arbitraria con el contenido, pero sí puede constituir un elemento seductor para el propio conocimiento. La belleza de la Materia Medicinal de Dioscórides, traducida por Andrés Laguna  e impresa en Amberes en 1555 hizo que un poeta moderno, Antonio Gamoneda, se interesara por la prosa médica humanista. La Naturalis Historia de Plinio traducida por Philemon Holland sedujo a Borges, que incluyó este ejemplar nada menos que dentro de su Aleph, y no menos seductoras fueron las xilografías de una edición virgiliana cuando hicieron pensar al escritor mallorquín Cristóbal Serra en un Virgilio melancólico e insatisfecho. Tal conocimiento puede parecer, desde el punto de vista académico, caprichoso, pero constituye uno de los aspectos fundamentales de la “historia no académica de la literatura grecolatina en los autores del siglo XX“, materia que viene ocupando mis ocios filológicos desde hace al menos veinte años.

Los actuales proyectos sobre patrimonio bibliográfico, como el que vamos a comenzar, sobre el legado Camús en la Biblioteca Histórica Marqués de Valcecilla, quizá tiendan un puente entre ambos mundos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Fuentes documentales para el Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)

terradillosSi bien no hemos recibido más que una exigua ayuda económica, bienvenida sea, en estos tiempos de sequía, la financiación que acabamos de obtener en la convocatoria de Grupos de investigación 2014 UCM-Santander (Financiación de Grupos de Investigación Validados). Tras un año completo sin financiación alguna, 2015 se presenta, en su modestia de medios, como una pequeña puerta abierta al futuro. Entre otras cosas, queremos completar el Catálogo Razonado de Manuales, empresa en la que ya hemos invertido varios años y mucho, mucho esfuerzo. A continuación, recogemos lo que será su memoria de trabajo, destinada a valorar un precioso patrimonio educativo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Introducción. Antecedentes y estado actual del Catálogo

El “Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1874-1935)” que venimos elaborando desde 2009 continúa, actualiza y amplía una parte concreta de la Bibliografía hispano-latina de Menéndez Pelayo. Se trata, en particular, de la sección dedicada a los manuales de literatura latina dentro de la miscelánea del tomo X, según la compilación póstuma editada por Enrique Sánchez Reyes (Menéndez Pelayo 1953, pp. 111-123). La relación de manuales llevada a cabo por Menéndez Pelayo quedó inconclusa, dado que ésta no fue más allá de 1857 ni contempla tampoco los manuales de literatura griega, que sí aparecen recogidos en buena parte dentro de la obra que Julián Apráiz (1874) dedicó a los estudios helénicos en España. El hecho de asumir la continuidad de esta parte de la Bibliografía de Menéndez Pelayo ha implicado, asimismo, razonar acerca de lo que es y de lo que no es un manual de literatura clásica, teniendo que bordear muchas veces este mismo concepto por diferentes razones. Entre otras posibles causas, está la propia novedad que supone la aparición de un manual de este tipo en la España de 1846, como manifestación de una nueva forma de concebir la enseñanza de la literatura clásica, precisamente al margen del conocimiento de la lengua a la que se remite. El divorcio entre el estudio de una literatura clásica y el de su lengua es lo que vino a suponer la página final del humanismo en sentido propio.

Por tanto, el “Catálogo” registra una parte esencial de la enseñanza de las humanidades clásicas en la España moderna, precisamente la de la docencia relativa a las literaturas griega y latina a partir de una progresiva independencia con respecto a la propia enseñanza de las lenguas clásicas. En este sentido, durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el “Catálogo” hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta (y a menudo trágica) caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casual, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ambos autores, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no de implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación.

Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes acometamos la historia de nuestra disciplina, de manera que no quede en manos de personas que sienten como “ajeno” el contenido de esa materia. Será así como podamos llevar a cabo, en nuestro caso, un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la filología clásica frente al mero aprendizaje de las lenguas antiguas).

El “Catálogo”, una vez completado, presentará la estructura siguiente:

Primera parte. Introducción al catálogo y a la historiografía de la literatura

1.1.- Introducción

1.2.- Características generales de la historiografía de la literatura griega y latina

1.3.- Los manuales

1.4.- Nuestro catálogo

1.5.- Bibliotecas de referencia y catálogos del patrimonio bibliográfico

Segunda parte. Catálogo de manuales

2.1.- Siglo XVIII: la nueva consideración histórica de la antigüedad

2.2.- Cambio de siglo: suspensión de la orientación historiográfica

2.3.- De la reforma de Gil de Zárate (1845) a la Ley Moyano de educacion (1857): romanticismo y liberalismo

2.4.- De la Ley Moyano de educación (1857) a 1868. Configuración de la materia específica de “literatura clásica griega y latina”

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

Bibliografía general

En este momento, se está elaborando la catalogación comprendida entre 1868 y 1895 y queda por completar la parte de catalogación comprendida entre 1895 y 1936, que podemos esquematizar con las siguientes tablas:

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

 

       
Regules y Sanz del Río 1871 y 1874 Madrid Universidad Central
Casal 1874 S.l. Universidad de Santiago
Rodríguez Losada 1874 Rivadeo Instituto de Casariego de Tápia
Díaz 1874 Barcelona Universidad de Barcelona
Canalejas y Méndez 1874-1876 Madrid Universidad Central
Villar y García 1875 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Camús 1876 Madrid Universidad Central
Baehr 1878 y 1879 Madrid Universidad Central
Díaz 1879 Barcelona Universidad de Barcelona
Álvarez Amandi s.a. (1879) Oviedo Instituto de Oviedo
Villa-Real y Valdivia s.a. (1880) Granada Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1879 y 1880 Oviedo Universidad de Oviedo
González Garbín 1880 Málaga Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1881 Madrid Universidad de Oviedo
Casal 1881 Santiago Universidad de Santiago
González Garbín s.a. (1882) Granada Universidad de Granada
Pérez Martín / Ortega Rubio 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 y 1883 Valladolid Universidad de Valladolid
Barbado y Patiño 1888 Sevilla Instituto de segunda enseñanza de Sevilla
Müller 1889 Madrid (Universidad Central)
Esperabé Lozano 1890 Salamanca Universidad de Salamanca

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

 

Banqué y Faliu 1895 Salamanca Universidad de Salamanca
González Garbín 1896 Granada Universidad de Granada
Murray 1899 Madrid Universidad Central
Bello s.a. (ca. 1900) Madrid  
Díez Lozano 1900 ¿Oviedo? Universidad de Oviedo
Pierron 1910 Madrid  
Bouchot s.a. (ca. 1912) Madrid  
Cejador y Frauca 1914 Madrid Universidad Central
Riba 1916

 

Barcelona Escuela de bibliotecarias de Barcelona
Laurand 1921 y 1925 Madrid  
Cejador y Frauca 1923 Madrid Universidad Central
Galindo Romeo 1924 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Gudeman 1926 Barcelona  
Riba 1927 y 1928 Barcelona  
García de Diego 1927 Madrid  
Yela Utrilla 1927 Lérida  
Galindo Romeo 1928 Zaragoza  
Echauri Martínez 1928 Barcelona  
Gudeman 1928 Barcelona, Buenos Aires  
Norwood 1928 Barcelona  
Gudeman 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Nestle 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Henry s.a. (ca. 1930) Madrid  
Alemany Selfa / Cortés Rodríguez 1933 Madrid (Universidad Central)
Riba 1933 Barcelona  
Riba 1937 Barcelona  
Leo (Trad. González de la Calle) (1935), 1950 Bogotá Obra publicada en el exilio
       

Método de trabajo

Nuestro proceder desde 2009, año en que comenzamos la catalogación sistemática de los manuales de literatura griega y latina en España, ha consistido en articular un sistema de trabajo basado en (a) el trabajo de catalogación de los manuales, según un modelo de ficha preestablecido, y (b) la investigación asociada al catálogo a partir de planteamientos motivados por la propia catalogación y que a posteriori podía enriquecer la propia labor del catálogo. En este sentido, la catalogación de los manuales (a) y la investigación asociada (b) mantienen una relación de recíproco enriquecimiento, dado que sin la visión general que ofrece el catálogo no hubiera tenido lugar buena parte de los trabajos planteados y el catálogo como tal no hubiera podido enriquecer muchos de los aspectos abordados en él sin una profundización específica.

En lo que respecta a los trabajos de catalogación específica (a), en lo referente al modelo de ficha en particular, cada entrada se corresponde con una edición determinada del manual o programa de curso. Agrupamos más de un ítem cuando se requiera una explicación conjunta o no sea pertinente el desglose. El esquema seguido en cada una de las fichas es el siguiente:

1) Referencia bibliográfica completa del documento y descripción física, según las normas del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (CCPBE). Asimismo, citamos el código de referencia correspondiente del propio CCPBE o, en su defecto, recurrimos a una signatura de alguna biblioteca donde se encuentre el ejemplar y, en caso de no ser posible, a una obra bibliográfica concreta que dé cuenta de él.

2) AUTOR. Se ofrece una sucinta biografía del autor y, en su caso, del traductor, consistente en los datos básicos de su historia externa, como los años y lugares de nacimiento y muerte, su carácter laico o religioso, y los cargos profesiones que ocupó. Se trata, en definitiva, de datos que nos permitan poner en contraste unos autores con respecto a otros. Esta breve biografía tan sólo se ofrece cuando se trata acerca de un autor por vez primera. Consecuentemente, en las fichas siguientes de un mismo autor ya no repetimos la biografía.

3) OBRA. Se comenta el manual o programa de curso en atención, sobre todo, a su estructura. Asimismo, prestamos especial atención a la manera de ordenar la propia historia de la literatura, bien según géneros o períodos. Después de pasa al comentario de otros detalles, en el caso de que fueran relevantes, como la filiación del manual con respecto a otros manuales españoles o europeos.

4)  BIBLIOGRAFÍA. En caso de ser pertinente, se relacionan algunas de las obras publicadas por el autor, en especial las relativas a los estudios clásicos, y se ofrece bibliografía acerca de la obra comentada o su autor.

Objetivos para los que solicitamos la ayuda y plan de trabajo

Nuestro principal objetivo consiste en dar el impulso final a la elaboración del “Catálogo” (a) y la realización de un oportuno plan de “investigaciones asociadas” (b) que amplíen y completen el propio trabajo de catalogación bibliográfica. Habida cuenta de lo dicho, nuestros objetivos son los siguientes:

(a) Catálogo: terminar las labores de catalogación completando las dos secciones finales. Para ello, se requiere al acopio documental pertinente, cuando sea posible, y el acceso a algunas bibliotecas, cuando los documentos no sean accesibles más que por el medio físico. Entre las bibliotecas que debemos visitar, están la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Marqués de Valcedilla, la Biblioteca de la Fundación Universitaria Española y la Biblioteca de Menéndez Pelayo.

(b) Investigación asociada: queremos plantear, una serie de trabajos de investigación concretos motivados, precisamente, por la investigación catalográfica. Estos serán algunos de los trabajos:

-La aportación de González Garbín a la historiografía de la literatura latina en España mediante su adaptación del manual de Teuffel

-Los incipientes estudios sobre humanismo español y tradición clásica a comienzos del siglo XX y su reflejo en la manualística

-La traducción del manual de literatura latina de Pierron a cargo de Vicente Blasco Ibáñez

-Los manuales escolares publicados bajo la dictadura de Primo de Rivera, concretamente entre los años 1927 y 1928

-La cuestión lingüística: los primeros manuales escritos en lengua catalana (Riba)

-La enseñanza de la literatura latina en la Universidad de Madrid: polarización política entre exiliados republicanos (González de la Calle) y adeptos al nuevo régimen (Alemany Selfa)

-La etapa mexicana del exilio de González de la Calle

Integrados en este proyecto, Salomé Blanco defenderá su tesis doctoral sobre Plauto en la época de la “Edad de Plata de la cultura española” y Carlos Mariscal de Gante ya ha comenzado a desarrollar, gracias a una beca de colaboración, su catálogo de clasicistas españoles exiliados tras la guerra civil española de 1936.

En resumidas cuentas, continuamos trabajando con proyectos cada vez más sólidos. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Del claustro a la gran plaza: Universidad Nacional Autónoma de México

IMG_2302Los Campus universitarios son por lo general espacios simbólicos. El símbolo más recurrente, herencia genuina de la universidad medieval, es la idea de plaza cuadrangular o “quad”, tan propio de las universidades norteamericanas. Un “quad” es una plaza cuadrangular abierta por uno de sus lados que simboliza la idea del claustro catedralicio, si bien ahora no cerrado del todo. Sin embargo, en el caso de la Universidad Autónoma de México, este planteamiento simbólico queda reemplazado por el de la gran plaza propia de las ciudades mesoamericanas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Precisamente, durante mi estancia en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, quise experimentar con mis ojos ese nuevo planteamiento simbólico que dejaba atrás la idea del claustro medieval para remontarse a la propia cultura mesoamericana. Me interesa mucho esta cuestión de la arquitectura y urbanismo de los Campus universitarios, sobre todo porque mi lugar de trabajo, la Universidad Complutense, presenta la curiosa característica de haberse diseñado en un lugar, la Ciudad Universitaria, que importó de los Estados Unidos la moderna idea del Campus. Todo esto supone un curioso viaje de ida y vuelta, pues mientras los Campus norteamericanos trasladaron la idea del claustro medieval europeo para transformarla en la plaza o “quad”, la comisión de arquitectos que en su momento designó el rey Alfonso XIII para diseñar la nueva Ciudad Universitaria trajo de los Estados Unidos y Canadá las modernas ideas sobre el Campus de aquellos parajes. Es gracias a esto por lo que nuestra plaza de la Facultad de Medicina se parece tanto, pongamos por caso, a ciertos lugares del Instituto Tecnológico de Massachusetts o de la misma Universidad de Columbia. Cuando se construye el Campus de la Universidad Nacional de México esa idea tan clásica queda reemplazada por una tradición aún  más antigua: la gran plaza de las ciudades mesoamericanas. La monumentalidad de los edificios que rodean la inmensa plaza central, con los bellísimos mosaicos repletos de simbolismo y belleza, completan un efecto visual irrepetible. IMG_2324Como decía, quise experimentar yo mismo la sensación de esta gran plaza, y fue así como, gracias a Eduardo Fernández, me pude acercar sin perderme hasta la zona central del campus desde el Instituto de Investigaciones Filológicas, en un paseo que, con su ida y su regreso, duró unas tres horas. La experiencia fue absolutamente satisfactoria y pude comprobar in situ cómo se representaba ante mí aquel efecto simbólico del espacio y la monumentalidad azteca. No en vano, este conjunto urbano es patrimonio de la humanidad. En realidad, se sustituyó una tradición arquitectónica creada en el siglo XVIII, en el contexto de los novedosos campus norteamericanos, por una innovación que recibía ahora su herencia cultural de una tradición mucho más antigua, sin perder de vista el valor simbólico de tal espacio.

Esta anécdota tiene mucho que ver con el propio contenido de mi trabajo durante la intensa semana que he pasado en la UNAM. Quería llamar la atención sobre lo importante que es articular unos estudios de Tradición clásica basados en la reflexión metodológica y no sólo en dar constatación de los datos. Frente a los mismos estudios lingüísticos o literarios, la Tradición clásica se caracteriza por continuar afincada en el método positivista (“A en B”, como “Horacio en España”) de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Ahora he visto claro, y precisamente dentro del propio Instituto de Investigaciones Filológicas, cuál será el objetivo del libro que estoy preparando sobre el tema: Tradición clásica. Teorías y estéticas de la modernidad. Mi ponencia me ayudó francamente mucho a aclarar tales ideas y las mismas reflexiones que me proporcionó el propio Campus sirvieron de curioso estímulo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

IMG_2304

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Sobre pedagogos, pedantes y gramáticos

Gargantua-y-Pantagruel-Rabelais-Francois-9789706666192Todos guardamos recuerdos agridulces de nuestros profesores y esto nunca deja de ser, como aquellos viejos recuerdos del servicio militar, un tema recurrente de conversación y risa. Al margen de ello, entre nuestros recuerdos infantiles y juveniles afloran, cómo no, aspectos a menudo impíos y sarcásticos de sucesos ridículos que protagonizaron nuestros enseñantes o incluso nuestros mismos condiscípulos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

En relación con ello, están también los motes o sobrenombres carnavalescos que tuvieron que llevar a menudo quienes, acaso sin pretenderlo, fueron pasto del sarcasmo colectivo. Y decimos que este sarcasmo es colectivo porque, más allá de nuestros recuerdos personales, la chanza contra los docentes es algo que hemos heredado desde tiempos inmemoriales, y es posible que ni tan siquiera seamos conscientes de ello, como, por ejemplo, cuando llamamos a alguien despectivamente “pedante”. El gran lexicógrafo de nuestro siglo de oro, Sebastián de Covarrubias, define de esta manera tan concisa y certera el término “pedante” en su Tesoro de la lengua castellana o española (1611): “El maestro que enseña a los niños; es nombre italiano, del griego pais, paidos, puer”. Alguien se preguntará ante esta aséptica definición dónde está aquí el sentido peyorativo del término. Aparentemente no puede verse, pero subyace, sin embargo, en su origen italiano y, más en particular, en el contexto literario donde nace, que es de manera inmediata la comedia italiana. En este sentido conviene cotejar la definición de Covarrubias con lo que nos cuenta Michel de Montaigne en su ensayo titulado, precisamente, “De la pedantería” (“Du pedantisme”, I, XXV):

Recuerdo que en mi infancia me desagradaba ver siempre en las 
comedias italianas un pedante chocarrero, y hallar que el 
sobrenombre de maestro no tenía mejor significado entre nosotros.
Porque, estando yo a cargo de maestros, ¿qué podía hacer sino 
sentirme celoso de su reputación? Procuraba excusar el caso 
achacándolo a la natural desavenencia que hay entre el vulgo 
y las personas raras y excelentes en su juicio y saber al punto 
de que unos y otros obran de manera del todo distinta; 
pero aquí me desconcertaba el advertir que los hombres 
de más valía eran los que más desdeñaban a los pedantes (...) 
(Montaigne 1985: 91)

Montaigne reflexiona en este ensayo acerca de las razones por las que convertimos en materia risible a los maestros, incluso ya al llamarlos inocentemente pedantes. En su reflexión, Montaigne nos dice de manera muy socrática que frente a los verdaderos maestros, estos pedantes no son sino transmisores mecánicos de conocimientos y a menudo personas despreciables, incapaces de dar a conocer la virtud a sus alumnos:

Es el caso y esta razón vengo inquiriendo aquí, que el estudio 
en Francia no tiene apenas otro fin que el provecho, y 
por ello (salvo algunos a quienes la Naturaleza ha hecho nacer 
encargos más nobles que lucrativos y que se dan con desinterés a
las Letras) de ordinario no se entregan al estudio más que 
gentes de baja fortuna, que buscan en él sus medios de vida. 
Siendo las almas de esas gentes, por naturaleza y por educación 
y ejemplo domésticos, de la más baja ley, informan con falsía 
del fruto de la ciencia, porque ésta no puede dar luz al alma 
que no la posee, ni hacer ver a un ciego. (Montaigne 1885: 98)

Además de estas razones de índole social[1], tiene razón Montaigne cuando se refiere a las comedias italianas como difusoras de esta imagen irrisoria del maestro, pues allí el pedante constituye un personaje estereotipado, junto a la alcahueta, la melindrosa, el enamorado, el celoso, el avaro o el soldado fanfarrón. Curiosamente, como luego veremos, hasta es posible que los dos últimos personajes, el avaro y el soldado fanfarrón, se acaben confundiendo con el del maestro o pedante. En todo caso, el pedante es un personaje bien reconocible por sus latines absurdos y extemporáneos o su vanidad, como podemos ver en la comedia titulada El caballerizo (Il marescalco) (1533) de Pietro Aretino (Acto I. Escena IX)[2]:

 Pedante.- Bona dies. Quid agitis, magister mi?
Caballerizo.- Perdonadme, maestro, que no os haya visto. Estoy 
fuera de mí.
Pedante.- Sis laetus.
Caballerizo.- Hablad en cristiano, os lo ruego, que no estoy 
para pensar en vuestras astrologías.
Pedante.- Bone vivere et laetari. Te traigo buenas noticias, 
pero muy buenas.
Caballerizo.- ¿Qué noticia hay para mí que pueda ser buena?
Pedante.- Su excelencia, su señoría ilustrísima, te estima y 
esta misma tarde, uniéndote en vínculo matrimonial, te copula 
a una puella tan hermosa que te envidiará totum orbem. 
(Aretino 1989: 224-225)

Además del de “pedante”, otro de los nombres comunes que recibe este tipo de docentes (aunque no indistintamente) es el de “gramático”, antiquísima palabra que, curiosamente, acaba dando lugar esta vez a un término meliorativo como “glamour”[3]. Poco glamour tienen, sin embargo, los grammatici que aparecen en el Elogio de la locura (1511) de Erasmo, pues se trata de uno de los retratos más grotescos que podemos encontrar (Laus XLIX):

(…) siempre famélicos y zarrapastrosos en aquellas escuelas 
suyas –en sus escuelas, he dicho, pero mejor hubiera sido 
decir en sus pensatorios, en sus ergástulos o en sus cámaras 
de tortura-, metidos entre rebaños de niños, envejecen por 
los esfuerzos, ensordecen a causa del griterío, se consumen 
entre el hedor y la suciedad. Y se debe a favor mío que, 
a pesar de todo ello, crean ser los más destacados 
de los mortales: ¡Hasta tal punto se complacen cuando 
aterrorizan a la asustadiza chiquillería con tremendo rostro y 
voz amenazante, o cuando a palmetazos, a vergajazos y 
latigazos, despedazan a los infelices, o cuando por cualquier 
medio se encarnizan a su gusto, imitando al asno de Cumas. 
(Erasmo 1991: 233)

Ya para empezar, se los describe con rasgos físicos que vamos a seguir viendo a lo largo de la literatura posterior. Los gramáticos son descritos como famelici, sordidique in ludis illis suis. La delgadez y la suciedad representan externamente lo que no deja de ser un reflejo de sus escasas virtudes interiores. Así lo vemos en los gritos y amenazas que dispensan a sus alumnos: dum pavidam turbam minaci vultu voceque territant. De esta esperpéntica comedia no se escapan tampoco las madres y los padres, considerados como estúpidas e idiotas, respectivamente: ut stultis materculis et idiotis patribus tales videantur, quales ipsi se faciunt. Es destacable, asimismo, que haya una referencia explícita a Las nubes de Aristófanes, una de las comedias que inauguran la chanza contra los educadores, cuando se habla de los “pensatorios”. De hecho, aquellos viejos sofistas atenienses no dejarían de ser los nuevos escolásticos de los que nos habla Rabelais en su desternillante Gargantúa (1534). Los maestros de Gargantúa tienen, para empezar, nombres bastante curiosos, como Thubal Holofernes, considerado como “gran doctor sofista”, o el maestro Jobelín Bridé, que no es más que un perfecto papanatas. Constituyen el contrapunto del humanista Ponócrates, cuyo nombre griego indica que es “duro para el esfuerzo” (de forma parecida, Luis Vives llama “Philópono”, es decir, “amante del esfuerzo”, a uno de los maestros que aparecen en sus Diálogos). A los primeros habría que añadir Bragmardo Janotus, uno de los profesores más afamados en la Universidad de París, cuyo sobrenombre Jan(ot)us nace de un juego de palabras a partir del dios Jano[4]. Los nombres parlantes que utiliza Rabelais funcionan como máscaras carnavalescas en la literatura. El sobrenombre define, de hecho, a alguno de los más estrafalarios dómines que aparecen en la literatura española, como pueden ser el del dómine Cabra quevedesco, o los de Fray Gerundio de Campazas y Zancas Largas, debidos al Padre Isla[5].

Por resumir sucintamente el asunto hasta aquí tratado, Montaigne nos ha ofrecido la oportuna reflexión acerca de las razones por las que el pedante es considerado ridículo, mientras que Aretino ilustra la reflexión recreando al personaje. Erasmo, por su parte, nos ha dado la precisa descripción del gramático en términos de famélico y sórdido, mientras Rabelais ha bautizado con una suerte de motes, bien peyorativos, bien meliorativos, a tales maestros. El personaje del pedante o del gramático en la literatura, también llamado dómine, constituye un lugar común que tiende a confundirse, por lo demás, con otros personajes arquetípicos, como los del sórdido avaro o el estúpido figurón. Todos estos personajes son ya reconocibles, en mayor o menor grado, desde la comedia plautina. De esta forma, el pedagogo aparece en la comedia Bacchides encarnado en Lido[6], docente no exento de rasgos cómicos. Por su parte, el avaro, como veremos en su lugar, está bien representado, si bien no físicamente, en el personaje de Euclión que encontramos en Aulularia, mientras que el figurón encuentra su antecedente en Pirgopolinices, el miles gloriosus de la comedia que lleva precisamente este título. De esta forma, los tres personajes hacen las veces de disfraces combinables, con los que incluso podemos investir a personas reales. A tales disfraces les añadimos, asimismo, sobrenombres que hacen las veces de máscaras, tanto en la literatura como en la vida real. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

 

Bibliografía

Aretino, P., La comedia de la corte / El caballerizo. Edición y traducción de Ángel Chiclana, Madrid, 1989.

Campbell, L., Historical linguistics. An introduction, Edinburg, 2004.

Defaux, G., “Rabelais et les cloches de Nôtre-Dame”, Études rabelaisiennes 9, 1971, 1-28.

Erasmo de Rótterdam, Elogio de la locura. Introducción, nueva traducción y notas de Oliveri Nortes Valls, Barcelona, 1991.

García Hernández, B. y Sánchez Blanco, Mª L.  “Lydus barbarus (Plaut. Bacch. 121-124). Caracterización cómica y función dramática del pedagogo”, Helmántica. Revista de filología clásica y hebrea 44, 1993, 147-166.

Gil, L., “Gramáticos, humanistas, dómines”, El basilisco 9, enero-abril 1980, 20-30.

Martínez Fernández, J. E., “Retrato y nombre propio (huellas literarias y carnavalescas en los retratos del Fray Gerundio de Campazas”, en M. Á. Márquez et alii (eds.), El retrato literario. Tempestades y naufragios. Escritura y reelaboración. Actas del XII Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Huelva, 2000, 285-291.

 


[1] Razones, por cierto, muy cercanas a las que esgrime Gil 1980.

[2] Otras obras posibles son El pedante (1529) de Francesco Belo y el Canelaio (1582) de Giordano Bruno.

[3] En este sentido, “glamour”, tan frecuente en las revistas de moda y en la prensa rosa, conforma un doblete con “grammar”. El origen de ambas palabras es el término griego “grammatiké”, a través del latín grammatica. La palabra latina derivó en tiempos medievales al sentido de aprendizaje, con cierta derivación hacia la magia. Esta variante quedó en francés antiguo, concretamente en la voz “grammaire”, que adoptó el inglés con la forma “grammar”. Pero el inglés también adoptó otra variante del francés antiguo que debía de ser “glomerie” o “glamorie”, y que sobrevivió en escocés como “glamour”. El escocés sólo conservó el sentido de “conjuro mágico”, que en el siglo XIX derivó hacia el significado por el que hoy conocemos la palabra “glamour”, relativo ya al encanto y al donaire (Campbell 2004: 5).

[4] “Jan(ot)us a un double visage. Rabelais, d’ailleurs, nous le dit: c’est «Democrite heraclitizant et Heraclyte democritizant».” (Defaux 1971 : 6).

[5] Véase a este respecto Martínez Fernández 2000: 285-291), donde, a partir de las teorías de Bajtin sobre lo carnavalesco en la literatura, lleva a cabo un análisis de los nombres propios del Fray Gerundio de Campazas.

[6] Para la caracterización de este personaje véase García Hernández y Sánchez Blanco 1993: 147-166.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Cuando la Historia se vuelve olvido: Pedro Urbano González de la Calle

Libro Curiosa Complutense (1)P.U. González de la Calle, Varia. Notas y apuntes sobre temas de letras clásicas, Madrid 1916

 Algunos libros son mucho más que libros. A veces, son, ante todo, el testimonio vital de una persona borrada por la terrible Historia. Este es el caso de uno de los libros que se conservan en la Biblioteca de Clásicas de la Universidad Complutense, obra de un profesor republicano que tuvo que marchar al exilio y cuya memoria se extinguió por completo de la facultad de Filosofía y Letras de Madrid. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Pedro Urbano González de la Calle (1879-1966) fue hijo de un importante pensador krausista, Urbano González Serrano, que había sido discípulo de Nicolás Salmerón. Pedro Urbano recibe su formación académica en Madrid, pero desde 1904 hasta 1926 fue catedrático en Salamanca, época en la que brindó su apoyo a Miguel de Unamuno tras su destitución como rector en 1914. Sus años salmantinos dan cuenta de importantes estudios sobre El Brocense y el humanismo español. En 1926 se traslada a Madrid, gracias a una excedencia como catedrático que le va a permitir desempeñar funciones de auxiliar temporal de la cátedra de lengua y literatura latinas que había dejado vacante un notable latinista y estudioso de la lengua española, Julio Cejador. Continuó como auxiliar en Madrid hasta lograr el nombramiento de catedrático de lengua y literatura latinas cinco años más tarde, en 1932. Precisamente, entre 1932 y 1933 tienen lugar una serie de hitos notables para la historia de la universidad española. Entre otras cosas, se erige el edificio de la Facultad de filosofía y letras, que vivirá un corto período de esplendor bajo el decanato de Manuel García Morente. El estallido de la guerra civil española convirtió la flamante Ciudad universitaria de la madrileña Moncloa en terrible frente de batalla, hecho que obligó a poner abrupto fin a la incipiente vida académica. Durante aquellos años, Pedro Urbano pasó a ejercer como decano interino en Salamanca, como profesor de lengua y literatura sánscritas en Valencia y, finalmente, se trasladó a la Universidad de Barcelona, donde explicó poesía latina e historia de la filología desde el año 1937 hasta enero de 1939, fecha que marca el comienzo de su exilio. A comienzos del año 39 se traslada a Colombia, donde imparte las cátedras de lingüística general, latín, gramática histórica del castellano y sánscrito en la Escuela normal superior de Bogotá. Simultaneó esta tarea con la de profesor encargado de latín (1946-1948) en el Instituto de filosofía y letras de la Universidad nacional de Colombia y profesor del cuarto año de latín del mismo instituto. En 1940 fue designado por el Ministerio de educación nacional de Colombia “colaborador técnico” del entonces Instituto Rufino José Cuervo, luego Instituto Caro y Cuervo, en el que trabajó hasta 1949. Precisamente, es como lingüista donde continuó manteniendo un ritmo de investigación excepcional hasta su cambio de residencia en México  a finales de 1949. Afincado ya en el nuevo país, recibió en febrero de 1950 el nombramiento de investigador en El Colegio de México. En 1965 continuaba en dicha universidad, que le había encargado el curso avanzado de sánscrito desde 1950. También a partir de 1950 fue profesor de lingüística general e indoeuropea en la Facultad de filosofía y letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Pedro Urbano jamás regresó a España pues, aunque, según el embajador español en México, Franco había perdonado a los republicanos, él jamás perdonó a Franco.

Varia supone un trabajo de compilación de una serie de trabajos escritos por Pedro Urbano durante su etapa salmantina. Los temas del libro responden a los intereses de la filología latina de la época, en particular la lingüística y la estilística. Una dedicatoria convierte a este libro en un objeto especial: “Al Dr. D. Juan Hurtado y J. de la Serna en prueba de alta estimación intelectual. P.U. Gonz. de la Calle Madrid 15-II-928”. El destinatario del libro es uno de los profesores de literatura de la facultad de Filosofía y Letras, el coautor de una literatura española, junto a González Palencia, que los alumnos tenían que aprender de memoria. Tal dedicatoria está hecha durante los años de la dictadura de Primo de Rivera, cuando los tiempos salmantinos de Pedro Urbano ya quedaban lejos. Pocos años más tarde vendría la II República. El proyecto duró bien poco, apenas tres años (1933-1936), porque una guerra borró aquel sueño de cultura y modernidad. Ahora el libro es, debido a su autor, el testimonio silente de una historia barrida por la intolerancia y el fanatismo. FRANCISCO GARCÍA JURADO (UCM)

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Los primeros estudios sobre latín cristiano y medieval en España (segunda parte)

SANYO DIGITAL CAMERAContinuamos hoy con la segunda entrega sobre el nacimiento de los estudios sobre latín cristiano y medieval en España. Vamos a tratar sobre la traducción que el aragonés Pascual Galindo hizo de un importante libro de Alfred Gudeman: su Literatura latino-cristiana. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

PASCUAL GALINDO Y LA LITERATURA LATINO-CRISTIANA

La otra faceta importante que queríamos comentar en este trabajo es la aportación que Pascual Galindo hizo a la difusión de la Literatura latino-cristiana entre los años 20 y 30. En este sentido, es muy notable la traducción de la Literatura latino-cristiana de Alfred Gudeman (1928), pues supuso la primera obra publicada en España acerca de este asunto. Tengamos en cuenta que ya a comienzos del siglo XX la Literatura cristiana había alcanzado su independencia como discurso historiográfico propio, entre la Literatura romana y la Literatura medieval. El libro original se había publicado en lengua alemana en 1925. Gudeman, filólogo de origen judío nacido en los Estados Unidos, tenía una formación marcadamente germánica. Aunque se había graduado en la neoyorquina Universidad de Columbia, acudió a Berlín para completar su formación con el profesor Hermann Diels. Volviendo a la edición española, es interesante entresacar uno de los párrafos que se encuentran dentro del “Prólogo del traductor, desde luego mucho más radical en la oposición entre lo cristiano y lo pagano que la que muestra el propio autor de la obra:

Los cristianos no podían aceptar las manifestaciones literarias de los paganos; el teatro estaba lleno de inmundicias e inmoralidad, pues se llevaban a la escena los vicios más repugnantes y las acciones y conversaciones que no se podían presenciar y mantener ni aun en los lugares más secretos. Además, tales manifestaciones iban unidas con la veneración y culto de los dioses; otro tanto sucedía en las escuelas donde la mitología y leyendas heroicas eran el auxiliar para formar a los niños. De aquí la aversión a la cultura pagana, no en lo que tenía de literaria, sino en cuanto que se servía de las bellezas literarias principalmente para inculcar en los jóvenes la vaciedad, mentira e inmoralidad que todavía se apoyaban en una aparente devoción a los santos dioses. (Gudeman 1928: 14)

Frente a la visión de Gudeman, que reconoce que la Literatura latino-cristiana nace en un contexto pagano (y esta había sido, en definitiva, la clave de la reformulación, en 1836, de esta literatura en el contexto académico protestante), Pascual Galindo establece el nacimiento de esta nueva literatura en el sentimiento de “aversión” a lo pagano. Si bien Pascual Galindo, como sacerdote católico, está recibiendo la impronta foránea, no dogmática, del estudio historiográfico de los textos latinos cristianos, no le resulta posible, sin embargo, considerarlos desde una perspectiva tan aséptica como la de Gudeman. El autor español, asimismo, amplifica la obra original con párrafos que aparecen en un tipo de letra menor. Es destacable, a este respecto, los párrafos que dedica a la literatura de viajes, en especial el Itirerarium Egeriae, traducido por el propio Pascual Galindo en 1924. Probablemente, la colaboración más destacada de Pascual Galindo con la obra vinculada al Centro de Estudios Históricos fue el capítulo titulado “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos” (Galindo 1935), que redactó para el volumen II de la Historia de España coordinada por Menéndez Pidal. El capítulo cuenta con una copiosa y actualizada bibliografía y el autor aventura unas características patrias para la Literatura cristiana que se desarrolló en Hispania:

Si quisiéramos sistematizar los caracteres generales que manifiesta el conjunto de los escritos y escritores cristianos de España, podríamos señalar ya en ellos cierto gusto por las ideas filosóficas de la polémica, afición a los sistemas extremistas, algún desdén de la realidad, al mismo tiempo que preocupaciones de esa moral, a veces aventurada, que había de contar representantes muy caracterizados, con el correr de los siglos, en la literatura religiosa de nuestra patria. (Galindo 1935: 547)

Con tales aseveraciones observamos que el autor recrea una suerte de literatura nacional latino-cristiana, a diferencia de la tendencia más universalista que suele concederse a esta literatura, frente al carácter nacional de la Literatura romana. Tales juicios de valor serían, por lo demás, muy afines a las propias ideas de Menéndez Pidal  acerca del carácter perdurable de lo español sustentado en una suerte de “relación étnica” entre los escritores hispano-latinos y los españoles:

Insistamos en esto, recordando un caso extremo. Desde Tiraboschi a Mommsen, desde Gracián a Menéndez Pelayo es frecuente descubrir señales de hispanidad en los autores latinos de la Bética o de la Tarraconense, hallando una relación étnica, y no de mera imitación literaria, entre ciertas modalidades estilísticas de los autores hispanorromanos y de los autores españoles. Sin embargo, una relación como la que tantos establecen entre los cordobeses Séneca y Lucano y el cordobés Góngora, parece sin duda difícil de admitir en vista de la enorme discontinuidad temporal que media entre esos autores, indicio de no existir una causa de tipo constante. (Menéndez Pidal 1971: 24-25)

CONCLUSIÓN. CONTINUIDAD Y DISCONTINUIDAD

Tras la guerra civil española, Pascual Galindo logrará la cátedra de Filología latina en la Universidad de Madrid y llegará a ser director del Instituto Antonio de Nebrija, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas y edificado sobre las ruinas intelectuales de la antigua Junta de Ampliación de Estudios. Pascual Galindo representa con su trayectoria vital y científica la paradoja de una continuidad en la discontinuidad marcada por una cruenta guerra y un radical cambio ideológico. Hoy día puede parecer sorprendente que personas de ideologías tan diversas, como Menéndez Pidal y Pascual Galindo, aunaran esfuerzos científicos en empresas tan significativas como el volumen dedicado a la Hispania Romana. Así pues, los primeros esbozos de tales estudios en España se esconden, por así decirlo, en audaces libros didácticos, en traducciones de obras foráneas, y en capítulos de importantes monografías históricas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Cerasuolo, S. (1999), “Wolf teorico della filologia classica” en Friedrich August Wolf, Esposizione della scienza dell’antichità. A cura di Salvatore Cerasuolo, Napoli, 15-97.

Duplá,  A. (2002), “El franquismo y el mundo antiguo. Una revisión historiográfica”, en C. Forcadell Álvarez e I. Peiró Martín (coord.), Lecturas de la historia: nueve reflexiones sobre historia de la historiografía, Zaragoza, 167-190.

Ebert, A. (1889), Allgemeine Geshichte der Literatur des Mittelalters im Abendlande bis zum Beginne des XI Jahrhunderts. Erster Band, Leipzig.

Fontán, A. (1991), “D. Pascual Galindo Romeo (1892-1990)”, Emerita 59, 1-3.

Galindo Romeo, P. (1924), VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MILIARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS, Zaragoza.

Galindo Romeo, P. (1935), “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos”, en AA.VV., Historia de España. Dirigida por Ramón Menéndez Pidal. Tomo II, España Romana (218 a. de J.C. – 414 de J.C.), Madrid, 547-561.

García Jurado, F. (2004), “La iglesia católica contra la enseñanza de los clásicos en el siglo XIX: el abate Gaume y su repercusión en España. Una página poco conocida de la educación clásica”, Estudios clásicos 125, 465-82.

García Jurado, F. (2008a), El nacimiento de la Filología clásica en España. La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1932-1936)”, Estudios clásicos 134, 77-104.

García Jurado, F. (2008b), “Ensayo de una Historiografía de la Literatura Latina en España (1778-1936)”, Revista de Estudios Latinos 8, 179-201.

García Jurado, F. (2009), “Cuando el tiempo se detiene. Los avatares de una historia de la literatura latina publicada en Colombia: Pedro Urbano González de la Calle”, Literatura: teoría, historia, crítica 11, 303-332.

García Jurado, F. (2010a). “Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos”, en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza, 139-160.

García Jurado, F. (2010b), “La reinvención del «Renacimiento» en el siglo XIX español”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Prieto, IV.5, Alcañiz-Madrid, 2627-2639.

Gianotti, G.F. (1988), “Per una storia dell storie della Letteratura latina”, Aufidus 5, 68-69.

Gudeman, A (1928), Literatura latino-cristiana. Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona-Buenos Aires.

Hinojosa, E. (1919), Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII), Madrid.

Kroll, W. (1928), Historia de la filología clásica, Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona.

Laurand, L. (1925), Manual de los estudios griegos y latinos, Madrid.

Menéndez Pidal, R. (1971), Los españoles en la literatura, Madrid.

Pasamar Alzuria, G. y Peiró Martín, I. (2002), Diccionario Akal de historiadores españoles contemporáneos (1840-1980), Madrid.

Vidal Liy, J.I. (2007), “El Instituto de Estudios Medievales (1932-1939)”, en M. Ángel Puig-Samper Mulero (ed. Científico), Tiempos de investigación. JAE-CSIC, cien años de ciencia en España, Madrid, 131-141.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Los manuales de literatura latina del 27: enseñar en una dictadura

Ilustración de un cuadro de Alma Tadema en el manual de literatura latina de Eustaquio Echauri (1928)

Ilustración de un cuadro de Alma Tadema en el manual de literatura latina de Eustaquio Echauri (1928)

Durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina (1784-1935) hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casualidad, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ellos, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación. Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes nos acerquemos a la historia de nuestras disciplinas, de forma que no quede en manos de personas “ajenas”, y así podamos llevar a cabo un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la Filología Clásica frente al del mero aprendizaje de las lenguas antiguas). POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El episodio que vamos a estudiar en un futuro trabajo trata sobre los manuales de Literatura latina destinados a la enseñanza media que se publicaron durante un período muy concreto de la historia de España, precisamente durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930). Los cuatro libros que constituyen nuestro objeto de estudio se publicaron precisamente entre 1927 y 1928, razón por la que hemos decidido llamarlos los “manuales del 27”. Los cuatro documentos son fruto directo de la legislación educativa de la época, en particular del llamado “Plan Callejo” (1926), que creó, entre otras cosas, un bachillerato específico de humanidades frente a uno de ciencias. Además, en esta época se establece un cuestionario único para todas las materias educativas y un manual único para cada asignatura, que en el caso de la literatura latina llegará a ser el de Eustaquio Echauri. La nueva enseñanza durante el período de la dictadura responde a un afán regeneracionista basada en la reafirmación nacional, la pretensión de librar a España de los “profesionales de la política” (según consta en el propio manifiesto de Primo de Rivera), y el predominio del nacional-catolicismo.

Las reformas educativas acometidas durante la dictadura de Primo de Rivera han sido estudiadas en el libro fundamental de López Martín (1995), que vamos a utilizar como base para nuestro trabajo. En lo que concierne al bachillerato, es pertinente que señalemos algunos aspectos clave:

a) La constitución de un bachillerato específico de letras, dotado de tres cursos de latín, de los que el tercero es, de manera más concreta, una literatura latina. Llama la atención la supresión de la asignatura del griego, por testimonial que esta hubiera podido ser. Al igual que en la Italia mussoliniana, el latín y su literatura respondían mejor a los ideales educativos del momento que el helenismo. Así las cosas, la interpretación que se hace de esta mera presencia de las humanidades clásicas en el bachillerato suele ser negativa:

 “Así y todo, dentro de esta ambivalencia señalada, se ha impuesto de forma rotunda el enfoque academicista al dotar a los estudios medios de una carácter de filtro y preparación para los superiores, con especial atención a contenidos como el Latín y las Humanidades clásicas. Los planteamientos liberales, enmarcados en el contexto del movimiento de la Escuela Nueva, serán marginados por nuestra legislación y su concepción de una segunda enseñanza enraizada con el nivel primario, cuyo máximo objetivo es la preparación para la vida y desarrollo profesional del alumno, olvidada en el más puro formalismo.” (López Martín 1995, p. 58)

López Martín establece una mera oposición entre “el latín y las Humanidades clásicas” y la “preparación para la vida y desarrollo personal del alumno”. La primera sería fruto de una enseñanza retrógrada mientras que la segunda responde a planteamientos liberales. Más allá de estos planteamientos meramente polares, cabe cuestionarse en qué medida la enseñanza de las humanidades clásicas tiene, sin más, estas connotaciones negativas (elitismo, enseñanza inútil) y no es parte de una instrumentalización por parte de los diferentes grupos ideológicos que, en términos de Canfora (1991), no deja de ser una “usurpación”  del mundo clásico y sus valores. En este tipo de valoraciones se obvia, además, el propio desarrollo que las disciplinas dedicadas al mundo clásico habían experimentado, desde la mera enseñanza del latín a la Filología clásica.

b) El sistema de cuestionario. Junto al manual y al programa de curso aparece ahora y hasta la guerra civil de 1936 un nuevo elemento clave para asegurar cierta uniformidad en los contenidos docentes: el cuestionario. Así pues, desde la ley de 1901 se produce un cambio que favorece el sistema de cuestionario para delimitar el carácter, extensión y fines de cada asignatura (Villalaín Benito 1997, pp. 59-62). Canes Garrido resume perfectamente el problema heredado del siglo XIX y los intentos de solución a los males creados fundamentalmente por los malos manuales:

 “En el siglo XX el Gobierno intentó buscar los remedios a tales causas legislando, en 1901, a favor del cuestionario único para exámenes y declarando no obligatoria la adquisición de libros de texto para los alumnos, que podían elegir aquellos que estimasen mejores y que se adaptasen al cuestionario oficial. En la práctica, los alumnos siguieron comprando el texto de cada asignatura, cuyo autor era el catedrático que les tenía que examinar. Para poner fin a una situación, el Gobierno de Primo de Rivera intentó llevar a la práctica algunas de las propuestas que otros Gobiernos no se habían atrevido a aplicar por miedo a la oposición de los sectores más perjudicados como catedráticos, autores de los textos, y editoriales. Con la caída del Gobierno, en enero de 1930, se interrumpió el proceso quedando incompleto su objetivo.” (Canes Garrido 2001)

 c) La aprobación del texto único: hacia un manual oficial de literatura latina. Consecuente con el cuestionario, desde el punto de vista legal, todas estas reformas se regularon mediante una serie de reales decretos y reales órdenes[1]. Nos interesa especialmente todo lo relativo a la legislación encaminada la creación de un manual único[2] donde, entre otras asignaturas, se declara desierto el premio en lo que concierne al latín y la literatura latina[3]. En lo que a tales disciplinas se refiere, los miembros de la comisión fueron cinco profesores relevantes, José Alemany Bolufer, Abelardo Moralejo Lasso, Mariano Bassols de Climent, Joaquín Balcells y Pinto y José Pabón y Suárez de Urbina. Este último fue sustituido por Agustín Millares Carlo (Real orden de 5 de junio de 1928). Finalmente, por Real orden, de 26 de agosto de 1928, se resuelve el concurso de libros de texto para Institutos de segunda enseñanza, donde resulta ganador el manual siguiente: “Literatura latina. Lema: Maxima debetur pueros reverentia; autor: D. Eustaquio Echauri Martínez, Catedrático del Instituto Nacional de Segunda enseñanza de Barcelona”. Se le conceden 25.000 ptas. Los dos cursos de lengua latina quedan desiertos en cuanto al concurso (en 1929 terminará ganando también Eustaquio Echauri [Villalaín Benito 1997, pp. 329-330]). Tras este largo proceso, sólo queda la publicación del libro y su declaración como texto oficial para los institutos de segunda enseñanza (Real orden, de 29 de septiembre de 1928). El manual resultante fue, por tanto, el del latinista Eustaquio Echauri:

Echauri Martínez, Eustaquio

Literatura latina

Editorial: Barcelona: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, 1928 (Joaquín Horta). Descripción: 244 p.: il.; 22 cm.

En otro momento, dedicaremos un blog específico a señalar algunas de las características historiográficas y políticas de este manual. FRANCISCO GARCÍA JURADO


[2] Véase Real decreto de 23 de agosto de 1926, convocando un concurso de libros de texto para los institutos de segunda enseñanza (Villalaín Benito 1997, 287-292) y Real orden, de 20 de diciembre de 1927, adjudicando los premios previstos en los artículos 12 y 13 del Real decreto del 23 de agosto de 1926.

[3] Véase Real orden, de 3 de enero de 1928, anunciando un nuevo concurso de obras que puedan ser declaradas de texto en los Institutos nacionales de segunda enseñanza y Real orden, de 31 de mayo de 1928, nombrando las Comisiones calificadoras de los libros de texto.

Bibliografía citada:

-F. Canes Garrido, “El debate sobre los libros de texto de Secundaria”, Revista Complutense de Educación 12 (2001), pp. 357-395.

-L. Canfora, Ideologías de los estudios clásicos, Madrid 1991.

-R. López Martín, Ideología y educación en la dictadura de Primo de Rivera. II. Institutos y universidades, Valencia 1995.

-Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, Real Decreto de 22 de enero de 1927, por el que se publican los Cuestionarios para los Institutos Nacionales de Segunda Enseñanza. Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública de 23 de febrero de 1927, número extraordinario, pp. 1-38.

J.L. Vidal, “Joaquim Balcells, el llatinista de la Universitat Autònoma”, J. Malé et alii (eds.), Del romanticismo al noucentisme. Els grans mestres de la filologia catalana i la filologia clàssica a la Universitat de Barcelona, Barcelona 2004, pp. 93-106.

-J.L. Villalaín Benito, Manuales escolares en España. Tomo I.  Legislación (1812-1939), Madrid, 1997

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Los manuales de literatura clásica grecolatina entre la Ilustración y el Liberalismo. Final de una investigación

compendiaria via in latiumTermina nuestro proyecto de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo”. Han sido tres intensos años donde nuestra visión de este período ha cambiado sustancialmente y cuyo resultado ha sido la monografía colectiva del grupo. Quería ofrecer el comienzo de uno de los capítulos, precisamente el que me ha correspondido escribir. En él me dedico a trazar un panorama de la manualística de la literatura grecolatina durante ese período de cambio. Es la síntesis de otros muchos trabajos publicados previamente a lo largo de estos tres últimos años. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

La manualística española dedicada a la literatura clásica grecolatina en el paso del pensamiento ilustrado al liberal implica diferentes problemas, a cada cual más interesante. Para empezar, están los problemas de índole política, pues la etapa dieciochesca de nuestra historiografía se divide necesariamente entre la que desarrollaron los jesuitas expulsos en Italia y los humanistas ligados al círculo de Campomanes en España. Asimismo, también tiene carácter político la suspensión de los planteamientos históricos en la enseñanza de la literatura durante los tiempos de Fernando vii, o su resurgir, si bien ya dentro de otras claves, al calor del liberalismo moderado bajo el reinado de Isabel II.

Hay otro tipo de problema que podemos denominar «conceptual». La idea de una historia de la literatura griega o romana, o de un nuevo discurso que supere el de la poética para concebir el hecho literario como histórico, es fruto de los planteamientos que desarrolla el filólogo F. A. Wolf hacia 1787. Hasta ese momento, lo más parecido a una historia de la literatura griega o romana lo constituían las obras de compilación bibliográfica al estilo de las Bibliothecae Graeca y Latina de J. A. Fabricius[1], o la llamada Historia critica Latinae linguae de J. G. Walchius[2]. Estas obras responden perfectamente al modelo de compilación erudita que Wolf denomina «historia externa», dentro de su nuevo concepto de historia de la literatura romana[3]. Será su formulación de «historia interna», entendida como una biografía del pueblo romano[4], la que articule el nuevo planteamiento para el estudio de la literatura, que cristalizará sobre todo a partir de 1815, precisamente tras la caída de Napoleón.

En España, como ya propuse en otro lugar[5], es la Vida de Virgilio, publicada por Gregorio Mayáns en 1778, la que instaura los fundamentos de una incipiente y malograda historiografía de la literatura grecolatina, dado que en esta obra se supera la tópica y estéril polémica entre Lucano y Virgilio, donde terciaron algunos de los más eminentes eruditos dieciochescos, como el Padre Feijoo. La expulsión de los jesuitas, por su parte, conlleva que algunos eruditos, como Mateo Aymerich o Antonio Torres, desarrollen su actividad en Italia, lo que da lugar, respectivamente, a monografías como el Specimen veteris Romanae litteraturae deperditae o la Letteratura dei Numidi. Mientras Aymerich se encarga de completar la Bibliotheca Latina de Fabricius, Torres se inspira en el modelo historiográfico de Juan Andrés[6]. Al mismo tiempo que los jesuitas desarrollaban sus eruditas labores en Italia, en la España del absolutismo ilustrado, el llamado círculo de Campomanes desarrolla la idea de un «latín neoclásico», basado en el modelo ciceroniano y enemigo acérrimo de todo aquello que no suene a «pura latinidad». Si bien la gran aportación de este grupo es la traducción del Salustio de Ibarra (1772), verdadero escaparate propagandístico del modelo de la nueva educación[7], también se favorece ciertas obras más discretas de carácter didáctico, como las Compendiariae viae de Casto González Emeritense (su verdadero nombre era Fray Vicente Navas), que en realidad son una recopilación bibliográfica donde se adapta las Bibliothecae de Fabricius y la Historia critica de Walchius a España[8]. Efímero fue este tímido intento de renovación, pues la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII dieron al traste con la incipiente historiografía literaria.

Tras este largo paréntesis, ya entrado el decenio de los años 40 del siglo xix, aparecen los primeros manuales modernos de literatura latina y griega en España, que reúnen una serie de rasgos que podemos considerar románticos[9]. El marco social que los motiva es el de la reforma educativa de Gil de Zárate. Estos manuales, como el de Ángel María Terradillos para la literatura latina, o el de Braulio Foz para la griega, cumplen ya con los requisitos básicos de una obra historiográfica moderna, dado que representan la evolución conceptual que se ha producido en el seno de los estudios clásicos desde las claves eruditas y preceptivas del siglo xviii a las históricas del xix. La influencia foránea, en particular las ideas de la obra de Friedrich Schlegel, cuya Literatura antigua y moderna se había traducido al español en 1843, y la propia impronta del mundo académico francés se hacen notar claramente. El paso a las lenguas modernas para hablar de la literatura antigua es, por lo demás, una de las características más notables del nuevo período, aunque Alfredo Adolfo Camús, el catedrático de literatura griega y latina más influyente  y brillante de la época, todavía intentará volver a los criterios de la dieciochesca Historia Latinae linguae con el uso del latín en dos programas de curso (1848 y 1850) y una obra inconclusa: sus Litterarum Latinarum institutiones (1852).

Los documentos básicos que componen esta historiografía están siendo estudiados de manera sistemática en nuestro Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935), actualmente en fase de preparación. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


[1] J. A. Fabricius, Bibliotheca Graeca sive notitia scriptorum veterum graecorum quorumcumque monumenta integra aut fragmenta edita extant tum plerorumque e mss. deperditis ab auctore tertium recognita et plurimis locis aucta editio quarta variorum curis emendatior atque auctior curante Gottlieb Christophoro Harles, vol. i, Hamburgo, 1790.

[2] J. G. Walchius, Historia critica Latinae linguae. Editio nova multis accessionibus auctior, Leipzig, 1729 (segunda edición ampliada a partir de la primera de 1716).

[3] F. García Jurado – B. Marizzi, «La primera historia de la literatura romana: el programa de curso de F. A. Wolf (1787)», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 29, 2009, págs. 145-177.

[4] G. F. Gianotti, «Per una storia delle storie della letteratura latina. i Parte», Aufidus, 5, 1988, 47-81, págs. 58-59.

[5] F. García Jurado, «Virgilio y la Ilustración. Mayáns, o los fundamentos críticos de la Historiografía Literaria en España», Revista de Historiografía, 7, 2007, págs. 96-110 y F. García Jurado, «La incipiente conciencia de la tradición clásica en España: La vida de Virgilio de Mayáns», en F. L. Lisi Bereterbide (ed.), Tradición clásica y universidad, Madrid, 2010, págs. 143-153.

[6] M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina, tomo x, Santander, 1953, pág. 120.

[7] F. García Jurado, «La Conjuración de Catilina y la Guerra de Yugurta por Cayo Salustio Crispo», en Corona y Arqueología en el siglo de las luces, Madrid, 2010, págs. 359-360.

[8] F. García Jurado, «La efímera existencia de la Historia Latinae linguae en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos iv», Estudios clásicos, 141, 2012, págs. 93-123.

[9] F. García Jurado, «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», Revista de Estudios Latinos, 11, 2011, págs. 207-235.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

De la Perfección del latín a la Historia de la literatura latina. El fin del Antiguo Régimen

Foto0362La enseñanza evoluciona al tiempo que lo hace la Historia. El aprendizaje de la lengua latina había discurrido tradicionalmente desde los rudimentos de la gramática hasta el perfeccionamiento estilístico, encaminado a lograr un conocimiento apto para la traducción y el correcto uso de la propia lengua. Este conocimiento fue adquiriendo en el siglo XVIII una doble dimensión, acorde con el propio pensamiento ilustrado: histórico puro y práctico. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

De una parte, saber latín implicaba un conocimiento de carácter histórico puro para la buena inteligencia de los clásicos, entendidos a partir de entonces como la llave para conocer las fuentes de la historia antigua y, de otra, un saber útil que permitiera a un grupo selecto el perfecto uso de la lengua latina para ciertos fines políticos y propagandísticos. Entre estos fines podemos señalar, por ejemplo, la confección de textos epigráficos como elementos legitimadores de la política de un monarca absoluto (es el caso de la moderna epigrafía del reinado de Carlos III en España). Se fue así configurando una materia que conocemos en latín como Historia Latinae linguae, englobada dentro del marco más general de la historia literaria. La materia en cuestión no es fácil de delimitar, al menos tal como hoy lo hacemos con nuestras disciplinas o asignaturas, pero podía advertirse en ella la doble faceta ya señalada: la histórica, representada por una obra como la Historia Latinae linguae de G. Walchius (1716), y la práctica, cuyos contenidos aparecen perfectamente en los Fundamenta stili cultioris de Heinecio (1776). Ambas obras gozaron de diversas ediciones a lo largo del siglo XVIII y hemos descubierto que tuvieron un tardío eco en la España ilustrada, tras la expulsión de los jesuitas. De esta forma, mientras la obra de Walchius encontró su eco en la Compendiaria via in Latium de Casto González Emeritense (su nombre real era Fray Vicente Navas), los Fundamenta de Heinecio fueron impresos en Madrid por el prestigioso editor Joaquín Ibarra. Los diferentes sucesos bélicos y políticos acaecidos a partir del segundo decenio del siglo XIX interrumpieron el desarrollo de tales enseñanzas. Ya mediado el siglo XIX, la reforma de los estudios que conocemos como “Plan Pidal” (1845), cuyo inspirador más importante fue Antonio Gil de Zárate, creó una asignatura concreta, denominada primeramente “Perfección del latín”, que heredó sólo en parte el carácter de la antigua Historia Latinae linguae. La materia, sin embargo, iba a evolucionar de acuerdo a los cambios propios de la nueva etapa liberal. De manera oficial, el Gobierno había establecido las dos partes ya comentadas para articular la asignatura, a saber: una “parte histórico-crítica” y una “parte práctica”. La primera se dividía aún mediante criterios propios de la poética en tres secciones: “poesía latina”, “elocuencia latina” e “historiadores latinos”. Precisamente, la traducción de los textos constituía la actividad principal de la “parte práctica”, quedando finalmente un tercer aspecto relativo a la composición en latín:

Programa de la asignatura de perfección del latín

Esta asignatura debe constar de dos partes:

1ª Un curso de literatura latina en que se dé a conocer la historia de la misma, citándose los principales escritores de todos los géneros, con noticias biográficas y analizándose las obras más notables.

2ª Una academia práctica en que se traduzcan trozos selectos de dichas obras, y se hagan composiciones latinas así en prosa como en verso.

(Dirección General de Instrucción Pública 1846)

Así concebida, la asignatura, oficialmente, contendría tres aspectos:

-Como parte teórica 1), una historia de la literatura latina enfocada a la traducción mediante la clasificación de los textos en tres secciones: poesía, oratoria e historia

-Como parte práctica 2), la traducción de autores selectos 2a) y la composición latina 2b)

De esta forma, la doble articulación en una parte teórica y otra práctica estaba pensada en función de su complementariedad (de ahí, la peculiar distribución de los textos en tres secciones). Sin embargo, la parte teórica iría ocupando un lugar cada vez más autónomo y predominante, al trascender los tradicionales presupuestos de la retórica y la poética y asumir el entonces muy novedoso planteamiento de la historia de la literatura latina, inspirado esencialmente por la nueva filología alemana. Asimismo, la parte práctica iba a centrarse tanto en la traducción de textos clásicos como en la composición latina, aunque ya veremos cómo esta última faceta quedó descartada como algo anacrónico para los nuevos tiempos. Es, precisamente, el propio Gil de Zárate quien expresa con toda claridad cuál debía ser la orientación preferente de la asignatura:

“Hase visto en la sección tercera cómo quedó organizada en los Institutos la enseñanza del latín, y los principios que guiaron en la organización de esta parte principal de los estudios clásicos. Aunque se creyó que aquello era bastante para saber la lengua de los romanos, tal cual hoy se necesita, esto es, no para hablarla y escribirla, cosa desusada en el día y que lo será más en adelante, sino para la cabal inteligencia de los autores más difíciles; todavía se tuvo por insuficiente semejante estudio para aquellos que en sus respectivas carreras necesitan mayores conocimientos, o desean profundizar más en tan interesante materia. Con este objeto, se estableció en todas las facultades de filosofía un curso especial de Literatura latina, asignatura que jamás había existido en nuestras escuelas. Destinado este curso a conocer todos los escritores que han ilustrado la lengua del Lacio, desde el origen de la república romana hasta la edad media, como igualmente a perfeccionarse en su traducción, forma el complemento de una serie de estudios bien graduados desde los rudimentos hasta lo más arduo; resultando de todo una instrucción muy superior a la que en todos tiempos se había podido adquirir entre nosotros, y preferible a la que comprenden los que sólo buscan el arte de chapurrear una jerga bárbara, y sin aplicación alguna en las costumbres literarias de estos tiempos.” (Gil de Zárate)

Como podemos observar, es muy significativo que Gil de Zárate no se refiera a la asignatura en su formulación primigenia, “Perfección del latín”, sino a partir de una de las partes que la constituyen, la “Literatura latina”, y que es la que acabaría dándole nombre. De manera más precisa, habla de un «curso especial de Literatura latina». Según la descripción que él mismo hace, cabría entender que lo fundamental es el estudio histórico de los autores latinos y «perfeccionarse en su traducción», pero descarta la necesidad de aprender a hablar o escribir en latín, cuyo uso considera ya fuera de lugar en ese momento. De esta forma, la manera en que Gil de Zárate habla sobre la nueva asignatura permite entrever el espíritu que él mismo le confiere, donde lo más novedoso, a saber, la historia de la literatura latina, sería en realidad lo más importante. El comentario despectivo sobre el uso del latín («los que sólo buscan el arte de chapurrear una jerga bárbara, y sin aplicación alguna en las costumbres literarias de estos tiempos») permite que adivinemos lo que opina en realidad sobre el valor que confiere a la propia composición. En efecto, los tiempos han cambiado, y el modelo aristocrático de una enseñanza enfocada a los nobles ahora deriva hacia un nuevo modelo destinado a ciudadanos y funcionarios. La primera bibliografía recomendada oficialmente para la asignatura recoge, de manera significativa, las tensiones históricas del momento:

Literatura y composición latina 1847-1849

Manual histórico y crítico, de Terradillos

Fundamenta, de Heinecio

Colección de los PP. Escolapios

Preceptistas Latinos, de Camus

Trozos selectos, de Terradillos

Estos cinco libros recogen los tres aspectos contemplados oficialmente en el programa de perfección del latín: el Manual histórico de Terradillos (1846) fue la primera obra que se publicó en España dedicada específicamente a la historia de la literatura latina, con la salvedad de la Compendiaria via in Latium de González Emeritense (1792), que aún no podía considerarse exactamente una moderna historia de la literatura, dado que pertenece a los criterios ilustrados de la historia literaria. Los Fundamenta stili cultioris de Heinecio (1776) constituyen uno de los vademécum más importantes para la perfección del latín a lo largo de todo el siglo XVIII y representan la parte de la asignatura correspondiente a la composición latina. Sorprende, no obstante, que una obra del siglo XVIII figure aún en un programa de curso tan alejado en el tiempo. La Colección de los Padres Escolapios (1848), cuya orden cobró una gran importancia tras la expulsión de los jesuitas en 1767, supuso uno de los grandes hitos educativos, incluso tras la publicación, ya a finales del decenio de los años 40, de la Colección de autores selectos (Camús-Amador de los Ríos 1849), y aquí está representando la parte dedicada a la traducción de autores. Los Preceptistas latinos, compuesto por Alfredo Adolfo Camús (1846), no es un libro destinado a la enseñanza de la historia de la literatura, sino a los principios de retórica y poética, pero da cuenta de la importancia que irá adquiriendo su autor, Camús, en el dominio de la enseñanza de las letras clásicas y, asimismo, del importante peso que la poética seguía teniendo sobre la historia de la literatura. La obra contiene una selección de tratados romanos sobre preceptiva compuestos por Cicerón, Quintiliano, Tácito, Séneca el retórico y Horacio. Es un hecho reseñable que Camús decidiera incorporar la traducción que Martínez de la Rosa había compuesto del Arte Poética de Horacio, por lo que le confiere de actualidad con respecto a su época. Finalmente, los Trozos selectos de Terradillos es otro de los libros creados ad hoc, aunque no sólo para la nueva asignatura de perfección, sino también para la de retórica y poética, y no casualmente por el mismo autor que había escrito el manual para la parte teórica. A resultas de este análisis, podemos señalar una triple tensión creada por la presentación conjunta de tales libros:

-Entre lo antiguo (Heinecio) y lo moderno (Terradillos, Camús)

-Entre lo religioso (Escolapios) y lo laico (Terradillos, Camús)

-Entre la poética (Camús, Trozos de Terradillos) y la historia de la literatura (Manual de Terradillos)

El doble planteamiento de la materia de perfección del latín podía dar lugar a que, en la práctica, se diera mayor importancia a la parte de traducción que a la histórica o viceversa, según los criterios del docente. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website