Turlupine y su psicografía de Virgilio

Algunas de las personas que me leen regularmente saben de mi pasión por los libros raros. En esta entrada, quiero hablar acerca de uno de ellos, escrito bajo el pseudónimo de “Auguste Turlupine”, llamado “apóstol de la paz” por el prologuista y dedicado, nada menos, que a trazar una psicografía del poeta Virgilio. El libro, publicado en España por la editorial Araluce en 1931, con ocasión de bimilenario del nacimiento del poeta, supuso, en su extrema rareza, uno de los pocos testimonios que por aquel tiempo conmemoraron en tierras hispanas al gran vate de Roma.  POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Auguste Turlupine es el pseudónimo de Dacio Rodríguez Lesmes (1911-1976), pedagogo, periodista y poeta de sólida formación humanística que había nacido en Villaramiel, un pueblo de Palencia. Hay una discreta entrada en Wikipedia donde puede saberse algo más acerca de su formación académica y desempeño profesional, además de su conocimiento de la ensñanza de la matemática.

Rodríguez Lesmes (Turlupine) nos sorprende con una “psicografía” de Virgilio, libro que acaso resulte más interesante por el momento en que ha sido escrito que por lo que realmente aporta al conocimiento del poeta. Ciertamente, esta obra no resiste la comparación con el libro de Espinosa Pólit titulado Virgilio y su misión providencial, publicado en 1932.  En cualquier caso, hay algo que los dos autores sí comparten, como es la idea, acaso un tanto ingenua, de que el ejemplo de los clásicos todavía podía salvar al mundo.

Frente a lo que cabría entender como una biografía convencional, es decir, un mero acopio de datos, el prologuista de esta obra, Leo Fetscher, nos aclara que una “psicografía” se define como algo que transciende el tiempo:

Una psicografía -no psicología- se distingue por la ilustración íntima de los momentos que influyen en lo futuro. Es también el detalle, pero el detalle generalizante… El jugo de la manzana. Es el hoy, el ayer, el mañana del hombre mismo. Es el hombre mismo. (Turlupine, 1931: vii)

Cabría deducir de este texto que el concepto de “psicografía” nos conduce, en definitiva, a algo parecido a la ejemplaridad de un personaje histórico, es decir, el fruto más granado de sus acciones. Una psicografía no sería tanto una mirada a una vida pasada como un espejo en que mirarnos. En este sentido, y creo que no voy a errar el tiro, este planteamiento me lleva a pensar en las biografías ejemplares de Stefan Sweig, tan populares durante aquellos turbulentos años 30 del siglo XX, y autor no ajeno al mismo contexto cultural en que vivió Theodor Haecker, autor del reconocido libro titulado Virgilio, padre de Occidente.

Dentro de este planteamiento relacionado con la ejemplaridad para el futuro, al autor de esta curiosa y personal indagación virgiliana (muy atenida, sin embargo, a los datos biográficos conocidos), le preocupa, sobre todo, la vinculación de Virgilio con la idea de la paz, palabra que ya figura insistentemente, casi obsesivamente, en la composición tipográfica de la misma portada del libro. Si bien esta relación entre la obra de Virgilio y su posición antibelicista es un asunto bien conocido por parte de los estudiosos del poeta, cobra en Turlupine un cierto carácter omnicomprensivo a la hora de interpretar la obra de Virgilio. Por ejemplo, según Turlupine sería esta preocupación por la paz la que va a terminar incidiendo sutilmente en las razones por las que Virgilio quiso quemar su Eneida antes de morir, al no representar la obra otra cosa que una cruel pintura de la guerra:

¿Por qué Virgilio mandó quemar junto a su lecho de dolor, la Odisea del hijo de Venus?

La cosa se ve claramente…

Primero, porque no estaba ni como su conciencia de poeta de grandes vuelos, exigía, suficientemente limada para que pasase a la posteridad como obra impecable…

Y luego, porque la ENEIDA era la pintura de la guerra más descarnada que podía imaginar su fantasía…

Virgilio quiso rodear a su Eneas de todas las desdichas humanas para demostrar que el reino que el descendiente de Julo vendría a elevar con la Paz había nacido oro en el crisol… (Turlupine, 1931: 221-222)

Además de lo que ya hemos delarado, este repaso por la obra y el pensamiento del mayor poeta de Roma se presenta como una suerte de revelación, al tiempo que una muestra exaltada de la corriente de estudios que podemos considerar “biografistas”, dado que lo que se intenta llegar a adivinar no deja de ser la vida y el pensamiento del poeta desde su propia escritura. El crítico Charles Augustin Sainte-Beuve es, en el siglo XIX, el caso más notable, sin duda, de tal biografismo, o el principio según el cual debemos partir de la obra para llegar hasta el poeta. 

Cuando leo estos libros que ya casi tienen cien años de antigüedad pienso en aquellos convulsos años que transcurrieron entre dos guerras mundiales. Tiempos extremos, donde las ideologías totalitarias campaban a sus anchas y nos obligaban a elegir, casi irracionalmente, entre unos u otros. Como persona e historiógrafo siento vértigo, no puedo evitarlo, y pienso igualmetne en cómo se relatarán los años que ahora vivimos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

El poeta Hafiz, “el memorioso”, y las “sortes Vergilianae”. Literatura y adivinación

Los periquitos a punto de extraer a azar un verso de Hafiz, “el memorioso”

La literatura tiene sus espacios, sus ritos y sus mitos. De igual manera que en París todavía podemos encontrar a personas que visitan la tumba de Proust y dejan en ella pequeños recuerdos, en la ciudad de Shiraz la gente acude por costumbre a los mausoleos de sus dos poetas predilectos: Saadi y Hafiz. Para cualquier amante de la poesía y de la felicidad, este último poeta, apodado “el memorioso”, supone toda una fiesta. Alguien, a la entrada de su mausoleo, mantiene viva, además, la ancestral costumbre del poder adivinatorio de los versos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

La posibilidad de viajar por lugares remotos es siempre ocasión de aprendizaje y disfrute. Si a la ruta le puedo añadir buenas lecturas relacionadas con el lugar, entonces, se cierra un círculo mágico que en alguna ocasión he definido como “viajar leyendo y leer viajando”. Esta posibilidad se nos brindó en bandeja cuando durante nuestro pasado viaje por la antigua Persia, donde tuvimos ocasión de visitar lugares míticos de la no menos mítica ruta de la seda. De entre todas las maravillas que se ofrecían a nuestros ojos, la literatura cobró un protagonismo inusitado.

Una niña recita de memoria unos versos de Hafiz ante su tumba

Hace años, entre los buenos lectores españoles, los poetas persas eran, si bien en traducción, un lugar conocido y compartido. Existe, y se sigue publicando, de hecho, una antología que llevó a cabo Rafael Cansinos Assens y gracias a la cual podemos conocer el misticismo de Saadi, el malditismo de Jayam y el amor a la vida de Hafiz. Hay muchos poetas pesas, pero estos tres nos sirven de buena muestra para comprender la variedad que aquella poesía alcanzó en un mundo donde aún el dogmatismo no se había alzado sobre todos los aspectos de la vida.

Recordando y leyendo un poema de Hafiz ante su tumba

De manera particular, mientras leía la antología de Cansinos, pude apreciar un aspecto de la poesía de Hafiz que me llamó mucho la atención: me refiero a la posibilidad de leer sus versos de manera aleatoria para propiciar una adivinación sobre nosotros. Esta práctica se puede encontrar asociada a otros poetas, en particular cuando se los considera “guías” y “maestros”. Este es el caso de Virgilio y de las llamadas “Sortes Vergilianae”, asunto al que he dedicado unas cuantas páginas en mi libro Virgilio. Vida, mito e historia (Madrid, Síntesis, 2018). Estas prácticas están basadas en un curioso principio “sincrónico” que desafía los cauces esperables del razonamiento. Si, con la lógica esperable, consideramos que una pregunta es previa a una respuesta, de la misma forma que una causa es anterior a la consecuencia, las “Sortes Vergilianae” parten del presupuesto hermético de que la respuesta preexiste a la posible pregunta, un principio acrónico que, por lo demás, está en la base de cualquier adivinación: el futuro ya estaría escrito antes de que ocurra. He “jugado” en clase, Eneida en mano, con esta posibilidad adivinatoria de los versos de Virgilio, para sorpresa de mis alumnos, que desde entonces miran la obra virgiliana con otros ojos.

Las preciosas ediciones que de poetas como Hafiz y Jayam hoy día pueden adquirirse en puestos y librerías

Para mi asombro y absoluta sorpresa, al llegar al mausoleo de Hafiz encontré a un hombre en la puerta que, a cambio de alguna moneda, ofrecía a los visitantes un papelito con un verso de Hafiz, esta vez elegido al azar por uno de los dos periquitos que lo acompañaban. Hafiz es un poeta optimista, amante de las mujeres y del vino, uno de esos poeta que nos ayuda a encontrar razones para vivir. Por ello, es difícil que el azar de sus versos nos lleve a alguna premonición oscura. De esta forma, si bien el verso que se nos ofrece este hombre con sus periquitos siempre va a ser positivo, no dejó de gustarme la viva representación de la poesía como sustancia mántica. Abro yo ahora al azar una edición de Hafiz y me encuentro con lo siguiente: “Aunque el mundo entero prohibiera el amor, yo obedecería aún sus decretos, pues es mi Señor”. Pertenece a un poema titulado “El señor amor”, y me vuelve a recordar a Virgilio, de manera particular su verso OMNIA VINCIT AMOR, que aparece en la última de sus églogas. Curioso es esto de recordar a Virgilio a partir de un poeta persa contemporáneo de Dante. Así de fascinante puede llegar a ser la literatura. FRANCISCO GARCÍA JURADO 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Cuando fundamos el Centro Michels de Estudios sobre la Tradición Clásica

Estatua de Aquiles y el Centauro, en la ciudad argentina de Rosario

De la vida académica lo más preciado es, sin duda, conocer a algunas personas excepcionales, personas que cambian nuestra manera de entender el mundo y rebosan entusiasmo. Esta es la sensación que todavía hoy, veinte años más tarde, conservo de mis amigos Alba Romano, María Estela Assis y Ruben Florio. A pesar de los kilómetros que separan nuestras casas, seguimos estando muy cerca gracias a las muchas afinidades que nos unen. Aquella tarde de noviembre que, a iniciativa de Alba Romano, fundamos el Centro Michels de Estudios sobre la Tradición Clásica (CEMI) durará, asimismo, para siempre. POR FRANCISCO GARCIA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Como figura claramente en la página web del CEMI, esta institución académica, que ahora se conoce como el Centro Michels de Estudios Clásicos, honra la memoria de Agnes Kirsop Michels (1909-1993), catedrática del Bryn Mawr College, presidenta electa de la American Philological Association y académica que mereció ser reconocida como “la gran dama de las lenguas clásicas”; fue autora, entre otras obras, del premiado The Calendar of the Roman Republic. En una tradición filantrópica muy arraigada en el mundo anglosajón, su hija y algunas de sus discípulas crearon un fondo destinado a fundar este Centro, con el que se pretende fomentar los esfuerzos de numerosos investigadores dedicados a la Tradición Clásica y la Literatura Comparada, disciplinas que hoy día alcanzan un vigor ciertamente inusitado también en el mundo académico de habla hispana. Alba Romano, cuya carrera académica ha transcurrido en buena manera dentro del mundo anglosajón, fue la persona encargada de asumir la responsabilidad de poner en marcha el Centro Michels, pensado, sobre todo, para ayudar a las personas jóvenes en sus incipientes carreras académicas.

Estela Assis, Rubén Florio y Alba Romano

La primera vez que tuve noticia de esta iniciativa fue por parte de la misma profesora Alba Romano en 1998. Nos encontrábamos en un congreso sobre Tradición Clásica que se celebraba en la Universidad de la Habana, y allí fue donde tuve el placer tanto de conocer en persona a la propia Alba, de quien había leído ya algunos interesantes estudios, como a los que, desde entonces, ya fueron mis amigos hasta hoy día: Estela Assis y Rubén Florio. Durante una velada en el Catillo del Morro, Alba me hizo partícipe de sus planes, así como del propósito de contar conmigo para llevar a cabo la fundación del Centro, junto a Estela y Rubén. 

Al año siguiente, aprovechando la doble invitación que tanto Alba Romano como Estela Assis me hicieron de dictar un par de conferencias en Rosario y en San Miguel de Tucumán, tuvimos ocasión de reunirnos en la primera de las ciudades, concretamente en el domicilio de Alba Romano, las cuatro personas citadas, que nos pusimos manos a la obra para redactar el documento fundacional del CEMI. Fueron unos días ciertamente luminosos y felices. No tardamos en darnos cuenta de la buena sintonía de quienes componíamos aquel equipo tan entusiasta. 

De manera concreta, fue el día 27 de noviembre de 1999 cuando, en compañía de otras personas que nos visitaron, celebramos la fundación del CEMI, nombre que me resultó muy simpático desde el primer momento en que oí tales siglas, pues me recordó a un personaje de Lezama Lima en su novela Paradiso: José Cemí. 

El autor de estas líneas junto a Alba Romano y Estela Assis

De mi dilatada experiencia académica, tras tantos congresos, conferencias y trabajos publicados, aquel momento vivido en la ciudad de Rosario resulta clave por su carácter amical y fundacional. Fue tan irrepetible como irrepetible es la primera vez que vemos el Gran Canal de Venecia o sostenemos en nuestras manos la edición de un libro mítico. A Argentina, desde entonces, no he tenido ocasión de regresar, aunque he podido ver a mis amigos durante sus viajes a España o cuando he participado mediante videoconferencia en sendos congresos organizados tanto en Tucumán como en Bahía Blanca. Las fotografías que ilustran este blog muestran momentos irrepetibles de aquellos días ya remotos, durante un caluroso mes de octubre, que nuncan pasarán. FRANCISCO GARCÍA JURADO  

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

El primer manual de literatura latino-cristiana publicado en España (1928)

La ventana que estaba junto a mi mesa de trabajo en el Real Colegio Complutense

Como viene siendo costumbre cada curso académico, mi colega, la dra. Mercedes López Salvá, catedrática de filología griega en la Universidad Computense, ha organizado un interesantísimo curso sobre cristianismo antiguo. Esta vez, estamos ante el “VI CURSO INTERNACIONAL DE CRISTIANISMO ANTIGUO: estudios interdisciplinares”, que tendrá lugar en la Complutense desde el 14 Octubre de 2019 hasta el 30 marzo 2020. En esta ocasión, yo mismo tendré el honor de participar el lunes 28 de octubre con una conferencia titulada “El primer manual de literatura latino-cristiana (1928) en España: Alfred Gudeman y Pascual Galindo“. Este blog va a dar alguna de las claves de lo que voy a exponer. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

En 2009, la dra. López Salvá me invitó a participar en una de las actividades académicas más singulares y apasionantes de mi vida: ser miembro del Grupo de Investigación Avanzada que ella misma iba a dirigir durante los meses de julio y agosto en el Real Colegio Complutense, adscrito a la Universidad de Harvard. Este grupo tenía como objetivo investigar aspectos diversos en torno al conflicto entre cristianos y paganos en el mundo antiguo. De esta forma, el honor de la invitación que me hacía la dra. López Salvá era inversamente proporcional a mis méritos, dado que yo no soy, ni mucho menos, especialista en tales temas. De mi bibliografía, únicamente sería destacable, en este sentido, los estudios que publiqué hace años acerca de la revolución indumenatria en la llamada “antigüedad tardia” y el destinado a analizar la semántica de induere como incipiente verbo para designar la encarnación de Cristo, antes de que se acuñara el término incarnare. 

Preferí, sin embargo, no seguir por estos derroteros, ya más propios de mi tesis doctoral, defendida en 1992, y opté por una de mis actuales lineas de trabajo: la historiografía de la literatura latina en el mundo hispano, linea que, por cierto, constituye el perfil de la propia cátedra que ahora mismo desempeño en la Complutense

Planteadas así las cosas, cabría preguntarse qué es lo que la moderna historiografia de la literatura puede aportar a la investigación relativa al antiguo conflicto entre cristianos y paganos. La respuesta, en este sentido, es sutil, pues nos va a llevar hasta un ámbito que suele ser invisible: la propia manera en que la moderna filología se refiere a los antiguos autores latino-cristianos con la expresión “Literatura latino-cristiana”. ¿Cuándo se comenzó a utilizar esta expresión y, sobre todo, cuáles fueron las razones que la motivaron?

Quienes nos dedicamos a la historiografía literaria nos parecemos a los cazadores de mariposas, con la salvedad de que nosotros vamos tras los conceptos. Por raro que parezca, hasta 1787 nadie habia recurrido a la etiqueta “Historia de la literatura romana”. Antes se recurría, en lengua latina, a expresiones como Latinae Litterae o Historia Latine Linguae.  Tuvo que ser el uso de una lengua moderna, en este caso la alemana, y de un filologo de la talla de Friedrich August Wolf, quien propusiera la nueva fórmula para referirse a los autores latinos en términos históricos (“Historia”) y nacionales “”Romanos”, al tiempo que comenzaba a considerar la moderna acepción de la palabra “Literatura” como conjunto de escritos. Wolf, protestante y clasicista hasta la médula, no contempló en ningún momento la inclusión de los autores cristianos en calidad de tales dentro de su nuevo planteamiento de las lamadas “Ciencias de la Antigüedad”. Como bien apunta el profesor Salvatore Cerasuolo, “con lui la filologia classica assumeva una precisa connotazione non cristiana” (Friedrich August Wolf, Esposizione della Scienza dell’Antichità, a cura di Salvatore Cerasuolo, Nápoles, 1999, p. 32). 

De esta forma, la pregunta concreta que me hice fue la siguiente: dado que en 1787 se recurre por vez primera a la expresión “Historia de la literatura romana”, ¿cuándo apareció la expresión relativa a la “Historia de la literatura latino-cristiana”? Recordemos que lo normal era referirse a este ámbito de la literatura en calidad de “autores cristianos” o “eclesiásticos” (como hace San Jerónimo), o bien recurrir a etiquetas como la de Patrística o Patrología, que provienen, curiosamente, del mundo protestante, ámbito donde tales escritos tendrían una función testimonial,  si bien la Iglesia católica les va a conferir un claro sentido doctrinal, reservándolos especialmente para aquellos primeros autores que no son herejes. Tales términos provienen del siglo XVII y tienen vigencia hasta hoy día. 

La nueva formulación de Wolf, “Historia de la literatura romana”, conllevó nuevos problemas de orden historiográfico. Wolf incluyó autores cristianos en su relato, pero no los categorizó como grupo específico. Será uno de sus seguiores, Felix Bähr, quien en 1836 añada a su propia historia de la literatura romana un complemento: “literatura cristiano-romana”, que comienza a concebirse como una modalidad específica dentro de un marco más general. Ciertamente, no era un asunto sencillo determinar la posición que ocupaba esta parcela de la literatura romana, y es significativo que en 1868 Sigmund Teuffel hable, como si de una novedad se tratara, de la inclusión de la literatura latino-cristiana en el panorama general de su obra, de manera similar a la de otras literaturas “técnicas” o especiales. 

Un momento de mi conferencia en el Real Colegio Complutense, resumen del trabajo desarrollado durante mi estancia

El giro más significativo lo va a dar Adolf Ebert en 1889, justamente en su obra dedicada a la literatura de la Edad Media, pues es allí donde va a proponer la etiqueta de “Literatura latino-cristiana” (no “romana”) ya no como parte de la literatura romana, sino como inicio de la literatura medieval. Ciertamente, en esta intersección que parece prefigurar la antigua literatura latino-cristana entre la literatura romana pagana y la nueva literatura medieval, de carácter europeo, se van asentanto las bases para llevar a a cabo un estudio específico de la misma que va a desembocar en las historias particulares de la antigua literatura cristiana. 

Entre tales historias particulares, que ya comienzan a publicarse desde finales del siglo XIX, encontramos la aparición en 1925 de la “Historia de la antigua literatura latino-cristiana” de Alfred Gudeman, profesor norteamericano, si bien con una profunda formación germánica, cuyo origen judío no debe dejarse  un lado para valorar el carácter de la nueva obra. En buena medida, se ha completado un ciclo que nos lleva a la posibilidad de llevar a cabo un estudio desde presupuestos historiográficos y laico de un asunto comunmente reservado a lo religioso.

Pascual Galindo recibirá por parte de la editorial Labor el encargo de traducir la obra de Gudeman a la lengua española, y su publicación tendrá lugar en 1928, coincidiendo con la dictadura de Primo de Rivera. Algunas diferencias son significativas, ahora que la obra pasa a ser traducida por parte de un sacerdote católico, además de latinista que llegó a colaborar en la Historia de España de Menéndez Pidal. Si Gudeman entiende que la literatura cristiana supone una continuación con respecto a la antigua literatura romana, Pascual Galino, ya dentro de sus propias notas a la versión española, hará hincapié en el conflicto cultural entre ambos mundos y en la aversión que el mundo cristiano sintió por el pagano. 

En realidad, la versión española del libro de Gudeman entraña una sutil paradoja, dado que el nuevo planteamiento filológico del estudio historiográfico de los autores cristianos ha entrañado una formulación nueva y, en buena medida, tal formulación es producto del laicismo propio del mundo pos-ilustrado. Cuando hablamos de “antigua literatura latino-cristiana” estamos hablando de un objeto de estudio equiparable al de “literatura augustea”, y este proceso, curiosamente, resulta invisible por regla general.

Hoy día conviven, por ejemplo, en algunos manuales, los términos de “Patrologia” con los de “Literatura cristiana antigua” (tal es el caso del manual de Claudio Moreschini y Enrico Norelli). Sin embargo, no debemos olvidar que la posibilidad de estudiar a los autores cristianos sin que participemos necesariamente de sus credos y doctrinas es un fenómeno propiamente europeo e ilustrado. El historiador José Antonio Maravall se refirió a este fenómeno en términos de “lectura burguesa”, en la medida en que implica un distanciamiento con respecto al objeto de estudio. Singularmente, tal planteamiento resulta incomprensible en otras latitudes del mundo.

Vigilante del Museo Nacional de Camboya, mientras hace una ofrenda a la estatua de un buda.

Recuerdo perfectamente cómo en el Museo Nacional de Camboya, en la capital del país, las cuidadoras ponían velas a las estatuas de los Budas. Hubiera sido imposible o, cuando menos, sumamente complicado, explicarles que aquellos antiguos objetos de culto ahora eran piezas de museo, aptas para el estudio. ¿Podríamos imaginar hoy dia que los vigilantes del Museo del Prado pusieran velas a los cuadros religiosos allí expuestos?

La mayor paradoja de nuestra historia quizá esté en el dramático desenlace histórico donde terminó la vida de Gudeman. Este filólogo, que por su condición de judío no había encontrado acomodo en la universidad norteamericana, a pesar de su formación en Columbia, marchó a Alemania a comienzos de siglo, y no encontró la oportunidad de regresar a los Estados Unidos durante los tiempos del nazismo. Sus días terminaron en el campo de concentración de Terezin, cerca de Praga, en 1940, mientras Pascual Galindo ocupaba un puesto de relevancia en el nuevo Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dentro de la España de Franco. FRANCISCO GARCÍA JURADO 

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Arturo Capdevila, el poeta que reinventó a Aulo Gelio

¿Quién es Arturo Capdevila? Pregunto a las jóvenes generaciones ilustradas de argentinos, como, por ejemplo, a Diego Kenis, acerca del poeta Arturo Capdevila. Veo por su respuesta que los jóvenes ya no lo leen o, simplemente, ya no lo conocen más que de nombre. En mi caso, llegué a Capdevila gracias al escritor latino Aulo Gelio y a Jorge Luis Borges, en una de esas idas y venidas entre antiguos y modernos, entre modernos y antiguos, que se han convertido en el territorio literario donde habito. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGIA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE.

Las lecturas hispanas de Aulo Gelio encuentran sus momentos estelares en dos circunstancias concretas: de una parte, el contexto humanístico del siglo XVI, gracias a autores como Fray Antonio de Guevara (al margen de que su lectura de Gelio fuera o no tan directa como se supone) y Pedro Mejía, autores ambos que, sin duda, estimularon la prosa ensayística de Montaigne; de otra parte, debemos irnos a la Argentina de la primera mitad del siglo XX, en especial, desde que el poeta Capdevila publicara su poema “Aulo Gelio”, y llegar hasta El hacedor (1960) de Borges, la obra que recoge en todo su esplendor el aparente desorden de la miscelánea. Los argentinos leyeron con pasión la versión española de las Noches Áticas a cargo de Francisco Navarro y Calvo, que no deja de ser una traducción indirecta a partir de la lengua francesa. 

Debo ahora situarme en una tarde previa a la noche de Reyes del año 2005. Paso tranquilamente el tiempo mientras busco ocioso, por el mero placer de hacerlo, datos sobre Gelio y sus posibles lectores modernos en Google. Inserto en el buscador dos nombres: “Gelio” y “Borges”. Y es entonces cuando me encuentro con una emocionante sorpresa:

Capdevila, Arturo (Córdoba, Argentina, 1889-1967)

Nacido en Córdoba. Su extensísima obra literaria abarcó todos los géneros: novela, cuento, ensayo, historia, biografía, leyenda, poesía, teatro, tradición, religión. Pero su fama es la de poeta, que lo fue ya desde sus primeros libros, recibidos con admiración: Jardines solos (1911), Melpomene (1912) y El poema de Nenúfar (1915). Además de algunos textos famosos, repetidos en todas las antologías (“Aulo Gelio”, “Nocturno de Job”, “Melpomene”), Capdevila se destacó por el romance y, especialmente, por el romance histórico. Otra veta que aseguró su prestigio fueron los libros de evocación histórica: Córdoba del recuerdo (1923), La santa furia del padre Castañeda (1933), Antaño (1936), Las Invasiones Inglesas (1938) y el Hombre de Guayaquil (1950).
“Sala Virtual de Lectura”, dirección electrónica http://www.bibnal.edu.ar/salavirtual/bioautores/autores.htm
consultado el 15 de octubre de 2007

Esta escueta noticia biográfica contenía un dato apasionante, nada menos que un poema dedicado enteramente a Aulo Gelio, escrito, como no podía ser menos, por un poeta argentino prácticamente contemporáneo de Borges. Es verdad que podía haber sabido sobre este poeta hace mucho tiempo, pues guardo como regalo de mis inquietos abuelos una preciosa antología de la poesía argentina publicada por la añorada editorial Bruguera. Verdaderamente, debo reconocer que la técnica se había aliado en ese momento para favorecer aún más aquellos hallazgos que venía haciendo desde el año 1984 en torno a la interminable relación habida entre Gelio con Cortázar y Bioy Casares.

Gracias a otra página web pude saber, sin poder contrastarlo en otra parte, que el poema “Aulo Gelio” había sido calificado por el propio Borges como “uno de los mejores poemas escritos en lengua española”. Todo esto ofrecía nuevas perspectivas, y renovaba mis expectativas para seguir indagando en el misterio de la configuración de un Aulo Gelio argentino. Me fui dando cuenta, además, que Capdevila había dado a conocer a Gelio a muchos lectores modernos que tuvieron sus poemas como antología escolar. Algo similar había ocurrido en Rusia cuando Pushkin escribió un poema dedicado a Ovidio y otro inspirado en el poeta Horacio. El fenómeno es muy interesante, pues, en cierto sentido, estos autores antiguos se vuelven, de hecho, parte de una nueva literatura nacional, dado que entran en el imaginario de toda una generación de estudantes y lectores. 

Sólo para terminar esta bitácora me permito ofrecer el comienzo del poema “Aulo Gelio”:

Aulo Gelio, feliz bajo Elio Adriano,
autor preclaro de Las noches áticas,
que en plácidos inviernos escribiste,
seguro de tu dicha y de tu fama.

A la mesa de prósperos amigos 5
ingeniosos equívocos llevabas
o eruditas anécdotas festivas
con una erudición del todo vana.

(Si los lacedemonios al combate
iban a son de trompa o son de flauta; 10
si en diez mil dracmas cotizó Corinto
la noche de Lais, la cortesana.)

Este poema, leído por Bioy Casares y Jorge Luis Borges, pasó luego a las antologías de la de la poesía argentina. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

El poeta Ezra Pound en la isla de los muertos

Al igual que la tumba de Baudelaire, en Montparnasse, o la de Marcel Proust en Père Lachaise, la visita al lugar donde descansan los restos del poeta norteamericano Ezra Pound (1885-1972) es causa de un emotivo peregrinaje, especialmente, porque debemos cruzar la laguna veneciana para llegar a San Michele, la isla donde durante la ocupación napoleónica se dispuso que había que enterrar a los habitantes de la Serenísima. Pound pasó sus últimos años en Venecia, desde 1958, tras una vida repleta de polémica, en un mundo lleno de ruido y de furia. Tras su muerte, una escueta inscripción, con su mero nombre grabado en piedra, lo recuerda en San Michele, muy cerca de la tumba del también escritor Joseph Brodsky. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Para mi curso de Tradición Clásica y Literatura Occidental (2019-2019) de la Universidad  Complutense

Hace unos meses, en Salamanca, el poeta Antonio Colinas me contaba el encuentro que tuvo en Venecia con el poeta Ezra Pound, a quien fue a visitar ya casi al final de su existencia. Me llamó la atención de aquel relato el pertinaz silencio que había decidido guardar Pound tras su detención y juicio en Norteamérica, acusado de traición. Pound, que había ensalzado el fascismo y el antisemitismo, finalmente fue declarado loco. La última parte de su vida transcurrió en Venecia, mientras revisaba su magna obra, los Cantos

Siempre quise llegar a la isla de San Michele, pero mis estancias en Venecia habían sido tan cortas que apenas tenía tiempo de dar un paseo por la propia ciudad. Al fin, un congreso y un fin de semana complementario nos permitieron a María José y a mí tomar un vaporetto desde las Fundamente Nove y llegar en cuestión de poquísimos minutos hasta la isla de los muertos, una preciosa mañana de sábado. 

Dado que el cementerio está dividido en diferentes patios, no es difícil dar con aquel donde se encuentra Ezra Pound. Se trata del patio XV, que es el llamado  “Recinto Evangélico”. Mientas buscábamos la tumba de Ezra Pound nos encontramos con la de otro poeta ilustre, Joseph Brodsky, escritor ruso-estadounidense de origen judío, a cuya obra llegué por medio de un texto dedicado al también poeta Osip Mandelstam, dentro de la edición bilingüe del libro Tristia, escrito por este último y publicada por la editorial Igitur. Si Pound renunció a Norteamérica, Brodsky encontró en ella su nueva patria al tener que salir de la URSS. De esta forma, ambos autores, Pound y Brodsky, encarnan hasta cierto punto vidas opuestas que finalmente terminaron en Venecia.

Brodsky no murió, sin embargo, en Venecia, sino en Nueva York, pero su voluntad fue la de ser enterrado en la ciudad italiana, aunque no sé realmente si hubiera querido estar tan cerca de Ezra Pound, a quien detestaba por su antisemitismo. La verdad es que parece que la tumba de Brodsky eclipsa en cierta forma a la del otro. De hecho, la tumba de Pound es un tanto difícil de encontrar a primera vista, quizá por lo inesperable que resulta. Simplemente podemos ver una escueta lápida sobre el suelo, casi escondida, que lleva su nombre.

Normalmente, los personajes más notables descansan en discretas sepulturas. Así lo vemos, por ejemplo, con la tumba de Menéndez Pidal, en la madrileña Sacramental de San Justo, o la del propio Baudelaire, escondido entre los demás nombres de su familia. La tumba de Pound es más que sencilla, pues por no tener no presenta ni tan siquiera las fechas en que discurrió su polémico periplo vital. 

Recordé, junta al tumba, quizá a causa de unas pequeñas flores depositadas junto a la lápida, un pequeño poema de Pound, que lleva el título de “Papyrus”:

Spring…

too long…  

Gongula…

El poema, en su aparente simplicidad, esconde, entre otras, las claves de un haiku oriental y de un monólogo dramático, como bien supo ver María José Barrios Castro en un excelente artículo dedicado a esta composición. Pound intentó recrear la voz entrecortada de Safo, perdida en el débil soporte de un papiro antiguo. Ahora, al recorrer San Michele y llegar a un nuevo patio, encontré un hermoso epitafio latino que me recordó vagamente el poema de Pound.

No sé de quién es esta tumba, pues está muy escondida, justo en uno de los rincones del patio donde podemos también encontrar la sepultura de Igor Stravinsky, a cuyo entierro acudió el propio Pound. El epitafio, en latín, es el siguiente: 

HYEME ET AESTATE

ET PROPE ET PROCUL

USQUE DUM VIVAM ET ULTRA

“En invierno y en verano, / y cerca y lejos, / mientras viva y más allá”. Así reza este pequeño y precioso epitafio, que parece remontar a la antigüedad romana, encierra la misma pasión. 

Viajar es una experiencia, en su sentido más literal. Por mucho que hubiera imaginado la tumba de Pound no habría podido experimentar semejantes sensaciones. Realmente fue un momento inolvidable que nos brindó soledad y sosiego, algo que en Venecia no es ciertamente muy común. FRANCISCO GARCÍA JURADO

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Los libros que no leemos y de los que, sin embargo, hablamos

Este verano pasado ha sido intelectualmente muy provechoso. Entre las varias lecturas que el tiempo vacacional me ha brindado, he tenido la oportunidad de disfrutar con el libro de Pierre Bayard que se titula Cómo hablar de los libros que no se han leído (Barcelona, Anagrama, 2008). La obra nos puede gustar o, simplemente, parecer una excentricidad, pero creo que estamos de acuerdo en el hecho de que un título semejante no deja indiferente a nadie. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

Comenzaré por la circunstancia que me llegó a este libro. Estaba preparando para un congreso un asunto verdaderamente singular: cómo ha llegado un obra de la Antigüedad hasta una obra moderna sin necesidad de que el autor de la segunda hubiera ni tan siquiera hojeado la primera. En ese momento, consideré que debía de existir ya algún ensayo relativo a este fenómeno, a saber, el de la no-lectura. Quede claro que no-leer no significa necesariamente no-conocer, pues podemos llegar a saber incluso mucho de una obra gracias a conocimientos indirectos o personas que ya la han leído por nosotros. 

En efecto, mis pesquisas acerca de un libro dedicado a la no-lectura dieron en la diana: no hizo más falta que unas cuantas palabras clave en google para que, por arte de magia, apareciera el libro de Pierre Bayard acerca de los libros que no hemos leído. Por lo que pude leer en algunas reseñas, la obra tenía aspecto de ser, lejos de la posible extravagancia intelectual, un trabajo serio que reflexiona, ante todo, acerca de los límites del concepto de lectura. 

Bayard, en mi opinión, revela algunos secretos que las personas ilustradas, no digamos los profesores universitarios que nos dedicamos a la literatura, guardamos celosamente: cómo hacemos para aparentar que hemos leído todos los libros acerca de los que hablamos. Las personas cultas, dice más o menos Bayard, no han tenido que leer necesariamente todo, pero sí saben situar aquello que no han leído en un lugar adecuado de lo que no sería otra cosa que su acervo cultural. De esta forma, la cultura sería la capacidad de situar las obras (leídas o no) dentro de una biblioteca colectiva por la que nos orientamos idealmente.  

Todo esto me trajo a la memoria la escena de una película de los años 80, basada lejanamente en “My fair lady”, donde una joven, encarnada por la actriz Melanie Griffith, quería convertirse en una persona cultivada. Había entendido que, para alcanzar tal fin, había que leerse algunas obras fundamentales, como el tratado La democracia en América, de Alexis de Tocqueville. Ella se leyó la obra entera, ante el espanto de otra mujer, universitaria e ilustrada, que le dijo algo así como que este tipo de obras simplemente se conocía, pero no se leía.

Aquella escena de la película, que me dio mucho que pensar por aquel entonces, me vino ahora a la cabeza mientras leía el libro de Bayard. Ya por aquel entonces, cuando vi aquella película, me pregunté algo que ahora me sigo, igualmente, preguntando: cómo una persona, sin una preparación previa suficiente, habría podido meterse entre pecho y espalda semejante obra de Tocqueville. Esta pregunta quizá fuera más pertinente antes que ahora, es decir, formulada en un tiempo en el que “todavía” las personas decían haber leído, pongamos por caso, el Quijote, por cierta vergüenza a que los demás pensaran que no lo habían hecho. Hoy exhibimos sin rubor nuestra ignorancia y hasta nos jactamos de ella, como cierta gente famosilla de la televisión.

También alguien que dirigía un portal cultural me dijo en cierta ocasión, literalmente, que “había leído todo Platón”. Me quedé con las ganas de preguntarle que era eso de “todo Platón” (por ejemplo, qué edición o traducción había utilizado), qué diálogos o pasajes le habían interesado más y, quizá lo más importante, si se había enterado de algo cualitativamente valioso tras una lectura tan copiosa. Puede darse el caso harto paradójico de que una persona sepa más de una obra en cuestión sin haberla leído que otra persona que haya, simplemente, posado sus ojos en las páginas de tal obra sin mayor gusto o atención. La cultura medieval, poblada de tópicos y epítomes, podría ser un excelente ejemplo del funcionamiento de la no-lectura, cuando menos de la no-lectura de muchas obras en cuestión, sino, simplemente, de resúmenes o florilegios.

Bayard clasifica los libros no leídos en aquellos que no se conocen, libros que tan sólo se han hojeado, libros de los que hemos oído hablar y, quizá sea esta la categoría más inquietante de todas, libros que hemos olvidado. Todo esto me recordó, por ejemplo, la peculiar relación que Borges mantuvo con Homero y Virgilio, y que dejamos por escrito Roberto Salazar y yo mismo: Borges jamás leyó los textos de Homero en su versión original, sino en traducción. Por lo demás, se aprendió de memoria algunos textos de Virgilio, esta vez en latín, que a lo largo de su vida fue retrotraduciendo (latín – español – latín) y que prácticamente terminó olvidando con los años. En cierto momento, el desconocimiento borgiano de los textos homéricos terminó confundiéndose con el olvido de los textos virgilianos. Si Platón consideraba que el conocimiento era una forma de reminiscencia, cabría preguntarse por qué el olvido no va a ser una peculiar forma de desconocimiento. 

Para evitar, en lo posible, este olvido de lo que leemos, suelo decir a mis alumnos, y esto quizá parezca un anatema, que sean lectores de páginas, no de libros. Con esto quiero animar a una lectura placentera y productiva, no al acto penitenciario de tener que “tragarse” un ladrillo. Pienso igualmente que hay autores de páginas más que de libros, como Montaigne, Azorín o el mismo Borges. El lector de páginas normalmente relee aquellos pasajes que más le han tocado las fibras del alma, y puede llegar a incorporarlas a su memoria emocional. Esto me ocurre a mí con las páginas que Proust dedica a Venecia, o con algunos poemas de Horacio.

Mi idea de la lectura, como creo que les ocurre a otras personas, no se constriñe tan sólo al acto de leer un libro. Es también la expectativa de leerlo, el ensueño de viajar con tal ejemplar a lugares remotos o el acto de subrayar algunas líneas que nos emocionan. También es el recuerdo de lo leído, con gratitud, o el reencuentro con textos que ahora releemos bajo una nueva luz. Asimismo, leer es dialogar con los muertos y disfrutar de un tiempo de tranquilidad, necesaria y merecida, para poder tener una concentración mínima. Cuántas veces he comprado un libro durante alguno de mis viajes y ya me he solazado pensando en el grato momento que la cama del hotel me brindaría, al acostarme, para poder hojearlo y quizá comenzar a familiarizarme con sus páginas. La lectura, por tanto, no sólo es el presente en que tenemos un libro entre las manos, sino el recuerdo de los gratos momentos que nos ha brindado o la expectativa de los que nos deparará. Y no pienso ahora tan sólo en la lectura solitaria y silenciosa, sino también en la la que hacemos en voz alta para otras personas, interpretando un texto.

Ya conocéis, aquellas personas que tenéis, cuando menos, más de cien libros en casa, la manida pregunta de quienes, al visitarnos, se asombran de que acumulemos tanto papel encuadernado y nos preguntan aquello de si hemos leído todo. El catálogo de respuestas puede ser variopinto, pero a mí me encanta especialmente aquella de “desde luego que no”. La banalidad de esa pregunta obvia, naturalmente, la experiencia atemporal y no meramente utilitaria de convivir con los libros, de ver sus lomos, olerlos, evocarlos e incluso disfrutar de una página esporádicamente. Leer es un acto que transciende la mera lectura. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Filología de lo posible. En torno al mito de Ícaro

La reciente invitación de mi colega y amigo, el dr. Yoandy Cabrera (Rockford University) a colaborar en una monografía que viene preparando acerca de un sugerente tema, “Mito y resistencia”, me ha devuelto a las páginas de una moderna tragedia, Icaro, de Lauro de Bosis, y al libro Sogni di Sogni de Antonio Tabucchi. El mito de Ícaro y Dédalo, y su resistencia ante el rey cretense Minos, ofrece variantes significativas en una y otra obra, compuestas en momentos bien distintos de la historia de Europa. Algo, sin embargo, me ha invitado a pensar en la posible lectura que Tabucchi podría (o debería) haber hecho de la tragedia de Bosis y, al mismo tiempo, me ha llevado a escribir el relato posible que aquél habría escrito acerca de éste último. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

Para Yoandy Cabrera, que me ha brindado la oportunidad de poder pensar en estas cosas

Hace muchos, muchísimos años, encontré en el Rastro de Madrid un viejo libro publicado en 1933. Su titulo, Icaro, me entusiasmó. No sabía entonces que aquella obra había merecido en 1928 el premio de las Olimpiadas de la poesía y que su autor, el poeta Lauro de Bosis, terminaría falleciendo de una forma intencionadamente parecida a como lo había hecho el personaje mítico que daba título a su tragedia. Aquel texto, escrito en italiano y vertido al inglés, no resulta, ciertamente, una lectura popular, ni tan siquiera medianamente conocida por quienes estudian las recreaciones de la mitología en la literatura moderna, a pesar de que el mismo Gilbert Highet dedicada algunas líneas a Bosis en su The Classical Tradition. Bosis, en cualquier caso, ha pasado a la historia más por su no sabemos si trágica o heroica muerte. Al igual que quiso representarnos un Ícaro “aedo” y soñador de la libertad, en clara respuesta al régimen de Mussolini, y de igual forma que hizo morir a su personaje mientras desafiaba al destino, el mismo Bosis terminó muriendo, por voluntad propia, mientras lanzaba desde una avioneta pasquines contra el dictador. Bosis se indentificó plenamente con el mito de Ícaro que él mismo había recreado a su medida, pues el Ícaro de nuestro autor se aleja ciertamente de la estampa de niño travieso y atrevido que nos han ofrecido los textos antiguos. 

Mientras me adentraba en el texto de Bosis, la recurrencia de la palabra “sueño” y sus derivados fue seguramente la que me hizo pensar en otra obra más reciente, ya publicada en los años 90 del siglo XX. Me refiero a Sogni di sogni, de Antonio Tabucchi, quien se dedica a narrar, en una estela claramente señalada antes por las Vidas imaginarias de Marcel Schwob, los sueños de diversos poetas y personajes, desde Ovidio hasta Freud, pasando por autores como Leopardi o García Lorca. El primer sueño está dedicado a Dédalo, descrito como “arquitecto y aviador”. En él, el artífice del laberinto de Creta se encuentra con el propio Minotauro, que está enamorado desde niño de la lejana luna y sufre una gran melancolía. El recuerdo del cuento “La casa de Asterión”, de Borges, así como las reminiscencias de “La biblioteca de Babel” que presenta el propio laberinto, dan cuenta del poderoso carácter metaliterario de la historia. Finalmente, Dédalo regalará sus propias alas al Minotauro, de manera que el monstruo pueda volar hasta la luna.

La presencia de poetas modernos entre los soñadores de Tabucchi me hizo desear la posiblidad de que hubiera estado, entre tales poetas, Lauro de Bosis. Era como si, al hilo de mi doble lectura, se hubiera creado un hueco posible, el del sueño de este autor narrado por Tabucchi.  Esta suerte de “filología de lo posible” me ha dado, asimismo, mucho que pensar, en la medida en que nuestros estudios no incidieran tan sólo en lo ya escrito o creado, sino en la posibilidad de nuevas recreaciones. Ahora imagino el deseable ensayo que acerca de la Eneida podría haber escrito Calvino para la compilación de Por qué leer los clásicos, el maravilloso relato que Borges habría podido escribir acerca de la carta que Plinio el Joven dedicó a la existencia de los fantasmas, o el hermoso diálogo entre Minos e Ícaro que podría haber recreado el no menos trágico Cesare Pavese.

Esta suerte de dimensión de lo posible o deseable me atrae, sobre todo, a la hora de dar mis clases, pues acercan mi docencia a una suerte de taller creativo. En cualquier caso, aquí os dejo mi propia tentativa, que no es otra que la manera en yo imagino que Antonio Tabucchi habría escrito el sueño de Lauro de Bosis. 

“Lauro de Bosis, aedo y kamikace”

Una noche de octubre de 1931, en la ciudad de Marsella, el poeta Lauro de Bosis soñó que era un inmenso albatros. Comprobó, sin embargo, que las plumas de sus alas parecían pequeñas hojas de papel y, aunque no pudo entender la razón de aquello, le gustó observar cómo las láminas blancas emanaban un brillo parecido al de la nieve. Al poco tiempo, y sin temor alguno, emprendió un vuelo que, como él bien sabía, no tendría retorno. Su destino era Roma, de manera que alzó rápidamente el vuelo, sin preocuparse ni de la distancia ni del posible cansancio.

Al cabo de unas horas, Bosis divisó el Coliseo, y comenzó a descender haciendo redondas cabriolas. Fue entonces cuando sintió que sus alas se estaban desmenuzando poco a poco. Además, las pequeñas láminas blancas se habían emborronado con letras rojas. Entre otras, Bosis pudo reconocer palabras como CONTRA y MUSSOLINI. Poco a poco, a medida que sus alas se deshacían, él iba descendiendo suavemente hacia el suelo, hasta terminar aterrizando en la Piazza Venezia, frente al Altar de la Patria.

Allí, ya incapaz de volar, intentó ponerse en pie, sobre todo para alejarse de unos hombres vestidos de negro que se dirigían a él amenazantes. Aquellos hombres estaban intentando recoger los papeles que habían caído del cielo, y no tardaron en darse cuenta de que provenían de las alas de Bosis, que cojeaba torpemente sobre el pavimento. Ahora no era el ave majestuosa que había surcado los cielos romanos, sino un pobre pato desamparado y desnudo.

Cuando los hombres con camisa negra se acercaron a él le propinaron, entre risas y humillaciones, varias patadas. Bosis sintió un dolor insoportable que lo dejó semiinconsciente. Fue entonces cuando apareció, también vestido de negro, Benito Mussolini, que le reprochó paternalmente su traición: “Antes eras un aedo y ahora te has convertido en un pobre pájaro moribundo”, le dijo el dictador. “Podrías haber cantado mis hazañas, pero preferiste difamarme”, continuó diciendo.

Lauro quiso responderle, intentando incorporarse sobre sus torpes patas, que parecían clavadas en el suelo. Al fin pudo decirle que se alegraba de no ser un poeta servil del régimen. Luego añadió que no le importaba morir por su propia dignidad, como le había ocurrido al más querido de sus personajes literarios, el aedo Ícaro.

Mussolini ni se inmutó ante aquellas palabras inspiradas por el dolor y la rabia, y se limitó a decir: “Ah, sí, tu tragedia, que nadie leerá. Pero tú no eres Ícaro, sino un ave inmunda. ¿Dónde están tus alas?”

En ese mismo instante, de nuevo en Marsella, Bosis se despertó abruptamente y pudo así escapar de su pesadilla. Ya en pie, recordó que dentro de tres horas tenía que pilotar una avioneta hasta Roma, cargada de pasquines antimussolinianos. Había diseñado meticulosamente el desenlace de su historia, y ahora sintió cómo, al fin, él mismo iba a ser el protagonista de esta nueva tragedia.

FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

“Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica”: una experiencia única

Para quienes la investigación resulta una tarea apasionante, o una incesante labor de aprendizaje con la que satisfacemos nuestra innata curiosidad, algunos proyectos de investigación acaban siendo, en este sentido, sencillamente fascinantes. El “Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica (DHTC)”, tras la revisión de sesenta de las ochenta entradas que lo componen, está resultando todo un estímulo para la reflexión acerca del valor que el pasado tiene en nuestras vidas. POR FRANCISCO GARCIA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE E INVESTIGADOR PRINCIPAL DEL PROYECTO DHTC.

Para Carlos Mariscal de Gante, que estuvo en este proyecto desde su mismo comienzo

En el día a dia de la investigación, es necesario llevar a cabo, a modo de tarea previa, estudios concretos y especializados en un asunto dado. Esto es lo que podemos considerar como los “ladrillos” de ese edificio que poco a poco vamos construyendo para conocer mejor un ámbito del saber. Sin embargo, de vez en cuando y, sobre todo, cuando llegamos a cierto estado de madurez en nuestro trabajo, resulta oportuno detenerse y reflexionar acerca de lo que hemos hecho hasta entonces. Es, quizá, entonces, el momento de pensar en hacer algo más ambicioso, como puede ser una monografía que suponga un antes y un después en nuestro quehacer diario, para que así podamos recargarnos y seguir adelante con más energía, si cabe.

Mi libro Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos (México, UNAM, 2016) vino a darnos, tanto a las personas con las que trabajo como a mí mismo, un empuje considerable. Sin esta obra, de hecho, ahora no estaríamos embarcados en esta empresa de mayor alcance que el proyecto del “Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica”. 

Hasta hace unos meses, el DHTC era tan sólo un ilusionante proyecto, eso sí, un proyecto que ha construido un interesante triángulo geográfico que tiene sus vértices en Madrid, México DF y Bogotá. El primer año del proyecto de investigación fue una verdadera locura, pues había que crear una página web para el proyecto o elegir a las personas adecuadas que pudieran encangarse de la redacción de las entradas. Sin embargo, la ilusión jamás ha permitido que las dificultades fueran un obstáculo insalvable.

El proyecto del DHTC, asimismo, tiene mucho de metaproyecto de invetigación, pues supone una reflexión pormenorizada acerca de una materia acerca de la cual apenas hay reflexión teórica: la teoría de la tradición clásica o, en otras palabras, las razones por las cuales el pasado pasa a ser parte de nuestro presente.

Desde este verano de 2019 el diccionario comenzó a ser una realidad, a medida que iban llegando las entradas. Lo más sorprendente de todo ello ha sido la calidad y la ilusión que cada persona ha puesto en su trabajo. Observé cómo, más allá de océanos y continentes, se está creando una sinergia verdaderamente notable, una verdadera comunidad del conocimiento que terminará uniendo saberes diversos y lejanos, desde las costas orientales de África hasta las costas del Pacífico.

Ahora estamos ya en la fase final de recogida de las entradas, con los retrasos inevitables de última hora. Nos quedan unos meses para editar y componer el diccionario, que, imagino, guardará celosamente entre sus páginas esta vital historia interna. FRANCISCO GARCÍA JURADO 

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

“De vinis illustribus”. Recuerdo del profesor Lhomond en París

Dice Ernst Robert Curtius que durante el siglo XIX el barrio universitario de París todavía dejaba percibir su aroma latino. Lo cierto es que la lengua de Roma tiene un encanto innegable que en el Barrio Latino de París aún se puede rastrear si nos mostramos atentos. En este sentido, me interesa recordar una simpática tienda de vinos que se encuentra en este barrio tan estudiantil, concretamente en una de sus calles más famosas, la llamada “Calle de la Montaña de Santa Genoveva”. Fue aquel lugar donde los estudiantes, que no se distinguían en nada de los goliardos, impusieron durante la Edad Media su reino y señorío. Es el París de los poetas Villón y Abelardo. La calle conserva aún, en alguno de sus rincones, su encanto medieval, muy del siglo XIX, si bien hoy puede parecer que no es más una cuesta que nos lleva nada menos que hasta el magnífico Panteón.  POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE
 
En el siglo XVIII, un sabio sacerdote y profesor llamado Charles François Lhomond escribió un pequeño libro que llegó a ser de lectura obligada en la enseñanza del latín. Su titulo, que tanto recuerda a una obra del historiador Cornelio Nepote, no es otro que DE VIRIS ILLUSTRIBVS VRBIS ROMAE, y todavía es relativamente fácil encontrarlo en librerías de viejo o incluso en alguno de los puestecillos del Sena (hay en mi biblioteca una edición de 1891 publicada por la parisina editorial Hachette).
 
Sin sentirme una persona corporativa, pero sí con cierta nostalgia del viejo humanismo, a veces siento pena al ver qué pocas ocasiones de gozo intelectual brinda ya el latín a los estudiantes de ahora. Este libro de Lhomond, extractado, fue una de mis primeras lecturas en la lengua de Virgilio, y me sirvió de llave, como a los viejos humanistas, para conocer un mundo nuevo. Recuerdo las fotocopias que me dio mi profesora de latín, Rosario Correa, y que yo encuaderné como si de páginas de un bello códice florentino de tratara. En ellas, el sabio profesor Lhomond me dio la primeras claves para adentrarme en la lengua y la historia de la Roma antigua.
 
En todo caso, cerca de esta Montaña de Santa Genoveva hay otra calle dedicada Lhomond, el autor de DE VIRIS ILLVSTRIBVS, y ya veis, por la fotografía que abre este blog, que en la propia calle de que os hablo alguien ha tenido la humorada de llamar a su enoteca DE VINIS ILLVSTRIBVS, en un latín perfecto (no como esos restaurantes que hace unos años afloraban en el Carrefour con el horrendo nombre de NOSTRUS). Me hizo feliz encontrar aquel rótulo que, además de mostrar su buen gusto, supone todo un canto a la vida.

Bindemos con una buena copa de vino por nuestros amigos franceses, el latinista Lhomond, el sabio Montaigne (ante quien oré en la Rue des Écoles) y, por supuesto, el poeta Ausonio. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Catálogo razonado de manuales hispanos de literatura clásica. La publicación

Una lluviosa mañana de finales de julio de 2009, en el campus de la Universidad de Harvard, valoré la oportunidad de emprender una relación completa de los manuales y programas de curso que el mundo hispano había producido para la enseñanza de la literatura griega y latina. Menéndez Pelayo había acometido esta búsqueda mucho tiempo antes, pero la dejó incompleta, como podemos ver en el tomo décimo de la Bibliografia Hispano-Latina Clásica. Este empeño de compilar razonadamente todos los manuales y programas de curso hispanos no fue fruto de una ocurrencia casual, sino que estuvo muy motivada, entre otras cosas, por el prodigioso catálogo bibliográfico Hollis de la propia universidad norteamericana, al que había recurrido en más de una ocasión para el trabajo académico que estaba desarrollando en el Real Colegio Complutense.  Ahora, al cabo de diez años y un mes, a comienzos de septiembre de 2019, ve la luz aquel proyecto, fruto de la labor más dilatada y continua que jamás haya acometido durante mi vida académica. Se trata, pues, del Catálogo razonado de manuales hispanos de literatura clásica (CRMHLC) (1782-1935). Este trabajo es, también a su manera, una relato detallado del precario humanismo hispano, una pequeña historia repleta de circunstancias diversas que lo convierten, si cabe, en algo vivo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.

Ahora son muchos los recuerdos y vivencias que se vienen a la cabeza, asociados a la elaboración de este catálogo. Muchas personas buenas, a lo largo de este tiempo, me han prestado su atención o ayuda en búsquedas bibliográficas que a menudo resultaban tediosas y arduas. Recuerdo, entre otras personas posibles, al Padre Santiago Cepeda, bibliotecario de la Librería Conventual de San Francisco, en Santiago de Compostela, que me envió gratis et amore las fotocopias del programa de curso de Pedro Bartolomé Casal, o a Rosa Fernández Lera, de la Biblioteca Menéndez Pelayo, sin cuya ayuda no habría podido terminar mi trabajo sobre las cartas de Justa Camús Aguado a Menéndez Pelayo, y gracias a quien supe que aquella institución guardaba uno de los programas de curso de Alfredo Adolfo Camús. De la parte de los archivos, Teresa Díez de los Ríos San Juan, directora del Archivo de Protocolos, me hizo llegar la copia del testamento de Alfredo Adolfo Camús. No sólo las bibliotecas y los archivos, sino las librerías de viejo han sido lugares esenciales para mi trabajo, entre las cuales destaco la Livraria Artes e Letras Lda. de Lisboa, cuyo librero, Luis Gomes, tuvo que enviarme dos veces un ejemplar que le había sido devuelto por la empresa de envíos. Entre mis colegas universitarios, el dr. Félix Piñero me regaló uno de los ejemplares que ahora componen este catálogo y que no resultaba fácilmente encontrable, salvo en el fondo antiguo de la Universidad de Sevilla, y el dr. Ángel Ruiz Pérez tuvo a bien enviarme toda la información documental sobre Luis Usoz que se conserva en la Universidad de Santiago de Compostela. Mención aparte merece la dra. Mirella Romero, que siempre ha acogido con entusiasmo mis propuestas historiográficas, y para cuya exposicion me ha brindado varias oportunidades en la Universidad Carlos III de Madrid, especialmente la dedicada a la doble historia que se presenta al estudiar los manuales. Me siento especialmente agradecido a mis discipula Mónica de Almeida, lectora incansable y cuidadosa del catálogo, y quien está analizando para su tesis doctoral la peculiar lectura que de Epicuro y Lucrecio se llevó a cabo en los propios manuales de literatura clásica. Ella volcó con suma paciencia los datos en el geolocalizador que puso a nuestra disposición la UNED. No puede olvidarse en esta breve e improvisada enumeración al editor del catálogo, Guillermo Escolar, que ha preparado con exquisito cuidado el texto de la obra y ha logrado hacer de él algo bello, además de útil.

Estos agradecimientos son tan sólo una pequeña muestra, si bien significativa, de todas las personas que ha habido detrás de la elaboración de este catálogo. Entre bibliotecas y archivos, la suma de instituciones consultadas ha sido de 39, sin contar con los popios ejemplares que han ido configurando mi propia colección de manuales. El servicio de préstamo interbibliotecario de la Biblioteca de Filología de la UCM, con la paciencia de Isabel de Armas, primero, y de Isabel Delgado, más tarde, me ha proporcionado documentos casi imposibles. Asimismo, el recorrido geográfico de mis pesquisas me ha llevado desde Ferrara y Múnich a Bogotá, casi como si se tratara de una suerte de representación simbólica del itinerario que las ideas historiográficas han ido trazando a lo largo de los años. Muchas de estas “peregrinaciones” académicas las ha compartido vitalmente la dra. Barrios Castro, con quien he buscado, unas veces con fortuna y otras sin ella, lugares de la memoria, como las tumbas de Friedrich August Wolf, en Marsella, la de Otfried Müller en Atenas, o la del propio Alfredo Adolfo Camús en el madrileño pueblo de Leganés. Nuestra Europa “historiográfica” supone ya un intenso recorrido por lugares e instituciones memorables.

La catalogación de estos manuales, 102 en total, desde finales del siglo XVIII hasta la guerra civil española de 1936, supone, en la humildad de su objeto de estudio, un modelo de trabajo académico, que siempre precisa de unos limites y propósitos concretos. Sin embargo, la realidad material de tales documentos no nos ha hecho olvidar aquello que subyace bajo una enseñanza aparentemente homogénea. Cuando se escribe acerca de la historia de las literaturas griega y latina también se está escribiendo sobre el mundo donde se inscribe el autor de cada manual, por lo cual se articula una interesante doble historia. No dejan de ser pertinentes las dos grandes orientaciones que recibe la enseñanza de la literatura clásica a lo largo del siglo XIX, a saber: una progresista o liberal y otra conservadora. La plasmación de una u otra en el discurso de los manuales depende básicamente de los diferentes énfasis que se impriman a ciertos autores o visiones de las cosas. Asimismo, es muy destacable la relación que se establece entre esta enseñanza académica y la propia creación literaria del momento, como apreciamos en autores tan señalados como Pérez Galdós, Clarín, Juan Valera, o Ángel Ganivet. La conciencia de la historiografía de la literatura clásica grecolatina en los autores modernos constituye ya un capítulo concreto entre las modalidades de nuestros estudios de tradición clásica.

Ahora, cuando parece que todo ha terminado, sencillamente es cuando estamos comenzando. Tanto con este catálogo como con el trabajo más reducido sobre los manuales portugueses, que se encuentra en fase de corrección de pruebas, no hemos hecho más que poner las bases para un nuevo y futuro proyecto de investigación: “Historiografía comparada de la literatura grecolatina en el ámbito hispano y luso: transferencias culturales entre Europa y América”. Vamos a cambiar nuestro objeto de estudio, que ahora no van a consituirlo tanto los documentos en sí como la relación establecida por tales documentos. Queremos ver cómo, a partir del ámbito germánico, donde se configura la nueva idea de “Historia de la literatura griega y latina” (F.A. Wolf), ésta pasa a nuevos ámbitos nacionales, como el italiano, el francés y el anglosajón, con las consiguientes transferencias al mundo hispano y luso. Es fascinante estudiar, por ejemplo, la manera en que se transfieren las ideas de “historia interna” e “historia externa” de la literatura desde el ámbito germánico al español, gracias a intermediarios como la traducción que del manual de Ficker se hace a la lengua francesa. Este proyecto no hará más que reproducir el intenso viaje que va desde las universidades alemanas hasta lugares míticos como el Instituto Caro y Cuervo de Bogotá, lugar donde simbólicamente terminará nuestro intenso peregrinaje. Así se lo referí esta primavera a la dra. Barrios Castro y al dr. Teodoro Peris, mientras paseábamos por el propio instituto Caro y Cuervo.

La historia no es, en realidad, más que aquello que se ha contado de los hechos y de sus relaciones, y esta realidad viene expresada por la historiografía. Nuestro interés es analizar la plasmación de tales relatos en lenguas diferentes, como la latina, la alemana, la francesa, la italiana, la inglesa y, finalmente, lenguas como la española, la portuguesa y la catalana. De esta forma, nuestro punto de llegada no es más que un estímulo para seguir ahora trabajando y, en definitiva, viviendo. FRANCISCO GARCÍA JURADO 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

La antigüedad y el pensamiento ilustrado

Javier Espino Martín y Giuditta Cavalletti (eds.), Recepción y modernidad en el siglo XVIII. La antigüedad clásica en la configuración del pensamiento ilustrado, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2017

En el ámbito hispano, no termina de apreciarse, de facto, una conciencia de la diferente perspectiva que los estudios de “recepción clásica”, herederos de la escuela de Hans Robert Jauss y Wolfgang Iser, ofrecen frente a los más arraigados estudios de la llamada “tradición clásica”. Podríamos decir que unos presentan una perspectiva inversa con respecto a los otros, si bien complementaria, donde los estudios de recepción nos invitarían a hacer un viaje desde el presente al pasado, mientras que la tradición, como su propia etimología sugiere, nos llevaría a un ámbito más acorde al natural paso del tiempo.

En el Instituto de Investigaciones Filológicas, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México, se están dando las condiciones adecuadas para que al fin pueda tener cabida una investigación notable dentro del ámbito de la recepción de los clásicos en el mundo moderno desde orientaciones propias de la historia cultural. El profesor Espino Martín y la profesora Cavalleti son en la actualidad las cabezas visibles de este movimiento novedoso y renovador, algo de lo que da cuenta la monografía que en 2017 tuvieron a bien coordinar en torno a la recepción de la antigüedad clásica en el ámbito del pensamiento ilustrado.

Advierto, ya desde el principio, que no se trata de estudiar algo así como la “presencia” de Plutarco, César o Cicerón “en” los autores modernos, sino, más bien, la relectura y nueva orientación que autores como Montesquieu, Jovellanos o Moratín llevaron a cabo de tales autores, vistos ahora desde nuevas perspectivas que van a configurar una nueva visión e interés en torno a tal antigüedad. El asunto resulta apasionante si lo sabemos plantear en términos de cómo aquello que hemos venido en denominar “la Ilustración” tiene muy presente en sus miras intelectuales a los clásicos, si bien desde unas nuevas claves estéticas, ideológicas e incluso epistemológicas. Sin ir más lejos, la propia formulación de lo que hoy conocemos como “filología clásica” (nos referimos, de manera más específica, a lo que Friedrich August Wolf denominó “Altertumswissenschaft”) tuvo que abandonar el viejo modelo humanístico del conocimiento como algo circular para recurrir a la nueva imagen del árbol de las ciencias, tan característico ya del pensamiento enciclopedista moderno, gracias al cual se constituyeron las nuevas ramas del saber y, de manera específica, una serie de ramas de conocimiento sobre lo antiguo. De esta forma, Wolf se declaraba deudor del pensamiento de Friedrich Schelling, a quien cita, no en vano, dentro de su fundamental “enciclopedia” dedicada a la antigüedad. Por su parte, gracias a Johann Joachim Winckelmann, en el siglo XVIII, la antigüedad recibió una nueva mirada gracias a una estética que, si bien hasta el siglo XIX no se llamó “clasicista”, fue la manifestación estética más acabada de lo que conocemos como el absolutismo ilustrado. Todos estos presupuestos no hacen, pues, del siglo XVIII un mero receptáculo de los clásicos, si no, más bien, una máquina ideológica y conceptual que transformó para siempre la consideración de los mismos, dejando atrás, sobre todo, la visión barroca, tan dominada por la inventio, para pasar a una visión que se define mejor por medio de la imitatio.

El prólogo que abre la obra colectiva que vamos a reseñar, a cargo del profesor Mauricio Beauchot, hoy día uno de los puntales del pensamiento filosófico en Iberoamérica, supone un breve apunte por lo que podríamos entender como la geografía de la Ilustración, configurada por las naciones clave, tales como Alemania, Francia, o momentos históricos esenciales, tales como la Revolución francesa, pero sin olvidar las condiciones creadas en el ámbito hispano, con aspectos tan transcendentales como la propia expulsión de los jesuitas. Analiza también Beauchot sucintamente la manera particular en que el pensamiento ilustrado asumió el pensamiento de los clásicos, con nuevas perspectivas y adiciones a lo que ya no puede considerarse como un mero estado de cosas, sino en términos de una realidad cambiante.

Consecuente con esta idea de realidad cambiante que la perspectiva de la recepción imprime al mundo clásico, es lo que podemos leer en la Introducción, a cargo de los dos editores, quienes establecen esta relación entre el pensamiento ilustrado y el pensamiento clásico en términos de diálogo, un diálogo que implica, a su vez, un nuevo canon de autores, pues cada época imprime un tinte estético diferente que tiene como consecuencia bien el cambio de autores, bien su reconsideración desde otros criterios. Resulta pertinente hacer notar cómo los compiladores de este volumen hacen especial hincapié en el hecho de que la “principal contribución del presente estudio” sea la metodológica. En este punto, debo hacer una pequeña digresión, pues al hablar de metodología entramos en una suerte de “dimensión de fe” entre las diferentes personas que cultivamos estas disciplinas dedicadas a la tradición y la recepción. Es necesario diferenciar entre el objeto de estudio y la disciplina que lo estudia a partir de una metodología determinada. En el caso de la tradición clásica, su objeto de estudio, como bien lo definió Menéndez Pelayo en el primer tomo de su Bibliografía hispano-latina clásica, es “la historia de cada uno de los autores clásicos” a través de la lectura de los autores modernos, en el caso de Menéndez Pelayo, en el ámbito de las literaturas hispánicas, dentro de lo que parece ser una suerte de devenir. Esta formulación podría parecer “natural”, pero no caemos en la cuenta de que para que se haya podido desarrollar esta nueva perspectiva del estudio de los clásicos, es decir, el de su “historia” en los autores modernos, ha tenido que desarrollarse previamente una “historia de la literatura” y, de manera más concreta, de las literaturas nacionales. Configurada esta historiografía llegó después el interés por ver cómo las nuevas historias nacionales de la literatura presentaban mayores o menores deudas con las literaturas clásicas, la griega y la latina, reconsideradas, asimismo, como literaturas nacionales a la manera moderna. En este sentido, siguiendo las ideas del insigne historiador José Antonio Maravall, cabe pensar en el hecho de que los objetos de estudio no preexisten como tales a sus métodos, sino que son los métodos quienes los construyen de una forma adecuada a sus intereses. Habida cuenta de lo dicho, si la tradición clásica como disciplina nació a finales del siglo XIX a partir de unos criterios historicistas y positivos, la recepción, configurada ya durante la segunda mitad del siglo XX desde otras perspectivas metodológicas bien distintas, conlleva otra manera alternativa de ver las cosas, que los compiladores de este libro establecen según dos parámetros generales: a) ¿Cómo interpreta a mentalidad ilustrada el pensamiento de los autores de la antigüedad clásica? Y b) Cómo contribuye el pensamiento de los autores grecolatinos a la configuración de la estética y de los paradigmas del siglo XVIII? Un estudio de este tipo, así planteado, ya no contempla que Cicerón, simplemente, sea “el mismo” Cicerón en el siglo XV, pongamos por caso, como en el siglo XVIII. Las claves hermenéuticas que sirven para interpretarlo cambian, y ya no vamos a partir del esencialismo inherente de aquel primer modelo metodológico de la tradición clásica que sigue siendo “el método” por antonomasia.

Para dar cuenta de esta nueva perspectiva, siguen ocho estudios que lo ilustran en mayor o menor medida. En mi opinión, convendría dividir tales aportaciones en dos grupos: las tres primeras, a las que cabría unir la quinta, y en otro ámbito, el resto, es decir, la cuarta aportación seguida de las tres últimas.

En lo que respecta a las tres primeras aportaciones, además de la quinta, estamos ante estudios que pueden dar cuenta perfectamente de esta nueva orientación metodológica que se propone al comienzo de la monografía. El trabajo de Álvaro M. Moreno Leoni acerca del cambio de visión de Alejandro Magno como “conquistador-civilizador” nos ofrece las modernas claves intelectuales y económicas que dieron paso al interés por el estudio de una etapa de la historia griega que había sido marginada a favor de la llamada etapa clásica. Nos referimos a la época alejandrina y luego, más propiamente, helenística (a partir de Droysen y su precursor, Montesquieu), que cambia el papel de Alejandro como “liquidador” de una Grecia clásica e idealizada para pasar a considerar la apertura de miras que supuso la nueva etapa. Alejandro pasa a ser, pues, un modelo histórico para el siglo XVIII y las nuevas bases del liberalismo económico.

En una línea similar a la anterior, Giuditta Cavalletti propone un estudio acerca de César y la “acción divina” de Bruto desde la recepción de Montesquieu. Las consideraciones morales del tiranicidio entran ahora en una nueva dimensión inspirada por el propio sentido práctico de los hechos. Desde este punto de vista, la acción de Bruto resultará “inútil” a la vista de Montesquieu, dado que no consiguió con ella detener la decadencia de Roma.

El trabajo de Nicolás Llantén Quiroz acerca de Cicerón y Montesquieu en El espíritu de las leyes nos lleva a ver cómo éste recurre constantemente a los autores clásicos y, de manera particular, a Cicerón, para legitimar sus propias ideas acerca de cuál es el gobierno más útil para las naciones Esta actitud no deja de entrar, dentro de su innato pragmatismo, en el ámbito de la manipulación de un autor antiguo, pero, al mismo tiempo, también es una relectura en toda regla.

Salto ahora al quinto trabajo, con el fin de cerrar lo que he considerado como el primer bloque del libro, y llego a la aportación de Javier Espino Martín acerca del ciceronianismo en la España del siglo XVIII, entendido éste de una manera naturalmente más amplia a como se hacía en el siglo XVI. Javier Espino observa cómo, frente a la barroquización que se había producido durante el siglo XVII incluso del mismo Cicerón, ahora aparece el autor latino como ejemplo de lógica racionalista de la mano de autores como Gaspar Melchor de Jovellanos. Esta facultad de que un autor pueda ser leído desde perspectivas estéticas e ideológicas tan diferentes es lo que, en buena medida, lo convierte en un clásico.

Estas cuatro aportaciones ya reseñadas parece que guardan una unidad de planteamiento bastante notable y que dan buena cuenta de lo que se quiere demostrar en este libro, que, recordemos, tiene mucho de libro de tesis y no tanto de mera monografía acumulativa sobre un período histórico. Por ello, los otros cuatro trabajos restantes resultan algo más dispersos en lo que respecta a este objetivo común.

La aportación de Eduardo Fernández acerca de la recepción de la retórica clásica en el pensamiento político de Jovellanos comienza con un epígrafe titulado “Concepto de recepción. Rhetorica recepta” donde se trata acerca de la recepción de la retórica clásica en los tiempos modernos, si bien no se atiende en momento alguno a lo que puede ser tal “concepto de recepción”. Al margen de la formulación equívoca, el apartado supone un buen recorrido de la retórica hasta el siglo XVIII, como necesaria contextualización para introducir la figura de Jovellanos y su idea de utilizar la retórica clásica para sus propios discursos.

La aportación de Juan María Gómez acerca de la Eneida “al servicio del horizonte de expectativas” en las tragedias de Nicolás Fernández de Moratín es un trabajo exhaustivo y riguroso acerca de los “ecos” virgilianos en la obra del ilustrado. Sin embrago, al igual que he señalado para el capítulo anterior, el título es equívoco, pues se recurre a un concepto de la estética de la recepción, el de “horizonte de expectativas”, que no debiera utilizarse sin realmente no se conoce la dimensión conceptual que implica. Esto me recuerda, por ejemplo, a aquellas personas que utilizan el término “intertexto” para referirse a lo que ellas mismas no ven más que como una mera “fuente”, sin atender a la diferente naturaleza que representa un “intertexto”, de carácter siempre relativo con respecto a otro texto, frente al carácter esencialista que tiene la “fuente”.

La aportación de María Fernanda González Gallardo acerca de la recepción de la gramática latina en Nueva España durante los tiempos de la Ilustración entra en el análisis ideológico, un aspecto que el propio Javier Espino ya había desarrollado en su propia tesis doctoral. Puede resultar, ciertamente, extraño a algunas personas considerar que el estudio de la gramática latina pueda conllevar ideología alguna, pero no podemos obviar el hecho de que tanto el siglo XVII como el XVIII estuvo en buena medida presidido por la pugna entre el modelo educativo jesuítico, barroquizante y memorístico, frente al modelo lógico-racionalista de Port-Royal, alimentado por la secta del jansenismo. De manera sorprendente, ambas visiones del mundo también conllevaban sendas formas de enseñar la gramática. En el caso del capítulo que ahora se reseña, la autora ha apreciado cómo estas nuevas maneras lógico-racionalistas también llegaron a las gramáticas de Nueva España. Este trabajo nos llevaría a otro asunto igualmente apasionante, como es el de las transferencias culturales por medio de la enseñanza.

Finalmente, el capítulo de Salvador Cuenca Almenar, titulado “Platonismo y crítica a la noción kantiana de experiencia en Walter Benjamin”, nos desconcierta ante esta suerte de doble recepción, pues, de un lado, estaríamos ante la recepción kantiana de Platón, y, de otro, ante la recepción que Walter Benjamin tiene de la Ilustración en general. El planteamiento de este capítulo, al margen de su indudable interés, supone una cierta excepcionalidad dentro del conjunto de la obra, dado que nos lleva desde la recepción que la Ilustración hace de los clásicos a la recepción que un pensador de la Escuela de Frankfurt hace de la Ilustración.

En conclusión, estamos ante un libro interesante que inicia una andadura prometedora. Naturalmente, el siglo XVII no se agota -ni puede agotarse- en estas páginas. Sería, en realidad, asunto de un seminario permanente donde podría abordarse mil y un temas tanto literarios como estéticos o ideológicos. Ahora se está preparando un nuevo volumen correspondiente a la recepción durante el siglo XIX. Como ya indiqué en mi trabajo titulado “Tradición frente a recepción clásica: historia frente a estética, autor frente a lector” (Nova Tellus 33, 2015, 9-37), al margen de perspectivas y métodos, “la gran pregunta, en cualquier caso, tiene que ver con la naturaleza de la relación que se plantea entre las literaturas antiguas y su diálogo con las modernas”. Por eso invito a no dejar de pensar acerca de las razones de aquello que hacemos, y preguntarnos a nosotros mismo si somos meros recopiladores de “fuentes” o, bien al contrario, intentamos captar cómo el espíritu de una época determinada se cuela en la propia relectura de los clásicos. Por este ejercicio de reflexión es por lo que felicito a Javier Espino y Giuditta Cavalletti, entusiastas y audaces.

Francisco García Jurado, catedrático de filología latina de la Universidad Complutense

  

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Andrea Camilleri: “Lo que cuenta Aulo Gelio”

Fue durante nuestro viaje a Sicilia cuando tuve noticia de un famoso autor italiano llamado Andrea Camilleri. No voy a negar mi prevención, a veces lindante con el prejuicio, ante los autores muy leídos y populares. Sin embargo, este autor me resultó simpático desde el comienzo. Camilleri recrea, en homenaje al escritor Vázquez Montalbán, un personaje llamado Montalbano, comisario y héroe cotidiano, con un espacio literario ubicado en una particular forma de concebir Sicilia. No es el género de literatura que suelo leer, pero un día, un poco de casualidad, me entero de que Camilleri tiene un relato con un título realmente significativo: “Lo que contó Aulo Gelio”. ¿Qué cuenta Camilleri en este relato? POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE
Ya he tenido ocasión de referir en alguna otra ocasión que conocí la existecia de Aulo Gelio, autor latino del siglo segundo después de Cristo, en la novela Rayuela de Julio Cortázar. Al cabo del tiempo, también me enteré de que Bioy Casares elogiaba la obra del erudito romano, o de que había un gran poeta argentino, Arturo Capdevila, que había escrito un hermoso retrato del autor latino por el que muchos lectores del cono sur americano llegaron a conocer a Gelio cuando todavía eran niños. Lo del cuento de Camilleri me dejó muy sorprendido. Por desgracia, la obra en la que podía encontrarse este relato, la recopilación de cuentos titulada Un mes con Montalbano, no estaba disponible en las librerías donde lo busqué. Fue algo que también me pasó con otro libro, el poemario Noches áticas, del malagueño José Antonio Padilla Pérez, y que ha dado lugar a una curiosa historia en la que interviene, justamente, un homónimo del poeta. Ya he contado esta triste historia en otra ocasión.
En todo caso, gracias a una persona amiga logré acceder al libro de Camilleri y leer la historia en cuestión sobre Aulo Gelio. Camilleri se refiere de manera específica a un capitulo de las Noches áticas, no otro que el dedicado al episodio singular de Androcles y el león, ahora releído en clave detectivesca por Camilleri. Este relato es ciertamente uno de los capítulos más famosos de la obra de Gelio, y ha dado lugar a toda una saga de obras literarias notables inspiradas en él.
No voy a revelar el contenido del cuento, pero sí hablaré un poco sobre esta fábula referida por Gelio. Un esclavo llamado Androcles ha huido al desierto escapando de un amo cruel. Se refugia en una cueva para intentar evitar la muerte, pero allí se encuentra con un temible león. El animal, lejos de mostrarse con fiereza, le muestra su pata malherida. El esclavo le cura al león y éste, en prueba de agradecimiento, alimenta al esclavo con carne cazada por él mismo. Así conviven humano y león durante mucho tiempo, hasta que Androcles abandona la cueva. La desgracia hizo que el esclavo volviera a ser atrapado y condenado a morir comido por los leones. Ya en la arena del circo, sorprendentemente, el león que debía matarlo no le hace ni un rasguño, sino que se porta con él de manera cariñosa y amigable. Androcles reconoce entonces al querido león de otros tiempos y el emperador les permite pasar el resto de sus vidas juntos.
Camilleri recupera esta historia para explicar uno de los casos que narra. Sólo referiré el momento en que se nos habla acerca de Gelio:
Aquella noche se le caían los ojos de sueño y pensaba apagar la luz y echar un buen sueñecito, pero le llamó la atención un artículo largo dedicado a Aulo Gelio, con ocasión de la publicación de una selección de fragmentos de sus Noches áticas. El autor, después de haber dicho que Aulo Gelio, que vivió en el s. II después de Cristo, compuso su dilatada obra para entretenerse durante las largas noches invernales en su propiedad del Ática, concluía dando su opinión: Aulo Gelio era un escritor elegante de cosas absolutamente fútiles Sólo cabría recordarlo por una historieta que contó, la de Androcles el león.
El juicio sobre Gelio que aquí desarrolla un crítico anónimo no es, ciertamene, algo nuevo. El poeta Arturo Capdevila vio en Gelio el prototipo de la erudición vana, por lo que nuestro autor latino ha pasado a formar parte de esa nómina de eruditos inútiles que puebla la literatura. El juicio negativo ya aparece en Luis Vives, nuestro autor valenciano del XVI, y en este caso es un juicio motivado por causas patrias.
En fin, esta semana ha fallecido Camilleri. Nos queda ahora el recuerdo de sus relatos y a mí, particularmente, la sorpresa de Aulo Gelio entre sus páginas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Una sabia y vital lección de helenismo

Resultado de imagen de mariano nava pervivencia

Muchas clasificaciones son las que aceptan los libros, desde peligrosos, clásicos e incluso interesantes. Hoy queremos ofrecer la reseña de un libro que nos atrevemos a calificar de necesario. Si alguien quisiera preguntarse, desde una ramplona mentalidad utilitarista, para qué sirve el pensmiento y la literatura griega me atrevería a mostrarle esta obra, repleta de saber y de vida. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CATEDRÁTICO DE FILOLGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Mariano Nava Contreras, Homero y la cera de Descartes. Fortuna y pervivencia de la Antigüedad entre nosotros, Madrid, Editorial Complutense, 2019

El arte de hacer comprensible para un público más amplio aspectos de nuestro conocimiento especializado es una virtud que no siempre está al alcance de todos los académicos. A veces, esta relación entre divulgación y especialización no es sencilla, pero resulta sumamente necesaria, pues la buena divulgación precisa de un conocimiento profundo de aquellas cosas sobre las que se ha de hablar y, a su vez, la alta especialización a menudo requiere de cierta visión de conjunto que no nos haga perder el norte acerca de lo que investigamos. Considero que la labor divulgativa del profesor Mariano Nava, uno de los más brillantes helenistas con los que ahora cuenta el mundo hispano, es, en este sentido, modélica. Desde hace tiempo, el profesor Nava lleva publicando en la prensa reflexiones o pequeños ensayos que tienen (casi) siempre como rasgo común el mundo griego. Tales reflexiones, además de ilustrarnos acerca de algún aspecto de la literatura, el pensamiento o la historia de Grecia, suelen ser eficaces instrumentos para poder pensar críticamente acerca del mundo actual. El libro que ahora reseño supone una compilación de tales trabajos, algunos de los cuales yo ya había leído previamente, pero debo reconocer que el efecto que produce la lectura conjunta acrecienta verdaderamente su valor.

El libro, dentro de una deseable colección divulgativa iniciada por la Editorial Complutense, se articula en torno a tres partes: “La palabra y el pensamiento”, “La ciudad y el poder” y “La memoria y la gente”. De esta forma, cada parte agrupa más o menos un tercio del total de los pequeños ensayos, de manera que la propia estructura del libro adquiere un cierto relieve temático y no sólo misceláneo. Naturalmente, el libro podría leerse en el orden que el lector eligiera, pero no me parece, por ello, menos interesante, seguir una lectura lineal, de principio a fin, y dejarnos asombrar por la variedad y profundidad de los temas tratados. De manera curiosa, el carácter divulgativo del libro no está reñido con una mirada profunda y crítica de cada asunto tratado que confiere a la obra no sólo el necesario rigor académico como punto de partida, sino también una dimensión intelectual no menos interesante. Troya, Sócrates, la tragedia griega, la historiografía o el arte aparecen singularmente dentro de lo que no deja de ser un ameno e intenso paseo por la cultura griega. A veces nos sentimos identificados con el autor mientras recorre las calles de Atenas o describe el Partenón a la puesta de sol.

Son tantos los aspectos evocados que, mientras leemos, tenemos la tentación de sistematizar y clasificar lo aprendido. No en vano, el dr. Nava nos va proporcionando a pequeñas dosis una verdadera lección de historia, filosofía y literatura griegas. Me gustan especialmente las consideraciones acerca de aspectos sobre la lengua, como la reflexión acerca de términos como “tirano”, la expresión de la soberbia, o la ausencia de un verbo como “perdonar” en la antigua cultura griega. Asimismo, resultan antológicos algunos ensayos, como aquel donde se disecciona la expresión aristotélica de “Animal político” o se nos habla acerca del Idiotés. Asimismo, el libro es, de una manera profunda, todo un tratado sobre ideas políticas en la Grecia clásica, gracias a las reflexiones que se hacen acerca de la democracia o el propio poder, concebido esencialmente como una enfermedad. No menos interesantes resultan las reflexiones acerca de los dioses griegos, tan bellos como vengativos y crueles, o el papel de Sócrates como personaje incómodo para cualquier forma de poder, por muy democrática que esta sea. Se trata de un libro que, por lo demás, se impregna en nosotros, casi sin darnos cuenta. Recuerdo que hace un tiempo, durante una estancia en Atenas, evoqué el ensayo dedicado por el dr. Nava al Liceo de Aristóteles justamente durante una visita al lugar arqueológico.

Asimismo, ya en el Museo de la Acrópolis, me acordé de aquel ensayo donde cuenta cómo hay una metopa del Partenón, la 32, que se salvó de la barbarie gracias a haber sido confundida con la escena de la Anunciación de la Virgen María. Se trata, por lo demás, de un libro extraordinariamente bien escrito, donde la necesaria reflexión sobre las cosas no está reñida con la emoción que suscitan los propios pensamientos. Me viene a la memoria sin esfuerzo este párrafo donde el autor, en Esmirna, pasados casi cien años de dominación turca, busca aún algún atisbo de cultura griega:

“Eso fue en realidad lo que quise ir a buscar a Esmirna casi un siglo después de la guerra. Quise saber si acaso en la mirada de esos turcos de ahora, si en la desconchada madera de las casas de los barrios viejos, si en el claro de nube que matiza las tardes de la bahía, si a la sombra de los olivos que verdean las colinas todavía queda algo, algún atisbo de aquella vieja Jonia girega que inventó la ciencia, la poesía y la filosofía. La respuesta me la vino a dar sin quererlo, supongo, el arqueólogo turco que fue mi guía cuando fui a visitar las ruinas de Éfeso. Con un pr de tés sobre la mesa me preguntaba lo típico, que qué hacía un venezolano por allá tan lejos. Entonces le expliqué con detalle mis inquietudes y mis preguntas. Él se quedó callado un rato mirando al piso y después, sin apenas levantar la mirada, me dijo: «Ah, sí, los griegos… lo destruyeron todo». Quise responderle pero no pude. Mudo de sorpresa e indignación, me di cuenta de que nunca más volverá a tragarme tantas palabras juntas. Obviamente él se había leído unos libros de historia y yo otros.” (“Los que escriben la historia”, p. 271)  

Mientras recorría este periplo académico, intelectual y vital del dr. Nava, se me ocurrió una conclusión imprevista, como es el hecho de que, en el infierno laberíntico de la Historia, el helenismo es básicamente una forma de vida. Recordé, mientras leía los pasajes donde se nos habla acerca del destino final de Edipo, esa doble dimensión, entre cotidiana y mítica, que me brindó el paseo desde el centro de Atenas hasta la propia tumba del rey de Tebas, en un promontorio que hoy puede verse en el centro del propio barrio de Colono.

En aquella parte de Atenas era visible el zarpazo de la terrible crisis que ha sufrido Grecia durante estos últimos años, pero ahí seguía estando la dimensión profunda del mito, a la espera de volver a ser recordada y revivida. Creo que esta sería la mejor y más sucinta definición del libro que ahora estoy acabando de reseñar: “una sabia y vital lección de helenismo”. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

La Biblioteca de Alejandría: conocimiento y poder en el Egipto helenístico

Erigidos en Egipto a comienzos del siglo III a.C. por el rey Ptolomeo I Soter, el Museo y la Biblioteca de Alejandría eran las instituciones culturales más señeras de la ciudad fundada por Alejandro Magno, muerto prematuramente en el 323 a.C. Cabría preguntarse por qué el rey Ptolomeo I y su sucesor pusieron tanto empeño en crear dos instituciones que iban a hacer que Alejandría destacase gracias a una peculiar forma de dominio: el conocimiento de todas las cosas. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO, GRUPO UCM HISTORIOGRAFIA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA

EL CONOCIMIENTO COMO PODER

Al calor de la dinastía de los Ptolomeos, heredera de aquel espíritu alejandrino, la Biblioteca, junto al Museo, no sólo fue concebida como un filantrópico depósito de saber, sino como un instrumento que hiciera posible la apropiación y catalogación de todo el conocimiento que mereciera la pena ser conservado, en la idea de que la ciencia nos permite apropiarnos del mundo al descubrir sus claves. De esta forma, disciplinas como la filología, la matemática, la astronomía, la medicina y la geografía, fundamentalmente, alcanzaron un desarrollo excepcional a lo largo de la vida de la Biblioteca, gracias a figuras tan relevantes como las del poeta Calímaco o el geógrafo Eratóstenes.

La importancia que concedía Alejandro Magno al conocimiento por encima de cualquier otra cosa aparece en una carta enviada por éste a su maestro Aristóteles, transmitida por Aulo Gelio. La carta fue escrita cuando Alejandro estaba en el cénit de su dominio sobre Asia. Entonces se entera de que Aristóteles iba a publicar sus enseñanzas más especializadas, aquellas que sólo unos pocos, entre otros, el propio Alejandro, habían tenido el privilegio de escuchar. Alejandro pregunta a su maestro en qué se va a poder diferenciar del resto de la gente si tales enseñanzas dejan de ser un secreto. De esta anécdota podemos deducir por qué Alejandro ve en el conocimiento una forma de poder todavía mayor que el militar y político, razón por la que tal saber no debe divulgarse.

La Biblioteca de Alejandría tenía el propósito de organizar el saber, en un momento en que todavía no había una diferenciación neta entre religión o ciencia, o entre ciencias del espíritu (lo que normalmente llamamos “letras”) y ciencias experimentales (las “ciencias” por antonomasia). Las grandes bibliotecas del mundo que luego han sucedido a la de Alejandría (como la Vaticana, la de El Escorial o la del Congreso de Washington) han seguido estando muy ligadas a esta estrecha relación entre el poder y el conocimiento.

PATRIMONIO CULTURAL

La Biblioteca de Alejandría no era tan sólo un depósito bibliográfico de papiros que pretendían conservar todo el saber recopilado hasta la fecha, sino una colección concebida en relación con la actividad del Museo, institución que prefigura nuestra idea de lo que terminarán siendo los modernos centros de investigación. La monarquía ptolemaica hizo posible que un selecto grupo de sabios pudiera habitar ociosamente en aquellos recintos para desarrollar su silenciosa actividad creativa, ya literaria, ya científica. Si el Museo tenía la misión de generar nuevos conocimientos científicos, la Biblioteca estaba encargada de sistematizarlos y conservarlos adecuadamente, algo que ya supone un planteamiento muy moderno que equipara el saber al patrimonio cultural.

En este sentido, no sólo hay una necesidad de conservar lo que se va realizando, sino también todo el patrimonio legado por el pasado, como los grandes textos literarios y científicos de la Antigüedad, comenzando por los poemas de Homero. Con este fin, y en un decidido empeño de lograr dar con el mejor texto posible del padre de la literatura griega, nace una ciencia clave, la filología, a la que se dedican intensamente los bibliotecarios, basada en el estudio empírico de los textos. A la vez que la filología, se desarrollan otras disciplinas enfocadas al conocimiento del hombre, del mundo y del cosmos, como la anatomía, la geología o la astronomía.

PALABRA VIVA FRENTE A PALABRA MUERTA. EL ESPÍRITU DEL HELENISMO

La cultura griega ha oscilado entre dos tipos de transmisión del saber, la oral y la escrita, con un prestigio evidente de la primera sobre la segunda. En el mismo contexto del Museo y de la Biblioteca de Alejandría, si bien la conservación de los papiros (depositarios de la palabra escrita) constituía una tarea primordial, siempre primó la conversación entre los eruditos y lo que la cultura griega había considerado la “palabra viva”, u oral, frente a la “palabra muerta”, o escrita.

Anteriormente, en los tiempos de la polis griega, la transmisión del saber se entendía como una actividad fundamentalmente oral, dentro de un pequeño mundo donde las personas que lo integraban se conocían mutuamente. Sócrates no tuvo necesidad de dejar nada escrito, dado que, simplemente, comunicaba sus conocimientos a sus discípulos mediante el diálogo. Entre otros discípulos, uno de ellos, Platón, entendió, sin embargo, que era necesario conservar (y recrear literariamente) tales conocimientos por medio de la palabra escrita.

El salto cualitativo que se produce desde los tiempos de Platón a los de Aristóteles es el que supone el paso de una cultura basada eminentemente en lo oral a otra que debe recurrir a lo escrito para salvar su patrimonio cultural. El recurso a la escritura pasa a ser como una suerte de mal menor frente al peligro del olvido. Baste recordar el famoso mito de Theuth, el inventor de las letras, relatado por Platón en dos de de sus diálogos (Fedro 274b-275e y Filebo 18b-d). Theuth presenta la invención de las letras (probablemente sea un recuerdo del mundo fenicio) al rey egipcio Thamus. Tal invento serviría como “remedio contra el olvido”, si bien el rey egipcio considera que aquel invento no traerá consigo sino la muerte de la palabra.

Este debate entre lo escrito y lo oral está en la base de lo que pensaba el propio Alejandro Magno, según vimos al comienzo, cuando reprochaba a su maestro Aristóteles que fuera a publicar sus lecciones. El maestro, sin embargo, le responde que da igual que tales lecciones estén publicadas o que no, ya que sólo podrán entenderlas quienes las hayan escuchado, es decir, los iniciados. Podemos pensar, pues, que el fin de aquella fijación por escrito no tenía más propósito que el de dejar una suerte de registro, por esquemático que fuera, de un conocimiento que era denominado “acroamático”, aquel que se aprendía mediante la atenta audición por parte de un discípulo.

A pesar de que la Biblioteca de Alejandría se convierte en el gran templo de la palabra escrita, aquel prestigio de la tradición oral, de la “palabra viva”, sigue vigente en el Museo, donde el recuerdo del Liceo aristotélico resulta palpable, si bien no deben descartarse otras influencias orientales, como la de la “grafomanía” de los pueblos asiáticos, creadores de grandes bibliotecas y archivos que tendrían un peso decisivo en la propia creación de la Biblioteca. Un ejemplo de tales bibliotecas es el archivo asirio de Asurbanipal, que recientemente ha merecido ser objeto de una exposición en el Museo Británico de Londres.

DOS GRANDES BIBLIOTECARIOS Y ERUDITOS: CALÍMACO Y ERATÓSTENES

En la Biblioteca de Alejandría los estudiosos desarrollaban e investigaban acerca de todas las materias posibles. Sin embargo, como bien dice Pfeiffer, hay que entender estos centros como lugares cerrados y dirigidos a un grupo selecto de personas y no al conjunto de la sociedad. Los estudiosos exponían allí sus conocimientos científicos, pero también gustaban de recurrir a los temas mitológicos como curiosidad erudita. De este modo, inventaron y cultivaron lo que llamaron technopaegnia o carmina figurata, poemas que a veces son adivinanzas, compuestos para mostrar el dominio de la técnica formal, consistentes en la representación de un objeto mediante la distinta longitud de las líneas. Recordemos, ya en tiempos bastante más recientes, los famosos caligramas de Apollinaire. Entre este conjunto de bibliotecarios y eruditos contamos con dos máximos exponentes, Calímaco y Eratóstenes, ambos oriundos de Cirene. El primero es recordado sobre todo por su obra poética, mientras el segundo destaca por sus hallazgos científicos.

Calímaco (310 a.C.- ca. 210 a.C.), erudito muy bien considerado en la corte de los Ptolomeos, no llegó a ser su director, aunque sí estuvo muy relacionado con la Biblioteca. En su concepción de lo que debía ser la poesía prefería los pequeños poemas a las largas narraciones. Dentro de su libro Aitia, reconstruido parcialmente por Pfeiffer, tildaba de telquines o espíritus malignos a los que no compartían sus ideas. Famoso también fue su poema La cabellera de Berenice, adaptado con gran éxito y acierto posteriormente por el poeta latino Catulo. Se trata de un poema dedicado a la cabellera ofrendada por la esposa de Ptolomeo III Evérgetes durante la campaña militar de Siria, y que terminó convertida en estrella. Se conservan además trece Yambos y un pequeño poema titulado Hécale.

En lo que respecta a su trabajo en la Biblioteca hay que destacar su labor como autor de una impresionante obra bibliográfica, Los Pínakes o Tablas de todos los que fueron eminentes en cualquier género literario y de sus obras, en 120 volúmenes. Se trata de todo un inventario crítico de la literatura griega, dividido en épica, tragedia, comedia, filosofía, medicina, retórica, legislación y miscelánea, donde se comentan obras antiguas ya perdidas y sus problemas de autenticidad. Es probable que la idea de crear estas tablas o Pínakes surgiera por el gran aumento de la producción literaria griega y de la difusión del libro para la lectura individual. Sin embargo, aunque la idea de un intento de ordenación subyazca en estas tablas, en opinión de Canfora, no existía realmente ni un orden ni un plan y solo podían ser utilizadas por los expertos que ya conocían su lugar. Además, según este autor, no se trataba de un repertorio global sino de una selección de autores que habían “brillado” en diversos géneros, por lo que estamos más ante un canon que ante un catálogo completo.

Eratóstenes (ca. 275 a.C. – ca. 195 a. C.), por su parte, parece que estudió en la Academia y en la Stoa de Atenas hasta que Ptolomeo III lo llamó para ir a Alejandría como director de la Biblioteca (245 a.C. – 201 a.C.) y quizá como profesor del futuro Ptolomeo IV Filópator. Él mismo se definió como philológos, en el sentido de que estaba interesado en otros conocimientos además de los literarios, diferenciándose así frente a sus antecesores y compañeros, que se denominaban kritikoí y grammatikoí. De hecho, se dedicó a actividades intelectuales muy variadas: poesía, filología, filosofía, matemáticas, astronomía, cronología y geografía. Escribió algunos poemas como Hermes y Erígone siguiendo las directrices de Calímaco y cultivó los estudios literarios, cuya obra más destacada fue un tratado titulado Sobre la comedia antigua.

Sin embargo, los dos volúmenes de su Gramática y varios estudios de vocabulario son una anécdota frente a sus estudios científicos desarrollados en el campo de la cronología y de la geografía. Eratóstenes compuso una obra astronómica, Catasterismos, que contenía mitos sobre el origen de las constelaciones; por otra parte, sus Olimpionicas, lista de los vencedores en las olimpiadas, le sirvió de base para elaborar su Cronografía, al menos en nueve libros, donde se establecía por primera vez primera los principios de esta ciencia, así como un cuadro cronológico completo, dividido en diez épocas, desde la toma de Troya, que calculó en torno al 1184-3 a.C. hasta la muerte de Alejandro. Con respecto a su Geografía, en tres volúmenes, estableció con bastante acierto la distancia entre diferentes ciudades, así como la longitud, latitud y el perímetro y extensión de la tierra. Además, calculó la circunferencia de la tierra observando la proyección de la sombra a la misma hora durante el solsticio de verano en Siena (la actual Asuán) y Alejandría, situadas en el mismo meridiano y a 5.000 estadios de distancia. Asimismo, estudió la posición de las estrellas y escribió una obra sobre filosofía matemática, Platónico. Como matemático se le conocen dos contribuciones, la “criba”, para la determinación empírica de los primeros números primos y una contribución al problema del mesolabio o problema de la duplicación del cubo, que resolvió gracias a un dispositivo compuesto por tres tablillas rectangulares móviles y superponibles.

De esta forma, tanto el Museo como la Biblioteca de Alejandría son precursores de nuestro imaginario acerca de la cultura y el saber, si bien todavía no había quedado establecida nuestra moderna frontera entre saberes humanísticos y científicos.

En su libro Cosmos y la serie televisiva del mismo título, el científico y divulgador Carl Sagan (1934-1996) evocó y recreó de forma imaginaria el interior de la Biblioteca de Alejandría, con su medio millón de volúmenes. Gracias a una reconstrucción virtual, el autor aparece incluso paseando por los estantes que contenían los papiros. A pesar de la irreparable pérdida de casi todas las obras que allí se conservaban, Sagan considera que aquella institución fue la semilla del mundo moderno, si bien quedó latente desde los tiempos de Hipatia hasta los de Colón y Copérnico. Sagan considera que el carácter reservado del conocimiento que atesoraba aquella institución, así como la nula repercusión de tales saberes en la población circundante, dio lugar a que, a la hora de ser destruida, nadie pudiera detener a las multitudes, ignorantes de todo su valor. Es probable que Carl Sagan esté juzgando la Biblioteca con los criterios de la divulgación científica y la fe en la ciencia propios de nuestro tiempo, pero parece que era inherente a la propia naturaleza del saber antiguo ese hermetismo que convertía tan solo a unos pocos en sus felices iniciados. MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Luciano Canfora, La biblioteca desaparecida, Gijón, 1998.

Hipólito Escolar Sobrino, La Biblioteca de Alejandría, Madrid, 2001.

Rudolf Pfeiffer, Historia de la Filología Clásica. Tomo I, Madrid, 1981.

Carl Sagan, Cosmos, Barcelona, 1982.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website