Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos

portada teoría de la tradición clásica

  ISBN: 978-607-02-7352-0
Título: Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos
Autor: García Jurado, Francisco
García Pérez, David (Prologuista)
Editorial: Universidad Nacional Autónoma de México
Materia: Educación. investigación. temas relacionados con la literatura
Publicado: 2015-11-22
Nº Edición: 1
Idioma: Español

Resumen

En Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos, Francisco García Jurado, profesor en la Universidad Complutense de Madrid, nos ofrece una primera aproximación teórica de carácter general para el mejor conocimiento de esta disciplina. La obra se divide en tres partes. En la primera, dedicada al significado de la “tradición”, se repasan las principales metáforas que motivan los conceptos básicos de la disciplina, tales como “legado” y “herencia” (metáfora hereditaria), “pervivencia” y “fortuna” (metáfora de la inmortalidad), “influencia” (metáfora del contagio) y “recepción” (metáfora democrática). Asimismo, se hace una historia del concepto de “clásico”, desde su primera formulación en Aulo Gelio hasta el ensayista Italo Calvino.

La segunda parte está dedicada a la historia de la disciplina, desde sus primeros presupuestos ilustrados hasta su configuración como tal disciplina gracias a Domenico Comparetti en 1872. Después se analiza la etapa dorada de la misma, encarnada en las figuras capitales de Gilbert Highet, Ernst Robert Curtius y María Rosa Lida de Malquiel, para analizar luego los nuevos derroteros seguidos por la disciplina desde los años sesenta del siglo XX hasta los albores del siglo XXI.

La tercera y última sección, dedicada a los métodos de estudio, parte de los primeros presupuestos positivistas (“A en B”) hasta el cambio de perspectiva que supone la “estética de la recepción”, con su énfasis en el error creativo, la pujanza de la “intertextualidad”, que conlleva una profunda revisión del concepto de “fuente literaria”, la irrupción de la “historia cultural”, que reconsidera lo clásico a partir de los grandes paradigmas historiográficos del Renacimiento y la Edad Media, y, finalmente, los “estudios poscoloniales” (el “Orientalismo”), que configuran, por un lado, nuevas tradiciones clásicas ajenas a lo grecolatino y, por otro, una lectura revisionista de la propia tradición clásica occidental.

Este libro no relata tanto una historia antigua como la propia actualidad que la visión del mundo clásico reviste a lo largo de los siglos, ya desde su propia formulación moderna como “clásico”.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Elizabeth Barrett Browning y su biblioteca latina: el autor como lector

Elizabeth_Barrett_BrowningHoy escribe Ana González-Rivas Fernández (Universidad Autónoma de Madrid y Grupo de Investigación “Hitoriografía de la literatura grecolatina en España), quien nos ofrece un resumen de su reciente publicación sobre Barrett Browning: González-Rivas Fernández, Ana, “La biblioteca latina de Elizabeth Barret Browning: una aproximación historiográfica” (“Elizabeth Barrett Browning’s Latin Library: a Historiographical Approach”, Ágora. Estudos Clássicos em Debate 18 (2016) 269-299 — ISSN: 0874-5498.

El análisis de la biblioteca personal de un autor revela una información muy valiosa sobre sus hábitos como lector y sobre algunas circunstancias de su época. Regalados o comprados, consultados esporádicamente o leídos en profundidad, cada uno de los ejemplares de una biblioteca nos habla de las inquietudes de su dueño, de sus intereses y de sus preocupaciones. En el artículo “La biblioteca latina de Elizabeth Barret Browning: una aproximación historiográfica” se analiza el caso particular de la reconocida poeta inglesa, cuyos libros compartieron biblioteca con los de su marido Robert Browning,

La relación literaria e intelectual que surge entre Elizabeth Barrett Browning (1806-1861) y los clásicos grecolatinos ha sido tema de investigación en diversos estudios. Dentro del amplio universo de lo clásico, la crítica se ha detenido principalmente en todo lo relativo a la lengua y la literatura griega, por las que Barrett Browning sentía una especial predilección. La relación de la poeta con la Roma antigua y el latín, por el contrario, apenas ha recibido atención, y sólo ha sido analizada parcialmente. Frecuentemente, esta falta de análisis crítico se ha justificado aludiendo a las propias inclinaciones personales de la autora; sin embargo, y a pesar de tales inclinaciones, no deja de ser cierto que el latín y la literatura latina desempeñaron un papel importante en su formación, y que están presentes explícita e implícitamente en algunos lugares de su obra poética. Y, como se afirma en este artículo, no se puede entender cabalmente la relación de Barrett Browning con la literatura de la Antigüedad sin prestar atención a esa otra parte de la Antigüedad clásica que constituye Roma. De hecho, el análisis de lo griego y lo romano como polos en conflicto nos permitirá apreciar las claves esencialmente estéticas que sustentan el interés de Barrett Brownning por la Antigüedad, propias de su tiempo.

El objetivo de este artículo es delimitar y definir el tipo de aproximación de Elizabeth Barrett Browning al latín y la literatura latina a partir del análisis de su biblioteca personal. Para ello se observa, en primer lugar, la relación de la autora con el latín, desde que empezó a estudiarlo en su infancia hasta sus trabajos de madurez. Las reflexiones de la autora en sus cartas y diario dan una idea bastante precisa de su disposición hacia esta materia a lo largo de su vida. A continuación, el análisis se centra en su proceso de aprendizaje, tanto informal (a través de familiares y amigos) como formal (a través de manuales y libros de texto). Se valora, en este último caso, diferentes tipos de manuales de su biblioteca personal, incluyendo gramáticas y estudios de la lengua latina, léxicos, obras de consulta (diccionarios, enciclopedias y antigüedades), antologías y manuales de literatura, guías de viaje y otros textos relevantes. La consideración de todas estas obras da una visión muy completa del acceso de Elizabeth Barrett Browning al latín y todo lo relativo a Roma y la cultura romana, y permite evaluar aspectos como las circunstancias en que la autora adquirió algunos de estos volúmenes y la época en que los leyó, e incluso pone de manifiesto alguna ausencia significativa. Su colección, asimismo, proporciona datos concretos sobre los que recrear el imaginario latino de la poeta, con sus influencias y sus particularidades. Además de añadir más luz sobre el grado de interés de Elizabeth Barrett Browning por la literatura latina, de manera específica, estos datos también permiten valorar hasta qué punto este interés responde a una opción personal o está, más bien, determinado por otras circunstancias externas. Finalmente, el análisis de la biblioteca personal de Barrett Browning refleja el estado y la evolución de los estudios latinos a lo largo del siglo XIX, demostrando que, lejos de ser una disciplina estática, la historiografía latina está en constante desarrollo, y reacciona ante cambios históricos, sociales e ideológicos. Ana González-Rivas Fernández

ENGLISH VERSION

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Interpretar un legado bibliográfico: el caso de Alfredo Adolfo Camús

heinecciusLlevamos ya algo más de un año trabajando en el proyecto de investigación FFI2013-41976, «Historiografía de la literatura grecolatina en España 3: el ‘Legado Alfredo Adolfo Camús’ en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla» (2014-2016), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad. La investigación acerca del legado bibliográfico del profesor Camús nos ha llevado a algunas conclusiones teóricas interesantes que ahora paso a exponer en este blog. Están especialmente dedicadas a mis compañeros del equipo, pero no tengo inconveniente en hacerlas públicas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Al personal de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, sine quibus non, con afecto y admiración

Entre el acervo de testimonios y documentos útiles para conocer mejor la vida y el pensamiento de Alfredo Adolfo Camús (1817-1889), el legado bibliográfico depositado actualmente en la “Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla” se muestra como absolutamente imprescindible. Al estudio de este legado hemos encaminado, por tanto, el proyecto de investigación HLGE3, ahora en curso. Sin la labor de recuperación de las PROCEDENCIAS de los libros llevada a cabo por la propia biblioteca (y aquí merece una mención especial Mercedes Cabello) hubiera sido imposible iniciar este trabajo de investigación. Hoy día, gracias a un trabajo sobre las Cartas de Justa Camús Aguado que aparecerá dentro de poco, sabemos que entre 1914 y 1921 ingresaron en la entonces llamada “Biblioteca del Decanato de Filosofía y Letras” unos mil libros de Alfredo Adolfo Camús, en realidad el resto de lo que había quedado sin vender desde que los heredó su propia hija, la citada Justa Camús. quien falleció en 1914. La colección, no obstante todo lo vendido, resulta aún rica y digna exponente de uno de los fondos bibliográficos más reconocidos en su época, como aún podemos ver en algunas noticias de la prensa:

Las bibliotecas famosas de Estébanez Calderón, de Carderera, 
de Gayangos, de D. Alfredo Adolfo Camus, hallaron ricos 
ejemplares en los puestos de la feria que acababan de recibir 
los restos de la biblioteca de los conventos y de las casas 
de los grandes. 
("La ilustración ibérica" del 3 de octubre de 1891)

Este carácter incompleto del legado implica, fundamentalmente, que debemos interpretarlo y no actuar simplemente de “notarios”. En este sentido, hay algunos criterios pertinentes de los que debemos partir, a saber:

a) No todos los libros de Alfredo Adolfo Camús forman parte del “Legado Camús”

Esta cuestión es absolutamente pertinente, pues incluso entre los libros de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla que cuentan con alguna EVIDENCIA MATERIAL que los relacione con Camús, algunos ejemplares provienen de compras anteriores al ingreso del “Legado Camús” o bien de otro legado, el “Legado Valle”, que ingresó en 1914. Manuel María del Valle, antiguo alumno de Camús y profesor también de la Central, adquirió algunos de los libros de su maestro y tuvo la buena idea de constatar esta antigua procedencia. Esta cuestión abre, por tanto, las fronteras del “Legado Camús” a otros libros que fueron del profesor, si bien acabaron siendo vendidos en algún momento tras su muerte. Asimismo, hemos dado con libros de Camús en la santanderina Biblioteca de Menéndez Pelayo (gracias a la ayuda de sus bibliotecarios y, muy en especial, la de Rosa Fernández Lera), y en lugares mucho más lejanos, como alguna biblioteca de los Estados Unidos y de Alemania. Asimismo, di noticia hace un tiempo de la venta de un ejemplar de Camús.

b) El “Legado Camús” es sólo uno de los posibles puntos de partida para el estudio de su biblioteca

Habida cuenta de las ventas previas de muchos de los libros de Camús (desgraciadamente, no podemos saber de qué porcentaje se trata, pero hay que tener en cuenta que las ventas constatadas se extienden desde 1891 hasta, al menos, 1903), el legado bibliográfico debe ser considerado, dado su carácter fragmentario, como un acervo bibliográfico incompleto donde hay que suplir, en lo posible, tales carencias. El legado, por ejemplo, ofrece pocos datos acerca de las lecturas de literatura española que pudo llevar a cabo Camús. Hubiera sido impagable, dado el año en que estamos, conocer las ediciones cervantinas de un profesor tan amante de Cervantes como fue Camús. Por desgracia, tales cuestiones han de ser interpretadas mediante otros medios heurísticos.

c) Debemos establecer tres criterios básicos para reconstruir la “biblioteca ideal” de Camús

Habida cuenta, pues, de que no todos los libros que fueron propiedad de Camús están en el “Legado” y de que tal legado ofrece significativas ausencias bibliográficas, es necesario INTERPRETAR cuál pudo ser la biblioteca ideal de Camús mediante una serie de CORRELACIONES habidas entre tres aspectos clave:

-PRIMERA: las propias obras publicadas o promovidas por Camús. Camús cita a menudo libros que son de su propiedad. Es el caso de una edición de Francis Bacon que utiliza en su comentario a un fragmento de Afranio. En este caso, la EDICIÓN citada puede ponerse en relación con el propio EJEMPLAR que se conserva en su legado. En el caso de haber sido vendido tal ejemplar tendríamos al menos el indicio de su existencia gracias a la referencia bibliográfica. En este sentido, creo que Camús participaba de ese “vicio” tan propio de los bibliófilos de citar por medio de los libros que eran de su propiedad, por lo que tales citas resultan valiosas a la vez que pertinentes. La posibilidad de conjeturar EDICIONES a partir de ciertas referencias hechas por Camús es otro tema fascinante. La dra. Barrios Castro, en su estudio sobre la interesantísima edición que Camús hizo de los adagios de Erasmo, ha logrado conjeturar la edición concreta de la que Camús hizo uso. Esta conjetura de la edición no puede, sin embargo, ponerse en correlación con un ejemplar en cuestión (aunque todavía, por lo que ella misma me cuenta, puede haber espacio para las sorpresas). De esta manera, la diferencia entre EDICIONES y EJEMPLARES se vuelve más que pertinente en nuestro estudio.

-SEGUNDA: los TESTIMONIOS de terceros acerca de Camús. La prensa de la época está llena de testimonios acerca de Camús escritos, sobre todo, por antiguos alumnos. Entre tales testimonios destacan tres: la semblanza de Pérez Galdós y las necrologías de Clarín y Menéndez Pelayo. En tales testimonios cabe encontrar muchas referencias a los libros y lecturas de Camús. Gracias a Clarín, por ejemplo, yo mismo supe que Camús comenzó a utilizar a partir de 1871 el manual de literatura latina de Paul Albert, o que era un atento lector de Heinrich Heine. De la misma forma, una carta de Justa Camús a Menéndez Pelayo señala en una lista de libros a otro romántico alemán, Jean Paul, y aquí la fortuna me llevado hasta el ejemplar mismo en Santander. Tales testimonios indirectos completan, por tanto, las posibles ausencias en el legado. Naturalmente, estos testimonios indirectos sólo nos permiten adivinar un libro, como mucho una edición posible, que leyó y poseyó Camús, pero no ejemplares concretos, salvo en casos como el de Jean Paul.

-TERCERA. Las EVIDENCIAS MATERIALES de los libros. Las llamadas EVIDENCIAS MATERIALES que encontramos en los libros de Camús son diversas, tales como los ex libris, los super libris (en Camús, he llegado a encontrar su nombre grabado en la parte baja de algunos lomos procedentes de encuadernaciones modernas encargadas por él), dedicatorias o cualquier otro testimonio directo y visible que podamos encontrar en un ejemplar concreto. Lo más normal es la plasmación de su escueto ex libris escrito a mano sobre las portadas: “Ex libris A.A. Camus”. Es interesante observar que Camús apenas deja otras marcas de sus lecturas. En una amena conversación que mantuve con la dra. Marta Torres, directora de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecella, ella me contaba que había un tipo de erudito-bibliófilo que no gustaba de dejar sus marcas de lectura sobre los libros. En el caso de Camús esto es rigurosamente cierto, si bien ahora tales notas serían más que valiosas.

En cualquier caso, es necesario que tengamos claras estas cuestiones y que, en la medida de lo posible, las apliquemos y hagamos que estén presentes en los trabajos que cada miembro del equipo estamos desarrollando con vistas a nuestra futura monografía. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

De la sublimidad. Una nueva traducción al portugués

IMG_4561Dionísio Longino,  Do sublime. Tradução do grego, introdução e comentario, Marta Isabel de Oliveira Várzeas, Imprensa da Universidades de Coimbra, 2015

Junto al concepto de belleza, al que acaso supera, y frente a lo grotesco, al que se opone en calidad de contrapunto, lo sublime o la sublimidad han tenido un notable desarrollo en las teorías estéticas. Su recorrido histórico se extiende desde este breve pero intenso tratado atribuido a Longino, probablemente escrito en el siglo I de nuestra era, hasta los modernos pensadores dieciochescos Edmund Burke (Indagación filosófica sobre el origen de las ideas acerca de lo sublime y lo bello) e Immanuel Kant (Lo bello y lo sublime), que dieron al término (y, de paso, al antiguo tratado) nueva vida en el contexto de las incipientes estéticas neoclásicas y románticas (el escocés Hugh Blair hará también lo propio en su difundida retórica).

La reciente y espléndida traducción que ahora reseño del tratado griego llegó a mis manos durante los felices días en que se celebraron las “II Jornadas da Sociedade Portuguesa de Retórica” (Faculdade de Letras da Universidade do Porto, 24-25 de Novembro de 2015). Fue entonces cuando se hizo pública presentación del libro, al tiempo que buena parte de las ponencias giraban igualmente en torno a la presencia de la sublimidad en el contexto de la retórica. La palabra griega hypsos es la que sirve en este tratado, en principio catalogable como un manual de retórica, para dotar de forma y contenido al concepto de sublimidad, caracterizándolo como un modo de elevación que no sólo es estético, sino también moral.

El libro que reseñamos comienza con una utilísima introducción que nos deleita hablándonos acerca del autor y la fecha de composición del tratado. La autora, Marta Várzeas, tras las diferentes dudas y conjeturas en torno a la figura de Dionisio Longino, que es el nombre que aparece en el códice Parisinus 2036, se decanta finalmente por esta filiación autorial, a pesar de que en la portada de la obra ha preferido que éste no figure expresamente. Pasa luego a hablar acerca del tema de la obra, señalando la originalidad que presenta este breve tratado de retórica griega en el contexto de su época. Ciertamente, la novedad radica en la manera en que nuestro autor enfoca el asunto de la sublimidad, cuando transciende de la mera preceptiva al modo en que “podemos conducir nuestra propia naturaleza a un cierto grado de elevación”. De esta forma, el término hypsos nos llevaría, más bien, hacia la ética que estrictamente a la retórica y la estilística, dado que lo sublime se convierte, en definitiva, en “el eco de la grandeza interior”. Es, asimismo, muy útil dentro de la introducción el apartado destinado a la estructura de la obra, que nos aclara con una perspectiva sinóptica las diferentes ideas desarrolladas en él. Se cierra esta introducción con un breve apartado dedicado al texto y su transmisión, donde se nos ofrecen los datos básicos acerca del manuscrito más antiguo (el ya citado Parisinus 2036), la editio princeps (Basilea, 1554) y su entrada en el mundo de las ideas estéticas modernas gracias a Burke y Kant.

 Estatua de Edmund Burke que hoy día puede verse en el Trinity College de Dublín (fotografía de F. García Jurado)


Estatua de Edmund Burke que hoy día puede verse en el Trinity College de Dublín (fotografía de F. García Jurado)

Sigue a esta introducción una sucinta pero acertada bibliografia donde se puede encontrar tanto las principales ediciones críticas, traducciones y comentarios, como los estudios fundamentales.

A continuación, y provistos ya de este imprescindible utillaje introductorio, nos adentramos en la traducción del tratado como tal, que destaca tanto por su precisión como por el buen conocimiento que la traductora demuestra de los problemas críticos de su texto original, al justificar, mediante oportunas notas, algunas de las soluciones que ha dado a ciertos términos. Es el caso de su traducción de un “arte de lo sublime o lo profundo”, término éste último elegido para verter el sentido del término griego bathous (2.1.), que algunos críticos consideran un error de lectura, por lo que proponen pathous (“emoción, pasión”); la traductora, sin embargo, opta por la lectura primera, al hallarse este término dentro de la tradición retórica y poderse considerar como sinónimo de hypsous: la elevación y la profundidad no dejan de ser puntos de vista en torno al mismo hecho.  

A pesar de los siglos transcurridos, nos sentimos identificados con las ideas del tratado en más de una ocasión, en especial cuando leemos, al disertar ya acerca de las causas de la decadencia de la oratória, que la sublimidad no depende exclusivamente de la formación ni de la riqueza. Como bien señala nuestro autor mediante una cita ajena (44.1.), aunque en sus tiempos haya personas bien instruidas y capaces de lograr bellos efectos literarios, sin embargo, carecen de sublimidad; asimismo (44.7), la riqueza o el amor al dinero nos impiden pensar en los (“grotescos”) males que le son connaturales (casi parece que estoy viendo al rico Trimalción de Petronio, prototipo del nuevo rico romano de su época). La sublimidad no deja de ser, en este sentido, un absoluto, un ideal que transciende cualquier regla y que, por supuesto, requiere de una elevada actitud moral.

El libro se cierra con un índice de autores y pasajes citados que sirve perfectamente a la consulta concreta. En un orden de cosas más formal, me ha llamado la atención que el libro cuente, como si de un artículo científico se tratara, de resumen y palabras clave, en lo que parece un claro empeño editorial por dotar también a los libros académicos de las formalidades de que ya gozan los artículos de las revistas indexadas. No nos cabe más que felicitar a la profesora Várzeas por esta espléndida obra, combinación de buen hacer y de sencillez expositiva. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Algunas impresiones tras las jornadas “Modernos heterodoxos”

grupo ucm hlge 2015No es en absoluto mi intención hacer aquì una reseña de nuestras jornadas “Modernos heterodoxos. En torno a Alfredo Adolfo Camús”, pero sí me gustaría, cuando menos, ensayar cuáles han sido las ideas y asuntos básicos que se han puesto sobre la mesa al tratar acerca de la polifacética figura del profesor Camús. Este es el resultado de esa improvisada pesquisa. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Lo primero de todo es que me siento feliz por el resultado de unas jornadas que, acaso, hayan sido las mejores de entre todas las que venimos organizando anualmente los componentes de nuestro grupo. Esta vez, al tratar sobre un personaje concreto de nuestra historia intelectual, las pesquisan tenían un claro denominador común y esto ha contribuido a que la diversidad de planteamientos partiera de un centro bien definido.

De la brillante y emotiva ponencia de Germán Gullón me gustaría destacar la lectura que hizo del texto de Pérez Galdós acerca de su profesor Camus y, muy en especial, la referencia al rechazo que éste último sentía por el, así llamado, “realismo grosero”. Simplemente, Camús despreciaba aquellas obras de arte finiseculares que atacaban el debido decoro del que nos habla tan atinadamente la Poética de Horacio. Tanto Galdós como Camús estaban abiertos a lo nuevo frente al apriorismo de los dogmas, pero el mal gusto, el monstruo con el que Horacio comienza su Poética, no era digno de la literatura y de las artes.

Yo mismo, después, al hablar acerca de los destinos inciertos de los libros de Camús, creo haber destacado los misterios que encierra este legado bibliográfico, sólo en parte conservado en la Biblioteca histórica Marqués de Valdecilla, ante la dispersión sufrida a causa de las compras selectivas. Ramiro González Delgado, en su detallada comunicación, hizo notar las ausencias notables que pueden intuirse tras analizar exhaustivamente lo que conservamos de los libros de autores griegos. Por su parte, Mirella Romero, por su parte, indagó en las obras sobre Historia de Grecia a partir del Compendio de Historia Universal. Señaló con acierto la presencia del historiador francés Charles Rollin, entre otros inspiradores de una obra colectiva que probablemente fue concebida inicialmente como una traducción, pero que terminó siendo un libro de texto escrito por varias manos.

Antonio Barnés glosó el humanismo de Camús desde los ideales humanísticos del Quijote, y así pudimos entrever una rica lectura cervantina en torno a este profesor de la Central. De la charla de María José Barrios cabe destacar el descubrimiento de una obra latina titulada “Refranes” que reivindica el latín clásico y Erasmo mediante la glosa inteligente de sus adagios. Hasta ahora, el testimonio más importante que ligaba a Erasmo con Camús era Galdós, pero esta nueva obra de Camús enriquece considerablemente la posible lectura erasmiana del profesor. De esta forma, la sesión conformada por estos dos especialistas nos brindó sendas lecturas, cervantina y erasmiana, del profesor de la Central.

Al día siguiente, Ana González nos presentó a Camús como “esperable” lector de la literatura inglesa, en el sentido de que todo aquello que leyó era lo que estaban dentro de lo normal para un buen lector de su época. Muchos de los libros ingleses, por cierto, pasaban previamente por la traducción francesa. Salomé Blanco, al hablarnos sobre Camús y el comediógrafo latino Plauto, llegó de una forma muy natural al personaje de Salvador Costanzo, italiano, liberal y católico que fue, entre muchas otras cosas, traductor de Plauto. Así se planteó igualmente la interesante transferencia que de obras italianas se hizo en la España del XIX gracias a la labor de intermediarios como éste. Pilar Hualde nos ofreció un completísimo recorrido por las noticias que la prensa nos brindan acerca de Camús, mostrando cómo fue un personaje bien conocido y hasta, en cierto sentido, popular, del que luego tanto progresistas como neocatólicos intentaron apropiarse.

Josep Lluis Teodoro y Gorana Stepanic hicieron un intenso recorrido por la erudición de Camús. Muy interesante fue el interés que señaló Josep Lluis por los temas espiritistas que puede deducirse de la biblioteca de Camús, habida cuenta de que este asunto tenía también una vertiente positivista y científica. Gorana analizó mediante una base de datos la naturaleza que la erudición del siglo XVII tenía en la biblioteca de Camús, intuyendo que en este caso el hombre curioso se confundía con el bibliófilo. Yo mismo volví a intervenir para hablar acerca de cómo el pensamiento historiográfico de Camús fue variando a lo largo de su vida, desde 1845 a 1889, por medio de cuatro etapas clave.

Felipe González Vega nos trajo finalmente al Menéndez Pelayo múltible y convulso que nos habló de los heterodoxos españoles, tan enemigo de la jerga krausista como de la de algunos escolásticos, en aras de un discurso historiográfico claro y legible. La ronda de preguntas e intervenciones puso en el tapete las semejanzas y diferencias que tuvieron Camús y Don Marcelino acerca del Renacimiento, así como la admiración mutua que ambos sintieron y sus puntuales desencuentros.

Estos dos intensos días sirven ya para entrever lo que será una apasionante monografía, que luego habrá que unir algunos trabajos más relativos al orientalismo o la ideología de la gramática.

Es este el momento de agradecer a mis colegas del Grupo su entusiasmo y amistad. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Literaturas antiguas y estéticas de la modernidad. El debate de Minerva

Precioso ejemplar de las Odas de Píndaro impreso en Italia a comienzos del siglo XIX (Biblioteca particular)

Precioso ejemplar de las Odas de Píndaro impreso en Italia a comienzos del siglo XIX (Biblioteca particular)

Mañana, dos de diciembre de 2015, se celebra en la Facultad de filosofía y letras de la Universidad de Valladolid el OCTAVO DEBATE DE MINERVA (2015), con el título “Literaturas antiguas y estéticas de la modernidad. Recepciones clásicas”. Esta octava edición ha sido coorganizada por Francisco García Jurado (UCM) y Pedro Conde Parrado (UVA), y los especialistas invitados son Juan Antonio González Iglesias (USAL) y Jesús Ponce Cárdenas (UCM). Por Francisco García Jurado HLGE

Literaturas antiguas y estéticas de la modernidad.

Recepciones clásicas

La línea de investigación que venimos formulando como “Literaturas antiguas y estéticas de la modernidad” (LAEM) tiene como propósito considerar, dentro del marco de los estudios de Recepción clásica, un aspecto clave a la hora de definir las relecturas de los antiguos en un nuevo contexto cultural: las implicaciones específicas que las modernas estéticas tienen en tales relecturas. Si bien el clasicismo ha sido la estética por excelencia para la apreciación de la literatura y el arte antiguos, no por ello cabe desdeñar otras formas de expresión acaso menos esperables, pero igualmente válidas y estimulantes. En este sentido, la ambivalente relación que el arte romántico establece en general con lo antiguo, buscando sus periferias góticas, o la mantenida por las vanguardias de comienzos del siglo XX (ese tímpano griego que se encierra en el Guernica de Picasso), sin olvidar tampoco la lábil y abigarrada posmodernidad (la exaltada lágrima de Narciso en la pintura de Pérez Villalta), son aspectos que, además, nos muestran cómo cada época reinterpreta desde sus claves ideológicas las manifestaciones de tiempos pretéritos. No debemos olvidar que cuando hablamos, acaso intuitivamente, acerca de la “modernidad” de tal o cual autor clásico estamos considerándolo desde nuestras propias categorías estéticas. Tal planteamiento nos brinda unas claves hermenéuticas realmente útiles para poder apreciar cómo la modernidad recrea e incluso reinventa el pasado. La múltiple recepción de lo antiguo desde diversas estéticas se convierte, de esta forma, en la clave interpretativa de nuestro estudio.

Los orígenes teóricos para entender qué es la recepción están en las aportaciones de la Escuela de Costanza, particularmente en la llamada “estética de la recepción” de Hans Robert Jauss:

“La calidad de una historia de la literatura fundada en la 
estética de la recepción dependerá del grado en que sea 
capaz de tomar parte activa en la continua totalización del 
pasado por medio de la experiencia estética.” 
(Hans Robert Jauss, La historia de la literatura como provocación, 
Barcelona, 2000, p. 160)

Paradójicamente, la recepción clásica encuentra su principal objeto de estudio en la propia obra moderna, a partir de su compleja lectura de los autores grecolatinos. En este sentido, el estudio de la recepción conforma hoy día un paradigma independiente con respecto a los estudios de tradición clásica, más centrada en la obra antigua, que es considerada tradicionalmente como “fuente” (cándida “metáfora hidráulica”, al decir de Pedro Salinas). El planteamiento de la recepción clásica ha sido especialmente fecundo en el mundo académico anglosajón, de manera que ya contamos con libros y revistas específicas, como el Classical receptions Journal, que se publica en la Universidad de Oxford. Por nuestra parte, queremos analizar tres aspectos fundamentales relativos a la recepción:

  1. La lectura estética
  2. La desjerarquización de las relaciones literarias
  3. La naturaleza de lo clásico: materia y forma

Pasamos ahora a desarrollar brevemente cada uno de estos aspectos:

1. La lectura estética. Con respecto a la Antigüedad, los siglos XVIII y XIX crearon un tipo de lectura distanciada que pretendía situar a los autores en su propia circunstancia vital. Se trata de la lectura histórica, que dio comienzo, a su vez, a la moderna historia literaria. Este tipo de lectura histórica tuvo evidentes efectos positivos, pero también afectó a algunos autores antiguos de manera negativa. Es el caso de Virgilio, poeta que, como el propio Borges afirma, se vio perjudicado (frente a Homero) por tal modalidad de lectura:

“Diecisiete siglos duró en Europa la primacía de Virgilio; el 
movimiento romántico lo negó y casi lo borró. Ahora lo 
perjudica nuestra costumbre de leer los libros en función 
de la historia, no de la estética.” 
(Jorge Luis Borges, “Prólogo” a la Eneida, en Biblioteca Personal)

A comienzos del siglo XX, Benedetto Croce reivindicó regresar a la lectura estética de la literatura y fundó la llamada “estética de la expresión”. Es significativa, a este respecto, la peculiar consideración que la hipálage virgiliana (“iban oscuros por entre las sombras solitarias”) adquiere, leída literalmente, como imagen visionaria, más allá de cualquier figura retórica. El poeta Giosuè Carducci casi igualó a Virgilio al hablar del “silencio verde de los campos”. La lectura estética implica, además, la reformulación del canon literario en función no tanto de la historia como de la belleza. La lectura se convierte, por tanto, en una labor creativa, al tiempo que hedonista. El cuento “Pierre Menard, autor del Quijote” nos ilustra a la perfección acerca de este carácter dinámico y creador que tiene la lectura. En 2006 recurrimos al personaje de Menard para imaginar a Borges como “autor de La Eneida”. En términos borgianos, la recepción literaria busca o crea sus propios precursores, por lo que desarrollaría una perspectiva complementaria, pero distinta, con respecto a la tradición clásica. Si la tradición es lo que se lega a la posteridad, la recepción se proyecta desde el presente hacia el pasado, reimagina la tradición.

2. La desjerarquización. Los modernos teóricos de la recurren al término “democratización” cuando hablan acerca de literatura, rompiendo así con una idea secularmente jerárquica de los cánones. Cuando Gelio acudió a la metáfora social de los “clásicos” para hablar acerca de los mejores autores latinos, pensó en la primera clase de ciudadanos romanos durante los tiempos del rey etrusco Servio Tulio. El autor “clásico” se opondría, de esta forma, al “proletario”, en lo que no dejaba de ser una declarara visión piramidal de los autores. El mundo moderno ha evolucionado, al menos desde los presupuestos de la corrección política, a unos ideales de equidad social que convierten tal visión de la literatura en inapropiada. En cualquier caso, uno de los dogmas de la recepción consiste en plantear una posición no jerárquica entre el autor antiguo y el moderno que también puede plasmarse en la propia desjerarquización de los autores antiguos. De esta forma, Italo Calvino nos ofrece en su recopilación de ensayos titulada Por qué leer los clásicos una idea claramente desjerarquizada y posmoderna del canon literario, cuando menos en lo que a los autores grecolatinos concierne: la Odisea frente a la Ilíada, Jenofonte frente a Tucídides, Ovidio frente a Virgilio y Plinio el Viejo frente a Cicerón.

3. La naturaleza de lo clásico: materia y forma. Hardwick y Stray definen las “recepciones” como las maneras en que la materia griega y romana ha sido transmitida, traducida, extractada, interpretada, reescrita, reimaginada y representada. La dualidad aristótelica entre “materia” y “forma” nos permite analizar el fenómeno de la recepción desde tal perspectiva. Si analizamos lo grecolatino como “materia”, es posible entender las nuevas “formas” que tal materia adquiere en contextos lejanos en el tiempo y el espacio. Esta circunstancia ha dado lugar a que ciertos géneros, como el teatro o la poesía lírica, acaparen en este momento un especial interés debido a su ductilidad a la hora de cobrar formas diferentes. Cabe preguntarse, no obstante, qué sigue siendo reconocible de una obra antigua dentro del nuevo contexto de una obra moderna para que podamos hablar en términos efectivos de recepción y no de meras coincidencias temáticas o formales. En principio, deben quedar huellas temáticas o incluso textuales que permitan, al menos a un lector avisado, este reconocimiento de la obra antigua a partir de la moderna.

El caso del poeta González Iglesias ante el fenómeno de la recepción es paradigmático. Nos centramos tan sólo en una de sus obras, las Olímpicas (2005), para tratar de dar cuenta, por medio de esta creación singular, de las tres cuestiones propuestas. González Iglesias partiría, en principio, de una lectura clave, las propias Olímpicas de Píndaro, y su nuevo libro de poemas sería, entre otras muchas cosas, la plasmación de la lectura creativa que él hace de tal obra. Si recurrimos a los tres criterios antes esbozados (lectura estética, desjerarquización y naturaleza de lo clásico), cabe hacer las siguientes apreciaciones:

1. La lectura estética de Píndaro: una tradición moderna. La lectura que González Iglesias lleva a cabo de la obra pindárica no está dentro de una convención, sino que responde a un hecho de deliberada y consciente elección. Esta elección sigue las claves estéticas de una lectura posmoderna, donde elementos tan dispares como las referencias a Píndaro o Fray Luis conviven con una icónica y popular marca de refrescos. Por paradójico que parezca, esta lectura de Píndaro pertenece a una tradición moderna cuyos antecedentes podrían encontrarse en la lectura que Ezra Pound hace de Homero o de Propercio a comienzos del siglo XX.

2. Desjerarquización: ¿Píndaro o González Iglesias? La obra de González Iglesias alcanza un estado de obra independiente (y no ancilar) con respecto a la de Píndaro, alcanzando así un plano de igualdad donde incluso la obra moderna puede servir para que un lector termine llegando a la lectura del poeta griego. Desgraciadamente, salvo para los especialistas, Píndaro ha pasado a ser un autor raro, prácticamente desconocido, integrándose, por tanto, en una categoría, la de los raros, que tan querida fue para los autores de finales del siglo XIX, como Rubén Darío. Este carácter recóndito del poeta griego y el propio hecho de que González Iglesias lo haya elegido deliberadamente confiere un profundo carácter original a la obra moderna, pensada para cantar los juegos olímpicos celebrados en la ciudad de Atlanta, tan lejana a la antigua Grecia.

3. La naturaleza del clásico: ¿Qué queda de Píndaro en estas nuevas Olímpicas? Materialmente, queda lo que podemos considerar huellas de naturaleza intertextual. El propio título de la obra de González Iglesias ya es, de por sí, todo un reclamo para los lectores avisados, algo que se confirma al encontrar luego una cita clave del propio Píndaro (Ἄριστον ὕδωρ) reproducida en su lengua original dentro del primer verso del poema titulado Olímpica primera. Nadador. No se pretende tanto que un posible lector sea capaz de comprender el sentido concreto de la cita, que incluso se traduce en la segunda parte del verso, pero sí de que sea consciente de estar ante un texto antiguo escrito en una lengua clásica (prevalece así el valor simbólico [véase González Iglesias, Poética y poesía, Madrid, 2008, p. 29] sobre el meramente lingüístico). Pero, en realidad, ¿es ahí donde Píndaro se encuentra realmente? Podemos recordar, en este sentido, la sutil cuestión que Platón planteaba acerca de los juicios analíticos cuando, al sumar uno más uno, se preguntaba donde estarían el primer y el segundo “uno” dentro de ese nuevo número que ahora era el “dos”. Algo similar ocurre con la naturaleza múltiple que adquiere la obra de Píndaro dentro de la de González Iglesias. Las huellas materiales que antes hemos señalado no serían más que indicios para entender que Píndaro ha revivido bajo la apariencia de nuevas formas, primero la de la propia traducción de Fray Luis (“El agua es bien precioso […]”), situada inmediatamente bajo el título del poema, o incluso el comentario de Luciano (“¿Qué es aquello que Píndaro dice en su alabanza? […]), que sigue a Fray Luis, o, en un audaz clímax, el verso de Góngora que cierra este preludio de citas al poema como tal (“Oro te muerden en tu freno duro”). Probablemente, la deslocalización que supone el traslado de Píndaro desde la antigua Grecia a la nueva Atlanta ya es toda una señal de este nuevo estado de cosas. Este Píndaro está presente en la misma medida en que ya no es aquel Píndaro, primigenio y perdido para siempre en las brumas del olvido. Su naturaleza depende ahora también de la del nuevo poeta, de igual forma que la naturaleza de la obra de González Iglesias no se entendería (cuando menos, para una lectura profunda) sin la de Píndaro. Píndaro se ha diluido en un nuevo contexto, como un inconsistente azucarillo en un vaso de agua fresca. FRANCISCO GARCÍA JURADO

 Un momento del debate celebrado. De izquierda a derecha, Jesús Ponce Cárdenas, Pedro Conde Parrado, Juan Antonio González Iglesias y Francisco García Jurado. Fotografía de Carlos Mariscal de Gante


Un momento del debate celebrado. De izquierda a derecha, Jesús Ponce Cárdenas, Pedro Conde Parrado, Juan Antonio González Iglesias y Francisco García Jurado. Fotografía de Carlos Mariscal de Gante

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Antes de las jornadas “Modernos heterodoxos”

Estatua de Erasmo en Rotterdam (Fotografía de Francisco García Jurado)

Estatua de Erasmo en Rotterdam (Fotografía de Francisco García Jurado)

Como cada año al llegar diciembre, nuestro grupo de investigación HLGE (“Historiografía de la literatura grecolatina en España”) celebra sus jornadas. Es una excelente ocasión para reunirnos y hacer balance del trabajo que hemos ido llevando a cabo a lo largo de los últimos doce meses. Esta vez, y conforme al proyecto de investigación en curso, dedicaremos nuestras jornadas al legado bibliográfico y la figura del profesor Alfredo Adolfo Camús, con el título “Modernos heterodoxos“. Su pasión por Erasmo y el erasmismo nos ha animado a que la fotografía que ilustra las jornadas sea la de la estatua que del gran humanista holandés podemos contemplar hoy en Rotterdam. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

No sólo participan en nuestras jornadas los miembros del proyecto. Hemos tomado la costumbre de invitar a uno o dos especialistas para que diserten sobre algún tema relativo a nuestro encuentro. Esta vez, abrirá las jornadas el profesor Germán Gullón, quien prepara una gran biografía sobre Galdós, para disertar acerca de la figura del escritor canario en calidad de alumno de Camús. No en vano, la novela Fortunata y Jacinta se inicia con un lacónico pero muy emotivo homenaje a la inolvidable cátedra de este ilustre maestro de tantas generaciones.

Por nuestra parte, los miembros del equipo expondremos un estado de la cuestión acerca de nuestros propios cometidos en el proyecto. Yo mismo disertaré sobre lo que ocurrió con la maravillosa biblioteca de Camús al fallecer el profesor en 1889. Las cartas que su hija envía a Menéndez Pelayo para “salir de los libros” constituyen un documento excepcional a este respecto. El actual “Legado Camús”, conservado en la misma Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, tan sólo es una parte, sustancial, de aquella biblioteca que fue vendida selectivamente. Ramiro González Delgado hablará de las traducciones del griego conservadas en el legado, al tiempo que Salomé Blanco se centrará en la condición de Camús como lector del comediógrafo latino Plauto.

Antonio Barnés y María José Barrios nos traen, cada uno por su parte, el fascinante asunto de Camús y la reinvención del llamado “Renacimiento” en el siglo XIX. Barnés tratará sobre la doble herencia historiográfica, francesa e hispana, que alimenta esta visión del Renacimiento, desde el historiador francés Michelet hasta el erudito español Gregorio Mayans. María José Barrios nos ofrecerá un avance de su estudio sobre una curiosa obra que Camús dedicó a los adagios (o refranes) de Erasmo de Róterdam. El asunto es de gran interés, pues ya el propio Galdós reproduce en su episodio Nacional titulado Bailén uno de los más famosos adagios de Erasmo: “la guerra es dulce para quienes no la conocen”.

De nuevo, yo mismo regreso al estrado para hablar, en este caso, del reinado historiográfico de Camús en la Universidad Central de Madrid en el siglo XIX. Camús es, sin discusión posible, el gran profesor de literatura griega y latina en España, y es posible establecer cuatro etapas que articulan su pensamiento historiográfico, desde sus primeros afanes por la retórica y la poética, pasando por una etapa latinizante y, finalmente, una mirada a Francia y otra a Alemania.

Ana González Rivas y Pilar Hualde nos hablarán, respectivamente, acerca de los libros ingleses, franceses y alemanes de Camús y de sus amigos y discípulos. En estos estudios podremos ver a un Camús lector de los modernos autores románticos y, asimismo, a un hombre que llegó a conocer a buena parte de los políticos e intelectuales de su momento, dado que pasaron por su cátedra.

Finalmente, Josep Lluis Teodoro, Gorana Stepanik y Mirella Romero nos hablarán del Camús erudito e historiador. Ciertamente, Camús no se queda en mero profesor de Literatura clásica, por importante que fuera esta labor. Es más, gracias a su condición de lector infatigable llegó a ser el profesor tan singular que fue.

Cerrará las jornadas el profesor Felipe González Vega con una ponencia dedicada a  “La heterodoxia de Menéndez Pelayo como secularización narrativa de la historia religiosa española”. Es una ponencia necesaria, pues Camús bien habría podido ser uno de los heterodoxos de Menéndez Pelayo si éste no hubiera sentido tanta admiración y amor por su profesor de la Central.

Doy las gracias a todos mis colegas por participar en estas jornadas y, en caso de que queráis asistir, allí os esperamos, en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla durante las tardes del 3 y 4 de diciembre a partir de las cuatro. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

MODERNOS HETERODOXOS. EN TORNO A ALFREDO ADOLFO CAMÚS

 Estatua de Erasmo en Rotterdam (Fotografía de Francisco García Jurado)


Estatua de Erasmo en Rotterdam (Fotografía de Francisco García Jurado)

JORNADAS CIENTÍFICAS “MODERNOS HETERODOXOS. EN TORNO A A ALFREDO ADOLFO CAMÚS”

3-4 de Diciembre de 2015

Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla

Universidad Complutense de Madrid

Noviciado, 3 28015. Madrid

GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”

Coordinador de las Jornadas Prof. Dr. Francisco García Jurado (UCM) Secretaria académica Profª Drª Ana González-Rivas Fernández (UAM) Comité científico Dr. Francisco García Jurado (UCM) Dr. Germán Gullón (UvA) Dr. Felipe González Vega (UPV/EHU) Dra. Mirella Romero (UC3M)

PROGRAMA DE LAS JORNADAS 3 de diciembre de 2015 (jueves) –

Inauguración de las jornadas (16:30 hrs.)

-Ponencia inaugural (preside Dr. Francisco García Jurado):

Dr. Germán Gullón (UvA): “Galdós, discípulo de Camus” (16:45 hrs.) –

Breve descanso (17:30 hrs.)

-Primera sesión (preside Dra. María José Barrios):

Dr. Francisco García Jurado (UCM): “‘Tengo muchos deseos de salir de ellos’, Justa Camús y los libros de su padre” (17:40 hrs.)

Dr. Ramiro González (UNEX): “Las traducciones del griego en el legado Camús” (18:00 hrs.)

Dra. Mirella Romero (UC3M): “La Grecia antigua en el Compendio elemental de Historia Universal de Camus” (18:20 hrs.)

-Breve descanso (18:40 hrs.)

-Segunda sesión (preside Dr. Ramiro González):

Dr. Antonio Barnés (UCLM): “Camus y el Renacimiento: entre Michelet y Mayans” (18:50 hrs.)

Dra. María José Barrios (HLGE): “Erasmo y Camús: el refrán como filosofía vulgar” (19:10 hrs.)

4 de diciembre de 2015 (viernes)

-Tercera sesión (preside Dra. Gorana Stepanic):

Dra. Ana González-Rivas Fernández (UAM): “Alfredo Adolfo Camús y la literatura angloamericana: la biblioteca de un lector romántico” (16:30 hrs.)

Dra. Salomé Blanco (HLGE): “Plauto y Camús” (16:50 hrs.)

Dra. Pilar Hualde (UAM): “Alfredo Adolfo Camús y la intelectualidad española de la época” (17:10 hrs.)

-Breve descanso (17:30 hrs.)

-Cuarta sesión (preside Dra. Pilar Hualde):

Dr. Josep Luis Teodoro (HLGE): “A. A. Camús, un erudito entre el sentimiento y la razón” (17:40 hrs.)

Dra. Gorana Stepanic (Universidad “Juraj Dobrila” de Pula, Croacia): “La trastienda del paraíso. Libros de erudición del largo siglo XVII en el Legado Camús” (18:00 hrs.)

Dr. Francisco García Jurado (UCM): “El reinado historiográfico de Camús” (18:20 hrs.)

-Breve descanso (18:50 hrs.)

-Ponencia de clausura (preside Dra. Ana González-Rivas)

Dr. Felipe González Vega (UPV/EHU): “La heterodoxia de Menéndez Pelayo como secularización narrativa de la historia religiosa española” (19:00 hrs.)

-Clausura de las Jornadas (19:45 hrs.)

 

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tres lecturas modernas de la primera bucólica de Virgilio: Eça de Queiroz, Antonio Machado y Jorge Luis Borges

La ciudad de Ginebra, donde Borges leyó por primera vez la primera bucólica de Virgilio

La ciudad de Ginebra, donde Borges leyó por primera vez la primera bucólica de Virgilio

He logrado completar, finalmente, mi trilogía sobre la lectura de la primera bucólica de Virgilio. Tres grandes escritores, uno portugués, otro español y el tercero argentino, lograron llevar a cabo su propia lectura vital de una composición latina que procedía de sus tiempos escolares. Pero ellos, Eça de Qeiroz, Machado y Borges, lograron hacer algo más que una mera lectura: convirtieron esta composición escolar en parte de su vida, de sus recuerdos esenciales. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Las revistas Estudos Ibero-Americanos (Pontifica Universidade Católica do Rio Grande do Sul, en Brasil), el Bulletin Hispanique (Université Michel de Montaigne, de Burdeos) y el Bulletin of Spanish Studies (University of Glasgow) han sido los lugares que elegí y que, por suerte, han acogido mis trabajos para su publicación. De cierta manera simbólica, Brasil, las brumas escocesas y uno de los lugares más literarios de Francia han construido la geografía imaginaria de estas intensas lecturas virgilianas. Cada autor persigue unos fines diferentes cuando evoca aquella composición primigenia, pero todos tienen en común la intensidad vital. De esta forma, Eça de Queiroz traza para su novela póstuma A cidade e as serras una suerte de Arcadia portuguesa donde su protagonista, Jacinto, regresa hastiado de París para reconciliarse con la naturaleza y consigo mismo. Algo de la palingenesia que el pensador Proudhon vio en la obra de Virgilio subyace, asimismo, en esta obra salpicada de citas de la primera bucólica y de las Geórgicas. Asistimos a la recreación de la amistad y el ambiente bucólico, o el canto a la libertad y a los amores tardíos, así como la fortuna de vivir en la naturaleza. No falta el elogio a la inmediatez y la recreación de los paisajes a la caída de la tarde (“o doce sosiego crepuscular, que lentamente se estabelecia sobre valle e monte”). En cualquier caso, este regreso a la naturaleza tiene también mucho de retorno a los versos del poeta Virgilio, acaso en el intento de revivir los orígenes en el propio crepúsculo de la vida.

Antonio Machado se empeña, a lo largo de muchos años, en reescribir una cita latina de esta misma bucólica, precisamente el verso donde uno de los pastores de Virgilio cuenta que le ha llegado el amor cuando ya, al afeitarse, le cae la barba cada vez más blanca. Pero Machado insiste en una errata que cambia la correcta forma tondenti por el acaso más redondo tondendi, sin justificación alguna. El conocimiento de latín de Machado era precario, a pesar de lo cual sintió siempre una sana admiración por Virgilio. Así lo vemos en su cuaderno de Los complementarios, que se abre con esa misma referencia a la edad tardía (ya con la errata de la forma tondendi) tomada de la primera bucólica, y donde unas páginas más adelante nos ofrece un precioso elogio de la figura y la obra de Virgilio.

El caso de Borges supone la lectura más elaborada de las tres. Borges aprende, seguramente de memoria, la primera bucólica en Ginebra, durante su adolescencia. Desde allí se pueden contemplar los mismos Alpes que se describen al final del poema virgiliano. Borges se fija en la mágica polisemia del adjetivo lentus (lentus in umbra), que en latín significa “flexible”. Comienza así uno de los grandes procesos de la poética borgiana, que llega hasta el “Poema de los dones” (“lento en mi sombra”). La lectura de la primera bucólica acompañó a Borges a lo largo de toda su vida, desde las obras juveniles como Fervor de Buenos Aires hasta Los conjurados. Como ocurre en Eça de Queiroz, Virgilio se convierte en símbolo del latín aprendido durante la adolescencia, en pura nostalgia.

Ernst Robert Curtius decía que pocas composiciones latinas marcan, como la primera bucólica de Virgilio, una cadena ininterrumpida que discurre desde el primer siglo del Imperio hasta la época de Goethe. Con modestia, me atrevo a añadir que esta cadena puede ampliarse, con eslabones dorados, hasta el mismo Borges.

Otra cuestión interesante, habida cuenta de la intensidad de las lecturas aquí estudiadas, es cuánto pueden enseñarnos tales lecturas modernas acerca de los aspectos clave de la bucólica. Como he señalado, cada autor incide en algo concreto de manera específica, en aspectos que, acaso, el lector (o estudiante desprevenido) apenas ha alcanzado a ver. Estos modernos lectores logran que asuntos escondidos en los versos de Virgilio se conviertan en palabras esenciales.

Esta aventura intelectual ha durado varios años y me ha reportado muchas satisfacciones. Recuerdo la tarde feliz en Baeza, junto a Dolores Rincón y Vicente Cristóbal, en que leímos a Machado en el Paraninfo de la Universidad. Allí llevé ya, con la felicidad de un niño, los resultados que ahora acaban de aparecer en el Bulletin Hispanique. Me recuerdo, asimismo, en la Universidad de Lisboa, donde expuse mis resultados sobre Eça de Queiroz y donde conoci a la profesora Paula Morão, que tanto me ilustró acerca de Proudhon en la moderna cultura portugusa. También me veo en Ginebra, recorriendo la cuesta que lleva hasta el Instituto Calvino, o leyendo a Borges en plena ruta de la seda, entre Jiba y Bujara. Tampoco quiero olvidar el intercambio epistolar con la profesora Nadine Ly, sutil lectora, mientras corregíamos las pruebas del trabajo de Machado. Todas estas cosas, recuerdos de recuerdos, son, acaso lo único que nos llevaremos a algún lugar desconocido. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Podéis leer el artículo sobre Eça de Queiroz en el enlace siguiente: http://revistaseletronicas.pucrs.br/teo/ojs/index.php/iberoamericana/article/download/16224/12645

Sobre Machado, disponéis de una primera noticia del trabajo (resumen, palabras clave…) en esta dirección: http://bulletinhispanique.revues.org/3871

Para Borges, si tenéis suerte, aún podéis conseguir alguna copia gratuita del trabajo en este enlace: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/14753820.2014.985078

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Menéndez Pelayo y la Tradición clásica: fundamentos y perspectivas

La Biblioteca de Menéndez Pelayo en Santander

La Biblioteca de Menéndez Pelayo en Santander

Entre los días 2 y 3 de octubre de 2015 se ha celebrado en el Ateneo de Santander el curso “Menéndez Pelayo y la Tradición clásica: fundamentos y perspectivas”, que ha organizado la Sociedad Menéndez Pelayo dentro de sus actividades de otoño. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El curso ha propuesto, de manera novedosa, un repaso a algunos de los principales aspectos que conciernen a la disciplina que hoy conocemos como “Tradición clásica”, etiqueta que en España comenzó a ser utilizada por Marcelino Menéndez Pelayo y a la que tanto contribuyó el polígrafo santanderino poniendo, justamente, sus bases conceptuales en España. Para ello, cuatro especialistas en la materia, los doctores Vicente Cristóbal López (UCM), Carlos García Gual (UCM), Francisco García Jurado (UCM) y Gabriel Laguna Mariscal (UCo) se reunieron para disertar en torno a tres aspectos clave, distribuidos en sendas secciones.

La primera de las secciones estuvo dedicada a los tres fundamentos de la Tradición clásica a partir de la obra de Menéndez Pelayo: su Horacio en España, sus Orígenes de la Novela y su Bibliografía hispano-latina clásica. A partir de Menéndez Pelayo y hasta los poetas del siglo XXI, Vicente Cristóbal disertó acerca  de la rica y múltiple presencia de Horacio y Virgilio en la tradición literaria hispánica. Desde los Orígenes de la novela, Carlos García Gual se centró en la moderna problemática estética que han suscitado las novelas de la Antigüedad y, finalmente, Francisco García Jurado disertó en torno a la deuda que Menéndez Pelayo tiene contraída con el helenista Domenico Comparetti y su obra Virgilio nel medioevo, dentro de los esquemas positivistas de su tiempo.

La segunda parte del curso se dedicó a tres figuras señeras de la disciplina: María Rosa Lida de Malkiel, Gilbert Highet y Ernst Robert Curtius. Vicente Cristóbal disertó acerca de la figura de María Rosa Lida, indagando en sus curiosas versiones latinas, sus traducciones y atinados comentarios filológicos, sin perder de vista la faceta humana. Gabriel Laguna centró su ponencia en la obra The Classical Tradition de Gilbert Highet, sin perder de vista la versión española a cargo de Magit Frenk Alatorre y Antonio Alatorre, y desarrolló, consideró de manera crítica la reseña que María Rosa hizo de la obra. García Jurado dedicó su charla a reflexionar sobre los aspectos históricos y políticos de la figura del romanista Ernst Robert Curtius a partir de la lectura de un pasaje de La montaña mágica de Thomas Mann.

Al día siguiente, la tercera sesión, dedicada a perspectivas de la Tradición clásica, estuvo a cargo de Gabriel Laguna, que consideró tal tradición como un factor de creación de sentido en la Literatura española (con ejemplos de relectura de Gil de Biedma a partir de la Antología Palatina y de Moratín a partir de Terencio). Carlos García Gual dio la ponencia final disertando acerca del mito de Edipo y su tradición a partir de esa suerte de “grado cero” que es la tragedia de Sófocles.

Dos animadas mesas redondas, una dedicada a los métodos de estudio en la Tradición clásica, y otra acerca de las diferencias y conflictos entre la Tradición y la Recepción, redondearon este curso. Algunos de los asistentes tuvieron, asimismo, la oportunidad de participar con sus preguntas y comentarios en las mesas redondas.

Entre otras cosas, quedó clara la pluralidad de estudios posibles que cabe llevar a cabo dentro de esta disciplina, y pudo verse que la literatura de los clásicos grecolatinos, lejos de constituir una materia inerte, sigue viviendo con intensidad en las épocas modernas. No suele ser normal que se reflexione en torno a las maneras en que desarrollamos nuestros estudios, y este curso ha sido, en este sentido, una oportunidad realmente notable. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La ciencia de la palabra. Cien años de la Revista de Filología Española

 Tomás Navarro Tomás


Tomás Navarro Tomás

Con motivo del centenario de la Revista de Filología Española (RFE), el Centro Cultural Conde Duque ha organizado una exposición titulada “La ciencia de la palabra. Cien años de la Revista de Filología Española”, comisariada por Pilar García Mouton y Mario Pedrazuela Fuentes. Antes de su clausura, el 27 de septiembre, decidimos este sábado pasarnos por allí y visitarla. Por Mª José Barrios Castro HLGE

Una vez allí, y mientras ojeábamos el cátálogo, el vigilante de la exposición nos informó de que Pilar García Mouton acababa de llegar y que, puesto que estaba con un grupo explicándoles la exposición, le pidiéramos si nos podíamos sumar al mismo. Al principio, por timidez, me sentí renuente a hacerlo, pero una vez que Paco me dijo que se lo podíamos preguntar, me animé. Tras las presentaciones de rigor, la doctora García Mouton accedió encantada a que la acompañáramos en una visita que estaba realizando con familiares y amigas, de modo que lo que se suponía un simple recorrido por una exposición se convirtió en una visita de lujo acompañada de una especialista que, aparte de transmitir de una manera ejemplar sus conocimientos, también refleja su profunda implicación y vivencia de lo que estudia.

La exposición, que está dividida en tres partes, me ha traído muchos y gratos recuerdos. La RFE nació al calor de la creación del Centro de Estudios Históricos (CEH) bajo la dirección de D. Ramón Menéndez Pidal y auspiciado por la Junta de Ampliación de Estudios (JAE), reconvertida tras la guerra civil en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Por este motivo, la primera parte de la exposición está dedicada al Centro de Estudios Históricos y a las revistas y publicaciones que nacieron de él junto con la RFE, entre ellas la revista Emerita, la primera revista de filología clásica en España. Al verla no he podido más que emocionarme con el recuerdo de las horas que dediqué al estudio del origen de esta revista y al Centro de Estudios Históricos (CEH), y me he sentido gratamente sorprendida al verme citada en el catálogo de la exposición. Junto a ellas, en un cronograma se relata las secciones en las que estaba dividido el CEH y el tiempo que se mantuvieron vigentes. Algunas como la sección de Filosofía, a cargo de Ortega, la de arabismo, o la de Metodología de la Historia a cargo de Rafael Altamira, no perduraron al contrario que la sección Filología Española, que ha llegado hasta nuestros días. Esta primera parte continúa con una recreación del despacho de don Ramón, donde se conserva la mesa que él mismo utilizó. Entre los retos del Centro de Estudios Históricos y, por ende, el de la RFE, estaba poner la ciencia española a la altura de la europea, recoger documentos de audio para el Archivo de la Palabra y crear el Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI), correspondiente a la segunda parte de la exposición. Como complemento se recogen fotografías y grabaciones realizadas por los investigadores que trabajaron en la sección de Filología del CEH como Américo Castro,  Fernández Montesinos, Alfonso Reyes, Tomás Navarro Tomás, Antonio Solalinde, Federico de Onís, Homero Serís, Amado Alonso, entre otros, y algunos de sus trabajos.

Mientras disfrutábamos de la exposición, la Dra. García Mouton nos deleitaba con las anécdotas vividas durante el montaje de la exposición, combinándolas con las anécdotas recogidas en las cartas de estos investigadores conservadas tanto en el CSIC, como en la Residencia de Estudiantes o en archivos particulares, lo que me hacía recordar las cartas que yo misma leí entre Rafael Lapesa y Navarro Tomás o entre Lapesa y Julián Bonfante. Fueron muchas las vicisitudes de estos hombres que dedicaron su vida a una labor titánica y que la guerra civil cercenó. No obstante, he de decir que estos nuevos aires que insuflaba toda la idea de la JAE y del Centro de Estudios Históricos no siempre fue bien acogidos por algunos intelectuales de la época. Recuerdo algunas cartas en las que se criticaba a Navarro Tomás por el uso de unos “aparatos” para sus estudios de fonética y fonología. A estos “aparatos” (gramófono, quimógrafo, palatógrafo, magnetófono… ), alguno de los cuales trajo el propio Navarro Tomás de su estancia en Francia, Alemania y Suiza entre los años 1912-14 está dedicada una sección de la exposición. La sección dedicada al ALPI se completa con un ejemplar del I volumen publicado por primera vez en 1962 y mapas donde se recoge el nombre de los pueblos de la península ibérica que fueron estudiados y los mismos mapas con los nombres de estos en transcripción fonética.

La tercera parte de la exposición está dedicada,  ya de manera más expecífica, a la RFE. En una primera parte se la compara con otras revistas europeas del mismo tipo y después nos relata los avatares que sufrió durante la guerra y posteriormente. Obviamente, cuando la Dra. García Mouton nos hablaba del problema de la calidad del papel durante la guerra y la falta de dos volúmenes no pude dejar de acordarme de la carta en la que Lapesa, encargado del CEH en Madrid, escribe a Valencia, donde estaban Amado Alonso y Navarro Tomás, quejándose de la carencia de papel para publicar otras revistas como Emerita y de la ausencia del tomo correspondiente al año 1938.

La exposición continúa hasta lo que es hoy día la RFE. Tras un periodo de decadencia algunos años después de la guerra, Dámaso Alonso tomó la dirección de la misma durante unos treinta años y la volvió a situar entre las primeras de su clase. Tras él fue Antonio Quilis quien toma las riendas y posteriormente Manuel Alvar y la actual Pilar García Mouton.

La exposición se completa con documentales correspondientes a las grabaciones de las visitas realizadas por estos concienzudos investigadores a los diferentes pueblos de la península donde se recogen bailes tradicionales y campesinos en sus labores agrícolas. Se completa la parte documental con una entrevista realizada por Jesús Hermida a Navarro Tomás en 1974.

En definitiva, esta exposición contribuye a completar otras exposiciones que han tenido lugar en estos años, como la llevada a cabo en 2007 con motivo del centenario de la fundación de la JAE titulada Tiempos de investigación JAE-CSIC. Cien años de ciencia en España celebrada en la Residencia de Estudiantes de Madrid y para cuyo catálogo contribuyó Pilar García Mouton con un artículo dedicado a la sección de Hispánicas, o la que tuvo lugar en el año 2009 en el mismo cuartel Conde Duque sobre La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid en la Segunda República. Arquitectura y Universidad durante los años 30. En estos casos, se trata de reivindicar el importante papel de los científicos españoles a inicios del siglo XX, su obra y sus intentos de regeneración de un país por salir de la ignorancia y la pobreza, pero que la Guerra Civil Española cercenó o, en el mejor de los casos, retrasó.

Mª José Barrios Castro (Grupo de Investigación HLGE)

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Juventud en Pompeya: estudios arqueológicos del área vesubiana

Fotografía del Vesubio recogida en el libro "Juventud sobre el mundo antiguo"

Fotografía del Vesubio recogida en el libro “Juventud sobre el mundo antiguo”

En 1933, la flamante Facultad de Filosofía y Letras de Madrid organizó, de la mano de su decano Manuel García Morente, un crucero de estudios por el Mediterráneo. Los estudiantes que participaron en él tenían la obligación gozosa de escribir un diario. Tres años más tarde, los Talleres Espasa-Calpe publicaron el libro titulado Juventud en el mundo antiguo (Crucero universitario por el Mediterráneo), donde se recogían los tres diarios que habían resultado ganadores del concurso celebrado por la propia Facultad. Aquel libro, hoy pieza de bibliófilos, me ha venido a la memoria al repasar las páginas más recientes que Macarhena Calderón, Sergio España y Rubén Montoya han editado en torno a los trabajos académicos surgidos al hilo de su participación en un proyecto arqueológico dirigido por el profesor Luzón. Este libro hoy es futuro, pero mañana también será nostalgia. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE.

Los Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I constituyen una completa e interesante recopilación de trabajos académicos llevados a cabo por jóvenes investigadores que se han enamorado de Pompeya. Los asuntos de trabajo, dentro de la especialización, reúnen, al tiempo, una fresca diversidad, ya que van desde aspectos tan específicos como las aceras de Pompeya o los grafitos hasta planteamientos historiográficos más generales, como la historia de las excavaciones arqueológicas. El libro contiene, además, un material gráfico especialmente valioso y conforma una grata lectura tanto para los especialistas como para aquellos que sienten amor incondicional por el mundo vesubiano.

Fotografía del Vesubio desde Pompeya recogida en el volumen de Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I

Fotografía del Vesubio desde Pompeya recogida en el volumen de Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I

Pero cabe hacer otra lectura de este libro cuyos autores, debido a su incipiente edad, no pueden intuir todavía. Me atrevo a imaginar este volumen cuando vuelva a las manos de alguno de sus colaboradores dentro de veinte años. Sus jóvenes vidas de investigadores habrán atravesado ya por los consiguientes éxitos y fracasos (esos dos impostores, como decía Kipling) y por las inevitables vivencias que nos dan perspectiva acerca de nuestra razón de ser, personal y académica. Entonces, y sólo entonces, alguno de ellos sabrá que aquel momento feliz de sus vidas tiene ahora algo de absoluto, y posiblemente idealizarán aún más Pompeya. En cierto momento, estudiando las Noches áticas de Aulo Gelio, me atreví a indagar en sus nostalgias. Aquel discreto autor del siglo II de nuestra Era no podía expresar, al contrario que San Agustín en sus Confesione, Montaigne en sus Ensayos o Amiel en su Diario íntimo, los sentimientos que suscitaban sus recuerdos imperecederos de Atenas, de las veladas con su maestro Tauro, o de las amables conversaciones con Herodes Ático. Sin embargo, tras ciertas frases, incluso palabras aparentemente asépticas, cabe imaginar tales nostalgias Así entreleo yo ahora esta monografía, donde el estudio concreto de una inscripción o de una villa marítima en Estabia es también una forma de añorar el dorado sol de Nápoles.

Con todo esto no quiero que se interprete que estoy escribiendo una semblanza triste o una suerte de remedio contra el tiempo y el final de nuestras vidas. Muy lejos de tales sentimientos, sólo quiero incidir en la calidad de lo que hemos vivido gracias a nuestra conciencia. Como bien dice Borges, lo que fue épico se torna elegía con el tiempo. Pasarán muchas cosas, y espero que buenas, pero la irrepetible oportunidad de haber estado excavando en Pompeya con veintitantos años es algo que ya quedará para siempre en quienes vivieron esta experiencia.

Carlos Alonso del Real (quien luego, por oscuras razones, se desvinculó de estos recuerdos) ganó el primer premio del concurso de diarios escritos durante el crucero por el Mediterráneo. No me resisto a terminar este blog sin transcribir siquiera un emotivo texto acerca de su paso por Pompeya:

"Repitamos que esta ciudad no es un cadáver. Si queréis saber 
cuál es el sello y el alma de Pompeya habéis de pensar en todo 
lo contrario a las ruinas. No es lo más opuesto a un muerto 
un vivo, sino un resucitado. Micenas, Olimpia o Itálica son 
muertos. Madrid, Nápoles o Atenas, son vivos, todavía no 
muertos. Pompeya es el resucitado, el que ha podido más que la 
muerte." (p. 176)

El viernes 11 de septiembre, a las doce de la mañana, se presenta en la Academia de Bellas Artes de San Fernando el libro Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I.

Academia / 11 de septiembre de 2015

FRANCISCO GARCÍA JURADO

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Ediciones y ejemplares: las evidencias materiales en el estudio de los manuales de literatura clásica

IMG_3262Tras seis meses de trabajo, el proyecto de investigación sobre el “Legado Camús en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla” (HLGE3) ya está dando sus primeros resultados, que esperamos poder tener listos y publicables hacia finales de 2015. De momento, ha sido muy satisfactorio el estudio del manuscrito de la defensa de cátedra de Camús (1848a), rescatado del Archivo General de la Administración del Estado  (AGA), así como el rastreo de fuentes bibliográficas que nutren la primera edición de su programa de Literatura latina, conocida como Synopsis lectionum (1848b), y proveniente del Fondo Histórico de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Asimismo, hemos logrado adquirir, al cabo de más diez años de infructuosa búsqueda, un ejemplar de su obra Preceptistas latinos (1846), que aparece curiosamente encuadernado junto con la Literatura griega de Raimundo González Andrés (1855). Tales circunstancias nos han hecho reflexionar acerca de los ejemplares concretos, sus avatares, a menudo insospechados y, sobre todo, acerca de las evidencias materiales que convierten tales ejemplares en documentos únicos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A mis amigas de la Biblioteca Histórica Marqués de Valcedilla, sin las que este trabajo sería simplemente imposible

Hay una pequeña obra publicada en Madrid el año de 1792, durante el reinado de Carlos IV, la Compendiaria via in Latium, que compuso un dominico con el pseudónimo de Casto González Emeritense. La obrita, en su discreción, fue nada menos que el primer y tardío testimonio de la entonces llamada Historia Latinae linguae publicado en España, y suponía una verdadera llave para el conocimiento bibliográfico de las Latinae litterae. Este opúsculo tiene un especial significado para Alfredo Adolfo Camús, que recurre al comienzo de su lección de cátedra a la misma cita inicial que la Compendiaria recoge de Scioppius. Lo más curioso es que el ejemplar que poseyó Camús se encuentra ahora depositado en la Biblioteca Estatal de Babiera. ¿Cómo llegó hasta aquellas lejanas tierras? El Legado Camús, el que se conserva en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, debió de sufrir muchos despojos previos, sobre todo a causa de la hija del propio profesor, Justa Camús Aguado, que deseaba, según ella misma expresa en una carta enviada a Menéndez Pelayo, “salir” de aquellos libros. En este momento, gracias a la conjunción de Google books y a la evidencia material de la firma de Camús en el ejemplar, la suerte se ha aliado para dar casi casualmente con este significativo dato. Sin embargo, la parte fundamental del legado Camús se conserva en la Biblioteca Histórica de la Complutense, y sin la paciente labor de Mercedes Cabello y el excelente equipo que rastrea las antiguas propiedades de los volúmenes hubiera sido impensable plantear y llevar a cabo el actual proyecto de investigación.

El proyecto tiene como propósito abordar las diferentes facetas del pensamiento de IMG_3248Camús a partir de los libros que él mismo dio a la prensa, de los testimonios sobre su persona y obra (destacan, a este respecto, los de Pérez Galdós, Clarín y Menéndez Pelayo) y los libros que poseyó. Sin embargo, las evidencias materiales no se circunscriben tan sólo a los ejemplares del Legado Camús, sino también a los propios libros compuestos por él, especialmente en casos como el que ahora voy a describir. Más o menos fue en el año 2000 cuando, revisando lo que entonces conocía de la bibliografía de Camús, acudí a la Biblioteca Nacional de España para consultar sus Preceptistas latinos. Ahora sé que la obra se publicó en 1846 precisamente como contrapunto a la publicación en 1845 de los Principios de Retórica y Poética de Sánchez Barbero que compiló, asimismo, Camús. Se trataba de dos visiones de ambas disciplinas, la moderna y la antigua, que comenzaban a contraponerse, en una actitud propiamente romántica. Y si lo antiguo y lo moderno iban trazando un productivo contrapunto, en la aceptación de que la Poética y la Retórica también evolucionaban con los tiempos, en 1848, al tomar Camús posesión de la cátedra de Literatura latina, se dedicó con mayor énfasis a este nuevo discurso histórico de los estudios literarios. A la Retórica y la Poética les había salido un poderoso competidor, el de la Historia de la literatura. Sin embargo, podemos ver cómo en la práctica ambos discursos pueden convivir incluso dentro de un mismo tomo. La obra dedicada a los preceptistas latinos convive con una historia de la Literatura griega publicada unos años más tarde. Observamos, por lo que vemos en otros volúmenes que conservamos, que esta combinación de dos manuales diferentes en un mismo tomo constituía una arraigada costumbre: el Compendio histórico-crítico de la literatura latina compuesto por Jacinto Díaz (Barcelona 1866) aparece junto al Programa de Retórica y Poética de José Coll y Vehí (Barcelona 1868); la Literatura griega de Braulio Foz (Zaragoza 1854) comparte encuadernación con el Compendio histórico de literatura latina de Jacinto Díaz (Barcelona 1857), y los respectivos compendios de literatura griega (Barcelona 1866) y latina (Barcelona 1866) del mismo Díaz se encuadernan juntos para el más cómodo uso de un estudiante llamado José Mauri, quien, naturalmente, sólo firma la primera portada del libro. De tales combinaciones podemos deducir que, en la práctica, junto a repartos equitativos entre Literatura griega y latina, hay también combinaciones de Historias de la Literatura con Retóricas y Poéticas. Este es el caso concreto del ejemplar de los Preceptistas latinos de Camús junto a la Literatura griega de González Andrés. También observamos cómo normalmente las fechas los manuales concurrentes son bien cercanas (dos pertenecientes al mismo año de 1866, 1866 y 1868, o 1854 y 1857), pero en el caso del tomo que ahora comentamos, mientras la obra de Camús es de 1846, la Literatura griega pertenece al decenio siguiente (1855).

Hoy día sigue siendo un rito académico forrar los libros al comienzo del curso. Entre los estudiantes de secundaria y los universitarios en el XIX la tarea de encuadernar los libros daba lugar a esas conocidas encuadernaciones en media piel, con holandesas generalmente oscuras en las tapas. Luego llegó la encuadernación industrial y todo cambió, pues las tapas de los libros pasaron a ser también parte intrínseca del producto. En cualquier caso, la confección de un catálogo, por ideal que pretenda ser, no puede dar la espalda a esta diferencia esencial entre ediciones y ejemplares. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Reinventar la Antigüedad: los estudios clásicos a partir del siglo XVIII

revista de occidente julio 2015Correspondiendo con el número de Julio y Agosto de 2015, la Revista de Occidente acaba de publicar un monográfico sobre falsarios coordinado por María Rosell. El título genérico es “La originalidad falsificada” y constituye un buen estado de la cuestión, desde las falsas escenas históricas del cine hasta un catálogo de falsificaciones en la literatura española. He tenido el honor de ser invitado a participar en este monográfico con un estudio sobre los estudios clásicos, y quiero brindar a mis lectores el comienzo del trabajo. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

 

“Reinventar la Antigüedad. Los estudios clásicos a partir del siglo XVIII”

(REF. Revista de Occidente 410-411, julio-agosto 2015, pp. 113-132 ISSN 0034-8635)

Mi amigo el profesor Rubén Florio, mientras preparaba un trabajo sobre la lectura que Jorge Luis Borges había hecho del poeta latino Lucrecio (Florio, 2010), quedó sumamente extrañado ante la cita que María Rosa Lida nos ofrece acerca de unos supuestos versos latinos dentro de un artículo dedicado a desentrañar las “fuentes literarias” de Borges. Esto es lo que escribe y, supuestamente, cita, María Rosa Lida:

Coincidencias que ni son muestra de pereza ni de admiración huera: 
no es sino que el escritor reciente –Borges frente a Virgilio, 
Virgilio frente a Homero- juzga frívolo variar lo ya perfecto y, 
al trasladarlo intacto a la lengua materna, revela al lector que 
había pasado distraídamente por el original, su desatendida 
belleza. Lo mismo dígase de “la honda visión” de Las calles de 
Buenos Aires, “hecha de gran llanura y mayor cielo”, que en 
Lucrecio, VI, 1287 y sig. suena:
conspectum altumque videbit
latis aequoribus factum, latioribu’ caelis.
(Lida de Malkiel, 1952: 50)

Precisamente, el hecho de que el último de los libros del De rerum natura de Lucrecio, el VI, termine en el verso 1286 incita a que cualquier lector curioso que inquiera acerca de la cita aportada dentro de este artículo termine sospechando, cuando menos, que estamos ante un error (aunque tan improbable en una filóloga de la talla de María Rosa Lida), o acaso ante una broma o ficción filológica (impensable en una académica tan seria). Esta segunda posibilidad es la que, sin duda, ha motivado que sea a partir del propio texto de Borges como se hayan construido ficticiamente los versos citados de Lucrecio: la “honda visión” da lugar a conspectum altumque videbit y “hecha de gran llanura y mayor cielo” ha creado latis aequoribus factum, latioribu’ caelis. Realmente se trata de versos ficticios, pero dignos de Lucrecio, y muestran un dominio extraordinario del latín por parte de la moderna creadora. Nos encontramos, aunque la expresión suene rara, ante un “Lucrecio borgiano”, al igual que ocurre con una supuesta cita de Séneca, Nihil sapientiae odiosius acumine nimio, que Edgar Allan Poe colocó al comienzo de su cuento titulado “La carta robada”, y que no es otra cosa que una genial invención del propio Poe (Barrios Castro-García Jurado, 2005). Como hemos tenido ocasión de comprobar, el artículo sobre Borges está publicado en fechas muy cercanas a la extensa reseña crítica que María Rosa Lida hizo de la Literatura europea y Edad Media latina de E.R. Curtius, especialmente contra la idea de que los tópicos, en realidad literatura “inerte”, construyan la unidad de la literatura europea (Lida de Malquiel, 1975: 305-306). Mientras que en esta reseña la autora desarrolla una crítica “seria”, será en la revista Sur, de innegable carácter literario, donde María Rosa pergeñe una ficción erudita para reducir irónicamente la innovadora poética de Borges a una suerte de tópicos y lugares comunes. Pero, pasado el tiempo, si el artículo no se lee con la adecuada perspectiva histórica, puede ocurrir que, tratándose de una autora del rigor filológico de María Rosa Lida, el lector desprevenido ya no pueda pensar ni tan siquiera remotamente en que se trataba de una irónica impostura.

Precisamente al poder de la letra impresa y, en especial, a la capacidad legitimadora de los estudios clásicos y el nuevo discurso de la historia de la literatura grecolatina es a lo que vamos a dedicar estas líneas. Anthony Grafton ha definido la historia de la erudición occidental como una suerte de entrelazamiento, a manera de Laocoonte y las serpientes, entre los falsificadores y los críticos que intentan desvelar tales falsificaciones (Grafton, 2001: 13). El fenómeno es tan antiguo como nuevo. Pensemos que en el campo de la filología latina todavía seguimos discutiendo la falsedad o autenticidad del documento supuestamente más antiguo de la lengua latina, la Fíbula de Preneste (García Jurado, 2012a), que los manuales académicos, entre finales del XIX y los primeros decenios del siglo XX, contribuyeron no sólo a difundir, sino también a legitimar (García Jurado, 2014). En la filología griega, no menos problemático es el asunto de la autenticidad del papiro de Artemidoro (Pajón Leyra, 2014), que ha enfrentado a profesores de la talla de Luciano Canfora y Salvatore Settis en contra y a favor, respectivamente. Así las cosas, mediante el uso de algunos ejemplos significativos, queremos ofrecer en este trabajo un recorrido sucinto acerca de cómo los propios discursos historiográficos, particularmente los contenidos en los manuales académicos, pueden legitimar las imposturas por diferentes razones, voluntarias o no. Tengamos en cuenta que los manuales académicos no son meras fuentes de información, sino instrumentos formativos donde se supone que estamos ante una theoria recepta, es decir, ante una materia ya contrastada y fiable, digna de ser aprendida. Sin embargo, nada más lejano a esta realidad, sobre todo cuando una falsedad se transmite por generaciones hasta volverse de facto auténtica o que, en el mejor de los casos, termine ocupando, incluso en calidad de tal impostura, su propio lugar en la historia del arte y la literatura. (Continúa en la Revista de Occidente)

FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Alemania y los griegos. Acerca de un libro de Salvador Mas

lechuzaDos circunstancias, una política y de gran alcance mediático, otra de carácter más privado, están concurriendo durante estos calurosos días de julio de 2015 en mi vida cotidiana. Por un lado, las interminables negociaciones entre la Unión Europea a propósito de la deuda y el rescate económico de Grecia; por otra parte, mi lectura atenta de un libro reciente: Alemania y el mundo clásico (1896-1945) (Plaza y Valdés 2014), formado por una interesante antología y un lúcido ensayo a cargo del profesor Salvador Mas. Ambas cosas propician ahora las siguientes reflexiones. POR FANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Sé perfectamente que nuestro mundo actual se caracteriza por el absoluto desprecio a las cuestiones históricas y culturales. De hecho, la Unión Europea ha pasado a convertirse en una suerte de entramado bancario. Pequeñas anécdotas pueden darnos la pauta de este estado de cosas: el otro día, mientras esperaba pacientemente mi turno en una oficina de correos, una amable empleada se extrañaba al ver, según ella, un “búho”, representado en un euro. Alguien tuvo a bien aclararle que se trataba de un euro griego, pero yo no me sentí con fuerzas para referir que el supuesto “búho” era, más bien, una lechuza y que representaba a la diosa Atenea a partir de una antigua moneda griega. El euro griego también representa, en estos críticos momentos, todo un símbolo de penuria y desencuentro. En cualquier caso, y pese a esta barbarie, enemiga de cualquier forma de cultura, que se ha puesto tan de moda, todavía hay quien ha esgrimido como argumento apologético a favor de Grecia que es precisamente este país a quien debemos el origen de nuestra civilización y que, en realidad, somos los europeos, entre ellos los alemanes, quienes debemos estar en deuda con ella. En este argumento no deja de haber una “ingenuo esencialismo” propio de ideologías nacionalistas, que considera que Grecia siempre ha sido “Grecia”, obviando así los siglos de dominación otomana y, sobre todo, que buena parte de nuestra inteligencia sobre la cultura griega se la debemos a los alemanes, cuando menos desde la obra de Winckelmann, el famoso historiador del arte del siglo XVIII, gracias a quien hoy creemos que las estatuas clásicas eran blancas como una patena. Por todo ello y muchas otras cosas me está resultando tan productiva y emocionante esta preciosa antología y ensayo de Salvador Mas. IMG_3243Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. Este profesor de la UNED es un magnífico experto en aquello que podríamos definir como la “Historia cultural de la cultura clásica en el mundo moderno”, de manera particular en la moderna cultura alemana. Mas plantea la forma en que Alemania asumió como algo propio la herencia griega, hasta el punto de llegar a creerse la legítima heredera y actualizadora de esta milenaria tradición. Y lo más interesante de todo es que Alemania no sólo creó una única manera de legitimación/apropiación, sino dos cuando menos, la manera poética, encarnada por autores como Goethe, frente a la manera académica, que inicia Friedrich August Wolf. Mas lo expresa perfectamente en el Epílogo a su libro:

“Goethe y Friedrich August Wolf se conocían y apreciaban 
mutuamente, ¿mas qué tiene que ver el Aquiles del primero, 
su intento de poetizar según el espíritu de la Ilíada, con 
los Prolegomena ad Homerum del segundo? Hölderlin vive y 
escribe a la sombra de los antiguos dioses fugitivos y muy
poco después Boeckh inicia en la Academia de Berlín la 
monumental colección del Corpus Inscriptionum. En la 
fascinación por la Antigüedad siempre ha habido «dos almas», 
por decirlo con el Fausto, y en las fechas que interesan en 
estas páginas una y otra se reúnen en un solo pecho.” 
(Mas 2014, p. 463)

Ellos, poetas y académicos, crearon, gracias a la Filología Clásica, una visión de Grecia que difícilmente puede escapar a tales presupuestos y que ha terminado por ser “Grecia”, nuestra Grecia por antonomasia. El escritor albanés Kadaré reivindicaba hace unos años en un ensayo sobre Esquilo la naturaleza balcánica de Grecia como algo originario y olvidado. Por tanto, me cabe hacer una terrible reflexión: ¿son los alemanes quienes deben estar agradecidos a Grecia por su legado, o los griegos los que han de mostrar tal agradecimiento por su imagen moderna, tan bien plasmada, por ejemplo, en el mismo estilo neogriego de su Parlamento en Atenas?

Pero cabe preguntarse, asimismo, como bien me apunta mi hijo Guillermo, qué queda ahora mismo de esa Alemania que reinventó Grecia, pletórica de idealismos y exaltaciones (algunas sumamente peligrosas, como terminó demostrando la propia Historia del siglo XX). Por tanto, si ya aquella Grecia no existe, ¿existe todavía aquella Alemania que inventó una Grecia ideal y soñada? No me atrevo a responder. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts