Acerca de Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

Safo habla de sus tres amores… desde la cárcel

El recuerdo de nuestra fuerza vital y nuestras pasiones queda a menudo a merced de un papel quebradizo, y esto no deja de ser una magnífica metáfora de nosotros mismos, de nuestra efímera condición de seres quebradizos y pasajeros que, sin embargo, sueñan con la eternidad. Pero estos papeles, como portadores de nuestros recuerdos, son a menudo capaces de sobrevivir al tiempo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Quiero aprovechar estas notas para volver a un texto muy particular cuyo conocimiento debo a mi abuelo Antonio Alberto Jurado López (1905 – 1994).  Desde hace tiempo atesoro en mi biblioteca una copia mecanoscrita de un poema sobre Safo realizada por mi abuelo. Debió de hacer esta copia en algún momento del casi decenio que va de 1939 a 1948, en alguna de las cárceles donde sufrió reclusión tras su detención en 1939. Sé que pasó por los centros penitenciarios de Ocaña, del Dueso y del Puerto de Santa María, no sin avatares varios, como intentos de huida e incluso una condena a muerte, felizmente conmutada. Fue, por tanto, durante su reclusión cuando copió el poema relativo a Safo que ahora conservo con emoción y orgullo.

Conocí este documento cuando estudiaba, precisamente, los fragmentos de Safo en versión griega. Le expliqué a mi abuelo que no se conservaba completo ninguno de sus poemas, pero él se quedó muy extrañado ante aquel aserto. Como refutación a lo que yo le decía, no tardó en traerme su poema (no le pregunté cómo había conseguido conservarlo desde los lejanos años cuarenta)[1] y, pesar de que yo le enseñaba la edición oxoniese de los fragmentos, jamás terminó de convencerse de que aquello que él me traía como regalo realmente fuera un poema moderno sobre Safo y no algo escrito por ella misma.

El problema consistía en localizar la autoría de aquella obra como prueba irrefutable de esa modernidad. Sin embargo, una simple lectura, siquiera superficial, de la composición daba cuenta inmediata de que participaba claramente de la estética simbolista y parnasiana, a la manera de lo que había hecho con el propio Homero el poeta Leconte de Lisle (cuya versión española elaboró Germán Gómez de la Mata para la editorial Prometeo). Los parnasianos trajeron consigo una nueva visión de ciertos autores de la literatura griega, una visión alejada de los comedidos presupuestos clasicistas que habían conformando una estética residual, antirromántica, a lo largo del siglo XIX. No en vano, cierta sensualidad y encendida pasión sexual preside este poema donde Safo habla sin ambages acerca de sus amores femeninos. También conservo de la biblioteca de mi abuelo algún ejemplar de Alberto Insúa, cuyo fino erotismo terminó calando en la estética modernista de autores tan dispares a mi abuelo desde el punto de vista político como es el caso del falangista Rafael Sánchez Mazas en su novela Rosa Kruger.

Finalmente, tras no pocas indagaciones y un certero golpe de buena suerte, he logrado dar con la autoría del poema, debida al nicaragüense León Santiago Argüello (1872 – 1940). Este es el poema en cuestión:

“Habla Safo de sus tres amores”

¡Oh, vírgenes de Lesbos…! ¡Adoradas

y encantadoras vírgenes! ¡Vosotras

prendéis en el fanal de mi pupila

esa vívida lumbre de las diosas!

¡Qué fulgentes los ortos de mi dicha

cuando os veo venir; cuando radiosas,

el perfume esparcís de las praderas;

cuando, a su paso, vuestros pies enfloran;

cuando bajan en densas espirales,

del cabello, las víboras, que enroscan

sus anillos de seda en vuestro cuello:

esas ávidas víboras que flotan

como obscuros afluentes del Cocito

o cual rayos de una alba esplendorosa,

buscando sobre el seno palpitante

la miel de Hymeto en la colmena roja!

¡Athis divina! ¡Que se encienda mi alma

en la risa de luz que hay en tu boca,

y que es rayo auroral que va jugando

en los pétalos frescos de una rosa!

¡Que me envuelva tu pelo rubio, como

un áureo manto real! Y que a la sombra

de tu pestaña crespa, Amor encienda

en tus célicos ojos tus auroras,

en tus ojos azules como el Actium,

y como el Etna ardientes…

¡Tú, Anactona,

que enloqueces mi mente! ¡Tú, el ensueño

del alma ambicionado…! ¡De tu boca

riega sobre la mía la cascada

de tus ígnicos besos!

¡Venid todas,

bellas hijas de Pira…! ¡Ven, Cyrina,

la del mohín lascivo…! ¡Ven, Andrómeda!

¡Timas, Naís… volad! ¡Volad! ¡Que escancie

la madre del Amor en nuestras copas

sus embriagantes vinos…! ¡Que se tiñan

los auríferos bordes, y las rosas

de vuestros grasos labios encendidos

ensangrienten la tez de sus corolas!

¡Matadme, delirantes…!

¡Ven, Corina;

hazme que pruebe de tu piel sabrosa!

¡Ponme borracho de deleite…! ¡Déjame

con mis sedientos labios en la copa!

Y tú, mi Cydno, ¡mi adorada Cydno!

¡Blanca como el plumón de la garzota,

como la espuma que envolvió a Citeres

en pañales de tul…! Ya la zozobra

de nuestras gratas expansiones íntimas

me agita el corazón, e hirviendo, azota

mi sangre las arterias. ¡Haz que sea,

por el amor, mi sangre abrasadora,

mar de oleaje bravío, mar de lava

que se estrella en sus cárceles de roca,

y levanta vorágines, y escupe

a los cielos la espuma de su cólera!

¡Llegad presto, queridas! El deseo

con sus puntas eléctricas me toca.

¡Me parece que os tengo entre mis brazos,

que vuestras carnes con mis carnes rozan,

que un aliento caldeado me enloquece,

en un pujante resollar de forja,

y que son vuestros senos pebeteros

do eróticos perfumes se evaporan!

¡Volad, hijas de Zeus…! Que ya siento

calcinarse las frases en mi boca;

mi lengua se entumece, y es mi labio

un páramo. ¡La angustia, sudorosa,

me aprieta el corazón, tiembla en mis carnes,

me estruja la garganta y me sofoca…!

¡Venid a refrescar este desierto

de mis áridos labios con las pomas

humedosas de miel de vuestros pechos!

Que vuestras carnes, en sus tibias combas,

cual los poros sutiles de los pétalos

dan al insecto su embriaguez de aromas,

me den a mí su seductor perfume..

¡Toda la esencia de sus flores todas!

¡Todo el dulce rocío de sus cálices!

¡Todo el grato licor de sus corolas!

¡Y dormirme, ebrio ya…! ¡Siempre soñando

con otro goce más…! Que me aprisionan

otros brazos mejores, y otros ojos

más fúlgidos me queman… ¡Y en las ondas

del piélago supremo, en los arrullos

del abrasante amor, sentir ansiosa

la divina epilepsia del deleite,

con avidez frenética de loca…!

¡Venid! ¡Que ya mi ceñidor desciende!

¡Mi túnica está suelta; ya pregona

la pasión delirante…! ¡Me parece

el mareo sentir de vuestras rondas,

oh, lúbricas hetairas…! ¡Vuestro pelo,

en viperina contorsión, retoza

en los rápidos giros de la danza…,

y las sedeñas vestes en la alfombra…,

y la gloriosa seducción sin velos

que vuestros regios cuerpos aureola…,

y los senos recónditos, que emanan

arábigas esencias voluptuosas…,

y los besos que sangran…, y las sangres,

embriagantes, dulcísimas y rojas…,

y la estrechez gratísima…, y el lánguido

desmayo de la dicha enervadora…,

y el hondo frenesí que al reino vuela

donde tiene el Delirio su corona…!

(apud  Rubén Darío, 1919: 84-87)

Esta Safo, parnasiana y carnal, es un producto típico de los primeros decenios del siglo XX, ligada al modernismo hispano que emparenta con el parnasianismo francés. Inspiración y recreación se aúnan en este poema encendido, donde Safo habla en primera persona, tal como lo hace en sus propios fragmentos, coincidiendo ahora con la propia estética de los monólogos dramáticos escritos por Robert Browning. Sin embargo, mi abuelo lo mecanografió en un momento en que aquella estética moría abruptamente, aplastada por los acontecimientos políticos, y todavía me pregunto cómo tuvo la ocasión de hacer aquella copia, entre intentos de huida y una pena de muerte.

Gracias a mi abuelo conocí a clásicos esenciales, como Homero o Epicuro. Se trataba de un conocimiento indirecto, debido a las traducciones que casi siempre se hacían de las propias versiones francesas, y que se difundían gracias a colecciones populares como la de Calpe o Prometeo. En algún momento me decidiré a estudiar el canon de los autores grecolatinos en el pensamiento anarquista español, al que él pertenecía con orgullo. Su pseudónimo era Helios García, y ya apenas nadie sabe de estas cosas que, sin embargo, forman parte de mi biografía y ahora también de mi curiosidad.

 

Bibliografía

Rubén Darío (1919), El viaje a Nicaragua e Historia de mis libros, Madrid, Mundo Latino.

Notas

[1] Mi madre, María del Carmen Jurado de Diego, me refiere que mi abuelo escondía estos documentos en los fondos de su maleta. Gracias a este recurso, muchos de los documentos redactados en la cárcel se han conservado hasta el día de hoy.

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

A.A. Camús y su traducción ficticia de Cicerón

Tulia, hija de Cicerón, lee delante de su padre una de sus composiciones literarias SOLÁ, ANTONIO Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Tulia, hija de Cicerón, lee delante de su padre una de sus composiciones literarias
SOLÁ, ANTONIO
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

En 1857, el catedrático de literatura latina de la Universidad Central de Madrid, Alfredo Adolfo Camús (1817-1889), publica en el Semanario Pintoresco Español una supuesta traducción del Pro Ligario de Cicerón que dice haber encontrado en un viejo manuscrito cuando estaba a punto de ser destruido por un trapero. Asimismo, afirma Camús que se trata de una traducción debida a un personaje del siglo XVIII, Francisco Carrasco, Marqués de la Corona, de quien no se conocen otras versiones de clásicos. Tanto las circunstancias novelescas del hallazgo del manuscrito como la dudosa atribución hacen sospechar que estamos ante la ficción de un falso traductor y que, en realidad, el texto ciceroniano no es producto de una traducción directa, sino de la recomposición de una traducción previa del siglo XVIII. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Menéndez Pelayo recoge en el tomo II de su Bibliografía Hispano Latina clásica la siguiente noticia relativa a una traducción de Cicerón:

CCLIV. CARRASCO, Francisco, Marqués de la Corona. (En Semanario Pintoresco).— Madrid, 1857.

Oración de Cicerón a César por Ligario, traducida por D. Francisco Carrasco, marqués de la Corona, oidor de la Audiencia de Zaragoza y fiscal del Supremo Consejo de Hacienda en tiempo de Carlos III.

Semanario Pintoresco Español. Tomo correspondiente al año de 1857. Págs. 37-40.

Del hallazgo de esta traducción da noticia una carta preliminar del Dr. D. Alfredo Adolfo Camús al director del Semanario (págs. 30-31), la cual reproducimos íntegra, siguiendo nuestro propósito de salvar los opúsculos dispersos de aquel benemérito humanista e inolvidable maestro. (Menéndez Pelayo, 1952: 405-406)

Por lo que nos deja entrever la noticia bibliográfica, el profesor Alfredo Adolfo Camús (1817-1889), uno de los maestros más queridos que Menéndez Pelayo tuvo en la Universidad de Madrid, había publicado en el Semanario pintoresco español[1] dos entregas acerca de una traducción desconocida del discurso ciceroniano en defensa de Quinto Ligario a cargo de un notable personaje del siglo XVIII, Francisco Carrasco (1715-1791), letrado y jurista que obtuvo el título de Marqués de la Corona[2]. Menéndez Pelayo tan sólo reproduce a continuación el texto donde Camús expone las circunstancias del hallazgo del manuscrito, en aras a conservar los testimonios escritos de su inolvidable maestro. Omite, sin embargo, el texto de la traducción ciceroniana y no hace juicio alguno sobre ella. Es entonces, una vez iniciada la lectura del texto de Camús, cuando comienzan a aflorar las dudas acerca de la veracidad del documento, pues las dramáticas circunstancias del hallazgo de los papeles donde se encontraba tal traducción son propiamente novelescas:

Hace algún tiempo que en cierto puesto de esta corte, en donde solían entrar los libros a carretadas para volver a salir en pocos días a espuertas y por arrobas, vi vender para cartón una abundante colección de manuscritos de la pertenencia de un varón insigne, una de las glorias de la magistratura y de la administración española, D. FRANCISCO CARRASCO, marqués de la Corona. Allí descubrí en revuelta confusión dictámenes fiscales, informes evacuados en voluminosos in folios, muchos de ellos de la propia mano del ilustre Marqués, pues su firma y rúbrica con frecuencia repetidas al pie de muchos documentos de interés público, de minutas de cartas a varios ministros del reinado del Señor Carlos III, no dejaban lugar a duda sobre el particular.

Mientras cargaban los mozos aquel inmenso fárrago de manuscritos ya pesados y vendidos, fárrago que representaba tantas noches de vigilia, tantos años de trabajo consagrados al servicio de la patria, ya en importantes cargos judiciales, ya en los consejos supremos del Soberano, hubo de anublárseme el alma y entristecérseme el corazón.—Si hubiera visto quemar los huesos del noble repúblico para hacer betún de botas, no me hubiera afligido tan profundamente como con esa profanación de sus escritos comprados y vendidos para hacer cartón. Salíame de casa del librero para irme a meditar a mis anchas sobre la ingratitud de los hombres y la indiferencia de las naciones, cuando al pasar por la puerta tropecé con el robusto astur que cargaba con las últimas espuertas de papeles; y entonces, como si el ánima del muerto agradecida de mi piadosa aflicción (las almas de los muertos han sido siempre más propensas a la gratitud que las de los vivos), deseando quizás dejarme una fineza o un recuerdo, lo hiciera de intento, se desprendió del copete de la espuerta un cuaderno doblado en dos. Como ya el mozo iba trotando por la calle, alarguéselo al fabricante de cartones, que estaba pagando en calderilla al librero el importe de su compra, de la que parecía estar satisfecho.—Caballero, le dije, esto se ha caído del último viaje.—Gracias, me contestó contando los cuartos, eso no vale nada.—¡Que no vale nada! repetí indignado al reconocer la letra.—¿Sabe V. que es un autógrafo del marqués de la Corona, oidor de la Audiencia de Zaragoza, fiscal del Supremo Consejo de Hacienda en tiempo de…?—No prosiga V., me interrumpió diciendo el honrado menestral; no soy más que un fabricante de cartones, y no me ocupo de leer los papeles que van a parar a mis tinas, sino del peso de la pasta que contienen; pero ya que se ha caído, y a V. le gusta, quédeselo, y buen provecho le haga.—Mucho estimo, caballero, contesté, su fina atención; pero…—Ya entiendo, dijo riendo aquel buen hombre, no se atreve V. a recibir de quien no conoce, un regalo de tanto valor. Y viendo que se me iban subiendo los colores al rostro, añadió, lanzando una franca y estrepitosa carcajada: eche usted tres piezas de a dos cuartos en ese montón para completar la cuenta, y hago un negocio loco.—Saqué mis seis cuartos, que puse sobre el mostrador, apreté con efusión la mano del fabricante de cartones y me salí a devorar mi manuscrito, mío por la cantidad de 24 maravedís, un cuarto más de lo que debió costar el papel en blanco, porque el cuaderno tiene cabales seis pliegos de marca mayor.

El manuscrito salvado como por milagro de los reactivos de la fábrica de cartones era nada menos que una traducción hecha de mano maestra, como usted verá, de la célebre “Oración de Cicerón a César por Ligario”. (Camús, apud Menéndez Pelayo, 1952: 407-408)

Por otra parte, al supuesto autor de la versión ciceroniana, Francisco Carrasco, no se le conoce como traductor de clásicos grecolatinos. Todo apunta, por tanto, a sospechar que la traducción que Camús nos ofrece del Pro Ligario en el Semanario pintoresco es, en realidad, el resultado de la adaptación moderna de un texto más antiguo y que se ha recurrido a la impostura (o, en términos más suaves, a la broma literaria) de un traductor ficticio para justificar su propia versión indirecta. El referido tono dramático de las circunstancias del hallazgo del manuscrito sería suficiente para cualquier lector avisado a la hora de detectar la superchería, pero el paso del tiempo puede desdibujar el carácter de esta ficción. De hecho, Menéndez Pelayo recoge la noticia de la supuesta traducción de Francisco Carrasco como si de una información fidedigna se tratara, sin ser contrastada (probablemente ni se le hubiera pasado por la cabeza la posibilidad de que su entrañable maestro estuviera creando una impostura)[3]. Habida cuenta, por tanto, de que estamos ante un hecho ficticio, debemos dilucidar cuál fue la traducción de la que partió Camús para elaborar esta nueva versión del discurso. A priori, cabría pensar en dos posibilidades básicas:

-que Camús hubiera elaborado su versión ficticia a partir de una traducción francesa

-que hubiera partido de una antigua versión hispana que, a tenor de los gustos humanistas e ilustrados de Camús, fuera bien del siglo XVI, bien del siglo XVIII

Descarté pronto la primera posibilidad al ver, por ejemplo, que la traducción francesa más popular de este discurso, disponible en la colección Nisard[4], no ofrecía mayores paralelismos con la española y al observar, por su parte, que a la versión española no se le habían escapado posibles galicismos. Decantándome, pues, por la hipótesis de que el texto de partida fuera una traducción hispana, recurrí a la que Camús hubiera podido tener más a mano y que no era otra que la versión de Rodrigo de Oviedo (1746-después de 1816) publicada por Antonio de Sancha en 1783. Fue en esta versión donde, tras el oportuno cotejo, encontré partes prácticamente iguales con respecto al texto de Camús y otras que diferían de manera significativa. Camús, que sentía una rendida admiración por el autor latino, al crear esta ficción traductora aúna su pasión ciceroniana con la del gusto por las antiguas traducciones de los clásicos. Que la supuesta versión ciceroniana se sitúe históricamente en el siglo XVIII responde también al éxito del que el autor latino gozó durante este siglo[5].

Podéis seguir leyendo y profundizando acerca de este asunto en el trabajo siguiente:

FRANCISCO GARCÍA JURADO, “¿Francisco Carrasco, traductor del Pro Ligario de Cicerón? Alfredo Adolfo Camus y la ficción traductora”,  Quaderns de filologia. Estudis lingüistics 21, 2016, pp. 127-146

Notas

[1] Camús, 1857a y 1857b. El Semanario Pintoresco Español es una publicación fundada por Mesonero Romanos en 1836 y definida por su carácter curioso y costumbrista, propio de la primera mitad del siglo XIX (Simón Díaz, 1846).

[2] Esta figura histórica, no tan conocida como la de otros contemporáneos suyos, ha sido bien estudiada por Delgado Barrado, 2005, partiendo del trabajo ya clásico de Moxó y Ortiz de Villajos, 1959.

[3] El librero Palau y Dulcet refiere igualmente el episodio de este hallazgo en sus memorias (Palau y Dulcet, 1935: 284).

[4] “Plaidoyer pour Q. Ligarius” (Nisard, 1840: 250-259).

[5] Aradra Sánchez (2011) nos ofrece un buen panorama al respecto.

BIBLIOGRAFÍA

Aradra Sánchez, Rosa María. 2011. “Cicerón ilustrado. La recepción de su obra en la retórica española del siglo XVIII”. Revista de Estudios Latinos 11: 185-205.

Camús, Alfredo Adolfo. 1857a. “Epístola a Don Manuel de Assas”. Semanario Pintoresco Español: 30-31; publicada también en La discusión, 5 de marzo de 1857: 3.

Camús, Alfredo Adolfo. 1857b. “Oración de Cicerón a César por Ligario, traducida por D. Francisco Carrasco, marqués de la Corona, oidor de la Audiencia de Zaragoza y fiscal del Supremo Consejo de Hacienda en tiempo de Carlos III”. Semanario Pintoresco Español: 37-40.

Cicerón. 1789. Oraciones Escogidas de M. T. Cicerón en latín y castellano, Madrid: Antonio de Sancha, 2 vols. (ediciones posteriores: Barcelona: Imp. de Sastres, 1808, 2 vols; Barcelona: Imp. de Sierra y Martí, 1829; París: Librería de Rosa, 1836 y París: Libr. de Rosa y Bouret, 1854).

Delgado Barrado, José Miguel. 2005. De fiscal a escritor político. El caso de Francisco Carrasco de la Torre, Marqués de La Corona, Fiscal del Consejo de Hacienda (1715-1791). En Aranda Pérez, Francisco José (coord.) Letrados, juristas y burócratas en la España moderna. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 515-534.

Menéndez Pelayo, Marcelino. 1952. Bibliografía Hispano-Latina Clásica II. Santander: Aldus.

Moxó y Ortiz de Villajos, Salvador. 1959. “Un medievalista en el Consejo de Hacienda. Don Francisco Carrasco. Marqués de la Corona (1715-1791)”, Anuario de historia del derecho español, 29: 609-668.

Nisard, Désiré. 1840. Oeuvres complètes de Cicéron avec la traduction en Français publiées sous la direction de M. Nisard. Tome troisième. Paris: J.J. Dubochet et Compagnie.

Palau y Dulcet, Antonio. 1935. Memorias de un librero catalán: 1867-1935. Barcelona: Librería Catalonia.

Simón Díaz, José. 1946. Semanario pintoresco español (Madrid, 1836-1857). Madrid: Instituto “Nicolás Antonio” del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

El poeta José Antonio Padilla, Aulo Gelio y Julio Cortázar

noches-aticas-aulo-gelio-espasa-calpe-colec-austral-883911-mla20654651269_042016-fEn mi incesante estudio acerca de la recepción literaria de las Noches Áticas de Aulo Gelio en la literatura moderna el poeta José Antonio Padilla, fallecido prematuramente en 2009, ocupa un lugar eminente tanto en lo que es el propio estudio como en mi corazón. Parece que con algunas personas se cumple trágicamente la sentencia de Menandro, es decir, aquella según la cual mueren jóvenes aquellos a los que los dioses aman. Desde hace un tiempo, a partir de una relectura de Cortázar (no en vano, lector de Aulo Gelio) descubrí una nueva posibilidad de lectura que aunase a los tres autores. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Cuando en 2007 andaba redactando la introducción a mi selección de las Noches áticas de Aulo Gelio dediqué unas cuantas páginas a disertar acerca de la magia que se escondía dentro de este título. Me puso en la pista de tal magia un trabajo escrito por el profesor Amiel Vardi, de la Universidad Hebrea de Jerusalén. El trabajo versaba sobre la especial naturaleza del título, que no se refería al contenido de la obra, sino a la circunstancia en que había sido escrita: la noche en la campiña ática. Citaba en mi introducción otras obras que también se referían en su título a la noche, como las Noches lúgubres de Cadalso o las Noches florentinas de Heyne.

De casualidad, como suelen ocurrir algunas grandes cosas, descubrí que había un libro de poemas, publicado en 2007 y titulado precisamente Noches áticas. Su autor, José Antonio Padilla, joven poeta nacido en 1975 en Álora, había puesto a su libro el mismo título que el de la obra de Aulo Gelio, jugando, por cierto, con el doble sentido de la palabra “ática”: posibles noches literarias en el Ática, pero también noches reales vividas en un ático. Al cabo del tiempo quise ponerme en contacto con José Antonio Padilla. Busqué en la guía telefónica y di con un homónimo suyo, un hombre mayor y encantador, que se sintió muy honrado por llamarse igual que un poeta. Al cabo de un par de días, este otro José Antonio Padilla me llamó para decirme que había dado con el paradero del poeta. Vivía en Álora, el lugar de su nacimiento, y por lo que pude entender me dijo que andaba algo enfermo.

Obligaciones varias hicieron que postergase un poco mis indagaciones, incluso la compra de su libro. Tras todas esas indagaciones me enteré por internet de que José Antonio Padilla había fallecido, increíblemente joven. Poco después de esta horrible noticia me llegó el aviso de correos que traía su preciado libro. Llegué tarde, pues, para escribir este blog acerca de estas nuevas Noches áticas. Cuando abrí el libro vi que, en efecto, había en él, a manera de cita, un pequeño homenaje al título del autor latino:

“Noches áticas. A. Gelio”

Allí estaba la confirmación de aquella conciencia de Gelio por parte de un poeta que, ademas, era filólogo hispánico. Entonces pensé en jugar a leer aquel elegante libro de poemas desde la perspectiva de mi propia lectura de Aulo Gelio. Un primer poema se titula, ya para empezar, “Disciplina”, no sé si con intención. Si Gelio pasaba sus vigilias leyendo, escribiendo y, en el fondo, aprendiendo (“aprender” se dice en latín “discere”, de donde viene la palabra “disciplina”) en un “ordo fortuitus”, Padilla nos habla de que

“la vigilia persigue un orden que siempre es demente
mientras nos asombramos de estar vivos”

Hace ya un tiempo, mientras leía durante unas navidades el capítulo segundo de Rayuela, escrita por Julio Cortázar, un párrafo sublime me recordó estos versos de Padilla:

“Llegué a aceptar el desorden de la Maga como la condición natural de cada instante, pasábamos de la evocación de Rocamadour a un plato de fideos recalentados, mezclando vino y cerveza y limonada, bajando a la carrera para que la vieja de la esquina nos abriera dos docenas de ostras, tocando en el piano descascarado de madame Nouguet melodías de Schubert y preludios de Bach, o tolerando Porgy and Bess con bifes a la plancha y pepinos salados. El desorden en que vivíamos, es decir el orden en que un bidé se va convirtiendo por obra natural y paulatina en discoteca y archivo de correspondencia por contestar, me parecía una disciplina necesaria aunque no quería decírselo a la Maga.”

En particular, la presencia conjunta de las dos mismas palabras en cada texto, “disciplina” y “(des)orden”, me han llevado a esta intuición que tanto recuerda a las que Borges sugiere para los precursores de Kafka. Si fuera capaz de confirmar esta impresión, podría acaso afirmar que Padilla ha fundido admirablemente dos lecturas distantes pero mágicamente conectadas: la de las Noches áticas de Gelio con la Rayuela cortaciana. De hecho, en ambas obras el desorden adquiere una peculiar forma de organización vital.

El libro de Padilla nos ofrece otra sorpresa geliana cuando llegamos a su poema titulado “Madrugada”, que comienza así:

“Cada vez que te asomas a mis labios nada es tan terrible como vivir”

Gelio recoge entre sus páginas unos versos amorosos atribuidos a Platón que me recuerdan igualmente los versos de Padilla:

“Mientras besaba a Agatón mi alma acudía a mis labios,
la muy desdichada quería atraversarlos.”

El amor es un tema común tanto en Cortázar como en Padilla, mientras que en las Noches Áticas de Gelio tan sólo se vislumbra por medio de estas citas circunstanciales.

Lejos está de mi intención buscar entre ambas obras, esencialmente dispares, relaciones o ecos. Sé que la noche es lugar mágico para leer, escribir, para soñar, para amar… El libro de José Antonio Padilla supone el elogio de un gran titulo, lo usa como título propio y como cita, y lo asimila para su propia realidad y nos lleva a la evocación de Cortázar.

Ya no podré hablar con José Antonio Padilla sobre un tema tan maravilloso y cautivador. Me queda, como a Montaigne ante la pérdida de su amigo La Boetie, esta posibilidad de diálogo que se asoma tras las páginas de los libros: ahora soy su lector, ahora quedo al otro lado de la cubierta impresa y del tiempo, ahora me siento impotente ante la vida, cuando menos, la real, la que se aleja de los sueños para convertirse, sin embargo, en otra forma de sueño. FRANCISCO GARCÍA JURADO H.L.G.E.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Plagios académicos, miserias del conocimiento

"Rama de naranjo", de Lucía Rodriguez Vicario

“Rama de naranjo”, de Lucía Rodriguez Vicario

Se supone que quienes representan la intelligentsia de una sociedad deben tener ideas propias y generar conocimiento nuevo. La historia del conocimiento, sin embargo, está plagada de grandes y pequeñas miserias intelectuales. Hay quienes consideran que el saber responde a la idea de un coto cerrado y desgastable, frente a su deseable carácter compartido y regenerador. Quienes no son capaces de compartir ni de generar ideas suelen recurrir al plagio o rapiña de trabajos ajenos, una práctica que, por desgracia, resulta más extendida de lo que sería deseable. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Antes de entrar en materia, debo decir que me fascina investigar y descubrir pequeñas cosas nuevas. Creo que se trata de una de las satisfacciones más grandes con las que me he encontrado en mi vida. Las ganas de saber son las que justifican básicamente mi día a día y es, sobre todo, por esta razón, por la que mi bibliografía es frondosa, como bien puede verse si echáis un vistazo en el portal dialnet. En gran medida, una bibliografía debería dar cuenta también de la propia biografía de quien la ha escrito. Por ello, cuando algún colega me dice que no siente curiosidad, me escalofría pensar qué idea del conocimiento estará transmitiendo a sus alumnos. Pensad, como he explicado en clase hace dos días, que hay básicamente dos metáforas que pueden reflejar muy bien cuáles son nuestras dispares ideas acerca del conocimiento. Están quienes consideran que el saber es una suerte de caja de naranjas, limitada, estática y puramente material. Este tipo de personas consideran que si, pongamos por caso, regalamos diez de estas naranjas, tal acto supondrá un detrimento para nosotros. Las personas más oscuras se atreverán, incluso, a robar naranjas ajenas para completar su propia caja, dado que no tienen otros recursos de enriquecerla. Pero pensemos en otra metáfora del conocimiento que, por cierto, es mucho más antigua: la del árbol que da frutos (da igual si se trata de naranjas o de las manzanas del “arbol de la ciencia”). Si en lugar de tener una caja “finita” de naranjas tuviéramos un árbol frutal (o varios, representando diversas líneas de investigación), nuestra capacidad de tener naranjas u otros frutos sería potencialmente ilimitada. De esta forma, incluso si regaláramos naranjas dispondríamos de nuevos frutos, de manera que nuestra labor no dependería tanto de las naranjas que tuviéramos en un momento dado, sino de las que podemos llegar a tener gracias al constante esfuerzo.

El conocimiento funciona de manera similar, dado que las ideas no están quietas y que de un trabajo pasamos a otro sucesivamente. Sin trabajo constante no puede haber conocimiento fresco y nuevo, pues la inspiración, como bien diría uno de nuestros más famosos artistas, debe venirnos cuando estamos trabajando. El plagio, cuando menos el académico, oscila desde los casos más “descarados” (es decir, la copia burda de trabajos ajenos) hasta formas más sutiles, como cuando alguien transforma el descubrimiento novedoso que hace un autor en mera información ¿ya? conocida, sin reconocer a ese autor su hallazgo. En cualquier caso, es necesario hacer ver que EL CONOCIMIENTO NO SE GASTA por compartirlo y transmitirlo, sino que CRECE como el árbol al que antes me refería. Mi experiencia de haber compartido con mi grupo de investigación el interés sobre Alfredo Adolfo Camús me ha enriquecido hasta extremos insospechados, sin menoscabo de las diferentes publicaciones que haya podido venir preparando al respecto desde hace unos dos años. Todos nos hemos beneficiado de crear una pequeña “masa crítica” que, al compartir los conocimientos, ha logrado configurar una suerte de mente común, mucho más operativa que la de una mente solitaria y aislada. Asimismo, sentimos desde hace años un profundo respeto por el trabajo y el esfuerzo de los otros. En otros grupos de investigación, las medallas se las lleva únicamente la “clase dominante”, que convierte a los demás integrantes en mero “material fungible”. Este tipo de alienación del trabajo nos llevaría a otras interesantes disquisiciones.

En algún momento de mi vida académica he sido víctima del plagio. Una compañera del instituto me robó mi proyecto de investigación acerca de la congelación del hielo. En aquel momento, no terminé de comprender cómo alguien era capaz de hacer semejante tropelía a una persona con quien compartía tantas horas en un aula. También he visto trabajos míos fusilados en el, asi llamado, “rincón del vago“, como es el caso de mi estudio acerca de la presencia virgiliana en la novela de García Hortelano titulado Los vaqueros en el pozo. Algún catedrático ha utilizado para alguna de sus conferencias hallazgos míos sin citarme, según me han relatado personas que asistían a esta conferencia  sin dar crédito. En la mayor parte de los casos, el “préstamo” involuntario se ha materializado en arrebatarme planteamientos propios sin reconocer que aquel hallazgo metodológico había nacido en mi mente, algo que no lo convierte en algo de mi propiedad, pero que sí merece, cuando menos un sano reconocimiento. Evidentemente, no me habría importado cederles tales planteamientos, incluso en algún caso regalarlos, pues no me supone merma alguna. El problema está en que este tipo de personas, ávidas de ideas ajenas, creen que todo el mundo es como ellos, lo cual resulta manifiestamente falso. Gracias a Dios, la mayoría de los colegas que conozco son personas de gran honradez científica.

Como diría Horacio en su Ars Poetica: “distat sumas an rapias“, es decir, la diferencia está en que tomes prestada una idea ajena (que puedes desarrollar y enriqucer) o, simplemente, robarla vilmente. POR FANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Historiografía de la literatura latina y nación: entre “latinos” y “romanos”

Esta antologia de Cicerón nos muestra un visión netamente francesa del autor latino

Esta antologia de Cicerón nos muestra un visión netamente francesa del autor latino

Ya a finales del siglo XVIII, la moderna historiografía de la literatura se definió, a partir de F. A. Wolf, por el profundo carácter nacional que adquiere su nuevo discurso. Las historias literarias de la Ilustración seguían siendo universales, pero Wolf, en su programa de curso de 1787, concibió la “Historia de la literatura romana” como la “biografía de una nación”. De las Latinae litterae (categoría formulada aún en latín) se pasó a la “Römische Literatur”, con un sesgo claramente nacional que resultó realmente exitoso. El criterio nacional para el estudio de la literatura terminaría convirtiéndose en un concepto invisible, pero absolutamente eficaz. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para ilustrar a mis alumnos o al posible público de una conferencia acerca de cómo el concepto de lo nacional se ha vuelto invisible en las historias de la literatura, les invito a llevar a cabo el siguiente experimento: hablamos con naturalidad de “literatura española”, “latina” o “inglesa” (por no seguir enumerando una casi infinita retahíla de gentilicios posibles), pero no nos suena bien si, al pasar a la poética y la retórica, dijéramos “poética inglesa”, por ejemplo, frente a “poética latina”. Como mucho, recurrimos al adjetivo “clásica” para diferenciar la poética de la antigüedad de las modernas poéticas, aunque, en este caso, las posibles junturas no han soldado tan bien como ha sido el caso de las literaturas nacionales.

Esta circunstancia de que tengamos, pongamos por caso, una “literatura latina”, pero no una “poética latina”, se debe a meras razones históricas: cuando se formuló modernamente el concepto de “literatura latina / romana” era ya el tiempo de los incipientes nacionalismos, de forma que esta literatura sirvió como modelo para configurar el resto de las literaturas nacionales. Lo nacional se volvió, por tanto, pertinente, algo que durante los muchos siglos del desarrollo de la poética no lo había sido.

La república de Cicerón

Esta edición alemana de La República de Cicerón muestra configura una visión muy germánica del autor, incluso en el moderno título que se le confiere

Asimismo, en el caso de la literatura romana o latina nos encontramos con esta peculiar doble denominación (“romana”/”latina”) que algún egregio erudito ha intentado explicar sin el esperable éxito. El doblete no se puede resolver, simplemente, pensando en la antigüedad, donde existían ambos gentilicios, aunque el término “literatura” no tenía el mismo sentido que le damos los modernos. Al margen de otras posibles motivaciones, el reparto moderno de ambos gentilicios responde a que los alemanes eligieron “romana” y los franceses “latina”. Tengamos en cuenta que ambas culturas, la alemana y la francesa, se erigieron en “las culturas por antonomasia” a lo largo del siglo XIX, desde que la impar Madame de Staël escribió su libro sobre Alemania. Los alemanes pusieron todo el énfasis en el carácter nacional de la “literatura romana”, al tiempo que ellos mismos se erigían en los nuevos griegos, mientras que los franceses se sintieron herederos de la “cultura latina”, con pretensiones de universalidad. El famoso “Quartier Latin” de París, o misma denominación de “América latina” son netamente francesas.

De esta manera, a la relectura nacional de las Latinae litterae en términos nacionales se sumaban ahora las modernas circunstancias nacionales que van a definir la cultura europea del siglo XIX. Cuando surge un nuevo concepto en la historiografía, en este caso el de la “Historia de la literatura romana / latina”, conviene que atendamos a las modernas circunstancias que lo construyen y lo vuelven pertinente. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los manuales de literatura clásica: entre la Ilustración y el Liberalismo

aymerichLa manualística española dedicada a la literatura clásica grecolatina en el paso del pensamiento ilustrado al liberal implica diferentes problemas, a cada cual más interesante. Vamos a hacer un breve recorrido por este tema, aparentemente discreto, pero repleto de pequeñas sorpesas. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para empezar, están los problemas de índole política, pues la etapa dieciochesca de nuestra historiografía se divide necesariamente entre la que desarrollaron los jesuitas expulsos en Italia y los humanistas ligados al círculo de Campomanes en España. Asimismo, también tiene carácter político la suspensión de los planteamientos históricos en la enseñanza de la literatura durante los tiempos de Fernando vii, o su resurgir, si bien ya dentro de otras claves, al calor del liberalismo moderado bajo el reinado de Isabel ii.

Hay otro tipo de problema que podemos denominar «conceptual». La idea de una historia de la literatura griega o romana, o de un nuevo discurso que supere el de la poética para concebir el hecho literario como histórico, es fruto de los planteamientos que desarrolla el filólogo F. A. Wolf hacia 1787. Hasta ese momento, lo más parecido a una historia de la literatura griega o romana lo constituían las obras de compilación bibliográfica al estilo de las Bibliothecae Graeca y Latina de J. A. Fabricius[1], o la llamada Historia critica Latinae linguae de J. G. Walchius[2]. Estas obras responden perfectamente al modelo de compilación erudita que Wolf denomina «historia externa», dentro de su nuevo concepto de historia de la literatura romana[3]. Será su formulación de «historia interna», entendida como una biografía del pueblo romano[4], la que articule el nuevo planteamiento para el estudio de la literatura, que cristalizará sobre todo a partir de 1815, precisamente tras la caída de Napoleón.

En España, como ya propuse en otro lugar[5], es la Vida de Virgilio, publicada por Gregorio Mayáns en 1778, la que instaura los fundamentos de una incipiente y malograda historiografía de la literatura grecolatina, dado que en esta obra se supera la tópica y estéril polémica entre Lucano y Virgilio, donde terciaron algunos de los más eminentes eruditos dieciochescos, como el Padre Feijoo. La expulsión de los jesuitas, por su parte, conlleva que algunos eruditos, como Mateo Aymerich o Antonio Torres, desarrollen su actividad en Italia, lo que da lugar, respectivamente, a monografías como el Specimen veteris Romanae litteraturae deperditae o la Letteratura dei Numidi. Mientras Aymerich se encarga de completar la Bibliotheca Latina de Fabricius, Torres se inspira en el modelo historiográfico de Juan Andrés[6]. Al mismo tiempo que los jesuitas desarrollaban sus eruditas labores en Italia, en la España del absolutismo ilustrado, el llamado círculo de Campomanes desarrolla la idea de un «latín neoclásico», basado en el modelo ciceroniano y enemigo acérrimo de todo aquello que no suene a «pura latinidad». Si bien la gran aportación de este grupo es la traducción del Salustio de Ibarra (1772), verdadero escaparate propagandístico del modelo de la nueva educación[7], también se favorece ciertas obras más discretas de carácter didáctico, como las Compendiariae viae de Casto González Emeritense (su verdadero nombre era Fray Vicente Navas), que en realidad son una recopilación bibliográfica donde se adapta las Bibliothecae de Fabricius y la Historia critica de Walchius a España[8]. Efímero fue este tímido intento de renovación, pues la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII dieron al traste con la incipiente historiografía literaria.

Tras este largo paréntesis, ya entrado el decenio de los años 40 del siglo xix, aparecen los primeros manuales modernos de literatura latina y griega en España, que reúnen una serie de rasgos que podemos considerar románticos[9]. El marco social que los motiva es el de la reforma educativa de Gil de Zárate. Estos manuales, como el de Ángel María Terradillos para la literatura latina, o el de Braulio Foz para la griega, cumplen ya con los requisitos básicos de una obra historiográfica moderna, dado que representan la evolución conceptual que se ha producido en el seno de los estudios clásicos desde las claves eruditas y preceptivas del siglo xviii a las históricas del xix. La influencia foránea, en particular las ideas de la obra de Friedrich Schlegel, cuya Literatura antigua y moderna se había traducido al español en 1843, y la propia impronta del mundo académico francés se hacen notar claramente. El paso a las lenguas modernas para hablar de la literatura antigua es, por lo demás, una de las características más notables del nuevo período, aunque Alfredo Adolfo Camús, el catedrático de literatura griega y latina más influyente y brillante de la época, todavía intentará volver a los criterios de la dieciochesca Historia Latinae linguae con el uso del latín en dos programas de curso (1848 y 1850) y una obra inconclusa: sus Litterarum Latinarum institutiones (1852).

Los documentos básicos que componen esta historiografía están siendo estudiados de manera sistemática en nuestro Catálogo razonado de manuales hispanos de literatura griega y latina (1782-1935), actualmente en fase de preparación. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

[1] J. A. Fabricius, Bibliotheca Graeca sive notitia scriptorum veterum graecorum quorumcumque monumenta integra aut fragmenta edita extant tum plerorumque e mss. deperditis ab auctore tertium recognita et plurimis locis aucta editio quarta variorum curis emendatior atque auctior curante Gottlieb Christophoro Harles, vol. i, Hamburgo, 1790.

[2] J. G. Walchius, Historia critica Latinae linguae. Editio nova multis accessionibus auctior, Leipzig, 1729 (segunda edición ampliada a partir de la primera de 1716).

[3] F. García Jurado – B. Marizzi, «La primera historia de la literatura romana: el programa de curso de F. A. Wolf (1787)», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 29, 2009, págs. 145-177.

[4] G. F. Gianotti, «Per una storia delle storie della letteratura latina. i Parte», Aufidus, 5, 1988, 47-81, págs. 58-59.

[5] F. García Jurado, «Virgilio y la Ilustración. Mayáns, o los fundamentos críticos de la Historiografía Literaria en España», Revista de Historiografía, 7, 2007, págs. 96-110 y F. García Jurado, «La incipiente conciencia de la tradición clásica en España: La vida de Virgilio de Mayáns», en F. L. Lisi Bereterbide (ed.), Tradición clásica y universidad, Madrid, 2010, págs. 143-153.

[6] M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina, tomo x, Santander, 1953, pág. 120.

[7] F. García Jurado, «La Conjuración de Catilina y la Guerra de Yugurta por Cayo Salustio Crispo», en Corona y Arqueología en el siglo de las luces, Madrid, 2010, págs. 359-360.

[8] F. García Jurado, «La efímera existencia de la Historia Latinae linguae en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos iv», Estudios clásicos, 141, 2012, págs. 93-123.

[9] F. García Jurado, «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», Revista de Estudios Latinos, 11, 2011, págs. 207-235.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Borges y el “sunt lacrimae rerum” virgiliano

lagrimas_san_pedro_detalle_mcu-jpg_1306973099Al igual que la razón produce monstruos, la lógica y la gramática crean sus propios espejismos. Ésta, la gramática, se pregunta si la palabra rerum, dentro del sunt lacrimae rerum virgiliano, es un genitivo objetivo o subjetivo, es decir, si “las cosas lloran lágrimas” o son “las lágrimas las que lloran por las cosas”. De manera parecida, la retórica creó, por su parte, la figura de la hipálage para definir el ibant obscuri sola sub nocte per umbram, al entender que si Eneas y la Sibila “iban obscuros bajo la noche solitaria, por entre la sombra”, en realidad, deberían ir “solitarios por entre la oscura noche”. Borges, al traducir su particular Eneida, supera tales problemas, tales artificios, y nos sumerge en la magia del lenguaje. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE   

Para Pilar Saquero, “lagrimas hay por nuestras cosas”

Tras la caída de Troya, Eneas y sus troyanos arriban a las costas africanas de Cartago, donde está el reino de Dido; allí encuentran unas pinturas que representan sus desgracias. Singularmente, más allá del dolor, Borges describe esta escena en su prólogo a la Eneida como un hecho “casi mágico”:

Eneas, prófugo de Troya, desembarca en Cartago y ve en las paredes de un templo imágenes de la guerra troyana, de Príamo, de Aquiles, de Héctor y su propia imagen entre las otras.

Entienden, pues, que aquella tierra no es ajena a la noticia de sus pesares. En este emotivo contexto es donde la lectura de Virgilo nos depara el siguiente verso, acaso el más difícil de toda la literatura latina:

Sunt lacrimae rerum, et mentem mortalia tangunt

(Aen. 1, 462)

Se trata de un verso complejo que literalmente cabe traducir de la manera siguiente: “Hay lágrimas de las cosas y las cuitas mortales tocan a la mente”. Durante siglos, los lectores de Virgilio se han preguntado qué representa el genitivo rerum (“de las cosas”) con respecto a lacrimae, la palabra de la que depende el genitivo. Estas “lágrimas de las cosas” pueden dar a entender, metafóricamente, que las propias cosas lloran. Tendríamos entonces la personificación de tales cosas, de las desgracias, y cabría entender el genitivo rerum como subjetivo: “lágrimas de las cosas (que lloran)”. Pero no es ésta la única posibilidad. Podemos también pensar que lo que se llora, precisamente, son tales desgracias, algo que convierte el genitivo en objetivo: “lágrimas de las cosas (por las que llorar)”. De una manera ambigua, cabría entender el verso como sigue: “hay lágrimas propias de las desgracias, y las cosas humanas tocan la compasión”. En su impar versión española de la Eneida, Espinosa Pólit lo traduce pensando en las cosas como objeto de las lágrimas y convierte cada hemistiquio en un verso:

lágrimas hay por nuestras cosas, y algunos
que ante la muerte y el dolor se inmutan

La dificultad ayuda a convertir este verso en un lugar común para la cita. Borges, sin embargo, no lo contempla en el compendio de la Eneida que hace para su prólogo, tampoco lo traduce directamente, pero sí nos lo presenta en otro prólogo como ejemplo de verso capaz de comunicar y “tocarnos físicamente”:

Dos deberes tendría todo verso: comunicar un hecho preciso y tocarnos físicamente, como la cercanía del mar. He aquí un ejemplo de Virgilio:

Sunt lacrymae rerum et mentem mortalia tangunt

(J.L. Borges, “Prólogo” a La rosa profunda [Obras completas III, Barcelona, 1989, p. 77])

Las dos mitades del verso sugieren a Borges esta doble función de comunicar un hecho preciso (sunt lacrymae rerum) y la de transmitir, cualidad sinestésica del verso, la emotividad como una sensación táctil, pues tango, en latín, es precisamente “tocar”. Pero no debe perderse de vista el hecho de que sea en una obra de madurez, La rosa profunda (1975), donde aparece citado, ni el hecho de que Virgilio vuelva a aparecer otras tres veces en este libro representado en la forma de un ruiseñor, un talismán y una mano que se demora en la seda. Al igual que el propio Virgilio va ganando, si cabe, aún más presencia en la obra tardía de Borges, este verso, en particular, también cobra especial realce, a manera de paráfrasis, en algunos textos, tanto en prosa como en verso. Tenemos un ejemplo notable en el pasaje siguiente:

Esta noche puedo llorar como un hombre, puedo sentir que por mis mejillas las lágrimas resbalan, porque sé que en tierra no hay una sola cosa que sea mortal y que no proyecte su sombra.
(J.L. Borges, “Abramowicz”, en Los conjurados [Obras completas III, Barcelona, 1989, p. 467])

De las palabras que componen el verso latino (lacrimae, rerum, mentem, mortalia y tangunt) al menos reconocemos tres en el texto citado (“lágrimas”, “cosa” y “mortal”), sin olvidar que el verbo latino tangere (“tocar”) implica la acción complementaria de la que expresa el verbo “sentir”. El texto asume el verso virgiliano y lo reelabora enriqueciéndolo con otras dos palabras esenciales de Virgilio: la noche y la sombra . Pero donde se plasma, a mi entender, especialmente la fuerza de la paráfrasis es en el poema “Elegía”:

Sin que nadie lo sepa, ni el espejo,
ha llorado unas lágrimas humanas.
No puede sospechar que conmemoran
todas las cosas que merecen lágrimas:
la hermosura de Helena, que no ha visto,
el río irreparable de los años,
la mano de Jesús en el madero
de Roma, la ceniza de Cartago,
el ruiseñor del húngaro y del persa,
la breve dicha y la ansiedad que aguarda,
de marfil y de música Virgilio,
que cantó los trabajos de la espada,
las configuraciones de las nubes
de cada nuevo y singular ocaso
y la mañana que será la tarde.
Del otro lado de la puerta un hombre
hecho de soledad, de amor, de tiempo,
acaba de llorar en Buenos Aires
todas las cosas.

(J.L. Borges, “Elegía”, en La cifra [Obras completas III, Barcelona, 1989, p. 309])

Debe hacerse notar la implícita adscripción borgiana a la idea del genitivo objetivo de que hablábamos más arriba: “lágrimas de las cosas” sería “llorar todas las cosas”, idea que alcanza su expresión más acabada en la paráfrasis “todas las cosas que merecen lágrimas”. El poema se articula a partir de la intensa enumeración de tales cosas, entre otras “Virgilio, que cantó los trabajos de la espada”. Creo que en esta paráfrasis del verso virgiliano cabe encontrar una de sus mejores lecturas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un filólogo contra Napoleón

napoleon_bonaparte_3Las reacciones nacionalistas de los pueblos invadidos por Napoleón favorecieron el reconocimiento de los gustos particulares de cada pueblo, frente a los viejos ideales ilustrados de universalidad. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El libro que Madame de Stäel escribe sobre Alemania es un ejemplo notable de esta nueva sensibilidad. De esta manera, la vieja Poética se vio sustituida paulatinamente por las novedosas historias nacionales de la literatura, más acordes con el reconocimiento de los gustos concretos, de lo diferente frente a lo común. La Biblioteca Municipal de Versalles y, concretamente su sala central, presidida por un retrato de Luis XVI, sirvió, paradójicamente, de marco nostálgico para desarrollar aquella reflexión sobre las nuevas ideas que iban a dar paso al mundo definitivamente moderno, a nuestro mundo, marcado por las fronteras de los particularismos.
El humanista Federico Agusto Wolf es un hombre que sufre en el desarrollo de su propia vida todos aquellos avatares políticos e históricos. Acomete una pequeña revolución al plantear la literatura romana en términos de literatura nacional, pues para ello está asumiendo las nuevas corrientes historiográficas y estéticas que apuntan hacia la configuración de los ideales románticos. El hecho de que elija, además, la lengua alemana para redactar su historia no es baladí, pues esto implica un moderno reparto de funciones entre las lenguas antiguas y las modernas: las antiguas se convierten en llaves para comprender el pasado, mientras las modernas van a ser los nuevos vehículos de difusión del pensamiento y la ciencia. Es el comienzo de la moderna filología. Las circunstancias históricas van a propiciar el éxito de estos nuevos planteamientos, si bien, desde el punto de vista personal, Wolf, a pesar de estar en el cénit de su carrera académica, ya no volvería a ser el mismo cuando tenga que abandonar Prusia en 1806 ante la invasión napoleónica. Es reseñable el epigrama (compuesto por tres dísticos elegíacos y escrito en versus cancrini, pues leídos hacia atrás tienen el sentido contrario) que dedicó a Napoleón[1]:

Vaticinor tibi quod navalis laurea cinget
Tempora nec magnas spes mare destituet.
Deiciet tua gens cunctas nec Gallia victrix
Denique frangetur litus ad Albionum.
Sors bona, non mala sors concludet proelia; quare
Saecula te dicent: Pars Bona, non Mala Pars!

(traducción)

Te vaticino que la victoria naval ceñirá
tus sienes y que el mar no frustrará tus grandes esperanzas.
Tu pueblo derrotará a todos los demás y la Galia vencedora
No se romperá finalmente contra las costas inglesas.
Buena suerte, no mala suerte dará fin a la guerra; porque
Los siglos te llamarán: ¡Buena Parte, no Mala Parte!

(traducción al revés)

Mala Parte, no Buena Parte, los siglos te llamarán.
¿Por qué? A la guerra dará fin la mala suerte, no la buena suerte.
Contra las costas inglesas se romperá finalmente
La vencedora Galia y no derrotará tu pueblo a todos los demás.
Frustrará el mar tus grandes esperanzas y tus sienes
no ceñirá la victoria naval, te vaticino.

Ya en 1807, una vez instalado en la nueva Universidad de Berlín, gracias a su amigo Wilhelm von Humboldt, Wolf iniciará su personal decadencia. La historia pasó por encima de él, pero él se adelantó a ésta en sus planteamientos.

Francisco García Jurado

H.L.G.E.

[1] He conocido el epitafio gracias al muy interesante repertorio de poesía latina sobre Napoleón compilada por R. Manchón Gómez (“Napoleonis magni laudes: repertorio provisional de poesía latina (1800-1815) sobre Napoleón Bonaparte”, en Humanitas. Revista de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de Jaén 3, 2003, pp. 15-31), quien lo toma, a su vez, de J. Ijsewijn, Companion to Neo-latin studies. Part I, Lovaina, 1990, p. 185.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Alfredo Adolfo Camús (ca.1817-1889) y la enseñanza de la literatura clásica en España

Foto0362Ha aparecido publicado en la revista Estudios clásicos (149,  2016, pp. 89-118) el artículo titulado “Alfredo Adolfo Camús (ca. 1817-1889) y la enseñanza de la literatura clásica en España“. Me permito ofrecer, como avance de su lectura, el comienzo del trabajo. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El interés que suscita la figura de Alfredo Adolfo Camús (ca. 1817-1889) viene dado, ante todo, por la influencia estética y vital que ejerció sobre algunos de sus alumnos, especialmente los escritores Benito Pérez Galdós y Leopoldo Alas «Clarín»[1]. Algunas de las cuestiones literarias relativas a este profesor aparecen en los testimonios de tales escritores, que han suscitado, a su vez, estudios acerca de su formación y gustos literarios[2]. Es nuestro propósito plantear ahora un aspecto clave de la figura de Camús: su pensamiento historiográfico con respecto a la enseñanza de las literaturas clásicas. Camús es, sin duda, el autor fundamental para poder comprender lo que ocurrió con la enseñanza de las literaturas antiguas en la España del siglo XIX, desde el abandono de la llamada «perfección del latín» (materia puramente dieciochesca) hasta los primeros atisbos de la filología clásica en España. Conviene decir, ya de principio, que hablamos de la enseñanza específica de las literaturas clásicas sin sus lenguas, dado que esta separación entre ambos ámbitos también supone una de las principales características que definirán la entonces emergente disciplina de la historia de las literaturas griega y latina.

Camús no es, naturalmente, el único profesor de literatura clásica en la España de su época, pero sí podemos afirmar que ejerce un claro reinado académico desde su cátedra de la Universidad Central. Tal reinado se hace evidente tras la promulgación de la Ley Moyano de educación (1857). Desde sus enseñanzas en el ámbito de la retórica y la poética a partir de 1845, el pensamiento historiográfico de Camús experimenta una evolución acorde a los propios cambios que van teniendo lugar en el mundo educativo. Debido a tales circunstancias, es necesario establecer diferentes etapas. Estamos ante un pensamiento historiográfico que evoluciona a lo largo de cuatro momentos fundamentales, desde 1845 hasta 1889:

-Desde el plan Pidal (1845): la retórica y la poética

-Desde la cátedra de literatura latina (1848): la etapa latinizante

-Desde la Ley Moyano (1857): la etapa francesa

-Desde 1878: la etapa alemana

Desde un punto de vista metodológico, queremos abordar estas etapas mediante el estudio conjunto de tres tipos de documentos: a) sus propios escritos y compilaciones, b) los testimonios sobre su persona y obra, y c) los libros que poseyó, reconocibles gracias a las evidencias materiales de sus marcas de propiedad y conservados básicamente en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla[3]. Conviene analizar tales testimonios como partes de un todo orgánico, pues la información que arrojan unos documentos se complementa con la que ofrecen los otros. El presente trabajo intenta, por tanto, acercarse a la visión que Camús tenía de las literaturas clásicas, desde la crisis de la retórica y la poética y el establecimiento de la primera cátedra llamada oficialmente de «literatura latina» en la Universidad Central, a finales del decenio de los años 40 del siglo XIX, hasta los primeros atisbos de unos estudios de filología clásica, a finales del decenio de los años 80 del mismo siglo.

[1] La biografía de Camús requiere de un estudio detenido. Se trata de una biografía repleta de interrogantes (García Jurado 2002 y 2010a). La provisionalidad de los datos biográficos ha motivado que en 2012 se llevara a cabo una nueva revisión a partir del cotejo de los testimonios disponibles en ese momento. Se ha corregido, por ejemplo, el dato de la fecha de nacimiento, que de 1797 pasa ahora a ser 1815 o, más probablemente, 1817, y se revisa un delicado asunto biográfico, como es el hecho de que su padre fuera un militar francés venido durante la invasión napoleónica que terminó casándose con una mujer natural de Baena (García Jurado 2012a).

[2] Cabe citar dos estudios básicos a cargo de hispanistas franceses (Blanquat 1971 y Beyrie 1980). Hoy día es impensable trazar una biografía de Galdós sin contar con la figura docente de Camús. Así lo ha visto Germán Gullón dentro de su excelente panorama del galdosismo (Gullón 2009). Otra de las relaciones fundamentales de Camús fue la mantenida con el erudito santanderino Menéndez Pelayo, a la que ha vuelto recientemente Serrano Vélez 2012.

[3] Véase el portal titulado «Antiguos poseedores en las colecciones de la Biblioteca Complutense» (https://biblioteca.ucm.es/historica/procedencias-1) y en particular, sobre Camús (https://biblioteca.ucm.es/historica/camus,-alfredo-adolfo).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

ALFREDO ADOLFO CAMÚS (1817-1889) CATORCE AÑOS DE INVESTIGACIÓN (2002-2016)

JORNADAS GRUPO UCM
“HISTORIOGRAFIA DE LA LITERTURA
GRECOLATINA EN ESPAÑA”

ALFREDO ADOLFO CAMÚS (1817-1889)
CATORCE AÑOS DE INVESTIGACÓN
(2002-2016)

img_5594
FECHAS 1-2 DE DICIEMBRE DE 2016
DE 16.30 A 20.00 hrs.
BIBLIOTECA HISTÓRICA MARQUÉS DE VALDECILLA
C/ NOVICIADO 3, 28015 Madrid
Director académico: Prof. Dr. Francisco García Jurado (Universidad Complutense de Madrid)
Secretaria académica: Profa. Dra. Ana González-Rivas Fernández
(Universidad Autónoma de Madrid)

Comité científico de las jornadas
Prof. Dr. Germán Gullón (Universidad de Ámsterdam)
Prof. Dr. Ramiro González Delgado (Universidad de Extremadura)
Profa. Dra. Pilar Hualde Pascual (Universidad Autónoma de Madrid)
Prof. Dr. Manuel López Muñoz (Universidad de Almería)

Presentación
Desde la publicación, en 2002, del libro titulado Alfredo Adolfo Camús (1797-1889). Humanismo en el Madrid del siglo XIX hasta la fecha actual, el conocimiento sobre este humanista, figura clave para entender la recepción de la literatura clásica en la España del siglo XIX y maestro de los grandes escritores y políticos de su época, se ha enriquecido considerablemente. Tres grandes ámbitos articulan hoy día los estudios relativos a Camús: (a) su biografía y polémicas circunstancias históricas (ahora sabemos que el año de nacimiento debe retrasarse hasta 1817), (b) su obra escrita (con los espectaculares descubrimientos textuales de sus más interesantes escritos en la prensa de la época) y (c) el estudio de su legado bibliográfico (fundamentalmente, en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla).
En el marco del proyecto de investigación FFI2013-41976, «Historiografía de la literatura grecolatina en España 3: el ‘Legado Alfredo Adolfo Camús’ en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla» (2014-2017), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, se ha desarrollado un decisivo avance para el mejor conocimiento de esta figura. Las presentes jornadas supondrán una puesta en común y actualización de tales avances.

 

PROGRAMA

DÍA 1 DE DICIEMBRE DE 2016

16.30 hrs. Presentación de las jornadas
16.45-17.15 hrs. Primera sesión (Preside F. García Jurado)
Manuel López Muñoz, “A.A. Camús y la secularización de lo sagrado”

a) PRIMER ÁMBITO: LA BIOGRAFÍA DE A.A. CAMÚS
17.30-18 hrs. Segunda sesión (Preside A. González-Rivas)
Germán Gullón, “A.A. Camús y el galdosismo”
Pilar Hualde Pascual, “A.A. Camús, ¿hombre público? Revisión del pensamiento político camusiano a partir de los datos de la prensa”

b) SEGUNDO ÁMBITO: LA OBRA DE A.A. CAMÚS (1)
18.15-19.00 hrs. Tercera sesión (Preside P. Hualde Pascual)
María José Barrios Castro, “Los Adagia de A.A. Camús”
Antonio Barnés, “El rastro de la literatura española en la obra de A.A. Camús”
Mirella Romero, “El Compendio de Historia Universal y el misterio de su autoría”

DÍA 2 DE DICIEMBRE DE 2016

b) SEGUNDO ÁMBITO: LA OBRA DE A.A. CAMÚS (2)
16.30-17.15 hrs. Cuarta sesión (Preside R. González Delgado)
Josep Lluis Teodoro, “El discurso sobre el pauperismo de A.A. Camús: de los antiguos esclavos a los modernos indigentes”
Marina Salvador, “¿Obra oral?: La transcripción de los apuntes de Canalejas”
Mónica de Almeida, “Epicuro y Lucrecio, según A.A. Camús”

c) TERCER ÁMBITO: EL LEGADO CAMÚS (1)
17-30-18.00 hrs. Quinta sesión (Preside J.L. Teodoro)
Ramiro González Delgado, “La biblioteca griega del Legado Camús”
Salomé Blanco: “Los autores latinos del Legado Camús”

c) TERCER ÁMBITO: EL LEGADO CAMÚS (2)
18.15-19.00 hrs. Sexta sesión (Preside Ma J. Barrios Castro)
Gorana Stepanić, “A.A. Camús y el mundo femenino. Libros sobre las mujeres en el Legado”
Francisco Javier Juez Gálvez, “El Viage a Oriente de Lamartine en el Legado Camus”
Ana González-Rivas: “Los autores ingleses del Legado Camús”

19.15-19.45 hrs. Sesión de clausura (Preside Gorana Stepanić)
Francisco García Jurado, “Los tres ámbitos de la investigación sobre Alfredo Adolfo Camús: biografía, obra y legado”

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los motes a los maestros en la literatura: Pérez Galdós, Corpus Varga, Alberti, Sender y García Pavón

El autor y su hijo VERGER FIORETTI, CARLOS Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

El autor y su hijo
VERGER FIORETTI, CARLOS
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Las relaciones entre la educación y la literatura, en particular el reflejo de la primera en la segunda, a manera de recuerdos y semblanzas, es probablemente uno de los estudios más interesantes con los que podemos encontrarnos. De manera particular, la figura del profesor de latín (gramático, pedante, dómine…) a lo largo de la historia de la literatura española constituye un asunto rico y complejo que bien merece continuar siendo tratado. En este caso, vamos a centrarnos en el uso de los motos que encontramos dentro de algunos de los testimonios literarios estudiados. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, HLGE

A las personas que forman mi curso de Latín Básico (2016-2017), en la esperanza de habitar algún día en sus buenos recuerdos

Para no incurrir en problemas de doble sentido, utilizamos aquí el término “mote” según la primera acepción que le confiere el Diccionario de la Real Academia, es decir, como “Sobrenombre que se da a una persona por una cualidad o condición suya”. Entre los antiugos testimonios de profesores de latín, en particular los del siglo XVI, era normal encontrar nombres parlantes que, con respecto a los motes como tales, no ofrecen una diferenciación nítida. Los motes, al igual que los nombres parlantes, responden a motivaciones diversas, como las siguientes:

-por la materia que se imparte  (“Varrón”, “Don Gerundio”)

-por la deformación del nombre propio (“Janotus” a partir de “Jano”)

-por el aspecto físico (“Zancas-Largas”)

-por algún defecto, tic o manía (“Cojo de Villaornate”)

Si los personajes del sórdido y del figurón constituyen en autores como Quevedo o Cañizares una suerte de disfraz para la figura del enseñante, los motes hacen las veces de máscaras. En este sentido, ya los nombres de “Cabra” y “Zancas-Largas” en Quevedo y el Padre Isla no son otra cosa que máscaras verbales. Es más, en algunos casos el mote constituye el nombre por el que ha pasado a ser conocido alguno de los personajes literarios. En este sentido, es paradigmático el sobrenombre con el que Galdós presenta a uno de sus personajes, precisamente el pequeño pedante apodado Don Rodriguín. Se trata de un alumno del madrileño Colegio Imperial que se llamaba Calixto Rodríguez, si bien había sido apodado “Don Rodriguín” “por lo diminuto de su persona y por su inquietud de ardilla”[1]:

En aquellos tiempos, ¡oh tiempos clásicos! todo se estudiaba en latín, incluso el latín mismo, y era de ver la gran confusión en que caía un alumno novel, cuando le ponían en la mano el Nebrija con sus reglas escritas en aquella misma lengua que no se había aprendido todavía. Poco a poco iba saliendo del paso con el admirable método de enseñanza adoptado por la Compañía, y acostumbrándose al manejo del Calepino para los significados castellanos, y del Thesaurus para la operación inversa, pronto llegaba a explicarse como Quinto Curcio o Cornelio Nepote. Las lecciones se daban en latín, y para que los chicos se familiarizasen con la lengua que era llave maestra de todo el saber divino y humano, hasta se les exigía que hablasen latín en sus conversaciones privadas, de donde vino esa graciosa latinidad macarrónica, que ha producido inmenso centón de chistes, y hasta algunas piezas literarias, que no carecen de mérito, como la Metrificatio invectivalis de Iriarte y las sátiras políticas que se han hecho después. Si Horacio y Cicerón hubieran, por arte del Demonio, salido de sus tumbas para oír cómo hablaban los malditos chicos del Colegio Imperial, habría sido curioso ver la cara que ponían aquellos dignos sujetos. A cada instante se oía: Quantas habeo ganas manducandi!… Carissime, hodie castigavit me Pater Fernández (vel á Ferdinando), propter charlationen meam…. ¡Eheu, paupérrime! ¿Ibis in calabozum?… Non; sed fugit meriendicula mea. Dum tu chocolate bollisque amplificas barrigam tuam, ego meos soplabo dedos. Guarda mihi quamquam frioleritam.

(…) Por jácara, más que por espíritu de erudición, D. Rodriguín se había prohibido en absoluto la lengua castellana, y hasta las frases más familiares y las más insignificantes expresiones las latinizaba con zandunga, entremezclando siempre en su charla trozos de los clásicos y fragmentos de verso y prosa, vinieran o no a cuento. Así, cuando se escabullía de la sala de estudio para ir a fumar un cigarro a hurtadillas, decía: Eo in chupatorium, procul negotiis. El chupatorio era un rinconcillo del claustro alto, que daba al patio, y recibió este nombre por ser lugar a propósito para echar una fumada sin ser visto de los Padres. (Pérez Galdós 2008: 282-283)

Buena parte de la comicidad de este mote viene dada por el notable contraste habido entre el “don”, tan formal y propio de personas graves, y el diminutivo que cierra el nombre. En otros casos, el proceso que va desde el nombre propio al mote no es tan explícito, como ocurre con el terrible padre Mur que encontramos en la novela AMDG de Ramón Pérez de Ayala[2], pues el personaje literario del padre Mur (mur es ratón en latín) es el resultado de la fusión de dos padres reales: el padre González y el padre Gutiérrez, precisamente los dos únicos que tenían nombres castellanos en el colegio donde estudió el propio Pérez de Ayala[3]. El recorrido por los testimonios del siglo XX sobre profesores de latín que hemos recogido en nuestro libro nos lleva hasta algunos motes significativos: “Lanchetas” en Corpus Barga, “Enriqueta la Colorada” en Rafael Alberti, “Chaveta” en Ramón J. Sender y “Setis” en Francisco García Pabón.

“Corpus Barga” es el pseudónimo de Andrés García de Vargas, quien nos ha dejado en sus memorias un interesante retrato de su profesor de latín, llamado don Rufino Lanchetas:

Nuestro colegio no era de curas, como se decía de los religiosos, sino de profesores laicos, algunos de los cuales fueron lo que no se llamaba aún intelectuales. La entrada en el bachillerato se hacía con solemnidad pasando por debajo del arco romano; el primero (el primer año) de latín venía a ser en los estudios como la primera novia en los placeres y el primer frac en la vida social, algo por lo que no había más remedio que pasar, indispensable y engorroso. «El que no sabe latín no puede tener buen fin», se sentenciaba todavía. De nuestra clase todos debíamos acabar mal, porque ninguno lo llegó a aprender; nuestro profesor, creo que sólo lo fue durante un año, era el latinista don Rufino Lanchetas, del que nos reíamos por su nombre y porque los días fríos se liaba la capa a las piernas, como si fuese una manta, a partir de su abultada barriga, lo mismo que los cocheros para sentarse en el pescante, y porque así enrollado y sentado nos explicaba acompañándose con la mímica, no sé qué tragedia de la antigüedad y hacía el gesto que él suponía en el actor al exclamar: “¡Míralos, míralos cómo huyen!” Luego he sabido que don Rufino Lanchetas fue un temido compañero de oposiciones de Unamuno y he oído hablar de él con respeto y cariño a don Ramón Menéndez Pidal (…) (“Corpus Barga” 1985: 55-56)

Es interesante observar el contraste que se crea entre las impresiones superficiales que el autor tiene del profesor cuando es adolescente y la conciencia del significado real de aquel docente que llegó a competir en una oposición nada menos que con Miguel de Unamuno. Ya el mero nombre del maestro incita a la risa de los alumnos, sin necesidad de alterarlo para que sirva de mote. En otro importante libro de memorias, el que Rafael Alberti dejó con el sugerente título de La arboleda perdida, el maestro recibe el mote precisamente a partir de su aspecto físico:

¿Quiénes fueron mis profesores, mis iniciadores en las matemáticas, el latín, la historia, etc.? Quiero dejar un índice, no sólo de aquellos padres y hermanos que intervinieron en mi enseñanza, sino también de aquellos que ocupando otros puestos en el colegio entreví por los corredores o entre los árboles de la huerta, no tratándolos casi.

El padre Márquez, profesor de Religión, al que llamábamos, seguramente por la sabiduría, «la burra de Balaán».

El padre Salaverri, profesor de latín, un peruano con cara de idolillo, quien por sus arrebatados colores había recibido de uno de sus alumnos, el sevillano Jorge Parladé, un sobrenombre algo denigrante: el de “Enriqueta la Colorada”, popular prostituta trianera (…) (Alberti 1980: 35)

Frente al catedrático laico que recibe el tratamiento de “don” en el testimonio de Corpus Barga, Alberti recoge el tratamiento propio de profesores religiosos. En este caso, el aspecto físico y el ingenio de uno de los alumnos confieren al docente un mote verdaderamente denigrante. Si a Alberti le dieron clase los jesuitas, Ramón J. Sender relata en las primeras novelas de su Crónica del Alba la docencia que recibió de los frailes de Reus:

En la clase de latín el profesor, que era un sacerdote ya viejo pero tieso y enérgico, nos planteaba problemas que nos obligaban a pensar por nuestra cuenta. Los estudiantes seguíamos divididos todo el curso en dos bandos: cartagineses y romanos. Yo me había pasado al bando de los cartagineses –me gustaba más Aníbal que Escipión- y era entre ellos uno de los mejores, gracias a las lecciones de latín que me había dado en mi aldea el capellán del convento de Santa Clara.

El profesor nos dictó una frase clásica, no recuerdo de quién, pidiéndonos que la comentáramos por escrito. La frase era: Parva propria magna; magna aliena, parva. El profesor a quien llamábamos Chaveta porque decía esa palabra a menudo, refiriéndose a las cosas más dispares, se frotaba las manos viéndonos apuntar la sentencia latina. Su manera de usar la palabra chaveta era pintoresca: Sertorio había perdido la chaveta en distintas ocasiones de su vida. Sólo a un guerrero que ha perdido la chaveta se le ocurre ser liberal y demócrata, decía el fraile. También había perdido el juicio –es decir, la chaveta- Julio César. (Sender 1997: 213)

En este caso, el profesor recibe el mote a causa de la repetición de una palabra, “chaveta”, lo que supone otra de las motivaciones propias de los motes, junto al juego de palabras con respecto al nombre propio o el aspecto físico. Finalmente, Francisco García Pavón, conocido por las tramas policíacas que protagoniza su detective Plinio, nos ofrece un interesante mote, en este caso no dado al maestro, sino a él mismo como alumno. El mote viene motivado por una equivocación graciosa al conjugar el verbo latino sum en su segunda persona del plural:

Cuando los alumnos del Colegio -el anterior al Instituto, que siempre olía a morcilla frita- tuvimos que estudiar latín, según el plan de estudios resucitado por la República, don Bartolomé, el director y propietario, con todo el dolor de su alma, contrató a D. Francisco García, porque él, de la lengua del Lacio, sólo entendía el dominus vobiscum.

Don Francisco fue el primer protestante que vi en mi vida. Era, más o menos de contrabando, el pastor de los poquísimos luteranos que había en mi pueblo, donde nunca se protestó por nada (…)

Don Francisco debía tener ya sesenta y muchos años. La calva clara, rodeada de un cerquillo cano, y unas gafas de oro que en clase le brillaban muchísimo a la luz del ventanal que le caía muy cerca.

Vestido de oscuro y con corbata, siempre hacía las mismas cosas al llegar a clase a las once en punto. Antes de sentarse colocaba sobre la mesa el reloj, la lista de alumnos, el lápiz, el manual, el cuarterón de tabaco de 4,90 -que era el más lujoso de entonces- el librillo de papel y el mechero dorado.

Cada día preguntaba, uno por uno, a toda la clase. El preguntado se ponía de pie, y don Francisco, con ademanes y voz muy educados, aunque severos, nos hacía recitar las declinaciones y los verbos, cuidando mucho las terminaciones (…)

Yo lo respetaba mucho cuando comprendí su gran honradez religiosa. Pues las pocas veces que se refería a temas de moral y creencias -siempre muy de pasada- jamás aprovechaba para hacer su publicidad protestante. Al contrario, decía que todos debíamos ir a misa y cumplir con la moral y creencias de nuestros mayores (…)

Pero las cosas como son, la única vez que lo oí reírse con ganas, fue el día que me equivoqué al conjugar el presente de indicativo del verbo sum, y en vez de decir el plural como manda la gramática: sumus, estis, sunt, dije sumus, SETIS, sunt… (…) mi buen amigo Antoñito Lozano, (el que pocos años después, como a su padre y hermano asesinaron en la zona republicana) desde aquel día me llamó Setis. -An da Se tis -me decía con aquel hablar tan morosísimo que tenía- va mos a to mar nos una ga seo sa con Se tis a la plan cha en el bar de Ce ci lio (…). (García Pavón 1977: 441-444)

Este mote no tendría sentido fuera de la clase de latín, por lo que, en este caso, es el propio contexto de la asignatura el que le confiere lugar de ser. De esta forma, los motes analizados pueden clasificarse de la misma forma que hicimos al comienzo de este apartado con los nombres parlantes:

-por la materia que se imparte  (“Setis”)

-por la deformación del nombre propio (“Lanchetas”)

-por el aspecto físico (“Mur”, “Don Rodriguín”, “Enriqueta la colorada”)

-por algún defecto, tic o manía (“Chaveta”)

 

Francisco García Jurado

NOTAS

[1] Mollfulleda Buesa 1996: 171-173 y Arencibia 2008: 429-446.

[2] Pérez de Ayala 1995.

[3] Pérez Ferrero 1992: 30.

BIBLIOGRAFÍA

Alberti, R., La arboleda perdida, Barcelona, 1980.

Arencibia, Y., “El latín como recurso literario en Pérez Galdós”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico: homenaje al profesor Antonio Prieto, IV, vol. 1. 2008, 429-446

“Corpus Barga”, Los pasos contados II. Puerilidades burguesas, Barcelona, 1985.

García Jurado, F. y Espino Martín, E., Dómines y pedantes. Enseñar latín en la literatura española. De Luis Vives a Muñoz Molina, Madrid, 2011.

García Pavón, F., “Mis profesores de latín”, en Estudios ofrecidos a Emilio Alarcos Llorach [con motivo de sus XXV años de docencia en la Universidad de Oviedo]. Tomo I, Oviedo, 1977, 441-444.

Martínez Fernández, J. E., “Retrato y nombre propio (huellas literarias y carnavalescas en los retratos del Fray Gerundio de Campazas”, en M. Á. Márquez et alii (eds.), El retrato literario. Tempestades y naufragios. Escritura y reelaboración. Actas del XII Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Huelva, 2000, 285-291.

Mollfulleda Buesa, S., El latín en los Episodios Nacionales, Barcelona, 1996, 171-173.

Pérez de Ayala, R., A.M.D.G. La vida en los colegios de jesuitas. Edición de A. Amorós, Madrid, 1995.

Pérez Ferrero, M., Las mocedades de Ramón Pérez de Ayala, Oviedo, 1992.

Pérez Galdós, B., Un faccioso más y algunos frailes menos, Madrid, 2008.

Ramón y Cajal, S., Mi infancia y juventud, en Obras selectas. Prólogo de Juan Fernández Santarén, Madrid, 2000.

Sender, R. J., Crónica del Alba, Madrid, 1997.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

“Hermann und Dorothea” de Goethe, o un Homero burgués

img_5645Voy a recordar en este blog una obra cuya importancia para la historia de la literatura y del moderno humanismo en general es tan grande como su actual olvido. Me refiero a Hermann und Dorothea Goethe, de la que en mi biblioteca guardo un fatigadísimo ejemplar publicado en París el año de 1927. La obra quiso encarnar un nuevo género, el de la épica burguesa, basado en los hexámetros homéricos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Hermann y Dorotea, de J. W. Goethe, es una peculiar muestra de lo que el autor alemán quiso que llegara a ser un nuevo género donde el ciudadano burgués fuera una transposición del antiguo héroe épico. La obra supone, frente al culturalismo de algunas de sus composiciones anteriores, como las Elegías romanas, una actuación humanizada de las fuentes literarias en cuestión. Se trata de una pequeña obra que tuvo en su momento gran celebridad. El libro se divide en nueve cantos, cada uno dedicado a una musa, y su estilo trata de imitar el hexámetro de la épica homérica. El poema pretende dar un sentido a la historia y a la vida humana tras las consecuencias devastadoras de la Revolución Francesa de 1789 mediante la interpretación trascendente de los ecos clásicos, entendidos éstos como una clave para poder comprender los acontecimientos futuros. A ello se suma, además, un “idilio burgués” de marcado carácter pastoril que permite establecer una singular asociación entre la tradición clásica y el amor universal.
Dado este planteamiento, tenemos un esquema argumental muy sencillo: Hermann, el joven protagonista, se enamora de una bella joven que huye entre los desgraciados ciudadanos que se han visto obligados a dejar sus casas a causa de la invasión francesa. Nuestro protagonista logra el consentimiento de sus padres para ir a buscar a esta joven, llamada Dorotea, que terminará siendo su esposa, pero tras la boda marchará a combatir contra el ejército invasor francés que, paradójicamente, es quien los ha unido. El análisis más detenido de tres aspectos (autor antiguo, características e intención) muestra una serie de hechos relevantes:
a) El autor antiguo que ha elegido Goethe como modelo de su epopeya es Homero, lo que no responde a un hecho casual. De un lado, hay una razón biográfica, como es la reacción que experimenta Goethe frente a la tradición clásica más culta de los poetas latinos (Tibulo, Propercio) tras uno de sus viajes a Italia. De otro lado, desde el punto de vista de la historia literaria y de la estética, se está produciendo una recuperación de Homero, tan denostado como poeta bárbaro en los tiempos de la “Batalla de los antiguos y los modernos”, de la que se hacen eco, entre otros, autores como Perrault o Swift. En palabras de Antonio Tovar, “el helenismo directo, cuando Werther lee a Homero y Shelley arrostra la tormenta fatal con Sófocles en el bolsillo, coincide precisamente con la aparición de la gran escuela alemana filológica”. Son los tiempos de la Ilíada en la versión alemana de Johann Heinrich August Voss, que Goethe lee a un selecto auditorio allá por 1796, como nos cuenta en sus Diarios y Anales: “Poco a poco fuese consolidando una tertulia de hombres cultísimos que todos los viernes reuníase en mi casa. Leí yo un canto de la Ilíada, de Voss, granjéeme aplauso, despertó gran interés el poema y expresóse glorioso reconocimiento al traductor”.

b) Homero se contextualiza en esta obra de Goethe merced a una serie de innovaciones formales, tales como la libre adaptación que hace del hexámetro dactílico:

Also gingen die zwei entgegen der sinkenden Sonne,
Die in Wolken sich tief, gewitterdrohend, verhüllte,
Aus dem Scheleier, bald hier bald dort, mit glühenden Blicken
Strahlend über das Feld die ahnungsvolle Beleuchtung.
(Hermann und Dorothea, “Melpomene” vv. 1-4)

“Sus pasos seguían el camino del sol, que se dirigía a su descanso entre impresionantes nubes que eran presagio de tormenta. A intervalos no regulares, el sol se escondía o se asomaba enrojeciendo las nubes y vertía sobre los campos una luz irreal.” (J,W.Goethe, Hermann y Dorotea. Traducción de Rafael Ballester, Barcelona, Bruguera, 1984, p. 89)

Asimismo, podemos apreciar cómo el uso de ciertos adjetivos nos recuerda a los epítetos homéricos:

Und es sagte darauf der edle verständige Pfarrherr
(“Melpómene” v. 78)

“Haciendo gala de gran discreción, el bondadoso cura atendía en silencio.” (“Melpómene”)

Se trata, en definitiva, de verter un vino nuevo, es decir, un asunto propio de la sociedad burguesa de finales del siglo XVIII, en los viejos odres de la épica homérica.

c) En tercer lugar, las razones por las que Goethe hace este sorprendente uso de Homero tratando de imitar sus versos responde a un complejo planteamiento que tiene su referente histórico en un hecho tan fundamental como la quiebra de valores que supuso la Revolución francesa de 1789. Estamos, pues, ante una de las muestras más representativas del uso del humanismo clásico como reacción frente a tales eventos revolucionarios. Las viejas formas homéricas, convenientemente actualizadas, sirven para conformar este ensayo de “idilio burgués” que encuentra, asimismo, referentes clásicos en la “novela pastoril”. El idilio es, en definitiva, el que nos propone el amor (en este caso el amor familiar) como única salvación posible frente al caos, y así lo expone Hermann al final de la obra:

Desto fester sei, bei der allgemeinen Erschüttrung
Dorotea, der Bund! Wir wollen halten und dauern,
Fest uns halten und fest der schönen Güter Besitztum (“Urania” vv. 299-301)

“Dorotea, espero que nuestro próximo matrimonio, concertado en un tiempo de caos, sea afortunado hasta nuestro último día. Hagamos que el infortunio se aleje de nosotros, y lo conseguiremos si permanecemos siempre unidos; hagamos que nuestra vida sea enteramente nuestra, pues es la verdadera riqueza que se nos ha dado, y luchemos para conservar lo que hemos heredado, y así podremos disfrutar con más ilusión del futuro que nos aguarda” (“Urania”)

Finalmente, la dedicatoria de cada canto a una musa, tal y como lo hiciera Herodoto en sus Nueve libros de la Historia, es la que nos da la idea más clara de la dimensión trascendente que tiene en esta obra el humanismo clásico. A este respecto, es fundamental el comienzo del canto noveno, dedicado a Urania, musa de la Astronomía:

Musen, die ihr so gern die herzliche Liebe bugünstigt,
Auf dem Wege bisher den trefflichen Jüngling geleitet,
An die Brust ihm das Mädchen noch vor der Verlobung gedrückt habt:
Helfet auch ferner den Bund des lieblichen Paares vollenden,
Teilet die Wolken sogleich, die über ihr Glück sich heraufziehn
Aber saget vor allem, was jetzt im Hause geschiehet! (“Urania”, vv. 1-6)

“Musas que hacéis realizable el amor que sale del corazón, que habéis conducido hasta este lugar al joven de tan altas virtudes en su difícil itinerario y habéis querido que fuera posible el abrazo con su amada antes de aceptar ser su prometida, no los abandonéis en ningún momento: haced que se produzca la unión de estos dos seres y que muy pronto desaparezcan las nueves que amenazan su cielo de felicidad. Entretanto, relatadnos lo que pasaba en el hogar de Hermann.” (“Urania”)

Lo más singular, en nuestra opinión, es esta sugerente asociación entre ese clasicismo humanizado del que hace uso Goethe con el amor. En uno y otro caso, ambos contribuyen a resolver el caos de los acontecimientos. Francisco García Jurado H.L.G.E.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Aulo Gelio, entre la antigua miscelánea y el moderno ensayo

auli_gellii_noctium_atticarum_1706-1El lunes 24 de octubre de 2016 se celebra en la Facultad de Filología de la Universidad Complutense el “Seminario de divulgación de la investigación” organizado por el grupo PhiloBiblon. He tenido el honor de ser invitado a participar en él con una breve charla que he titulado “Las Noches Áticas de Aulo Gelio y la literatura española del siglo XVI, entre la antigua miscelánea y el moderno ensayo”. Ofrezco a continuación un resumen sobre su contenido, en la esperanza de que pueda resultar útil. FRANCISCO GARCIA JURADO HLGE

Con esta breve charla, es mi propósito poner de manifiesto la importancia que una discreta obra latina, las Noches áticas de Aulo Gelio (s.II), tuvo, gracias a su condición de “libro de libros”, en la configuración del canon de autores antiguos (en este caso, voy a referirne tan sólo a los latinos) durante el siglo XVI y, de manera particular, en la lengua española, aunque sin descartar otros contactos con la literatura francesa.
Cabe señalar, lo primero de todo, que el siglo XVI es la gran centuria de Aulo Gelio, pues jamás sus textos circularon tanto, en buena medida gracias a las ediciones del editor Stephanus. Hay, asimismo, otro factor no menos despreciable, dado que Gelio fue un autor comúnmente citado, directa o indirectamente, por los propios escritores del XVI, de manera que, en cierto sentido, no hacía falta leerlo para conocer los aspectos más relevantes de su obra miscelánea.
De esta forma, en uno de nuestros trabajos, he mostrado cómo se podría articular una suerte de inmateriales Noches áticas en lengua española sin salir de las diferentes referencias que tanto al autor como a su obra hacen los más eminentes escritores del XVI, en particular autores como Pedro Mejía y Antonio de Guevara. Tengamos en cuenta que Gelio no será traducido al español (¡y será desde la lengua francesa, no directamente desde la latina!) hasta finales del siglo XIX.
En cualquier caso, nuestra reflexión sobre el canon de autores latinos en la literatura española del XVI y Aulo Gelio va a centrarse únicamente en dos aspectos concretos:

a) su aportación terminológica a la moderna idea de canon (i.e., la acuñación del término “clásico” en los tiempos modernos)
b) la exclusión consciente que Gelio hace del autor hispano-romano Séneca, con las consiguientes reservas de Luis Vives y, a su vez, con la airada crítica que luego Henricus Stephanus hará acerca de este último.

Veamos con un mínimo de detenimiento ambos aspectos:

a) La idea de “clásicos”, o el papel de la casualidad en la literatura

El gran romanista Ernst Robert Curtius hace una oportuna reflexión sobre el papel que tiene el azar en la literatura cuando se refiere al gran éxito que la acuñación del término “clásico” adquirió en los tiempos modernos. Aquella denominación nació en Gelio como una forma de hablar medio en broma, mientras nuestro autor recreaba una conversación ideal mantenida por él mismo y su amigo Frontón. Gelio acudió a sus conocimientos de la Roma arcaica para rescatar el término que recibían los miembros más excelsos de una de las cinco clases en que se dividía la sociedad. Los classici eran, en definitiva, los miembros más solventes, o los más adinerados, algo que, trasladado al ámbito de la república literaria, se traducía en el concepto de corrección gramatical. Aquella broma inocente se convirtió, gracias a la extraordinaria difusión de Gelio durante el siglo XVI, en una etiqueta común entre los humanistas, como ocurre con nuestro Luis Vives, que utiliza el término dentro de sus Diálogos de la lengua latina, esa obra que Arozín consideró como uno de los libros acaso más deliciosos de toda la literatura española. Precisamente, mientras los curiosos personajes que pueblan sus vitales páginas recorren una de las universidades más señeras de Europa, descubren cómo en la biblioteca ocupan una posición privilegiada algunos libros “clásicos” mientras otros, particularmente los escolásticos, son considerados meramente plebeyos. Gelio, sin saberlo, dio con uno de los términos literarios más felices para hablar del canon, si bien jamás hubiera aspirado a tanto.

b. Séneca y los atisbos de un canon nacional

Uno de los capítulos de las Noches áticas está destinado, singularmente, a criticar la prosa de Séneca (Gel. 12,2). Por medio de ejemplos entresacados, Gelio nos dice que Séneca no es ni gran escritor, ni tan siquiera un gran moralista. En realidad, los clásicos latinos de Gelio van desde Plauto a Virgilio, con el consiguiente olvido de aquellos autores que escribieron después. En cualquier caso, los clásicos de Gelio van más allá del consabido siglo de oro de la literatura latina. El tema es curioso, y tiene mucho que ver con la propia idea que Gelio tiene de las literaturas griega y latina, para quien no dejan de ser una materia acumulativa, acorde con su propia idea de la miscelánea. El asunto del menosprecio de Séneca quizá no hubiera tenido más trascendencia si los lectores posteriores no le hubieran dado tanto realce. Vives fue uno de los más destacados críticos de Gelio, debido al negativo juicio que éste tiene con respecto a Séneca. Probablemente Vives está sintiendo a Séneca, en calidad de autor hispano-romano, como parte de su bagaje cultural. Pero será Henricus Stephanus el que cargue luego contra Vives por su ataque a Gelio. Creemos que Stephanus consideraba a Gelio afín a Francia, dado que Favorino, el maestro de Gelio, era galo. Comienzan a surgir ya, en pleno Renacimiento, algunas de las lecturas protonacionalistas que tan gran desarrollo tendrán siglos más tarde gracias al romanticismo. La crítica de Stephanus se extiende a los españoles y es un buen ejemplo de los ataques filológicos que se lanzan incluso contra los muertos.
En cualquier caso, no deja de ser una paradoja que tanto Séneca como Gelio se convirtieran en precursores de un nuevo género literario que se iba a gestar durante el mismo siglo XVI: nos referimos al ensayo. Los que se consideran como fundadores del ensayo, en las letras hispanas Fray Antonio de Guevara con sus Cartas familiares y en el mundo galo Michel de Montaigne con sus Essais, no dejan de ser extraordinarios lectores de Aulo Gelio. En otro lugar hemos propuesto que Montaigne leyó la miscelánea de Gelio desde una nueva categoría imprevista: la de no ser ensayo. La visión acumulativa y aparentemente desordenada de las cosas, a la espera de que alguien encontrase un supuesto orden, dejó paso a una visión más personal que entendía ese “desorden” ya no tanto como una circunstancia, sino como una visión abierta del mundo, orientada sobre todo a reconstruir una literatura más cercana al dialogismo y la conversación. Este fue ya Montaigne, que leyó a Gelio directamente, pero también releyó aspectos de su miscelánea a través de la más moderna de Pedro Mejía (en la traducción francesa de Gruyet). La mera exposición erudita de asuntos gramaticales, tales como la differentia entre “mentir” y “decir mentira”, se tornó en reflexión filosófica.

Conclusiones

No creemos que sea exagerado afirmar que Gelio es un autor clave para la configuración de la idea de canon en los primeros tiempos de la Europa moderna. El éxito editorial de sus Noctes, así como las incesantes imitaciones y citas de la obra, hacen que el siglo XVI sea una centuria áurea para Gelio. Asimismo, su curiosa lectura como no-ensayo lo convierte en un peculiar contrapunto frente a la modernidad.

Bibliografía

Francisco García Jurado, “La oralidad escrita del saber: Aulo Gelio y Michel de Montaigne”, Studia Philologica Valentina 2010, n.s. 9, 71-83
—-, “La ciudad invisible de los clásicos. Entre Aulo Gelio e Italo Calvino”, Nova Tellus 28/1, 2010, 271-300
—-, “Qué entiende Aulo Gelio por «Literatura griega» y «Literatura latina»”, J.B. Torres (ed.), VTROQVE SERMONE NOSTRO. Bilingüismo social y literario en el Imperio de Roma / Social and literary bilingualism in the Roman Empire, Pamplona, EUNSA, 2011, 69-82
—–, “Aulo Gelio y la literatura española del siglo XVI: autor, texto, comentario y relectura moderna”, Revista de Literatura 147, 2012, 31-64
—-, “«Mentir» y “«decir mentira». Una differentia entre la miscelánea de Aulo Gelio y el ensayo de Montaigne”, Atene e Roma 6, 1/2, 2012, 1-20
–, « Plutarchus noster, ‘nostre Plutarque’ : Aulu-Gelle, Montaigne, Amyot et Goulart », Latomus (en prensa)
Francisco García Jurado

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Nazis y visionarios tras la Germania de Tácito

berlinFue mi colega (y, sin embargo amigo), el dr. Pedro Conde Parrado, profesor de la Universidad de Valladolid, quien primero me habló sobre este singular capítulo de la historia de la filología: la búsqueda de un manuscrito latino de la Germania de Tácito orquestada nada menos que por Himmler. Durante los tiempos del fascismo mussoliniano, una delegación nazi acudió a una población cercana a Osimo para llevarse un códice medieval. El manuscrito, felizmente, no cayó en manos de los nazis, pero casi termina devorado por las aguas durante la inundación que sufrió Florencia en 1964. Este asunto es parte de lo que nos cuenta Christopher B. Krebs en su obra titulada “El libro más peligroso. La Germania de Tácito, del imperio romano al Tercer Reich”. El libro es interesantísimo, pero no creo que satisfaga las expectativas de todos los lectores, y mucho menos de los que vayan buscando una mera historia de nazis. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE
Se nota a primera vista que Krebs es un buen especialista tanto en Tácito como en la historia textual de su obra titulada Germania, ese librito que marca, en cierto sentido, el nacimiento de la literatura etnográfica en Roma. Como alguien que nunca ha estado probablemente en la Germania, Tácito recurre a fuentes de terceros y a lugares comunes para describir las costumbres germanas que, al cabo del tiempo, pasaron a legitimar ciertas teorías raciales acerca de los rubios guerreros del norte. Krebbs tiene una sólida formación germánica y ahora, por lo que puedo ver en la página web de la Universidad de Harvard, forma parte de la plantilla de su departamento de clásicas. Esta doble cirtunstancia, imagino, le obliga a demostrarnos casi en cada una de las páginas del libro que es un profesor brillante y excepcionalmente documentado, lo que hace que este libro rebose de erudición, a menudo alimentada por la descomunal biblioteca Widener de la misma Harvard. Krebbs hace lo que podemos interpretar como una “historia cultural” de la Germania de Tácito, no una mera historia textual. Con ello quiero decir que Krebs busca mostrarnos no tanto la lectura o la tradición del libro de Tácito como su SIGNIFICADO SIMBÓLICO desde la Antigüedad hasta el siglo XX. La Germania, en este sentido, está muy cerca del mismo tejido que construye las invenciones nacionalistas de los pueblos, o los bucles melancólicos a los que se refiere Jon Juaristi hablando de otros nacionalismos. He disfrutado mucho con el libro, lo confieso, pero no sé si un lector menos dado a erudiciones y más a relatos divulgativos podrá leer la obra de corrido. Las notas que se atesoran al final de la obra son prescindibles para entender el relato, pero a menudo descubren nuevas claves de lectura. Si tuviera que quedarme con algún lugar concreto de este libro me quedaría con el capítulo dedicado al siglo XVIII y, en particular, a Montesquieu (ya conté algo sobre esto hace unos días).
Creo, sinceramente, que si un académico español hubiera escrito un libro semejante, los editores le habrían obligado a quitar notas y a descargarlo de apreciaciones filológicas. La alternativa habría sido publicar la obra en una editorial universitaria, para su difusión entre especialistas. Naturalmente, como se trata de un profesor de Harvard, no se ha contemplado esta posibilidad, pues el profesor de Harvard no puede escribir simplemente un mero libro divulgativo sin más. En realidad, estamos ante un libro de alta, muy altta divulgación donde el “gancho”, es decir, la referencia a la búsqueda que el III Reich organizó para dar con el manuscrito más antiguo de la Germania, no constituye más que unas pocas páginas finales. Antes de llegar a estas páginas “estelares”, recorremos la larga Edad Media, el incipiente humanismo del norte de Europa, el complejo de inferioridad de los eruditos germanos que al final terminará siendo de superioridad, el pensamiento ilustrado, legitimador de las voluntades populares, o las mitologías nacionalistas del siglo XIX. En definitiva, el libro es una fiesta para los amantes de la historia cultural de los estudios clásicos, pero que los lectores menos exigentes no se llamen a engaño. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un paseo por los libros de Alfredo Adolfo Camús

img_5594Estos días trabajamos duro todo el equipo de investigación  para completar la monografía que vamos a dedicar a la figura de Alfredo Adolfo Camús (1817-1889). Llevamos dos años investigando su vida, obra y legado bibliográfico, y espero que a finales de 2017 hayamos podido completar todo lo previsto en la memoria científica para el trienio comprendido entre 2015 y 2017, dado que los resultados están siendo realmente buenos. La semana pasada dedicamos un blog a la geografía sentimental del profesor. Esta vez, haremos un recorrido por algunos de los libros que componen su compleja bibliografía. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A mis colegas del proyecto de investigación HLGE3

Desde que publiqué mi libro sobre Alfredo Adolfo Camús, en 2002, han pasado ya unos cuantos años. Mucho he aprendido (y, sobre todo, mucho me han enseñado mis colegas del equipo de  investigación) acerca del personaje, hasta el punto de darme cuenta de que reconstruir una vida es acaso tan difícil como vivirla. La investigación sobre Camús ofrece tres grandes facetas, naturalmente complementarias: a) su vida y circunstancia; b) su obra, publicada y manuscrita y c) su legado bibliográfico, fundamentalmente el depositado en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla.

Con el tiempo, he tenido a bien ir adquiriendo siempre que ha sido posible algunos de los ejemplares que Camús llegó a publicar, o bien aquellos libros donde aparece alguno de sus textos, como es el caso del prólogo al manual de literatura griega de Otfried Müller. Este blog pretende tan sólo dar un ligero paseo por esta sutil biblioteca camusiana que no deja de ser también un recorrido por un siglo convulso y por el sueño de otra España bien distinta a la que fue.

-Los manuales de Camús: la primera etapa cordobesa

Cuando todavía es Camús profesor en el Colegio de la Asunción de Córdoba, muy a comienzos del decenio de los años cuarenta del siglo XIX, nuestro autor prepara algunas traducciones de obras francesas. No disponemos de la versión española del Viaje a oriente de  Lamartine (de 1840. que es el primer título de su bibliografía), pero sí tenemos su Sistema de las facultades del alma, una traducción que representa bien los iniciales intereses de Camús en la corriente filosófica que conocemos como “Espiritualismo” y que tanto nos recuerda a lo que en el futuro será la psicología:

img_5595

img_5596

Camús (1841): Sistema de las facultades del alma por Mr. P. Laromiguier, Profesor de Filosofía de la Academia de París. Anotado y adicionado con un nuevo ensayo sobre las facultades del alma por Gruyer, y traducido al castellano por D. Alfredo Adolfo Camús, individuo de varias corporaciones científicas, económicas y literarias, Córdoba, Imprenta de Noguer y Manté.

El ejemplar de que disponemos está en perfecto estado y su hallazgo en una librería de viejo por internet supuso realmente una oportunidad única, dado lo difícil que resulta dar con ejemplares de esta primera época del autor. Como puede verse, todavía está impreso en Córdoba.

-Manuales de Camús: la etapa madrileña

A  medida que avanza el decenio de los años 40 del siglo XIX, Camús frecuenta cada vez más la Villa y Corte, hasta que se termina trasladando allí. La preparación de un Compendio elemental de historia universal fue probablemente la primera gran colaboración que Camús hizo para el grupo de Antonio Gil de Zárate y sus afanes reformistas del sistema de la educación pública en España:

img_5597

img_5598

Camús (1842-1843): Compendio elemental de historia universal por Alfredo Adolfo Camus, profesor de la Universidad y Ateneo de Madrid. Primera parte. Modo de escribir la historia. Fuentes históricas y espíritu de la Historia. / Segunda parte. Cuadro abreviado de los acontecimientos y revoluciones ocurridas entre los diversos pueblos del mundo desde su origen hasta el día, Madrid, Boix, Editor.

El ejemplar de que disponemos también se encuentra en buen estado, aunque la encuadernación en piel ha sufrido algunos desperfectos. Tengamos en cuenta que nuestra colección de libros preparados por Camús no es, en sentido alguno, una colección de bibliófilo, sino una recopilación de libros para el estudio y trabajo. Los manuales  escolares suelen llegarnos con lo que me gusta llamar sus “marcas de guerra”, desde encuadernaciones fatigadas y desperfectos evidentes hasta dibujos y escritos dentro de las páginas. Esto forma también parte de la historia de tales libros. Por lo demás, las ediciones de Boix resultan feas y tienen mal papel.

Contemporáneo al libro dedicado a la Historia Universal  es esta adaptación de un manual de Antigüedades Romanas:

img_5599

img_5600

Camús (1845): Manual de Antigüedades Romanas, o Cuadro abreviado de las instituciones, políticas, sociales y religiosas de Roma. Por M. G. Ozaneaux. Traducido y anotado por D. Alfredo Adolfo Camus, Profesor de la Universidad y Ateneo de Madrid, Madrid, Imprenta de D. Ignacio Boix.

Se trata de otro volumen editado por Boix, en un formato que caracterizará una buena parte de los manuales escolares editados por aquel tiempo. De hecho, el manual de literatura española de Gil  de Zárate tiene las misas características que los dos ejemplares que acabamos de ver. A este ejemplar le falta el mapa de la antigua Roma que, según los catálogos bibliográficos, acompañaba al volumen, y está forrado con papel de aguas, dado que su encuadernación antigua sufre deterioros.

Una vez que Camús comienza a impartir las enseñanzas de Retórica y Poética en la Universidad Central adapta obras relativas a este tema, como las del humanista Sánchez Barbero:

img_5601

img_5602

Camús (1845): Principios de retórica y poética escritos por Francisco Sanchez; ilustrados con notas y seguidos de un Tratado de arte métrica por Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imprenta, librería y fundición de M. Rivadeneyra y comp.

“Francisco Sánchez”  no es otro, pues, que Francisco Sánchez Barbero, un humanista nacido en 1764 que falleció en 1819. El ejemplar de que disponemos es una primera edición y su estado es excelente. Por lo demás, pasamos de las feas ediciones de Boix a la bonita tipografía de un Rivadeneyra, que da lugar a un bello manual escolar.

Como vemos, Camús se preocupó por elegir la obra de un moderno preceptista para la enseñanza de los principios de la Retórica y la Poética, pero no por ello se olvidó de los preceptistas latinos:

img_5603

img_5604

Camús (1846): Preceptistas latinos para el uso de las clases de Principios de Retórica y Poética. Con un análisis razonado de estas obras por D. Alfredo Adolfo Camus, profesor de la Universidad de Madrid é individuo de la Academia Greco-Latina (Añádase la traducción de dicha arte poética y las notas con que la ilustró el Excmo. Sr. D. Francisco Martínez de la Rosa), Madrid, Imprenta, Librería, Fundición y Estereotipia de M. Rivadeneyra y comp.

La adquisición de este ejemplar, encuadernado junto a la Literatura griega de González Andrés, fue una verdadera suerte, dado que resulta bastante raro dar con él. Como vemos, Camús sigue publicando con Rivadeneyra y el ejemplar se encuentra en bastante buen estado.

Ya a finales del decenio de los años 40 encontramos  una importante colaboración de Camús con su amigo, colega de universidad y casi paisano, además de gran historiador de la literatura española, Amador de los Ríos. Se trata de la Colección de autores selectos latinos y castellanos, en cinco tomos, y sin autoría expresa en la portada:

img_5605

img_5606

[Camús] (1849): (en colaboración con J. Amador de los Ríos), Colección de autores selectos, latinos y castellanos, para uso de los institutos, colegios y demás establecimientos de Segunda Enseñanza del Reino mandada publicar de Real Orden, I-V, Madrid, En la Imprenta Nacional.

Este es uno de los cinco volúmenes que componen la obra. Hemos logrado adquirir ejemplares de todos ellos, si bien individualmente y con encuadernaciones bien diversas. Debemos partir del hecho de que el ejemplar solía adquirirse sin encuadernar, es decir, “en rama”, y que luego eran los padres de los estudiantes quienes pagaban las encuadernaciones, a veces provistas en el lomo de las iniciales del alumno. Aquí podemos ver una típica encuadernación de aquel tiempo, con dorados en el lomo, encuadernado en piel, y el resto del libro (las tapas) en holandesa, para reducir gastos.

Camús volvió a publicar en 1847 el Curso elemental de Retórica y Poética, pero esta vez cambió la Retórica de Sánchez Barbero por la del escocés Hugh Blair. No disponemos de una primera edición, sino de una segunda, publicada algo más tarde

img_5607

img_5608

Camús (1854): Curso elemental de Retórica y Poética: retórica de Hugo Blair [y] poética de Sánchez: textos aprobados por el real Consejo de Instrucción pública, ordenados, corregidos y adicionados con un tratado de versificación castellana y latina por Alfredo Adolfo Camus, segunda edición, Madrid, Librería de León Pablo Villaverde (Imprenta de Julián Peña).

De entre todos los ejemplares de que disponemos, se trata del más deteriorado. En su lomo encuadernado en piel puede apreciarse todavía una decoración “a la catedral”, es decir, con motivos góticos, inspirados en los elementos arquitectónicos de las catedrales. El ejemplar está muy fatigado, probablemente porque más de un alumno lo habrá utilizado.

Asimismo, en 1860 Camús adaptó la Gramática latina del padre Carrillo con un interesante prólogo preparado  por él mismo acerca de la Historia de la Gramática. Disponemos de la edición de 1864:

img_5609

img_5610

Camús (1864): Nueva gramática latina en castellano. Dispuesta para el mayor adelantamiento de la juventud por el P.F. José Carrillo: reformada por D.P.R. Nuevamente corregida y adicionada por D. Alfredo Adolfo Camus, Catedrático de la Universidad Central e individuo de la Academia Greco-Latina, Madrid, Librería de D. Leon Pablo Villaverde.

Como puede verse, se trata de un ejemplar “en rama”, desprovisto de encuadernación, que nosotros, simplemente, hemos forrado con una hoja de papel que lleva impresa la portada. El ejemplar está intacto, por lo que parece que no fue jamás usado.

Con la gramática de Carrillo terminó la etapa en  la que Camús adaptaba obras para uso escolar. Tendremos que esperar a la tardía fecha de 1889 para encontrar su nombre en un nuevo e importante texto, esta vez el prólogo a la Literatura Griega de Otfried Müller:

img_5611

img_5612

Camús (1889): prólogo a Carlos Otfrido Müller, Historia de la literatura griega hasta la época de Alejandro; anotada y continuada por Emilio Heitz; traducida de la cuarta edición alemana por Ricardo de Hinojosa; con un prólogo del Excmo. Sr. Alfredo Adolfo Camus; Tomo I, Madrid, Establecimiento Tipográfico de Ricardo Fé, pp. v-ix.

Esta obra, en tres tomos, supone uno de los mayores anhelos del último Camús, que ya piensa en la posibilidad de que se posibilite el desarrollo institucional de unos estudios de Filología Clásica en España, y no simplemente la enseñanza de la lengua y la literatura. El editor, Ricardo Fé, llevó a cabo una digna edición, reflejo ya de una nueva época.

-La labor de Marcelino Menéndez Pelayo

Menéndez Pelayo acudió como alumno no oficial a las clases de Camús, pero siempre se sintió como uno de sus discípulos. A pesar de las diferencias ideológicas entre ambos, los testimonios del alumno siempre fueron positivos y transmitieron la admiración por el maestro. En la primera (y única entrega en vida) de la Bibliografía hispano-latina clásica, de 1902, Menéndez Pelayo recogió dos escritos de Camús, en el intento de que la memoria del maestro no se perdiera:

img_5616

(1) Camús (1902): “Carta al Marqués de Morante y a D. Raimundo de Miguel sobre un fragmento de Afranio”, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Madrid, Est. Tip. de la viuda e hijos de M. Tello, pp. 29-42.

(2) Camús (1902): “Epístola a D. Manuel de Assas”, La Discusión 5-III-1857, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Madrid, Est. Tip. de la viuda e hijos de M. Tello, pp. 656-661.

Estos textos, rescatados de la prensa, muestran al Camús más creativo, y probablemente nos ofrecen una imagen más cercana al orador del Ateneo o al picante docente de las clases universitarias. Asimismo, suponen el paso del recuerdo de Camús al nuevo siglo XX.

Hoy día, nuestro grupo de investigación sigue descubriendo nuevos textos de Camús perdidos en la prensa, gracias a las hemerotecas digitales. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts