El poeta Horacio, la felicidad y la Universidad de Harvard

Una reciente conferencia sobre la felicidad y la literatura latina impartida por mi brillante colega Juan Antonio González Iglesias me ha traído el grato recuerdo de una estancia de estudios en la Universidad de Harvard. Esta asociación de ideas precisa de una explicación, naturalmente. González Iglesias se refirió a la manera en que algunos poetas latinos multiplican sus deseos de felicidad, tal como hace Horacio al final de la triste y bella oda XIII del libro primero. En realidad, como coda de un poema desventurado, no deja de ser un amargo voto de dicha destinada a los otros; sin embargo, tales versos, perfectamente descontextualizados, se convierten en un canto al amor duradero. El caso es que aquellos versos me recibieron hace ya unos años a la entrada del antiguo campus bostoniano. POR FRANCISCO GARCIA JURADO. CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE
 
La zona más antigua de la Universidad de Harvard es la que se conoce como Harvard Yard. Es un lugar delimitado y tranquilo que contrasta ciertamente con el bullicio de Harvard Square, llena de tiendas y otros servicios. Dentro de Harvard Yard podemos encontrar algo parecido a dos grandes parques rectangulares en torno a los cuales se reparten los venerables edificios. Uno es el Old Harvard Yard, el lugar fundacional de la universidad, en 1636, y el otro, más reciente, es lo que se conoce como el Tercentenary Theater, que es donde está, entre otros edificios, la famosa biblioteca Widener. Precisamente, paseando alrededor de Harvard Yard por la Massachusetts Avenue, y ya casi llegando a Harvard Square, encontré dos puertas de entrada simétricas y coronadas cada una por dos versos en latín. En la puerta de la izquierda se podía leer lo siguiente:

Felices ter et amplius,quos inrupta tenet copula nec malis
 
Una traducción de urgencia nos permite entender: “Felices tres y más veces aquellos a los que una unión no rota mantiene ligados y no con malos…”. Falta texto para entender el sentido completo, que rápidamente encontramos encima de la puerta de la derecha:
 
divulsus querimoniis suprema citius solvet amor die.
 
El texto siguiente nos permite ver que el “malis” anterior debe unirse a la palabra “querimoniis”: “… (y) su amor, desgarrado (por malos) lamentos, no se disolverá antes de que llegue el día final”. Los buenos estudiantes de latín de otro tiempo habrían reconocido rápidamente que se trataba de los versos 17-20 de la famosa Oda 13 del libro I de Horacio. Se trata de un poema donde Horacio expresa sus desventuras amorosas por Lidia, donde los celos y la incertidumbre se aúnan para darnos una imagen de Horacio que se me antoja tan catuliana. Finalmente, en un rasgo inconfundiblemente horaciano, el poeta ensalza la felicidad que debe de conllevar una unión duradera y pacífica. Sin el contexto anterior, estos versos finales, ahora colocados sobre ambas puertas de entrada, se nos muestran como una manifestación genuina de la felicidad conyugal. 
 
Ni los estudiantes ni los turistas de hoy en día apenas reparan acerca de estas cosas. Sí he visto que tales versos se siguen recordando al menos en los libros dedicados a la historia del campus. Un día, durante mi estancia, encontré a un señor intentando leerlos y me atreví a decirle que eran versos de Horacio, del poeta latino. El pobre hombre huyó espantado ante aquel espontáneo alarde de erudición por parte de un desconocido.
 
Ofrezco finalmente la traducción que de estos versos ofrece el poeta Enrique Badosa
 
Tres veces más felices y aun más serán aquellos
que se encuentran unidos por un vínculo intacto,
y a quienes el amor nunca extinguido
por malvadas querellas, no habrá de separar 
antes que les llegue el día de la muerte.
 
Francisco García Jurado


Citar este post
Prof. Dr. Francisco García-Jurado (2022, 17 septiembre). El poeta Horacio, la felicidad y la Universidad de Harvard. Reinventar la Antigüedad. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mvik

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía y Recepción de la Literatura Grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website

Un comentario en «El poeta Horacio, la felicidad y la Universidad de Harvard»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.