Tras el congreso de México

IMG_2274Aunque todavía es temprano en México D.F., he regresado al hotel para poder descansar tras un día más que intenso. Han pasado ya las cinco jornadas del IV Congreso Internacional de Estudios Clásicos y, aunque todavía todo está muy reciente, creo oportuno hacer unas breves reflexiones acerca de lo vivido. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Hace ya muchos años, en el suplemento CULTURAS del ya extinto DIARIO 16, apareció una preciosa entrevista a Augusto Monterroso, el escritor guatemalteco afincado en México. El título de la entrevista era para mí harto sugerente: “Mi relación más que ingenua con el latín”. Narraba Monterroso el papel singular que el latín había desempeñado en la creación de su obra, especialmente a la hora de recrear algunas fábulas de Fedro. Todo ello acontecía en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional de México, adonde ahora he acudido para poder recrear aquellas evocaciones en su propio lugar. Entre otras, y por esas paradojas de la vida, el profesor y humanista Tarsicio Herrera Zapién terminó traduciendo nada menos que al latín aquellas peculiares fábulas escritas por Monterroso, de manera que el círculo se cerraba admirablemente. El domingo regresaré finalmente a España con muy gratas impresiones de mi paso por “Filológicas”. Ya no sólo es un lugar lejano que evocar, ahora es una entrañable experiencia vital y académica. He recibido estos días la amabilidad de muchas personas, comenzando por David, Martha, Aurelia, Eduardo, Javier o Magda Raquel (y no sólo, naturalmente). He tenido la oportunidad de mantener conversaciones de grandísimo interés con colegas de diferentes países.IMG_2322 También, gracias a Eduardo, he podido recorrer (felizmente a pie, para hacerme idea de las dimensiones) el inmenso campus de la UNAM, y hoy mismo Magda Raquel me ha llevado a visitar el Colegio de México, lugar donde ella misma se había doctorado. Mi conferencia de clausura ha resultado grata para la nutrida audiencia, algo que me ha alegrado sobremanera, pues para mí suponía un antes y un después en mi propia vida académica. Los mariachis, finalmente, han alegrado la comida bajo una carpa en el jardín botánico.

Marcho, por tanto, con las gratas impresiones de un congreso celebrado, sin embargo, durante unos días duros para esta gran y noble nación. Espero, sinceramente, que todo lo bueno que he visto sea lo que al cabo del tiempo termine triunfando sobre otras circunstancias menos gratas. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.