Bernardo Clariana: Ovidio en Nueva York

El profesor y poeta Bernardo Clariana

El profesor y poeta Bernardo Clariana

Decía el sabio Montaigne que el mejor pedagogo no es otro que el que no obstaculiza el aprendizaje de sus alumnos. Así me siento yo ante Carlos Mariscal de Gante, que este curso pasado realizó bajo mi tutela un brillante Trabajo de fin de Grado sobre el poeta y latinista Bernardo Clariana. Como muestra, le he pedido a Carlos que nos haga una semblanza del poeta, que ahora presentamos en este blog.

Nihil nisi flere libet

Bernardo Clariana: Ovidio en Nueva York

Por CARLOS MARISCAL DE GANTE CENTENO

El valenciano Bernardo Clariana fue, como otros tantos, un hombre de letras republicano, poeta y latinista, que se vio obligado a abandonar su patria, al término de la Guerra Civil en 1939, para seguir escribiendo en el exilio sus poemas y sus traducciones. Gracias a una carta de Pedro Salinas a Jorge Guilén sabemos que Clariana no sólo tradujo a Catulo, sino también a Tibulo y a Ausonio. Fue, asimismo, producto de una generación culturalmente privilegiada, ya que pudo disfrutar del ambiente de la Edad de Plata de las letras españolas. Su temprana vocación poética fue simultánea a su militancia política, pues escribió tanto artículos en defensa de la II República, como de crítica literaria. De igual manera, en su poesía encontramos poemas militantes sobre sucesos de la Guerra o bien, directamente, invectivas contra sus enemigos del bando nacional, junto con una voz lírica personal, que se va haciendo hueco poco a poco. De su faceta como poeta escribió Luis Antonio de Villena que era “un joven lleno de promesa, calidad y talento”. Esa voz personal está fuertemente ligada a su exilio, como leemos en sus dos poemarios, Ardiente desnacer (1935) y Arco ciego (1952). Este exilio lo llevó del campo de concentración francés de Saint Cyprien a la República Dominicana, Cuba y, finalmente, EEUU. Allí, concretamente en el bohemio barrio neoyorkino del Greenwich Village, se estableció definitivamente.

El neoyorquino barrio de Greenwich-Village

El neoyorquino barrio de Greenwich-Village

En su poesía, además de otras tradiciones y voces, está muy presente la imagen de Ovidio, el exiliado por excelencia de la literatura latina. El exilio del poeta de Sulmona en el Ponto Euxino provee al poeta de hermosos versos de los Tristia y Pontica allí escritos, que describen también su situación y estado anímico. Al inicio de su primer poemario, Ardiente desnacer, leemos: vade, sed incultus, qualem decet exulis esse (Trist.1.1.3 ) y en una carta a su amigo Vicente Llorens, el gran estudioso de los exilios españoles, cuyas Memorias de una emigración merecen atenta lectura, le resumen su situación con este verso ovidiano: nihil nisi flere libet (Trist.3.2.19). Una situación que está también descrita al inicio de uno de sus mejores poemas “Perry street. Autobiografía”: Averiguad si os es posible el logaritmo del tedio Y descubrid también si os es posible la razón suficiente de mi insobornable soledad de siempre Por más que consiguieseis formar para el futuro La democrática familia de naciones de la tierra Sonrientes lo mismo que un cartel de dentífrico Ya veis Es la edad de la físico-matemática y la psicología aplicada la lucha contra el cáncer la democracia y la planificación [de la felicidad colectiva Y nadie sabría diagnosticarme la úlcera sentimental de mi desvío Ni por qué continúo Lector impenitente de los santos evangelios de Baudelaire [ y de Ovidio Si resido debajo de un anuncio luminoso Y el alba me sorprende dormitando en los «Metros» Atiborrados de negros que bajan desde Harlem A manejar ascensores y pulir los bares Y deliro cada vez que veo un árbol El único árbol de mi calle del Village Aquí ya sabéis en Perry Street (…) Sus poemas, como vemos, nos muestran composiciones muy deudoras del tiempo en el que le tocó vivir. No abandona prácticamente su tono elegíaco en ninguna de sus composiciones. Es una poesía pesimista, nihilista y quejumbrosa por la deshumanización del hombre moderno, neoyorkino en su caso. No hay intentos de imitación de los clásicos ni referencias intertextuales, más allá de su predilección por el exilio de Ovidio. También es fundamental la figura de Gabriela, su novia valenciana, que murió trágicamente, y que es motivo de muchas de sus composiciones. El lamento por la pérdida de la guerra, el triunfo del general Franco y la vida de la gran ciudad se mezclan con la nostalgia por los momentos pasados junto a Gabriela. clariana odio y amoComo latinista sus opera magna son dos traducciones de Catulo, pues de las demás, mencionadas por Salinas en la carta antes citada no tenemos más noticia. La primera, la traducción de Los Epitalamios, publicada por la Revista Universitaria de la Universidad de la Habana en 1941. La segunda, que lleva por título Odio y amo, vio la luz en Nueva York en 1954 en Las Américas Publishing. Ambas, aunque parciales, tienen el mérito de ser unas de las primeras traducciones del poeta de Verona, tras la del mexicano Casasús en verso (1950) y la de Juan Petit en prosa (1950). Odio y amo, escrita en verso, tiene, además, la particularidad de ser sólo una traducción de los poemas de amor a Lesbia y Juvencio, ordenados como si estos reflejasen una historia de amor real. Es una “traducción sentimental”, que refleja la evolución desde los poemas de exaltación del amor, pasando por los que muestran un desengaño amoroso con Lesbia y los dedicados al misterioso Juvencio, para acabar poniendo fin a su relación, poniendo como testigos a Furio y Aurelio. Clariana no sólo traduce a Catulo en Nueva York, sino que lleva a cabo una interesante reelaboración del orden de los poemas, identificando la vida de Catulo y su poesía. Además, los poemas están acompañados por grabados del pintor José Vela Zanetti, que ilustran las situaciones de los poemas. clariana odio y amo 2En definitiva, al hablar de Clariana estamos hablando de una personalidad enormemente interesante. Su exilio y la muerte de su amada Gabriela no le impidieron desarrollar una obra importante, como poeta y como latinista, que ha quedado preterida por haberse escrito allende nuestras fronteras. Olvido injustificable que, en la medida de nuestras posibilidades, hemos de reparar. CARLOS MARISCAL DE GANTE

Bibliografía empleada. Clariana, B. (1941), Catulo. Los Epitalamios, La Habana, Revista de la Universidad de la Habana. Clariana, B. (1954), Odio y amo, Nueva York, Las Américas Publishing Co. Clariana, B. (2005),  Poesía Completa, eds. Manuel Aznar y Victoria María Sueiro, Valencia, Institució Alfons El Magnànim. Llorens, V. (1975), Memorias de una emigración, Barcelona, Ariel. Salinas, P (1992), Correspondencia (1923-1951), edición, introducción y notas de Andrés Soria Olmedo, Barcelona, Tusquets, pp. 301- 302. De Villena, L. A. (2007), “Un derrotado: Bernardo Clariana”, El Mundo 31 de enero.


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

More Posts

3 pensamientos en “Bernardo Clariana: Ovidio en Nueva York

  1. Pingback: Un Ovidio neoyorquino desde García Lorca. Los poemas del exilio de Bernardo Clariana | Reinventar la Antigüedad

  2. Pingback: Bernardo Clariana : Ovide à New York | Insula

  3. Pingback: Bernardo Clariana: Ovidio en Nueva York | bptheme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *