Alma Tadema y la literatura

 catulo_en_el_hogar_de_lesbia_-alma_tademaAprovechando que se celebra en el museo Thyssen-Bornemisza la exposición “Alma-Tadema y la pintura victoriana en la Colección Pérez Simón” (del 25 de junio al 05 de octubre de 2014) queremos contaros algunos detalles acerca del interminable diálogo que este pintor victoriano mantiene con la literatura, con la antigua y con la moderna, a la manera de un eficaz intermediario. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO, HLGE

El poeta Ezra Pound compuso uno de los poemas más breves y famosos a propósito de Safo. Se titula, “Papyrus” y es como sigue:

 Spring . . . . . . .
Too long . . . . . .
Gongula . . . . . .

La referencia a Gongula, una de las jóvenes amigas y compañeras de Safo, ocupa en este poema una posición clave, ya sea por lo que el nombre propio evoca, ya por las resonancias fonéticas que mantiene en inglés tanto con «long» como con «spring». En un artículo publicado en 2009 hubo ocasión de plantear el uso de la estética del fragmento con la brevedad de los haikus. Pero ¿cómo podía relacionar un lector este nombre propio con Safo, más allá del exquisito círculo de los helenistas? De igual manera que hay una literatura que describe lo escrito, las artes plásticas pueden reflejar, literalmente, la literatura. Un lector de este poema bien podía ser al mismo tiempo un espectador de Alma Tadema, de manera que no sería raro que conociera su cuadro titulado, precisamente, “Safo y Alceo”:

safo y alceo, alma tadema

En este cuadro nos encontramos con una mujer morena, Safo, que escucha atentamente al poeta Alceo. Junto a ella, una joven, inspirada en una kore griega, representa, con las flores que la adornan, la juventud y la primavera. Lo más sorprendente es la inscripción que puede leerse tras la cabeza de la joven: GONGULA:

safo recortado

Alma Tadema sabía muy bien que Safo se había referido a aquella joven, al menos en dos de sus poemas. De esta forma, Safo, Alma Tadema y Ezra Pound quedaban ligados gracias a un diálogo entre literatura antigua, pintura y literatura moderna.

Otro caso significativo nos lo ofrece el escritor portugués Eça de Queiroz en su novela titulada La ciudad y las sierras. Esta obra narra cómo un aristócrata decadente, cansado de su vida vacía en París, regresa a sus tierras portuguesas en busca de una deseada regeneración. En realidad, la novela no deja de ser una larga bucólica virgiliana, pero llama la atención cómo, en calidad de contrapunto, aparece una curiosa referencia a la Historia Augusta y, más en concreto, a la vida del Emperador Heliogábalo. El aristócrata de Eça de Queiroz dio en celebrar durante un invierno una suerte de banquetes color de rosa donde todo tenía ese color. No es difícil pensar en que los posibles lectores de esta novela imaginaran el famoso cuadro de Alma Tadema titulado, precisamente, “Las rosas de Heliogábalo”:

rosas de heliogábalo

El pintor, para ser exactos, combina dos pasajes de la obra latina, uno donde se habla de cómo el decadente emperador gustaba de las rosas para sus cenas y otro donde se nos narra cómo ahogó con violetas a algunos comensales. Alma Tadema prefirió las rosas a las violetas para este macabro fin. Pero también es curioso, si nos fijamos en el extremo superior izquierdo, apreciar cómo las flores caen gracias a que desde el techo se desprende un velamen. En la Historia Augusta se habla simplemente de un mecanismo que lanzaba flores, pero el pintor decide sustituirlo por una bella vela que se desprende del techo. Roses_of_Heliogabalus recortadoCuriosamente, Eça de Queiroz se inspira en el cuadro de Alma Tadema cuando nos dice que “d’um velario de seda rosada, cahiam petalas frescas de rosas…”.

De esta forma, dos breves detalles, el nombre de Gongula en el cuadro de Safo y el velamen que se desprende del techo, dan lugar a una suerte de intermediario visual entre las respectivas fuentes antiguas (Safo y la Historia Augusta) y los autores modernos (Ezra Pound y Eça de Queiroz). Ya se trate de literatura visual o de pintura literaria, percibimos el milagro inacabable de las relaciones entre medios de expresión diferentes pero complementarios. MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


2 comentarios en “Alma Tadema y la literatura

Responder a yolanda medina haro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.