Una nota virgiliana de Joyce: la esperanza del mundo

Las buenas lecturas encierran, entre sus virtudes, el arte de la sorpresa, de lo gratamente inesperado. Quienes estudiamos los encuentros complejos entre las literaturas antiguas y las modernas sabemos de la capacidad que muestran las grandes obras literarias a la hora de mostrar felices hallazgos, como es el caso de la indirecta referencia virgiliana que James Joyce nos ofrece en su Retrato del artista adolescente. Su primera traducción al español a cargo de Dámaso Alonso termina de enriquecer este feliz encuentro. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE
 
Para Pablo de Miguel Pascual, 
que ha leído al Cardenal Newman
 
Desde que tenía veinte años, más o menos, no había vuelto a leer el Retrato del artista adolescente de Joyce. Lo adquirí en una colección de obras fundamentales, conocida como «Historia universal de la literatura». De aquella lectura recordaba, ciertamente, aspectos tales como que Joyce comienza su relato mediante un lenguaje propio de niño, y cómo ese lenguaje poco a poco va adquiriendo complejidad a medida que su narrador crece. De una manera consciente, el lenguaje iba construyendo a su personaje. Naturalmente, los detalles se olvidan a lo largo de los años o, simplemente, hubo detalles en aquella lectura de juventud que simplemente pasaron por alto. 
 
El caso es que, llegados a cierto momento del relato, cuando el protagonista de la novela, Stephen Dedalus, habla de sus pequeños hermanos, nos encontramos con esta curiosa e indirecta nota virgiliana (usamos, en principio, la versión española de Dámaso Alonso):
 
«Oía el coro de voces que en la cocina sonaba, repetido y multiplicado por el coro innumerable de infinitas generaciones de niños; y en todas estas voces sonaba una nota de cansancio eterno, de eterno dolor. 
 
Todos parecían cansados de la vida antes de haber entrado en ella. Y se acordaba de que Newman había oído también esta misma nota salir de entre los versos entrecortados de Virgilio y expresar, igual que la voz de la misma naturaleza, aquella pena y aquel cansancio, pero al mismo tiempo, aquella esperanza de otras cosas mejores que han sentido sus hijos en todas las edades.» (Joyce, Retrato del artista adolescente, trad. de Dámaso Alonso)
 
No todo el mundo sabe hoy día quién fue el Cardenal John Henry Newman, y mucho menos se conocen obras suyas de tanto alcance como su Grammar of Asssent, publicada en 1870, tras veinte años de paciente escritura y compilación. Se trata de una interesante obra, muy afín a los intereses de la investigación psicológica de su época, donde se indaga acerca de cómo tomamos conciencia de nosotros mismos y de nuestras actitudes vitales y creencias a la hora de configurar razones propias para vivir
 
De manera particular, el pasaje que tan sólo cita a medias Joyce pertenece al capítulo dedicado a los «Real Assents», donde Newman nos explica la diferente sensación que experimentan las personas mayores, provistas de un profundo bagaje vital, frente a las jóvenes ante el recuerdo de ciertos pasajes de los clásicos:
 
Let us consider, too, how differently young and old are affected by the words of some classic author, such as Homer or Horace. Passages, which to a boy are but rhetorical common-places, neither better nor worse than a hundred others which any clever writer might supply, which he gets by heart and thinks very fine, and imitates, as he thinks, successfully, in his own flowing versification, at length come home to him, when long years have passed, and he has had experience of life, and pierce him, as if he had never before known them, with their sad earnestness and vivid exactness. Then he comes to understand how it is that lines, the birth of some chance morning or evening at an Ionian festival, or among the Sabine hills, have lasted generation after generation, for thousands of years, with a power over the mind, and a charm, which the current literature of his own day, with all its obvious advantages, is utterly unable to rival. Perhaps this is the reason of the medieval opinion about Virgil, as if a prophet or magician; his single words and phrases, his pathetic half lines, giving utterance, as the voice of Nature herself, to that pain and weariness, yet hope of better things, which is the experience of her children in every time. (John Henry Newman, An Essay in Aid of a Grammar of Assent)
 
Esta impresión de que la lectura de los clásicos se convierte con los años en parte de nuestra biografía y, en definitiva, de nosotros mismos, es la que experimenta, por ejemplo, Jorge Luis Borges cuando regresa al Virgilio de su adolescencia durante los años postreros. El latín se vuelve biografía, en definitiva, y lo que no eran más que «lugares comunes» acaban siendo verdaderos recuerdos vitales. Aquellos pasajes de juventud acaban siendo algo propio e intransferible. 
 
Me gustaría que nos centráramos en un asunto muy concreto tanto del pasaje de Joyce traducido por Dámaso Alonso como del pasaje de Newman en su versión original. Joyce, por medio del traductor español, nos habla acerca de los «versos entrecortados» de Virgilio, mientras que Newman se refiere a las «half lines». En ambos casos he comprobado que se está hablando de algunos de esos hemistiquios que han pasado al bagaje de citas inmortales, tales como sunt lacrimae rerum, o dis aliter visum. Cuando Virgilio nos dice que «hay lágrimas de las cosas» o que «a los dioses les pareció de otra manera» está recurriendo a profundas expresiones del sentimiento humano y de nuestra manera de encarar el dolor o la desgracia. La vida nos construye, y hay un momento en que tales «medios versos» se convierten, merced a nuestra experiencia, en sublimes expresiones del sentimiento.
 
Conviene saber, asimismo, que tanto Newman como Joyce no se refieren en este caso a los versos incompletos de la Eneida, sino, precisamente, a los hemistiquios a los que ya nos hemos referido. Este detalle resulta básico para lo que vamos a comentar a continuación. En un principio, creí que los «versos entrecortados» de la traducción de Dámaso Alonso vertían directamente las «half lines» de Newman y me pregunté acerca de la falta de correspondencia entre ambas expresiones. Sin embargo, cuando cotejé la versión española con la inglesa de Joyce di con la clave precisa:
 
«He heard the choir of voices in the kitchen echoed and multiplied through an endless reverberation of the choirs of endless generations of children and heard in all the echoes an echo also of the recurring note of weariness and pain. All seemed weary of life even before entering upon it. And he remembered that Newman had heard this note also in the broken lines of Virgil, GIVING UTTERANCE, LIKE THE VOICE OF NATURE HERSELF, TO THAT PAIN AND WEARINESS YET HOPE OF BETTER THINGS WHICH HAS BEEN THE EXPERIENCE OF HER CHILDREN IN EVERY TIME.» (Joyce, Portrait of the Artist as a Young Man)
 
Observamos que el propio Joyce habla acerca de las «broken lines», literalmente, los «versos rotos», no sé si con mucha acribia filológica, para referirse a las «half lines» de Newman. Pero Dámaso Alonso logra una elegante traducción, pues no recurre a la literalidad («versos rotos»), sino a un justo término medio entre Newman y Joyce. En mi opinión, la expresión «versos entrecortados» resulta exacta y, al mismo tiempo, bella. 
 
Esta expresión de la pena y el cansancio de los seres que no pierden la esperanza, y que supone la experiencia de muchas generaciones, encierra todo una profunda visión vital acerca de Virgilio y, en definitiva, de nuestras razones para seguir en el mundo. Virgilio y Joyce se identifican en estos pasajes citados (Newman mediante) como dos formas de encarar la humanidad. FRANCISCO GARCÍA JURADO
 
Como lectura complementaria me gustaría que echarais un vistazo a este interesante artículo relativo a los traductores de Joyce a la lengua española, escrito por Francisco García Tortosa https://core.ac.uk/download/pdf/61904426.pdf
 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.