Alfredo Adolfo Camús: las primeras lecciones impartidas en el Ateneo de Madrid

SANYO DIGITAL CAMERAUn joven Alfredo Adolfo Camús (ca. 1815-1889) llegó a Madrid hacia 1840. Contaba unos veinticinco años de edad y desde los diecinueve había sido catedrático propietario de lengua francesa en el Colegio Nacional de la Asunción de Córdoba, donde después fue catedrático de geografía hasta 1839. En la capital, dio clases de retórica y latín, colaboró con la revista ilustrada  Semanario Pintoresco Español y después en El Imparcial. Fueron años plenos de actividades que incluyeron la traducción de varios libros franceses. POR SALOMÉ BLANCO HLGE

Para entonces, el Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid llevaba ya cinco años dedicado, con gran éxito de público, a la enseñanza mediante lecciones magistrales que impartían diferentes catedráticos. Los profesores que desempeñaban estas cátedras se presentaban voluntarios y acudían jóvenes desde los quince años, pero también, como se puede leer en las memorias, alguna cabeza ya plateada. En el curso 1841-42 el profesor Camús se encargó por primera vez de una cátedra del Ateneo. En este contexto dicta el Discurso inaugural de la cátedra de literatura francesa del Ateneo de Madrid para el curso de 1841 á 42, en el que nos vamos a detener.

            Tras la correspondiente captatio benevolentiae con la que debía comenzar todo discurso (“Al presentarme en este sitio por la vez primera con la íntima conciencia de mis escasas luces”), Camús dedica unas líneas a comentar que el idioma francés le es propio y cuáles son, a su entender, las grandezas de la literatura de la nación vecina. Alaba de la literatura francesa que no se sienta como extranjera en ninguna parte del mundo y lo achaca al espíritu francés “comunicativo y simpático”. La primera autoridad literaria a la que se remite es a Chateaubriand: “La Francia es una nación fatal”, entendemos que utiliza la palabra  fatal en el sentido etimológico de “destinada”; y resuelve con una cita en latín: “conocemos todos aquel antiguo adagio romano que creo hallarse en Suetonio o en Valerio Máximo, y que prueba ya su destino providencial: nullum bellum sine milite Gallo”. La cita de los clásicos muestra ya su inclinación a las literaturas de la Antigüedad que, con el paso del tiempo, serían su dedicación plena. A continuación vuelve a apoyarse en una autoridad, esta vez elige un pasaje de la “Introducción” de Villamain a su Tableau de la littérature au Moyen Âge que forma parte del Cours de la littérature française publicado por primera vez entre 1828 y 1829 y reeditado varias veces en el siglo XIX. Confiesa Camús que su primera idea había sido remontarse a la historia del nacimiento de la lengua francesa para iniciar sus lecciones, pero que un literato que le honra con su amistad lo convenció con justas razones para no hacerlo (en nota desvela al literato: Ramón de Mesonero Romanos), y que era mejor que se dedicase única y exclusivamente a la literatura francesa contemporánea, es decir, la correspondiente a las cuatro primeras décadas del siglo XIX. Pero Camús cree que para estudiar el siglo XIX hay que conocer la literatura que se desarrolló durante el siglo XVIII francés. Propone recorrer todo el espacio creativo entre los líricos J. B. Rousseau y Andrés Chénier, con los que pone un límite ante quem hacia 1700, cuando el primero comienza a publicar su poesía y su teatro, y un límite post quem hacia 1814, cuando se publicó la fragmentaria obra poética del segundo por primera vez. Entre los autores del siglo XVIII que le parece imprescindible tratar cita a Voltaire, D’Aguesseau, Rollín, el duque de San Simón “el célebre jansenista cortesano, el de las famosas memorias”, Lesage, Prevost, Luis Racine, Lefranc de Pompignan, Destouches, Piron, Gresset, Fontenelle, “que hallara el secreto de aplicar las bellas letras al estudio de las ciencias”, Montesquieu, J. J. Rousseau, Carlos Bonnet, Condillac, D’Alembert, Diderot “y todos los demás colaboradores enciclopédicos”, Mirabeau “cuyos modelos tan solo pudieran compararse a los de Demóstenes” y, ya enlazando con el siglo XIX, madame de Staël. Sobre ella, nos cuenta el joven catedrático: “tan solo las elevadas concepciones de una mujer podrán apenas hacerse oír en medio del pavoroso estruendo del Imperio”. A continuación extracta cuáles son los autores que presenta la literatura francesa de los cuarenta primeros años del siglo XIX: “La gloria de abrir una nueva era que marcará la aurora del siglo XIX, pertenece a Mr. Chateaubriand”, tras el que vendrán: “Beranger, Lamartine, Víctor Hugo, A. Dumas, Scribe, Frederic Soulié, etc., que reunidos a los trabajos históricos y políticos de Thiers, de Berante, de Guizot y de algunos otros, son bastantes y aún sobrados para ilustrar a todo un siglo”. Si ahora recordamos de nuevo el título de estas lecciones, Literatura francesa, y recordamos también a qué época se adscriben, la contemporánea, podremos empezar a entender el pensamiento de Camús sobre la literatura. De este discurso se desprende que la literatura no se entiende si no se traza previamente la historia de la lengua que la ha creado; se crea en el ámbito de unas creencias religiosas; reúne no solo las obras de creación sino también las obras autobiográficas, históricas, políticas y filosóficas; hay que entenderla teniendo en cuenta todos los saberes anteriores que han creado esa civilización; y ha de estudiarse conforme al devenir de todos los acontecimientos culturales que la han precedido. Por eso, nos atrevemos a decir que, ya en 1841, Camús entiende la literatura como historia de la literatura, aunque aún faltasen decenios para que la visión histórica del hecho literario se fuera consodilando en las universidades españolas. SALOMÉ BLANCO HLGE


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Alfredo Adolfo Camús: las primeras lecciones impartidas en el Ateneo de Madrid

  1. Pingback: La geografía sentimental de Alfredo Adolfo Camús | Reinventar la Antigüedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *