Quien traduce a un traductor tiene cien años de perdón. El caso de la Odisea

La versión homérica de la Odisea publicada por la editorial Prometeo a partir de la traducción francesa de Leconte de Lisle. Todo esto tenía lugar a comienzos del siglo XX.

Dado que durante el presente curso disfruto de un año sabático, no tengo que impartir clase. Sin embargo, esta semana he regresado por un rato a mi despacho de la Facultad de Filología de la Complutense para recoger unos libros. Sentí, al llegar al vetusto edificio, la sensación de que visitaba un lugar desierto y desolado. Esta desazón se vio, sin embargo, aliviada al encontrar en la puerta a mi colega y amigo David Hernández de la Fuente. Lo cierto es que, al vernos, como si de una pequeña fiesta se tratara, nos pusimos a charlar de muchas cosas y, entre otras, acerca de la reciente traducción que se ha publicado en Blackie Books de la Odisea de Homero. Se trata de una traducción elaborada a partir de una añeja versión inglesa que fue alabada por Borges. De pronto surgió en nuestra conversación el asunto, no sé si superado, pero siempre grato, de la razón de ser de aquellas versiones que nacen justamente de otras traducciones. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Para David Hernández de la Fuente, sin cuya grata conversación 

este blog no habría tenido lugar

En efecto, yo ya habia ojeado esta nueva versión de la Odisea en la mesa de novedades de una librería más o menos cercana a mi casa. Me llamó la atención su portada, ciertamente llamativa, así como una maquetación que, en parte, me recordó a ciertas ediciones de libros juveniles. Se trata de un volumen muy bien editado y con hermosas ilustraciones, una obra pensada, sobre todo, para ser disfrutada y leída como si de un moderno relato novelesco se tratara.

La colección donde se inscribe la obra intenta presentarnos a los clásicos liberados de las ataduras de una presentación convencional o pensada para el mero estudio. Estamos, pues, en el mundo de lo alteracadémico, como bien muestra la presencia añadida de un relato homérico a cargo de la escritora Margaret Atwood y la inclusión de algunos microrrelatos relativos al mismo tema.

No obstante, lo que acaso suponga el rasgo más peculiar de esta nueva versión estriba en que no se ha elaborado a partir del texto griego original, sino desde la añeja versión inglesa de Samuel Butler, calificada como «la más fiel», según Jorge Luis Borges. Así lo podemos leer en el reclamo pubicitario que aparece en la faja que ciñe la portada. Y, ciertamente, Borges define en tales términos esta traducción inglesa de comienzos del siglo XX en su conocido ensayo sobre las versiones homéricas, aunque también es verdad que, unos cuantos párrafos más arriba, la considera como una «irónica novela burguesa».

El hecho de que la editorial Blackie Books parta de una versión inglesa de la obra y no del original griego ha creado cierta polémica, y un diario de tirada nacional ha publicado un interesante reportaje, a cargo de Javier Rodríguez Marcos, titulado «La rebelión de las musas«, donde se ayuda de las opiniones de Carlos García Gual, Irene Vallejo y Alberto Manguel para valorar este hecho. 

El problema que suscita traducir a un autor antiguo a partir de una versión moderna es una cuesión ya vieja o superada, por lo que quizá resulte ocioso volverla a plantear. A mí me trae al recuerdo las versiones españolas de Homero que la editorial Prometeo publicó a partir de las francesas del parnasiano Leconte de Lisle a comienzos del siglo XX. En aquel momento, los editores acostumbraban a publicar versiones indirectas de los clásicos tomadas, fundamentalmente, de la lengua francesa, si bien la norma era no declarar este hecho, que al final quedaba delatado por la afluencia de galicismos en la versión final. En el caso de la versión elaborada a partir del texto de Leconte de Lisle, se pretendía devolver a Homero su antiguo vigor, oculto bajo la estética de los traductores neoclásicos. 

Es verdad que, por aquel entonces, las paradójicas y caleidoscópicas ideas de Borges acerca de la traducción todavía no estaban vigentes. Hace unos años, Roberto Salazar y yo mismo pubicamos un pequeño libro que ahora se me antoja casi como una hazaña. Se trataba de indagar en la traducción de Homero y Virgilio dentro de la obra de Borges, pero con los propios criterios de Borges acerca de la traducción.

La traducción concebida como el hecho literario en sí mismo.

Hay que partir de un hecho inquietante, pues Borges rompe radicalmente con nuestra idea esperable de traducción. De manera particular, dos ideas fundamentales acerca de la traducción se ven subvertidas: a) la traducción entendida como una suerte de medio o mal menor para hacer posible la lectura de una obra cuya versión original no podemos entender, y b) la idea de que una traducción ocupa un escalón inferior al de su supuesto original. Muy al contrario, Borges convierte la traducción en el incesante ejercicio literario que define la literatura misma, y entiende que el conjunto de traducciones de una obra literaria configura una suerte de caleidoscopio, en cuyo conjunto el original no supone más que uno de los puntos de vista.

Resulta curioso, en lo que a los textos de Homero y Virgilio respecta, cómo Borges, aun partiendo de presupuestos bien distintos en cada caso (las traducciones homéricas al inglés y los versos latinos aprendidos durante su adolescencia, respectivamente), logra que sus ideas y apreciaciones acerca de cada autor terminen siendo convergentes. Destaca, por ejemplo, el énfasis puesto por Borges en las transformaciones que ciertas figuras retóricas experimentan al pasar de una lengua a otra. Es el caso de lo que denomina los «adjetivos homéricos», es decir, las dicciones formulares, que parecen pertenecer más al dominio de la expresión del lenguaje que al propio estilo de Homero:

No conozco ejemplo mejor que el de los adjetivos homéricos. El divino Patroclo, la tierra sustentadora, el vinoso mar, los caballos solípedos, las mojadas olas, la negra nave, la negra sangre, las queridas rodillas, son expresiones que recurren, conmovedoramente a destiempo. («Las versiones homéricas»)

En el caso de Virgilio, tenemos la hipálage («iban oscuros bajo la noche solitaria»), figura que, lejos de ser puramente retórica, transforma mágicamente nuestra percepción de la realidad. Una de las preocupaciones de Borges al estudiar la traducción radica, pues, en aquello que pertenece al autor y aquello que es patrimonio de una lengua determinada, de forma que, al pasar de una lengua a otra, se muestra como un raro o inesperado rasgo de estilo.

Alguien que reseñó nuestro libro puso una objeción razonable a su planteamiento, dado que no partíamos de la idea esperable de «traducción», sino de la sorprendente propuesta borgiana. Argüía esta persona que no se trataba realmente de un libro sobre la traducción. En parte tenía razón, pues, para Borges, «traducción» es sinónimo de «literatura».

La ocasión de que un editor haya rescatado la versión de Samuel Butler para editar una nueva Odisea en lengua española quizá tenga algo de anacrónica, semejante a esos epitetos homéricos que, en opinión de Borges, llegan «conmovedoramente a destiempo». El guiño borgiano que preside este intento no será visible para muchas personas que, incluso, se enfadarán por considerar innecesario e impertinente tal esfuerzo. En cualquier caso, mi opinión es que así son las cosas, y que no debemos perder la ocasión de disfrutar con ellas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


6 comentarios en “Quien traduce a un traductor tiene cien años de perdón. El caso de la Odisea

  1. Pingback: Más sobre la Odisea de Blackie Books – Notae Tironianae

    • Querido amigo:
      No he logrado entrar en la aplicación para leer tu texto, pero celebro que diverjas, porque esta actitud es justamente la saludable, además de sentirme muy agradecido y halagado por haber estimulado tu comentario. Si fuera posible que dejaras tu comentario pegado en un recuadro como éste sería muy útil

      • Claro, Paco; aquí te copio el contenido de mi entrada:
        «Siempre es de celebrar -al menos yo lo pienso así- la aparición en los medios de noticias que pongan en el escaparate noticias relativas al mundo clásico.

        Una de estas noticias celebra la aparición de una nueva versión de la Odisea bajo los auspicios de la editorial independiente Blackie Books. Con un eco y una capacidad de proyección (sin duda debido a su gran trabajo) que ya quisieran para sí otras muchas editoriales independientes que también han decidido apostar por los clásicos (hablo de Guillermo Escolar y de Mármara concretamente; aunque para poner bajo el prisma adecuado lo que voy a decir conviene declarar que tengo el honor de dirigir la colección de clásicos de esta última editorial), está claro que es un libro destinado a triunfar.

        Junto a la Odisea en sí, el volumen incorpora una serie de «extras» que convierten este libro en un objeto de deseo para el lector moderno e intelectualmente curioso: las magníficas ilustraciones de Calpurnio, una traducción de The Penelopiad de Margaret Atwood (lo que viene a ser «la versión de Penélope» de la aventura de su errabundo marido; ya existía traducción de esa obra), un par de recreaciones musicales de la Odisea de manos de Nick Cave y de Javier Krahe (así como otras microversiones), y también, las bendiciones paratextuales (la consabida faja) de una de las personas con más proyección mediática y editorial en el campo de las clásicas que hay en la actualidad gracias a su excelente ensayo El infinito en un junco, Irene Vallejo, y de -nada más y nada menos- Borges.

        ¿Dónde está, pues, la objeción que parece evidente que voy a articular? No soy amigo de dar opiniones que nadie me ha pedido, pero tampoco callar me dejaba tranquilo en esta ocasión, y así además me sirve para dialogar con mi admirado Francisco García Jurado, que acaba de publicar una entrada en su blog académico «Reinventar la actualidad» dedicado a esta novedad editorial: «Quien traduce a un traductor tiene cien años de perdón. El caso de la Odisea».

        En su estupendo artículo «La rebelión de las musas», publicado en Babelia, Javier Rodríguez Marcos señalaba la cuestión: la Odisea de Blackie Books era lo que se solía denominar una «retraducción» o una «traducción indirecta» desde el inglés. Un uso que, al menos para el griego y el latín, y al menos en editoriales con aspiraciones de calidad estaba ya desterrado.

        Personalmente no celebro este libro porque es un golpe bajo. Es un golpe bajo a la filología clásica y es un golpe bajo a todos los que luchan porque el conocimiento de la lengua latina y la griega tenga el reconocimiento y la relevancia que merece una educación de calidad. ¿Para qué aprender latín o griego si ya se aprende inglés?

        Pero tampoco lo celebro porque incluso el autor escogido para verterlo desde el inglés es profundamente antihomérico y la verdad es que no tiene nada que ver con Nick Cave ni con Javier Krahe. El traductor es Samuel Butler, de cuya traducción, sí, dice Borges que es «la más fiel de las versiones homéricas» (si Borges lo dice…), pero también que es una traducción sin relieves donde «demuestra su determinación de eludir todas las oportunidades visuales y de resolver el texto de Homero en una serie de noticias tranquilas». En su libro Homer in English, George Steiner manifiesta que es una obra cuyas aristas están recortadas para amoldarse a esos lectores (ingleses) de hace exactamente un siglo y dos décadas: «Butler deems the ‘sanguinary parts’ of the epic to be ill-suited to an English public». Para comprobarlo, me he tomado el trabajo de comparar con el original homérico la traducción de Butler del encuentro entre Odiseo y Nausícaa (6.149-210), y efectivamente el héroe homérico parece surgir del naufragio sin una costra de sal. Es una traducción carente del nervio y de la vibración del original. En el contexto de las traducciones inglesas, esa traducción ya nació más vieja que las que le precedieron (lo señala Carlos García Gual en el mencionado artículo), y más conservadora que la mayoría de las que vendrían después. Había mucho y bueno -dentro de lo fallido que en mi opinión resulta el planteamiento inicial de traducir desde el inglés- donde elegir.

        A efectos de éxito editorial, esto da igual; el éxito está más que asegurado. Me alegro por los editores, pero todo lo que ese éxito implica me invita al desánimo. Cuando hace dos años, al hilo de la aparición de una versión de la Odisea a cargo de Emily Wilson, se me dio la oportunidad de escribir sobre la traducción de los clásicos, vine a decir que cada generación cuenta con nuevas traducciones que ocupan un lugar en la cadena de la transmisión cultural. Odiseas como las de Blackie Books (vendrá luego, al parecer, una Ilíada) rompen esa cadena (paradójicamente esa colección se llama «Clásicos liberados») y nos sitúan en el escenario que se me antojaba peor: «convertirnos -dije allí- en un país de excelentes traductores de los traductores de Homero».»
        Un abrazo,
        Óscar

        • Comparto plenamente tu opinión acerca de la «ruptura» de la cadena que esta traducción de Butler provoca. En mi blog, acaso no resuta demasiado obvio el tono irónico con el que disfrazo mi opinión. Simplemente quiero decir que, como juego borgiano es admisible, pero el juego borgiano apela a un concepto de traducción como laberinto y caleidoscopio que, naturalmente, no es lo que entendemos normalmente como traducción. El juego borgiano implicaría, ahora, traducir también versiones como la de Pope, o incluso, llevarse la versión española de Segalá al inglés. Todo eso resultaría, a todas luces, una suerte de inmenso despropósito, pero es que Borges era así. Un abrazo. paco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.