La ciencia acosa al espíritu: el Divinity Hall de la Universidad de Harvard y Harry Levin

Una antigua estampa con el edifico del Dinivity Hall de la Universidad de Harvard, cuando aún no lo rodeaba la mole de la Facultad de Biología

Desde que tuve conocimiento del pensamiento transcendentalista de Ralf Waldo Emerson (1803-1882), posiblemente el primer filósofo norteamericano considerado como tal, siempre me resultó muy sugerente la identificación que hacía del ser humano con el universo. Era el siglo XIX, y el transcendentalismo no dejaba de ser, en buena medida, una forma de religión que los Estados Unidos habían importado de Europa, del idealismo alemán, para hacerlo propio. Un paseo por el Campus de la Universidad de Harvard me devolvió a tales reflexiones. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

A la memoria del Dr. Ángel Sáez-Badillos, con el grato recuerdo de su buen quehacer,
y a mis antiguos compañeros del Grupo de investigación
del Real Colegio Complutense en Harvard

Fascinado por la aureola romántica del transcendentalismo, luego tuve noticia, ya dentro del mundo de la Tradición Clásica, acerca de las traducciones que del griego había hecho un compañero y amigo de Emerson, Henry David Thoreau (1817-1862), que vertió al inglés dos tragedias de Esquilo, entre otras obras clásicas. El ámbito natural de ambos autores era Nueva Inglaterra, de forma que no dejaba de imaginarlos impartiendo sus charlas en lugares como Harvard.

Al fin pude conocer, de manera precisa, uno de los lugares donde tuvieron lugar las presentaciones públicas de aquellos hombres. Se trataba del Divinity Hall, que se encuentra, como era de esperar, en la Divinity Avenue (es memorable la alocución que Emerson impartió el 15 de julio de 1838 con el título “Acquaint Thyself at First Hand with Deity”). El edificio sigue allí, con su fachada de ladrillo rojo y graciosamente simétrico; sin embargo, me llamó mucho la atención, y así se lo comenté a María José una soleada tarde, que aquel lugar se encontrara rodeado, más bien asediado, por una imponente facultad de Biología que lo cerraba por tres de sus lados.

Ya más adelante, y tras pasar junto a invernaderos e instalaciones científicas varias, se llega a la Divinity School, que es un edificio más reciente construido en piedra y con evidentes aires de una Inglaterra soñada. Así pues, quedé muy sorprendido por el emplazamiento del viejo Divinity Hall, que yo imaginaba entre árboles centenarios, semejante a una de esas litografías coloreadas de la época. Expuse estas mismas observaciones a mis compañeros del grupo avanzado de investigación, capitaneado por la Dra. Mercedes López Salvá, una amena mañana en que fuimos paseando desde el Real Colegio Complutense hasta la Divinity School de Harvard.

El moderno edificio donde se ubica la Divinity School de Harvard

Mis compañeros me apuntaron, entre bromas y veras, que aquello quizá escondiera algún significado simbólico. La verdad es que aquello no supuso más que una breve observación pasajera, hasta que llegamos a la imponente biblioteca de la Divinity, donde nos deleitamos consultando anaqueles repletos de libros, a cual más interesante.

Al cabo de unas semanas, ya durante el mes de agosto, María José y yo partimos a Nueva York, ciudad inagotable donde, entre otros lugares, visitamos la libreria Strand, ubicada en el número 828 de Broadway Ave. Allí me dio por buscar, dentro de la sección de libros de lance, un autor por el que siento una especial querencia. Me refiero al profesor Hary Levin, uno de los míticos comparatistas de Harvard durante la época dorada de la literatura comparada en aquella venerable universidad. No tuve dificultad en dar con uno de sus más importantes libros, Contexts of Criticism, publicado por la misma Universidad de Harvard en 1957.

Portada del libro de Harry Levin, publicado en 1957

Pues bien, cuál sería mi sorpresa cuando, mientras leo ocioso algunas de las páginas del libro de Harry Levin, encuentro unas reflexiones semejantes a las mías. Harry Levin, que vivía muy cerca del Divinity Hall, escibe justamente sobre las nuevas edificaciones que están, literalmente, rodeando a aquel viejo edificio. Dado que se trata de edificio destinados a la investigación científica, considera de qué manera, en la práctica, la relación que establece aquella nueva realidad constructiva con respecto a las viejas humanidades tiene algo de asedio y acoso. En este caso, como ocurre en la dedicatoria que hace Borges a Leopoldo Lugones, no pude ocultar cierta vanidad confundida ya con la nostalgia de un mundo que había tenido que dejar atrás.

Tales reflexiones de Levin pueden encontrarse dentro de este libro que adquirí en Strand, entre otros trabajos de gran interés. Están al comienzo de un ensayo que se titula intencionadamente “New frontiers in the humanities”. “Fronteras”, pero no “barreras”, es lo que quiere precisar el profesor Levin al hablarnos sobre los límites y las relaciones entre los saberes. Así piensan los buenos comparatistas. No me resisto a reproducir este texto inicial, lleno de gracia y de impresiones relativas, precisamente, al Divinity Hall:

«New frontiers in humanities»

Looking toward this highly propitious occasion, looking out of my study window in the general direction of Waltham, I might have looked to a source of inspiration which has quickened many an American scholar. It so happens that my house in Cambridge is no more than a stone`s throw from Divinity Hall, where Emerson delivered his famous address on that very theme – no less a theme than man himself, the whole man, thinking and acting in a world where nature and idea are at one, and where yesterday emerges into today. But if I were to throw a proverbial stone, it would crash against the plate-glass windows of the more modern Biological Laboratories, which impede my view of the old Emersonian structure by surrounding it on three sides. On the fourth side it is confronted and, of course, overshadowed by the Peabody Museum of Archaeology and the Agassiz Museums of Natural History. I sometimes wonder what Emerson, who was so fond of parables, would make of this object-lesson in containment, which outflanks and exhibits the fragile sell of his dream for humanity – and for the humanities – as if it were a fossil preserved from some prehistoric epoch. The missing link in that scientific quadrangle, a new botanical building, is now under construction; and, as a consequence, Divinity Avenue has become a dead-end street. I refrain from pursuing the further implications of that impasse all the more willingly because, at the moment, it seems to be under public litigation.

Este texto me devuelve las sensaciones de unos días gloriosos que ya son mi pasado, y a unas vivencias extraordinarias, tanto académicas como humanas. FRANCISCO GARCIA JURADO

PD. He aquí una traducción a la lengua española del texto de Levin:

«Nuevas fronteras en las humanidades»

Mirando hacia esta ocasión altamente propicia, mirando por la ventana de mi estudio en la dirección general de Waltham, podría haber buscado una fuente de inspiración que hubiera estimulado a muchos académicos estadounidenses. Se da el caso de que mi casa en Cambridge no está más que a un tiro de piedra del Divinity Hall, donde Emerson pronunció su famoso discurso sobre ese mismo tema, no menos que el hombre mismo, el hombre completo, pensando y actuando en un mundo donde la naturaleza y la idea son uno, y donde el ayer emerge en el hoy. Pero si tuviera que arrojar una piedra proverbial, se estrellaría contra las ventanas de vidrio plano de los más recientes laboratorios de biología, lo que impide mi visión de la antigua estructura emersoniana, dado que está rodeada por tres lados. Por el cuarto lado, lo cierra y , por supuesto, eclipsa el Museo Peabody de Arqueología y los Museos de Historia Natural de Agassiz. A veces me pregunto qué haría Emerson, tan aficionado a las parábolas, ante esta objetiva muestra de enclaustramiento, que flanquea y exhibe la frágil transacción de su sueño para la humanidad, y para las humanidades, como si fuera un fósil preservado de una remota época prehistórica. El eslabón perdido en ese cuadrángulo científico, un nuevo edificio botánico, ahora está en construcción y, como consecuencia, la Divinity Avenue se ha convertido en una calle sin salida. Me abstengo de perseguir las implicaciones adicionales de ese impase aún más por voluntad propia, dado que, en este momento, parece estar bajo litigio público.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.