George Steiner entre los clásicos

Resultado de imagen de aquiles priamo

Nada más tener noticia del fallecimiento de George Steiner, comenzamos a preguntarnos acerca de lo que sus obras han significado para varias generaciones de estudiosos de la literatura. Vemos, además, que su fallecimiento nos sorprende con el Diccionario Hispánico de la Tradición y Recepción Clásica ya cerrado, y nos hemos puesto manos a la obra para dedicarle una entrada, atendiendo a su relación con los clásicos de Grecia y Roma, tan ligados al propio desarrollo de su pensamiento. Ahora bien, consideramos igualmente un hecho clave que Steiner utilice como materia para su reflexión la literatura o los clásicos (Homero, Sófocles, Virgilio…), pero sin que esta condición de «clásico» constituya un hecho dado o presupuesto: hay que ir más allá de lo que se ha categorizado, a priori, como algo modélico y universal, e indagar en su naturaleza. El asunto de la piedad de Aquiles hacia Príamo, el desafío de Antígona ante las leyes, o la deuda que Dante contrae con Virgilio no obedecen a las consabidas razones que nos damos a nosotros mismos como especialistas en mitología, literatura clásica o comparatismo, sino que atañen a nuestra fibra más íntima como seres humanos y lectores. Tales autores constituyen la gramática de nuestro pensamiento.  POR MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO. CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Este blog va a partir de un confesable deseo, como es el de pensar que George Steiner (1929-2020) debe constuir una de las entradas biográficas de nuestro Diccionario Hispánico de la Tradición y Recepción Clásica (DHTC). Alguien podría objetar que no se trata de un autor hispano, pero tampoco lo son otros autores, como el clasicista Gilbert Highet o el romanista Ernst Robert Curtius, quienes, sin embargo, han tenido un gran impacto en nuestro ámbito cultural gracias a la traducción de sus obras y, por tanto, han merecido sendas entradas. Steiner es, sin lugar a dudas, un autor al nivel de los dos anteriormente citados, y su obra, gracias a su traslado a la lengua española, ha tenido, asimismo, una gran acogida entre nosotros desde hace ya muchos años. Nos atrevemos a indicar que, probablemente, tanto su libro Antígonas como Después de Babel han constituido los referentes más comunes entre los especialistas, dentro de una obra ciertamente diversa cuya relación podemos encontrar en cualquier biografía del autor. De su biografía, relatada en primera persona dentro del interesantísimo Errata, nos gustaría destacar su condición de judío en la diáspora, en una familia que tuvo que abandonar París a causa de la invasión nazi para trasladarse a los Estados Unidos. Creemos haber leído en cierta ocasión que Steiner «agradecía» irónicamente a Hitler su faceta de autor cosmopolita. En cualquier caso, como le ocurrió a otros comparatistas de raza, como Claudio Guillén, Steiner era plurilingüe y exponente de una cultura europea que entonces se consideraba, a veces no sin cierto matiz peyorativo, «burguesa». También queremos destacar, de entre los rasgos biográficos de Steiner, su gran formación clásica, sobre todo gracias a su paso por la Universidad de Chicago durante los años más dorados de esta institución académica, y, al igual que ocurre con Borges, la seducción ejercida por Homero ante el caleidoscopio de sus traducciones a las lenguas modernas.  

El intento de plantear la relación entre Steiner con la propia tradición clásica puede resultar baladí si se hace en estos meros términos, pues siempre hay una suerte de trampa o engaño implícito cuando utilizamos esta categoría, la de «tradición clásica», como una especie de conocimiento abstracto y a priori. En cualquier caso, si para Steiner hay autores fundamentales que han constituido su propio universo literario, como Homero o Sófocles, este hecho va mucho más lejos de la mera circunstancia de que estos autores sean simplemente «clásicos». Hay razones mucho más profundas o constituyentes en el misterio que encierra la vigencia de tales autores entre nosotros. Conviene ahora que acudamos a la única referencia que en el libro Teoría de la tradición clásica se hace acerca de Steiner:

No debe obviarse que el concepto de influencia está ligado a lo que entendemos como “interpretaciones esencialistas” de la literatura, que presuponen al texto clásico una suerte de energía interior capaz de irradiarse en los textos posteriores (Bergua 2003, pp. 13-14) . Bergua identifica esta irradiación del sentido del texto con el pensamiento de Martin Heidegger, en particular con su teoría del des-velamiento (en griego, una de las etimologías que acaso expliquen la palabra alétheia, “verdad”, como aquello que termina “desvelando” lo que está oculto). Heidegger desarrolló análogamente un pensamiento articulado en torno a la indagación de estos significados primigenios, de manera pareja a lo formulado también por Ortega (Marías 1973, pp. 245-258). De esta forma, el mundo clásico no debería reducirse, según Heidegger, a una “mera recepción”, sino que habría de resugir de nuevo en su “revolucionaria grandeza y ejemplaridad” (Mas 2014, p. 87 n. 276).
Esta teoría de Heidegger dejó un notable poso en la corriente hermenéutica de su discípulo Hans-Georg Gadamer, quien, a su vez, inspiraría a comparatistas de la talla de George Steiner en su idea de que los clásicos “nos leen” (Bergua 2003, p. 14). Desde este punto de vista, el texto antiguo tendría un sentido inmanente (de ahí la visión esencialista ya referida), sin menoscabo de que tal sentido deba interpretarse al cabo de los siglos conforme a su propia historicidad. (García Jurado 2016, pp. 38-39)

Steiner se inscribe en una corriente hermenéutica de profundas raíces germánicas (su condición de judío no le impidió escribir un libro acerca de Heidegger, al margen de las circunstancias políticas antagónicas donde se movieron uno y otro), inscrita en lo que hemos denominado la «metáfora del contagio», es decir, aquella según la cual hay autores antiguos que nos insuflan una suerte de virus o hechizo inherente a ellos mismos. Este planteamiento es, asimismo, compatible, con la idea de que ciertos mitos, como el de Prometeo, Edipo u Orestes, contienen, «codificados, algunos primarios enfrentamientos biológicos y sociales registrados en la historia del hombre» y «perduran como un legado vivo en el recuerdo y reconocimiento colectivos» (Steiner 2009, p. 354). Este planteamiento supera, en cualquier caso, la tautología de considerar que un «autor clásico» es bueno o modélico porque es «clásico», como si se tratara de algo dado a priori. Esta actitud de Steiner, que pone en primer lugar el ámbito reflexivo sobre la categoría dada, es un aspecto característico de su obra, donde no se presupone que Homero sea fundamental por el mero hecho de ser un antiguo autor griego. 

Sin ninguna pretensión de ser exhaustivos, quisiéramos señalar tres momentos concretos donde Steiner muestra con absoluta claridad esta actitud reflexiva ante los autores antiguos, que son «clásicos» por su condición de ser autores constitutivos de nuestra propia condición humana. Someramente, tales autores son Homero, Sófocles y Virgilio.

-Homero, o el encuentro de Príamo y Aquiles. Creemos recordar que fue mientras leíamos su libro Antígonas cuando encontramos uno de esos comentarios que nos marcan de por vida. Steiner escribe acerca del momento en que el rey de Troya, Príamo, acude durante la noche hasta el campamento griego para rogar a Aquiles, el asesino de su hijo Héctor, que le devuelva el cuerpo sin vida de aquel que combatió heroicamente. Esta escena homérica, a cuyas versiones traducidas ha dedicado el propio Steiner algunas páginas brillantes en Después de Babel, «caracteriza», en palabras del mismo autor, «el sentido griego de la maravilla y la desolación de las generaciones» (Steiner 2009, p. 290). La escena en sí representa el nacimiento de la humanidad tras la inevitable tragedia, Steiner es capaz de hacernos ver la conmovedora fuerza de este pasaje.

Antígona de Sófocles. Como buen comparatista, Steiner observa que la escena homérica a la que acabamos de referirnos tiene una base común con el drama de Antígona, que no es otro que el derecho de los muertos a ser enterrados. El estudio del mito de Antígona constituye, sin duda alguna, uno de los pilares de la obra de Steiner, cuya influencia en las posteriores investigaciones relacionadas con la mitografía y la mitocrítica es tan profunda como innegable. El estudio que Steiner hace del mito de Antígona a lo largo de la historia de nuestra cultura aporta una reflexión y un viaje por los elementos constitutivos del tal mito, como puede ser el de la relación entre hermana y hermano, y supone, asimismo, una profunda revisión acerca de los elementos inherentes del mito y su moderna lectura, sobre todo al calor del pensamiento romántico alemán. De las muchas obras citadas en este libro, nos gusta especialmente el momento en que Steiner evoca un libro del siglo XVIII prácticamente olvidado, El viaje del joven Anacharsis, y, de manera particular, el momento en que el protagonista asiste con lágrimas a una representación de la Antígona, según Steiner, el pasaje que inspiró durante un centenar de años la pasión moderna por esta tragedia.

-Virgilio, maestro de Dante. No nos han dejado indiferentes tampoco las páginas que Steiner ha dedicado en su libro Lecciones de los maestros a la lectura que Dante hizo de Virgilio. Este libro de Steiner nos parece una aguda reflexión acerca de una de las relaciones acaso más complejas o conflictivas entre seres humanos: la de los maestros y los discípulos. La Comedia de Dante, que es calificada por Steiner como «nuestro Bildungsroman», aparece releída por Steiner desde la particular perspectiva de la relación del «maestro» Virgilio con su «discípulo» Dante. Al igual que observa Borges en sus Nueve ensayos dantescos, a Steiner lo conmueve la separación repentina de Virgilio y Dante a las puertas del paraíso, mientras el propio Dante, ante la gozosa visión de Beatriz, evoca un verso que Virgilio puso en boca de la reina Dido: «reconozco los vestigios de la antigua llama». Probablemente sea esta, y no otra, la función del maestro, es decir, la de inspirar y servir de guía hasta cierto momento, para luego desaparecer en ese preciso instante. Una vez más, la dimensión de las reflexiones de Steiner prima sobre el aspecto literario en cuestión: el hecho es que asistimos a una progresiva disminución de las referencias a los versos de Virgilio a lo largo de la Comedia, pero esto, lejos de ser una mera constatación filológica, constituye un indicio de la paulatina independencia que el discípulo va cobrando con respecto a su maestro.

En definitiva, Steiner es, ante todo, un pensador original que intenta ver más allá de lo que nuestras disciplinas académicas, con sus características limitaciones epistemológicas, nos permiten ver. Sus libros exigen una lectura pausada, con una constante necesidad de volver sobre lo ya leído. Asimismo, Steiner nos reenvía constantemente al sueño de una Europa ya perdida, la de Thomas Mann o Stephan Zweig, desde cuyas claves nos invita a reconsiderar nuestro incierto futuro. Este Steiner, inclasificable, que impartía comparatismo en Ginebra y Cambridge, es uno de nuestros referentes vitales, probablemente por lo que representa como intelectual alteracadémico o, cuando menos, representante de lo que otrora fue o pudo ser el mundo académico. MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Bergua Cavero, J., “La tradición clásica y el concepto de influencia”, en Mª G. Fernández Ariza (coord.), Literatura hispanoamericana del siglo XX: mímesis e iconografía, Málaga, Universidad de Málaga, 2003, pp. 11-21.

García Jurado, F. Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos, México, UNAM, 2016.

Marías, J., Ortega. Circunstancia y vocación. Tomo II, Madrid, Revista de Occidente, 1973.

Mas, S., Alemania y el mundo clásico (1896-1945). Selección, traducción y estudio preliminar de Salvador Mas, Madrid, Plaza y Valdés, 2014.

Steiner, G., Después de Babel. Aspectos del lenguaje y la traducción, México, FCE, 1995

Steiner, G. Errata. El examen de una vida, Madrid, Siruela, 1998.

Steiner, G. Lecciones de los maestros, Madrid, Siruela, 2003.

Steiner, G. Antígonas, Barcelona, Gedisa, 2009.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.