Los primeros estudios sobre Latín cristiano y medieval en España (Primera parte)

literatura latinocristiana gudemanQueremos recoger en esta entrega una pequeña-gran página de la historia de la filología clásica en España: los inicios del estudio del latín llamado cristiano y medieval durante los primeros años del siglo XX. La figura de Pascual Galindo Romeo fue, en este sentido, clave, tanto para hacerse eco del estado de tales estudios en Europa y los Estados Unidos como para responder a los intereses que por las fuentes latinas tenía el entonces flamante Centro de Estudios Históricos. Francisco García Jurado. Grupo de investigación UCM “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

EL PARADIGMA HISTORIOGRÁFICO DE LO CRISTIANO Y LO MEDIEVAL

La visión que nuestros alumnos de Filología clásica (y no sólo ellos) adquieren de las disciplinas que componen sus estudios es, por lo general, cerrada y estática. En apariencia, todas las disciplinas han existido desde siempre y su existencia parece debida a un plan rector previo que, como en un acto de creación originario, hizo posible su coexistencia en una suerte de edén académico. Sin embargo, la historia de la Filología es dinámica y tiene una naturaleza profundamente dialéctica, de manera que hay complejos procesos ideológicos, reflejo de hechos más generales, que dan lugar al interés por unos aspectos en detrimento de otros. La época moderna, a partir del siglo XVIII, ha creado los estudios de Filología clásica tal como los conocemos hoy día[1]. Al interés por el latín clásico y su literatura, propio del siglo XVIII, le sucedió el estudio romántico de los testimonios arcaicos, hecho que se vio muy favorecido por la nueva lectura que de la Roma arcaica había llevado a cabo el historiador alemán Barthold Georg Niebuhr. Este interés se vio desplazado, ya en los tiempos del positivismo científico, por una visión general de la Literatura romana en clave de literatura nacional que puso mayor énfasis en la época imperial. A partir de los años 70 del siglo XIX, la Literatura romana de Wilhelm Sigmund Teuffel, el manual imperante durante la época prusiana, fue el mayor exponente de este estado de cosas, y en ella se confirió al estudio de la Literatura latino-cristiana un papel específico dentro de la propia Literatura imperial romana (Gianotti 1988: 68-69). La Literatura latino-cristiana, que desde 1836 había comenzado a adquirir, precisamente en el ámbito protestante, carta de naturaleza científica independiente con respecto a los estudios doctrinales de la Patrística, fue abriéndose paso como un estudio cada vez más independizado del de la Literatura romana para convertirse, por obra de autores como Adolf Ebert (1889), en el inicio de la Literatura medieval europea. Asimismo, el interés por la literatura cristiana y medieval, ligado al gusto por las manifestaciones artísticas que le son propias (estilos románico, gótico y bizantino), se había ido desarrollando a lo largo del mismo siglo XIX desde las actitudes nostálgicas y reaccionarias de pensadores como Chateaubriand. Como contestación a este paradigma medievalizante, hacia 1860 se crea en el incipiente ámbito de la historia cultural el paradigma histórico de la “Renaissance” a cargo del historiador suizo Jacob Burckhardt en su conocida obra titulada Die Kultur der Renaissance in Italien. Con este paradigma, Burckhardt contribuyó a la recuperación de la Antigüedad clásica y pagana como seña de identidad y modelo, creando así un eficaz contrapunto al también incipiente ámbito de los estudios cristianos y medievales (García Jurado 2010b). Así pues, a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX se van abriendo paso dos estudios relativos a la latinidad bien diferenciados: los que se encaminan al estudio de los textos cristianos y medievales, tendentes a una reivindicación del papel de lo religioso en una sociedad cada vez más secularizada (García Jurado 2004), y los que se centran en los textos latinos de la llamada “Renaissance”, con ideales afines tanto al paganismo clásico como el erasmismo moderno.

En España, ya a comienzos del siglo XX, ambas corrientes presentan cultivadores de relieve, como Pascual Galindo, en el caso de los estudios medievales, o Pedro Urbano González de la Calle, para el estudio del humanismo español[2]. No es casualidad que ambos representen, por lo demás, actitudes políticas bien distintas. Sin embargo, y más allá de las motivaciones políticas que han venido configurando tales paradigmas históricos, en el siglo XX se añaden nuevas circunstancias, en especial la configuración cada vez más clara de una idea de Filología clásica como disciplina académica, auspiciada por el desarrollo de las humanidades en el Centro de Estudios Históricos. Precisamente, tanto en el interés mostrado por parte de los responsables del Centro, como Ramón Menéndez Pidal y Américo Castro, por el estudio de la lengua latina, como en la importancia concedida a los documentos medievales, parte considerable de ellos redactada precisamente en latín, será una de las nuevas motivaciones para los estudios medievales, lejos ya de otras actitudes reaccionarias o nostálgicas. En este contexto debemos señalar la importancia específica de Pascual Galindo, tanto como latinista como por su calidad de estudioso de los documentos medievales, en especial los aragoneses, aunque lo político terminará constituyendo un verdadero telón de fondo.

PASCUAL GALINDO Y LA LITERATURA LATINA MEDIEVAL

En 1924, Pascual Galindo publica una discreta obra hoy día prácticamente desconocida, pero que supuso en el panorama de la enseñanza del latín un significativo cambio de orientación de los cánones literarios escolares. Pascual Galindo introduce nuevos textos, inusitados hasta la fecha, en su programa de enseñanza docente. Debemos destacar lo que, de una parte, denomina en latín PERVETVSTI AC VULGARES TEXTVS, y, de otra, los MEDII AEVI DOCVMENTA. Sorprende, además, el largo título de esta obra, inspirado en la epigrafía (incluidos signos de interpunción):

“VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MIL[L]IARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS” (Galindo 1924).

El título en cuestión es absolutamente descriptivo en cuanto al contenido del libro: “Pascual Galindo señalaba a sus alumnos con varios miliarios el camino de la Filología hacia el Lacio, aportando las normas de la disciplina y ofreciendo ejemplos de la lengua antigua y vulgar”. Consecuente con semejante título, la obra contiene varios bloques independientes entre sí que se enuncian bien en castellano bien en latín:

Advertencias preliminares

Programa de Lengua y literatura latinas

Evolución interna de la literatura latina

PERVETVSTI AC VVLGARES TEXTVS MEDII AEVI DOCVMENTA

Evolución externa de la literatura latina

Programa de ampliación de lengua latina

El propósito del autor, según expone al comienzo de su obra, es el de familiarizar a los alumnos con la interpretación de las fuentes literarias, de los documentos vulgares y de los medievales. Lo lingüístico y lo literario se dan la mano en esta obra, en una época donde se está desarrollando ya la moderna disciplina que conocemos como Lingüística latina y que prestará una especial atención a los textos latinos arcaicos (pensemos en las obras de Alfred Ernout, que es un autor citado aquí, entre otros cultivadores de la Lingüística latina). Esto quiere decir que las cuestiones de lengua ya no son meros asuntos de índole estilística, como ocurría en las monografías del siglo XVIII (García Jurado 2008b: esp. 185), sino que estamos ante una materia independiente con respecto a la literatura, aunque interrelacionada con ella. Asimismo, hay en este libro un interés explícito y notable por la historia de la Filología clásica, que comienza a ser estudiada también como tal materia en España[3]. En lo que a la Literatura latina respecta, Pascual Galindo cita a A. G. Amatucci (cuyo manual, publicado en 1912 y en 1916, está basado en las monumentales obras de Teuffel y Schanz) y Sigmund Teuffel, introducido en España ya desde finales del siglo XIX gracias a las Lecciones histórico-críticas de Literatura clásica latina de González Garbín (publicado en Granada hacia 1880) y utilizado, igualmente, por Julio Cejador en su Epítome de literatura latina (publicado en Madrid en 1914). Es significativo que Pascual Galindo declare que se ha inspirado en Louis Laurand[4] para su propio programa. En particular, se establece un epígrafe “LITTERARIA” donde podemos encontrar este programa:

1)       Época de progreso

2)       Época de Cicerón

3)       Época de Augusto

4)       De Augusto a Marco Aurelio

5)       Después de Marco Aurelio

6)       La Edad Media

7)       Conservación de textos y fuentes

Hasta el quinto período, Pascual Galindo sigue fielmente el esquema cronológico del citado Laurand, como declara el mismo autor. Los dos apartados finales son ya obra de Pascual Galindo, y constituyen temas de gran interés para él. Son, además, muy interesantes otros dos esquemas adicionales que el propio Galindo denomina “Evolución interna” y “Evolución externa”. A esta “Evolución interna” le sigue una antología de textos vulgares y de la Edad Media, con un importante peso de los textos medievales hispánicos. Los documentos cristianos y medievales que se seleccionan son los siguientes:

MEDII AEVI DOCVMENTA

Etheria, Itinerarium ad Loca Sancta

Isidorus Hispalensis, Bibliothecae Thesaurus Hymni Ecclesiastici

Petrus Alfonsus, Disciplina Clericalis

Adefonsus Rex Aragoniae et Navarrae, Hispaniae Imperator

A)     Regalia

B)      Privata

Sententiae ac proverbia

Sepulcris Epigrammata Magistri Ecclesiarum Conditoris

Codex Calixstinus (sic) S. Liber de Miraculis S. Jacobi

Petrus Compostellanus, De consolatione rationis

Cierra su selección con textos de los historiadores aragoneses Martín de Alpartil (Chronica Actitatorum) y Jerónimo Zurita, a quién el autor considera “príncipe de los historiadores de España”. De esta forma, se rebasan los límites estrictos de la Edad Media. Al historiador aragonés del siglo XVI Jerónimo Zurita y Castro le dedica varias páginas, con una notable selección de textos relativa a la Historia de Aragón, sus dos epitafios y algunos juicios emitidos sobre su obra. Partiendo de la idea de que “la verdadera lengua latina no es sólo, ni aún principalmente, la clásica” (Galindo 1924: 69-70), esta obra didáctica de Pascual Galindo refleja bien el marbete de disciplinas que integran la Filología latina, como podemos apreciar ya desde el comienzo, cuando el autor explica lo que habrá de exigirse a los alumnos:

Se les exigirá, de modo especial, el conocimiento y análisis de la evolución fonética y sintáctica desde los documentos arcaicos de Roma hasta los medievales españoles: la fonética y sintaxis primitivas, ocultas en parte en la sublimación de la edad de oro, permanecen latentes en lenguaje vulgar y reaparecen activas en el bajo latín, en las lenguas romances y en los documentos medievales. Deberán, por esto, familiarizarse de modo especial con la colección de textos arcaicos y vulgares que acompañan a estos Programas que titulamos Viam ad Latium y con la colección de documentos preparada por el llorado maestro Sr. Hinojosa. (Galindo 1924: 6)

Conviene ponderar en toda su extensión esta referencia a quien fue uno de los grandes maestros de la Historia del Derecho y una de las personas esenciales en la configuración del Centro de Estudios Históricos, dependiente de la Junta de Ampliación de Estudios: Eduardo de Hinojosa. La colección a la que se refiere es la titulada Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII) (Hinojosa 1919). Una parte significativa de la herencia científica de Hinojosa pervivirá años más tarde, cuando se constituya ya en los años 30 el Centro de Estudios Medievales, uno de cuyos objetivos fue la creación de una colección titulada Monumenta Hispaniae Historica (Vidal Liy 2007). De esta forma, varios años antes de que se creara la Sección de Estudios Clásicos en el propio Centro de Estudios Históricos, en 1932, ya se habían planteado relaciones de facto entre la Filología latina y la prestigiosa institución científica. Pascual Galindo, sin embargo, no tendrá una participación oficial en esta sección, si bien terminará siendo, ya en los años 40, director del Instituto de Filología Clásica “Antonio de Nebrija”, del CSIC, frente a otras personas posibles, como Antonio Tovar o José Vallejo, que sí habían formado parte de aquél en un pasado no tan lejano (Dupla 2002). FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Cerasuolo, S. (1999), “Wolf teorico della filologia classica” en Friedrich August Wolf, Esposizione della scienza dell’antichità. A cura di Salvatore Cerasuolo, Napoli, 15-97.

Duplá,  A. (2002), “El franquismo y el mundo antiguo. Una revisión historiográfica”, en C. Forcadell Álvarez e I. Peiró Martín (coord.), Lecturas de la historia: nueve reflexiones sobre historia de la historiografía, Zaragoza, 167-190.

Ebert, A. (1889), Allgemeine Geshichte der Literatur des Mittelalters im Abendlande bis zum Beginne des XI Jahrhunderts. Erster Band, Leipzig.

Fontán, A. (1991), “D. Pascual Galindo Romeo (1892-1990)”, Emerita 59, 1-3.

Galindo Romeo, P. (1924), VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MILIARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS, Zaragoza.

Galindo Romeo, P. (1935), “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos”, en AA.VV., Historia de España. Dirigida por Ramón Menéndez Pidal. Tomo II, España Romana (218 a. de J.C. – 414 de J.C.), Madrid, 547-561.

García Jurado, F. (2004), “La iglesia católica contra la enseñanza de los clásicos en el siglo XIX: el abate Gaume y su repercusión en España. Una página poco conocida de la educación clásica”, Estudios clásicos 125, 465-82.

García Jurado, F. (2008a), El nacimiento de la Filología clásica en España. La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1932-1936)”, Estudios clásicos 134, 77-104.

García Jurado, F. (2008b), “Ensayo de una Historiografía de la Literatura Latina en España (1778-1936)”, Revista de Estudios Latinos 8, 179-201.

García Jurado, F. (2009), “Cuando el tiempo se detiene. Los avatares de una historia de la literatura latina publicada en Colombia: Pedro Urbano González de la Calle”, Literatura: teoría, historia, crítica 11, 303-332.

García Jurado, F. (2010a). “Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos”, en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza, 139-160.

García Jurado, F. (2010b), “La reinvención del «Renacimiento» en el siglo XIX español”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Prieto, IV.5, Alcañiz-Madrid, 2627-2639.

Gianotti, G.F. (1988), “Per una storia dell storie della Letteratura latina”, Aufidus 5, 68-69.

Gudeman, A (1928), Literatura latino-cristiana. Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona-Buenos Aires.

Hinojosa, E. (1919), Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII), Madrid.

Kroll, W. (1928), Historia de la filología clásica, Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona.

Laurand, L. (1925), Manual de los estudios griegos y latinos, Madrid.

Menéndez Pidal, R. (1971), Los españoles en la literatura, Madrid.

Pasamar Alzuria, G. y Peiró Martín, I. (2002), Diccionario Akal de historiadores españoles contemporáneos (1840-1980), Madrid.

Vidal Liy, J.I. (2007), “El Instituto de Estudios Medievales (1932-1939)”, en M. Ángel Puig-Samper Mulero (ed. Científico), Tiempos de investigación. JAE-CSIC, cien años de ciencia en España, Madrid, 131-141.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website


3 comentarios en “Los primeros estudios sobre Latín cristiano y medieval en España (Primera parte)

  1. Pero, estoy convencida de que en Estados Unidos debe haber más interés por el latín que en España, y seguro que tendrán hasta concursos de latín a nivel nacional. Pondría la mano en el fuego, y algún alto ejecutivo de Estados Unidos, debe de haber estudiado latín.

  2. El latín, las lenguas clásicas en general, han sido marginadas en el sistema educativo en España, en Occidente, en general. Brokers, periodistas, políticos, feministas de género, que no saben una palabra de latín, y que, encima, se vanaglorian de su ignorancia. Desconozco la ciencia de la economía, o la ingeniería espacial; pero, no se me ocurriría presumir de mi ignorancia.
    El latín, es el idioma oficial de la Iglesia católica, del Estado Vaticano, y supone cientos, miles de documentos, en la biblioteca del Estado Vaticano, en monasterios; escritos de ciencia, filosofía, leyes, poesía…etc. Es algo demoledor, brutal, despiadado; la ignorancia del latín significa el desprecio a la cultura mediterránea, la de los del sur de Europa fundamentalmente. Miles de documentos abandonados en archivos, y llenándose de polillas. Es muy triste. Tiene que haber una legíon de latinistas que estén dispuestos a saltar al ring, y luchar con guantes de boxeo.

    • Estoy de acuerdo.El estudio del Latín forma parte de nuestro acervo cultural y todo el occidente debería cerrar filas en la defensa de este principio.Sería sumamente necesario que todas las instituciones culturales y educativas que promueven el estudio del Latín y el Griego,tuvieran una relación más fluída para,de esa forma,mancomunar esfuerzos en defensa de las lenguas clásicas.Desde mi modesta posición,estoy dispuesto a colaborar en todo lo que pueda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.