Historiografía, pasión e ideología

Representación escultórica de Tácito en el Parlamento de Austria.

Algunas personas sabéis que una de mis pasiones académicas es la historiografia, especialmente como estudio de la «escritura de la historia». Me gusta esta disciplina porque, al margen de los propósitos profesionales inmediatos, aquello que entendemos como la «Historia», formulada con mayúscula, no es más que lo que se ha escrito sobre lo acontecido, como relato de las cosas pasadas. Por ello, casi de manera natural, tales relatos se imbuyen de pasión e ideología, y esta caracteristica también afecta a quienes estudiamos la historiografía como tal. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

En materias como la Historiografía, la polémica y la ideologia afloran casi de manera natural. Cuando relatamos los hechos, no tenemos sobre ellos una visión «objetiva», sino nuestra propia consideración de las cosas, a menudo contaminada de prejuicios u otros intereses. Por ello, las fuentes por las que conocemos el pasado están sesgadas y debemos aplicar herramientas interpretativas que nos permitan identificar lo que de ideología y partidismo hay en ellas.  

Cabría preguntarse si esta misma actitud pasional y partidista afecta en la misma medida a quienes se dedican no tanto a escribir la Historia (los historiadores propiamente dichos) como a analizar sus fuentes escritas, es decir, a los estudiosos de la historiografía. Como en cuaquier materia susceptible de ser analizada, cuando leemos los documentos históricos conviene serenarse y hacer uso de aquella máxima que el propio historiador Tácito decía seguir: SINE IRA ET STUDIO, es decir, escribir sin odios y sin partidismos. Esto es, simplemente, lo más aconsejable. Otra cosa es lo que luego se analiza o escribe.

En mi caso, al dedicarme a una parcela concreta, la historiografia de las literaturas clásicas en el marco temporal que va desde el siglo XVIII a la primera mitad del XX, parecería que estoy más libre de tales peligros. Ciertamente, mis proyectos de investigación no dependen de que interprete de una manera u otra los hechos, sino de la interpretación como tal. La ideología de los documentos que analizo aflora, no obstante, cuando menos se espera. Ya he hablado en alguna ocasión de los manuales liberales frente a los conservadores. La ideología, en cualquier caso, dinamiza mi objeto de estudio, pues permite ver matices y sesgos que también forman parte del contenido de aquello que analizo. De esta forma, lo que en un primer momento, a la hora de escribir un relato histórico, no fue más que ideología, ahora, cuando hay que analizar tal relato, se convierte en parte inherente de nuestro análisis. 

Un profesor y autor de manuales de finales del siglo XIX, Bartolomé Casal, desconfiaba abiertamente de las nuevas ciencias, tales como la lingüística histórica o la propia prehistoria, que comenzaba a llamarse de tal manera ya en aquel momento, al calor de los nuevos hallazgos rupestres. Decía este profesor, no sin sorna, que se comenzaba a dudar de la existencia de Homero y se terminaba dudando de Noé. Podríamos pensar que, frente a tales actitudes, los otros manuales, los de carácter liberal y progresista, resultaban más «objetivos». Lo cierto es que tales manuales o programas de curso, como los de Alfredo Adolfo Camús o sus alumnos Canalejas y González Garbín, también creaban mitos poderosos y configuradores de la nueva ideología. La idea del Renacimiento como un ideal paradigma historiográfico, o la fe ciega en el positivismo (la nueva religión de la ciencia) podían resultar asuntos igualmente sesgados. 

No estamos, pues, libres de los prejuicios ni de las ideologías, porque éstas forman parte de nuestra forma de ver la vida. En cualquier caso, sí podemos (y debemos) ser conscientes de tales hechos, sobre todo en aras a la honestidad debida como investigadores. En los momentos que ahora corren parece que las razones intelectuales han dejado el lugar preferente a los dogmas y los mantras. Es como si el acto de razonar y pensar de una manera sosegada y honesta resultara contraproducente para el logro de ciertos fines sociales y políticos. Pero conviene pensar en las miserias humanas a las que tal irracionalidad nos ha llevado siempre que su sinrazón se ha impuesto. En estos momentos, ser un historiógrafo reflexivo y no visceral casi me parece un acto revolucionario. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


1 comentario en “Historiografía, pasión e ideología

  1. Pingback: Ideología e ideas educativas. A propósito de un libro de Javier Espino | Reinventar la Antigüedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.