Turismo y textos clásicos

Templo en Paestum

Templo en Paestum

Entre el siglo xvi y el xix se desarrolla un tipo de viaje formativo y cultural cuyo punto de inflexión será el siglo xviii. Se trata del viaje que jóvenes europeos, en un primer momento aristócratas y posteriormente también burgueses, de países septentrionales, principalmente Inglaterra, realizan a Italia como complemento a su formación. Nos referimos, pues, a un fenómeno que ha venido a llamarse Grand Tour. El viaje a Italia, desde sus inicios, abarca desde las motivaciones científicas, formativas y didácticas hasta las simples aficiones de coleccionistas[1]. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS-CASTRO (GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”)

Parece ser que fue en 1670 cuando se acuñó por primera vez el concepto de Grand Tour por parte de Richard Lassels en su libro Voyage of Italy. En el prefacio de su obra nos aporta dos enseñanzas: el beneficio de viajar, por un lado, y el viajar con beneficio, por otro, así como lo que el joven viajero, acompañado de un preceptor o bear-leader, debe aprender de cada uno de los países que visita y lo que no: «no man understands Livy or Caesar, Guicciardin and Monluc, like him, who hath made exactly the Grand Tour of France and the Giro of Italy»[2].

Tampoco debemos olvidar que, hasta bien entrado el siglo xix, el Grand Tour, permaneció prácticamente inalterable. Esto quiere decir que todos seguían las mismas rutas diseñadas por viajeros anteriores[3]. En líneas generales, los lugares visitados, al margen de las postas, eran Dover, Calais, Montreuil, Amiens, París, Marsella, Mont Cenis, Turín, Milán, Bérgamo, Génova, Verona, Módena, Padua, Parma, Cremona, Lucca, Piacenza, Perugia, Bolonia, Venecia, Florencia, Pisa, Loreto, Ancona, Brescia, Ferrara, Siena, San Marino, Roma, Nápoles, Paestum, Pompeya, Herculano, Sicilia (Agrigento). Los que venían desde Bélgica pasaban por Gante, Amberes y Bruselas. No obstante eran solo unos pocos los osados, entre ellos Goethe, que se acercaban hasta Sicilia. No fue éste, desde luego, el caso de E. Gibbon, quien nos cuenta en su Autobiografía que, tras escalar Mont Cenis y descender a la llanura de Piamonte no a lomo de elefante, como Aníbal, sino sobre un asiento de mimbre, recorrió luego Turín, Milán, Génova, Parma y Módena. A continuación sigue su viaje de la manera siguiente:

Por el camino de Bolonia y los Apeninos llegué […] a Florencia […]. Después de dejar Florencia comparé la soledad de Pisa con la industria de Luca y Leghorn y continué mi viaje por Siena a Roma. […] No puedo olvidar ni expresar las fuertes emociones que agitaron mi espíritu cuando por primera vez me aproximaba y entraba en la ciudad eterna. Después de una noche sin dormir, atravesé con un andar altivo las ruinas del Foro[4]; cada lugar memorable donde Rómulo resistió, o Tulio habló, o César cayó se hallaba de golpe presente ante mis ojos […]. En mi peregrinación de Roma a Loreto crucé de nuevo los Apeninos […]. Me apresuré a salir de la triste soledad de Ferrara […]. El espectáculo de Venecia me proporcionó unas horas de asombro; la universidad de Padua es una antorcha moribunda, pero Verona se envanece aun de su anfiteatro y su nativa Vicenza está adornada por la clásica arquitectura de Palladio; el camino de Lombardía y Piamonte […] me llevó de nuevo a Milán, Turín y al paso del Monte Cenis, donde volví a cruzar los Alpes hasta Lyón [… y] París […]. Me embarqué en Calais, desembarqué de nuevo en Dover[5].

Sólo cuando mejoraron las redes de comunicaciones y transportes, de manera pareja a la mutación de las ideas estéticas que supuso el siglo xix, el viaje a Italia permitió ciertas desviaciones. Estos viajeros recorrían Italia con la cabeza llena de textos clásicos: Virgilio, Horacio, Tito Livio, Polibio, Plinio, Silio Itálico o Teócrito, entre otros, así como de lugares y acontecimientos históricos, por lo que el viaje y la visita a los lugares donde se desarrollaron los hechos y vivieron estos personajes se convirtió inevitablemente en el complemento necesario para la formación integral de los futuros estadistas.

El viajero del xviii, antes de la publicación del Sentimental Journey de Sterne, es un viajero que, fundamentalmente, seguía las pautas descritas por Francis Bacon en su obra Of Travel. Considerado el viaje como una parte de su formación, el viajero deberá anotar en su «Diario» qué cosas merecen la pena ser vistas, qué se debe buscar, observar y visitar:

travel, in the younger sort, is a part of education, in the elder, a part of experience. […] That young men travel under some tutor, or grave servant, I allow well; so that he be such a one that hath the language, and hath been in the country before; whereby he may be able to tell them what things are worthy to be seen, in the country where they go; what acquaintances they are to seek; what exercises, or discipline, the place yieldeth. For else, young men shall go hooded, and look abroad little. […] Men should make diaries; […] as if chance were fitter to be registered, than observation. Let diaries, therefore, be brought in use. The things to be seen and observed are: the courts of princes, especially when they give audience to ambassadors; the courts of justice, while they sit and hear causes; and so of consistories ecclesiastic; the churches and monasteries, with the monuments which are therein extant; the walls and fortifications of cities, and towns, and so the heavens and harbors; antiquities and ruins; libraries; colleges, disputations, and lectures, where any are; shipping and navies; houses and gardens of state and pleasure, near great cities; armories; arsenals; magazines; exchanges; burses; warehouses; exercises of horsemanship, fencing, training of soldiers, and the like; comedies, such whereunto the better sort of persons do resort; treasuries of jewels and robes; cabinets and rarities; and, to conclude, whatsoever is memorable, in the places where they go. After all which, the tutors, or servants, ought to make diligent inquiry. […] Let him not stay long, in one city or town; more or less as the place deserveth, but not long[6].

Como podemos comprobar, hasta el siglo xviii, el viaje a Italia tenía un fuerte componente humanista en el que el viajero, aparte de iglesias o monumentos, se dedicaba a visitar bibliotecas donde se conservan manuscritos de los autores clásicos. Es el caso de Michel de Montaigne, que cuando llega al Vaticano disfruta de un códice de la Eneida de Virgilio, así como de Plutarco y de Séneca, sus autores predilectos[7]. Será, pues, el movimiento romántico el que, al introducir nuevas ideas estéticas, desplace el interés desde la realidad exterior al estado de ánimo de quien mira y observa[8]. Así las cosas, no es de extrañar que textos como Corinna de Mme. de Staël, el Voyage en Italie de Chateaubriand o el poema Childe Harold’s Pilgrimage de Byron se conviertan en verdaderos vademécums y guías espirituales. Estos libros reelaboran los itinerarios tradicionales enriqueciéndolos con un fascinante número de citas, no siempre clásicas. De esta forma, cualquier inglés que visite Italia hacia la mitad del siglo xix llevará en su equipaje la guía Murray[9] para las informaciones prácticas y el citado poema de Byron (en concreto el «Canto iv», dedicado a Italia) para confirmar sus sentimientos[10]. MARÍA JOSÉ BARRIOS-CASTRO (HLGE)


[1] A. Brilli, El viaje a Italia. Historia de una gran tradición cultural, Madrid, 2010, pág. 35.

[2] R. Lassels, The voyage of Italy, París, 1670, pág. [8]. En este sentido, nos dice en ese mismo prefacio al lector, págs. [24-25]: «I would therefore have my young Noblemans Governour to carry him immediately into Italy at fifteen or sixteen; and their season his minde with the gravity, and wise Maximes of that Nation, which hath civilized the whole world, and taught Man Manhood. Having spent two or three years in Italy in Learning the Language, viewing the several Courts, studying their Maximes, imitating their Gentile Conversation, and following the sweet Exercises of Musik, Painting, Architecture, and Mathematicks, he will at his return, know what true use to make of France. And having spent three more years, in learning to Fence, Dance, Ride, Vault Handle his Pike, Musket, Colours &c. The Map, History, and books of Policy; he will be ready to come home at twenty or one and twienty, a Man most compleat both in Body and Mind, and fit to fill the place of his Calling. I say, Make true use of France. For I would not have my young Traveller imitate all things he sees done in France, or other Foreign Countryes […] So in Italy, I would have him learn to make a fine house; but I would not have him learn of the Italians to keep a good house».

[3] A. Brilli, op. cit., pág. 12.

[4] Sus siguientes visitas al Foro romano y la visión de sus ruinas le suscitaron las ideas necesarias para escribir su The History of the Decline and Fall of the Roman Empire (Londres, 1776-1789).

[5] E. Gibbon, Autobiografía, Buenos Aires, 19492, págs. 110-114.

[6] F. Bacon, The Essays or Counsels, civil and moral, of Francis Ld. Verulam Viscount St. Albans and the New Atlantis by Francis Bacon, J. Manis (ed.), Hazleton, 2007-2012, pág. 47-48 [en línea: <http://www2.hn.psu.edu/faculty/jmanis/bacon/francisbacon6x9.pdf>; consulta 16 jun. 2013].

[7] M. de Montaigne, Diario del viaje a Italia. J. M. Marinas – C. Thiebaut (eds.), Madrid, 1994, págs. 99-100.

[8] Las guerras napoleónicas de finales del xviii obligaron a muchos viajeros a tener que cambiar los itinerarios tradicionales y buscar otros nuevos y contribuyó en no poca medida al declive del fenómeno Grand Tour y a un cambio de mentalidad estético y vital.

[9] J. Murray, Handbook for travellers in Northern Italy, Londres, 18587.

[10] Véase A. Brilli, op. cit., págs. 65-66.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


1 comentario en “Turismo y textos clásicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.