De classicus a proletarius: jerarquía y literatura

Esta semana, asistimos a un interesante congreso organizado en la Universidad de Vitoria por el dr. Antonio Duplá. El tema no puede ser más tentador: “Antigüedad clásica en el mundo moderno: del clasicismo de élite al clasicismo de masas”. Como era de esperar, no dudé ni un momento aceptar su amable invitación. Justamente este verano, durante una estancia en Génova, envié al dr. Duplá el tema de lo que iba a ser mi propuesta: “De clásicos a proletarios: jerarquía y literatura”, asunto que, de una manera sutil, recoge a la perfección el tema general del congreso. Este blog recoge los textos y notas que utilizaré al hilo de mi exposición. FRANCISCO GARCIA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Al dr. Antonio Duplá, ejemplar colega, por tantos años de amistad

-Introducción: la semántica invisible

El planteamiento básico de esta exposición parte del hecho de que las ideas sociales o políticas que mejor calan en la enseñanza son aquellas que no se perciben. Aquello que, asimismo, se muestra como evidencia incuestionable es lo que mejor configura y moldea nuestras categorías, aquellas mediante las cuales entendemos el mundo. Cabría preguntarse, a este respecto, qué subyace bajo la palabra “clásico”. Puede parecer un término neutro, pero tanto su etimología, así como su significado y sus sentidos (los viejos y los nuevos), no resultan en absoluto inocentes. Recuerdo aún una difundida colección de la extinta editorial Bruguera, conocida como “Libro clásico”. En la contraportada de sus ejemplares podíamos leer, dentro de un recuadro, lo siguiente:

CLÁSICO. Dícese del autor o de la obra que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier literatura o arte. (Diccionario de la Real Academia Española)

Pese a este aparente aspecto bondadoso del concepto, basado en la ejemplaridad, la motivación del término “clásico”, aplicado a las letras o las artes, nace de una antigua concepción jerárquica de la realidad social, donde “clásico” se oponía a “proletario”. Nuestras ideas acerca de la jerarquización social han ido cambiando a lo largo del tiempo, por lo que, asimismo, también ha cambiado la consideración del propio término en cuestión, como veremos. Pero comencemos por el principio:

-Los “clásicos” frente a los “proletarios”: Aulo Gelio

La formulación de classicus para hablar acerca de los mejores autores nace, si bien de manera anecdótica, en el siglo II de nuestra era. Surge a partir de un uso metafórico que adopta el sentido arcaico del término, pues classicus está referido, en principio, a una antigua división social establecida en Roma durante los tiempos del rey Servio Tulio sobre la base de la solvencia económica. Miremos el texto de Gelio, y digo bien, mirémoslo en su versión original, pues, aunque alguien no sepa latín, detectará rápidamente en las palabras destacadas en negrita la idea de representación social, puramente jerárquica, que motiva el término:

“Classici” dicebantur non omnes, qui in quinque classibus erant, sed primae tantum classis homines, qui centum et uiginti quinque milia aeris ampliusue censi erant. “Infra classem” autem appellabantur secundae classis ceterarumque omnium classium, qui minore summa aeris, quod supra dixi, censebantur. (Gel. 6,13)

Según nos cuenta Aulo Gelio, los “clásicos” no son más que quienes pertenencen a la primera clase de las cinco donde están los ciudadanos con recursos. Bajo ellos, nos encontramos ya con los “proletarios”. 

Así pues, cuando pasamos al uso metafórico del término “clásico” sera para designar a los mejores autores latinos (los arcaicos), como si fueran habitantes ideales de una antigua república literaria, frente a los proletarii, o los miembros que tan sólo pueden aportar su “prole”:

Ite ergo nunc et, quando forte erit otium, quaerite an “quadrigam” et “harenas” dixerit e cohorte illa dumtaxat antiquiore uel oratorum aliquis uel poetarum, id est classicus adsiduusque aliquis scriptor, non proletarius. (Gel. 19,8,15)

El mundo de la literatura quedaría, por tanto, perfilado como una realidad estratificada, donde los autores clásicos serían los más “solventes” en lo que respecta a sus recursos gramaticales.

-El paso al mundo moderno

El término classicus va a sufrir muchas modificaciones, no ajenas al propio devenir de la historia moderna, pero es importante tener en cuenta, asimismo, cómo el azar hizo posible que la palabra se recuperara para la valoración literaria durante el siglo XVI. Entre otros, Luis Vives, no en vano lector de Aulo Gelio, recurre al término “clásico” en su Diálogos de la lengua latina. Os ruego una vez más que hagáis el esfuerzo de “mirar” el texto latino, particularmente las palabras destacadas en negrita: 

—Quos Auctores interpretantur?

—Nos eosdem omnes, sed ut quisque est peritia, et ingenio praeditus. Eruditissimi, et acerrimo judicio scriptores sibi sumunt optimos quosque, et eos quos classicos vos grammatici appellatis. Sunt qui ex ignorantia meliorum ad proletarios descendunt, atque etiam capitecensos. Ingrediamur, ostendam vobis publicam gymnasii huius bibliothecam. Haec est bibliotheca, quae ex magnorum virorum praecepto ad ortum aestivum spectat.

Vives perfila a la perfección el carácter jerárquico que el término “clásico” imprime a la literatura: se trata de los autores mejores, y para llegar a los “proletarios”, o los que tan sólo son censados por su persona, ya que no tienen nada, hay que “descender” en ese orden jerárquico. En este momento los “clásicos” se relacionan, fundamentalmente, con los autores “antiguos”, aunque no de manera exclusiva, mientras que los “proletarios” son los “modernos” autores medievales.

-Los “clásicos” frente a los “románticos”

Esta dicotomía, no obstante, va a verse alterada a medida que los “antiguos” autores grecorromanos se conviertan en los “clásicos” por antonomasia y los “modernos” se vayan identificando con una nueva categoría de regustos medievales: los “románticos”. Así lo expresa quien parece haber acrisolado estas nuevas categorías en el paso del siglo XVIII al XIX, Madame de Staël:

Algunas veces se toma la palabra clásico como sinónimo de perfección. Yo me sirvo allí de otra acepción, considerando la poesía clásica como aquella de los antiguos, y la poesía romántica como la que, de algún modo, se refiere a las tradiciones caballerescas. Esta división se relaciona igualmente a dos edades del mundo: la que ha precedido el establecimiento del cristianismo, y la que lo ha seguido. (Staël, 1991, p. 79)

Esta nueva dicotomía va a aportar una nueva realidad: la posible valoración peyorativa de los “clásicos”, cuya consideración estética da lugar al “clasicismo”, en los contextos de las polémicas teatrales y literarias. Lo más interesante, acaso, quizá no sea tanto que la antigua dicotomía entre “antiguos” y “modernos” quede ahora sustituida por la de “clásicos” y “románticos”, sino esta consideración peyorativa.

En otros ámbitos bien distintos a los de las artes, surge el interés histórico por las sociedades capitalistas y comienza a adquirir una nueva dimensión el otro término, “proletario”, que habia sido arrinconado para lo literario. Más allá de su primitiva asociación con la pobreza, este término adquiere el carácter de la conciencia de clase que se halla ajena al control de los medios de producción. Todo ello irá dando lugar a un prestigio inusitado del “proletariado”, o clase obrera, que comenzará a influir, igualmente, en la nueva configuración del arte moderno.

-La Guerra Fría a mediados del siglo XX

A mediados del siglo XX, la Guerra Fría renueva el interés por la naturaleza de los dos términos, “clásico” y “proletario”, sobre todo en el ámbito académico norteamericano. El mítico comparatista de Harvard, Harry Levin, observa con ironía el gusto que pueden sacar de tales denominaciones los teóricos marxistas, debido a la reminiscencia económica del término:

The figure of speech for literary status, borrowed from the Roman classification of taxpayers, is frankly social and snobbishly economic enough to gratify the worst suspicions of Marxist historians. This particular use of the adjective classicus, which seems to have no other ancient or medieval example, would not become a catchword until the humanistic revival of the classics. Then, as Pauly-Wissowa indicates, Melanchthon could use it in recommending Plutarch; and thence it was but a short step to the vernaculars, with programs of education based —like Milton’s— on “works of classical authority”. (Levin, 1957, p. 38)

Pero hay algo incluso más determinante que la propia dicotomía política entre capitalismo y marxismo. Nos referimos a un nuevo fenómeno, como es el desarrollo de los grandes medios de comunicación y el comienzo de la cultura de masas. Harry Levin, una vez más, observa de manera critica cómo este avance invierte la antigua dicotomía ente “clásico” y “proletario”, al perder el primero su carácter selectivo ante el empuje gregario del segundo:

The invention of printing, which promised to stabilize literary form, accelerated the momentum of change. Another technological revolution confronts us today, no less far-reaching in its cultural impact. With the audio-visual, we face the very inversion of the classical: imprecise medium, ephemeral material, a rating dependent on the size of the audience. Our popular arts deliberately set a collective tone which is undistinguished rather than distinguished —proletarius, non classicus. (Levin, 1957, p. 53)

Al margen de los prejuicios que subyacen a tales consideraciones, esta genial intuición de Harry Levin resultará muy productiva, sobre todo cuando a comienzos del siglo XXI comiencen a desarrollarse los estudios de recepción clásica. Pero antes debemos recordar otro hito básico, como son las reflexiones de Italo Calvino en torno a la idea de “clásico”.

-El clásico cotidiano o personal

Unos años más tarde, Italo Calvino lleva la acepción de “clásico” a un ámbito propio de la elección personal. Los clásicos ya no se definirían tanto por su valor jerárquico como por otros valores de durabilidad. Ante todo, los clásicos serían “nuestros clásicos”, como parte de una biblioteca personal. Lo más interesante de esta clara actitud posmoderna tiene que ver, sobre todo, con la desjerarquización de la idea de “clásico”. Al alejarnos de la lucha agonística, o de la idea claramente jerárquica que todavía mantienen autores como T.S. Eliot durante la primera mitad del siglo XX, el clásico se convierte en algo más propio de la libertad del lector.  Hemos dedicado a este asunto una breve clase virtual que podéis consultar en el enlace siguiente:

http://tv.unir.net/videos/1155/0/Mundo-clasico-y-posmodernidad

-El llamado “giro democrático”

Finalmente, ya en el siglo XXI, asistimos al “giro democrático”, propuesto por el estudio de las “Recepciones clásicas”, donde se viene a aplicar la llamada “corrección política” a una secular idea jerárquica de la literatura. Ahora, paradójicamente, apreciamos una suerte de “democratización” de los clásicos mediante la que se cuestiona abiertamente la naturaleza elitista de los cánones. No deja de ser en buena medida lo que había preconizado Harry Levin con su lema proletarius, non classicus. Leamos un texto donde se exponen perfectamente los nuevos presupuestos:

“El «giro democrático» afecta a una serie de aspectos […]. En primer lugar, se cuestionan las presuposiciones sobre la inherente superioridad de las obras antiguas y se considera la condición y calidad independiente de la obra moderna […]. En segundo lugar, la investigación ha rastreado caminos por los que (en parte, gracias a la educación) los grupos sociales menos favorecidos han accedido a un mejor conocimiento tanto de las obras antiguas como de las modernas, donde a veces éstas últimas sirven como introducción a las primeras. En tercer lugar, el alcance de las formas y discursos artísticos que utilizan o reconfiguran el material clásico se ha extendido incluso a la cultura popular.” (Hardwick & Stray 2011: 3) (trad. de García Jurado)

Este nuevo planteamiento responde conscientemente al desprestigio de la “tradición” en los círculos progresistas universitarios, en especial tras los años de gobierno de la llamada “dama de hierro”. Mediante la mayor consideración de los receptores y el cuestionamiento de la superioridad de los antiguos (“clásicos” no se usa en este texto), se pretende ofrecer una respuesta a los nuevos tiempos, donde la idea de jerarquía queda asociada a las ideologías conservadoras.

-Conclusión

Este breve recorrido por el término “clásico” ilustra, por tanto, a las mil maravillas el paso que nos lleva desde el “clasicismo de élites” al de las “masas”. La “proletarización del clásico”, por resumir sucíntamente, y mediante un oxímoron, el contenido de esta ponencia, no deja de ser un proceso paradójico y, a la vez, esperable, donde las ideas políticas, aunque ahora sean otras, siguen estando presentes, de manera invisibe, tanto en nuestra formación como en nuestra visión del mundo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Calvino, Italo (1995), Por qué leer los clásicos, Barcelona.

Hardwick, Lorna y Stray, Cristopher (eds.) (2011), A companion to Classical Receptions, Oxford.

Levin, Harry (1957), Contexts of Criticism, Cambridge (Mass.).

Staël, M. de (1991), Alemania, Madrid.

Vives, Luis (2005), Los diálogos, Navarra.

El presente trabajo se adscribe al proyecto de investigación «Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica (DHTC)». Proyecto FFI2017-83894-P financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.