Cuando fundamos el Centro Michels de Estudios sobre la Tradición Clásica

Estatua de Aquiles y el Centauro, en la ciudad argentina de Rosario

De la vida académica lo más preciado es, sin duda, conocer a algunas personas excepcionales, personas que cambian nuestra manera de entender el mundo y rebosan entusiasmo. Esta es la sensación que todavía hoy, veinte años más tarde, conservo de mis amigos Alba Romano, María Estela Assis y Ruben Florio. A pesar de los kilómetros que separan nuestras casas, seguimos estando muy cerca gracias a las muchas afinidades que nos unen. Aquella tarde de noviembre que, a iniciativa de Alba Romano, fundamos el Centro Michels de Estudios sobre la Tradición Clásica (CEMI) durará, asimismo, para siempre. POR FRANCISCO GARCIA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Como figura claramente en la página web del CEMI, esta institución académica, que ahora se conoce como el Centro Michels de Estudios Clásicos, honra la memoria de Agnes Kirsop Michels (1909-1993), catedrática del Bryn Mawr College, presidenta electa de la American Philological Association y académica que mereció ser reconocida como “la gran dama de las lenguas clásicas”; fue autora, entre otras obras, del premiado The Calendar of the Roman Republic. En una tradición filantrópica muy arraigada en el mundo anglosajón, su hija y algunas de sus discípulas crearon un fondo destinado a fundar este Centro, con el que se pretende fomentar los esfuerzos de numerosos investigadores dedicados a la Tradición Clásica y la Literatura Comparada, disciplinas que hoy día alcanzan un vigor ciertamente inusitado también en el mundo académico de habla hispana. Alba Romano, cuya carrera académica ha transcurrido en buena manera dentro del mundo anglosajón, fue la persona encargada de asumir la responsabilidad de poner en marcha el Centro Michels, pensado, sobre todo, para ayudar a las personas jóvenes en sus incipientes carreras académicas.

Estela Assis, Rubén Florio y Alba Romano

La primera vez que tuve noticia de esta iniciativa fue por parte de la misma profesora Alba Romano en 1998. Nos encontrábamos en un congreso sobre Tradición Clásica que se celebraba en la Universidad de la Habana, y allí fue donde tuve el placer tanto de conocer en persona a la propia Alba, de quien había leído ya algunos interesantes estudios, como a los que, desde entonces, ya fueron mis amigos hasta hoy día: Estela Assis y Rubén Florio. Durante una velada en el Catillo del Morro, Alba me hizo partícipe de sus planes, así como del propósito de contar conmigo para llevar a cabo la fundación del Centro, junto a Estela y Rubén. 

Al año siguiente, aprovechando la doble invitación que tanto Alba Romano como Estela Assis me hicieron de dictar un par de conferencias en Rosario y en San Miguel de Tucumán, tuvimos ocasión de reunirnos en la primera de las ciudades, concretamente en el domicilio de Alba Romano, las cuatro personas citadas, que nos pusimos manos a la obra para redactar el documento fundacional del CEMI. Fueron unos días ciertamente luminosos y felices. No tardamos en darnos cuenta de la buena sintonía de quienes componíamos aquel equipo tan entusiasta. 

De manera concreta, fue el día 27 de noviembre de 1999 cuando, en compañía de otras personas que nos visitaron, celebramos la fundación del CEMI, nombre que me resultó muy simpático desde el primer momento en que oí tales siglas, pues me recordó a un personaje de Lezama Lima en su novela Paradiso: José Cemí. 

El autor de estas líneas junto a Alba Romano y Estela Assis

De mi dilatada experiencia académica, tras tantos congresos, conferencias y trabajos publicados, aquel momento vivido en la ciudad de Rosario resulta clave por su carácter amical y fundacional. Fue tan irrepetible como irrepetible es la primera vez que vemos el Gran Canal de Venecia o sostenemos en nuestras manos la edición de un libro mítico. A Argentina, desde entonces, no he tenido ocasión de regresar, aunque he podido ver a mis amigos durante sus viajes a España o cuando he participado mediante videoconferencia en sendos congresos organizados tanto en Tucumán como en Bahía Blanca. Las fotografías que ilustran este blog muestran momentos irrepetibles de aquellos días ya remotos, durante un caluroso mes de octubre, que nuncan pasarán. FRANCISCO GARCÍA JURADO  

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.