Antonio Colinas y un Virgilio de los ochenta: muerte, verdad y naturaleza

Cartel de la jornada

Este jueves 4 de abril de 2019 tenemos una jornada en la Universidad de Salamanca en torno a la poesía de Antonio Colinas y su relación con los clásicos. Me reuniré con Juan Antonio González Iglesias, Luis Arturo Guichard, Aurora Luque y Francisco Rubio, además de con el propio Antonio Colinas. Es una oportunidad más que interesante para poner en claro puntos de vista y analizar aspectos de una poesía que viene siendo parte de mi vida desde hace al menos treinta años. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

La obra poética de Antonio Colinas, junto con su producción en prosa, sobre todo la ensayística, ya forma parte indeleble de nuestro patrimonio literario de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Colinas es un poeta de su tierra leonesa, pero también un autor de vocación universal. El Bierzo o la Italia de Leopardi son igualmente familiares al mundo literario de nuestro autor.

Tengo una idea clara acerca de lo quiero plantear en este encuentro, pues, debido a razones concretas, siento un gran interés por la imagen que del poeta Virgilio ha creado Antonio Colinas, especialmente gracias a su fundamental poema sobre la muerte de un legionario romano en El Bierzo, cuando éste pide que graben en su tumba un verso del poeta de Mantua. Este poema pertenece a los comienzos del prodigioso decenio de los años 80 del siglo XX, donde también cabe situar la lectura de Las Geórgicas que encontramos en su libro de ensayos titulado El sentido primero de la palabra poética. Se trata de un ensayo que, por ciertos rasgos, me recuerda a Italo Calvino cuando escribe acerca de Ovidio, sobre todo en su afán de buscar, más allá de los preceptos del campo, una visión del mundo y del cosmos.

En 1981, cuando Colinas concibe su poema y su ensayo acerca de Virgilio, se estaba conmemorando el bimilenario de la muerte del poeta. Esta conmemoración tuvo un eco específico, acaso sorprendente. El bimilenario se celebró en Italia de manera muy especial y tuvo su notable eco en la propia Ciudad del Vaticano, cuya Biblioteca Apostólica organizó una exposición virgiliana y donde hasta el mismo Papa Juan Pablo II pronunció un discurso sobre Virgilio en lengua latina; si bien de manera más discreta, el bimilenario también tuvo su recuerdo en España, donde se celebraron diversos actos y congresos en recuerdo del poeta. De entre aquellos actos, por la transcendencia que tuvo para el ámbito de la propia creación poética, debemos destacar un congreso celebrado en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) que tuvo su discreto eco en los diarios El País y ABC.

Durante este congreso se celebraron varias sesiones acerca de diferentes aspectos más o menos relacionados con el poeta. Cabe destacar, especialmente, la sesión dedicada a las “Pervivencias de Virgilio en la poesía española”, donde intervinieron, según la noticia de la prensa, los poetas Antonio Colinas, Luis Alberto de Cuenca, Ignacio Gómez de Liaño, Jaime Siles y Luis Antonio de Villena. Cada uno aportó una visión diferente, al tiempo que complementaria, acerca del asunto.

En la reseña del diario ABC, si bien se dice que intervinieron cuatro poetas, se olvida luego mencionar a Luis Alberto de Cuenca. Resulta significativa, en cualquier caso, la constatación, por parte de los poetas intervinientes (salvo en el caso de Luis Antonio de Villena en lo que respecta a su propia obra) de que no haya “influencia directa” de Virgilio en la moderna poesía española. En este caso, convendría reflexionar un poco acerca de lo que se quiere decir mediante la expresión “influencia directa”, acaso relativa a un “virgilianismo” que, ciertamente, ya no tendría lugar de ser en un momento como el final del siglo XX, si bien sí cabe hablar de una activa recepción virgiliana, basada en la recreación moderna de algunas de sus más importantes figuras retóricas (por ejemplo, las hipálages) e imágenes poéticas. Afirmar, en definitiva, que no existe una influencia directa no implica que Virgilio no esté presente en la moderna poesía española.

En este sentido, resulta destacable la intervención de Antonio Colinas, que eligió el asunto de la naturaleza y Virgilio. La naturaleza tampoco resulta un asunto ajeno a la propia obra de Colinas Afortunadamente, disponemos del texto de su conferencia, donde trató, de forma concreta, acerca del libro primero de las Geórgicas (“Cosmogonía del libro I de las Geórgicas” [Colinas 1989, pp. 67-73]), texto que proviene del que había leído en la misma mesa redonda de la UNED y que apareció primeramente publicado en la revista Ínsula en septiembre de 1981, si bien con otro título (“Lección primera y última de Virgilio” [Colinas 1981]). Hay una nueva reedición del libro en 2008 a cargo de Siruela en su biblioteca de ensayo (Colinas 2008).

Pero lo que sin duda parece el fruto más perenne de aquellos actos conmemorativos fue el poema de Colinas sobre la muerte de Virgilio en su libro titulado Noche más allá de la noche (Colinas 1982). Se trata de una composición claramente deudora de la Muerte de Virgilio de Broch, pero también de la propia idea que el poeta tiene de la naturaleza, dentro de lo que resulta ser una constante en la poesía de Colinas: el Sur, representado por Bríndisi, y el Norte de la Península Ibérica. Colinas traslada a los pasajes remotos del Bierzo el asunto de la muerte de un legionario romano que agoniza al mismo tiempo que Virgilio lo hace en Bríndisi. El legionario pide que graben en su tumba un verso del poeta:

Canto X

Mientras Virgilio muere en Bríndisi no sabe

que en el norte de Hispania alguien manda grabar

en piedra un verso suyo esperando la muerte.

Este es un legionario que, en un alba nevada,

ve alzarse un sol de hierro entre los encinares.

Sopla un cierzo que apesta a carne corrompida,

a cuerno requemado, a humeantes escorias

de oro en las que escarban con sus lanzas los bárbaros,

Un silencio más blanco que la nieve, el aliento

helado de las bocas de los caballos muertos,

caen sobre su esqueleto como petrificado.

Oh dioses, qué locura me trajo hasta estos montes

a morir y qué inútil mi escudo y mi espada

contra este amanecer de hogueras y de lobos.

En la villa de Cumas un aroma de azahar

madurará en la boca de una noche azulada

y mis seres queridos pisarán ya la yerba

segada o nadarán en playas con estrellas.

Sueña el sur el soldado y, en el sur, el poeta

sueña un sur más lejano; mas ambos sólo sueñan

en brazos de la muerte la vida que soñaron.

No quiero que me entierren bajo un cielo de lodo,

que estas sierras tan hoscas calcinen mi memoria.

Oh dioses, cómo odio la guerra mientras siento

gotear en la nieve mi sangre enamorada.

Al fin cae la cabeza hacia un lado y sus ojos

se clavan en los ojos de otro herido que escucha:

Grabad sobre mi tumba un verso de Virgilio.

Dentro de la complejidad del poema y de sus símbolos queremos destacar la imagen expresada por el verso “un silencio más blanco que la nieve”, hipálage, sinestesia y comparación a un tiempo que recuerda a una famosa imagen del poeta Carducci cuando escribe “el silencio verde de los campos”, inspirado por las hipálages virgilianas, como la de “los amistosos silencios de la luna”. Por lo demás, la nieve es un símbolo clave en la poesía de colinas que podemos reencontrar en metáforas ya propias de su poesía posterior. Así ocurre indirectamente con la expresión “El crujido de la luz” (título de un artículo y de un libro de Colinas), que representa, como el mismo poeta declara, el ruido que la nieve produce al ser pisada.

Estas son, de manera sucinta, algunas de las notas que traigo a Salamanca para nuestra charla con Antonio Colinas. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Bibliografía

Colinas, A., “Lección primera y última de Virgilio”, Ínsula: revista de letras y ciencias humanas, 1981, 418, pp. 1 y 5 (publicado luego en Colinas 1989).

Colinas, A., Noche más allá de la noche, Madrid, Visor, 1982.

Colinas, A., El sentido primero de la palabra poética, México; Madrid [etc], Fondo de Cultura Económica, 1989.

Colinas, A., Poética y Poesía, Madrid, Fundación Juan March, 2004.

Colinas, A., El sentido primero de la palabra poética, Madrid, Siruela, 2008.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.