El arte de leer. Una historia imaginaria de la literatura latina

Algunas ideas se sueñan, incluso antes de ser desarrolladas. El anhelo de trazar una historia imaginaria de la literatura latina, tanto de autores, obras o textos posibles que no han existido más que en el mundo de lo verosímil, me viene tentando desde hace más de dos decenios. Esta idea pervive en mí, a pesar de las desilusiones del tiempo y el desengaño propio de los días. Me fascina, particularmente, indagar en el discurso alternativo de una historia de la literatura que podría haber tenido lugar en alguno de nuestros mundos posibles. FRANCISCO GARCÍA JURADO. CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

El presente blog aspira a ser un breve ensayo de lo que podría ser el desarrollo de semejante historia imaginaria. Por esta razón, lo he subdividido en pequeños epígrafes que nos permitan seguir mejor o más cómodamente el curso de las ideas.

La tentación de imaginar. Me sigue resultando fascinante que unos libros hablen de otros, pero cuando encuentro en ciertos pasajes referencias a autores, obras o textos que ni tan siquiera existen, tal circunstancia me termina de seducir. La tentación de hablar acerca de aquello que jamás ha existido, como si de algo real se tratara, tiene mucho que ver con el antiguo concepto aristotélico de «mímesis», pues se trata, en definitiva, de crear de un modo verosímil una realidad posible. Todavía me veo a mí mismo absorto cuando, mientras leía las páginas de Las idus de marzo, de Thornton Wilder, el autor nos ofrecía el fragmento de una escena teatral creada por un tal Pactino. La obra a la que pertenece tal fragmento, El premio de la virtud, es una sátira contra César, quien se vio obligado, en contra de su propia pasión por la mofa aristofanesca, a degradar a Pactino y prohibir tal obra. Esta situación imaginaria está inspirada en una real, dado que César degradó de su condición de «caballero» a Décimo Laberio, un autor teatral, justamente a causa de invectivas semejantes.

Resultado de imagen de wilder the ides of march

En cualquier caso, me resulta fascinante que un moderno dramaturgo como Thornton Wilder se dedicara a crear un pasaje ficticio perteneciente a un antiguo género teatral romano que conocemos como el mimo. Alguien podría pensar si no hubiera sido más sencillo recrear justamente al autor que realmente sufrió tal degradación por parte de César, sin necesidad de tener que inventar un autor inexistente. La posible respuesta a una pregunta semejante tendría mucho que ver con lo que entendemos como los límites de la libertad creativa y la propia verosimilitud. Pero sí parece cierto que, cuando menos de una forma práctica, solemos poner unos límites creativos a aquello que consideramos como erudición. Obviamos así que puede existir algo acaso paradójico, como es el hecho de la imaginación erudita.

La imaginación erudita. Partamos, por tanto, del supuesto de que no se debe crear un antiguo autor ficticio si realmente no es necesario hacerlo. En este supuesto, puede ocurrir, como es el caso del escritor francés Marcel Schwob, que los escritores por él recreados sean reales, pero no el contenido de sus biografías. Cuando Schwob recrea la vida del novelista Petronio, nos cuenta que éste no murió, tal como nos relatan las fuentes fidedignas (si en realidad se refieren al Petronio escritor), sino que se perdió en la propia ficción por él creada.

Resultado de imagen de schwob vies imaginaires

No de manera diferente, en la vida imaginaria del poeta Lucrecio, el autor del poema titulado De la naturaleza de las cosas termina muriendo sin haber escrito todavía una línea de su poema. La vida imaginaria, a la que da carta de naturaleza el propio Marcel Schwob, resulta de una ficción híbrida, entre hechos reales y ficticios, que nos hace dudar, asimismo, acerca de las noticias fabulosas que desde la antigüedad se nos brindan en lo relativo a las vidas de escritores. Lo legendario parece estar en la esencia de lo biográfico, como cuando el Cronicón de Eusebio nos relata que Lucrecio compuso su poema en los intervalos de lucidez que le permitía su propia locura.

Entre lo falso y lo posible. Hemos hablado antes de «verosimilitud», idea que constituye la esencia de esta historia imaginaria de la literatura (en mi caso particular, la latina) que me propongo relatar en algún momento dado, que puede guardar una relación invisible con lo que podría haber sido y no fue. Casi a mediados del siglo XIX, un autor como Thomas Macaulay jugó admirablemente con este concepto cuando en sus Lays of Ancient Rome recreó las baladas «posibles» que antiguos bardos romanos habrían compuesto en los tiempos de la primitiva Roma. Las baladas como tales no constituyen falsificación alguna, dado que se trata de una recreación imaginaria, de carácter eminentemente literario.

Sin embargo, quien consulte una de las antiguas ediciones de esta obra, al leer la parte introductoria y justificativa, observará que se está dando la curiosa impresión de estar ante un manual de literatura romana donde se explican las características de tales baladas. Entre otras cosas, se diserta acerca de su originalidad con respecto a la posterior influencia de la cultura griega sobre la propia Roma, lo que no obsta para que algunas de ellas ofrezcan características incluso homéricas. Resulta realmente singular toda esta «historiografía verosímil» que, en el caso de otras recreaciones, como las del bardo Osián, sí constituyeron imposturas en toda regla. Por lo tanto, hay una sutil frontera entre lo verosímil y lo falso. El personaje de Don Quijote, por ejemplo, no es falso si lo consideramos desde la verosimilitud de la novela que lo hace vivir, pero sí lo sería si una crónica o documento notarial intentara dar constancia de él.

Autores, obras y textos imaginarios. En cualquier caso, también debemos preguntarnos en qué consistiría una historia imaginaria de la literatura o, en otras palabras, cómo cabe hacer su inventario. Deberíamos partir, a mi entender, cuando menos, de tres realidades diferentes, si bien complementarias: la realidad autorial, la de los libros como tales y la más concreta de los textos o pasajes. Podemos inventar un autor que escriba una obra (es el caso del citado Pactino, como autor que compone «El premio de la virtud», según Wilder), o bien cabe inventar una obra compuesta por un autor real (las memorias de Claudio, en la ficción de Robert Graves). No es descartable tampoco inventar incluso el texto perdido de una obra real compuesta por un autor igualmente real, como sería el caso paradigmático del Fragmentum Petronii del abate Marchena.

Las combinaciones son ciertamente variadas, como la de incorporar textos «reales» de una obra «real» en el contexto de otra imaginaria. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con los textos de Séneca el Viejo que Pascal Quignard atribuye verosímilmente a Cayo Albucio Silo, autor de quien se reconstruye una suerte de vida imaginaria en la novela Albucius. A todo esto, Albucio es presentado como el inventor de un nuevo género en Roma, el de la novela. Esta dimensión interpretativa constituye, asimismo, un aspecto igualmente interesante para nuestra historia imaginaria.

La crítica alteracadémica. Como ha visto alguna estudiosa de Pascal Quignard, cuando este autor atribuye al rétor Albucio el nacimiento de la novela, no deja de recoger una propuesta «académica» de Pierre Grimal, relativa a la contribución que hizo la sátira al nacimiento del nuevo género, propuesta que Quignard desarrolla ahora con libertad creativa para proponer a Albucio como una suerte de precursor de Petronio. Este aspecto interpretativo no necesita presuponer ni autores, ni obras, ni textos inventados, sino, simplemente, generar una nueva visión acerca de lo ya estudiado.

Resultado de imagen de hermann broch das tod

Pensemos, sin ir más lejos, en la novela de Hermann Broch titulada La muerte de Virgilio. El autor, la obra y los textos citados en la novela son absolutamente reales. Lo que convierte a la obra de Broch en un ejemplo perfecto de nuestra historia imaginaria de la literatura latina es la interpretación que se nos da sobre la muerte de Virgilio y la posible segunda lectura de su obra, como una forma de resistencia pasiva ante el poder de Augusto. Resulta también paradójico pensar cómo esta postura alteracadémica que propone Broch desde la hermenéutica de la sospecha será adoptada tiempo más tarde por el mundo académico, especialmente el norteamericano.

Como puede verse, la elaboración de una historia imaginaria de la literatura latina supone un ámbito de estudio sutil que, más allá de la curiosidad inherente que pueda suscitar, plantea una pregunta acaso inquietante: ¿qué nos enseña esta historia imaginaria con respecto a la propia historia que (supuestamente) no lo es?

Hay ocasiones felices en que algunos de mis colegas piensan en mí para que diserte acerca de algún asunto más o menos concreto. No sé si mis colegas se asustarían ante la posibilidad de que fuera a hablar a sus universidades y centros de trabajo precisamente acerca de algo que tan sólo vive en la imaginación o en el campo de lo posible. En cualquier caso, espero que mis lectores pasen tan buen rato leyendo este blog como yo lo he pasado escribiéndolo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Agradezco a la Dra. Barrios Castro la atenta lectura que ha hecho previamente de este texto.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


1 comentario en “El arte de leer. Una historia imaginaria de la literatura latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.