Aulo Gelio y el siglo XVI

SANYO DIGITAL CAMERAJORNADAS DE OTOÑO

14 y 15 de noviembre de 2013

EL CANON DE LA LATINIDAD EN LA ENSEÑANZA: UNA CONSTANTE EN LA SOCIEDAD OCCIDENTAL MEDIEVAL Y RENACENTISTA

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

“Aulo Gelio y la literatura española del siglo XVI”

Francisco García Jurado (UCM)

1. Introducción

Estas notas tienen como fin poner de manifiesto la importancia que las Noches áticas de Aulo Gelio tuvieron, en calidad de “libro de libros”, en la configuración del canon de autores antiguos (en este caso, vamos a referirnos exclusivamente a los latinos) durante el siglo XVI, de manera particular en la lengua española. Cabe señalar, lo primero de todo, que este siglo es la gran centuria de Aulo Gelio, pues jamás sus textos circularon tanto, en buena medida gracias a las ediciones de Stephanus, y porque fue un escritor latino comúnmente citado, directa o indirectamente, por los propios autores del XVI, de manera que en cierto sentido no hacía falta leerlo para conocer los aspectos más relevantes de su obra miscelánea. En uno de nuestros trabajos, hemos mostrado cómo se podría articular una suerte de Noches áticas en lengua española sin salir de las diferentes referencias que tanto al autor como a su obra hacen los más eminentes escritores del XVI, en particular autores como Pedro Mejía y Antonio de Guevara. Tengamos en cuenta que Gelio no será traducido al español (¡y será de la lengua francesa, no de la latina!) hasta finales del siglo XIX.

En cualquier caso, nuestra reflexión sobre el canon de autores latinos en la literatura española del XVI y Aulo Gelio va a centrarse únicamente en dos aspectos concretos: su aportación terminológica a la moderna idea de canon (i.e., la acuñación del término “clásico” en los tiempos modernos) y la exclusión consciente que Gelio hace del autor hispano-romano Séneca, con las consiguientes reservas de Luis Vives y, a su vez, con la airada crítica que luego Henricus Stephanus hará de este último.

2. La idea de “clásicos”, o el papel de la casualidad en la literatura

El gran romanista Ernst Robert Curtius hace una oportuna reflexión sobre el papel que tiene el azar en la literatura cuando se refiere al gran éxito que la acuñación del término “clásico” adquirió en los tiempos modernos. Aquella denominación nació en Gelio como una forma de hablar medio en broma, mientras nuestro autor reproducía una conversación ideal mantenida por él mismo y su amigo Frontón. Gelio acudió a sus conocimientos de la Roma arcaica para rescatar el término que recibían los miembros más excelsos de una de las cinco clases en que se dividía la sociedad. Los classici eran, en definitiva, los miembros más solventes, o los más adinerados, algo que, trasladado al ámbito de la república literaria, se convertía en corrección gramatical. Aquella broma inocente se convirtió, gracias a la extraordinaria difusión de Gelio durante el siglo XVI, en una etiqueta común entre los humanistas, como ocurre con nuestro Luis Vives, que utiliza el término dentro de sus Diálogos de la lengua latina, esa obra que Arozín consideró como uno de los libros acaso más deliciosos de toda la literatura española. Precisamente, mientras los curiosos personajes que pueblan sus vitales páginas recorren una de las universidades más señeras de Europa, descubren cómo en la biblioteca ocupan una posición privilegiada algunos libros “clásicos” mientras otros, particularmente los escolásticos, son considerados meramente plebeyos. Gelio, sin saberlo, dio   con uno de los términos literarios más felices para hablar del canon, si bien jamás hubiera aspirado a tanto.

3. Séneca y los atisbos de un canon nacional

Uno de los capítulos de las Noches áticas está destinado a criticar la prosa de Séneca (Gel. 12,2). Por medio de ejemplos entresacados, Gelio nos dice que Séneca no es ni gran escritor ni tan siquiera un gran moralista. En realidad, los clásicos latinos de Gelio van desde Plauto a Virgilio, con el consiguiente olvido de aquellos autores que escribieron después. En cualquier caso, los clásicos de Gelio van más allá del consabido siglo de oro de la literatura latina. El tema es curioso, y tiene mucho que ver con la propia idea que Gelio tiene de las literaturas griega y latina, para quien no dejan de ser una materia acumulativa, acorde con su propia idea de la miscelánea. El asunto del menosprecio de Séneca quizá no fuera más trascendente si los lectores posteriores no le hubieran dado tanto realce. Vives fue uno de los más destacados críticos de Gelio por lo que nos cuenta acerca de Séneca. Probablemente Vives está sintiendo a Séneca, en calidad de autor hispano-romano, como parte de su bagaje cultural. Pero será Henricus Stephanus el que cargue luego contra Vives por su ataque a Gelio. Creemos que Stephanus consideraba a Gelio afín a Francia, dado que Favorino, el maestro de Gelio, era galo. Comienzan a surgir ya, en pleno Renacimiento, algunas de las lecturas protonacionalistas que tan gran desarrollo tendrán siglos más tarde gracias al romanticismo. La crítica de Stephanus se extiende a los españoles y es un buen ejemplo de los ataques filológicos que se lanzan incluso contra los muertos.

En cualquier caso, no deja de ser una paradoja que tanto Séneca como Gelio se convirtieran en precursores de un nuevo género literario que se iba a gestar durante el mismo siglo XVI: nos referimos al ensayo. En otro lugar hemos propuesto que Montaigne leyó la miscelánea de Gelio desde una nueva categoría imprevista: la de no ser ensayo. La visión acumulativa y aparentemente desordenada de las cosas, a la espera de que alguien encontrase un supuesto orden, dejó paso a una visión más personal que entendía ese “desorden” ya no tanto como una circunstancia, sino como una visión abierta del mundo, orientada sobre todo a reconstruir una literatura más cercana al dialogismo y la conversación. Este fue ya Montaigne, que leyó a Gelio directamente, pero también releyó aspectos de su miscelánea a través de la más moderna de Pedro Mejía (en la traducción francesa de Gruyet). La mera exposición erudita de asuntos gramaticales, tales como la differentia entre “mentir” y ”decir mentira”, se tornó en reflexión filosófica.

4. Conclusiones

No creemos que sea exagerado afirmar que Gelio es un autor clave para la configuración de la idea de canon en los primeros tiempos de la Europa moderna. El éxito editorial de sus Noctes, así como las incesantes imitaciones y citas de la obra, hacen que el siglo XVI sea una centuria áurea para Gelio. Asimismo, su curiosa lectura como no-ensayo lo convierte en un peculiar contrapunto frente a la modernidad.

Bibliografía

Francisco García Jurado, “La oralidad escrita del saber: Aulo Gelio y Michel de Montaigne”, Studia Philologica Valentina 2010, n.s. 9, 71-83

—-, “La ciudad invisible de los clásicos. Entre Aulo Gelio e Italo Calvino”, Nova Tellus 28/1, 2010, 271-300

—-, “Qué entiende Aulo Gelio por «Literatura griega» y «Literatura latina»”, J.B. Torres (ed.), VTROQVE SERMONE NOSTRO. Bilingüismo social y literario en el Imperio de Roma / Social and literary bilingualism in the Roman Empire, Pamplona, EUNSA, 2011, 69-82

—–, “Aulo Gelio y la literatura española del siglo XVI: autor, texto, comentario y relectura moderna”, Revista de Literatura 147, 2012, 31-64

—-, “«Mentir» y “«decir mentira». Una differentia entre la miscelánea de Aulo Gelio y el ensayo de Montaigne”, Atene e Roma 6, 1/2, 2012, 1-20

Francisco García Jurado


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Aulo Gelio y el siglo XVI

  1. Pingback: Representaciones de la erudición: las “Noches áticas” | Reinventar la Antigüedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *