Lázaro Bardón, helenista liberal y cristiano

BARDÓNEsta semana, la dra. María José Barrios Castro (Grupo de Investigación UCM “Historiografía de la literatura grecolatina en España) nos ofrece la biografía que preparó para el Catalogus Philologorum Classicorum (dirección electrónica http://www.aristarchus.unige.it/cphcl/) del helenista Lázaro Silverio Bardón y Gómez (León, 1817-Collado Mediano [Madrid] 1897).

Desde muy niño aprendió los rudimentos de la gramática y adquirió una gran pasión por la lectura de libros latinos y de otros idiomas, quizá inculcada por su padrino. Dedicado a la carrera eclesiástica en el Seminario Conciliar de Astorga, aprobó entre 1833 y 1836 los tres primeros años de Filosofía. Obtiene poco después una beca y desde 1840 aparece matriculado en el mismo seminario cursando los cinco primeros años de Teología. En 1843 se le concede otra beca y entre 1843 y 1845, cuando aún era estudiante, ejerció de auxiliar de Lógica, Gramática General y Matemáticas en el mismo centro donde estudiaba. Es en este periodo cuando perfecciona sus  conocimientos de latín y probablemente se inicia en el estudio del griego y del hebreo, sin duda estimulado por el obispo de Astorga, Félix Torres Amat, quien le confió algunas clases en los cursos elementales, estimuló su vocación humanística y le ayudó personalmente a perfeccionar el griego y el hebreo. Es probable que de este obispo Bardón no sólo aprendiera griego, sino el liberalismo constitucional que caracterizaba en aquella época a un sector de la Iglesia española frente a la tendencia absolutista y ultramontana representada principalmente por la Compañía de Jesús. No hay que olvidar que en esos momentos se estaba produciendo un curioso paralelismo entre los liberales, jansenistas y protestantes, de un lado, y los serviles y ultramontanos, de otro. En 1845, por orden del obispo, Bardón se traslada a Madrid para dedicarse al estudio de las lenguas orientales. Aquí recibe el grado de Bachiller en Teología y simultanea su estudio con las asignaturas de la sección de Literatura: hebreo (1845-47), griego (1845-48) y árabe (1848). Su profesor de griego durante esos tres cursos fue D. Saturnino Lozano. Es probable que fuera su falta de recursos lo que le llevó a realizar en 1846 el examen para obtener el título de regente de segunda clase de la asignatura de hebreo y a opositar para una cátedra de esta materia vacante en Sevilla, cátedra que no ganó. Obtuvo el título de regente pero, para poder subsistir, pidió un ascenso a regente agregado y se presentó a dos cátedras de griego vacantes: una en Oviedo y otra en Granada. También solicitó una plaza en la biblioteca de San Isidro “para no perecer de hambre”. En 1847 el rector lo nombra Agregado tercero de la Sección de Literatura y ese mismo año obtiene el grado de “Licenciado en Literatura”. Como regente agregado sustituyó en diferentes cátedras, explicando Latín y Castellano, Retórica y Poética, Filosofía, Historia, Griego, Hebreo y Árabe. Sus curiosidades intelectuales recorren autores griegos en ediciones de Didot y Tauchnitz, gramáticas de Lancelot, Braun y Curtius, diccionarios de Estienne, Scapula, Schrevelius, Leopold y Freund, obras de hebreo, árabe y sánscrito y estudios en alemán y otras lenguas de exégesis y arqueología bíblicas. Además, estudió sánscrito en la Universidad Central. Con el nuevo plan de estudios, Bardón oposita a una cátedra de griego vacante en la Universidad de Salamanca y es nombrado catedrático en 1849. En 1850, por renuncia de D. Pedro Lechaur, queda vacante una cátedra de griego en la Universidad de Madrid. D. Lázaro solicita el traslado a la capital, pero sin éxito, si bien en 1850 obtuvo la cátedra de griego de Madrid por oposición. Una vez en Madrid, en 1852, adquiere el grado de “Doctor en Literatura” con la tesis Acerca del carácter de Achiles, publicada ese mismo año. En 1853 sale a la luz su Cuadro synóptico y se plantea publicar un texto griego para su cátedra, pero tropieza con la dificultad de la escasez de talleres de imprentas con los tipos griegos. Además, Bardón pensaba que las imprentas de Madrid carecían de tipos griegos y “cajistas inteligentes”, por lo que hizo venir de París una fundición griega. Tras muchos esfuerzos y aprendizaje del arte de la imprenta, esquilmada su economía, consiguió los útiles necesarios para establecer en su casa una pequeña imprenta. El mismo hizo las veces de cajista, prensista y corrector, y el 14 de abril de 1857 remitió al Ministerio de Fomento dos ejemplares de su obra posiblemente más famosa: las Lectiones Graecae. Ese mismo año consigue que la incluyan en la lista de libros de texto señalados para el curso 1857-58. En cuanto a sus tendencias políticas, Bardón militó abiertamente en las filas del partido progresista, a la izquierda del movimiento liberal; de hecho, entre el 15 de septiembre de 1859 y el 9 de marzo de 1860 se produjo la ruptura pública de Bardón con la autoridad diocesana ordinaria y su alejamiento de la disciplina eclesiástica, y en su Testamento Civil aparece suprimido el apelativo sacerdotal que acompañaba su nombre. Fue también socio titular fundador de La Sociedad Antropológica Española. Durante el  trienio 1865-67 la hostilidad contra el krausismo es muy fuerte; en marzo de 1865 Navarro Villoslada reclama al gobierno la destitución de los catedráticos que, con su labor docente, contribuían a “vilipendiar” a la monarquía. Entre ellos estaba Lázaro Bardón y junto a él Sanz del Río, Fernando de Castro, Manuel María José de Galdo, Nicolás Salmerón, entre otros. En 1867, tras el levantamiento del cuartel madrileño de San Gil y el pronunciamiento de Prim en Villarejo, por Decreto de 22 de enero, dichos profesores son obligados a prestar juramento de fidelidad a la Iglesia y al trono. Algunos se niegan aludiendo a la libertad de cátedra, por lo que son privados de la docencia universitaria. En 1869, Salustiano de Olózaga, embajador en París, lo invitó a las fiestas inaugurales del canal de Suez formando parte de la comisión oficial de representar a España. De aquel viaje queda un libro lleno de eruditas observaciones y sarcásticos comentarios. Tras una breve estancia en la embajada de España en París se traslada a Marsella para zarpar rumbo a Egipto. A su vuelta se detiene en Nápoles y Roma. Por ese tiempo adquiere unos terrenos en Collado Mediano que lo aficionan a las ciencias naturales y la medicina. Así parece que en este periodo de su vida se aplicó al estudio de Dioscórides, Hipócrates y Galeno. Ejerció un importante papel entre el periodo agitado que marca la abdicación de Amadeo de Saboya y la proclamación de la Primera República. En 1870, tras la dimisión de Fernando de Castro se le nombra Rector de la Universidad Central. Su dimisión como rector debió de ser en fecha cercana a la de su nombramiento. También fue nombrado senador por León en 1872. Posteriormente, alejado de la política, se retira a la Sierra de Guadarrama y a su cátedra de griego. Menéndez Pelayo que pasó por su aula en 1873-74, lo recuerda con veneración y afecto, lo mismo que Unamuno, Clarín, Armando Palacio Valdés y Rizal (héroe de la independencia de Filipinas). En 1892 aquejado de reuma, se retira a Collado Mediano, en 1895 se ordena su jubilación y el 8 de julio de 1897 muere. Le sustituyó en su cátedra D. Juan Gutiérrez Garijo, su auxiliar y amigo.

OBRAS

1)     Discurso acerca del carácter de Achiles, Madrid, 1852.

2)      Cuadro synóptico de los accidentes del verbo griego, Madrid, 1853: se refleja su devoción por la gramática razonada del Brocense.

3) Lectiones Graecae, Madrid 1856: enjuiciadas severamente por Graux.

4) Un manuscrito de Bardón correspondiente a una obra titulada Estirpes verbales de las lenguas latina  y griega u origen de todos sus verbos agrupados por familias y clasificados conforme a la derivación y composición de cada uno de ellos (se conservan los tomos II y IV. Bardón ofrece las voces ordenadas por raíces, como Estienne, y hasta adopta su misma terminología.

5) Testamento Civil, Madrid, 1860.

5) Viaje a Egipto con motivo de la apertura del canal de Suez y excursión al mediodía de Italia, Madrid, 1870

BIBLIOGRAFÍA

Hompanera, P. B.: “El helenismo en España durante el siglo XIX”, en La ciudad de Dios, 1918, 1, pp. 99-106.

Marco, J. M., Francisco Giner de los Ríos. Pedagogía y poder, Península, Barcelona, 2002.

 Olives Canals, S.: “Don Lázaro Bardón (1817-1897). Apuntes para una historia de los estudios helénicos en España”, en Estudios Clásicos. Anejo de Bordón, tomo II, nº 8, Madrid, febrero de 1953, pp. 5-40.
MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO



Citar este post
Prof. Dr. Francisco García-Jurado (2013, 20 septiembre). Lázaro Bardón, helenista liberal y cristiano. Reinventar la Antigüedad. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mv74

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía y Recepción de la Literatura Grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.