Proudhon, Virgilio y el socialismo utópico. Apunte de historia cultural de los estudios clásicos

proudhonLos fundamentos de una «historia cultural» de los estudios clásicos en el mundo moderno pasan por fijarse en las lecturas que los pensadores han hecho de los autores de la Antigüedad. El caso de Pierre-Joseph Proudhon, pensador anarquista y teórico del socialismo utópico, no nos deja indiferente, especialmente en lo relativo a su lectura de la Eneida. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Uno de los autores de manuales de literatura latina más sorprendentes que nos encontramos en el siglo XIX es Salvador Costanzo (1804-1866). Como pensador liberal y exiliado, en su manual de 1862, al hablar precisamente sobre Virgilio, nos ofrece esta interesante referencia al pensador social Pierre-Joseph Proudhon, concretamente  su libro titulado De la justicia en la revolución y en la Iglesia (París 1858):

“Sabios eminentes nos han dejado sus juicios críticos más o menos acertados, sobre la Eneida, haciendo alarde de profunda doctrina, de una erudición vasta, de gran sutileza de ingenio y de un refinado gusto; pero ninguno, a nuestro entender, ha sabido penetrar en el espíritu de su autor como Proudhon; y nosotros, aunque estamos muy lejos de suponer con este escritor francés, que Virgilio fue el verdadero precursor del cristianismo, no vacilamos en afirmar que la Eneida nos demuestra la mucha necesidad que experimentaba ya el mundo pagano de reformas radicales, y el anhelo de los varones más ilustres de cooperar a su realización. Vamos a referir un pasaje muy notable de Proudhon sobre este particular:

«Virgilio se propone como argumento de su poema la fundación de la ciudad latina, o más bien tratar de los orígenes y antigüedades de Roma e Italia. Estas primeras palabras nos revelan algo que sobresale por su fondo y forma a la Ilíada, y podemos decir con Propercio: Necio quid majus nascitur Iliade. Virgilio concibió la empresa más colosal que se haya visto en el mundo de la inteligencia: celebrando la grandeza de Roma en sus orígenes, quiso realizar la regeneración misma de Roma, y por medio de la de Roma la de la humanidad en la religión, las costumbres, las leyes, la política, las instituciones, las ideas, la filosofía, el arte. ¡Cuántas cosas, me diréis, para un poema épico! Sí ¡muchas cosas! y reparad, que en todas ellas hay una multitud que los contemporáneos de Homero no habrían sabido elevar hasta lo ideal; y la Musa griega habría retrocedido, puesta frente a frente de ellas. Todo esto, sin embargo, debía cantar Virgilio, y nada menos que este.

Virgilio tenía una plena conciencia de la palingenesia social, y como hombre que conocía su siglo, anhelaba esta revolución para el desarrollo de las ideas, que habían sido en todas las épocas el patrimonio de la razón popular.

El plan de la Eneida es quíntuplo en su majestad y fuerte unidad. Caída de Troya, esto es, decadencia irrevocable del Asia, quitándola el imperio del mundo; emigración de Eneas; la dignidad mesiónica [sic] no queda a la Grecia, anárquica y frívola sino que pasa a la Italia grave y jurídica; establecimiento de los colonos troyanos en el Lacio; iniciación de los pueblos de la Ausonia, semi-bárbaros, que pasan del estado saturniano (edad de oro y costumbres primitivas) a una civilización superior» De la just. en la rev. y la igl. etc. tom. III. pág. 121. París, 1858.

Todas las observaciones de Proudhon sobre la Eneida de Virgilio, a excepción de muy pocas, que son el producto de sus extravíos contra el catolicismo, merecen ser leídas y estudiadas con mucha detención, y además de las que acabamos de apuntar son muy notables, y sobremanera importantes para la historia de la humanidad las siguientes: «El desenlace de la Eneida encierra una lección profunda: Juno, vencida en la persona de Turno, en realidad triunfa: se da asilo a los troyanos en Italia, pero pierden su nombre y su nacionalidad. La Italia queda inviolada, con sus costumbres, su religión, su nombre, sus leyes y su lengua; el Asia queda absorbida, y esta absorción es la gloria de Roma, la más adicta de todas las ciudades del mundo al culto de Juno. Parece que Virgilio dice a los romanos, que han llegado a ser a su vez conquistadores y colonizadores, la civilización se comunica y no quita a las razas su carácter.» Esta última idea es muy profunda; tiene en su apoyo la experiencia de todos los siglos: y bien sea que la haya concebido Virgilio, escribiendo su poema, o que pertenezca toda a Proudhon, no dejará de ser una verdad funesta para los que creen poder conculcar impunemente las distintas nacionalidades de los pueblos.” (Costanzo, Manual de literatura latina, Madrid, Francisco de P. Mellado, 1862, pp. 102-105)

Precisamente, estamos estudiando en este momento la congruencia que el escritor portugués Eça de Queiroz ofrece con respecto a estas ideas en su novela póstuma titulada A cidade e as serras. En ella, de una manera parecida, Virgilio (en este caso más como autor de las Bucólicas y las Geórgicas que de la Eneida) aparece ligado también a la regeneración social. Se trata de curiosas lecturas sociales que hacen las delicias de los estudiosos de la historiografía de la literatura latina en el mundo moderno. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Quien tenga interés por una lectura más detenida de este asunto puede consultar el siguiente trabajo «La Eneida como utopía regeneradora«

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.