El moderno ensayismo hispanoamericano y la antigua miscelánea: en torno a Aulo Gelio

Desde que tuve la ocasión de encontrar entre los “capítulos prescindibes” de Rayuela un texto de las Noches áticas de Aulo Gelio, no he dejado de pensar en la interminable relectura que de la antigua miscelánea han llevado a cabo los modernos autores hispanoamericanos. Si bien se trata de una investigación en curso, hoy es el momento de llevar a cabo algunas reflexiones de conjunto. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE.

Jamás pude imaginar que un casual hallazgo terminara constituyendo una intensa investigación a lo largo de los años. Sigue teniendo todavía algo de sorprendente e inesperado que una discreta obra escrita en latín como las Noches áticas de Aulo Gelio (s. II) fuera objeto de una moderna relectura en un siglo, el XX, y un continente, el americano, tan alejado del propio autor latino. Pero el caso es que aquella miscelánea ha pasado al imaginario literario de algunos de los cultivadores más relevantes del nuevo ensayismo hispanoamericano. 

Tampoco deja de ser curioso el hecho de que la reivindicación literaria de la obra de Aulo Gelio sea un fenómeno relativamente moderno. En su pequeño e influyente manual de literatura latina publicado en México, el año de 1950, Agustín Millares Carlo afirma que “No es la de Gelio una obra de valor literario, pero sí verdadero arsenal de valiosas noticias”.  Esta fue (y sigue siendo para muchos) la consideración que merecen las Noches áticas. El mundo estrictamente académico no comenzó a valorar a Gelio de otra manera hasta bien entrado el decenio de los años 60 del siglo XX, gracias a René Marache y su idea del humanismo geliano. Sin embargo, desde el mundo de la creación literaria, la obra de Gelio ya venía siendo objeto de una nueva lectura desde, al menos, el decenio de los años 20.

El poeta argentino Arturo Capdevila había compuesto un influyente poema, “Aulo Gelio”, que a partir de la recreación de la figura de este autor presentaba el imaginario del erudito que vive al margen del mundo, preocupado tan sólo por cuestiones baladíes. Este poema, sobre todo a partir de la apasionada lectura que de él llevaron a cabo Afolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, fue adquiriendo características de pieza antológica. Naturalmente, el poema como tal, centrado en el autor y no en su obra, no hubiera bastado por sí mismo para reivindicar las Noches áticas como obra no sólo digna de consulta, sino también de amena lectura, si no fuera porque la versión de Francisco Navarro y Calvo, publicada inicialmente en 1893, se convirtió en parte del bagaje literario de los autores argentinos de la primera mitad del siglo XX.

Por ello, consideramos que tampoco es casualidad que en la división argentina de la editorial Espasa-Calpe, dentro de la colección Austral, apareciera en 1952 una antología de la obra de Gelio a cargo del erudito español José María de Cossío. Gelio había pasado, por tanto, a formar parte de un imaginario compartido por ciertos autores literarios y estudiosos de la propia literatura. Bioy Casares y Cossío representan perfectamente ambos ámbitos. Lo que resulta más interesante en los juicios que tales autores expresan sobre las Noches áticas es el hecho de que valoren la diversidad de sus relatos y anécdotas, y no sólo el componente meramente erudito. Nos encontramos, pues, ante una obra recuperada para la lectura, por curiosa y singular que ésta resulte. He descubierto, por ejemplo, cómo en México, dentro de la fundamental publicación El cuento. Revista de imaginación, a cargo del escritor Edmundo Valadés, aparecen relatos de Aulo Gelio entre otros debidos a plumas tan señeras como la Borges o Augusto Monterroso. 

A resultas de lo dicho, Gelio va a tener su particular impronta en la configuración de la moderna miscelánea hispoanoamericana. Por ejemplo, en el Epílogo a El hacedor, de Jorge Luis Borges, encontramos algunas ideas que son propias del Prefacio de las Noches áticas de Gelio, de manera particular la acción del tiempo (“miscelánea … que el tiempo ha compilado” [Borges]), que en Gelio se plasma en la costumbre de tomar notas (“acostumbraba … anotar” [Gelio]). El tiempo y la costumbre son, en definitiva, los verdaderos autores de la miscelánea, género que termina trazando la vida y el retrato del propio compilador.

De esta forma, el mundo de la creación reivindicó antes que el mundo académico esta antigua obra latina como lectura amena y curiosa. Ya en otras ocasiones he considerado hechos semejantes, como cuando algunos literatos franceses de la segunda mitad del siglo XIX recuperaron aspectos estéticos de la literatura latino-cristiana antes de que los académicos comenzaran realmente a considerar estos textos más allá de su valor dogmático. El mundo de la creación suele ir por delante, y en cierto sentido abre nuevas puertas.

Por lo demás, todos los autores hispanos que vengo estudiando en calidad de lectores de Gelio, como Capdevila, Bioy,  Borges, Cortázar, o el erudito José María de Cossío, leyeron la única versión disponible en lengua española de la obra de Gelio: la de Francisco Navarro y Calvo. Esto dio lugar a ciertas particularidades, dado que la traducción en cuestión no había sido hecha directamente a partir del texto latino, sino de un texto francés. Entre otras cosas, cuando Cortázar cita un pasaje de Gelio, el correspondiente a la etimología de la palabra latina Persona (“máscara”), leemos que ésta “retiene” la voz, cuando lo que se dice en latín es que “hace resonar la voz”. El término francés “retentir”, que traduce el verbo latino personare, ha sido vertido al español por el falso amigo “retener”. Capdevila o Bioy Casares, por su parte, se hacen eco del error a que algún copista dio lugar cuando transcribió “A.Gelio” como “Agelio”, error que aparece referido en la introducción a la versión española de las Noches áticas, dado que ésta reproduce buena parte de la introducción que encontramos en la versión francesa.

Estamos pues, ante un exquisito y pequeño mundo literario, el de la lectura de Gelio en el siglo XX por parte de algunos lectores excepcionales, que en algún momento relataremos con todo lujo de detalles. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.