Épica para comparatistas

Imagen destacada
La Iliada de Alfonso Reyes

El curso sobre “Tradición clásica en la literatura occidental” que estoy impartiendo durante este primer cuatrimestre en la Universidad Complutense de Madrid supone todo un reto académico, didáctico e intelectual. Fiel a lo que es el programa de la asignatura, mantengo su estructura organizada a partir de los grandes géneros literarios. Corresponde comenzar con la épica. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

Tres grandes poetas y cuatro grandes obras: la Ilíada y la Odisea de Homero, la Eneida de Virgilio y las Metamorfosis de Ovidio. Quiero abordar estas obras a partir de sus diferentes recepciones, y hacer hincapié en tales diferencias. Dedicaré una clase de dos horas a cada una de las obras, de manera que la primera semana vamos a tratar acerca de los dos poemas homéricos y la segunda sobre Virgilio y Ovidio.

Friedrich August Wolf fue acaso el primer filólogo en dejar claro que una obra literaria es también la historia de su texto. Sus Prolegomena ad Homerum, publicados a finales del siglo XVIII, supusieron un antes y un después en la consideración de la obra de Homero. ¿Quién era Homero? Tal cuestión es clave, pues hasta la Ciencia nueva de Vico, rescatada por Wolf, Homero era un poeta en cierta forma marginado por Virgilio durante la llamada “Batalla de los antiguos y los modernos”. Con Wolf comienza la “cuestión homérica” y la idea romántica de que los textos de la Iliada y la Odisea son mucho más que la mera obra de un autor. Dos cuentos de Borges, “El inmortal” y “El hacedor”, recrean esta multiplicidad homérica. En el primero, encontramos la fusión entre Homero y el Judío Errante, mientras el segundo no deja de ser una “vida imaginaria”, a la manera de lo que hizo Marcel Schwob con Lucecio y Petronio. La filología, por tanto, alimenta la literatura.

Diseminada, por tanto, la idea del autor personal, la idea de épica popular, ligada al incipiente siglo XIX, comienza a abrirse camino. El mismo J.W. Goethe intenta llevar a cabo un interesante experimento literario con su obra Hermann y Dorotea, donde se propone crear un nuevo género, el de la épica popular o burguesa. Su obra está escrita en hexámetros y supone un intento de cantar lo cotidiano frente al caos del mundo. La Iliada, con su cólera de Aquiles o el episodio de Príamo cuando acude a rogar a Aquiles que le devuelva el cadáver de su hijo, y que George Steiner considera como la escena que funda el humanismo, supone aspectos que se han asentado como paradigmas atemporales para la literatura occidental. Simone Weil, en una Francia asediada por el nazismo, nos recuerda en “La Iliada o el poema de la fuerza” cómo la brutalidad reduce a las personas a la categoría de meras cosas. La Iliada sabe recoger la miseria y la grandeza humanas, acaso como las terribles caras de una misma moneda.

La Odisea ha ejercido otro papel bien diferente al de la Iliada, al convertirse en una suerte de relato de aventuras. Su carácter prenovelesco ha alimentado la imaginación de los viajeros, entendido este viaje ya desde un punto de vista geográfico o como una iniciación en la vida. Ahí tenemos, a finales del siglo XVII, las Aventuras de Telémaco, de Fénelon, que ha sido una de las primeras obras concebidas para la lectura formativa de los jóvenes. El carácter galante de la Grecia reflejada en los grabados de las antiguas ediciones todavía nos remite a una estética clasicista lejana a los criterios parnasianos de finales del siglo XIX, donde lo que se busca es la “verdadera Grecia”. La traducción homérica de Leconte de Lisle no deja de constituir un ingenuo intento de devolver la obra a su espíritu original, cuando lo que se logra realmente es darle un inconfundible aire propio de las estéticas finiseculares del XIX. La Odisea mira al siglo XX gracias a su parodia en el Ulises de Joyce, donde comienza una secuela de obra que oponen los héroes épicos a los personajes de nuestra cotidianeidad. Una novela de Juan Marsé, La muchacha de las bragas de oro, esconde singularmente aspectos de esta parodia homérica de Joyce, comenzando por la idea de los lotófagos, o comedores de la planta del olvido, que ahora se encarna en un viejo falangista que durante los tiempos de la transición democrática intenta reescribir sus memorias. Con respecto a la Odisea, haremos especial hincapié en un ensayo de Italo Calvino, “Las Odiseas en la Odisea“, donde se define la obra homérica como el mito de todo viaje.

En el siguiente blog, continuaremos con la Eneida y las Metamorfosis.

FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Un pensamiento en “Épica para comparatistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.