¿La primera traducción hispana de Aulo Gelio?

aulo gelio biblioteca clásicaLos editores de la revista Ordia Prima, que se publica en Córdoba (Argentina), me han invitado a participar con un artículo científico. Por razones de cercanía, y dado que el poeta Arturo Capdevila nació en aquel lugar, pensé que el tema ideal de mi participación sería, precisamente, estudiar la primera traducción de Aulo Gelio al castellano, pues fue la que sirvió a este poeta para su poema titulado, precisamente, “Aulo Gelio”. El problema que ofrece esta versión es que no se trata, como su portada pretende hacernos ver, de una verdadera traducción directa de latín. Ofrecemos a continuación el comienzo y planteamiento de nuestro trabajo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A pesar de su enorme difusión en España, sobre todo en el siglo XVI, la primera versión hispana de las Noches áticas de Aulo Gelio responde a la tardía fecha de 1893. La traducción forma parte de la llamada Biblioteca Clásica, colección editorial a cuya conformación contribuyó decisivamente el erudito Marcelino Menéndez Pelayo. La versión hispana de Gelio, oficialmente “traducción directa del latín”, viene firmada, como algunas otras, por Francisco Navarro y Calvo, el hermano del propio editor de la colección, Luis Navarro, y está publicada en dos tomos. Esta fue precisamente la traducción que hizo posible la moderna lectura de Gelio dentro del ámbito hispano a uno y otro lado del Atlántico, pues hasta el siglo XXI, curiosamente, no se llevarán a cabo las nuevas traducciones al español[1]. En la República Argentina, por lo demás, esta versión alcanzó un singular realce, dado que el poeta Arturo Capdevila la utilizó precisamente para componer su poema titulado “Aulo Gelio”. El poema, al figurar a las antologías escolares, concedió una inusitada fama al erudito latino, cuyo conocimiento pasó después a autores capitales como Adolfo Bioy Casares, Jorge Luis Borges o Julio Cortázar. Asimismo, la misma República Argentina fue el lugar donde vio la luz la interesante compilación que un moderno erudito español, José María de Cossío, publicó en 1952 para la colección Austral, de la editorial Espasa-Calpe, y que contribuyó a corroborar esa imprevista fama literaria[2]. La traducción seguía siendo la misma de Navarro y Calvo, que en esta obra figura como “traducción del latín” (sin el adjetivo “directa”). Cuando, inspirado en esta selección de Cossío, publiqué mi propia antología de las Noches áticas incluí la noticia de la traducción de Navarro y Calvo como la primera de las traducciones hispanas y afirmé, no sin temeraria credulidad, que se trataba de una traducción directa del latín y que así me constaba. Simplemente, no había encontrado pruebas en contra de ello, por lo que se trataba de un argumento más defectivo que positivo. Sin embargo, el Dr. Holford Strevens, que había expresado ya sus fundadas sospechas en la reseña que hizo a mi antología de Gelio, me envió tiempo después un inquietante correo electrónico con sólidas pruebas de que, en realidad, se trataba de una traducción del francés:

I notice in your anthology you record Francisco Navarro y Calvo’s claim to have produced a ‘traducción directa del latín’. I suggest you compare his Spanish on the one hand with the Latin, on the other with the French of the Nisard translation (which is available online from Gallica); for example 10.23:

 

Verba ex oratione M. Catonis de mulierum veterum victu et moribus;  Passage de Caton sur le régime et les moeurs des femmes dans l’ancienne Rome. Pasaje de Catón sobre el régimen y las costumbres de las mujeres en la antigua Roma.
atque inibi, quod fuerit ius marito in adulterio uxorem deprehensam necare. Droit du mari sur la femme surprise en adultère. Derecho del marido sobre la mujer sorprendida en adulterio.
Qui de victu atque cultu populi Romani scripserunt,  Les auteurs qui ont traité des moeurs et des coutumes du peuple romain Los que han escrito acerca de los usos y costumbres del pueblo romano
mulieres Romae atque in Latio aetatem abstemias egisse,  nous apprennent que les femmes de Rome et du Latium devaient être toute leur vie abstemiae, nos dicen que las mujeres de Roma y del Lacio debían de ser toda la vida abstemias,
hoc est vino semper, quod “temetum” prisca lingua appellabatur, abstinuisse dicunt, c’est-à-dire s’abstenir de l’usage du vin, appelé temetum dans la vielle langue. es decir, debían abstenerse del uso del vino, llamado temetum en la antigua lengua.
institutumque ut cognatis osculum ferrent deprehendendi causa, Le baiser qu’elles donnaient à leurs parents servait d’épreuve: El beso que daban a sus parientes servía de prueba:
ut odor indicium faceret, si bibissent. si elles avaient bu du vin, l’odeur les trahissait, et elles étaient réprimandées. si habían bebido vino, el olor las delataba, y recibían reconvenciones.
Bibere autem solitas ferunt loream, passum, murrinam Elles faisaient usage de piquette, de liqueur faites avec des raisins cuites. d’hypocras Podían beber aguapié, vino de pasas, hipocrás
et quae id genus sapiant potu dulcia. et d’autres boissons douces. y otros líquidos dulces:
Atque haec quidem in his, quibus dixi, libris pervulgata sunt;  Je reproduis ces détails d’après les livres que j’ai cités. detalles que tomo de los libros que ya ha citado.
sed Marcus Cato non solum existimatas, set et multatas quoque a iudice mulieres refert  Caton nous apprend qu’elles n’étaient seulement pas réprimandées pour avoir bu du vin, Catón nos dice que no solamente se las reprendía por haber bebido vino,
non minus, si vinum in se, quam si probrum et adulterium admisissent. mais punies aussi sévèrement que si elles avaient commis un adultère. sino que se las castigaba con tanta severidad, como si hubiesen cometido adulterio.
Verba Marci Catonis adscripsi ex oratione, quae inscribitur de dote, in qua id quoque scriptum est in adulterio uxores deprehensas ius fuisse maritis necare: Je citerai un passage de son discours Sur les dots: Citaré este párrafo de su oración Sobre las dotes:
‘Vir’ inquit ‘cum divortium fecit, mulieri iudex pro censore est, [see Jac. Gronovius ad loc.] ‘L’homme, à moins d’un divorce, est le juge de sa femme à la place du censeur. ‘A menos de divorcio, el marido es juez de su mujer en vez de censor.
imperium, quod videtur, habet,  Il a sur elle un empire absolu. Sobre ella tiene imperio absoluto.
si quid perverse tetreque factum est a muliere;  Si elle a fait quelque chose de déshonnête et de honteux, Si ha hecho algo deshonesto o vergonzoso,
mulctatur, si vinum bibit; si cum alieno viro probri quid fecit, condemnatur.’  si elle a bu du vin, si elle a manqué à la foi conjugale, c’est lui qui la condamne et la punit. si ha bebido vino o si ha faltado a la fe conyugal, él la condena y la castiga.
De iure autem occidendi ita scriptum: Caton nous apprend dans le même discours que le mari pouvait tuer sa femme surprise en adultère: Catón nos dice en esa misma oración que el marido podía matar a su mujer sorprendida in adulterio:
‘In adulterio uxorem tuam si prehendisses, sine iudicio inpune necares; Si tu surprenais ta femme en adultère, tu pourrais impunément la tuer sans jugement. ‘Si sorprendieses a tu esposa en adulterio, podrías impunemente matarla sin juicio.
illa te, si adulterares [NB ‘siue tu adulterarere’ was not in the translated text] Si tu commettais un adultère, Si tú cometieres [sic, future subjunctive] adulterio,
digito non auderet contingere, neque ius est.’ elle n’oserait pas te toucher du bout du doigt; ainsi le veut la loi’ ella no se atrevería a tocarte con el dedo: así es la ley.’

It’s like that all through; no doubt he occasionally glanced at the Latin text at the foot of the page, if only to salve his conscience, but essentially it’s a faithful Spanish rendering of the French paraphrase. […] Leofranc Holford-Strevens.

 

La elección de Gel. 10.23 por parte de Holford-Strevens no era casual. Con respecto a este capítulo, relativo a los nulos derechos de las esposas en tiempos de Catón, Holford-Strevens señala, asimismo, dos curiosos problemas textuales a los que él mismo había dedicado algunas páginas en su imprescindible monografía sobre Aulo Gelio (Holford-Strevens 2005: 311-312) y también en la reseña referida (Holford-Strevens 2009: 297-300). A ellos volveremos más adelante. En cualquier caso, resultaba evidente que el texto español era completamente deudor del francés. Yo mismo pude comprobar el hallazgo de Holford-Strevens mediante el cotejo de otro de los capítulos, el dedicado precisamente a la etimología de la palabra “persona” (“máscara”) (Gel. 5.7):

 

“Personae” vocabulum quam lepide interpretatus sit quamque esse vocis eius originem dixerit Gavius Bassus. Étymologie ingénieuse du mot persona, donnée par Gabius Bassus.  De la etimología que da Gabio Basso a la palabra persona. 
Lepide mi hercules et scite Gavius Bassus in libris, quod de Origine vocabulorum composuit, unde appellata “persona” sit, interpretatur; Gabius Bassus, dans son traité Sur l’origine des mots, explique d’une manière spirituelle et savante d’où est venu le mot persona, masque. Sabia e ingeniosa explicación, a fe mía, la de Gabio Basso, en su tratado Del origen de los vocablos, de la palabra persona, máscara.
a personando enim id vocabulum factum esse coniectat. Il croit que ce mot tire son origine du verbe personare, retentir. Voici comment il exprime son opinion: Cree que este vocablo toma origen del verbo personare, retener. He aquí cómo explica su opinión:
Nam “caput” inquit “et os coperimento personae tectum undique unaque tantum vocis emittendae via pervium, quoniam non vaga neque diffusa est, <set> in unum tantummodo exitum collectam coactamque vocem ciet, magis claros canorosque sonitus facit. “Le masque, dit-il, dont le visage est entiérement couvert, n’ayant qu’une seule ouverture à l’endroit de la bouche, la voix, au lieu de se répandre de différents côtes, se resserre pour s’echapper par cette unique issue, et prend ainsi un son plus éclatant et plus fort. “No teniendo la máscara que cubre por completo el rostro más que una abertura en el sitio de la boca, la voz, en vez de derramarse en todas direcciones, se estrecha para escapar por una sola salida, y adquiere por ello sonido más penetrante y fuerte.
Quoniam igitur indumentum illud oris clarescere et resonare vocem facit, ob eam causam «persona» dicta est «o» littera propter vocabuli formam productiore.  C’est donc parce que le masque rend la voix humaine plus sonore et plus retentissante, qu’on lui a donné le nom de persona; et c’est à cause de la forme de ce mot que la lettre o y est longue.” Así, pues, porque la máscara hace la voz humana más sonora y vibrante, se le ha dado el nombre de persona, y por consecuencia de la forma de esta palabra es larga la letra o en ella.”

 

Sobre este texto en cuestión, el mismo Holford-Strevens había observado ya cómo a partir de la traducción francesa de a personando enim id vocabulum factum esse coniectat, es decir, “Il croit que ce mot tire son origine du verbe personare, retentir”, el traductor español había confundido “retentir” (esp. “resonar”) con el “falso amigo” “retener”: “Cree que este vocablo toma origen del verbo personare, retener” (sin embargo, obsérvese que luego traduce correctamente el adjetivo “retentissante” como “vibrante”)[3]. De esta forma, aunque el traductor español buscaba conscientemente no ser del todo literal con la traducción francesa (suprime algún adjetivo, como en el título del capítulo, invierte el orden de alguna frase…) termina siendo delatado por los errores que comete al traducir el texto francés que sigue, así como por reproducir fielmente las lecturas del propio traductor francés, aunque éstas en algún caso no se correspondan con el texto latino que acompaña a la traducción. De esta forma, quedaba más que demostrado que, como bien proponía Holford-Strevens, en realidad la supuesta primera traducción española de las Noches áticas de Gelio no era más que una versión hecha a partir del francés, a pesar de que Navarro y Calvo hubiera podido cotejar alguna vez que otra el texto latino presente en la edición de Nisard. Comprobé, asimismo, que la edición española copiaba incluso casi toda la introducción de la francesa. Por otra parte, el texto latino reproducido en la edición no era ya, como tendremos ocasión de analizar después, el más actualizado en el momento de publicarse la versión española, a finales del siglo XIX.

Más allá de la normal desilusión que todo esto me produjo, no quise perder la oportunidad de revisar algunos aspectos concernientes a la versión española de Gelio en relación con el texto francés que traduce y, a su vez, de éste con respecto al propio texto latino del que parte. La versión hispana, si bien no responde a lo que consideramos como una traducción filológica, pertenece, de manera defectiva, a una determinada tradición textual, y sirvió además para transferir un antiguo autor romano a un nuevo ámbito cultural, el español y el hispanoamericano, llegando a crear incluso una pequeña tradición literaria en Argentina. Este trabajo se propone, por tanto, valorar la desproporción que se plantea entre el limitado interés filológico de la falsa traducción directa de la obra de Gelio realizada en 1893 y su gran interés cultural, en calidad de transferencia de una obra de la literatura clásica al mundo moderno. Asimismo, queremos analizar cómo los diversos errores que se van produciendo en la propia transmisión textual, ya los que se encuentran dentro del propio texto geliano, ya los que se generan con la misma traducción, pasan a formar parte de la tradición del autor.


[1] Una de ellas publicada en México (Gaos Schmidt 2000-2006) y otras dos en España (Marcos Casquero-Domínguez García 2006 y López Moreda 2009).

[2] A lo ya dicho cabe añadir esta otra selección de carácter jurídico (Gelio 1959).

[3] “The true nature of this translation, which made so great an impression on Cortázar, and indeed on G[arcía] J[urado], is betrayed by the very chapter that most engaged their interest, 5.7 on Gavius Bassus’ etymology of persona, where a personando enim id uocabulum factum esse coniectat is rendered “Cree que este vocablo toma su origen del verbo personare, retener.” What has resounding or making a piercing sound to do with retaining or holding back? The answer lies in the French version of 1842 made under the direction of Désiré Nisard: “Il croit que ce mot tire son origine du verbe personare, retentir”; Navarro y Calvo misread retentir as retenir. No doubt he satisfied his residue of conscience by glancing at the Latin text beneath the French and rendering uocabulum as vocablo instead of mot as palabra; but comparative examination will show that he has produced an almost literal rendering of the Nisard belle infidèle.” (Holford-Strevens 2009: 294).


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

2 pensamientos en “¿La primera traducción hispana de Aulo Gelio?

  1. Pingback: Aulo Gelio, entre la antigua miscelánea y el moderno ensayo | Reinventar la Antigüedad

  2. Pingback: La première traduction en espagnol d’Aulu-Gelle ? | Insula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *