Antonio Gamoneda y Dioscórides: antigua ciencia convertida en materia poética

La rica portada iluminada del Dioscórides traducido por Andrés de Laguna y publicado en Amberes en 1555.

Llegué la obra de Antonio Gamoneda gracias a una circunstancia concreta. Allá por el año de 1995, tuve noticia, gracias a un programa cultural emitido por Radio Nacional de España, de que se había publicado una bella y extraña obra titulada Libro de los venenos en la editorial Siruela. Se trataba de algo radicalmente extraño y diferente, en buena medida inclasificable dentro de los géneros literarios al uso, nada menos que una “corrupción y fábula” elaborada a partir de un antiguo libro de ciencia, y esta rareza me cautivó. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Buen ejemplo de literatura que nace de la literatura, el Libro de los venenos de Antonio Gamoneda encuentra su inspiración en una edición concreta de la Materia Medicinal de Dioscórides, traducida por el humanista segoviano Andrés Laguna y publicada en Amberes en 1555. Hay un precioso ejemplar iluminado para el rey Felipe II, impreso en vitela, que se conserva actualmente en la Biblioteca Nacional de España y en cuya Biblioteca Digital Hispanica es posible admirarlo. Reproducimos a continuación la información que puede encontrarse en la ficha bibliográfica correpondiente:
Este libro es un ejemplo excepcional de la transmisión de conocimientos a través de los siglos: Dioscórides, médico griego del siglo I, escribió un importante tratado de botánica farmacéutica y se le puede considerar el padre de la farmacología. Esta obra fue traducida al árabe en el siglo X, en tiempos de Abderramán III; más tarde, la Escuela de Traductores de Toledo vertió al latín estos conocimientos, siendo la primera edición española en latín la de Antonio de Nebrija, en 1518. Corre el año 1555, y el editor Juan Latio publica en Amberes la traducción en castellano que nos ocupa, realizada por el doctor Andrés Laguna, médico del papa Julio III, quien, en sus viajes a Roma, pudo consultar diversos códices, así como un libro impreso en Venecia por Matthioli. La obra continuó editándose hasta mediados del XVIII y en el siglo pasado se realizó una edición facsímil. Laguna añadió para esta edición dibujos diseñados por él mismo, que fueron grabados en tacos de madera a la fibra. Son en total más de seiscientas imágenes de plantas y animales. Se indican los nombres en varias lenguas, entre las cuales hay, según él mismo dice, «algunas extranjeras pero españolizadas». Se desconoce quién pudo ser el grabador, pero probablemente, al tratarse de una edición belga, sea algún artista flamenco de la época. Varios autores opinan, sin embargo, que pudiera tratarse de grabadores italianos, por su parecido con la edición de Matthioli, y que Laguna se llevó los tacos a Amberes, trayéndolos luego a España para publicar nuevas ediciones. Este ejemplar, de gran calidad técnica, se imprimió en vitela y se iluminó para regalárselo a Felipe II, por estas fechas todavía príncipe
.
En el siglo XX, esta edición ha sido reproducida al menos en dos ocasiones como facsímil, pero, sobre todo, destaca la que la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio – Secretaría General Técnica de la Comunidad de Madrid dio a la luz en 1991. El facsímil resulta ser una pequeña obra de arte.

El moderno facsímil del ejemplar del Dioscórides.

Cuando vió la luz el facsímil, eran los tiempos de Joaquín Leguina como presidente de la Comunidad de Madrid, y estas empresas editoriales hoy día ya quedan relegadas ciertamente al recuerdo. El facsímil como tal es una esmerada edición, desde su papel apergaminado y reproducido a todo color, según el ejemplar iluminado para Felipe II al que ya nos hemos referido, hasta las guardas y la encuadernación misma.

Las artísticas guardas del facsímil editado en 1991.

De la edición de dos mil ejemplares, doscientos fueron encuadernados artesanalmente, y hoy constituyen una rareza destinada al goce de los bibliófilos.

La numeración del ejemplar utilizado por nosotros.

Me resultó un hecho sumamente fascinante que un poeta a quien aún no conocía bien, Antonio Gamoneda, se inspirara en un viejo libro de medicina como éste para componer una extraña obra lírica que, al mismo tiempo, contiene ciertos elementos de literatura de bibliófilo. Este tipo de relecturas a partir de obras de la Antigüedad en clave de nuevas e inusitadas miradas ya lo han hecho anteriormente grandes autores como Jorge Luis Borges o Italo Calvino, que releen los textos de la Historia natural de Plinio el Viejo como si de un relato fantástico se tratara.
Según confiesa el propio Gamoneda, la razón de ser de esta obra vino impuesta por Jacobo Siruela, tras una conversación con el propio poeta acerca de estos raros y recónditos asuntos que terminan convirtiendo los antiguos nombres de venenos en pura poesía.

El facsímil del Dioscórides y la portada del “Libro de los venenos” de Gamoneda, donde podemos observar una ilustración compartida.

El facsímil al que nos hemos referido es el que probablemente inspira a Gamoneda su, así llamada, “corrupción y fábula” del libro originario, donde a la voz de Dioscórides y de Laguna, distribuidas a lo largo de la edición original, se une ahora la del propio Gamoneda en una polifonía hermosa y de extraño lirismo. La voz de Gamoneda es muy personal en este libro, y en ella pueden encontrarse algunos de los asuntos más recurrentes de la poesía del propio poeta, como los de la tristeza, la tarde o la melancolía.  El lirismo, pues, aflora en la propia relectura de la bella prosa de Andrés de Laguna a la hora de traducir a Dioscórides y en las evocaciones que esta prosa inspira al moderno poeta.

El facsímil reproduce igualmente a todo color la portada ornamentada para el rey Felipe II.

Publiqué un artículo sobre este tema que tuvo dos egregios lectores, nada menos que el querido escritor catalán Joan Perucho y el propio poeta Antonio Gamoneda. Para quien quiera leer este trabajo, sepa que ahora está disponible en el portal de la UNED. El trabajo ya ha pasado a formar, felizmente, parte de las bibliografías de estudios dedicados a Gamoneda y su obra. Esto, para mí, no supone tanto un mérito académico como, ante todo, vital. En este sentido, me gustaría reproducir aquí el eco material de las lecturas de Perucho y Gamoneda.
Joan Perucho, que guardaba en su casa de Barcelona una edición de 1555 de la Materia medicinal de Dioscórides, si bien no iluminada, era un gran bibliófilo y, al tiempo, aficionado a la literatura sobre libros. En una visita que hicimos al escritor la profesora Isabel Velázquez y yo mismo hace ya unos cuantos años, le llevé un original de mi trabajo sobre Gamoneda (todavía no había sido publicado). Al cabo del tiempo, el propio Perucho se refiere a tal trabajo en su libro titulado Els Pares del desert:

Portada del libro de Joan Perucho

La referencia al trabajo sobre Gamoneda en el libro de Joan Perucho

Finalmente, cuando apareció publicado el trabajo, envié a Gamoneda una separata del mismo y, al cabo de un tiempo, el poeta me hizo llegar, en señal de agradecimiento, una preciosa tarjeta manuscrita que ahora reproduzco:

Anverso de la carta de Gamoneda junto al sobre donde fue enviada.

Reverso de la carta de Gamoneda.

En la era de los sexenios de investigación, de las revistas indexadas y de los estudios bibliométricos, estos “impactos” de un trabajo adquieren una emocionante dimensión vital que va más allá del tiempo.
Hemos comenzado este blog hablando del precioso ejemplar del Dioscórides de Laguna publicado en Amberes en 1555 e iluminado para el que terminaría siendo el rey Felipe II. Ahora, un ejemplar del Libro de los venenos de Gamoneda cierra asombrosamente este círculo, gracias a su encuadernación artística, elaborada en 2007. En la convocatoria del premio a las mejores encuadernaciones artísticas de 2007 se decidió que el libro objeto de encuadernación para ese año fuera El libro de los venenos, de Antonio Gamoneda, dado que éste había recibido el Premio Cervantes en 2006. Podéis ver el ejemplar ganador de la convocatoria en el siguiente vídeo promocional de la Sala Cervantes de la Biblioteca Nacional a partir del minuto 4:58:
De esta forma, el moderno ejemplar encuadernado hoy se atesora también en la misma Biblioteca Nacional de España, no lejos del ejemplar de Amberes de 1555. Entre los muchos libros que aparecen citados por Gamoneda en su obra, me llamó la atención la referencia a un antiguo herbario medieval, el conocido como Macer Floridus, cuyo facsímil, asimismo, editó en su momento la Universidad de León.

Facsímil del incunable del “Marcer Floridus”, un famoso herbario medieval y otro de los libros citados en la obra de Gamoneda.

Por tanto, antigua ciencia, poesía y bibliofilia se unen en curiosa combinación para dar lugar a una obra singular e inusitada. Francisco García Jurado


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.