A José María Camacho Rojo, in memoriam

la tradicion clasica en la obra de federico garcia lorca-jose maria camacho rojo-9788433839435Hace muy pocos días ha fallecido en Granada el profesor José María Camacho Rojo, helenista y gran estudioso de la Tradición Clásica en escritores de la talla de García Lorca, autor sobre quien aquél coordinó un libro hoy día fundamental. Para quienes nos dedicamos a esta disciplina, la desaparición (física) de Camacho Rojo supone una pérdida irreparable, pues si bien es verdad que todos debemos partir algún día, algunas personas se van a destiempo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Debo decir que apenas nos conocimos, que como mucho coincidimos unas tres veces a lo largo de los últimos veinte años, si bien aquella fugacidad fue más que suficiente. Una de aquellas ocasiones, la más significativa, fue durante la presentación en Granada del libro Francisco Ayala y el mundo clásico (2009), de nuestra común colega Inmaculada López Calahorro, en la propia Fundación Francisco Ayala. Asimismo, coincidimos alguna vez que otra en la madrileña sede de la UNED durante los congresos que Juan Antonio López Férez organizaba al comienzo de cada primavera. Debo decir que admirábamos nuestros respectivos trabajos de manera recíproca. A mí, particularmente, sus bibliografías sobre la Tradición Clásica en las literaturas española e iberoamericana me han resultado siempre guías imprescindibles que atesoro en mi biblioteca. Sentí, asimismo, una gran emoción cuando vi que alguna de mis aportaciones era categorizada dentro del apartado de la “bibliografía fundamental” en aquellas obras. Este trabajo bibliográfico ha supuesto, ya de por sí, una aportación decisiva al maremagnum de nuestros estudios, pues confiere orden a la copiosa literatura académica, a menudo muy desperdigada, y ofrece la oportunidad de conocer tendencias e intereses particulares. Esta iniciativa de investigación bibliográfica es, además, notable, por lo que supone de inquietud intelectual por parte de una persona a la hora de saber lo que los demás han escrito y, por otra parte, por lo que supone igualmente de generosidad académica.

Por lo que sé, Camacho Rojo quería continuar esta empresa, tan necesaria como inacabable. Los problemas de salud han hecho imposible tal continuidad, así como lo que hubiera sido su deseable inclusión en el equipo de investigación del ahora incipiente Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica, donde su participación habría resultado esencial e impagable. Por eso insisto en el hecho de que Camacho Rojo, si bien ha dejado algunas monografías fundamentales, nos abandona con una estela de empresas irrealizadas.

Montaigne escribió sus Ensayos, o así parece, para continuar hablando con su desaparecido y querido amigo, el poeta  Étienne de La Boétie. La literatura tiene esa virtud, pues supera las cronologías y nos proyecta, desde la humanitas ciceroniana hasta la dignitas de Pico della Mirandola, más allá de nuestros tristes e irremediables límites físicos. Es mi deseo que, al menos, en lo que a mí repecta, Camacho Rojo siga viviendo en nuestro quehacer diario, dentro de una empresa, la del DHTC, donde debiera hacer estado si las circunstancias no fueran a menudo tan crueles y complejas. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

5 pensamientos en “A José María Camacho Rojo, in memoriam

  1. Al enterarme de tu marcha, la noticia me retrotrajo a aquellos años ya lejanos en que fuiste nuestro profesor en la Facultad. Recuerdo tu juventud (de hecho, comentabas que todavía tenías que pedir prórroga para no ir la mili…) y tu entusiasmo a la hora de hablar del mundo griego que tanto te apasionaba. Tampoco olvido cómo te echabas las manos a la cabeza ante alguna que otra metedura de pata de nuestra parte, pero de una forma que no resultaba ofensiva, sino divertida.¡ Acabábamos riendo contigo! Siempre nos trataste con amabilidad y muchos de quienes ahora somos a nuestra vez docentes, te recordamos deseando que, cuando nuestros alumnos nos evoquen, también aparezca en ellos el esbozo de una sonrisa.

  2. Cuando en 2006 llegó mi jubilación evoqué, en la revista del Instituto donde había trabajado, la cena-homenaje que nos ofrecieron a otra profesora y a mí nuestros alumnos de Moral de Calatrava (Ciudad Real) y en ella escribía: “…José Mº Camacho, aquel portento de alumno de que en 3º de Bachillerato Elemental me discutía el sentido de os versos del “Poderoso caballero es don dinero…” apuntaba maneras y cumplió, vaya que cumplió. Cumplió con creces: ahí está su obra para comprobarlo. Descanse en paz. Y ánimo a la familia.
    José Jiménez Díaz, jubilado y exprofesor de Lengua y Literatura

  3. Agradezco de corazón, y con emoción sincera, este homenaje al que fuera gran investigador y padre de mis hijos, mi compañero en una etapa de la vida y también en nuestra común y querida Universidad de Granada. Son sus hijos, sin duda, los que se harán cargo de su legado, y son ellos, junto con sus verdaderos amigos, y sus compañeros de Departamento, aquí en Granada, quienes dispondrán sobre cualquier postrero homenaje y recuperación de sus trabajos.
    María Cruz Boscá Díaz-Pintado
    Profesora de la Universidad de Granada

    • Me resulta curiosa la expresión “verdaderos amigos” porque entiendo que, por definición, los amigos lo son de verdad o no lo son.
      El matiz tal vez resida en que es cada cual quien decide quienes son sus amigos y no otras personas que, lógicamente, pueden tener opiniones dispares.
      Que José María me haya considerado siempre más amigo que primo hermano o que, cuando escribíamos el parentesco, lo hiciéramos con la segunda palabra en mayúscula, fue motivo de satisfacción durante toda mi vida.

      Tanto cariño solo he podido agradecerlo, durante el último año y medio que ha estado entre nosotros, con una atención diaria que ambos disfrutamos.
      Ser, en parte, responsable de que durante esos aproximadamente dieciocho meses haya tenido muchos momentos de alegría y bienestar, así como haber estado muy cerca de él también cuando las emociones eran dolorosas, me consuela levemente por su pérdida, aunque acrecienta el dolor de cada recuerdo.

      Ahora, todas las miserias y vacuidades de este mundo han dejado de afectarle, como nos ocurre a todos cuando nos mudamos “al barrio que hay detrás de las estrellas”.

      Hasta siempre, primo, hermano, amigo.

  4. Buenos días, Don Francisco. Estoy revisando todo lo que encuentro en Internet sobre mi primo hermano José María Camacho Rojo. He visto con emoción su recuerdo, poco después de escribir a su hijo sugiriéndole que recuperen cuantos trabajos inconclusos de filología puedan encontrar en su ordenador y en papel, de cara a que sus últimas investigaciones y escritos puedan ser aprovechados por otros profesionales que deseen continuar su obra.
    Muchas gracias por el sentido homenaje que ha realizado desde este medio.
    Mi correo electrónico, por si desea ponerse en contacto conmigo, es juligarka@gmail.com

    Reciba un cordial y afectuoso saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.