María Rosa y Raimundo Lida en un espléndido estudio

Gracias a un regalo que me han traído desde México Javier Espino y Carlos Mariscal de Gante, estas últimas navidades he podido leer y disfrutar del estudio que la historiadora Miranda Lida ha llevado a cabo acerca de dos de sus más destacados familiares, los filólogos María Rosa y Raimundo Lida, cuyas vidas, significativamente, dan cuenta de unos años esplendorosos para la cultura argentina, durante los primeros decenios del siglo XX, al tiempo que también podemos saber de su posterior decadencia. El estudio de Miranda Lida, que deseaba leer desde que apareció en su edición argentina, me ha deparado muchas reflexiones e ideas, algunas de las cuales voy a exponer seguidamente y de manera relajada en este blog. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE.

Para Ángel Gómez Moreno, de quien tantas veces me he acordado mientras leía este estudio

Para empezar, debo declarar de dónde proviene mi interés por el asunto de los hermanos Lida. Mi curiosidad radica fundamentalmente en la figura de María Rosa Lida, pues se trata de una de las figuras capitales para el estudio de la Tradición Clásica, fundamentalmente dentro del ámbito de la literatura española. Reseñable y fundamental resulta su monografía póstuma, titulada, La Tradición Clásica en España, publicada por la barcelonesa editorial Ariel en 1975 (me refiere mi amigo y colega Vicente Cristóbal que se ha publicado en 2017 una nueva edición con preámbulo de Francisco Rico). En esta obra, el marido de la autora, el filólogo Yakov Malkiel, glosaba aspectos de la vida de María Rosa Lida realmente interesantes que también daban cuenta acerca de las circunstancias por las que una mujer que orientó su carrera hacia la Filología Clásica fue cambiando paulatinamente su rumbo hacia los estudios hispánicos. En el texto introductorio de Malkiel aparecía la figura fundamental de Amado Alonso y el Instituto de Filología creado en la Universidad de Buenos Aires, como claves de un contexto vital y académico ineludibles. Ahora, gracias a la monografía de Miranda Lida, con una documentación abrumadora, podemos saber mucho más acerca de cómo esta institución, que comenzó a dirigir, sin mucho éxito, Américo Castro, pero que con Amado Alonso alcanzó unas cotas verdaderamente insuperables de prestigio internacional, fue el semillero donde se formaron estos dos extraordinarios filólogos y hermanos, Raimundo y María Rosa, que finalmente terminaron sus carreras académicas en los Estados Unidos.

Algo que resulta fundamental en el estudio de Miranda Lida es la idea de que la Filología no era, a lo largo de los años 20, 30 y 40 del siglo XX, algo aislado del resto de la cultura. Hoy día, cuando en las facultades de letras se destierra el término “Filología” por formulaciones tan cursis como “Grado de Estudios de Español”, resulta verdaderamente conmovedor apreciar cómo el “Instituto de Filología” (donde la palabra “filología” se empleaba orgullosamente como término por antonomasia), antes de la etapa peronista, fue un referente tanto para las polémicas acerca del supuesto “Idioma de los argentinos” como para la fundación de unos estudios de carácter literario verdaderamente serios y perfectamente representados por la Revista de Filología Hispánica, creada por el propio Amado Alonso. Aquel lugar, gracias a sus relaciones institucionalizadas con las mejores universidades norteamericanas, resulta consustancial para comprender las brillantes carreras académicas de Raimundo y de María Rosa, si bien ésta tuvo que vérselas con algunos de los impedimentos que todavía una mujer sufría para su promoción profesional durante aquellos años.

Del libro me ha gustado especialmente el manejo de los documentos epistolares, si bien a veces combinados con testimonios familiares de transmisión oral. Considero que Miranda Lida es, en este sentido, la persona más adecuada para trazar las vidas singulares y a veces paradójicas de estos dos hermanos que consagraron en gran medida sus vidas a la aventura de la investigación literaria. Considero, asimismo, que el conocimiento de las circunstancias vitales que definen las vidas, a veces en sus aspectos más privados, nos permite conocer mejor la génesis de ciertas ideas. En algún momento, he leído críticas acerca de esa suerte de “vicio” que supone indagar en las vidas personales de las personas a través de sus epistolarios. Por ejemplo, hay quien no ve el provecho que puede sacarse del estudio relativo a la relación espistolar que comenzaron a mantener María Rosa Lida y Yakov Malkiel antes de terminar contrayendo matrimonio. No sé si merece la pena perder tiempo en justificar tales estudios biográficos. Sencillamente hay personas a las que tales circunstancias vitales nos interesan como parte de una intrahistoria que termina condicionando la elección de ciertos temas de estudio en lugar de otros. En este sentido, la recomendación que Amado Alonso hizo a María Rosa de que se centrara mejor en los estudios hispánicos que en la Filología Clásica, debido a las propias circunstancias de la propia Universidad de Buenos Aires, aparece en cierto sentido desmentida en este libro de Miranda Lida, donde el estudio más detenido del ambiente universitario bonaerenses parece que sí hubiera podido brindar a la autora una carrera académica en el campo de los clásicos. A diferencia de su hermano Raimundo, que se encaminó hacia los estudios hispánicos desde el principio, María Rosa, como mujer, se sintió en principio más cómoda con los autores griegos y latinos, a los que incluso podía emular con versiones en tales lenguas. Parece que la nueva orientación al hispanismo (de manera particular, a la Edad Media y el Renacimiento) que María Rosa dio a sus estudios obedeció a razones algo más complejas, si bien también dan cuenta de la extraordinaria formación en literatura clásica que podía tener un estudioso de la Tradición Clásica en aquellos momentos. Con el tiempo, la Tradición Clásica fue entrando progresivamente en el dominio de los clasicistas, con lo que María Rosa fue a todas luces una genial precursora.

Asimismo, me parece muy bien trazado el itinerario vital que marcaba las diferencias entre un hombre y una mujer en aquellos años emergentes y dorados de la República Argentina. Hoy resultan, acaso, ejemplos de pura candidez las restricciones sociales a las que se veía sometida una mujer durante tales años, si bien esas restricciones no impidieron, felizmente, el acceso de María Rosa a los estudios universitarios. Sin embargo, sí se ve una mayor proyección social por parte de su hermano Raimundo, quedando el ámbito de la letra impresa como el gran reducto de libertad para Maria Rosa.

Además de las preciosas pinceladas que se hacen en el libro acerca de la pujanza de aquel Buenos Aires cosmopolita, también me ha gustado mucho cómo se retrata el ambiente de las universidades norteamericanas, en particular la de Harvard, todavía muy pueblerina durante los años en que Raimundo Lida ejerció en ella de profesor, tras la muerte de Amado Alonso, en comparación como la más cosmopolita universidad de Berkeley. Quienes hemos estado en Harvard nos reconocemos paseando por la siempre animada Harvard Square, acaso el lugar más concurrido de aquella venerable ciudad, aunque poco comparable, por cierto, con otros lugares universitarios más vinculados con cascos históricos.

Naturalmente, sólo parcialmente se trata acerca de los estudios dedicados a la Tradición Clásica que llevó a cabo, unos años más tarde, María Rosa, en buena manera porque ya se llevaron a cabo en una etapa posterior a la tratada en este libro. Es el caso, singularmente, de la demoledora y, al tiempo, magnífica reseña que llevó a cabo la autora en torno al libro The Classical Tradition, el manual compuesto por aquel clasicista de Columbia llamado Gilbert Highet, que lo publicó por vez primera en la Oxford University Press en 1949, y que luego encontró una nueva vida, vertido al español por Margit Frenk y Antonio Alatorre, dentro del ámbito hispano, gracias al Fondo de Cultura Económica. Esta versión hispana se benefició de las notas críticas hechas tan oportunamente por María Rosa Lida, de forma que la obra mejoró sustancialmente, más allá de la voluntad de su autor.

Si bien Raimundo Lida terminó sus días en Harvard, previo paso por el Colegio de México, María Rosa completó su ciclo vital en Berkeley, casada con Yakov Malkiel, si bien ella no pudo ejercer la profesión universitaria debido a las restricciones que una mujer y, para colmo, casada con con un profesor universitario, tenía que sufrir durante aquellos tiempos. Nuestra insigne filóloga falleció prematuramente en 1962, mientras su hermano llegó a vivir hasta 1979. Ambos son un ejemplo de trabajo y de tesón, una gloria para la Filología, y el libro de Miranda Lida rinde merecido y digno homenaje a tales personas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Miranda Lida,
Años dorados de la cultura argentina. Los hermanos María Rosa y Raimundo Lida y el Instituto de Filología antes del peronismo, Buenos Aires, Eudeba, 2014, 264 páginas

Este blog se adscribe al proyecto de investigación “DICCIONARIO HISPÁNICO DE LA TRADICIÓN CLÁSICA (DHTC)”. PROYECTO FFI2017-83894-P.


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.