La carta sobre los cristianos escrita por Plinio el Joven

Hoy vamos a abordar un interesante tema: los cristianos en el Imperio Romano. Para ello, nos centraremos en dos documentos del siglo II de nuestra era: la carta sobre los cristianos (Ep. X 96) compuesta por Plinio el Joven y enviada desde Bitinia al emperador Trajano, y la respuesta que éste (Ep. X 97) hizo llegar a su remitente. Como habrá ocasión de ver, se trata de dos documentos fundamentales por diversos motivos, entre otras cosas porque se nos habla, además, acerca de cómo eran los antiguos ritos de los cristianos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE 

La carta sobre los cristianos de Plinio el Joven (Plin. Ep. X 96) es uno de los documentos más controvertidos y comentados del epistolario de Plinio. Debe datarse entre el 18 de septiembre del 111 y el 3 de enero del año 112, durante la legación de Plinio en Bitinia-Ponto. Asimismo, la carta pliniana sirve de buen exponente para que nos hagamos una idea del tono general que tiene el libro X de sus epístolas, dedicadas en este caso a la correspondencia con el emperador. En la edición de estos documentos, se prescindió de las fórmulas de saludo al comienzo y final de cada carta (salvo en el caso de la 58), y también se borraron las indicaciones de fecha y lugar.

Esta carta 96 de Plinio se ha convertido en el primer testimonio de un autor pagano sobre el estado de la nueva religión cristiana, que ya comienza a dejar de confundirse con la de los judíos, como muestra el tratamiendo específico que se hace aquí de los seguidores de Cristo en calidad de tales. Cabe, en este punto, establecer una comparación de este testimonio con el que nos ofrece su amigo Tácito en el libro XV de los Anales a propósito de los cristianos en Roma, si bien Tácito se refiere a una etapa anterior, la del incendio de Roma del año 64 de nuestra era, en tiempos de Nerón. Este relato ha supuesto también, indirectamente, una ocasión memorable para tener noticias sobre la presencia social de los cristianos que algunos han interpretado ya como un primer choque entre paganismo y cristianismo, si bien esto no tendría lugar hasta un siglo más tarde. En todo caso, se llevó a cabo la detención de un gran número de cristianos no tanto bajo la acusación de incendiarios como de su odio al género humano. Despedazamientos, crucifixiones y quemas de cristianos se sucedieron en diversos lugares, entre otros, en los mismos jardines del emperador. Sin embargo, Nerón logró el efecto contrario que perseguía, pues este escarnio público movió a la compasión, dado que no se veía este castigo como un acto de justicia, sino como una crueldad imperial (Tac., Ann. XV 44, 2-3):

“En consecuencia, para acabar con los rumores, Nerón presentó como culpables y sometió a los más rebuscados tormentos a los que el vulgo llamaba cristianos, aborrecidos por sus ignominias. Aquel de quien tomaban nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato; la execrable superstición, momentáneamente reprimida, irrumpía de nuevo no sólo por Judea, origen del mal, sino también por la Ciudad, lugar en el que de todas partes confluyen y donde se celebran toda clase de atrocidades y vergüenzas.” (Tácito, Anales. Libros XI-XVI. Trad. de José Luis Moralejo, Madrid, 1986)

Conviene comparar la manera en que tanto Plinio como Tácito se refieren a estos nuevos cultos. Plinio habla de superstitionem pravam, immodicam (Plin. Ep. X 96,8), mientras Tácito recurre a exitiabilis superstitio. Cambian los adjetivos, aunque todos ellos son negativos, y coinciden, además, en el uso del sustantivo superstitio para referirse a unos cultos que con el tiempo terminarían siendo religión oficial del imperio.

Por lo que parece, el emperador Trajano no mostró un especial interés por los asuntos de religión ni por ser especialmente un homo religiosus, a diferencia de Augusto. La razón debe buscarse en el hecho de que probablemente considerara su propia persona como lo más divino. Queda clara en la carta de Plinio cómo los que se han declarado cristianos o los que son sospechosos de serlo deben abjurar de sus creencias y adorar a una imagen del emperador junto a la de los (otros) dioses (omnes et imaginem tuam deorumque simulacra venerati sunt Plin. Ep. X 96,6). Entre tales dioses, Júpiter es uno de los pocos que aparece claramente asociado a la propia propaganda religiosa y política del emperador, hasta llegar a establecerse una correlación entre ambos a partir del año 98, que es cuando el Senado aprueba conceder a Trajano el título de Optimus. De esta forma, Trajano, más que devoto, se habría convertido en uno de los dioses.

Esto, naturalmente, se refiere a la religión oficial del imperio, pero la carta de Plinio deja ver cómo las inquietudes religiosas de la gente van por otro camino que tiene mucho más que ver con la asimilación de los cultos extranjeros. En este sentido, es posible que haya una perspectiva bien diferente desde Roma con respecto a lo que ocurre en la parte oriental del Imperio, que es donde se encuentra el propio Plinio. De hecho, como señalábamos más arriba, en lo que respecta a judíos y cristianos parece que ya se los diferenciaba claramente, frente a lo que ocurría en las pasadas persecuciones indiscriminadas llevadas a cabo por Domiciano. Por su parte, la respuesta que envía Trajano a Plinio tiene un carácter claramente moderado y hace mucho hincapié en que no se hagan acusaciones anónimas, hecho que podría recordar los oscuros tiempos de Domiciano.

Pasados los siglos, resulta muy curioso cómo Trajano terminó constituyendo un modelo de príncipe cristiano para la posteridad. Dante es, en este sentido, el paradigma de esta intepretación, pues nos habla sobre el paso de este emperador desde el purgatorio al paraíso dentro de la Divina Comedia. (Paraíso XX 43-48 y 106-117).

VERSIÓN ESPAÑOLA DE LOS DOCUMENTOS (trad. de Francisco García Jurado)

Gayo Plinio saluda al emperador Trajano

1. Es costumbre para mí, mi señor, consultarte acerca de todas las cosas sobre las que dudo. ¿Quién, en efecto, puede guiar mejor mi irresolución o instruirme en lo que no sé?
Jamás he participado en los procesos contra los cristianos: por ello, desconozco qué suele castigarse o perseguirse y hasta qué punto. 2. Y no he dudado poco si acaso se hace alguna distinción de edad o, por tiernos que sean, en nada difieren de los más robustos; si hay perdón para el arrepentimiento, o si el que fue completamente cristiano no obtiene alguna ventaja al haber dejado de serlo. Si se castiga el mero hecho de llamarse cristiano, en caso de que no se hayan cometido delitos, o si se castigan los delitos asociados a tal nombre.
Entretanto, esta es la norma que he seguido para con aquellos que hasta mí han sido traídos como cristianos. 3. A ellos mismos les pregunté si eran o no cristianos. A quienes confesaron que sí les pregunté una segunda y una tercera vez, con la amenaza de suplicio; ordené que se ejecutara a los que perseveraban. Yo no dudaba, en efecto, de que, al margen de lo que confesaran, debía castigarse la pertinacia y la obstinación cerrada. 4. Hubo otros de similar desvarío a los que apunté para que fueran enviados a Roma, ya que eran ciudadanos romanos. Poco después, como suele ocurrir, al extenderse la acusación por causa del mismo proceso, se dieron situaciones variadas.
5. Se hizo público un libro anónimo que contenía los nombres de muchas personas. Quienes negaban que eran cristianos o que lo hubieran sido, una vez que por medio de una fórmula mía imploraron a los dioses y suplicaron con incienso y vino a una imagen tuya que había ordenado colocar para este cometido, junto a unas figuras de los dioses, y una vez que, además, blasfemaron contra Cristo, cosas que dicen que no pueden ser obligados a hacer quienes en verdad son cristianos, consideré que podía dejarlos libres.
6. Otros, nombrados por un delator, declararon que eran cristianos y poco después lo negaron; dijeron que lo habían sido ciertamente, pero que habían dejado de serlo, algunos hacía ya tres años, otros ya muchos años antes, alguno incluso veinte. Asimismo, todos ellos adoraron una imagen tuya y las figuras de los dioses y, además, blasfemaron contra Cristo.
7. Aseguraban, asimismo, que toda su culpa o su error no había sido más, según ellos, que haber tenido por costumbre reunirse un día señalado antes del amanecer, cantar entre ellos, de manera alterna, en alabanza a Cristo como si fuera un dios, y comprometerse mediante juramento no a delinquir, sino a no robar, ni cometer pillajes ni adulterios, a no faltar a su palabra ni negarse a devolver un depósito cuando se les reclamara. También decían que, una vez realizados estos ritos, tenían por costumbre separarse y reunirse de nuevo para tomar el alimento, totalmente corriente e inocuo, pero que dejaron de hacerlo tras mi edicto, por el cual, según tus mandatos, había prohibido que hubiera asociaciones. 8. Así pues, creí aún más necesario inquirir también, mediante el tormento de dos esclavas que eran llamadas “ministras”, qué había de verdad. No encontré ninguna otra cosa más que una superstición depravada y desmesurada.
9. Por ello, aplazada la indagación, me he apresurado a consultarte. A mí me parece que se trata de una cuestión digna de consulta, sobre todo a causa del número de personas que corren peligro (de ser juzgadas). Hay mucha gente, en efecto, de todas las edades, de todas las condiciones y de ambos sexos incluso que son llamados a juicio y seguirán siendo llamados. Y el contagio de esta superstición no se ha extendido tan sólo por las ciudades, sino también por las aldeas y los campos; aún así, parece que puede detenerse y corregirse. 10. Sin embargo, hay suficiente constancia de que los templos, casi ya abandonados, han comenzado a frecuentarse, y que se vuelven a celebrar los sacrificios rituales, hace tiempo interrumpidos, y que se vende por todas partes la carne de las víctimas, para la que hasta ahora no se encontraban sino escasísimos compradores. De esto es fácil deducir qué cantidad de personas podría enmendarse si hubiera lugar para el arrepentimiento.

Trajano saluda a Plinio

1. Has seguido el procedimiento que debías, mi querido Segundo, en el examen de las causas de los que ante ti han sido denunciados como cristianos. Y no es posible, en efecto, establecer para todos una norma general, como si ésta tuviera una aplicación determinada. No hay que perseguirlos; si se los denuncia y acusa, hay que castigarlos, pero quien haya negado ser cristiano y lo haya demostrado realmente, es decir, mediante la súplica a nuestros dioses, aunque hubiera sido sospechoso en el pasado, que obtenga el perdón por su arrepentimiento. 2. Sin embargo, los libros anónimos que circulan no deben tener cabida en acusación alguna, pues esto sirve de pésimo ejemplo y no es propio de nuestro tiempo.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website


32 comentarios en “La carta sobre los cristianos escrita por Plinio el Joven

  1. Muy demasiado importante y educativo y a la vez edifica y enriquece la emunah del creyente en Yahsuah Ha Mashiah.

  2. Esta carta de Plinio dirigida a Trajano es otro vulgar fraude que pretende demostrar la presencia de cristianos en tiempos donde sencillamente no existían.
    “Decidí dejar marcharse a los que negasen haber sido cristianos, cuando repitieron conmigo una fórmula invocando a los dioses e hicieron la ofrenda de vino e incienso a tu imagen, que a este efecto y por orden mía había sido traída al tribunal junto con las imágenes de los dioses, y cuando renegaron de Cristo (Christo male dicere). Otras gentes cuyos nombres me fueron comunicados por delatores dijeron primero que eran cristianos y luego lo negaron. Dijeron que habían dejado de ser cristianos dos o tres años antes, y algunos más de veinte. Todos ellos adoraron tu imagen y las imágenes de los dioses lo mismo que los otros y renegaron de Cristo. Mantenían que la sustancia de su culpa consistía sólo en lo siguiente: haberse reunido regularmente antes de la aurora en un día determinado y haber cantado antifonalmente un himno a Cristo como a un dios (Carmenque Christo quasi deo dicere secum invicem). Hacían voto también no de crímenes, sino de guardarse del robo, la violencia y el adulterio, de no romper ninguna promesa, y de no retener un depósito cuando se lo reclamen”.
    – Carta 96 del libro 10 dirigida al emperador Trajano.
    Existen varias razones para evidenciar que esta correspondencia es un fraude:
    1- Si una edición de diez libros se hubiera publicado durante la vida de Plinio o poco después de su muerte, éste, y no el corpus de nueve libros, se habría convertido en la edición estándar y se habría pasado a la posteridad. Pero cuando en la tercera o cuarta parte se produjo el manuscrito original de las familias X e Y, se elaboró a partir de un manuscrito de nueve libros.
    Claramente, no se conocía ningún manuscrito de diez libros en esa parte del mundo romano en ese momento. Se ha demostrado que las cartas de Plinio no estaban disponibles para académicos y maestros desde alrededor de año 150 al 450 y que su nombre y existencia habían sido olvidados. Cuando un manuscrito de las epístolas fue desenterrado en algún lugar, probablemente alrededor de Roma, por Sidonius Apollinaris alrededor del 450, fue uno de nueve libros que encontró. Incluso en el momento de su muerte alrededor del 484, no sabía nada de la correspondencia entre Plinio y Trajano. Todo esto parece justificar la suposición de que el conjunto de diez libros se originó entre el año 480 y el 500. Sin embargo, el manuscrito de nueve libros que se combinó con la correspondencia de Trajano para elaborar el primer manuscrito de diez libros, pudo haber recibido los índices en ese momento o en una fecha anterior. No sabemos cuándo se redescubrió esa dudosa correspondencia entre Plinio y Trajano. Pudo ser antes de unirse al corpus de nueve obras, o en ese momento recibió atención editorial. Este trabajo de edición es de una clase que podría esperarse entre los años 450 y 500, pero no en el 115. Tales lemas no se suministraron en los primeros nueve libros. Esto demuestra que el manuscrito diez no se produjo como una unidad, sino que simplemente reunió dos cuerpos que tenían diferentes antecedentes editoriales. El nuevo corpus de diez libros recibió un título, C PLINJI SECVNDI EPISTVLARVM LIBRIl NVMERO DECEM, cuyas dos últimas palabras enfatizan el hecho de que las epístolas, hasta ese momento se habían pensado en nueve libros. Dichos mensajes de Plinio se hicieron a finales del siglo quinto, porque ningún manuscrito del libro diez libro era conocido en esa parte del mundo romano en ese momento (1).
    2- “No se hace mención de los cristianos en ninguno de sus otros escritos” (Wilken, 16). Su carta a Trajano en relación con los cristianos debe haber sido escrito en algún momento entre septiembre 110 y enero de 111 (cuando terminó la redacción de la cartas), y se sitúa entre una misiva escrita desde Amisus (en la frontera oriental del Ponto) y la otra de Amastris, cerca de 100 millas al oeste de Amisus, en el camino de vuelta a Bitinia. Pero no se nos dice dónde estaba Plinio cuando escribió la de Trajano (2).
    3- No sabemos, por lo tanto, que la carta fue escrita, ni tampoco sabemos si el problema lo encontró Plinio en Amisus, Amastris, o en otro lugar. “La ciudad donde surgió primero el problema no se puede determinar” (S-White, 693; cf. Wilken, 15). Tampoco explica Plinio cómo surgió el conflicto. La naturaleza de los cargos reales presentadas contra los cristianos es oscura (2).
    4- Más problemático, sin embargo, es que, según Plinio, había un “gran número” cristianos “de todas las edades y clases”, no sólo “en las ciudades” (plural) también “en los pueblos y distritos rurales” – es decir, en casi todas partes. Esto no parece ser un escenario realista, ya que no hay registros históricos (ajenos a los textos cristianos) que mencionen abundante presencia cristiana (2).
    5- Otro problema es que si Plinio no tiene conocimiento directo de los procesos judiciales contra los cristianos, ni de los castigos infligidos por lo general, sin embargo, ¿por qué proceder de la manera que lo hizo a ejecutar aquellas personas que confiesan ser cristianos? A pesar de lo que dice, para empezar, Plinio parece saber muy bien cómo tratar con la gente que confiesa ser cristiana, y la única incertidumbre que parece tener preocupaciones son los casos especiales en que los individuos se retraen de sus creencias y renuncian al cristianismo. Pero, ¿por qué Plinio decide que los cristianos deben ser ejecutados?, ¿simplemente porque eran cristianos? Para decirlo de otra manera, a pesar de sus preguntas, Plinio ya sabe la respuesta a la cuestión más importante: el castigo de los cristianos no tiene nada que ver con los delitos específicos que cometen (2).
    6- La respuesta de Trajano también es problemática. Para empezar, él no responde a todas las preguntas de Plinio. Él sólo se asegura de que su curso de acción contra los cristianos es correcto, que incluye al menos, la afirmación implícita de la ejecución de los cristianos de Plinio. No hace referencia a la pregunta de Plinio en relación con distinciones en función de la edad. Sin embargo, añade las especificaciones muy importantes que los cristianos no deben ser objeto de caza, excepto por los cargos hechos contra ellos- presumiblemente el cargo de ser cristianos, debe ser probado (en un tribunal civil ante el gobernador), y que las acusaciones anónimas debe ser rechazadas (2).
    7- ¿Por qué los cristianos se inventarían un diálogo como éste entre Plinio y Trajano? Para empezar, es compatible con el mito cristiano que desde los comienzos, ya que los cristianos fueron perseguidos por ninguna razón en absoluto, excepto por el hecho de que eran cristianos – y es que para ser cristiano, hay que compartir el sufrimiento y muerte de Cristo. Todos los intentos de los historiadores cristianos para determinar las verdaderas razones del por qué fueron perseguidos, es por no reconocer el carácter apologético y mítico de tales reclamaciones, para lo cual el punto más importante es que simplemente “no hay razones” (2).
    Referencias.
    1. The Origin of the Ten-Book Family of Pliny Manuscripts [1]
    Author(s): S. E. Stout Source: Classical Philology, Vol. 53, No. 3 (Jul., 1958), pp. 171-173 Published by: The University of Chicago Press.
    2. Notes on Pliny-Trajan letters, Persecution and Martyrdom in Early Christianity, Pliny’s Questions concerning Treatment of Christians and Trajan’s Reply. Notes the Darrell Doughty Professor of New Testament Drew University, Madison, NJ, 07940.

    • Buenos días José Luis:
      Gracias por tu publicación. En ella, afirmas, después de la clasica argumentación sobre Sidonius Apollinaris, lo siguiente: “Esto demuestra que el manuscrito diez no se produjo como una unidad, sino que simplemente reunió dos cuerpos que tenían diferentes antecedentes editoriales”.Mi opinión es que la conclusión que sacas: “se trata de un fraude” no se sigue. Si se trata de dos antecedentes editoriales distintos ¿por qué una de ellas ha de ser fraudulenta?. Por otro lado, sí que hay noticias de dicha carta antes del siglo V. Por un lado, Tertuliano en su Apologeticum (finales s II principios del III) y por otro, Eusebio de Cesarea en su Historia Eclesiástica (S IV).
      En cuanto al motivo, Plinio dice claramente que se trata de una superstición, es decir, se negaban a dar culto a los dioses de Roma lo cual ponía en peligro su protección. Esta es una de las razones de las, eso si, intermitentes persecuciones.
      Por último, la persecución de cristianos en Roma, no es mítica. El mismo Tacito en sus Anales cuenta como Nerón lo hacía.
      Esta es mi aportación.
      Saludos. Victor

  3. ¿Estos documentos (y mas) avalan y comprueban la existencia del Jesús histórico (el que se menciona comúnmente en la Biblia)? Saludos!

  4. Esto realmente prueba que las primeras persecuciones cristianas fueron exageradas para ganar adeptos a la nueva c
    religion sustituyendo a los héroes paganos por los mártires

      • Formidable, como recordara Eduard Meyer, el pasaje final: “2. Sin embargo, los libros anónimos que circulan no deben tener cabida en acusación alguna, pues esto sirve de pésimo ejemplo y no es propio de nuestro tiempo.”
        E. Meyer: “No creo que pueda expresarse ni se haya exptresado nunca con tanta fuerza, con tanta emoción, el sentimiento de superioridad de un gran estado basado en la cultura, en su momento de apogeo y que se creía asentado para toda una eternidad: un siglo después todo este esplendor se había venido a tierra.” (El historiador y la Historia antigua, FCE, 1955, p. 106 de la 2ª reimpr. en España, 1983).

  5. No entiendo el significado de esta parte en la carta de Plinio ” y que se vuelven a celebrar los sacrificios rituales, hace tiempo interrumpidos, y que se vende por todas partes la carne de las víctimas, para la que hasta ahora no se encontraban sino escasísimos compradores” que quiere decir con las carnes de las victimas?
    saludos.

      • Se trata de los sacrificios que se hacían a los dioses romanos y las carnes “eran” vendidas pues tenían un “aroma espiritual” diferente. Los que habían abrazado el cristianismo por obvias razones habían dejado de concurrir a los templos romanos.

    • Se refiere a los sacrificios del culto romano, en que se sacrificaban animales, y los cristianos no querían comer de la carne de esos animales que habían sido sacrificados a los dioses paganos, que se vendía en los mercados.
      Incluso en los evangelios uno de los evangelistas les dice que no teman comer esa carne Ya que ellos, los cristianos, no la ofrecieron en sacrificio a los dioses paganos. Y era carne mas barata.

      • Ya ese problema de conciencia se baraja en la época de Pablo. Se le consulta sobre la conveniencia o no de consumir las carnes de los sacrificios, a lo que Pablo contesta que es solo carne y que se puede comer, pero que se ha de abstener si es motivo de escándalo para los sencillos. Más o menos lo deja a la voluntad de cada uno, siempre que se tenga en cuenta a los sencillos. Yo, a título personal, intuyo que entre algunos miembros de las comunidades cristianas hay, frente al monoteísmo, cierta parte de cristianos que practican la monolatría.

    • Sr. Armando,
      Es cierto que los romanos sacrificaban carne, mayormente cerdo, a sus dioses. pero aquel tiempo, no estaban persiguiendo a los judíos sino a los nazarenos, que también le llamaban cristianos.
      Yeshua, (en griego se inventaron iesus, y luego jesus), dijo que la torah estaba amañada porque nuestro padre no quiere sacrificio de sangre ni animales) que la tora fue modificada.
      en aquellos tiempos les gustaba mucho sacrificar carne para Yehova para luego poder comersela. porque de por si, no se estilaba comer carne. y eso era un negocio. tanto de los judíos como los romanos.

      Yeshua dijo que no se debía matar animales ni comer animales para poder ir al cielo. y por eso es que fue sacrificado como rebelde.
      busca en “panarium de epifanía de chipre” tiene 2 libros ahí puedes ver como eran cada uno. sobre los nasareos, nazoreos, ebionitas, sabeos, para q tu veas que aunque te quieran colar Jesús de Nazaret, en realidad es Yeshua el nasareo. se inventaron incluso una ciudad posteriormente Nazaret, hoy el nombre de Nazaret se fue adjudicado a una nueva religión anti Yeshua todo para borrar todo el rastro de su doctrina. pero si tu amas a Dios, y quieres saber de verdad como servirle el te va a hacer conseguir toda la info.
      y cabe decir q el libro al q se referia a libros como los escritos o evangelio de mateo hebreo original.

    • Si tan sólo fue un predicador según dices, y jamás resucitó ni hizo nada “diferente” a cualquier otro predicador o profeta de sus tiempos, entonces, no me explico cómo es posible que en tan sólo 30 y tantos años después de su muerte, Roma pasara de pronto de tener 0 cristianos a tener toda una “plaga” de cristianos, ¿o Uds. sí se lo explican?

      • Posiblemente esto sucedió porque la cristiandad era una religión completamente nueva y distinta de las demás que habían existido hasta entonces. Proclamaba los favores de Dios para todos, en especial para los pobres (las otras favorecían a emperadores y faraones). Además, siendo la vida de ese entonces tan difícil y tortuosa era muy tentador pensar que podía tenerse una vida de riquezas, paz, salud, etc. en en un paraíso, después de la muerte, con el solo hecho de creer y adorar al Dios cristiano. Por eso mucho cristianos primitivos se inmolaban o buscaban el martirio en el nombre de Dios para poder contar con sus favores en la otra vida.

  6. Qué término utiliza para referirse a las “ministras”, y hasta qué punto crees tú que puede ser testimonio de un posible diaconado femenino en el cristianismo primitivo?

      • Buenos días. Estoy traduciendo por “ministras” el mismo término latino: “ministrae”, que traduciría el término griego “diaconisa”. No soy experto en el apasionante asunto de los orígenes del cristianismo, por lo que no dispongo de voz propia a la hora de valorar la posiblidad de un diaconado femenino. José Carlos Marín, en su traducción de la obra de Plinio el Joven para Cátedra, dice en nota que estas “diaconisas” o “ministras” debían ser vírgenes o viudas de un solo marido. No se sabe si este “diaconado” era un ministerio formal, aunque sí parece que requerian de que un obispo las ordenara, El fenómeno tan sólo se dio en la parte oriental del imperio. Ellas debían colaborar en el ministerio de los primeros sacerdotes con la evangelización de la mujeres y asistir, igualmente, al bautizo de las propias mujeres, así como ayudarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.