Luis Vives y sus Diálogos. Acaso no haya libro tan íntimo y gustoso

Con Luis Vives en Brujas, en amena conversación, más allá del tiempo

“Acaso no haya libro en nuestra literatura tan íntimo y gustoso”, nos dice «Azorín» en sus Lecturas españolas acerca de Los Diálogos o la Exercitatio Linguae Latinae (1539), del humanista Juan Luis Vives. Ciertamente, bajo la apariencia de un sencillo libro escolar escrito en latín, asistimos a un verdadero tesoro costumbrista donde el preceptor de los muchachos, pertenecientes a la incipiente burguesía urbana, es un personaje más en este variopinto cuadro de la vida cotidiana. Dediquemos, pues, unos minutos de nuestra atareada vida a conocer un poco la naturaleza de esta obra singular. Asimismo, ilustramos este texto con las diferentes ediciones, antiguas y modernas, que del libro de Vives se conservan en la biblioteca de quien escribe estas líneas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID 

A mi alumnos de Cicerón, por su curiosidad, por su entusiasmo

El propósito de Vives, como deja él mismo explícito en la dedicatoria que hace al entonces niño y futuro rey Felipe II, es el de mejorar el aprendizaje del latín en las escuelas. Para ello, nada mejor que reflejar el modelo humanista de la enseñanza, dejándose llevar por una visión idealizada que también cabe encontrar en otros autores humanistas como Cristóbal de Villalón. Ese enseñante ideal, encarnado en diversas figuras ficticias (Filópono, Flexíbulo) y reales (Antonio de Nebrija, Guillaume Budé y Juan Martínez Silíceo, el entonces preceptor del príncipe) terminará deformándose en las obras de Quevedo, Isla, o en Vegas y Quintano.

A este respecto, tenemos un pasaje del diálogo III en el que un padre pregunta a su vecino acerca de cuáles son los mejores profesores que enseñan latín en la ciudad:

“PADRE.- (…) Por favor, vecino, tú que eres un hombre ilustrado, dime quién es el que mejor enseña a los niños en esta escuela.
VECINO.- El más docto, en verdad, es Varrón, pero el más diligente, el más honrado y de no poca erudición es Filópono. Varrón tiene una escuela muy frecuentada, y en casa un grupo numeroso de compañeros. Parece que a Filópono no le gustan las muchedumbres, se contenta con pocos.
PADRE.- Prefiero a éste. Miradlo pasear en el atrio de la escuela. Hijo, este es lugar de formación, como un taller de hombres, y éste es el artífice de la formación.
Cristo esté contigo, maestro. Descúbrete, niño, y dobla la rodilla derecha, como se te ha enseñado: ahora mantente recto.” (Juan Luis Vives, Valenciano, Linguae Latinae Exercitatio «Ejercicios de lengua latina». Traducción y notas por Francisco Calero y Mª José Echarte, Valencia, Ajuntament de Valencia, 1994, p. 8)

Como puede colegirse fácilmente, estamos ante dos preceptores imaginarios bien distintos: el primero es muy sabio (doctissimus, en el texto latino original), mientras que el segundo es el más honesto y entregado (diligentissimus y probissimus). Aunque se trata de retratos individuales, no cabe duda de que estamos ante dos tipos genéricos de profesor, pues uno encarna al que tan sólo tiene conocimientos, mientras que el otro representa al que, además, muestra unas actitudes humanas y docentes.

Acerca de la descripción física, si bien ésta no parece ocupar un lugar sobresaliente en los retratos, se nos dice en el diálogo siguiente que Philoponus est ludimagister ille senex, procerus, lusciosus, es decir, un hombre anciano, alto y corto de vista. Aún hay más, pues en el diálogo XXI los muchachos, dispuestos a jugar alegremente a las cartas, aconsejan dejar toda la gravedad y seriedad a “Philopono tetrico”, es decir, al maestro vestido de “oscuro”, opuesto a la felicidad y al desenfado. Estas características, si bien meras pinceladas insignificantes, parecen entrar en contradicción con el retrato idealizado de gramático humanista. Probablemente no sean más que meros reflejos de la imagen popular del maestro, puestas en boca de personas del pueblo y de los niños.

Por otra parte, los nombres que los gramáticos tienen asignados dan cuenta, a su vez, de su carácter: el primer preceptor está inspirado en la figura de Marco Terencio Varrón (s. I a.C.), gran amigo de Cicerón y conocido, sobre todo, por su De lingua latina. El segundo toma su nombre del término griego philó-ponos, “amigo del esfuerzo”. Como vemos, el humanista valenciano opta por éste último como modelo de preceptor discreto y modesto que enseña tales cualidades a sus alumnos frente al primero, cuya jactancia puede perjudicar la formación del pupilo. Finalmente, hacemos notar que Vives utiliza un término tan clásico como ludimagister para referirse al preceptor, así como el mucho menos clásico de institutor.

También se reflejan en el texto algunas impresiones acerca del sistema educativo, si bien éstas no pueden ser, como era de esperar en un libro de esta naturaleza, más que de admiración y hasta de veneración por el profesor. El sistema educativo aludido es el que se conoce como “de pupilaje” (Vives lo expresa en latín como domi numerosum gregem contubernalium), merced al cual el preceptor acoge en su casa a los discípulos (el ejemplo más conocido es el del licenciado Cabra de Quevedo). En lo que respecta a la pedagogía de los profesores, hay que destacar que la enseñanza de Filópono se basa en el razonamiento y la explicación concisa de lo que va describiendo. Véase el exquisito método del gramático cuando éste enseña a sus alumnos las letras:

“MAESTRO.- Cada una de éstas se llama letra; de ellas cinco son vocales, A, E, I, O, U y están en la palabra española «oveja», que se dice ovis en latín. Acuérdate de esta palabra. Ellas con una cualquiera o varias de las otras letras forman una sílaba. Sin vocal no hay sílaba, e incluso la propia vocal no raramente constituye sílaba. Por tanto, todas las demás se llaman consonantes, ya que por sí mismas no tienen sonido, a no ser que se añada una vocal; tienen, en efecto, una especie de sonido imperfecto e incompleto, B, C, D, G, que sin la E suenan poco. A partir ya de las sílabas resultan las voces o palabras: de éstas el lenguaje, del que carecen todos los animales: y tú no te distinguirás de un animal, si no aprendes bien el lenguaje. Despierta y aplícate con interés. Ve, siéntate con tus condiscípulos, y aprende lo que he mandado.” (o.c. p. 13)

Tal método contrasta con el de un nuevo tipo de gramático que, frente a Varrón y Filópono, puede considerarse como un auténtico “mal maestro”:

“HIPODIDÁSCALO. – Ayer vi cometer un crimen digno de muerte. El maestro de la calle Recta, que huele peor que un macho cabrío, y que enseña en su escuela en medio de la suciedad y del mal olor a discípulos de tres al cuarto, pronunció tres o cuatro veces la palabra volucres con acento en la penúltima. Yo en verdad me quedé admirado de que la tierra no se lo tragase.
MAESTRO.- ¿Qué otra cosa convenía que dijese un maestro así? Y además es muy superficial en las formulaciones gramaticales.” (o.c. p. 23)

Ya en un primer momento, el mal olor del maestro y de la escuela nos predispone en contra de su método de enseñanza, a lo que hay que añadir los malos estudiantes que aprenden en ella y el poco conocimiento del maestro, como se pone de manifiesto en el hecho de no saber pronunciar correctamente una palabra trisílaba con vocal breve en la penúltima, como volucres. El desprecio de Vives por este tipo de maestros se resume en la frase “me quedé admirado de que la tierra no se lo tragase”. Debemos reseñar, igualmente, la interesante crítica que se hace a la gramática especulativa en el Diálogo VII (Refectio scholastica), en franca oposición a la nueva enseñanza humanística del latín (las Elegancias, de Valla, que encontramos graciosamente referidas en el Diálogo VIII:

“Condenas tú la elegancia, de la que escribió Valla tan ampliamente, y que nos recomiendan nuestros maestros con tanto interés?” [o.c. p. 30]).

En lo que a los autores latinos respecta, Vives nos ofrece un elenco significativo. A este respecto, cabe destacar en el Diálogo XIII, el titulado “La escuela”, la denominación explícita de “clásicos” (eos quos classicos vos grammatici appellatis) para aquellos autores que se oponen a los considerados por los humanistas como “bajos” (proletarii) e “ínfimos” (capite censi) :

“TIRÓN.- ¿Qué autores explican?
ESPUDEO.- No todos los mismos, sino cada uno según sus conocimientos y su inteligencia. Los más eruditos y de juicio más agudo se reservan los mejores escritores y aquellos que vosotros los gramáticos llamáis «clásicos». Otros por desconocimiento de los mejores descienden a los bajos e incluso a los ínfimos. Entremos, os enseñaré la biblioteca pública de este colegio. Esta es la biblioteca, que está orientada hacia donde sale el sol en verano, de acuerdo con lo que prescriben los hombres importantes.
TIRÓN.- ¡Oh! Cuántos libros, cuántos autores buenos, griegos, latinos, oradores, poetas, historiadores, filósofos, teólogos y además esculturas de autores.” (o.c. pp. 64-65)

A lo largo de los diálogos encontramos mencionados diferentes autores latinos, de quienes unas veces se citan sus textos, como es el caso, entre otros, de los versos de Ovidio (Remedia amoris 93-94) y de Marcial (Epigrama 208 del libro 14), que Vives pone en boca del maestro Nebrija al final de su lección sobre la escritura (Diálogo X), o el caso de Virgilio (Georgicon 2, 336-345) (Diálogo XI).

La lista de autores latinos no acaba aquí, pues hay que añadir a Horacio, Persio, Cicerón, Tito Livio, Suetonio y Plauto. Por su parte, Valerio Máximo, el autor de Los hechos y dichos memorables, no podía faltar de la lista de autores escolares (Diálogo XII), ni dejará de estar presente en este canon hasta el siglo XVIII. También es significativo el grupo de autores clásicos que podemos considerar pertenecientes a la literatura técnica y de erudición, como Varrón, de quien, como vimos, toma nombre uno de sus preceptores, Plinio el Viejo, citado en varias ocasiones y que llega a ser personaje de unos de los diálogos, así como también ocurre con el médico Celso, Vitrubio, el autor de los Diez libros de Arquitectura, o Apicio, autor del De re coquinaria.

Por otra parte, es muy ilustrativo que los autores que utilizaban normalmente los malos profesores, identificados con los escolásticos, sean abandonados en un montón aparte. Vives trata con auténtico desprecio tales manuales, pues, en su opinión, merecerían ser llevados en asnos, animales con los que se compara indirectamente a los autores, así como a todos aquellos que hacen uso de ellos:

“TIRÓN.- ¡Eh! ¿Quiénes son aquellos, arrinconados en un montón tan grande?
ESPUDEO.- El Catolicón, Alexander , Hugocio, Papias, Sermonarios, Dialécticas y Físicas sofistas; estos son los que llamaba “ínfimos”.
TIRÓN.- Mejor “condenados”.
ESPUDEO.- Todos están sin cadenillas, que se los lleve el que quiera y nos liberará de una enojosa carga.
TIRÓN.- ¡Vale! ¡Qué asnos se necesitarían para llevárselos!” (o.c. p. 65)

Notable es, finalmente, el caso del comediógrafo Terencio, al que se alude muy brevemente, pero de una manera muy elocuente, en el Diálogo VII:

“NEPÓTULO.- ¿Qué, por favor? Pues eso es muy grato.
PISÓN.- El banquete de Siro en Terencio, o algún otro de los muy suculentos de Ateneo o similares que conserva la historia.” (o.c. p. 20)

Al margen de la anécdota concreta del convite de Siro, que nos remite al acto cuarto de la comedia Adelphoe, tenemos una preciosa noticia del uso común que se hacía del comediógafo latino para imitar su lengua coloquial. Sin entrar en las intenciones de Vives de que su libro sustituyera al texto de Terencio como modelo de latín coloquial, el hecho es que el comediógrafo dejó de aparecer en el canon escolar en el último decenio del siglo XVI . FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.