La fíbula de Preneste en España. Primeros testimonios. Avance de una publicación

P1040845Al margen de su autenticidad o falsedad, la fíbula de Preneste siguió un proceso de estudio y, sobre todo, de divulgación científica y académica donde F. Stolz y A. Ernout desempeñaron un papel capital. Este trabajo aborda el estudio de este proceso de divulgación y legitimación desde un punto de vista particular, el de la transferencia del conocimiento de la fíbula al incipiente estudio de la lingüística histórica del latín en España, durante el primer y segundo decenio del siglo XX. Como era de esperar, a esta transferencia contribuyó la difusión de las obras de Stolz y Ernout. El presente estudio de historiografía de la lingüística nos mostrará el proceso por el cual un conocimiento dado pasa de ser novedad a theoria recepta. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Desde el año 2008 venimos trabajando en el “Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935)”. La elaboración de dicho catálogo contempla, a su vez, el estudio de las relaciones planteadas desde el siglo XVIII entre la historia de la literatura clásica y las fuentes epigráficas latinas. Ambas materias se englobaban por aquel entonces dentro de lo que conocemos como Historia lit(t)eraria, hasta la especialización de su estudio en diferentes disciplinas, entre otras, la Historia de la literatura romana (a partir de 1787, con F. A. Wolf) y la Historia de la lengua latina, independiente ya de la primera, al calor del desarrollo de la Gramática histórico-comparada (a partir de 1879, con H. Jordan). Precisamente, dentro de este amplio marco de estudio historiográfico, y en calidad de investigación asociada al catálogo, hemos querido revisar la cuestión de la fíbula de Preneste desde dos puntos de vista:

a) La lectura historiográfica de los documentos que han presentado, legitimado y cuestionado la fíbula de Preneste, desde 1887 hasta 2011.

b) La búsqueda de los primeros documentos que divulgaron el conocimiento de la fíbula en España, ya sea a partir de obras originales o de traducciones de manuales foráneos.

La primera cuestión se incardina dentro de una interesante circunstancia que tiene lugar durante los años setenta y ochenta del siglo XIX, especialmente en Alemania: el desarrollo de la nueva disciplina llamada “Historia de la lengua latina”, independiente ya de la “Historia de la literatura romana”. Se trata de un fenómeno bilateral por parte de ambas disciplinas que arranca probablemente con el manual de literatura romana de S. Teuffel[1]. Teuffel establece una suerte de “prehistoria” de la literatura romana, desde los primeros documentos hasta Apio Claudio el Ciego, donde en la práctica margina tales reliquias a un espacio marginal previo a lo que el autor considera que es ya la Historia de la literatura romana propiamente dicha. La presentación de la fíbula se aprovechó del nacimiento y desarrollo del nuevo paradigma de la “Historia de la lengua latina”, sin el cual no hubiera podido convertirse en un objeto tan relevante. De una manera curiosamente parecida, en 2011 el documento se ha vuelto a legitimar desde lo que ahora es otro novedoso paradigma, el de la “Química física de los materiales”. Todos estos aspectos han sido convenientemente estudiados en un trabajo previo[2].

La segunda cuestión tiene un interés más parcial, pero da cuenta indirecta, ante todo, del proceso de asimilación de la fíbula de Preneste al nuevo paradigma de la Historia de la lengua latina, que culmina probablemente en 1916 con el Recueil de textes latines archaïques de A. Ernout. Este libro supone una verdadera inflexión en lo que atañe a la divulgación escolar del documento y su paso a la theoria recepta. En España, como veremos, la primera referencia explícita a la fíbula aparece publicada en 1916[3], precisamente dentro de un ensayo académico dedicado a la fonética latina que había servido como memoria para una cátedra. La segunda referencia es ya de 1924 y responde a un manual de historia de la lengua latina traducido del alemán, lo cual quiere decir que entre la presentación pública del documento en 1887 y estas últimas fechas han pasado nada menos que 29 y 35 años, respectivamente.

La fíbula, como es sabido, está datada entre finales del siglo VII y comienzos del VI a.C., y en ella aparece incisa una inscripción que discurre de derecha a izquierda (ioisamuN : dekahF ⁞[4] ehF : dem : soinaM), de manera que, invertido el orden en que aparece, podemos leer lo siguiente: Manios : med : Fhe : Fhaked : Numasioi. El texto tiene carácter arcaico y dialectal, de forma que en latín clásico cabe reescribirlo en estos términos: Manius me fecit Numasio (mejor que Numerio), es decir, “Manio me hizo para Numasio”. Si bien la historia de la fíbula suele centrarse en su presentación pública en 1887 y las dudas con respecto a su veracidad, no menos importante es su divulgación en el mundo académico y el consiguiente paso a la theoria recepta. Así las cosas, llevaremos a cabo las referidas reflexiones sobre la fíbula y España desde tres puntos de vista:

2. La presentación de la fíbula y su divulgación en Europa

3. El conocimiento de la gramática histórica del latín que podía tenerse en España cuando se dio a conocer la fíbula

4. Las primeras referencias a la fíbula dentro de obras publicadas en España

En lo que concierne al primer punto, observaremos la distancia que va entre la presentación de una novedad científica y su divulgación en diferentes monografías académicas, lo que supone su paso a la theoria recepta. En lo que respecta al segundo aspecto, vamos a revisar una curiosa gramática “histórico-filosófica” publicada en Oviedo en 1888, es decir, tan sólo un año más tarde de la presentación de la propia fíbula. En esta gramática, a pesar del conocimiento notable que demuestra su autor, no hay referencia alguna al documento en cuestión, pero sí resulta sorprendente que en ella se aborden ya buena parte de las cuestiones lingüísticas que la propia fíbula suscita. Como ya hemos referido, no será hasta 1916, pasados 29 años desde 1887, cuando aparezca la primera referencia explícita a la fíbula en España. Precisamente, a esta referencia y a otras dedicaremos el tercer apartado.

Continuará en el propio artículo.

FRANCISCO GARCÍA JURADO


[1] W.S. Teuffel, Geschichte der Römische Litteratur, Leipzig 1870.

[2] F. García Jurado, “La fíbula de Preneste y el nacimiento de la lingüística histórica del latín”, en J. Martínez (ed.), Mundus vult decipi. Estudios interdisciplinares sobre falsificación textual y literaria, Madrid 2012, pp. 127-136. En su reseña del libro, John Henderson hace este elogioso comentario acerca de nuestra contribución: “Brilliantly brooching the meta-question, of the inter-/intra-disciplinary intrication of authenticity debates within framing forms of critical attention, F. García Jurado shows how interpretation of the Fibula Praenestina as material object or as bearer of the ‘me-fhe-fhaked’ legend (IOISAMUN:DEKAHF.EHF:DEM:SOINAM) has co-varied—boustrophedon or in feedback loop—with the application of competing paradigms of ‘knowledge’ rustled up between 1887 (Helbig’s article founds Latin ‘comparative linguistics’) and 2011 (finallycertified by Formigli and Ferro in Rome as beyond any reasonable doubt seventh-century BCE artefacture, safety-pin and inscription micro-crystallized both/pinned at Orvieto to falsificatory fibbing as flakey precipitate of verification procedures, and vice versa). Im/pure gold: under suspicion since 1905, a hoax from 1980, for now run back into dodge to teach a macro-lesson in scanning hermeneutics beyond the scope of SEM (Scanning Electron Microscope) (see Wikipedia s.v. Praeneste fibula).” (J. Henderson, reseña en Bryn Mawr Classical Review 2012.10.02).

[3] Como también veremos más adelante, hay una tempranísima referencia a la forma Numasioi en un documento español de 1911, pero no se cita explícitamente su procedencia de la fíbula.

[4] Aquí aparecen tres puntos en lugar de los dos que encontramos en el resto de la inscripción.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.