Recepciones comparadas de autores antiguos: ¿un novedoso planteamiento?

dante virgilio y homeroConocemos bien el dicho de que “no hay nada nuevo bajo el sol”, pero también sabemos que son los énfasis los que acaso suponen las verdaderas novedades en el ámbito de nuestros estudios. Hay autores antiguos, griegos y latinos, cuyas fortunas a lo largo de los siglos se han visto entrelazadas por razones diversas. ¿Pueden, acaso, tales relaciones “de hecho” configurar un objeto de estudio como tal? Gracias a la asignatura del máster interuniversitario de clásicas “Literatura griega y latina. Estudios de literatura comparada” estamos llevando a cabo un viaje extraordinario por ciertos autores, algunos conceptos y, cómo no, algunos “énfasis” que nos ayudan a proponer visiones nuevas acerca del comparatismo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para Alejandro, Cristina, Gregorio, Marina, las dos Martas y Raúl, que me acompañan en este viaje

Las asignaturas del máster permiten al docente la pequeña ventaja de poder diseñar, dentro de unos límites razonables, el programa de lo que se va a impartir. Entre las materias que yo quería revisar en esta interesante asignatura dedicada a los estudios comparados o, más bien, las interminables relaciones entre la literatura griega y la latina (¿se trata realmente de dos literaturas?) me propuse estudiar un sutil fenómeno que, acaso por obvio, a veces pasa inadvertido ante nosotros. Me refiero a lo que llamo las “recepciones comparadas” o “conjuntas”. Homero y Virgilio, Epicuro y Lucrecio, Menandro y Terencio, Plutarco y Séneca o San Basilio y San Jerónimo son tan sólo ejemplos posibles, entre otros muchos, de tales recepciones. Nótese que asocio “parejas” de autores griegos y latinos, no “autores” como tal, y soy consciente, asimismo de que estoy considerando una notable diversidad a la hora de contemplar tales relaciones. En este caso, no es el especialista el que establece la asociación entre los autores, sino las propias recepciones, su devenir a lo largo de los siglos.

Es evidente que Virgilio quiso ser asociado a Homero. Lo que no sospechó Virgilio es que esta asociación tendría altibajos notables a lo largo del tiempo. Tengamos en cuenta que Virgilio pensaba en un autor llamado “Homero”, pero jamás pudo sospechar que acaso Homero no existiera. Ya durante los tiempos de la llamada “Querelle” de los antiguos y los modernos algunos pasajes de Homero fueron objeto de sospecha, al no estar escritos con el buen gusto requerido. No era admisible, por ejemplo, que una princesa como Nausícaa se encontrara lavando en el río al aparecer Ulises, desnudo y sucio. Era el tiempo del buen gusto como una cuestión universal y atemporal, y la épica culta tenía todas las de ganar en aquel entonces ante semejantes muestras. Sin embargo, desde Vico, que dudó de la existencia de un Homero de carne y hueso, llegaron luego los defensores de la épica popular frente a la culta, y esta circunstancia apartó algo a Virgilio de Homero, cuyos poemas pasaron a ser considerados junto a los de otras tradiciones épicas. En este sentido, me encanta un precioso libro que me regaló el profesor turinés Gian Franco Gianotti (mi maestro en el difícil arte de la historiografía de las literaturas clásicas) y que lleva el título de Tradizioni epiche e letteratura. Recordemos, no obstante, durante cuántos siglos la leyenda de la guerra de Troya se transmitió por medio de versiones latinas que hasta alimentaron historias tan románticas como la de Troilo y Cresida. En cualquier caso, si Homero vivió toda una época de esplendor gracias a la cuestión homérica, Virgilio recuperó su lugar a comienzos del siglo XX, debido sobre todo a la estética idealista de Croce. Borges dará un nuevo giro de tuerca a la relación entre los textos de Homero y Virgilio cuando recree los versos del primero desde su desconocimiento del griego y vea los de Virgilio como una pura nostalgia.

En otros casos, los autores latinos se convirtieron en una suerte de “sucedáneos” de los griegos. La misma creación literaria, cuando se hace eco de lo que ocurre en el mundo filológico, da cuenta de tales fenómenos. Constantino Cavafis recrea a dos espectadores en el teatro cuando se está representando una obra de Terencio. Uno de los dos espectadores se levanta para irse, indignado por lo que él considera una versión infame, en latín, de una obra griega del gran Menandro. Marcel Schwob, por su parte, nos coloca ante un poeta Lucrecio que tiene ante sí los textos de Epicuro. De esta forma, el texto perdido (que en el caso de Menandro se recupera, y que en España aparece por vez primera, gracias a Nicolau D’Olwer, en 1911) se vuelve una suerte de realidad anhelada, testigo mudo de un mundo helénico perdido.

Hay otros casos donde el autor latino puede ser anterior en el tiempo al griego, como vemos con Séneca y Plutarco. Tales autores aparecen asociados como depósitos de saber y moral, en la obra de Michel de Montaigne, que lee admirado sus obras, aunque tan sólo a Plutarco le dedica el cariñoso adjetivo de “nostre”. Pero el texto griego de Plutarco, que en este caso no se ha perdido, se traviste de francés renacentista gracias a la labor minuciosa de Amyot. Séneca y Plutarco conforman, no obstante, una pareja desigual, como ya vemos en el mismo Aulo Gelio, que denuesta al primero y admira al segundo, algo que luego despertará las críticas de Luis Vives contra Gelio y las iras del editor humanista Stephanus contra Vives.

También quería recoger en este curso un ejemplo de asociación entre antiguos autores cristianos. Alfredo Adolfo Camús aunó a San Basilio con San Jerónimo en la carta que dedica a su antiguo alumno y siempre amigo Emilio Castelar. Ambos autores, el griego y el latino, escribieron sendas cartas de invitación a la lectura de los clásicos paganos como preparación para las lecturas cristianas. Para San Basilio sus modelos son Platón y, cómo no, Plutarco. Para San Jerónimo su ideal está en la prosa ciceroniana. Esta unión entre autores cristianos de ambas iglesias, la de Oriente y la de Occidente, no parece ni inocente ni casual en Camús. Él mismo abogó por que un estudiante ortodoxo que se iba a licenciar en la Universidad Central de Madrid no tuviera que hacer el reglamentario juramento como católico.

De esta manera, cabe decir que el estudio de las recepciones comparadas arroja algunas características notables:

-Se trata de relaciones creadas por CAUSAS BIEN DIVERSAS: emulación, sustitución, polaridad…

-Se trata de relaciones DINÁMICAS, afectadas por imprevistos factores ideológicos y estéticos que van teniendo lugar a lo largo del tiempo

-Estas relaciones configuran RELATOS DE CRÍTICA LITERARIA susceptibles de configurar una HISTORIA

Tales son las ideas de partida que constituyen el esbozo de nuestra pesquisa. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Recepciones comparadas de autores antiguos: ¿un novedoso planteamiento?

  1. Pingback: Comparatismo y literaturas clásicas: límites, relaciones, recepciones conjuntas | Reinventar la Antigüedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *