Descrubrimiento filológico y literario de Hero(n)das: Murray y Marcel Schwob

Uno de los conocidos retratos de El Fayum, dode aparecieron los Mimos de Herodas.

Uno de los conocidos retratos de El Fayum, dode aparecieron los Mimos de Herodas.

Resulta interesante considerar cómo los descubrimientos de la filología pasan a ser también dominio de la creación literaria, y de qué manera la propia literatura a menudo se anticipa en el reconocimiento de las novedades. Este es el caso de la recepción que los entoces recién descubiertos Mimos de Hero(n)das tuvieron en el filólogo Gilbert Murray y el escritor (y filólogo) Marcel Schwob. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE.

El impar helenista Gilbert Murray publicó en 1897 un excelente manual de historia de la literatura griega cuya segunda edición apareció al año siguiente (Murray, 1898). Felizmente, su traducción al español apenas se hizo esperar (Murray, 1899). En cuanto a la actualización del conocimiento, resulta de gran interés el prólogo de la segunda edición, también reproducido en la versión hispana, pues en él se da cuenta de los hallazgos papiráceos más recientes de nuevos textos griegos, como los Mimiambos de Herodas (o Herondas) (Murrray, 1899: 18-21).

El papiro de Herodas, que había aparecido en El Fayum, fue editado por vez primera en 1891. A pesar de haber transcurrido ya unos seis o siete años, el descubrimiento no formaba aún parte de la theoria recepta, pues los Mimiambos seguían siendo más relevantes en calidad de textos supervivientes que por su contenido como tal (Fernández, 2006: 23). Por lo que hemos podido comprobar, el nuevo conocimiento requiere de, al menos, unos diez años para que sea asimilado dentro del propio discurso de un manual académico (García Jurado, 2014: 282). De esta forma, es significativo que Murray no hable todavía de tales Mimiambos dentro de la sección dedicada a la literatura helenística, sino tan sólo en el prólogo ya citado. Algo parecido ocurre, casi un siglo más tarde, con el nuevo hallazgo papiráceo de un poema de Cornelio Galo (Ossenbach Sauter) que, aunque publicado en 1979, todavía en la primera edición del The Cambridge Classical Literature ocupa tan sólo el lugar estelar de la portada y de una ilustración interior (Kenney y Clausen, 1982: 114-115).

La creación literaria, sin embargo, puede tomar la delantera con respecto a tales hallazgos. Así lo hará Constantino Cavafis al recrear la fragilidad de los papiros en uno de sus poemas. Lo curioso la recreación literaria no supone una impostura o falsificación, sino una suerte de “verdad ficticia”, de verosimilitud. Precisamente, los Mimiambos de Herodas fueron “reinventados” entre 1891 y 1892 por obra del escritor (y filólogo) francés Marcel Schwob (Stead, 1996). Tales recreaciones aparecieron publicadas en L’Écho de Paris entre el 19 de julio de 1891 y el 7 de junio de 1892; finalmente, en 1894 se recopilaron en forma de libro: Mimes, avec un prologue et un épilogue, par Marcel Schwob (Schwob, 1894). Si bien observamos que el nombre de Herodas no aparece en el título, tales Mimos supuestos pretenden completar literariamente sus propios Mimiambos. En ningún caso se trata de un intento de falsificación o de hacer pasar por reales semejantes mimos apócrifos. Ya en el propio prólogo de la obra, Schwob se encarga de dejar claro el ambiente de misteriosa ficción literaria que motiva su recreación, mediante la intervención fabulosa del poeta “Herodas” (que en ediciones posteriores aparecerá como “Herondas”):

El poeta Herondas, que vivía en la isla de Cos 
bajo el buen rey Ptolomeo, envió hacia mí una 
delicada sombra infernal a la que había amado 
en este mundo. Y mi habitación se llenó 
de mirra, y un ligero soplo heló mi pecho. 
Entonces mi corazón se pareció al corazón 
de los muertos: porque olvidé mi vida presente.
La amorosa sombra sacó de entre los pliegues 
de su túnica un queso de Sicilia, una frágil cesta 
de higos, una pequeña ánfora de vino oscuro y una 
cigarra de oro. Inmediatamente tuve el deseo de 
escribir mimos y sentí un cosquilleo en la nariz 
de las cocinas de Agrigento y el perfume acre 
de los puestos de pescado en Siracusa. Por las 
blancas calles de la ciudad pasaron cocineros 
arremangados, y muchachas flautistas de sabrosos 
pechos, y alcahuetas de pronunciados pómulos, y 
traficantes de esclavos de mejillas hinchadas 
por el dinero. Por las praderas azuladas por 
la sombra se deslizaron pastores, silbando y 
llevando brillantes cañas de cera, y queseras 
coronadas con flores rojas.
Pero la amorosa sombra no escuchó mis versos. 
Volvió la cabeza en la noche y sacudió de entre 
los pliegues de su túnica un espejo de oro, una 
trenza de asfódelos, adormideras maduras, y me dio 
uno de los juncos que crecen en las orillas del Leteo. 
Inmediatamente sentí el deseo de la sabiduría y del 
conocimiento de las cosas terrenales. Entonces vi 
en el espejo la temblorosa imagen transparente de 
las flautas y las copas y los altos sombreros 
y los frescos rostros de labios sinuosos, y se 
me apareció el sentido oscuro de los objetos. 
Luego me incliné sobre las adormideras, y mordí 
los asfódelos, y mi corazón se lavó de olvido, 
y mi alma cogió a la sombra de la mano para 
descender al Ténaro.
La sombra lenta y delicada me fue conduciendo 
por la hierba negra de los infiernos, donde nuestros 
pies se teñían de las flores del azafrán. 
Y allí añoré las islas en el purpúreo mar, 
las arenosas playas sicilianas rayadas de 
cabelleras marinas y la luz blanca de sol. Y la 
amorosa sombra comprendió mi deseo. Tocó mis ojos 
con su mano tenebrosa y vi subir a Dafnis y a Cloe, 
hacia los campos de Lesbos. Y experimenté su dolor 
de probar en la noche terrestre la amargura de 
su segunda vida. Y la Buena Diosa dio la rama 
de laurel a Dafnis, y a Cloe el favor del 
mimbreral verde. Inmediatamente conocí la calma 
de las plantas y la dicha de los tallos inmóviles.
Entonces envié al poeta Herondas unos mimos nuevos 
perfumados con el perfume de las mujeres de Cos y 
con el perfume de las pálidas flores del infierno 
y con el perfume de las hierbas suaves y salvajes 
de la tierra. Así lo quiso aquella delicada sombra 
infernal. (Schwob, 1997: 103-104)

Quien leyera este cuidado y onírico prefacio no sospecharía, evidentemente, del carácter puramente ficticio de los mimos que subsiguen. Sin embargo, puede que no le ocurriera lo mismo a un desprevenido lector que, acaso por casualidad, hubiera llegado de forma puntual a una de las composiciones por separado, tal como aparecieron inicialmente en la prensa. Los mimos que aparecen a continuación son composiciones ficticias cuya verosimilitud viene avalada por los subtítulos en lengua griega (curiosamente, tales subtítulos no se encuentran en la primera edición de la obra). Se trata de veinte mimos, algunos de ellos con títulos propios del mundo de Herodas, como “El cocinero”, “La falsa vendedora”, o “La golondrina de madera”. Junto a los mimos más cercanos a su modelo griego, acaso los más verosímiles, Schwob no puede evitar hacer alarde de sus habituales ejercicios de sincretismo de fuentes y de conferir a algunas de las piezas su genuino sesgo dramático (García Jurado, 2008: 96-97). Es el caso del mimo XIII, titulado “Las tres carreras”:

Las higueras han dejado caer sus higos y los olivos sus aceitunas, 
porque algo extraño ha ocurrido en la isla de Escira. Una muchacha 
huía, perseguida por un muchacho. Se había levantado el bajo de 
la túnica y se veía el borde de sus pantalones de gasa. Mientras 
corría dejó caer un espejito de plata. El muchacho recogió el espejo 
y se miró en él. Contempló sus ojos llenos de sabiduría, amó el juicio 
de éstos, cesó su persecución y se sentó en la arena. Y la muchacha 
comenzó de nuevo a huir, perseguida por un hombre en la fuerza de 
la edad. Había levantado el bajo de su túnica y sus muslos eran 
semejantes a la carne de un fruto. En su carrera, una manzana de oro 
rodó de su regazo. Y el que la perseguía cogió la manzana de oro, 
la escondió bajo la túnica, la adoró, cesó su persecución y se sentó 
en la arena. Y la muchacha siguió huyendo, pero sus pasos eran 
menos rápidos. Porque era perseguida por un vacilante anciano. 
Se había bajado la túnica, y sus tobillos estaban envueltos en un 
tejido de muchos colores. Pero mientras corría, ocurrió ese algo 
extraño, porque uno después de otro se desprendieron sus senos, 
y cayeron al suelo como nísperos maduros. El anciano olió los dos, 
y la muchacha, antes de lanzarse al río que atraviesa la isla de 
Escira, lanzó dos gritos de horror y de pesar. 
(Schwob, 1997: 116-117)

El nuevo mimo combina de manera original y sutil el mito de Atalanta e Hipómenes con el mito de las tres edades del hombre. Cabe cuestionarse en qué medida necesitaba Schwob de esta dependencia de Herodas para desarrollar una pieza literaria ya tan alejada del propio carácter jovial de los primigenios Mimiambos. En realidad, Schwob está desarrollando una creativa “traición” con respecto a su propio modelo, pero necesita tanto de él, es decir, de la legitimación que le proporciona, como los propios falsificadores cuando crean sus imposturas. Hay, pues, mecanismos que son comunes tanto a la propia intención de mentir como, simplemente, de fabular. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Bibliografía citada

Fernández, C.N. (2006): “Herondas por Herondas: autoficción en el mimo helenístico”, L’antiquité classique, 75, 23-39.

García Jurado, F. (2008), Marcel Schwob. Antiguos imaginarios (Ilustraciones de Gustave Moreau), Madrid, ELR Ediciones.

García Jurado, F. (2014): “La fíbula de Preneste y su difusión en España. Historiografia de la lingüística de la lingüística latina a comienzos del siglo XX”, en Velázquez, I. y Martínez, J. (eds.), (2014), 257-276.

Kenney, E.J. y Clausen, W.V. (eds.) (1982): The Cambridge History of Classical Literature, II: Latin Literature, Cambridge, University Press.

Murray, G. (1898): A history of ancient Greek literature, London, W. Heinemann.

Murray, G. (1899): Historia de la literatura clásica griega por Gilberto Murray, M.A. Profesor de griego de la Universidad de Glasgow, ex socio del Colegio Nuevo de Oxford. Traducida por Enrique Soms y Castelín Catedrático de Literatura griega en la Universidad de Madrid, Madrid, La España Moderna.

Schwob, M. (1894): Mimes avec un prologue et un épilogue par Marcel Schwob, Paris, Edition du Mercure de France.

Schwob, M. (1997): Mimos, traducción de Elena del Amo, Madrid, Siruela.

Stead, É. (1996): “Marcel Schwob face aux Mimes d’Hérondas: constitution d’une bibliothèque fantastique de l’Antiquité”, en Galand-Hallyn, P. (comp.), Les Décadents à l’école des Alexandrins, Valenciennes, Presses Universitaires de Valenciennes, n° 19, 77-93.

Velázquez, I y Martínez, J. (eds.) (2014): Realidad, ficción y autenticidad en el Mundo Antiguo: La investigación ante documentos sospechosos, volumen monográfico en Antigüedad y Cristianismo 29, 2012 (ed. 2014).


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Descrubrimiento filológico y literario de Hero(n)das: Murray y Marcel Schwob

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *