Letras latinas en las letrinas

 Un grafito pompeyano (fotografía de F. García Jurado)


Un grafito pompeyano (fotografía de F. García Jurado)

Mi amigo y compañero Vicente Cristóbal López, filólogo y poeta, nos sorprendió hace unos días con sus agudas observaciones acerca de unas pintadas que había encontrado en las puertas de los servicios masculinos de la, así, llamada, “Sección de Filología Clásica”, en la planta segunda de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid. Me pareció curioso e interesante que este texto no se perdiera en los etéreos buzones de nuestros correos electrónicos. Como en su momento pudo hacer don Alfredo Adolfo Camús, Vicente Cristóbal López, no en vano la persona que hoy ocupa el mismo cargo de catedrático de Literatura Latina, también hace gala de un fresco gracejo digno de ser recordado.

“Letras latinas en las letrinas”, por Vicente Cristóbal López

Os mando el texto, dos textos, que he encontrado esta mañana en el
baño nuestro, en la puerta de uno de los cubículos. Es una muestra de
cómo nuestros estudiantes avanzan en el uso y manejo del latín vivo
para hablar de las cosas más elementales y cotidianas de nuestra
naturaleza y metabolismo. Y para darnos cuenta de cómo el latín no
solo hoy es la lengua de la iglesia (ya en decadencia) y de cosas
sublimes, sino que, como ya sabíamos, sirve para hablar de caca y pis
(teste Pompeya). He aquí mi hallazgo (y os juro y perjuro que esto no
es una falsificación mía; podéis comprobar que no es mi letra):
1) Me he fijado lo primero, porque estaba escrito con letra más
grande, en esta línea: DUM SOCIUS MINGIT MINGE AUT MINGERE FINGE,
glosada en castellano con unos pertinentes comentarios acerca de lo
social que puede llegar a ser la actividad del mear por oposición a la
otra, más individualista. Mis comentarios: a) al contenido: añado la
observación de que en el mundo romano, como vemos por las letrinas de
algunos lugares arqueológicos, como el teatro de Mérida, el acto
cacatorio era necesariamente tan comunitario y social como el
mingitorio, porque las letrinas eran corridas y sin muros separadores.
Imaginaos a dos romanos en esa situación: uno de ellos ya estaba
sentado; llega el otro y le dice al primero: Salve, quo modo te
habes?; el previamente sentado probablemente diría: “Pos…, postea
tibi respondebo, nunc caco; melius dicam: cacare conor”; claro que
para no complicarse la vida y cumplir socialmente con las formalidades
sin gastar muchos esfuerzos verbales, necesarios por otra parte para
su otra cosa en vías de realización, podría decir sin más: “bene!”, y
seguir con lo suyo. b) a la forma: al autor hay que decirle que el
hexámetro (porque es un casi hexámetro como veis) no está completo, y
que debe añadir (mi conjetura, de cajón) un TU tras MINGIT para que el
hexámetro se complete.

2) Al lado estaba escrito este singular dístico elegíaco:
HIC SESSUST ALIQUIS QUI MOLLE CACARE QUIETE
CONATUST: MERDAM CONSPICIS ANTE OCULOS!

Por suerte para mí, la reliquia y cuerpo del delito ya no estaba ante
los ojos. ¡Menos mal! VICENTE CRISTÓBAL LÓPEZ


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *