El latín y la epigrafía de la Ilustración: avance de una investigación en curso

Durante este mes de diciembre venimos desarrollando un trabajo que habíamos querido emprender desde hace largo tiempo: el estudio de las inscripciones latinas compuestas por Tomás de Iriarte durante el reinado de Carlos III. Ha sido realmente una suerte encontrar una crítica a uno de sus proyectos de inscripción, precisamene la destinada al madrileño Real Jardín Botánico, escrita por Juan Pablo Forner. Esto nos ayuda a valorar mejor el llamado stilum lapidarem. El latín se convirtió durante la segunda mitad del siglo XVIII en genuina expresión de los ideales neoclásicos y del propio despotismo ilustrado. Ilustramos este blog con el famoso cuadro de Luis Paret y Alcázar que representa, precisamente, la portada del Real Jardín Botánico. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Debemos partir del hecho de que hay toda un preceptiva aplicada al cultivo del Stilum lapidarem y de que este es, en buena medida, el garante del buen uso del latín a la hora de confeccionar inscripciones. Es ciertamente muy difícil que Tomás de Iriarte no conociera los Fundamenta Stili Cultioris de Heinecio, en particular cuando se trata de un libro tan divulgado que hasta el famoso impresor Joaquín Ibarra llegó a editarlo en España el año de 1776, que es precisamente una fecha muy cercana a la de la redacción de los propios epígrafes que vamos a estudiar. Por ello, nuestra lectura de las inscripciones va a partir de los criterios establecidos por el propio Heinecio para intentar valorar la impronta que pudo tener este manual en la obra de Iriarte, bien para seguir el orden establecido, bien para alterarlo. En este sentido, contamos con un precioso testimonio, si bien hipercrítico, debido a Juan Pablo Forner con respecto a la inscripción redactada para el Real Jardín Botánico que merece la pena ser reproducido, a pesar de su extensión:

“No gusto de hacer mal a una persona viviente. Pero ninguna cosa hace tanto mal al señor Tomás como su latín. Poco he visto suyo. Mas si es cierto que ex ungue leonem, júzguele usted por esta inscripción que forjó para el Jardín Botánico:

 hortus ad botanices cultum

iuxta ambulacrum publicum consitus

carolo iii, p.p.

civium saluti et oblectamento consulente,

anno mdcclxxx

 «Huerto para el cultivo de la botánica, plantado cerca del paseo público, cuidando Carlos III, Padre de la Patria, de la salud y recreo de los ciudadanos.»

¿Es este estilo de inscripción, amigo mío? Sepa usted, señor don Hilarión, que yo he nacido en una colonia romana, donde se hallan amontonadas las inscripciones, tengo un padre que ha sido y es infatigable recogedor dellas […], he registrado, en fin, por curiosidad algunas colecciones de las más famosas y abundantes y he notado siempre que el que dedica, consagra o hace el monumento no está expresado en lo que llaman absurdamente muchos gramáticos (entre ellos don Juan de Iriarte) ablativo absoluto, sino en caso recto: Velilla, muger de Paculo, consagró este templo a Marte. El Emperador César, hijo del Divo Augusto, restituyó este camino. Y así de las demás. Y, ¿no es bueno que quieren decir todavía que se enfadó mucho nuestro humanista porque no se puso su inscripción con preferencia a la que se ha puesto, la qual es tan superior a la del señor don Tomás quanto excede la elegante simplicidad a la pesadez semibárbara? ¡Querría, seguramente, que leyeren los estrangeros en letras de oro la reconditísima noticia de que el Jardín Botánico está plantado junto al paseo públicoǃ ¡Qué lástima que no hubiese añadido al ambulacrum publicum: vulgo pratumǃ” (Forner 1970, pp. 172-173)

Ciertamente, la inscripción se aparta bastante del esquema establecido por Heinecio. Así las cosas, vemos que comienza con una larga descriptio (“hortus ad botanices cultum / iuxta ambulacrum publicum consitus[1]), continúa con el nomen principis en ablativo (“carolo iii, p.p.”), al que sigue la occasio (“civium saluti et oblectamento”) y termina con el verbo que rige la occasio en forma de participio de presente en ablativo, concordando con el nombre del rey (“consulente”) y la fecha. La inscripción que finalmente fue grabada en la puerta que da al Paseo del Prado fue la que podemos leer a continuación:

 carolvs iii p.p. botanices instavrator

civivm salvti et oblectamento

anno mdcclxxxi

 Se trata de una inscripción más acorde con la deseable brevedad que prescribe Mayáns en su Rhetórica y con el orden establecido por Heinecio (NDOt): nomen principis (carolvs iii p.p.), una suerte de descriptio que se refiere al lugar (hortus botanicus) por medio de su correspondiente abstracto[2] (botanices) seguida de un sustantivo agente que debería haber sido el verbo al final de la inscripción (instavrator)[3], la misma occasio que veíamos en Iriarte (civivm salvti et oblectamento) y, finalmente, la fecha. La construcción canónica habría sido como sigue:

 carolus iii hortum botanicum

civium saluti et oblectamento publico

instauravit anno mdcclxxxi

 Las variaciones bien de orden bien sintácticas con respecto a la norma establecida no dejan de ser, asimismo, testimonios tácitos de la conciencia que se tiene de tales normas. Según afirma Sempere y Guarinos (1787, p. 170) la inscripción se debe a Casimiro Gómez Ortega, primer catedrático del Real Jardín Botánico, pero no puede negarse que, a pesar de su mayor concisión y elegancia, está inspirada en la redacción de Iriarte. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

BIBLIOGRAFÍA CITADA

Forner, Juan Pablo, Los gramáticos. Historia chinesca. Edición, prólogo y notas de José Jurado, Madrid, Espasa Calpe, 1970

Heineccius, Io. Gottl., Fundamenta stili cultioris. Notis et animadversionibus Io. Matthiae Gesneri et Io. Nicolai Niclasii locupletata. Nova exemplorum sylloge hac edicione aucta. Madrid. Joaquín Ibarra, 1776

Sempere y Guarinos, Juan, Ensayo de una biblioteca española de los mejores escritores del reynado de Carlos III, Tomo Quarto, Madrid, Imprenta Real, 1787

 

NOTAS

[1] El ambulacrum publicum no es otro que el hermoso Paseo del Prado, tal como vemos en un famoso cuadro de Luis Paret y Alcázar conservado en el Museo del Prado, donde aparece, asimismo, la inscripción latina que al final fue grabada, si bien Paret comete un pequeño error al reproducirla.

[2] Una descriptio parecida vemos en la inscripción compuesta para la Real Academia de Bellas Artes: naturam et artem.

[3] La construcción esperable habría sido: carolus iii botanicam […] instauravit.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.