La casa de Erasmo en Bruselas

Curioso neón con la efigie de Erasmo que puede verse en el barrio de Anderlecht

Curioso neón con la efigie de Erasmo que puede verse en el barrio de Anderlecht

Si queremos ir paseando desde el centro de Bruselas hasta la llamada Casa de Erasmo tenemos ante nosotros un largo trecho. No en vano, tras un dilatado paseo, habremos llegado al antiguo municipio de Anderlecht, ahora convertido en un popular barrio de la capital belga. Pero este tipo de paseos es el que al final del viaje se nos queda prendido en la memoria. Lo más importante de todo es que el enclave de la iglesia de San Pedro y San Guido y el precioso jardín filosófico de la Casa de Erasmo habrán merecido la pena, y sentiremos que nuestro deambular ha cobrado un significado más profundo que el de la simple visita turística. Así fue como partimos, desde el edificio de la bolsa hacia los pasos de Erasmo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

En este primer viaje a Bruselas, tanto María José como yo teníamos claras dos cosas: primero, que se trataba de un viaje para tomar un contacto inicial con estas tierras tan ricas en historia y arte; segundo, que no nos íbamos a agobiar ante las muchas excursiones posibles. Elegimos visitar con calma la ciudad de Bruselas e ir también a Brujas, dejando para otras ocasiones ciudades como Gante, Lovaina o Amberes.

El bello lugar elegido para recordar a Luis Vives en la ciudad de Brujas

El bello lugar elegido para recordar a Luis Vives en la ciudad de Brujas

No puedo negar que en la elección de Brujas había una emotiva razón: la estatua de Luis Vives que conmemora su estancia en aquella ciudad. Fue allí donde el humanista recibió el encargo de hacer un estudio sobre la pobreza urbana. El pauperismo dejaba de ser una mera cuestión de caridad para convertirse en un novedoso problema social, de manera que las medidas para remediarlo debían ser municipales. Sobre estas cosas fui reflexionando mientras leía un estudio acerca de Vives en el tren que nos llevó desde Bruselas a la bella ciudad de los canales. Siempre es todo un placer entablar este tipo de lecturas mientas viajamos. De alguna forma, me sentía más cerca de Luis Vives.

Pocos reparan en el busto de Vives, a pesar de las masas de turistas que pasan junto a él

Pocos reparan en el busto de Luis Vives, a pesar de las masas de turistas que pasan junto a él

Y del mismo modo que aquella estatua de Vives motivó la visita a Brujas no quisimos dejar de pasar por la llamada Casa de Erasmo en Bruselas. María José descubrió su existencia mientras se documentaba para nuestro viaje. Sin embargo, el trayecto hacia aquel paraje no tiene mucho que ver con su destino. Tuvimos que atravesar un barrio poblado mayoritariamente por musulmanes, repleto de comercios y de vida cotidiana que nos proporcionó una impresión bien distinta de la Bruselas que tan sólo ven los turistas.

Cuando ya estábamos pensando que jamás llegaríamos dimos, finalmente, con la bellísima iglesia de San Pedro y San Guido, que fue toda una sorpresa, pues nos sumergió en los tiempos del siglo XVI.

La iglesia de San Pedro  y San Guido

La iglesia de San Pedro y San Guido

Pero no menos sorprendente fue nuestra llegada a la Casa de Erasmo, no tanto por el lugar en sí como por la cantidad de personas que nos encontramos. En realidad, el lugar que esperábamos vacío se encontraba repleto de gentes de todas la edades que festejaban alguna efeméride relacionada con el museo. La afluencia de personas no nos impidió hacer una visita grata que nos llevó a disfrutar de algunas ediciones antiguas, desde los Adagios al Elogio de la locura, y ciertos objetos de la época. Erasmo pasó tan sólo unos meses en aquella casa como invitado del canónigo de Anderlecht, pero aquella circunstancia ha ligado aquel lugar para siempre a su memoria.

La casa de Erasmo

La casa de Erasmo

Imaginamos que Erasmo pasó gratas horas en el llamado jardín filosófico, que tanto nos recordó, debido a esa denominación, al de Epicuro. En él se cultivan plantas medicinales que también reconfortaron al humanistas de alguna de sus afecciones. En lo relativo a cuestiones de salud y humanismo, no pude dejar de recordar a Montaigne durante su viaje a Italia, motivado, entre otras cosas, por su mal de piedras. A fin de cuentas, estos humanistas no dejaron de ser personas de carne y hueso, también de dolor.

La casa vista desde el jardín

La casa vista desde el jardín

Toda esta experiencia, entre sensitiva e intelectual, nos llevamos en nuestra mochila viajera. Ya al anochecer entramos en la iglesia, antes de volver a nuestro hotel, en el centro de Bruselas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.