El catálogo razonado de manuales: su etapa final

Harvard yard al atardecer

Harvard yard al atardecer

En 2009, cuando terminaba mi estancia en la Universidad de Harvard, me disponía a completar un capítulo para la segunda entrega de una de nuestras monografías colectivas (la historiografía de la literatura grecolatina durante la edad de plata de la cultura española, publicada en 2010). Entonces lo vi, mientras transcurría aquella mañana lluviosa de Nueva Inglaterra: ¿por qué no llevar a cabo un catálogo razonado de todos los manuales y programas de curso españoles dedicados a la literatura grecolatina desde finales del siglo XVIII hasta 1935? El catálogo Hollis de la propia biblioteca de la Universidad norteamericana había tenido mucho que ver en este incipiente propósito. Al año siguiente comenzaba a ser una realidad el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935) y desde entonces, cada curso, he venido completando y corrigiendo una obra aparentemente sencilla, pero que ha terminado por convertirse en un mundo propio dentro de mis trabajos de investigación. Ahora emprendo (o eso espero) la etapa final. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

A las bibliotecarias de la Complutense (las de la Biblioteca Histórica y la de Filología), sine quibus non

El historiógrafo suele ver siempre en sus estudios, cuando menos, una doble historia: aquella a la que se dedican los documentos que estudia y otra que configuran esos mismos documentos al ser estudiados. “Mis” manuales de literatura (si me permitís la licencia) tratan, evidentemente, de las literaturas clásicas, pero ellos mismos conforman una discreta historia educativa mediante la cual se puede atisbar incluso la propia historia de España. Cuatro son las lenguas utilizadas por los manuales para relatar la historia de las literaturas clásicas, por este orden cronológico: el latín, el italiano, el español y el catalán. El hecho de que el catálogo comience con un exiliado en Ferrara durante los tiempos de Carlos III, el jesuita natural de Gerona llamado Mateo Aymerich, y que termine con el manual de un exiliado republicano publicado en Bogotá, Pedro Urbano González de la Calle, da cuenta ya de una historia construida a trompicones donde, casi milagrosamente, puede trazarse una suerte de continuidad. Tardé al menos tres años en comenzar a ver las primeras fichas del catálogo. Al tratarse de una labor concebida tan a largo plazo, mi manera de trabajar está basada en un efectivo sistema de “metas volantes” que yo llamo “investigaciones asociadas”. Partimos siempre de la elaboración metódica de las fichas del catálogo (en este momento hay 97 fichas). Este material, perfectamente ordenado de manera cronológica, ha hecho posible que pudiera componer algunos trabajos académicos que han sido publicados en distintas revistas. Un buen ejemplo lo constituye mi trabajo dedicado a los manuales de literatura latina del 27, aquellos que se publicaron durante la dictadura de Primo de Rivera. La elaboración de una monografía académica me permite llegar normalmente más lejos en mi investigación que si me limitara a elaborar tan sólo una mera ficha y esto, a la larga, redunda también en la propia consistencia del catálogo. Así pues, tras aparecer publicado el artículo, su referencia enriquece la propia bibliografía del catálogo y muchos de los resultados obtenidos pasan a ser resumidos como parte de las correspondientes fichas. De esta forma, se produce entre el catálogo y las monografías un dinámico y productivo fenómeno de retroalimentación. En este mismo momento, mientras estudio dos programas de curso escritos en latín por Alfredo Adolfo Camús, descubro que el ejemplar de 1848 duplica en tamaño al de 1850. Esta circunstancia me ha obligado a desmontar la ficha común que había dispuesto para ambas obras, pues las diferencias son tan notables que, en realidad, dan lugar a obras distintas. La indagación ha sido posible gracias al servicio de intercambio bibliotecario, ya que la edición del programa de Camús de 1848 no estaba más que en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Por lo demás, también este verano he decidido incorporar dos manuales publicados en Cuba, uno en 1861 y otro en 1872. Ambas obras están ligadas, respectivamente, a dos insignes humanistas de la isla: José de la Luz y Caballero y Antonio María Tagle. Hasta la independencia de Cuba a finales del siglo XIX estos manuales deben considerarse españoles, a diferencia de lo que ocurre con otras obras escolares publicadas ya en las incipientes repúblicas hispanoamericanas. Una vez más, la historia general determina los rumbos del catálogo. Precisamente, en noviembre impartiré una conferencia en la Universidad Carlos III acerca de cómo se refleja la historia moderna de España en los manuales estudiados.

No podemos olvidar, antes de terminar este blog, que este catálogo parte de la incompleta pero fundamental bibliografía de manuales de literatura latina compilada por Marcelino Menéndez Pelayo en el tomo X de su Bibliografía hispano-latina clásica. Asimismo, mis maestros italianos Gianfranco Gianotti y Salvatore Cerasuolo han ejercido desde la distancia su impagable autoridad académica en el campo de la historiografía. Parece cierto, y mi experiencia académica así lo corrobora, que a menudo no somos nosotros los que elegimos las investigaciones, pues más bien son ellas las que nos eligen a nosotros. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

More Posts

Un pensamiento en “El catálogo razonado de manuales: su etapa final

  1. Pingback: La curiosa recepción del manual de literatura griega de Otfried Müller en España | Reinventar la Antigüedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *