“Vuelo de palabras”, de Rosario Guarino. Apuntes para una lexicografía poética

Una noche, en una terraza cerca de la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia, se lo expresé tanto a la autora (Rosario Guarino) como al ilustrador del libro (José Luis Montero): “Es un libro bellísimo, se lea por donde se lea y se mire por donde se mire”.  Rosario Guarino ha ensayado la colección de un hermoso y variopinto vocabulario al que José Luis Montero dota de ilustraciones basadas en una tipografía audaz. El libro se convierte así en un precioso objeto para el intelecto y la vista, de manera que cualquier conato de reseña se convierte en una empresa insuficiente. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CÁTEDRA DE HISTORIOGRAFÍA Y RECEPCIÓN DE LA LITERATURA GRECOLATINA. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

No sé a ciencia cierta (pues ni tan siquiera he osado exponer mi duda a la autora) si el “vuelo de palabras” que da lugar tanto al título como a la portada de este feliz libro guarda alguna relación con el dicho latino “VERBA VOLANT”. Quizá, si sigo desarrollando el vetusto adagio, pueda entrever la respuesta: “SCRIPTA MANENT”. ¿Las palabras vuelan y los escritos permanecen?  Suena muy literal. Antiguamente, es muy probable que este adagio se entendiera al revés que ahora, pues mientras las palabras “volaban” (acaso de boca en boca) lo escrito permanecía inmóvil y quieto. El adagio bien pudo ser un elogio a la palabra viva, la oral, frente a la palabra muerta, es decir, la que queda atrapada en un soporte, a la incierta espera de que alguien la recupere alguna vez. Por ello, se me antoja regresar a este viejo sentido de las “palabras aladas” (pienso ahora en Homero) para hablar de los vocablos que Rosario Guarino fue eligiendo día tras día a la hora de escribir su grata columna en un diario de Murcia. Las palabras de este libro están muy vivas y, al tiempo que se estudian y evocan, también se representan para ser vistas y admiradas. “Agenda”, “Beso”, “Indulto”, “Siesta” o “Yugo” son algunas de las sesenta palabras que acudieron diariamente, casi a vuelapluma, para constituir este admirable libro donde la etimología se convierte, más allá de lo que Ernst Robert Curtius definió como una forma de pensamiento, en un modo de ensayismo poético. La autora, no en vano excelente filóloga, juega con la doble etimología, es decir, la que va desde el indoeuropeo al latín y del latín al español, lo que nos brinda hermosos desarrollos bien fundamentados al tiempo que brillantes en su explicación. Los vocablos elegidos pueden ser cultos, como “ciencia”, o populares, como “chiringuito”. Cada palabra guarda su historia y hasta sus sentimientos, de manera que adentrarse en estos vocablos implica conocer sus pequeños mundos. Las etimologías, por tanto, no solo nos animan a reflexionar, sino a poetizar y describir ámbitos insospechados en las palabras y en nuestro propio ser. ¿De dónde proviene “bodrio”? ¿Y “chiringuito”? Está claro que no necesitamos saber de dónde vienen para evocar con ellas banales canciones veraniegas (o hasta utilizar la primera de ellas para calificar la canción que nació de la segunda), pero Rosario Guarino nos invita a jugar con las palabras, su origen y sus sentidos, así como a reconocer en su lectura ese momento veraniego donde saboreamos un buen texto por el mero placer de hacerlo. De esta forma, Vuelo de palabras también es un libro repleto de amor a la vida. Cada vez me gusta más leer por mero placer y, acaso por eso, me cuesta cada vez más encontrar libros que sirvan a mis fines, pero este es sin duda uno de ellos. Ya sé que un reseñador no debe contar estas cosas, pero me vais a permitir relatar un pequeño suceso que tuve con mi ejemplar. Cuando leo un libro, éste me suele acompañar allá donde voy. Va en mi mochila, cuando me desplazo en bicicleta a la facultad, o me acompaña al Cercanías guardado en una bolsa de plástico, si no me cabe en el bolsillo del abrigo. Este es el caso de Vuelo de palabras, que dejé sobre una máquina expendedora de billetes para tener las manos libres y así obtener mi pase. Por desgracia, la máquina no funcionaba, y tuve que desplazarme a la siguiente, con el consiguiente olvido del libro sobre la anterior. Cuando bajaba la escalera mecánica hacia el andén noté la ausencia de mi ejemplar y, sin pensármelo dos veces, di la vuelta intentando trepar por aquellas escaleras descendentes. Tuve la mala suerte de tropezar y hacerme un buen tajo en el tobillo, pero, al tiempo que me levantaba, una joven vino a traerme el libro que había dejado abandonado a la entrada de la estación. El caso es que nunca disfruté tanto de su lectura como en aquel viaje en tren, a pesar del dolor y escozor de la herida. En ese momento disfruté, asimismo, de la labor de José Luis Montero, al dar imagen a cada palabra, un trabajo grafico que ha terminado de conferir una gran singularidad al libro reseñado. Este guiño nos devuelve el gusto por la tipografía y la utiliza con gran imaginación y saber hacer. Qué lástima que no haya más libros como este. No puedo dejar, asimismo, de felicitar a la librería Áurea por la oportunidad de haber llevado al papel este hermoso libro. FRANCISCO GARCÍA JURADO



Citar este post
Prof. Dr. Francisco García-Jurado (2024, 24 mayo). “Vuelo de palabras”, de Rosario Guarino. Apuntes para una lexicografía poética. Reinventar la Antigüedad. Recuperado 21 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/11pwj

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía y Recepción de la Literatura Grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website

Un comentario en «“Vuelo de palabras”, de Rosario Guarino. Apuntes para una lexicografía poética»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.