Alemania y los griegos. Acerca de un libro de Salvador Mas

lechuzaDos circunstancias, una política y de gran alcance mediático, otra de carácter más privado, están concurriendo durante estos calurosos días de julio de 2015 en mi vida cotidiana. Por un lado, las interminables negociaciones entre la Unión Europea a propósito de la deuda y el rescate económico de Grecia; por otra parte, mi lectura atenta de un libro reciente: Alemania y el mundo clásico (1896-1945) (Plaza y Valdés 2014), formado por una interesante antología y un lúcido ensayo a cargo del profesor Salvador Mas. Ambas cosas propician ahora las siguientes reflexiones. POR FANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Sé perfectamente que nuestro mundo actual se caracteriza por el absoluto desprecio a las cuestiones históricas y culturales. De hecho, la Unión Europea ha pasado a convertirse en una suerte de entramado bancario. Pequeñas anécdotas pueden darnos la pauta de este estado de cosas: el otro día, mientras esperaba pacientemente mi turno en una oficina de correos, una amable empleada se extrañaba al ver, según ella, un “búho”, representado en un euro. Alguien tuvo a bien aclararle que se trataba de un euro griego, pero yo no me sentí con fuerzas para referir que el supuesto “búho” era, más bien, una lechuza y que representaba a la diosa Atenea a partir de una antigua moneda griega. El euro griego también representa, en estos críticos momentos, todo un símbolo de penuria y desencuentro. En cualquier caso, y pese a esta barbarie, enemiga de cualquier forma de cultura, que se ha puesto tan de moda, todavía hay quien ha esgrimido como argumento apologético a favor de Grecia que es precisamente este país a quien debemos el origen de nuestra civilización y que, en realidad, somos los europeos, entre ellos los alemanes, quienes debemos estar en deuda con ella. En este argumento no deja de haber una “ingenuo esencialismo” propio de ideologías nacionalistas, que considera que Grecia siempre ha sido “Grecia”, obviando así los siglos de dominación otomana y, sobre todo, que buena parte de nuestra inteligencia sobre la cultura griega se la debemos a los alemanes, cuando menos desde la obra de Winckelmann, el famoso historiador del arte del siglo XVIII, gracias a quien hoy creemos que las estatuas clásicas eran blancas como una patena. Por todo ello y muchas otras cosas me está resultando tan productiva y emocionante esta preciosa antología y ensayo de Salvador Mas. IMG_3243Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. Este profesor de la UNED es un magnífico experto en aquello que podríamos definir como la “Historia cultural de la cultura clásica en el mundo moderno”, de manera particular en la moderna cultura alemana. Mas plantea la forma en que Alemania asumió como algo propio la herencia griega, hasta el punto de llegar a creerse la legítima heredera y actualizadora de esta milenaria tradición. Y lo más interesante de todo es que Alemania no sólo creó una única manera de legitimación/apropiación, sino dos cuando menos, la manera poética, encarnada por autores como Goethe, frente a la manera académica, que inicia Friedrich August Wolf. Mas lo expresa perfectamente en el Epílogo a su libro:

“Goethe y Friedrich August Wolf se conocían y apreciaban 
mutuamente, ¿mas qué tiene que ver el Aquiles del primero, 
su intento de poetizar según el espíritu de la Ilíada, con 
los Prolegomena ad Homerum del segundo? Hölderlin vive y 
escribe a la sombra de los antiguos dioses fugitivos y muy
poco después Boeckh inicia en la Academia de Berlín la 
monumental colección del Corpus Inscriptionum. En la 
fascinación por la Antigüedad siempre ha habido «dos almas», 
por decirlo con el Fausto, y en las fechas que interesan en 
estas páginas una y otra se reúnen en un solo pecho.” 
(Mas 2014, p. 463)

Ellos, poetas y académicos, crearon, gracias a la Filología Clásica, una visión de Grecia que difícilmente puede escapar a tales presupuestos y que ha terminado por ser “Grecia”, nuestra Grecia por antonomasia. El escritor albanés Kadaré reivindicaba hace unos años en un ensayo sobre Esquilo la naturaleza balcánica de Grecia como algo originario y olvidado. Por tanto, me cabe hacer una terrible reflexión: ¿son los alemanes quienes deben estar agradecidos a Grecia por su legado, o los griegos los que han de mostrar tal agradecimiento por su imagen moderna, tan bien plasmada, por ejemplo, en el mismo estilo neogriego de su Parlamento en Atenas?

Pero cabe preguntarse, asimismo, como bien me apunta mi hijo Guillermo, qué queda ahora mismo de esa Alemania que reinventó Grecia, pletórica de idealismos y exaltaciones (algunas sumamente peligrosas, como terminó demostrando la propia Historia del siglo XX). Por tanto, si ya aquella Grecia no existe, ¿existe todavía aquella Alemania que inventó una Grecia ideal y soñada? No me atrevo a responder. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Alemania y los griegos. Acerca de un libro de Salvador Mas

  1. Pingback: Historiografía de la literatura latina y nación: entre “latinos” y “romanos” | Reinventar la Antigüedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *