Menéndez Pelayo y los estudios de Tradición Clásica en España

 

El profesor Joaquín Álvarez Barrientos ha coordinado para la prestigiosa revista Ínsula un volumen dedicado a Menéndez Pelayo donde he tenido el inmerecido honor de participar. Quise que mi contribución ofreciera un aspecto no tratado hasta ahora sobre la intensa relación que el polígrafo santanderino había mantenido con los clásicos de Grecia y Roma, precisamente la introducción en España de una incipiente disciplina: la “Tradición clásica”. Hasta Menéndez Pelayo no comenzó a hablarse de “Tradición Clásica”, y la disciplina, en este caso, aunó dos aspectos capitales: el positivismo científico proveniente de Europa, por un lado, y la herencia ilustrada de genuino cuño hispano, por otro. Ofrecemos a continuación el comienzo de nuestro artículo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

La Tradición clásica constituye hoy día una de las disciplinas que goza de mayor auge en el campo de los Estudios clásicos. No obstante, su éxito a menudo conlleva cierta laxitud a la hora de definir tanto sus objetivos como sus límites epistemológicos. Parece, al igual que ocurre con otras disciplinas, como la Historiade la literatura latina o la española, que siempre ha estado ahí presente, cuando en realidad su formulación obedece a razones modernas. De hecho, puede parecer, cuando menos, curioso, que nadie haya utilizado la etiqueta “Tradición clásica” hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX. Esto no quiere decir que la Tradiciónclásica no haya existido antes, pero no ha ocurrido lo mismo con su formalización como estudio académico e incluso su conceptualización frente a otras formas de tradición alternativas a la herencia del mundo grecolatino. Si su formulación como concepto es moderna, no menos modernos son los métodos de su estudio, en particular el positivismo y el historicismo. Éstos se basan, sobre todo, en la ponderación preferente de los datos como tales, por delante, por ejemplo, de las relaciones que esos datos pudieran guardar entre sí. Este método, en el caso del estudio literario, se conoce como “A en B”, que en términos concretos responde a una de las obras que en España inauguraron los propios estudios de Tradición clásica: Horacio en España, de Marcelino Menéndez Pelayo (Ruiz Casanova, 2007). De esta forma, el autor antiguo, en este caso el poeta Horacio, se estudia dentro de una nueva realidad histórica, España y su literatura, estableciendo una relación de único sentido entre el punto de partida y el de llegada, de acuerdo con el estudio de las fuentes. El tiempo fue dando lugar a nuevos métodos e incluso a expresiones alternativas para hablar acerca de la tradición, como “recepción”, que hacen más hincapié en quien lee la obra que en quien la escribe.

Desde el punto de vista historiográfico, conviene tener en cuenta que la primera formulación de la juntura “Tradición clásica” como tal, según ha visto Laguna Mariscal (2004), data de 1872 y se debe a Domenico Comparetti, precisamente en un libro de título bien significativo, Virgilio nel medio evo (“Virgilio il sommo rappresentante dell’antica tradizione classica” [Comparetti, 1967: 18]). Hasta ese momento, el uso del término “tradición” o del adjetivo “tradicional” bastaba por sí mismo para referirse a la tradición culta por excelencia, la grecolatina, pero terminó por necesitarse el adjetivo “clásica”. Algo estaba ocurriendo en la cultura europea, y muy en particular el hecho de que fuera cobrando cada vez más auge una nueva forma de tradición: la popular. No en vano, el mismo Comparetti establece una clara dicotomía entre la tradición literaria de carácter culto y la leyenda popular, si bien debe recurrir al adjetivo “clásica” para delimitar la tradición que hasta ese momento era “la tradición” por antonomasia. Observa Laguna que Comparetti considera la “Tradición clásica” como “el legado literario grecolatino, pagano, tal como se transmitió en la Edad Media”, de forma que se hace hincapié en una idea de continuidad afín al mismo sentido etimológico de la palabra “tradición”, entendida como “transmisión”. Para que pudiera acuñarse la juntura “Tradición clásica” había tenido que configurarse primero la de “lettere classiche”, que también utiliza Comparetti (Comparetti, 1967: 119). Conviene saber que el adjetivo “clásico” había sufrido en el paso que va del siglo XVIII al XIX un gran cambio semántico. Aunque parezca sorprendente, la especificidad de lo “clásico” para referirse por antonomasia a lo “grecolatino” es ya propia del siglo XIX (García Jurado, 2007: 169-174). La paulatina congruencia entre la idea de tradición y la de literatura grecolatina, unidas ambas por el adjetivo “clásica”, puede verse, por ejemplo, en el siguiente texto escolar de José Canalejas dedicado, precisamente, a la historia de la literatura latina: “la corriente clásica, infiltrándose en nuestro arte y en nuestra ciencia, acrecentaba las dotes nativas del genio nacional con el recuerdo de las inspiraciones tradicionales, según patentiza la historia de nuestra civilización” (Canalejas y Méndez, 1874: I. Todas las cursivas en esta y en las siguientes citas, son mías).

El texto está publicado en 1874, dos años más tarde de la publicación del libro de Comparetti. Todavía faltaba un tiempo para que la juntura “Tradición clásica” se transfiriera a España y, esencialmente, a los manuales escolares. No obstante, la juntura apareció relativamente pronto en la manualística, según hemos podido comprobar. Es José Campillo y Rodríguez en su manual de literatura griega de 1882 el primero en utilizar la juntura “Tradición clásica” frente a “romanticismo anárquico”:

De este [el autor se refiere a los juicios expresados por J. B. Tissandier en su Teoría de la belleza] ha surgido otro, que si no se consigna en los libros, no deja de ser profesado por algunos y consiste en decir “que el genio, porque es autónomo, no ha menester sujetarse á reglas, ni tener para nada en cuenta la tradición clásica” (Campillo y Rodríguez, 1882: 15-16).

Podemos apreciar, por tanto, que aquí se hace un uso conservador de la idea de Tradición clásica ante las nuevas corrientes literarias y estéticas que fueron aflorando a lo largo del siglo XIX. Entre la cita de Canalejas (1874) y la de Campillo y Rodríguez (1882) han pasado sólo ocho años. En ese intervalo encontramos al autor capital de la transferencia de la juntura a España, que, por lo que hemos podido observar utilizando el Corpus Diacrónico del Español (CORDE), es Menéndez Pelayo. Es precisamente entre 1880 y 1881, dentro de su Historia de los heterodoxos españoles, cuando encontramos este temprano uso de la juntura:

Tuvo que venir la férrea y bienhechora mano del Santo Oficio a destruir en el siglo XVI estos resabios de paganismo […] ¡Tanta fuerza tuvo en los pueblos latinos la tradición clásica, que algunos suponen destruida y cortada en los tiempos medios! (Menéndez Pelayo 1946-48, II: 429 apud CORDE).

Menéndez Pelayo equipara en este texto “Tradición clásica” a “paganismo”, algo que no disgusta, cuando menos estéticamente, al autor. En este sentido, resulta asimismo una juntura muy interesante, la de “tradición lírico-clásica” que encontramos precisamente en su Horacio en España, cuya primera edición es de 1877 (Menéndez Pelayo, 1885: 31). Será, no obstante, en sus Orígenes de la novela (1905), fruto de la compilación de buena parte de sus prólogos para los clásicos castellanos, donde encontremos el mayor número de usos de la juntura “Tradición clásica”. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Francisco García Jurado, “Menéndez Pelayo y los estudios de Tradición clásica en España”, Insula 790, Octubre 2012, pp. 14-16

BIBLIOGRAFÍA

José Campillo y Rodríguez (1882). Lecciones de literatura griega para un curso de lección alterna de esta asignatura, Valladolid, Imp. y librería nacional y extranjera de hijos de Rodríguez, 1882.

José Canalejas (1874). Apuntes para un curso de literatura latina. Tomo I, Madrid, Establecimiento tipográfico de Manuel Martínez, 1874.

David Castro de Castro (2005). “Las colecciones de textos clásicos en España. La Biblioteca clásica de Luis Navarro”, en La historia de la literatura grecolatina en el siglo XIX español: espacio social y literario, ed. Francisco García Jurado, Málaga, Analecta Malacitana, pp. 137-160.

Domenico Comparetti (1967). Virgilio nel medio evo, Florencia, La nuova Italia, 1967.

Carlos García Gual (1987). “Don Marcelino y la tradición clásica en España”, ABC, Madrid, 19 mayo.

Francisco García Jurado (2007). “¿Por qué nació la juntura «Tradición Clásica»? Razones historiográficas para un concepto moderno”, CFC (Lat.) 27/1, pp. 161-192.

Francisco García Jurado (2010a). “Tucídides y Diego Gracián en las ediciones retrospectivas de 1882 y 1889”, en Ombres de Thucydide. La réception de l’historien depuis l’Antiquité jusqu’au début du XXe siècle, eds. Valérie Fromentin, Sophie Gotteland et Pascal Payen (eds.), Burdeos, Ausonius, pp. 496-507.

Francisco García Jurado (2010b). “La incipiente conciencia de la tradición clásica en España: La vida de Virgilio de Mayáns”, en Tradición clásica y universidad, Francisco L. Lisi Bereterbido (ed.), Madrid, Dykinson, pp.143-153.

Gabriel Laguna Mariscal (2004). “De dónde proviene la denominación «Tradición clásica»“, Cuadernos de Filología clásica. Estudios latinos 24, 2004, pp. 83-93.

Marcelino Menéndez Pelayo (1885). Horacio en España. Solaces bibliográficos. Segunda edición, refundida. Tomo I, Madrid, Imprenta de A. Pérez Dubrull, 1885 (primera edición; M. Menéndez Pelayo, Horacio en España (Traductores y comentadores. La poesía horaciana). Solaces bibliográficos, Madrid, Casa editorial de Medina, 1877).

Marcelino Menéndez Pelayo (1902), Bibliografía Hispano-Latina Clásica. Tomo I, Madrid, Est. tip de la viuda é hijos de M. Tello, 1902.

Marcelino Menéndez Pelayo (1946-1948), Historia de los heterodoxos españoles, Madrid, CSIC, 1946-1948.

Marcelino Menéndez Pelayo (1963a), Orígenes de la novela, Tomo I Santander, Aldus, 1963.

Marcelino Menéndez Pelayo (1963b), Orígenes de la novela, Tomo II, Santander, Aldus, 1963.

José Francisco Ruiz Casanova (2007). “«La melancolía del orangután». El origen de los estudios A en B: Marcelino Menéndez y Pelayo y su Horacio en España (1877)”, 1611. Revista de Historia de la Traducción, 1, <http://www.traduccionliteraria.org/1611/art/ruizcasanova.htm>.

Javier Varela (1999). La novela de España. Los intelectuales y el problema español, Madrid, Taurus, 1999.

María José Vega – Neus Carbonell (1998). La literatura comparada: principios y métodos, Madrid, Gredos, 1998.


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *