Eneas antes de la Eneida

Vista del Vesuvio desde la tumba de Virgilio, en Posilipo (Nápoles)

Vista del Vesuvio desde la tumba de Virgilio, en Posilipo (Nápoles)

Eclipsado por héroes tan señeros como el griego Aquiles o el troyano Héctor, Eneas fue encontrando su propio lugar entre dos grandes momentos legendarios: la caída de Troya y la fundación de Roma. Piadoso, frente al hábil Ulises, y quizá por ello protegido por los dioses, Eneas participó con heroísmo en la guerra de Troya, a pesar de su inferioridad con respecto a Aquiles o de la indiferencia que por él sentía su suegro Príamo, rey de Troya. Sin embargo, Eneas encarna, ante todo, la esperanza de fundar una nueva patria tras recorrer un peligroso viaje que discurre desde Asia Menor hasta la Península Itálica. ¿Cómo es el Eneas que aparece en la Ilíada de Homero y cómo se configura su propia Odisea, tras partir de Troya? Veamos cómo es Eneas antes de convertirse en el legendario héroe romano. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

-Eneas en la Ilíada: la destrucción de Troya

Más antigua que la legendaria Ilión (conocida luego como Troya), Dardania fue fundada en Asia Menor por Dárdano, hijo de Zeus y de Electra. Uno de sus descendientes era Eneas, príncipe de Dardania y no exactamente troyano, como suelen considerarlo los autores latinos. Por ello, nos cuenta Homero que, durante la guerra de Troya, Eneas estuvo al frente de los soldados dardanios, mientras Héctor, el hijo de Príamo, acaudillaba a los troyanos. Eneas, hijo de Afrodita y de Anquises, estaba casado con Creúsa, la hija del rey Príamo. Así pues, aunque Eneas formaba parte de la familia política del rey de Troya, no era su descendiente. Ante el asedio a Troya por parte de las naves griegas, dardanios y troyanos hicieron un frente común. Es por ello por lo que Eneas tuvo una participación activa y constante durante los diferentes combates que se mantuvieron en las costas troyanas. De hecho, varias veces estuvo a punto de morir valientemente, si no lo hubieran evitado los dioses. La primera vez que vemos en la Ilíada a Eneas enfrentarse a un héroe griego es cuando junto al arquero Pándaro avanza en un carro para intentar dar caza a Diomedes. Pándaro, sin embargo, no logra matar al griego con su disparo y muere cruelmente ante una mortal lanzada de Diomedes. Acto seguido, este gigantesco griego lanza una piedra inmensa que logra herir, si bien no mortalmente, a Eneas. Afrodita acude en ayuda de su hijo y, poco avezada en las lides guerreras, también resulta herida. Gracias a Apolo, que logra por tres veces detener a Diomedes, Eneas pudo salvar su vida. También nos refiere Homero que Eneas se sentía enojado con Príamo, pues, a pesar de ser un valiente guerrero, el rey lo tenía en poca estima. No por ello deja el héroe de acudir en socorro del cadáver de su cuñado Alcátoo, atemorizando a varios guerreros griegos, como Idomeneo. Eneas no se caracteriza por el miedo, ciertamente, pues siempre está presto a pelear y terminar con la vida de tantos griegos como le sea posible. Y no sólo es un gran guerrero, sino un elocuente orador capaz de arengar a los suyos para que pierdan el miedo y no cedan ante el empuje enemigo, lo que le vale ser llamado el consejero de los troyanos. Encarnizado es, asimismo, el combate que se traba en torno al cadáver del joven Patroclo, donde hasta los caballos de Aquiles, llorando por aquel, acuden a la batalla conducidos por Automedonte. Al ver avanzar los caballos, Héctor anima a Eneas para que vayan juntos a capturarlos como botín de guerra, y quizá lo hubieran conseguido de no venir en defensa de Automedonte los dos Ayantes. Sin embargo, la intervención más importante de Eneas dentro de la Ilíada tiene lugar en el libro XX, que es cuando el caudillo dardanio se enfrenta al mismo Aquiles, una vez ha decidido regresar finalmente al combate. Cuando Aquiles se dispone a saciar toda su sed de venganza luchando contra Héctor, asesino involuntario de Patroclo, Apolo lanza en ese momento a Eneas contra Aquiles. No era, sin embargo, la primera vez que Eneas y Aquiles se encontraban cara a cara. Tiempo atrás, el terrible caudillo griego había llegado hasta el Monte Ida, donde Eneas pastoreaba sus rebaños, con el fin de robarle. El propio Aquiles, cuando ve a Eneas de nuevo ante él, le pregunta amenazante si su afán de lucha viene motivado por el ansia de ocupar el trono de Príamo, y le recuerda que ya lo había puesto en fuga en una anterior ocasión. Eneas, sin embargo, no se deja llevar por las enojosas palabras de Aquiles, pues lo que realmente desea es medir sus fuerzas con él. Le recuerda, además, que ambos son hijos de diosas. De seguro Eneas habría perecido a manos de Aquiles si no fuera porque Poseidón intervino para librar al primero de una muerte segura. Es precisamente cuando el dios del mar pronuncia la famosa profecía de la supervivencia de los troyanos a partir de la estirpe de Dárdano, de la que tanto Príamo como Eneas descienden, aunque desde ramas distintas. Troya quedará destruida para siempre (así lo han determinado Hera y Atenea), pero no Eneas, que se salvará para fundar un nuevo pueblo. Por tanto, el Eneas que aparece en la Ilíada vale más por su proyección hacia el futuro que por su papel como tal durante la guerra de Troya.

-La Odisea de Eneas: su periplo por el Mediterráneo

Tras la caída de Troya, el personaje de Eneas va creciendo en importancia. Hay una leyenda que dice que Eneas se quedó en Asia Menor y que fundó, precisamente en el monte Ida, una nueva ciudad con los supervivientes troyanos. Esta leyenda defiende la idea de que Afrodita, la madre de Eneas, habría provocado la guerra de Troya con el fin de arrebatar la realeza a Príamo y dársela así a su propio hijo, de manera parecida a lo que había profetizado Neptuno. En lo que sí parece que hay acuerdo es en el hecho de que, al desaparecer Troya, Eneas se retiró al monte Ida, llevando sobre sus hombros a su padre Anquises y a su hijo Ascanio de la mano. Su esposa Creúsa, que se había quedado rezagada mientras intentaba librarse de las llamas de Troya, murió en el intento. Tras la caída de Troya, los caudillos griegos emprendieron el viaje de regreso a sus casas (este regreso es llamado en griego “nostos”, por lo que el “dolor” por el regreso es lo que nosotros conocemos como “nostalgia”). El “nostos” más conocido y proceloso es el de Ulises a Ítaca, en el que indudablemente se inspiró Virgilio para narrar, asimismo, el viaje de Eneas hasta el Lacio. Sin embargo, para Eneas este viaje no supuso tanto un regreso como una travesía hacia lo desconocido. Tras partir de Troya, los supervivientes se dirigieron a Tracia, al norte del mar Egeo. Al llegar allí, mientras cortaban leña para hacer un sacrificio, Eneas vio cómo de las ramas manaba sangre. Polidoro, un hijo de Príamo que había partido hasta Tracia al comienzo de la guerra de Troya, habló por medio del árbol para decirle a Eneas que había sido asesinado, y le animó para que abandonara aquel lugar y prosiguiera su camino cuanto antes. Eneas se desplazó después hasta la pequeña isla de Delos, donde un oráculo le dijo que debía dirigirse a la tierra de sus antepasados, pero sin especificarle de qué tierra se trataba. Eneas recordó entonces que Dárdano procedía de Creta, por lo que decidió encaminarse hacia el sur, hasta esta gran isla del Mediterráneo. Una vez allí, una terrible peste lo obligó, una vez más, a partir, pero fue entonces cuando, gracias a una visión, sus dioses familiares le dijeron que la tierra originaria de Dárdano se encontraba en Italia. El viaje se encaminó entonces hacia occidente. Aunque el propósito de Eneas era llegar a Italia, una tempestad lo condujo hasta la fabulosa isla de las Harpías. En la mitología griega, las Harpías (las que vuelan y saquean) tenían en principio el aspecto de bellas mujeres aladas y llegaron a pelear contra viajeros tan legendarios como los propios Argonautas. Con ellas se enfrentaron los troyanos y hasta lograron ponerlas en fuga. No obstante, una de ellas, llamada Celeno, les vaticinó que serían presas de la hambruna antes de que pudieran levantar los muros de su nueva ciudad. Los troyanos llegaron luego hasta la isla de Citera, pasando después por Laconia, Arcadia, Léucade, Zacinio y el Epiro. Allí, Héleno, casado con Andrómaca, les contó que deberían asentarse en el lugar donde encontraran una cerda blanca con treinta lechones, si bien antes tendrían que visitar a la Sibila de Cumas. Cuando los troyanos llegaron finalmente a las costas italianas, Eneas decidió evitar el paso por el peligrosísimo estrecho de Mesina, entre Escila y Caribdis, bordeando la isla de Sicilia. Se detuvieron en Drépano, ya en la parte occidental de la isla, donde su padre Anquises falleció. Al intentar proseguir la travesía, una tempestad los desvió y arrojó a las costas de la africana Cartago. En aquel destino desconocido, Afrodita se apareció a su hijo para comunicarle que no sintiera miedo, pues los cartagineses, en especial su reina Dido, les recibirían hospitalariamente. Para ello, Afrodita se sirve de Eros (que ha adoptado la apariencia de Ascanio) para herir de ardiente amor a la reina durante la cena donde Eneas relata los inefables dolores que él y los suyos habían padecido. Afrodita deseaba que Eneas y Dido unieran sus pueblos y linajes, pero Zeus se opuso a ello y envió a Mercurio (Hermes) para que Eneas supiera que debía continuar su camino, de forma que cumpliera con los designios ya marcados. A pesar de la desesperación de Dido, que terminó suicidándose, Eneas decidió poner rumbo de regreso a Sicilia. Ya de nuevo en la isla, se celebraron unos grandes certámenes funerarios en memoria de Anquises. Las mujeres troyanas, cansadas de tantos pesares, decidieron entonces prender fuego a las naves troyanas. Gracias a las súplicas de Eneas, Júpiter envió una tempestad para aplacar el fuego. La sombra de Anquises se apareció ante Eneas para comunicarle que debía llegar hasta Cumas para descender al Hades. Al fin en la península italiana, Eneas desciende con la Sibila de Cumas hasta los infiernos. Allí se encontró con la terrible sombra de una Dido resentida, por lo que supo de las terribles consecuencias que su partida de Cartago había tenido. Después Eneas llegó hasta los Campos Elíseos, donde su padre le narró la futura gloria de Roma. De nuevo en camino, Eneas evitó detenerse en la Isla de Circe, en su afán por llegar hasta la desembocadura del Tíber. Remontando finalmente el río, logró poner los pies en el Palanteo, el lugar donde se fundaría la futura Roma. Comienza entonces la apoteosis de Eneas y su definitiva consagración como héroe. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


3 comentarios en “Eneas antes de la Eneida

  1. Exelente!!
    Grandísima historia de un gran iniciado,
    Pues claro , hay que hablar con la verdad

    Ya nos ocultaron demasiado, no creen?

  2. MUY INTERESANTE SU VERSION, SOBRE TODO EN RESLATAR LA PERSONALIDAD DE ENEAS.

    RICARDO LOPEZ MILLA
    HONDURAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.