“El sueño de Leteo”, de Vicente Cervera Salinas: olvido y misterio

Reseña del poemario de Vicente Cervera Salinas, El sueño de Leteo, Sevilla, Renacimiento, 2023

Según la mitología clásica, el Leteo es un río situado en los infiernos cuyas aguas proporcionan a las almas el olvido de sus vidas pasadas. El nombre del río no es casual, en cualquier caso, ya que tiene que ver con la propia forma de referirse al olvido en la lengua griega. De esta forma, el título del poemario que reseñamos, El sueño de Leteo, nos hace pensar en los antiguos genitivos subjetivos y objetivos de la lengua latina, pues, en este caso, no creemos que sea el río como tal el que realiza el acto del sueño, sino el que lo proporciona, acaso como una manera de olvido. Es algo parecido a lo que ocurre con una difícil expresión virgiliana, “hay lágrimas de las cosas”, pues no sabemos si son las cosas las que lloran o las que merecen el llanto. Asimismo, y todavía sin salir del título, estamos jugando con dos vivencias, la del sueño y la del olvido, de las que la segunda resulta ciertamente la más apropiada para el río, si bien la primera no le es del todo ajena. Sueño y olvido son dos constantes en este poemario intenso y revelador, como vemos ya en el primer poema, “Leteo”, donde justamente se invita a una segunda persona, más de una vez presente en el poemario, a que olvide quién no es y se abra “al sueño de la madrugada” para ahuyentar la pesadilla. Este acto del olvido y del sueño encuentra una dimensión iniciática (“delirio”) en el segundo poema, “Unidos en Eleusis”, en directa evocación al santuario griego al que se llega desde Atenas por el Camino Sagrado que parte del antiguo barrio del Cerámico. Claramente, el misterio devuelve otra vez al infierno, de la mano de Perséfone, a los “poetas del Leteo”, cuyo afán de olvido se perfila claramente con anhelo de renovación y de resurrección. “Delirio”, “sueño” y “olvido” se materializan de nuevo en el poema titulado “La inocencia”, pues sabemos que buena parte de nuestros sueños se “esfuman” en el implacable olvido, aunque en “Anima dannata” (en italiano, por la escultura homónima de Bernini) aparece una tercera persona que sabe dormir, soñar, y que cuando despierta “sus sueños relata con gran ternura y pormenor”. ¿Realmente relata sus sueños o lo que cree que han sido sus sueños? Todo esto recuerda una de las teorías que explica por qué Eneas salió del infierno por la puerta de los sueños falsos, quizá para no recordar con claridad su catábasis, el encuentro con el padre y el conocimiento incomprensible de las cosas futuras.


Y es entonces cuando la música aparece encarnada en Bach (“O grosse Lieb”), en la dimensión donde “la nave de las lágrimas naufrague y sólo se salven los sueños”. La música, en efecto, se muestra salvadora, bálsamo del dolor y la nostalgia. De igual manera que aparecen las referencias musicales, encontramos hermosos ecos de otros poetas como T.S. Eliot (“por la raíz de las lilas que brotan en el más cruel de los meses”) o de Borges (“se mostraron los eternos intersticios de sinrazón”). Da la sensación de que tales referencias musicales y poéticas nos salvan del vacío que causan las demás pérdidas, como la del querido felino (“El filo”, luego evocado por su propio nombre en el poema “Clamor”, o en versos como “clamoroso, un gato se arrulla”) que queda convertido para siempre, junto al poeta (un San Jerónimo) en un pequeño y fiel león. Me gusta imaginar, asimismo, cómo algunas alusiones al color (así en los poemas “Cielo naranja” o “Tenebrae factae sunt” -nueva referencia musical, esta vez a Tomás Luis de Victoria) responden a la hermosa expresión virgiliana de la noche oscura del averno, que arrebata el color a las cosas, y que Borges recreó en todo su esplendor. Cervera Salinas desarrolla versos como “lo que un día fue color y consciencia”. Me gustan, además, los ecos explícitamente románticos de poemas como “Tübingen”, con la cita inicial de Hörderlin, o “La excelencia”, breve poema encabezado por una reflexión de F. Schiller (“Ante la excelencia sólo cabe el amor”) y tan sanamente estoico.
Estamos, pues, ante un libro que se me antoja honrado, vital e iniciático, un libro repartido en tres estados del alma, acaso como las fases de un proceso de purificación, de reencuentro con nuestra verdad perdida a la que únicamente podemos regresar si estamos dispuestos a olvidarnos como materia presente. Los tres últimos poemas, los que componen, por lo demás, la tercera parte (“El pañuelo”, “La vergüenza” y “Rosas y apotegmas”) parecen ser el fruto de esa recuperación de la infancia y la pureza, como apreciamos en la emoción del juego infantil en el primero de ellos, o en la amargura del recuerdo escolar que subyace en el segundo. El anhelo de reencuentro con el padre, como el de Eneas y Anquises en el poema virgiliano, pone el punto final a este poemario tras cuya lectura tenemos la sensación de haber vivido una experiencia iniciática. Hemos bajado a los infiernos, hemos bebido las aguas del Leteo y, finalmente, podemos renacer. FRANCISCO GARCÍA JURADO



Citar este post
Prof. Dr. Francisco García-Jurado (2023, 22 noviembre). “El sueño de Leteo”, de Vicente Cervera Salinas: olvido y misterio. Reinventar la Antigüedad. Recuperado 4 de marzo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mvj4

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website

Un comentario en «“El sueño de Leteo”, de Vicente Cervera Salinas: olvido y misterio»

  1. Llega tu reseña el día de Santa Cecilia, poniendo así de relieve el valor catártico y purificador de la música en toda iniciación poética. ¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.