Tensión en el castillo de Tatti, o la imperiosa necesidad de la vida y la belleza

Ilia Galán Díez y Nicanor Gómez Villegas, Tensión en el castillo de Tatti. Diarios cruzados del verano de 2021, Oviedo, Sapere Aude, 2023

Todavía recuerdo cuando leí por primera vez, no sin cierto asombro y perplejidad, los Paseos por Roma de Stendhal. Aquella forma de contar, día a día, y de relatar cosas tan diversas, como si de notas tomadas a vuelapluma se tratara, llamó mucho mi atención, pues quizá esperaba la narración convencional de un viaje. Sin embargo, superada aquella primera extrañeza, fui consciente de cómo al leer a Stendhal “sentía”, sobre todo, diversas emociones, de manera que en sus diarios me era posible finalmente respirar el aroma de Italia que acabaría mezclándose, en mi caso, con una primavera real. Recuerdo, en efecto, haber comprado después en la Piazza del Pópolo una edición italiana de su no menos famoso Roma, Nápoles y Florencia. Necesitaba seguir buscando una forma de escribir (y de hacer sentir) que ya intuía como inconfundible.

La manera de relatar el viaje es parte inherente del viaje. Ahora, cuando leo a Ilia Galán y Nicanor Gómez y los entreveo en las páginas de este precioso relato de viaje recupero de otra forma sensaciones perdidas y, ante todo, el sentido profundo de dos palabras tan básicas como conmovedoras: la (imperfecta) vida y la belleza (eterna). Un diario a dos voces es, hasta cierto punto, una suerte de paradoja dentro de este género tan unipersonal. Sí que recuerdo un libro ya clásico, Juventud en el Mundo Antiguo (Crucero universitario por el Mediterráneo), donde varios participantes en aquella mítica travesía organizada por la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid relatan, cada uno por su cuenta, aquella experiencia única que tuvo lugar a comienzos de los años 30. Sin embargo, en el libro que reseño, y a manera de lo que solían practicar trovadores frente a juglares, ambos autores crean una “tensión” poética al narrar cada uno alternativamente el relato de unos mismos hechos, día a día. Esta forma de combinar dos maneras de ver el viaje, con diálogos implícitos entre los testimonios, confiere al relato algo de aquel antiguo recurso consistente en referir versiones complementarias de lo acontecido. Así fue como nos contaron su versión de la Guerra de Troya diferentes personajes más o menos históricos y míticos.

No sé cuánto hay en estos diarios de verdad o de ficción, pero a la literatura de viajes, desde Odiseo o Marco Polo, no le pedimos otra cosa sino que nos transmita emociones y, ante todo, la sensación de que estamos viajando con los propios relatores mediante una doble mímesis: la de la identidad, que nos identifique con los viajeros, y la de la experiencia de sentir aquel viaje como nuestro. Ambos relatores se retratan a su gusto y marcan un contrapunto en buena manera consciente, desde el aire de personaje de Marqués de Bradomín que adopta Ilia Galán hasta la buscada sencillez de Nicanor. Cada uno de ellos ocupa su lugar, mediante su respectivo relato, en el contexto global de este viaje poblado de asuntos diversos, desde los más personales y anecdóticos hasta los propiamente históricos. La estancia durante unos días en la Toscana, en torno al antiguo Castillo de Tatti, una parte del cual ha sido adquirida por Ilia, supone la motivación de estos diarios. Dos mujeres acompañan a nuestros personajes masculinos: la hija de Ilia y una antigua pareja de este. A partir de ese momento, van surgiendo las diferentes tensiones propias y reconocibles en cualquier viaje, tales como dónde ir a comer, qué visitar o, sencillamente, cómo convivir cuando compartimos tantas horas de zozobra y tiempo libre. La Toscana (Pisa, Siena y Florencia), Umbría (con la inolvidable Perugia), luego Roma y, finalmente, la imprescindible Nápoles sirven de marco vital a las peripecias y conflictos diarios. Qué es la vida, sino una constante tensión. Con el tiempo, a medida que nos hacemos mayores, algunos vamos intentando alejarnos de este tipo de problemas que crea la convivencia, con mayor o menor fortuna. Al margen de todo, y más allá de lo perentorio, queda la belleza perenne de los paisajes italianos y las historias interminables de la Italia medieval, tan cara a Nicanor, con los versos de Dante como telón de fondo.

Sin darnos cuenta, de una manera que parece absolutamente natural y espontánea, ambos narradores crean un relato que nos absorbe gracias a esas dosis altísimas de verosimilitud, pues no se trata tan solo de una estancia en Italia, sino de un discurrir por las circunstancias y las cosas, por lo que tenemos de sublime y a menudo de absurdo en nuestra propia condición de seres humanos. El contrapunto entre hombres y mujeres resulta, en este sentido, clave, en especial cuando aparece Pilar ya en la última parte del relato para equilibrar con su buen hacer una convivencia algo deteriorada por las frustraciones y las expectativas no cumplidas.

Considero, en definitiva, que estamos ante un gran relato de viajes, entre otras cosas, porque no habla tan solo acerca de viajes, y porque recoge la tradición de Grand Tour para darle un nuevo aire que acerca el sueño de Italia hasta nosotros. Aunque con muchas distancias, estos diarios compartidos no desmerecen las confesiones acarca de las cosas que nos cuenta James Boswell durante su irreverente paso por las tierras meridionales (unos diarios que no fueron publicados ya hasta bien entrado el siglo XX, y en Norteamérica). Nicanor Gómez Villegas nos vuelve a decir algo que ya había indicado en su obra Sepulcros etruscos, y es que a veces parece que la muerte no tiene la última palabra. Esto ocurre especialmente en Italia, cuando al regresar recuperamos las sensaciones perdidas de Génova o Florencia y, sobre todo, cuando las figuras de Giotto nos miran desde la eternidad.

FRANCISCO GARCÍA JURADO



Citar este post
Prof. Dr. Francisco García-Jurado (2023, 14 junio). Tensión en el castillo de Tatti, o la imperiosa necesidad de la vida y la belleza. Reinventar la Antigüedad. Recuperado 4 de marzo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mviu

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España", ha sido investigador principal del "Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica" y actualmente lo es del proyecto "El viaje de las ideas literarias. Historiografía comparada de la literatura clásica".

More Posts - Website

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.