Borges, Aulo Gelio y la memoria: el “almacén literario”

El ejemplar de la primera versión española de las "Noches áticas" de Aulo Gelio

El ejemplar de la primera versión española de las “Noches áticas” de Aulo Gelio

Gracias a un reciente artículo del profesor Balderston publicado en Variaciones Borges he podido saber que Jorge Luis Borges poseyó, leyó y anotó un ejemplar concreto de las Noches áticas de Aulo Gelio. Esto ha supuesto para mí un feliz acontecimiento, tras llevar tantos años dedicado a estudiar la presencia de Gelio entre los modernos autores argentinos. El ejemplar, concretamente una traducción castellana de Francisco Navarro y Calvo publicada en Madrid el año de 1893, está actualmente depositado en la Small Library de la Universidad de Virginia, dentro del Fondo Jorge Luis Borges (cf. C. Jared Loewenstein, A Descriptive Catalogue of the Jorge Luis Borges Collection at the University of Virginia Library, University of Virginia Press, 1993 y el mismo catálogo de la biblioteca). Asimismo, el ejemplar en cuestión contiene un interesante texto manuscrito compuesto en 1926 que Balderston transcribe y glosa en su artículo. El texto manuscrito se convertirá con el tiempo en la prosa titulada “Sentirse en muerte”. ¿Por qué aparece este texto en las Noches áticas? ¿Se debe a la mera casualidad o hay alguna razón acaso más concreta? POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Para Iván Almeida, maestro en la obra de Borges

Ya en otra ocasión he escrito sobre la peculiar presencia que las Noches áticas de Aulo Gelio (en principio una obra menor o compilatoria de la literatura latina) tiene entre los mejores autores argentinos de la primera mitad del siglo XX. Bioy Casares, Borges o Julio Cortázar son buenos representantes de esta peculiar lectura geliana. La causa eficiente de este éxito, según he podido averiguar, se debe al poeta Arturo Capdevila, quien en su libro La fiesta del mundo, publicado en 1922, incluyó un poema titulado “Aulo Gelio”. Se trata de una composición donde Capdevila interpela a Gelio, reprochándole que tan sólo sea un erudito en miles de cosas, pero no en el conocimiento de los propios seres humanos. El poema no tardó en pasar a las antologías de la literatura argentina y recibió cálidos elogios por parte del propio Jorge Luis Borges. Debemos hacer notar que el conocimiento que Capdevila tenía de Gelio se debe a la traducción castellana de Francisco Navarro y Calvo, publicada primeramente en 1893 (precisamente, la misma que tenía Borges). Tal como ha demostrado el Dr. Holford-Strevens, no se trata, al contrario de lo que se puede leer en la propia portada de la obra, de una “traducción directa del latín”, sino de una versión del texto francés que aparece junto al texto latino en la benemérita colección Nisard. En cualquier caso, y con todas las limitaciones que presenta esta versión castellana de Gelio, fue la que hizo posible el conocimiento de las Noches áticas entre los autores argentinos. La lectura moderna de esta obra de carácter misceláneo estimulará la creación ensayística moderna.

Daniel Balderston ha llevado a cabo una edición y comentario del texto manuscrito borgiano que aparece dentro del volumen de Aulo Gelio perteneciente a Borges. Igualmente, se pregunta qué puede tener que ver el libro de Gelio con el propio texto manuscrito que aparece en él. Es cierto, como bien apunta el propio Balderston, que muchas veces tales anotaciones manuscritas tienen poco que ver con el contenido del libro donde se encuentran. Sin embargo, Balderston considera el carácter de libro de anotaciones que tienen las propias Noches áticas, donde caben emotivos relatos. Cita como ejemplo la bella historia del actor Polo que encontramos en el capítulo quinto del libro sexto. Se trata de un bello y patético relato con cierta profundidad filosófica, a la manera de lo que luego será el propio relato borgiano “Sentirse en muerte”.

Quisiera apuntar, en lo relativo a la nota manuscrita de Borges y el carácter del libro donde aparece, una idea que me vino a la cabeza nada más comenzar a leer el texto. Las reelaboraciones que hace Borges de los textos que le inspiran tienen a veces tal calado que convierte a sus “fuentes” (o mejor, “hipotextos”) en irreconocibles. Me llamó la atención la primera frase, que aúna tanto el acto de la memoria como la propia noche:

“Deseo/Quiero memorizar aquí una experiencia que tuve hace unas noches […]” (Borges)

 

Esta frase, cuando aparezca ya reelaborada en el relato “Sentirse en muerte”, habrá cambiado el verbo “memorizar” por “registrar” (“Deseo registrar aquí una experiencia que tuve hace unas noches”), pero sin perder esencialmente su sentido. Me llamó la atención la expresión de un deseo tan fervierte de memoria en un autor que, como Borges, terminará prefiriendo el consciente olvido. Curiosamente, y sin salir de la primera página del “Prefacio” que abre las Noches áticas, encontramos una preciosa metáfora relativa al acto de guardar los recuerdos, como es la idea de la provisión de la memoria, que en la traducción de Navarro y Calvo se vierte como “almacén literario”:

 “Viniendo a ser como materiales que hacinaba en mi memoria, a la manera de almacén literario” (Gel. Praef.) trad. de F. Navarro

De esta forma, las notas gelianas que aparecen en las Noches áticas son consideradas, metafóricamente, como una suerte de provisión que se guarda en un almacén y que precisamente se elaboran durante la noche, en la campiña ática. De tal manera, si bien por razones bien distintas, tanto en Gelio como en Borges encontramos unidos ambos aspectos, la “memoria” y la “noche”.

De las Noches áticas a Borges le interesarán, sobre todo, capítulos como Gel. 5.10, donde encontramos un precioso problema lógico que luego aparecerá referido en el prólogo que Borges dedica al libro Matemáticas e imaginación, o hechos prodigiosos propios ya de la moderna ciencia ficción, como la existencia de una paloma de madera fabricada por Arquitas el pitagórico (Gel. 10.12). Sin embargo, cabe indagar en aspectos más genéricos y menos puntuales de las Noches, como su orden fortuito y carácter misceláneo, que dejó incluso su huella en la Rayuela de Cortázar (no en vano, uno de los capítulos prescindibles de esta novela recoge cierto capítulo de Gelio dedicado a la etimología de la palabra persona “máscara”). En cualquier caso, Borges puede haber encontrado en Gelio esta estimulante metáfora del “almacén literario”, acaso la antítesis del mito platónico de Theuth contra la letra escrita. Esta imagen geliana pudo llamar la atención de Borges, al igual que ocurre con otros autores latinos, como Virgilio, que estimuló su obra poética gracias al uso de la hipálage o el peculiar adjetivo “lento” (“lento en la lenta sombra”).

Naturalmente, Borges recombina los elementos gelianos (“memoria” y “noche”) para crear algo esencialmente distinto. El hecho es que en todo el texto trascrito por Balderston hay un indudable énfasis en la memoria (el recurso repetido a la cita cervantina  “de cuyo nombre no quiero acordarme” llevada al otro extremo) y la noche como espacio mágico de la creación literaria.

No quiero terminar este pequeño ensayo sin expresar mi agradecimiento al profesor Balderston por su precioso y estimulante estudio. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Borges, Aulo Gelio y la memoria: el “almacén literario”

  1. Pingback: Jorge Luis Borges, Aulu-Gelle et la mémoire : le « magasin littéraire » | Insula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *