Virgilio, memorias del poeta

virgilio memorias del poetaHugo Francisco Bauzá,  Virgilio. Memorias del poeta. Una autobiografía espiritual, Buenos Aires, Biblos, 2011, 247 pp.

Pocas personas habrá tan bien conocedoras de Virgilio como el profesor y académico Hugo Bauzá. Todavía recuerdo cuando, recién ingresado como ayudante en la Universidad Complutense, tuve el privilegio de leer su traducción de las Geórgicas, que descansaba en los anaqueles del despacho de Agustín García Calvo. No obstante, seríamos muy reduccionistas si consideramos a Hugo Bauzá tan sólo como experto en el poeta de Mantua, pues su condición de intelectual y persona inquieta por todo aquello que tiene que ver con lo humano es tan notable como la faceta propiamente académica. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Precisamente, sin ambas condiciones, la propiamente académica y la intelectual, en sentido amplio, hubiera sido impensable el libro que ahora reseño, y que no es otro que una autobiografía sobre Virgilio. Mis prevenciones sobre la llamada “novela histórica” se disiparon ya en las primeras páginas. Debo decir que en este libro Bauzá no hace las consabidas concesiones a tramas innecesarias o escaramuzas anacrónicas al intentar trazar, como un nuevo y moderno Donato, una biografía “espiritual” del príncipe de los poetas (a quien, por cierto, tan sólo nombra en el título de la novela). Ya simplemente la propia vida virgiliana, con las consiguientes incógnitas acerca de su muerte y de por qué quiso quemar su Eneida brindan al autor una tensión dramática de primer orden. Bauzá podría haber escrito simplemente un ensayo o, incluso, una biografía en tercera persona (¿una vida imaginaria de Virgilio, a la manera de lo que Marcel Schwob hace con Lucrecio?). Sin embrago, su propósito fue mucho más ambicioso y comprometido: trazar unas memorias a partir del tópico literario del manuscrito encontrado. En este sentido, la portada del libro, ilustrada por una de las hijas del autor, nos muestra una recomposición del Vergilius Vaticanus, uno de los códices más antiguos (s. IV) que conservamos de la obra del poeta.  Sabemos que el recurso al manuscrito encontrado es antiguo, pero no por ello deja de ser arriesgado en lo que tiene de indagación interior acerca de las circunstancias del poeta. Es por ello por lo que la dedicatoria a Hermann Broch que abre el libro sitúa a estas memorias en un espacio emocional e interpretativo de suma dignidad. Casi podemos intuirlo ya desde el comienzo: Bauzá va a desarrollar el sugerente retrato de un Virgilio frente al poder absoluto y voraz de Augusto, en la línea del pesimismo que tanto caracteriza la escuela de virgilianistas de Harvard y que tanto debe al mismo Broch, desde que publicara en 1945 su Muerte de Virgilio. El libro de Bauzá es cautivador, pues nos convierte en voraces lectores de sus imágenes y estilo desde la primera página. El lector de buenas novelas encontrará una obra de altura literaria, lo que no obsta para que el interesado por la propia figura de Virgilio también encuentre, pareja al deleite, una espléndida biografía del poeta. Bauzá me ha remontado, asimismo, a la época incipiente en que leí el Virgilio de Agustín García Calvo. La enfermedad era una de las notas dominantes de aquel ensayo presidido, al igual que ocurre con el mismo Broch, por la propia hermenéutica que indaga en el personaje. Desde presupuestos parejos, Bauzá ha logrado trenzar una biografía donde el autor nos cuenta sus pormenores biográficos, desde el nacimiento, hasta aspectos sabrosísimos acerca de cómo concibió sus obras, con especial atención a la Eneida. Conmueve, asimismo, el pequeño y trágico esbozo biográfico que desarrolla el autor acerca de uno de los buenos amigos de Virgilio, el también poeta Galo, de quien se halló (y así lo refiere Bauzá en una pertinente nota) un fragmento papiráceo durante los años ochenta del pasado siglo XX.

virgilio vaticanoNaturalmente, como bien diría Croce, el estilo hace al hombre, y ese mismo estilo, con palabras clave como fatum, es el que construye al personaje de Virgilio a lo largo de la novela. Bauzá no hace más que las oportunas concesiones temporales al relato virgiliano, de manera que en la práctica se articula como un texto a dos voces (la del autor antiguo y la del autor moderno). En este sentido, pienso en obras tan señeras como las Memorias de Adriano, de Yourcenar, o Bomarzo, de Mujica Láinez, cada una con sus peculiares recursos para la supuesta autobiografía. Me gusta especialmente cuando Bauzá juega con los versos virgilianos (en este sentido, incluso a veces me recuerda a nuestro Borges), por ejemplo, con el sunt lacrimae rerum en la página 16 (“Sentirían también las cosas? En ocasiones creo advertir que hay lágrimas de las cosas […]”). Incluso creo haber encontrado algún eco borgiano, como cuando en “mis noches de insomnio” (p. 18) quisiera adivinar “mis noches están llenas de Virgilio”. Asimismo, palabras como “muerte”, “enfermedad” o “melancolía” van trazando las pautas precisas de un personaje que, como bien lo caracterizó el crítico francés Sainte-Beuve en pleno siglo XIX, sentía gran amor por los libros (después, Antonio Machado recogería esta idea del crítico francés al hablarnos de Virgilio dentro de su cuaderno Los complementarios).

Octavio no deja de ser, casi de forma obligada, el gran secundario de esta intensa novela biográfica. Frente a la interpretación de un Virgilio servil que se convierte en la voz del nuevo orden político, Bauzá se adentra en los senderos trágicos de una resistencia espiritual al omnívoro y omnipotente emperador de Roma. En realidad, la tragedia de Virgilio podría resumirse en dos grandes preguntas: cómo es posible no oponerse a Augusto, pero, al mismo tiempo, cómo no sentir la tentación de derrotarlo en el ámbito de la poesía que va más allá del tiempo. Por ello, van surgiendo importantes reflexiones, no sin un transfondo órfico innegable, acerca del conocimiento y la muerte, con la propia e inevitable visita a la Sibila, que luego acompañará a Virgilio por los infiernos, igual que siglos más tarde el mismo Virgilio hará lo propio con Dante. Cabría destacar la gran diferencia anímica que establece Bauzá entre el entusiasmo por Augusto en la primera bucólica y la inevitable decepción que luego va dominando al poeta, confundida con el miedo. Poco a poco, se va mascando la tragedia vital y las razones “verosímiles” que darían cuenta del deseo de Virgilio por quemar su Eneida. Ya en los últimos capítulos de la novela, cuando el poeta arriba enfermo a Brindisi, siente que la muerte lo acecha de varias maneras. Todo parece apuntar a un deseo del propio Augusto no sólo por apropiarse físicamente del manuscrito de la Eneida, sino de acabar con la precaria vida de su poeta cortesano. Por lo que apunta el propio Bauzá en una nota final, Jean-Yves Maleuve había defendido en su tesis doctoral que Virgilio podía haber sido víctima de un complot. En cualquier caso, los capítulos XXVIII (“Delirio en la noche roja”) y XXXIX (“Epílogo desde la noche”) alcanzan una altura literaria notable, mediante el ensayo de un monólogo libre en el primer caso, sin signos de puntuación (como el famoso de Molly Bloom en el Ulises de Joyce), y de un gran patetismo en el caso del segundo capítulo, lleno, a su vez, de saber filológico, como cuando el autor se pregunta acerca de la veracidad del propio dístico elegíaco que figuró como epitafio en la tumba del poeta.

virgilio tunezLa novela está jalonada, asimismo, por algunos textos misteriosos, reproducidos en letra cursiva, que ensayan lo que adivino como otra voz complementaria a la del propio Virgilio (también vemos, en la página 233, una suerte de interlocución implícita del propio Augusto, tras uno de estos misteriosos textos en tercera persona). Son textos que me recuerdan a la prosa de Broch, aunque no sean suyos:

La verdadera historia –pensó- despierta la nostalgia por un 
pasado que no existe más y que es en vano tratar de resucitar. 
De ese pasado queda en cambio la noción de muerte que 
triunfadora se impone a nuestros ojos. Frente a ella irrumpe 
un vacío metafísico imposible de llenar, que no es otra cosa 
que el pánico de la existencia que se sabe efímera; pensó 
también –no sin cierto sosiego- que la idea más perfecta 
de libertad es la muerte, por la que pasaremos todos, y 
esa idea pareció serenarlo un poco y hasta ceo que sonrió 
al madurarla en su interior.” 
(p. 157)

De esta forma, estamos ante un texto no sólo excelentemente documentado, como era de esperar en un sumo conocedor de Virgilio, sino complejo y bien construido desde un punto de vista literario. Como su maestro Pierre Grimal (no olvidemos, por obvia, la obra fundamental Virgilio o el segundo nacimiento de Roma de Pierre Grimal, traducida y prologada por el propio Bauzá), nuestro autor ha querido igualmente cumplir con un deber literario al servicio de su saber, y creemos que lo ha logrado ampliamente.

Francisco García-Jurado

de la Universidad Complutense

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Augusto en diciembre

ara pacisComo comunicaba en un blog de urgencia hace unos días, esta semana he participado en el Congreso Internacional “Augusto 2014. Balance historiográfico”, en la Universidad Carlos III de Madrid. A ello se ha unido el encargo de un artículo de divulgación sobre el Ara Pacis Augustae para National Geographic Historia, lo que ha convertido el presente mes de diciembre en un mes realmente augusteo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Fue un verdadero privilegio poder compartir el pasado miércoles 10 de diciembre congreso y manteles con eminentes especialistas en Historia de Roma. Antonio Duplá, Mirella Romero y Jaime Alvar habían organizado desde hace ya varios meses este congreso internacional donde hemos tenido ocasión de escuchar, entre otros, al benemérito Mario Mazza, de la Sapienza de Roma, a Fernando Wulf o a Javier Arce, por citar a los tres ponentes que cerraron el coloquio. El debate final, aunque tuve que marchar antes de que terminara, fue un verdadero ejemplo de actividad académica fluida. El propósito de mi trabajo, como ya adelanté en el resumen publicado hace unos días, era plantear las bases metodológicas de una "Historia no académica" del emperador Augusto en las letras modernas. Se trata de la construcción de una suerte de personaje secundario que, a la vez, resulta fundamental para la trama histórica que se representa normalmente desde otra figura relevante, como puede ser la del poeta Virgilio. Quedé satisfecho de mi exposición, pues, aunque no suponga más que un esbozo ofrece, no obstante, unas claves propias, bien distintas de las propiamente históricas. La visión pesimista de un Virgilio frente a Augusto trazada por Hermann Broch, o el Augusto "sórdido" de Pascal Quignard no dejan de suponer imágenes discutibles, sumamente discutibles, como se vio en el coloquio subsiguiente, pero que no dejan indiferentes a los que llegan a conocerlas.

Por otra parte, he tenido también la oportunidad de volver a un monumento clave del arte de la época de Augusto: el Ara Pacis. Quise, desde un primer momento, plantear un trabajo que diera cuenta de un monumento en clave de poema escrito en mármol. He relacionado los relieves del altar con la literatura propia de la época de Augusto, como la égloga IV de Virgilio, el libro VI de la Eneida o el comienzo de la obra histórica de Tito Livio. También me he querido centrar, acaso pensando en un antiguo trabajo del historiador Ronald Syme, en los niños que aparecen en el monumento.

Agosto hubiera sido, al menos desde el punto de vista etimológico, el mes más propio para este tipo de trabajos, pero el bimilenario del emperador dura todo el año 2014 y diciembre se ha querido hacer notar en este sentido. FRANCISCO GARCÍA JURADO     

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Una historia no académica del primer emperador de Roma

Vista de uno de los muros laterales del Ara Pacis Augusta.

Vista de uno de los muros laterales del Ara Pacis Augusta.

A título de información, doy simplemente los datos prácticos y el resumen de la ponencia que voy a impartir dentro del Congreso Internacional “Augusto 2014. Balance historiográfico”, en la Universidad Carlos III de Madrid, el día 10 de noviembre de 2014 a las doce de la mañana (Edificio Ortega y Gasset, aula 17.2.75). En el siguiente blog ("Augusto en diciembre"), hablaré con más detenimiento acerca de este trabajo y de otro que también preparo sobre el Ara Pacis Augusta. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Entre el sexo y el espanto. Augusto y la literatura, o

una historia no académica del primer emperador de Roma

 FRANCISCO GARCÍA JURADO

Universidad Complutense

 Resumen

 El propósito de este trabajo es poner las bases de lo que sería una “Historia no académica” de la figura de Octavio Augusto en la literatura y el ensayo modernos, básicamente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, a partir de tres parámetros esenciales:

a) No estamos ante una Historia programática, sino ante algo que acontece espontáneamente en diversas manifestaciones literarias.

b) Nos encontramos ante indagaciones personales, más propias de una elaborada hermenéutica que de una investigación factual sobre las “fuentes”.

c) Se trata de una Historia que se articula mediante “tensiones”, como pueden ser la regeneración frente a la decadencia, o el espanto frente a la felicidad. Por lo demás, la figura literaria del propio emperador está sujeta a tensiones con respecto a diversas figuras históricas, como pueden ser otros emperadores, los poetas de su época, o la propia figura de Cristo.

De esta forma, y de acuerdo con lo expuesto, las recreaciones más importantes de la figura de Augusto y su labor política aparecerán en relación con otros personajes, como es el caso de Virgilio. Para ilustrar mínimamente el proyecto de esta “Historia no académica” recurriremos a tres autores significativos que pertenecen a momentos bien distintos: el pensador anarquista Pierre Joseph Proudhon, el novelista Hermann Broch y el ensayista Pascal Quignard.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Plinio el Joven, el Vesubio y la humanitas

P1110965Los dos testimonios acaso más importantes para conocer lo acaecido durante la erupción del Vesubio en el año 79 de nuestra era son dos cartas escritas por Plinio el Joven,  destinadas a su amigo el historiador Tácito (Plin. Ep. 6,16 y 6,20). En la primera, Plinio el Joven narra cómo su tío, Plinio el Viejo, encontró la muerte cerca del volcán tras haber acudido desde Miseno en ayuda de unos amigos, mientras que en la segunda relata su propia peripecia junto a su madre. Llama la atención que Plinio el Joven elija conscientemente un modelo virgiliano, el relato que Eneas hace a la reina Dido sobre la caída de Troya, para enmarcar su propio relato. Este hecho no responde ni a la casualidad ni al mero ornato, sino que forma parte de la necesidad de enmarcar nuestra propia experiencia en los cauces más amplios de los antiguos ejemplos. Es la esencia de la humanitas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Plinio recurre al relato que Eneas hace a Dido sobre sus propias desgracias al inicio de la segunda de sus cartas:

 C. Plinius Tacito suo s.

Ais te adductum litteris quas exigenti tibi de morte avunculi 
mei scripsi, cupere cognoscere, quos ego Miseni relictus 
(id enim ingressus abruperam) non solum metus verum etiam 
casus pertulerim. “Quamquam animus meminisse horret..., incipiam.” 
(Plin. Ep. 6,20,1)
 “Gayo Plinio saluda a su querido Tácito.

Me dices, animado por la carta que a petición tuya escribí sobre 
la muerte de mi tío, que deseas conocer no sólo qué miedos, sino 
también qué peligros sufrí cuando me quedé en Miseno (ciertamente,
lo había interrumpido tras iniciar mi relato). “Aunque mi alma se 
horroriza al recordarlo…, comenzaré.” 
(trad. de Francisco García Jurado)

Observamos cómo Plinio reproduce, precisamente, el verso donde Eneas comienza a contar a la reina Dido, al inicio del libro II de la Eneida, su triste experiencia durante la caída de Troya, pero no sólo:

Sed si tantus amor casus cognoscere nostros
Et breviter Troiae supremum audire laborem,
Quamquam animus meminisse horret luctuque refugit,
Incipiam. (Verg. Aen. 2, 10-13)

“Mas si tan grande es tu afán por conocer nuestras desgracias
y oír brevemente la caída final de Troya,
aunque mi ánimo se eriza al recordarlo y rehuye los lamentos,
daré comienzo a mi relato.” 
(trad. de Francisco García Jurado)

Como podemos comprobar, además de la cita expresa del verso virgiliano, Plinio recurre a dos términos clave que también pueden encontrarse en la Eneida: casus y cognoscere. En la Eneida el verbo cognoscere depende de amor, mientras que en la carta pliniana es el verbo cupere de quien depende. No deja de ser una bella variatio. Tan importantes como las ocurrencias virgilianas son también las omisiones. De esta forma, curiosamente, en la cita virgiliana Plinio no reproduce luctuque refugit (“[mi ánimo] rehuye los lamentos”), acaso porque en la primera carta ya se había referido a tales recuerdos relativos a la muerte de su tío.

Conviene recordar, no obstante, que la caída de Troya y la erupción del Vesubio son sucesos bien distintos, aunque presentan aspectos comparables. La propia situación de narrar una desgracia acaecida, es decir, la conciencia de ella mediante un relato, es un aspecto buscado por el mismo Plinio. Hoy día entendemos que cada suceso tuvo lugar por causas diferentes (históricas y bélicas en el primero, naturales en el segundo), pero en la Antigüedad ambos sucesos sí podían tener en común el hecho de haber sido fruto de la voluntad de los dioses. De hecho, ni tan siquiera Plinio el Viejo, en calidad de naturalista, sabía lo que era un volcán, y consideraba el Vesubio simplemente como una bella montaña.

Naturalmente, usar el modelo épico de Virgilio, más en particular la narración que hace Eneas a Dido fundamentalmente a lo largo del libro II, no implica una comparación sistemática con lo narrado en las dos cartas de Plinio. No es posible establecer, ni tampoco sería oportuno, una estricta equivalencia entre los personajes virgilianos y los plinianos, dado que, si bien el propio Plinio el Viejo puede tener algo de Príamo (la edad, la magnanimidad, la valentía, o la propia manera heroica de morir), no podemos decir lo mismo de la madre de Eneas (nada menos que la diosa Venus) y la madre de Plinio (la hermana del propio Plinio el Viejo, una mujer mayor y gruesa), o considerar a Tácito, el destinatario de la carta, como una suerte de Dido. De esta forma, nuestra lectura de las dos cartas de Plinio en clave de pequeña Eneida tan sólo debe atender a lo que es razonablemente comparable, sin necesidad de forzar esta comparación hasta llegar a aspectos que seguramente ni al mismo autor de las cartas se le habrían ocurrido. Sin embargo, cuando Plinio describe cómo un amigo de su tío amonesta tanto a su madre como a él por su actitud tranquila y despreocupada ante la desgracia es posible que Plinio tuviera in mente la aparición que el espectro de Héctor hace ante Eneas, mientras éste duerme, para advertirle del peligro inminente. Este el pasaje pliniano:

Ecce amicus avunculi, qui nuper ad eum ex Hispania venerat; 
ut me et matrem sedentes, me vero etiam legentem videt, 
illius patientiam securitatem meam corripit. (Plin. Ep. 6, 20, 5)
“En esto, he aquí que aparece un amigo de mi tío, que había llegado 
hacía poco de Hispania; cuando nos ve a mi madre y a mí sentados, 
y a mí incluso leyendo, reprobó la paciencia de ella y mi nulo 
sentido del peligro.”

Entresacamos dos momentos de la aparición de Héctor ante Eneas:

In somnis, ecce, ante oculos maestissimus Hector
visus adesse mihi, largosque effundere fletus […] 
(Verg. A. 2, 270-272)

“en mis sueños he aquí que se presenta el desgraciadísimo Héctor
ante mis ojos, con un llanto inconsolable […]” 
(trad. de García Jurado)
Ille nihil, nec me quaerentem vana moratur,
sed graviter gemitus imo de pectore ducens,
“Heu fuge, nate dea, teque his, ait, eripe flammis […]” 
(Verg. A. 2, 288-290)
“Éste no se detiene a contestar mi vanas preguntas,
mas sacando de lo más profundo de su pecho un lastimoso lamento,
«¡Ay, huye, tú que de la diosa has nacido!», me dice, 
«y sálvate de las llamas»”.

La recomendación que un sujeto hace a Plinio el Joven y su madre de que huyan tiene el mismo carácter admonitorio que vemos en la propia aparición de Héctor a Eneas: alguien que es consciente de la entidad de la desgracia advierte a quienes aún no se han dado plena cuenta de ella.

Asimismo, encontramos una nueva situación comparable cuando Plinio relata cómo salvó a su madre de morir, a pesar de que ésta le pide que huya él solo, ya que así tendrá más posibilidades de salvarse:

Nec multo post illa nubes descendere in terras, operire maria; 
cinxerat Capreas et absconderat, Miseni quod procurrit abstulerat. 
Tum mater orare, hortari, iubere, quoquo modo fugerem; posse enim 
iuvenem, se et annis et corpore gravem bene morituram, si mihi 
causa mortis non fuisset. Ego contra salvum me nisi una non futurum; 
dein manum eius amplexus addere gradum cogo. Paret aegre incusatque 
se, quod me moretur. (Plin. Ep. 6, 20, 11-12)
“Y no mucho después aquella nube desciende a nivel de tierra y 
recubre el mar; había rodeado la isla de Capri y la había 
escondido, había arrebatado a la vista también la parte de Miseno 
que sobresale. En ese momento, mi madre me ruega, me anima y me 
ordena que emprendiera yo la huida de la manera que fuera, pues un 
joven podía hacerlo, pero ella, pesada por su edad y su cuerpo, 
moriría de buen grado si no supusiera para mí la causa de mi 
muerte. Yo, a mi vez, le digo que no me pondría a salvo a no ser 
que permaneciéramos juntos; después, tras coger su mano, la obligo 
a que ande. Me obedece con dificultad y se culpa de retrasarme a mí, 
según ella.” (trad. de García Jurado)

El texto pliniano nos recuerda precisamente al texto donde Eneas alza a su padre sobre sus hombros:

“Ergo age, care pater, cervici imponere nostrae;
Ipse subibo umeris, nec me labor iste gravabit;
Quo res cumque cadent, unum commune periclum,
Una salus ambobus erit.” (Verg. Aen. 2, 707-710)
“Venga, amado padre, échate a mi cuello:
yo mismo te portaré sobre mis hombros, y este trabajo 
no será para mí un peso;
pase lo que pase, un solo peligro habrá para nosotros 
una única salvación para ambos.” (trad. de García Jurado)

Naturalmente, la comparación entraña diferencias esperables, pues mientras Eneas porta a su padre sobre sus hombros, Plinio, seguramente incapaz de hacer lo mismo, debido al peso de su madre, se limita a tirar de ella tras haberla cogido de la mano.

Quedan, por tanto, señalados al menos tres pasajes virgilianos que el propio Plinio utilizó para escribir su carta. El trabajo filológico a menudo se conforma con constatar los hechos, como ocurre en este caso, donde puede apreciarse la consciente impronta virgiliana, sobre todo en la segunda de las cartas de Plinio acerca de la erupción del Vesubio. Ahora bien, cabe preguntarse si esto es suficiente para que nos sintamos satisfechos. Cuando narramos una tragedia vivida parece haber una necesidad de encontrar un precedente histórico que justifique la desgracia y nos ayude a explicar lo sucedido. El destino de las cartas de Plinio sobre el Vesubio, en especial el de la primera, era que Tácito utilizara tales materiales para su obra histórica y confiriera a Plinio el Viejo la inmortalidad que merecía:

“Gayo Plinio saluda a su amigo Tácito
Me pides que te cuente por escrito la muerte  de mi querido tío, 
a fin de que puedas transmitirla más verazmente a la posteridad. 
Te lo agradezco, pues me doy cuenta de que a su muerte se le 
añadirá una gloria inmortal si eres tú quien, llegado el caso, 
la conmemora. Aunque por culpa del desastre natural de tierras 
tan hermosas ha perecido, al igual que pueblos y ciudades, como 
si su recuerdo fuera a vivir para siempre, debido que se trata 
de una memorable desgracia, y aunque él mismo ha dejado 
escritas muchas y duraderas obras, la eternidad de tus propios 
escritos añadirá, sin embargo, mucho a su perpetuidad. 
Ciertamente considero afortunados a los que por regalo 
de los dioses les ha sido concedido poder llevar a cabo 
hechos dignos de ser escritos, o escribir asuntos dignos 
de ser leídos, sin embargo, a aquellos a los que se les 
ofrecen ambas cosas los considero los más afortunados de todos. 
Entre éstos mi tío perdurará tanto por sus propios libros como 
por los tuyos. Por ello asumo con más gusto 
el deber que me impones, y lo reclamo incluso.” 
(Plin. Ep. 6, 16, 1-3 trad. de García Jurado)

De esta forma, el cultivo de las letras no era para Plinio una mera cuestión desinteresada o autocomplaciente. Su fin era lograr una gloria inmortal entre los hombres. Estas ideas no son privativas de Plinio, y debemos remitirnos necesariamente al Pro Archia de Cicerón, donde podemos encontrar la idea de que la fama está íntimamente unida a la literatura y sus cultivadores:

“¡Cuántos cronistas de sus hazañas se cuenta que llevó consigo el 
célebre Alejandro Magno! Y sin embargo, cuando llegó junto al 
sepulcro de Aquiles en Sigeo, exclamó: «¡Qué afortunado joven, que 
tuviste a Homero como cantor de tu valor!» Y con razón, pues, 
si no hubiera existido la famosa Ilíada, el mismo túmulo que tapaba 
su cuerpo también habría sepultado su nombre. Y nuestro gran 
Pompeyo, que igualó su fortuna a su valor, ¿acaso no concedió 
la ciudadanía durante una arenga a Teófanes de Mitilene, 
relator de sus gestas, y no es cierto que aquellos hombres 
valerosos pero rudos soldados aprobaron aquello en medio 
de un enorme griterío como si fueran partícipes del premio, 
contagiados del dulce favor de la gloria?” 
(Cic. Arch. 24 [Cicerón, Discurso en defensa del poeta 
Arquías, Trad. de Antonio Espigares, Madrid, 2000])

Para que nuestra vida no quede sepultada en la peor de las sepulturas, la del olvido, es necesario que extraigamos el fructus o “beneficio” de nuestras propias acciones:

Quod si non hic tantus fructus ostenderetur, et si ex his studiis 
delectatio sola petetetur, tamen, ut opinor, hanc animi 
remissionem humanissimam ac liberalissimam iudicaretis. 
(Cic. Arch. 16)
 “Y aunque este beneficio no fuera tan evidente y sólo buscáramos 
en ellos el mero placer, creo que considerarías esta tendencia 
del espíritu la más digna del hombre y la más liberadora” 
(trad. de Espigares)

En particular, una frase que encontramos en otra carta de Plinio, esta vez relativa a la fama (verum fatebor, capio magnum laboris mei fructum [Plin. Ep. 9,23,5]) nos acerca directamente a la idea del fructus ciceroniano:

“Confesaré la verdad: recojo un gran fruto de mi labor. Si 
Demóstenes se alegró con todo derecho porque una anciana del 
Ática lo reconoció de esta manera al decir: «¡Éste es 
Demóstenes!», ¿acaso no debo yo regocijarme por la celebridad 
de mi nombre? Yo, en verdad, me alegro y reconozco que me 
alegro. Y no temo parecer muy petulante cuando te refiero 
el juicio que los otros tienen sobre mí, no mi propio juicio, 
en especial a ti, que no sientes envidia de la gloria de nadie 
y favoreces la mía. Saludos”. 
(Plin. Ep. 9, 23,5 trad. de García Jurado)

Esta es la clave de la humanitas, es decir, procurar que no caigamos en la sepultura del olvido y que nuestra vida acabe dando su fructus. De esta forma, cuando Plinio el Joven parte de la Eneida para narrar su desgracia se está integrando en una posición trascendente, más allá de un tiempo concreto y de la mera circunstancia acaecida. Por lo tanto, el recurso a la Eneida no es un mero ejercicio retórico, tiene que ver íntimamente con el anhelo humano de buscar la inmortalidad más allá de las fronteras físicas de nuestra existencia. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los Estudios Clásicos desde la Bibliofilia: razones de un desencuentro

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

La semana que viene, entre los días 3 y 4 de diciembre, celebramos las primeras Jornadas sobre Bibliofilia y Estudios Clásicos en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Aprovechamos así la feliz circunstancia del inicio de un proyecto de investigación a propósito del profesor y bibliófilo Alfredo Adolfo Camús, en particular en torno a su legado bibliográfico depositado en la propia biblioteca histórica. Sin embargo, desde la configuración moderna de los Estudios Clásicos se abrió una brecha, acaso insalvable, entre el nuevo saber académico y el gusto por los bellos libros. Francisco García Jurado HLGE

La relación entre la Bibliofilia y los Estudios Clásicos se caracteriza por un curioso desencuentro durante la época moderna. Nuestra ponencia pone en relación, precisamente, dos textos fundamentales que aportan interesantes argumentos para valorar este desencuentro desde ambos ámbitos. El primero pertenece al erudito santanderino Menéndez Pelayo y está escrito desde el punto de vista de la propia Bibliofilia, despectiva a partir de cierto momento con respecto a las ediciones de los clásicos:

“No ha de negarse que hay hartos bibliófilos (si tal nombre merecen) 
acreedores a esta y aun a otras más acres y no menos fundadas 
censuras; y en verdad que se duda a veces entre la risa y la 
indignación al ver a ciertos acaparadores de libros estimar 
el mérito de los trabajos del humano ingenio por su mayor o 
menor escasez en el mercado, despreciando, v. gr., los clásicos 
griegos y latinos porque se encuentran a toda hora, en cualquier 
forma y en variedad de ediciones, al paso que dan suma importancia 
a los libros de jineta, de esgrima, de cetrería, de tauromaquia, 
de heráldica o de arte de cocina, por raros y difíciles de encontrar 
en venta. Y produce ciertamente triste impresión la lectura de 
muchos catálogos bibliográficos, cuyos autores para nada parecen 
haber tenido en cuenta el valor intrínseco de los libros, 
fijándose sólo en insignificantes pormenores propios más de un 
librero que de un erudito.” 
(M. Menéndez Pelayo, “De Re Bibliographica”)

Los clásicos, acaso demasiado comunes, quedaron relegados con respecto a libros que pertenecían a asuntos más raros y, por ello, preciosos para el coleccionista. Parece que el bibliófilo moderno dejó de sentirse obligado por atesorar en su biblioteca algunos ejemplares imprescindibles para cualquier humanista que se preciara, como ocurría en la famosa biblioteca que aparece en el "Cándido" de Voltaire, habitada por Homero y Virgilio.

Pero el desencuentro no sólo es perceptible desde el lado de los bibliófilos, también desde el de los clasicistas. Así lo podemos ver en este segundo texto, que pertenece al humanista escocés Gibert Highet y representa la crítica al punto de vista de los Estudios Clásicos:

 “Even the format of most classical books is ugly. The essential 
Teubner series, containing practically every Greek and Latin work, 
with Latin prefaces and a list of manuscript variations and 
conjectures, is hideous. The Oxford Classical Texts and the Budé 
series are better, buy the scarcely attract the reader. Why is it 
that one can buy an edition of Donne or Goethe which a pleasure 
to handle, and can hardly find a Juvenal or Euripides which does 
not look like a medical text-book?” 
(G. Highet, The Classical Tradition)

De esta forma, a partir de cierto momento, los bibliófilos dejaron de preocuparse por los clásicos grecolatinos, al no parecerles éstos suficientemente exóticos o raros. Los Estudios Clásicos, por su parte, generaron nuevas ediciones de autores grecolatinos (Teubner, Oxford, Belles Lettres, Bernat Metge) bien distintas de aquellas que, como las plantinas o las bodonianas, aunaban lo útil con lo bello. Aún así, los estudiosos de la Filología Clásica encontramos en estas ediciones académicas cierto "solaz bibliográfico", como diría Menéndez Pelayo, que ya había dedicado uno de sus más conocidos poemas a un viejo libro escolar de Horacio. La propia Marguerite Yourcenar afirma en la notas a sus Memorias de Adriano que, durante su exilio americano, los tomos verdes y rojos de la colección Loeb eran su patria. Este amor por el libro discreto, el que sirve para el estudio y, por supuesto, no tiene los precios altísimos que encontramos en la alta bibliofilia, es el que vengo sintiendo desde hace años mientras confecciono mi Catálogo razonado de manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)Los manuales presentan, en calidad de libros, algunas características que pueden atraer el interés del bibliófilo. Naturalmente, este es el caso de los ejemplares dieciochescos de Ibarra o la Imprenta Real dedicados a la entonces llamada "Historia literaria". También ciertas encuadernaciones encargadas por los padres (recuérdese que aún hoy sigue viva la "tradición" de forrar los libros de texto para que no se deterioren con el uso corriente), los papeles de agua que aparecen en ciertos ejemplares, o sus notas manuscritas, pueden hacernos pensar en las características de un patrimonio bibliográfico educativo poco valorado, pero que ha sido fundamental para poder comprender el conocimiento de las literaturas clásicas en los escritores modernos. Cabría hablar, pues, una "Bibliofilia académica", modesta pero no menos vivida que la Bibliofilia en su sentido estricto.

Muy diferente es el conocimiento que el bibliófilo no académico adquiere a partir de sus libros. A menudo, el mero amor por estos libros en calidad de tales, la mera curiosidad que se deja seducir por la belleza de los ejemplares, nos conduce a un especial conocimiento, que no es otro que el del bibliófilo propiamente dicho. Sin embargo, el formato del libro no tiene por qué mantener una mera relación arbitraria con el contenido, pero sí puede constituir un elemento seductor para el propio conocimiento. La belleza de la Materia Medicinal de Dioscórides, traducida por Andrés Laguna  e impresa en Amberes en 1555 hizo que un poeta moderno, Antonio Gamoneda, se interesara por la prosa médica humanista. La Naturalis Historia de Plinio traducida por Philemon Holland sedujo a Borges, que incluyó este ejemplar nada menos que dentro de su Aleph, y no menos seductoras fueron las xilografías de una edición virgiliana cuando hicieron pensar al escritor mallorquín Cristóbal Serra en un Virgilio melancólico e insatisfecho. Tal conocimiento puede parecer, desde el punto de vista académico, caprichoso, pero constituye uno de los aspectos fundamentales de la "historia no académica de la literatura grecolatina en los autores del siglo XX", materia que viene ocupando mis ocios filológicos desde hace al menos veinte años.

Los actuales proyectos sobre patrimonio bibliográfico, como el que vamos a comenzar, sobre el legado Camús en la Biblioteca Histórica Marqués de Valcecilla, quizá tiendan un puente entre ambos mundos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Fuentes documentales para el Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)

terradillosSi bien no hemos recibido más que una exigua ayuda económica, bienvenida sea, en estos tiempos de sequía, la financiación que acabamos de obtener en la convocatoria de Grupos de investigación 2014 UCM-Santander (Financiación de Grupos de Investigación Validados). Tras un año completo sin financiación alguna, 2015 se presenta, en su modestia de medios, como una pequeña puerta abierta al futuro. Entre otras cosas, queremos completar el Catálogo Razonado de Manuales, empresa en la que ya hemos invertido varios años y mucho, mucho esfuerzo. A continuación, recogemos lo que será su memoria de trabajo, destinada a valorar un precioso patrimonio educativo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Introducción. Antecedentes y estado actual del Catálogo

El “Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1874-1935)” que venimos elaborando desde 2009 continúa, actualiza y amplía una parte concreta de la Bibliografía hispano-latina de Menéndez Pelayo. Se trata, en particular, de la sección dedicada a los manuales de literatura latina dentro de la miscelánea del tomo X, según la compilación póstuma editada por Enrique Sánchez Reyes (Menéndez Pelayo 1953, pp. 111-123). La relación de manuales llevada a cabo por Menéndez Pelayo quedó inconclusa, dado que ésta no fue más allá de 1857 ni contempla tampoco los manuales de literatura griega, que sí aparecen recogidos en buena parte dentro de la obra que Julián Apráiz (1874) dedicó a los estudios helénicos en España. El hecho de asumir la continuidad de esta parte de la Bibliografía de Menéndez Pelayo ha implicado, asimismo, razonar acerca de lo que es y de lo que no es un manual de literatura clásica, teniendo que bordear muchas veces este mismo concepto por diferentes razones. Entre otras posibles causas, está la propia novedad que supone la aparición de un manual de este tipo en la España de 1846, como manifestación de una nueva forma de concebir la enseñanza de la literatura clásica, precisamente al margen del conocimiento de la lengua a la que se remite. El divorcio entre el estudio de una literatura clásica y el de su lengua es lo que vino a suponer la página final del humanismo en sentido propio.

Por tanto, el “Catálogo” registra una parte esencial de la enseñanza de las humanidades clásicas en la España moderna, precisamente la de la docencia relativa a las literaturas griega y latina a partir de una progresiva independencia con respecto a la propia enseñanza de las lenguas clásicas. En este sentido, durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el “Catálogo” hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta (y a menudo trágica) caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casual, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ambos autores, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no de implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación.

Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes acometamos la historia de nuestra disciplina, de manera que no quede en manos de personas que sienten como “ajeno” el contenido de esa materia. Será así como podamos llevar a cabo, en nuestro caso, un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la filología clásica frente al mero aprendizaje de las lenguas antiguas).

El “Catálogo”, una vez completado, presentará la estructura siguiente:

Primera parte. Introducción al catálogo y a la historiografía de la literatura

1.1.- Introducción

1.2.- Características generales de la historiografía de la literatura griega y latina

1.3.- Los manuales

1.4.- Nuestro catálogo

1.5.- Bibliotecas de referencia y catálogos del patrimonio bibliográfico

Segunda parte. Catálogo de manuales

2.1.- Siglo XVIII: la nueva consideración histórica de la antigüedad

2.2.- Cambio de siglo: suspensión de la orientación historiográfica

2.3.- De la reforma de Gil de Zárate (1845) a la Ley Moyano de educacion (1857): romanticismo y liberalismo

2.4.- De la Ley Moyano de educación (1857) a 1868. Configuración de la materia específica de “literatura clásica griega y latina”

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

Bibliografía general

En este momento, se está elaborando la catalogación comprendida entre 1868 y 1895 y queda por completar la parte de catalogación comprendida entre 1895 y 1936, que podemos esquematizar con las siguientes tablas:

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

 

       
Regules y Sanz del Río 1871 y 1874 Madrid Universidad Central
Casal 1874 S.l. Universidad de Santiago
Rodríguez Losada 1874 Rivadeo Instituto de Casariego de Tápia
Díaz 1874 Barcelona Universidad de Barcelona
Canalejas y Méndez 1874-1876 Madrid Universidad Central
Villar y García 1875 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Camús 1876 Madrid Universidad Central
Baehr 1878 y 1879 Madrid Universidad Central
Díaz 1879 Barcelona Universidad de Barcelona
Álvarez Amandi s.a. (1879) Oviedo Instituto de Oviedo
Villa-Real y Valdivia s.a. (1880) Granada Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1879 y 1880 Oviedo Universidad de Oviedo
González Garbín 1880 Málaga Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1881 Madrid Universidad de Oviedo
Casal 1881 Santiago Universidad de Santiago
González Garbín s.a. (1882) Granada Universidad de Granada
Pérez Martín / Ortega Rubio 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 y 1883 Valladolid Universidad de Valladolid
Barbado y Patiño 1888 Sevilla Instituto de segunda enseñanza de Sevilla
Müller 1889 Madrid (Universidad Central)
Esperabé Lozano 1890 Salamanca Universidad de Salamanca

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

 

Banqué y Faliu 1895 Salamanca Universidad de Salamanca
González Garbín 1896 Granada Universidad de Granada
Murray 1899 Madrid Universidad Central
Bello s.a. (ca. 1900) Madrid  
Díez Lozano 1900 ¿Oviedo? Universidad de Oviedo
Pierron 1910 Madrid  
Bouchot s.a. (ca. 1912) Madrid  
Cejador y Frauca 1914 Madrid Universidad Central
Riba 1916

 

Barcelona Escuela de bibliotecarias de Barcelona
Laurand 1921 y 1925 Madrid  
Cejador y Frauca 1923 Madrid Universidad Central
Galindo Romeo 1924 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Gudeman 1926 Barcelona  
Riba 1927 y 1928 Barcelona  
García de Diego 1927 Madrid  
Yela Utrilla 1927 Lérida  
Galindo Romeo 1928 Zaragoza  
Echauri Martínez 1928 Barcelona  
Gudeman 1928 Barcelona, Buenos Aires  
Norwood 1928 Barcelona  
Gudeman 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Nestle 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Henry s.a. (ca. 1930) Madrid  
Alemany Selfa / Cortés Rodríguez 1933 Madrid (Universidad Central)
Riba 1933 Barcelona  
Riba 1937 Barcelona  
Leo (Trad. González de la Calle) (1935), 1950 Bogotá Obra publicada en el exilio
       

Método de trabajo

Nuestro proceder desde 2009, año en que comenzamos la catalogación sistemática de los manuales de literatura griega y latina en España, ha consistido en articular un sistema de trabajo basado en (a) el trabajo de catalogación de los manuales, según un modelo de ficha preestablecido, y (b) la investigación asociada al catálogo a partir de planteamientos motivados por la propia catalogación y que a posteriori podía enriquecer la propia labor del catálogo. En este sentido, la catalogación de los manuales (a) y la investigación asociada (b) mantienen una relación de recíproco enriquecimiento, dado que sin la visión general que ofrece el catálogo no hubiera tenido lugar buena parte de los trabajos planteados y el catálogo como tal no hubiera podido enriquecer muchos de los aspectos abordados en él sin una profundización específica.

En lo que respecta a los trabajos de catalogación específica (a), en lo referente al modelo de ficha en particular, cada entrada se corresponde con una edición determinada del manual o programa de curso. Agrupamos más de un ítem cuando se requiera una explicación conjunta o no sea pertinente el desglose. El esquema seguido en cada una de las fichas es el siguiente:

1) Referencia bibliográfica completa del documento y descripción física, según las normas del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (CCPBE). Asimismo, citamos el código de referencia correspondiente del propio CCPBE o, en su defecto, recurrimos a una signatura de alguna biblioteca donde se encuentre el ejemplar y, en caso de no ser posible, a una obra bibliográfica concreta que dé cuenta de él.

2) AUTOR. Se ofrece una sucinta biografía del autor y, en su caso, del traductor, consistente en los datos básicos de su historia externa, como los años y lugares de nacimiento y muerte, su carácter laico o religioso, y los cargos profesiones que ocupó. Se trata, en definitiva, de datos que nos permitan poner en contraste unos autores con respecto a otros. Esta breve biografía tan sólo se ofrece cuando se trata acerca de un autor por vez primera. Consecuentemente, en las fichas siguientes de un mismo autor ya no repetimos la biografía.

3) OBRA. Se comenta el manual o programa de curso en atención, sobre todo, a su estructura. Asimismo, prestamos especial atención a la manera de ordenar la propia historia de la literatura, bien según géneros o períodos. Después de pasa al comentario de otros detalles, en el caso de que fueran relevantes, como la filiación del manual con respecto a otros manuales españoles o europeos.

4)  BIBLIOGRAFÍA. En caso de ser pertinente, se relacionan algunas de las obras publicadas por el autor, en especial las relativas a los estudios clásicos, y se ofrece bibliografía acerca de la obra comentada o su autor.

Objetivos para los que solicitamos la ayuda y plan de trabajo

Nuestro principal objetivo consiste en dar el impulso final a la elaboración del “Catálogo” (a) y la realización de un oportuno plan de “investigaciones asociadas” (b) que amplíen y completen el propio trabajo de catalogación bibliográfica. Habida cuenta de lo dicho, nuestros objetivos son los siguientes:

(a) Catálogo: terminar las labores de catalogación completando las dos secciones finales. Para ello, se requiere al acopio documental pertinente, cuando sea posible, y el acceso a algunas bibliotecas, cuando los documentos no sean accesibles más que por el medio físico. Entre las bibliotecas que debemos visitar, están la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Marqués de Valcedilla, la Biblioteca de la Fundación Universitaria Española y la Biblioteca de Menéndez Pelayo.

(b) Investigación asociada: queremos plantear, una serie de trabajos de investigación concretos motivados, precisamente, por la investigación catalográfica. Estos serán algunos de los trabajos:

-La aportación de González Garbín a la historiografía de la literatura latina en España mediante su adaptación del manual de Teuffel

-Los incipientes estudios sobre humanismo español y tradición clásica a comienzos del siglo XX y su reflejo en la manualística

-La traducción del manual de literatura latina de Pierron a cargo de Vicente Blasco Ibáñez

-Los manuales escolares publicados bajo la dictadura de Primo de Rivera, concretamente entre los años 1927 y 1928

-La cuestión lingüística: los primeros manuales escritos en lengua catalana (Riba)

-La enseñanza de la literatura latina en la Universidad de Madrid: polarización política entre exiliados republicanos (González de la Calle) y adeptos al nuevo régimen (Alemany Selfa)

-La etapa mexicana del exilio de González de la Calle

Integrados en este proyecto, Salomé Blanco defenderá su tesis doctoral sobre Plauto en la época de la "Edad de Plata de la cultura española" y Carlos Mariscal de Gante ya ha comenzado a desarrollar, gracias a una beca de colaboración, su catálogo de clasicistas españoles exiliados tras la guerra civil española de 1936.

En resumidas cuentas, continuamos trabajando con proyectos cada vez más sólidos. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Una lectura de Aulo Gelio a partir del “principio de caridad”. El primer congreso UAM de semántica latina y románica

  • noctes atticae gronovius 1688Entre los días 17 y 18 de noviembre de 2014 se celebra en la Universidad Autónoma de Madrid el “Primer Congreso UAM de Semántica Latina y Románica”. Mi maestro y director de tesis, el dr. Benjamín García-Hernández, tuvo a bien invitarme a participar en él, y aunque sentí cierto miedo a la hora de elegir un tema y “regresar” a la semántica, al final me siento bastante satisfecho con el resultado conseguido. Hay un dicho popular que dice que “quien tuvo retuvo”, y esto es lo que ciertamente, he podido reconocer, tras tantos años de no dedicarme a la semántica, cuando he logrado completar un trabajo donde intento encontrar las claves lógicas de una reflexión, precisamente léxicológica, construida por el propio Aulo Gelio en sus Noches áticas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE
  • Aulo Gelio, autor latino del siglo II de nuestra era, es, entre otras cosas, un gramático curioso. Su afán por reflexionar acerca del buen uso del latín, a partir del ejemplo de los autores más antiguos, lo llevó a dar un nuevo destino al adjetivo "classicus" en una supuesta y jovial conversación con su amigo Frontón que él mismo nos transcribe y que luego tuvo gran transcendencia para la teoría literaria. En tal conversación Frontón aplicó el adjetivo de classicus a los autores más correctos de la latinidad. En latín arcaico este adjetivo se utilizaba tan sólo para designar al “ciudadano de la primera clase” de las cinco creadas por el rey etrusco Servio Tulio, por lo que el uso literario de classicus vino a ser una preciosa metáfora (o traslación) de este adjetivo desde el ámbito de lo social al de las letras.
  • Precisamente, en el capítulo XIX del libro segundo de sus Noches áticas, Gelio reflexiona acerca de lo que él considera un arduo problema semántico: por qué el verbo rescire (re-scire) significa “enterarse de algo secreto, o bien repentino e imprevisto”, si el preverbio re- significa “de nuevo”. Naturalmente, Gelio parte de la creencia de que el preverbio re- tiene que significar necesariamente “de nuevo”, por lo que cualquier verbo con re- que no se atenga a esta realización será necesariamente una rareza. Expresado todo esto de una manera simple, Gelio se pregunta por qué rescire significa “descubrir algo oculto” y no “saber de nuevo”. Pues bien, lejos de llevar a cabo la esperable crítica al antiguo gramático, he querido aplicar un criterio que los lógicos denominan como “principio de caridad”. Se trata de un medio por el que intentamos comprender la lógica de las equivocaciones, de manera que, por incoherente que sea el discurso del otro, intentemos comprender lo que nos ha querido decir en el fondo. Gelio, acaso, está partiendo de la idea de lo que es el valor prototípico del preverbio re-. Aunque este preverbio tiene el valor primario y espacial de “hacia atrás” y luego desarrolla otros valores realmente curiosos, el valor prototípico, o el más esperable, parece ser “de nuevo”.
  • Recuerdo que un alumno mío creía que la “re-conquista” significaba “volver a conquistar”. Sin embargo, el valor de “re-” en este término es el de “responder”, de manera que si los árabes emprendieron la conquista de Hispania, luego los cristianos acometieron, por su parte, su propia conquista en respuesta a la de aquéllos, “re-cuperando” el territorio. Sin embargo, es verdad que, al margen de que intervengan diferentes sujetos, se trata de una nueva conquista, y de ahí emanaría el "principio de caridad" aplicado a esta interpretación.
  • En cualquier caso, las reflexiones de Gelio son interesantes, en especial cuando en el análisis del verbo rescio no sólo confluyen problemas con respecto al preverbio re-, sino también de carácter aspectual, pues, en realidad, mejor que rescio, habría que partir de un verbo no-resultativo rescisco, que supone la fase previa al proceso que termina con el acto de “saber” (scio).
  • El trabajo que presentaré el próximo lunes en el congreso de la Autónoma comenzó a redactarse en un avión, en pleno Océano Atlántico, de camino a México. Hacía tiempo que quería estudiar este capítulo de Gelio, que elegí para mi antología del año 2007, pero no he tenido ocasión de reflexionar en profundidad sobre el mismo hasta ahora. Para mí supone, asimismo, volver a la semántica de la mano de mi querido Gelio, aunando, por tanto, dos ámbitos contiguos de mi pequeño mundo investigador. Me siento feliz y agradecido al mismo tiempo por poder participar en este primer encuentro de semántica que tendrá lugar en la misma universidad donde me formé y doctoré.Podéis acceder a mi texto en el siguiente enlace. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La larga gestación de un artículo académico: de la idea a la publicación

IMG_2263A menudo tengo que tratar con personas jóvenes que comienzan a adentrarse en los procelosos vericuetos de la investigación académica. Este hecho me enfrenta a mí mismo ante problemas o cuestiones que considero “obvios”, pero que en la práctica no lo son tanto. Uno de ellos, y no el menos peliagudo, es el de la conveniencia de ofrecer resultados académicos cada cierto tiempo en forma de artículos en revistas especializadas. Un día, tratando de explicar a una de estas personas el proceso que entraña la elaboración de un trabajo de este tipo me di cuenta de su complejidad. Intentaré explicar aquí algunos aspectos oportunos desde mi propia experiencia académica. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

SOBRE QUÉ INVESTIGAR. Jamás ha sido tan oportuna como en este caso esa manida frase de que “nada nace de cero”. Una persona joven debe, en este sentido, intentar adecuar lo deseable (“sobre qué temas le interesa investigar”) a lo “posible” (“sobre qué puede investigar, realmente”). Imaginemos que a esta persona le gusta, pongamos por caso, el tema del “amor en la literatura grecolatina”. Este es un asunto inabarcable, incluso durante toda una vida de trabajo, por lo que, siguiendo los consejos de Umberto Eco, debería ir constriñendo este marco de estudio a algo tangible y observable. Imaginemos que esta persona tiene relación con un departamento de clásicas donde hay un buen profesor de literatura, por ejemplo, neogriega. Tras un concienzudo examen de las diferentes posibilidades, ahora discutidas entre profesor y alumno (posible discípulo), quizá se llegue a la conclusión de que lo mejor sería centrar el tema en un poeta griego moderno (“Cavafis”), si bien, aún así, el tema del “amor” sigue siendo inabarcable. Una posibilidad puede ser elegir un aspecto concreto de este tema, como el asunto de la “sensación amada”, y darle un enfoque desde las teorías neoepicúreas: “El concepto neoepicúreo de «sensación amada» en la poesía del Cavafis”. Ahora sí, ya estamos ante un tema investigable, dada su concreción y carácter observable.

¿SE PUEDE PUBLICAR UN ARTÍCULO CUANDO COMENZAMOS A INVESTIGAR? IMG_2264Recuerdo que jamás publiqué mi primer artículo. Mi director de tesis, Benjamín García Hernández, me dijo que los artículos mejoraban sustancialmente cuando ya se había leído la tesis doctoral. Es cierto, pero acaso no haya que esperar tanto. Lo que sí es verdad es que un artículo debe considerarse en clave de “trabajo asociado” a una investigación más amplia. Investigar sólo para escribir un artículo es agotador y una tarea a la larga estéril. Es mejor tener unas miras más amplias, como puede ser la de la confección de una tesis doctoral, un catálogo razonado e incluso una monografía académica, que nos permita canalizar nuestras publicaciones más concretas, a la manera de metas volantes en una carrera ciclista. Por regla general, el tiempo es un buen aliado para lograr resultados de investigación aceptables, si bien, algunas veces, corremos el riesgo de que “se nos pase el arroz” y una investigación concreta quede inédita por no sentirla ya como algo vivo.

BIEN, YA TENEMOS CLARO CÓMO SERÁ NUESTRO ARTÍCULO. Ahora queda una labor intensa y agotadora: redactar el artículo. Hay que dotarlo de estructura y darle forma. Para mí, un artículo académico debe ser una pequeña pieza de orfebrería, todo debe encajar a la perfección y hay que evitar en lo posible los flecos. Aquí es donde intervienen los grupos de investigación o, simplemente, el colega o amigo que quiera leerlo de manera crítica. Mi colega Antonio María Martín Rodríguez hace, además, algo bastante ingenioso: da a leer su trabajo a una persona no especialista para que detecte las erratas.

IMG_2266Y, CUANDO TENGO PREPARADO MI ORIGINAL, ¿YA ESTÁ TODO? En realidad, sólo hemos superado la primera etapa de la carrera de obstáculos. Ahora hay que pensar, si no lo hemos pensado ya, en dónde publicarlo. Se trata de una decisión que de ninguna manera resulta baladí. Pensemos en un futbolista que ha rematado una jugada magnífica y cuando llega a la portería del equipo contrario no dispara su balón para marcar gol. Esto es lo que les ocurre a veces a los autores, que no se paran a reflexionar acerca de cuál sería la mejor revista. En estos momentos, para que un profesor universitario pueda lograr un sexenio de investigación, al menos tres de los cinco trabajos que seleccione para su evaluación deben estar publicados en revistas de primer nivel. El problema es que estas revistas, dependiendo de la disciplina a la que nos dediquemos, son pocas y suelen acaparar gran parte de los originales. Por ello, debemos actuar con mucha previsión, pensando en que un trabajo puede ser publicado al cabo de tres o incluso cuatro años (es el precio de la gloria). Asimismo, si no colisionamos con los derechos de autor que imponen algunas revistas, podemos prepublicar nuestros resultados en un repositorio académico o universitario, lo que hace que el texto viva y pueda ser materia de crítica.

ENVIAMOS NUESTRO TRABAJO A UNA PRESTIGIOSA REVISTA, PERO ¿AHORA QUÉ? Ahora queda “rezar”, dado que al menos dos informantes desconocidos van a leer nuestro trabajo para juzgar si merece ser publicado o no. En caso de que el artículo reúna unas condiciones aceptables, el informante (yo soy uno de ellos, en varias revistas) suele mostrar dos actitudes básicas (caben otras, pero éstas son las más probables): a) hacer una crítica constructiva, señalando los aspectos mejorables, en caso de que los haya; b) hacer de “perdonavidas”, mediante una crítica dura y frontal que demuestre que nuestro original es un asco. Es fácil disparar contra un trabajo, incluso siendo excelente, en especial cuando nos sentimos afectados porque toca un tema de investigación que consideramos como propio, por lo que nos sentimos invadidos en nuestros dominios académicos, o bien porque no nos interesan sus nuevas aportaciones. En cualquier caso, debemos aspirar a que nos digan que el artículo es “publicable”, aunque con revisiones. Las revistas anglosajonas suelen ser muy puñeteras al respecto.

SI EL ARTÍCULO HA SIDO FINALMENTE ACEPTADO, QUÉ MÁS QUEDA HACER. IMG_2286Básicamente, esperar a la corrección de las pruebas de imprenta. Para que estas sean lo más limpias posible, debemos entregar originales igualmente limpios de erratas e incoherencias. Las pruebas de imprenta son realmente tramposas, pues a menudo no leemos nuestro texto y se nos pasa una errata terrible que acaba apareciendo finalmente en el texto impreso. Por ello, aconsejo no corregir los artículos ni una sola vez ni de una sola vez, o desde el comienzo al final. La segunda vez que hagáis una corrección de pruebas comenzad por el medio del trabajo.

YA ESTÁ EL ARTÍCULO FINALMENTE PUBLICADO. ¿SE ACABÓ TODO AL FIN? Pues en realidad no, pues es un buen momento para darle publicidad en nuestro blog, en el caso de que lo tengamos, o, si nos permiten los derechos de autor de la revista, subir su PDF a un repositorio académico para que adquiera eso que los cursis denominan “visibilidad”. Por lo general las revistas buenas tienen eficientes medios para dar a conocer nuestro trabajo, pero nunca viene mal una ayuda extra, en este caso la de nuestros propios medios de difusión.

El trabajo, finalmente publicado, pasa a engrosar nuestro curriculum, y aquí comienza IMG_2332ya la etapa de seguimiento. Si escribir un buen artículo científico es difícil, y no menos difícil publicarlo en una buena revista, que alguien lo lea es ya una labor épica. Normalmente, nuestro artículo tiene sus receptores entre los especialistas más afines, pero si conseguimos que el trabajo tenga cierto atractivo e incluso aportaciones metodológicas interesantes, puede que transcienda más allá del mero círculo de iniciados. En cualquier caso, si conseguimos que el trabajo aparezca en los buscadores y sea fácilmente accesible habremos multiplicado su posible audiencia.

A pesar de todo lo aquí contado, elaborar un trabajo académico resulta una pequeña gran aventura. Me gusta pensar que habito en mis trabajos, que muchas cosas de mí, de mis vivencias, quedan entredichas en sus líneas. Por ello, también me gusta dejar en ellos testimonio claro de las personas que me ayudaron o iluminaron con alguna idea mientras los llevaba a cabo. FRANCISCO GARCIA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Del claustro a la gran plaza: Universidad Nacional Autónoma de México

IMG_2302Los Campus universitarios son por lo general espacios simbólicos. El símbolo más recurrente, herencia genuina de la universidad medieval, es la idea de plaza cuadrangular o “quad”, tan propio de las universidades norteamericanas. Un “quad” es una plaza cuadrangular abierta por uno de sus lados que simboliza la idea del claustro catedralicio, si bien ahora no cerrado del todo. Sin embargo, en el caso de la Universidad Autónoma de México, este planteamiento simbólico queda reemplazado por el de la gran plaza propia de las ciudades mesoamericanas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Precisamente, durante mi estancia en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, quise experimentar con mis ojos ese nuevo planteamiento simbólico que dejaba atrás la idea del claustro medieval para remontarse a la propia cultura mesoamericana. Me interesa mucho esta cuestión de la arquitectura y urbanismo de los Campus universitarios, sobre todo porque mi lugar de trabajo, la Universidad Complutense, presenta la curiosa característica de haberse diseñado en un lugar, la Ciudad Universitaria, que importó de los Estados Unidos la moderna idea del Campus. Todo esto supone un curioso viaje de ida y vuelta, pues mientras los Campus norteamericanos trasladaron la idea del claustro medieval europeo para transformarla en la plaza o “quad”, la comisión de arquitectos que en su momento designó el rey Alfonso XIII para diseñar la nueva Ciudad Universitaria trajo de los Estados Unidos y Canadá las modernas ideas sobre el Campus de aquellos parajes. Es gracias a esto por lo que nuestra plaza de la Facultad de Medicina se parece tanto, pongamos por caso, a ciertos lugares del Instituto Tecnológico de Massachusetts o de la misma Universidad de Columbia. Cuando se construye el Campus de la Universidad Nacional de México esa idea tan clásica queda reemplazada por una tradición aún  más antigua: la gran plaza de las ciudades mesoamericanas. La monumentalidad de los edificios que rodean la inmensa plaza central, con los bellísimos mosaicos repletos de simbolismo y belleza, completan un efecto visual irrepetible. IMG_2324Como decía, quise experimentar yo mismo la sensación de esta gran plaza, y fue así como, gracias a Eduardo Fernández, me pude acercar sin perderme hasta la zona central del campus desde el Instituto de Investigaciones Filológicas, en un paseo que, con su ida y su regreso, duró unas tres horas. La experiencia fue absolutamente satisfactoria y pude comprobar in situ cómo se representaba ante mí aquel efecto simbólico del espacio y la monumentalidad azteca. No en vano, este conjunto urbano es patrimonio de la humanidad. En realidad, se sustituyó una tradición arquitectónica creada en el siglo XVIII, en el contexto de los novedosos campus norteamericanos, por una innovación que recibía ahora su herencia cultural de una tradición mucho más antigua, sin perder de vista el valor simbólico de tal espacio.

Esta anécdota tiene mucho que ver con el propio contenido de mi trabajo durante la intensa semana que he pasado en la UNAM. Quería llamar la atención sobre lo importante que es articular unos estudios de Tradición clásica basados en la reflexión metodológica y no sólo en dar constatación de los datos. Frente a los mismos estudios lingüísticos o literarios, la Tradición clásica se caracteriza por continuar afincada en el método positivista (“A en B”, como “Horacio en España”) de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Ahora he visto claro, y precisamente dentro del propio Instituto de Investigaciones Filológicas, cuál será el objetivo del libro que estoy preparando sobre el tema: Tradición clásica. Teorías y estéticas de la modernidad. Mi ponencia me ayudó francamente mucho a aclarar tales ideas y las mismas reflexiones que me proporcionó el propio Campus sirvieron de curioso estímulo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

IMG_2304

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tras el congreso de México

IMG_2274Aunque todavía es temprano en México D.F., he regresado al hotel para poder descansar tras un día más que intenso. Han pasado ya las cinco jornadas del IV Congreso Internacional de Estudios Clásicos y, aunque todavía todo está muy reciente, creo oportuno hacer unas breves reflexiones acerca de lo vivido. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Hace ya muchos años, en el suplemento CULTURAS del ya extinto DIARIO 16, apareció una preciosa entrevista a Augusto Monterroso, el escritor guatemalteco afincado en México. El título de la entrevista era para mí harto sugerente: “Mi relación más que ingenua con el latín”. Narraba Monterroso el papel singular que el latín había desempeñado en la creación de su obra, especialmente a la hora de recrear algunas fábulas de Fedro. Todo ello acontecía en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional de México, adonde ahora he acudido para poder recrear aquellas evocaciones en su propio lugar. Entre otras, y por esas paradojas de la vida, el profesor y humanista Tarsicio Herrera Zapién terminó traduciendo nada menos que al latín aquellas peculiares fábulas escritas por Monterroso, de manera que el círculo se cerraba admirablemente. El domingo regresaré finalmente a España con muy gratas impresiones de mi paso por “Filológicas”. Ya no sólo es un lugar lejano que evocar, ahora es una entrañable experiencia vital y académica. He recibido estos días la amabilidad de muchas personas, comenzando por David, Martha, Aurelia, Eduardo, Javier o Magda Raquel (y no sólo, naturalmente). He tenido la oportunidad de mantener conversaciones de grandísimo interés con colegas de diferentes países.IMG_2322 También, gracias a Eduardo, he podido recorrer (felizmente a pie, para hacerme idea de las dimensiones) el inmenso campus de la UNAM, y hoy mismo Magda Raquel me ha llevado a visitar el Colegio de México, lugar donde ella misma se había doctorado. Mi conferencia de clausura ha resultado grata para la nutrida audiencia, algo que me ha alegrado sobremanera, pues para mí suponía un antes y un después en mi propia vida académica. Los mariachis, finalmente, han alegrado la comida bajo una carpa en el jardín botánico.

Marcho, por tanto, con las gratas impresiones de un congreso celebrado, sin embargo, durante unos días duros para esta gran y noble nación. Espero, sinceramente, que todo lo bueno que he visto sea lo que al cabo del tiempo termine triunfando sobre otras circunstancias menos gratas. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tradición frente a Recepción clásica. El congreso de México

¿Qué es reconocible del mito de Ícaro en esta composición de Matisse? ¿Qué importa más, el mito o su reelaboración?

¿Qué es reconocible del mito de Ícaro en esta composición de Matisse? ¿Qué importa más, el mito o su reelaboración?

Un largo viaje, no sólo por tres continentes, sino por diferentes maneras de entender el pasado, ha estado en la base de esta ponencia con la que se clausurará el  IV Congreso Internacional de Estudios Clásicos, cuya celebración va a tener lugar la semana próxima en la Universidad Nacional Autónoma de México. "Legado", "Fuente" o "Materia" son metáforas muy poco inocentes para referirse a ese fenómeno casi mágico que supone reinventar la Antigüedad. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Al profesor David García, con quien comparto la vital admiración por Alfonso Reyes

En marzo de 2013 tuve la oportunidad de preparar una conferencia acerca de las metamorfosis que había sufrido la poliédrica disciplina que conocemos como "Tradición clásica". Aquel intenso trabajo me llevó a descubrir los diferentes enfoques hermenéuticos que se encierran en la comprensión del pasado, desde la búsqueda de los significados primigenios hasta la historicidad que va articulando  el horizonte de sus diferentes sentidos a través del tiempo. Aquel primer ensayo se ha convertido, felizmente, en un intenso viaje a través de diversas ciudades (Zaragoza, Almería, Siem Reap, París, Lisboa, Cádiz, Liverpool, Munich, Amsterdam, Bogotá, Kioto, Hiroshima, Toulouse) y de no menos diversos libros (Comparetti, Menéndez Pelayo, Murray, T.S Eliot, Highet, Borges, Bloom, Octavio Paz, Jauss...) que culminará felizmente la semana próxima en el mítico Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. No por casualidad, el tema elegido para esta ponencia ha sido el de la actual tensión que se ha creado, dentro del mundo académico, entre Tradición y Recepción clásicas. ¿Hay tan sólo una "Tradición clásica, la grecolatina? ¿Cuantas formas de Recepción del mundo clásico caben más allá del clasicismo?

Los templos de Ise, uno de los corazones espirituales de Japón, se reconstruyen cada veinte años, según una secular "Tradición clásica".

Los templos de Ise, uno de los corazones espirituales de Japón, se reconstruyen cada veinte años, según una secular "Tradición clásica".

Analizo en mi trabajo tres aspectos fundamentales, como son el proceso de formación de tales CONCEPTOS, la dispareja HISTORIA de ambos enfoques y, finalmente, los MÉTODOS que han utilizado y utilizan.  Cabe preguntarse, ante todo, por qué un grupo de académicos anglosajones ha querido articular una nueva disciplina, los "Classical Reception Studies", independientes de la consolidada "Classical Tradition". El concepto de "influencia", tan propio de la Tradición Clásica, casi como si tal tradición fuera la metáfora de un virus que se transmite, bascula ahora hasta la idea del "reciclado" de la materia clásica (ya no tanto "legado" o "fuente") que llega a adquirir nuevas "formas" en el presente, a menudo irreconocibles. Los receptores alcanzan un gran protagonismo en calidad de (re)creadores, y son precisamente sus "traiciones" al pasado la que se convierten en "creación". La literatura, aparentemente, se democratiza, en un giro acaso más cercano a la "corrección política" que a lo estrictamente artístico. Borges era consciente de que citaba mal a Virgilio cuando escribió "la amistad silenciosa de la luna", quizá porque el texto virgiliano que subyace bajo estas palabras había comenzado a transformarse en algo diferente, aunque esencialmente reconocible como clásico. Como veremos, todas estas tensiones en torno a la interpretación del pasado tienen, sobre todo, que ver con nuestro presente. Como diría Benedetto Croce, toda historia, por antigua que ésta sea, no es más que historia contemporánea.

La Gliptoteca de Munich nos ayuda a percibir el sentido de lo clásico, aún cuando algunas de sus esculturas más señeras, como la del Fauno Barberini, no son estrictamente clásicas, sino helenísticas.

La Gliptoteca de Munich nos ayuda a percibir el sentido de lo clásico, aún cuando algunas de sus esculturas más señeras, como la del Fauno Barberini, no sean estrictamente clásicas, sino helenísticas.

Según mi costumbre, y dentro de un firme empeño por facilitar el acceso abierto a mi investigación, he subido el texto que fundamenta mi ponencia al repositorio de la Universidad Complutense y, asimismo, puede consultarse ya el power point que proyectaré durante mi charla. Habrá quién vea todo esto como un incomprensible desvelamiento. En este sentido, Alejandro Magno, mientras conquistaba Asia, se enojó al enterarse de que su maestro Aristóteles había publicado las lecciones acroamáticas (aquellas que eran privilegio de sus discípulos iniciados), y así se lo transmitió al maestro por carta. Aristóteles le respondió que no había lugar a tal enojo, dado que aquellas lecciones estaban publicadas en la misma manera en que no lo estaban. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tradición clásica y poética. Un libro de Gilbert Murray

IMG_2252Si bien es indiscutible que el libro que contribuye a consolidar la disciplina que conocemos como Tradición clásica es la monumental obra titulada La tradición clásica. Influencias griegas y romanas en la literatura occidental (The classical tradition. Greek and Roman influences on western literature) de Gilbert Murray, hay otros libros más discretos que también deben tenerse en cuenta para poder comprender el fenómeno de conformación de esta disciplina académica. En este sentido, el hecho de que las primeras conferencias Norton de Harvard fueran impartidas en 1927 por el helenista Gilbert Murray, precisamente acerca del tema de la relación la presencia de la Tradición clásica en la Poética, es un hecho más que significativo. La discreta belleza y el encanto del libro que recoge tales conferencias tampoco es una razón menor. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

No es un hecho baladí que la fecha de publicación de The Classical Tradition de Gilbert Highet fuera, precisamente, el año de 1949, es decir, en plena guerra fría. La obra apareció traducida al español bastante pronto nada menos que por Antonio Alatorre, en 1954, para el Fondo de Cultura Económica. Cuando se publica The Classical Tradition en Oxford, su autor ya era, desde 1938, profesor de la neoyorquina Universidad de Columbia. Como ha revisado Gabriel Laguna tanto en su trabajo sobre el origen de la expresión (2004) como en su cuaderno de bitácora (vulgarmente conocido como “blog”)[1], Highet se inspiró en Domenico Comparetti. Sin embargo, a ello cabe añadir, como bien se refleja en la discusión que suscita la interesante propuesta de Laguna, otro libro precedente compuesto por uno de los maestros que Highet tuvo precisamente en la Universidad de Oxford. Éste no era otro que el helenista Gilbert Murray. IMG_2253Nos referimos a su obra titulada La tradición clásica en la poesía (The classical tradition in poetry [Murray 1927]), donde se recogen las conferencias que inauguraron las prestigiosas “Charles Eliot Norton Lectures on Poetry” que se siguen dictando en la Universidad de Harvard precisamente desde 1927. Especialmente interesante es la primera de las conferencias, titulada “Qué se entiende por tradición” (“What is meant by Tradition”), donde a partir de un gráfico ejemplo tomado de su propia tierra de origen, Australia, Murray formula dos maneras de concebir la “tradición”, a saber: como algo inconsciente, similar a una convención que se asume de manera imperceptible, y como una forma de ideal (Murray 1927, p. 5), donde sí se ve la voluntad clara de adoptar un tipo determinado de tradición, por ajena y lejana que ésta sea. Como bien apunta Murray, frente a sus orígenes anglosajones, la literatura inglesa ha adoptado la tradición clásica grecolatina como un ideal literario que puede reconocerse en autores como Milton, si bien no deja de haber elementos inconscientes de esa propia tradición más difíciles de detectar, algo que también es perceptible en un autor que se considera tan diferente de Milton como el propio Shakespeare (Murray 1927, p. 26). La indagación en el propio origen de la poesía, nos propone Murray, puede ayudarnos a aclarar este enigma entre un ámbito perceptible de la tradición clásica y otro inconsciente (Murray 1927, p. 27). No nos es posible entrar ahora a considerar cuánto pudo aportar esta obra de Murray a la de Highet, aunque me aventuro a pensar que no demasiado. FRANCISCO GARCÍA JURADO

BIBLIOGRAFÍA CITADA

Highet, G., The classical tradition. Greek and Roman influences on western literature, Oxford, Clarendon Press, 1949 (trad. esp. Highet, G. La tradición clásica: influencias griegas y romanas en la literatura occidental, México D.F., FCE, 1996 [=1954]).

Laguna Mariscal, G., «¿De dónde procede la denominación «Tradición Clásica»?», CFC (L) 24, 2004, pp. 83-93.

Murray, G., The classical tradition in poetry, Harvard, Harvard University Press, 1927.


[1] Gabriel Laguna, blog de tradición clásica, en la dirección electrónica siguiente (consultada el 10 de febrero de 2013): http://tradicionclasica.blogspot.com.es/2004/12/origin-of-classical-tradition-label.html.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Borges, Aulo Gelio y la memoria: el “almacén literario”

El ejemplar de la primera versión española de las "Noches áticas" de Aulo Gelio

El ejemplar de la primera versión española de las "Noches áticas" de Aulo Gelio

Gracias a un reciente artículo del profesor Balderston publicado en Variaciones Borges he podido saber que Jorge Luis Borges tuvo, leyó y anotó un ejemplar concreto de las Noches áticas de Aulo Gelio. Esto ha supuesto para mí un feliz acontecimiento, tras llevar tantos años dedicado a estudiar la presencia de Gelio entre los modernos autores argentinos. El ejemplar, concretamente una traducción castellana de Francisco Navarro y Calvo publicada en Madrid el año de 1893, está actualmente depositado en la Small Library de la Universidad de Virginia, precisamente dentro del Fondo Jorge Luis Borges (cf. C. Jared Loewenstein, A Descriptive Catalogue of the Jorge Luis Borges Collection at the University of Virginia Library, University of Virginia Press, 1993 y el mismo catálogo de la biblioteca). Asimismo, el ejemplar en cuestión contiene un interesante texto manuscrito compuesto en 1926 que Balderston transcribe y glosa en su artículo. El texto manuscrito se convertirá con el tiempo en la prosa titulada “Sentirse en muerte”. ¿Por qué aparece este texto en las Noches áticas? ¿Se debe a la mera casualidad o hay alguna razón acaso más concreta? POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para Iván Almeida

Ya en otra ocasión he escrito sobre la peculiar presencia que las Noches áticas de Aulo Gelio (en principio una obra menor o compilatoria de la literatura latina) tiene entre los mejores autores argentinos de la primera mitad del siglo XX. Bioy Casares, Borges o Julio Cortázar son buenos representantes de esta peculiar lectura geliana. La causa eficiente de este éxito, según he podido averiguar, se debe al poeta Arturo Capdevila, quien en su libro La fiesta del mundo, publicado en 1922, incluyó un poema titulado, precisamente, “Aulo Gelio”. Se trata de una composición donde Capdevila interpela a Gelio, reprochándole que tan sólo sea un erudito en miles de cosas, salvo en el conocimiento de los propios seres humanos. El poema no tardó en pasar a las antologías de la literatura argentina y recibió cálidos elogios del propio Jorge Luis Borges. Debemos hacer notar que el conocimiento que Capdevila tenía de Gelio se debe a la traducción castellana de Francisco Navarro y Calvo, publicada primeramente en 1893 (precisamente, la misma que tenía Borges). Tal como ha demostrado el Dr. Holford-Strevens, no se trata, al contrario de lo que se puede leer en la propia portada de la obra, de una “traducción directa del latín”, sino de una versión del texto francés que aparece junto al texto latino en la benemérita colección Nisard. En cualquier caso, y con todas las limitaciones que presenta esta versión castellana de Gelio, fue la que hizo posible el conocimiento de las Noches áticas entre los autores argentinos. La lectura moderna de esta obra de carácter misceláneo estimulará la creación ensayística moderna.

Daniel Balderston ha llevado a cabo una edición y comentario del texto manuscrito borgiano que aparece en la edición de Gelio. Igualmente, se pregunta qué puede tener que ver el libro de Gelio con el propio texto manuscrito que aparece en él. Es cierto, como bien apunta el propio Balderston, que muchas veces tales anotaciones manuscritas tienen poco que ver con el contenido del libro donde se encuentran. Sin embargo, Balderston considera el carácter de libro de anotaciones que tienen las propias Noches áticas, donde caben emotivos relatos. Cita como ejemplo la bella historia del actor Polo que encontramos en el capítulo quinto del libro sexto. Se trata de un bello y patético relato con cierta profundidad filosófica, a la manera de lo que luego será el propio relato borgiano “Sentirse en muerte”.

Quisiera apuntar, en lo relativo a la nota manuscrita de Borges y el carácter del libro donde aparece, una idea que me vino a la cabeza nada más comenzar a leer el texto. Las reelaboraciones que hace Borges de los textos que le inspiran tienen a veces tal calado que convierte a sus “fuentes” (mejor “hipotextos”) en irreconocibles. Me llamó la atención la primera frase, que aúna tanto el acto de la memoria como la propia noche:

“Deseo/Quiero memorizar aquí una experiencia que tuve hace 
unas noches […]” (Borges)

Esta frase, cuando aparezca ya reelaborada en el relato “Sentirse en muerte”, habrá cambiado el verbo “memorizar” por “registrar” (“Deseo registrar aquí una experiencia que tuve hace unas noches”), pero sin perder esencialmente su sentido. Me llamó la atención la expresión de un deseo tan fervierte de memoria en un autor que, como Borges, terminará prefiriendo el consciente olvido. Curiosamente, y sin salir de la primera página del “Prefacio” que abre las Noches áticas, encontramos una preciosa metáfora relativa al acto de guardar los recuerdos, como es la idea de la provisión de la memoria, que en la traducción de Navarro y Calvo se vierte como “almacén literario”:

 “Viniendo a ser como materiales que hacinaba en mi memoria, 
a la manera de almacén literario” 
(Gel. Praef.) trad. de F. Navarro

De esta forma, las notas gelianas que aparecen en las Noches áticas son consideradas, metafóricamente, como una suerte de provisión que se guarda en un almacén y que precisamente se elaboran durante la noche, en la campiña ática. De tal manera, si bien por razones bien distintas, tanto en Gelio como en Borges encontramos unidos ambos aspectos, la “memoria” y la “noche”. De las Noches áticas a Borges le interesarán, sobre todo, capítulos como Gel. 5.10, donde encontramos un precioso problema lógico que luego aparecerá referido en el prólogo que Borges dedica al libro Matemáticas e imaginación, o hechos prodigiosos propios ya de la moderna ciencia ficción, como la existencia de una paloma de madera fabricada por Arquitas el pitagórico (Gel. 10.12). Sin embargo, cabe indagar en aspectos más genéricos y menos puntuales de las Noches, como su orden fortuito y carácter misceláneo, que dejó incluso su huella en la Rayuela de Cortázar (no en vano, uno de los capítulos prescindibles de esta novela recoge cierto capítulo de Gelio dedicado a la etimología de la palabra persona "máscara"). En cualquier caso, Borges puede haber encontrado en Gelio esta estimulante metáfora del “almacén literario”, acaso la antítesis del mito platónico de Theuth contra la letra escrita. Esta imagen geliana pudo llamar la atención de Borges, al igual que ocurre con otros autores latinos, como Virgilio, que estimuló su obra poética gracias al uso de la hipálage o el peculiar adjetivo “lento” (“lento en la lenta sombra”). Naturalmente, Borges recombina los elementos gelianos (“memoria” y “noche”) para crear algo esencialmente distinto. El hecho es que en todo el texto trascrito por Balderston hay un indudable énfasis en la memoria (el recurso repetido a la cita cervantina  “de cuyo nombre no quiero acordarme” llevada al otro extremo) y la noche como espacio mágico de la creación literaria.

No quiero terminar este pequeño ensayo sin expresar mi agradecimiento al profesor Balderston por su precioso y estimulante estudio. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Noster Plutarchus, “Nostre Plutarque”. Aulo Gelio, Amyot y Montaigne

Nuestra visita a la Biblioteca de Patrimonio para admirar las ediciones de Plutarco

Nuestra visita a la Biblioteca de Patrimonio para admirar las ediciones de Plutarco

Regreso de Toulouse, tras haber pasado tres días participando en el “Colloque annuel du Réseau européen de l’International Plutarch society” (24-26 de septiembre de 2014). Un congreso, la verdad, muy familiar, con pocos participantes venidos de Coimbra, Málaga, Madrid, Lovaina, Milán, Salerno, París y la propia Toulouse. Traigo buenos recuerdos, así como la experiencia de haber podido tener entre mis manos nada menos que una edición aldina de Plutarco y, por supuesto, la imprescindible traducción francesa del humanista Amyot. Al mismo tiempo, he celebrado, ya de manera privada, mi pequeña fiesta lectora con el libro primero de los Ensayos de Montaigne, y en algún momento mágico lo he podido imaginar leyendo, precisamente, a Amyot. Este cuaderno de bitácora, a su manera, es un pequeño ensayo acerca de las pequeñas cosas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A cierta edad tenemos que elegir entre seguir viviendo o, simplemente, existir. Cuando ya sabemos cuánto da de sí, pongamos por caso, nuestra profesión, es tiempo de comenzar a reinventarnos para no caer en el descontento. Es verdad que no hemos cumplido nuestros sueños, pero acaso éstos no eran más que entelequias. Recuerdo una pequeña historia cómica que una vez me contaron acerca de un joven que quería ser como su padre, sin lograrlo, hasta que descubrió que ni tan siquiera su padre era tal. La experiencia, en cualquier caso, debería llevarnos a una sana y fructífera lucidez, pero jamás al desasosiego. Me ha gustado pasar unos días con los plutarquistas. Al congreso acuden verdaderas familias académicas, como ocurre con Paola Volpe y sus discípulos de Salerno, que ahora traducen al italiano los fragmentos de Plutarco. Me he sentido muy honrado de poder haber participado en este congreso, precisamente disertando sobre las referencias que Aulo Gelio hace de Plutarco, de su persona y de sus obras. Asimismo, por muchas razones, he tenido durante esta etapa de mi vida la necesidad imperiosa de regresar a los ensayos de Montaigne. Siempre los he leído de manera salteada, pero ahora estoy acometiendo una lectura continua y completa. Ya casi tengo terminado el libro I y puedo decir que la visión que estoy obteniendo de Montaigne se me enriquece enormemente. Estos días, mientras mis colegas disertaban sobre la recepción humanista de Plutarco, en especial acerca de las lecturas filológicas y conjeturas que el sabio Amyot había realizado para traducir al autor griego, pensaba en la admiración que por este humanista sentía Michel de Montaigne. No hay que ser muy avispado para darse cuenta de que Amyot debió de enriquecer la lectura y el conocimiento que Montaigne tenía de Plutarco. También es probable, y ahora lo veo con más claridad, si cabe, que Montaigne haya llegado a la lectura de un pasaje de las Noches áticas de Gelio relativo a una anécdota de Plutarco (Gel. I.26) gracias, precisamente, al propio Amyot. Se trata de un pasaje curioso, donde Gelio refiere, gracias a la transmisión oral, una anécdota sobre cómo Plutarco castigó sin encolerizarse a uno de sus esclavos. La anécdota, si nos atenemos a lo escrito, la refiere uno de los maestros de Gelio, Calveno Tauro, y resulta muy significativo que éste se refiera a Plutarco en términos de “Plutarchus noster”. No voy a entrar ahora en lo discutido que ha sido este adjetivo por parte de los especialistas en Gelio, pero sí referiré lo que me ocurrió ayer mismo cuando ya había subido al autobús esperando para marchar al aeropuerto. Tenía mi libro de Montaigne abierto por el capítulo XXV del libro primero, el dedicado a la educación de los niños. Allí fue donde encontré lo siguiente, que ahora cito en francés por la edición de La Pléiade (Oeuvres completes, París, 1992):

« Quel profit ne fera-il en cette part-là, à la lecture des Vies de nostre Plutarque ? » (p. 155)

Erasmo y Plutraco, otra relación inacable

Erasmo y Plutraco, otra relación inacabable

Me cuesta pensar que este « nostre Plutarche » no tenga intención ni que presente un remoto regusto geliano (Plutarchus noster), dado que procede precisamente del capítulo sobre Plutarco y el castigo al esclavo, un capítulo tan señalado que el mismo Montaigne lo elogió y parafraseó en su propio ensayo sobre la cólera (II.31). Sin embargo, y puesto que acababa de pasar por un congreso de Plutarquistas en Francia, se me antojó una posibilidad más elaborada: que fuera Amyot el intermediario entre Gelio y Montaigne. En efecto, consultando antiguas ediciones de Amyot en el fantástico Google Books veo que el humanista y traductor francés utiliza en algunas ocasiones la expresión “nostre Plutarque” y, aún más, observo que en el tomo segundo de la traducción de las Vidas de los hombres ilustres (he consultado una edición tardía: París, 1609), concretamente en la página 1198, dentro de lo que se presenta como una biografía del propio Plutarco, aparece la historia del esclavo contada casi con las mismas palabras que utiliza Montaigne en su ensayo sobre la cólera.

El facsímil sobre "La respuesta de Roma a Plutarco" escrita por Tasso, en la preciosa edición de la profesora Volpe

El facsímil sobre "La respuesta de Roma a Plutarco" escrita por Tasso, en la preciosa edición de la profesora Volpe

No he podido valorar aún el alcance de todas estas cosas. Simplemente me sugieren que mi idea de ver a Amyot como el intermediario entre Gelio y Montaigne a la hora de hablar sobre Plutarco no deja de ser una estimulante hipótesis. Pero, ante todo, me quedo con la sensación placentera de haber estado leyendo a Montaigne de nuevo en Francia (lo hice hace ya unos años en la misma Burdeos), mientras disfrutaba de una tarde de otoño. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Congreso sobre Plutarco en Toulouse: textos al margen

Plutarco representado en la edición de Amyot


Plutarco representado en la edición de Amyot

Toulouse es una ciudad admirable, y pasear por sus bellos canales durante el otoño no deja de ser una experiencia única. Este año, el profesor Olivier Guerrier y su colega Bérengère Basset organizan en la Université Toulouse-Jean Jaurès el coloquio anual sobre Plutarco, que lleva por título "Plutarque: éditions, traductions, paratextes". Salta a la vista ya desde el título el interés, tan propio de los académicos franceses, por acercar los estudios intertextuales a las "Pratiques et enjeux de l'edition". Teoría de la literatura y patrimonio se entrelazan admirablemente. Así las cosas, para esta ocasión, el tema del congreso tiene que ver, precisamente, con diferentes modalidades de textualidad relativas, sobre todo, a las modernas ediciones del autor griego, comenzando por la fundamental de Amyot. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Me sentí, en un cierto aprieto, lo reconozco, a la hora de elegir un tema adecuado para este congreso al que tan amablemente se me había invitado como representante de la Universidad Complutense. Mi idea previa había sido la de hablar acerca de dos especiales lectores de Plutarco, a saber, Aulo Gelio y Montaigne, pero el profesor Guerrier me recomendó que adaptara lo más posible mi contribución al asunto específico del congreso, precisamente las ediciones y los textos marginales, o "paratextos". Así que, en un pequeño alarde de audacia intelectual, planteé un tema que hipotéticamente podía dar de sí (o no): considerar las Noches áticas de Aulo Gelio, en particular las referencias que el autor latino hizo de Plutarco, como si se trataran de un paratexto o texto marginal con respecto a la obra del autor griego. En realidad, son doce las referencias a Plutarco que pueden encontrarse si consultamos los índices de las Noches. Acaso parezcan numéricamente pocas, pero constituyen todo un pequeño mundo que me ha tenido más que entretenido durante tres meses. Para empezar, la manera en que aparecen ordenadas a lo largo de los distintos índices que he consultado, desde una edición de 1609 a las más modernas, es de lo más peculiar: resulta que tales referencias no aparecen tal como se ordenan en los libros de Gelio, sino según los títulos de las obras de Plutarco. Esto es ya, de por sí, un indicio de que tales referencias gelianas a Plutarco importan más por su relación con un texto ajeno que por ellas mismas dentro de las Noches. Fue un primer indicio, silente, de esta lectura paratextual que yo mismo había planteado como hipótesis. Asimismo, en las referencias se distingue entre aquellas que se refieren de manera específica a Plutarco como persona y las que tienen que ver, más bien, con aspectos textuales de su obra (todas las obras citadas por Gelio pertenecen, singularmente, a Moralia). En cuanto a las primeras referencias, la más notable es la que Gelio nos transcribe al final del libro I, y que no es otra cosa que una de las pocas noticias o anécdotas que conocemos sobre la vida de Plutarco. Tal es así que esa noticia dio lugar a la única referencia elogiosa que el ensayista Montaigne brindó a Aulo Gelio, precisamente en su ensayo titulado “De la cholere” :

“Les escrits de Plutarque, à les bien savourer, nous 
le descouvrent assez, et je pense le connoistre jusques 
dans l’ame ; si voudrois-je nous eussions quelques 
memoires de sa vie ; et me suis jetté en ce discours 
à quartier à propos du bon gré que je sens à Aul. 
Gellius de nous avoir laissé par escrit ce conte 
de ses meurs qui revient à mon subjet de la cholere” 
(Montaigne 1992: 694)

toulouseOtras referencias tienen que ver con el título de alguna obra concreta, en algún caso hoy día desconocida, o bien con alguna paráfrasis y, ya en tercer lugar, con determinados pasajes, citados en griego o vertidos al latín. Precisamente son estas paráfrasis, como la de los extraños suicidios de las vírgenes milesias, o las citas concretas, como algunas de Epicuro, las que luego hicieron posible que ciertos textos de Gelio se convirtieran en fragmentos de Plutarco, de manera que algunas referencias extraídas por el autor latino para sus Noches "regresaron" finalmente al corpus de Plutarco. En particular, de las doce referencias gelianas al autor griego, sólo ocho se han convertido en fragmentos, y hay casos donde no se elige toda la referencia, sino tan sólo una parte, que viene a ser la que aporta un texto perdido. Y ahora nos adentraremos un poco en la teoría de la literatura para interpretar estos hechos: referencias y fragmentos. Según Gérard Genette, que articuló la teoría de los intertextos (textos referidos de alguna manera a otros textos en calidad, por ejemplo, de citas, comentarios o apéndices), habría dos tipos de paratexto: el "epitexto", o texto marginal que circula fuera del texto al que se refiere, y el "peritexto", o texto también marginal pero que se encuentra ya dentro de la obra que le sirve de referencia. En este sentido, mientras las doce referencias a Plutarco dentro de las Noches constituyen perfectamente un "epitexto", los ocho fragmentos extraídos de ellas que regresan a las modernas ediciones de Plutarco podrían funcionar como perfectos "peritextos". Toda esta historia, en definitiva, muestra un viaje de ida y vuelta que representa el sentido dinámico que mantienen los textos en sus distintas relaciones.

El trabajo, naturalmente, es bastante más complejo, en especial si atendemos a los textos de manera más concreta. Particularmente, he propuesto dentro del propio trabajo un clasificación de las referencias gelianas a Plutarco a partir de cuatro niveles, desde un grado mínimo a un grado máximo de textualidad:

-Referencias a la figura de Plutarco como persona (2.1.)

-Títulos de sus libros (2.2.)

-Paráfrasis de obras de Plutarco (2.3.)

-Citas en lengua latina y en lengua griega (2.4.)

Aquí quedaría resumido y ordenado este pequeño mundo desde el que podemos extraer la idea de un autor a partir de otro, a partir de lo que hemos querido ver como un margen textual.

Como es mi costumbre, he subido el texto de mi ponencia al repositorio institucional de la Universidad Complutense. Está disponible en la siguiente dirección electrónica: http://eprints.ucm.es/26709/

FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts