Sobre pedagogos, pedantes y gramáticos

Gargantua-y-Pantagruel-Rabelais-Francois-9789706666192Todos guardamos recuerdos agridulces de nuestros profesores y esto nunca deja de ser, como aquellos viejos recuerdos del servicio militar, un tema recurrente de conversación y risa. Al margen de ello, entre nuestros recuerdos infantiles y juveniles afloran, cómo no, aspectos a menudo impíos y sarcásticos de sucesos ridículos que protagonizaron nuestros enseñantes o incluso nuestros mismos condiscípulos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

En relación con ello, están también los motes o sobrenombres carnavalescos que tuvieron que llevar a menudo quienes, acaso sin pretenderlo, fueron pasto del sarcasmo colectivo. Y decimos que este sarcasmo es colectivo porque, más allá de nuestros recuerdos personales, la chanza contra los docentes es algo que hemos heredado desde tiempos inmemoriales, y es posible que ni tan siquiera seamos conscientes de ello, como, por ejemplo, cuando llamamos a alguien despectivamente “pedante”. El gran lexicógrafo de nuestro siglo de oro, Sebastián de Covarrubias, define de esta manera tan concisa y certera el término “pedante” en su Tesoro de la lengua castellana o española (1611): “El maestro que enseña a los niños; es nombre italiano, del griego pais, paidos, puer”. Alguien se preguntará ante esta aséptica definición dónde está aquí el sentido peyorativo del término. Aparentemente no puede verse, pero subyace, sin embargo, en su origen italiano y, más en particular, en el contexto literario donde nace, que es de manera inmediata la comedia italiana. En este sentido conviene cotejar la definición de Covarrubias con lo que nos cuenta Michel de Montaigne en su ensayo titulado, precisamente, “De la pedantería” (“Du pedantisme”, I, XXV):

Recuerdo que en mi infancia me desagradaba ver siempre en las comedias 
italianas un pedante chocarrero, y hallar que el sobrenombre de maestro 
no tenía mejor significado entre nosotros. Porque, estando yo a cargo 
de maestros, ¿qué podía hacer sino sentirme celoso de su reputación? 
Procuraba excusar el caso achacándolo a la natural desavenencia que 
hay entre el vulgo y las personas raras y excelentes en su juicio 
y saber al punto de que unos y otros obran de manera del todo distinta; 
pero aquí me desconcertaba el advertir que los hombres de más valía eran 
los que más desdeñaban a los pedantes (...) (Montaigne 1985: 91)

Montaigne reflexiona en este ensayo acerca de las razones por las que convertimos en materia risible a los maestros, incluso ya al llamarlos inocentemente pedantes. En su reflexión, Montaigne nos dice de manera muy socrática que frente a los verdaderos maestros, estos pedantes no son sino transmisores mecánicos de conocimientos y a menudo personas despreciables, incapaces de dar a conocer la virtud a sus alumnos:

Es el caso y esta razón vengo inquiriendo aquí, que el estudio en Francia 
no tiene apenas otro fin que el provecho, y por ello (salvo algunos a 
quienes la Naturaleza ha hecho nacer en cargos más nobles que lucrativos 
y que se dan con desinterés a las Letras) de ordinario no se entregan 
al estudio más que gentes de baja fortuna, que buscan en él sus medios 
de vida. Siendo las almas de esas gentes, por naturaleza y por educación 
y ejemplo domésticos, de la más baja ley, informan con falsía 
del fruto de la ciencia, porque ésta no puede dar luz al alma que no 
la posee, ni hacer ver a un ciego. (Montaigne 1885: 98)

Además de estas razones de índole social[1], tiene razón Montaigne cuando se refiere a las comedias italianas como difusoras de esta imagen irrisoria del maestro, pues allí el pedante constituye un personaje estereotipado, junto a la alcahueta, la melindrosa, el enamorado, el celoso, el avaro o el soldado fanfarrón. Curiosamente, como luego veremos, hasta es posible que los dos últimos personajes, el avaro y el soldado fanfarrón, se acaben confundiendo con el del maestro o pedante. En todo caso, el pedante es un personaje bien reconocible por sus latines absurdos y extemporáneos o su vanidad, como podemos ver en la comedia titulada El caballerizo (Il marescalco) (1533) de Pietro Aretino (Acto I. Escena IX)[2]:

 Pedante.- Bona dies. Quid agitis, magister mi?
Caballerizo.- Perdonadme, maestro, que no os haya visto. Estoy fuera de mí.
Pedante.- Sis laetus.
Caballerizo.- Hablad en cristiano, os lo ruego, que no estoy para pensar 
en vuestras astrologías.
Pedante.- Bone vivere et laetari. Te traigo buenas noticias, pero muy buenas.
Caballerizo.- ¿Qué noticia hay para mí que pueda ser buena?
Pedante.- Su excelencia, su señoría ilustrísima, te estima y esta misma tarde, 
uniéndote en vínculo matrimonial, te copula a una puella tan hermosa 
que te envidiará totum orbem. (Aretino 1989: 224-225)

Además del de “pedante”, otro de los nombres comunes que recibe este tipo de docentes (aunque no indistintamente) es el de “gramático”, antiquísima palabra que, curiosamente, acaba dando lugar esta vez a un término meliorativo como “glamour”[3]. Poco glamour tienen, sin embargo, los grammatici que aparecen en el Elogio de la locura (1511) de Erasmo, pues se trata de uno de los retratos más grotescos que podemos encontrar (Laus XLIX):

 (…) siempre famélicos y zarrapastrosos en aquellas escuelas suyas 
–en sus escuelas, he dicho, pero mejor hubiera sido decir en sus 
pensatorios, en sus ergástulos o en sus cámaras de tortura-, metidos 
entre rebaños de niños, envejecen por los esfuerzos, ensordecen a causa 
del griterío, se consumen entre el hedor y la suciedad. Y se debe a 
favor mío que, a pesar de todo ello, crean ser los más destacados 
de los mortales: ¡Hasta tal punto se complacen cuando aterrorizan a la 
asustadiza chiquillería con tremendo rostro y voz amenazante, o 
cuando a palmetazos, a vergajazos y latigazos, despedazan a los infelices, 
o cuando por cualquier medio se encarnizan a su gusto, 
imitando al asno de Cumas. (Erasmo 1991: 233)

Ya para empezar, se los describe con rasgos físicos que vamos a seguir viendo a lo largo de la literatura posterior. Los gramáticos son descritos como famelici, sordidique in ludis illis suis. La delgadez y la suciedad representan externamente lo que no deja de ser un reflejo de sus escasas virtudes interiores. Así lo vemos en los gritos y amenazas que dispensan a sus alumnos: dum pavidam turbam minaci vultu voceque territant. De esta esperpéntica comedia no se escapan tampoco las madres y los padres, considerados como estúpidas e idiotas, respectivamente: ut stultis materculis et idiotis patribus tales videantur, quales ipsi se faciunt. Es destacable, asimismo, que haya una referencia explícita a Las nubes de Aristófanes, una de las comedias que inauguran la chanza contra los educadores, cuando se habla de los “pensatorios”. De hecho, aquellos viejos sofistas atenienses no dejarían de ser los nuevos escolásticos de los que nos habla Rabelais en su desternillante Gargantúa (1534). Los maestros de Gargantúa tienen, para empezar, nombres bastante curiosos, como Thubal Holofernes, considerado como “gran doctor sofista”, o el maestro Jobelín Bridé, que no es más que un perfecto papanatas. Constituyen el contrapunto del humanista Ponócrates, cuyo nombre griego indica que es “duro para el esfuerzo” (de forma parecida, Luis Vives llama “Philópono”, es decir, “amante del esfuerzo”, a uno de los maestros que aparecen en sus Diálogos). A los primeros habría que añadir Bragmardo Janotus, uno de los profesores más afamados en la Universidad de París, cuyo sobrenombre Jan(ot)us nace de un juego de palabras a partir del dios Jano[4]. Los nombres parlantes que utiliza Rabelais funcionan como máscaras carnavalescas en la literatura. El sobrenombre define, de hecho, a alguno de los más estrafalarios dómines que aparecen en la literatura española, como pueden ser el del dómine Cabra quevedesco, o los de Fray Gerundio de Campazas y Zancas Largas, debidos al Padre Isla[5].

Por resumir sucintamente el asunto hasta aquí tratado, Montaigne nos ha ofrecido la oportuna reflexión acerca de las razones por las que el pedante es considerado ridículo, mientras que Aretino ilustra la reflexión recreando al personaje. Erasmo, por su parte, nos ha dado la precisa descripción del gramático en términos de famélico y sórdido, mientras Rabelais ha bautizado con una suerte de motes, bien peyorativos, bien meliorativos, a tales maestros. El personaje del pedante o del gramático en la literatura, también llamado dómine, constituye un lugar común que tiende a confundirse, por lo demás, con otros personajes arquetípicos, como los del sórdido avaro o el estúpido figurón. Todos estos personajes son ya reconocibles, en mayor o menor grado, desde la comedia plautina. De esta forma, el pedagogo aparece en la comedia Bacchides encarnado en Lido[6], docente no exento de rasgos cómicos. Por su parte, el avaro, como veremos en su lugar, está bien representado, si bien no físicamente, en el personaje de Euclión que encontramos en Aulularia, mientras que el figurón encuentra su antecedente en Pirgopolinices, el miles gloriosus de la comedia que lleva precisamente este título. De esta forma, los tres personajes hacen las veces de disfraces combinables, con los que incluso podemos investir a personas reales. A tales disfraces les añadimos, asimismo, sobrenombres que hacen las veces de máscaras, tanto en la literatura como en la vida real. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

 

Bibliografía

Aretino, P., La comedia de la corte / El caballerizo. Edición y traducción de Ángel Chiclana, Madrid, 1989.

Campbell, L., Historical linguistics. An introduction, Edinburg, 2004.

Defaux, G., “Rabelais et les cloches de Nôtre-Dame”, Études rabelaisiennes 9, 1971, 1-28.

Erasmo de Rótterdam, Elogio de la locura. Introducción, nueva traducción y notas de Oliveri Nortes Valls, Barcelona, 1991.

García Hernández, B. y Sánchez Blanco, Mª L.  “Lydus barbarus (Plaut. Bacch. 121-124). Caracterización cómica y función dramática del pedagogo”, Helmántica. Revista de filología clásica y hebrea 44, 1993, 147-166.

Gil, L., “Gramáticos, humanistas, dómines”, El basilisco 9, enero-abril 1980, 20-30.

Martínez Fernández, J. E., “Retrato y nombre propio (huellas literarias y carnavalescas en los retratos del Fray Gerundio de Campazas”, en M. Á. Márquez et alii (eds.), El retrato literario. Tempestades y naufragios. Escritura y reelaboración. Actas del XII Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Huelva, 2000, 285-291.

 


[1] Razones, por cierto, muy cercanas a las que esgrime Gil 1980.

[2] Otras obras posibles son El pedante (1529) de Francesco Belo y el Canelaio (1582) de Giordano Bruno.

[3] En este sentido, “glamour”, tan frecuente en las revistas de moda y en la prensa rosa, conforma un doblete con “grammar”. El origen de ambas palabras es el término griego “grammatiké”, a través del latín grammatica. La palabra latina derivó en tiempos medievales al sentido de aprendizaje, con cierta derivación hacia la magia. Esta variante quedó en francés antiguo, concretamente en la voz “grammaire”, que adoptó el inglés con la forma “grammar”. Pero el inglés también adoptó otra variante del francés antiguo que debía de ser “glomerie” o “glamorie”, y que sobrevivió en escocés como “glamour”. El escocés sólo conservó el sentido de “conjuro mágico”, que en el siglo XIX derivó hacia el significado por el que hoy conocemos la palabra “glamour”, relativo ya al encanto y al donaire (Campbell 2004: 5).

[4] “Jan(ot)us a un double visage. Rabelais, d’ailleurs, nous le dit: c’est «Democrite heraclitizant et Heraclyte democritizant».” (Defaux 1971 : 6).

[5] Véase a este respecto Martínez Fernández 2000: 285-291), donde, a partir de las teorías de Bajtin sobre lo carnavalesco en la literatura, lleva a cabo un análisis de los nombres propios del Fray Gerundio de Campazas.

[6] Para la caracterización de este personaje véase García Hernández y Sánchez Blanco 1993: 147-166.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Humanistas, intelectuales e instituciones, Patrimonio educativo | Leave a comment

Exilios y patrias

SANYO DIGITAL CAMERANo por ser un tema suficientemente estudiado, cada uno de los exilios de nuestros profesores de la mítica Facultad de filosofía y letras de Madrid, aquella de la que fue decano Manuel García Morente durante los lejanos años treinta, deja de esconder sus pequeños misterios. No todos marcharon al mismo tiempo ni, por supuesto, a los mismos lugares, ni tan siquiera con los mismos propósitos. Lo que sí parecen tener en común los exilios, más allá de su disparidad, es la trágica sensación de una patria perdida para siempre, porque la única patria, como bien diría Ernesto Sábato, es la infancia, lo que se puede hacer extensivo a todo ese pasado que dejamos atrás y que ya no vuelve. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Recordemos que, según los datos que ofrece el catálogo de la exposición sobre la Facultad de filosofía y letras de Madrid celebrada entre diciembre de 2008 y febrero de 2009, ya solamente la depuración de profesores que se hizo tras la guerra civil afectó a más de la cuarta parte de los catedráticos. De entre los diversos profesores, los destinos del exilio fueron variados:

-México (Rafael Altamira, José Gaos, Domingo Barnés, Agustín Millares, Luis Recasens, María Zambrano, María Concepción Muedra, Gonzalo Rodríguez)

-Estados Unidos (Américo Castro, José López-Rey, Tomás Navarro, José Fernández Montesinos, José María Gallegos)

-Argentina (Claudio Sánchez-Albornoz. Lorenzo Luzuriaga, María de Maeztu)

-Colombia (Luis de Zulueta, Pedro Urbano González de la Calle)

-Cuba (Jenaro Artiles)

-República Dominicana (María Ugarte, Constant Brusiloff)

-Puerto Rico (Pedro Salinas)

-Suiza (Hugo Obermaier)

Además de los diferentes destinos, no todos los exilios fueron iguales. Mientras unos vivían exilios dorados en los pulcros campus estadounidenses, otros tenían que pluriemplearse para poder sobrevivir en países como Colombia o México. De los muchos exilios posibles, hay uno que el catálogo de la exposición de nuestra Facultad no cita: el del profesor de filosofía Manuel Hilario Ayuso. De arraigado credo republicano, Hilario Ayuso se dedicó con pasión a la política y a la docencia. En el año 1914 publica un curioso libro de poemas, repleto de ilustraciones, entre otras, de Romero de Torres y de Zuloaga, que prologó nada menos que don Antonio Machado. Es probablemente por este prólogo por lo que más se conoce el citado libro, titulado Helénicas. Su poema “Mi patria y yo”, comienza así:

                        “Aunque soy ateniense, por mi fe y por mis bríos,

Nací en la Hesperia triste, nací en tierra de fríos […]”

El descuidado redactor de la entrada que a Hilario Ayuso se le hizo en la Enciclopedia helénicasEspasa no tuvo tiempo de seguir leyendo el poema del poeta soriano y, ni corto ni perezoso, a tenor de lo que reza el primer verso, lo hizo ateniense de nacimiento. Su vida se caracteriza por su republicanismo, o el paso por la cárcel durante la dictadura de Primo de Rivera. Sin embargo, debido a desavenencias políticas con sus propios compañeros del Partido Republicano, muy afectado por las escisiones, decide marchar al exilio en París justo durante el verano de 1936. Raro exilio y en curiosas condiciones. El viejo republicano y anticlerical terminará regresando a España ya en los años cuarenta, reconvertido en católico y afecto al régimen de Franco. Recordemos que otros republicanos, como Pedro Urbano González de la Calle, no regresaron jamás a España, y hay exiliados que volvieron tan sólo de manera esporádica muchos años más tarde, como Max Aub, quien ya no pudo reconocer, en plena era del desarrollismo, del seiscientos y de la tele, el país que había dejado atrás muchos años antes. Recordemos que el biógrafo impaciente de la Enciclopedia Espasa había expatriado, sin saberlo, a Hilario Ayuso, convirtiéndolo en ateniense. Pero quizá todo aquel lapsus no era más que una trágica premonición. Machado, el prologista de aquel libro de poemas feliz e inocente, moriría en Colliure el 22 de enero de 1939 (“Estos días azules y este sol de infancia”) y la felicidad griega se convertirá en bella, pero triste evocación. Carles Riba, también en Francia, durante su exilio en Bierville, entreverá las columnas griegas del Cabo Sunion tras la apariencia de los melancólicos árboles (“Súnion! T’evocaré de lluny amb un crit d’alegria […]”). Ya no somos atenienses, ya no somos apenas nada.

El exilio, aunque se pueda regresar al país de origen, parece ser un viaje sin retorno, o el retorno a un país que ya dejó de existir, o que tan sólo existe en el recuerdo idealizado de la infancia y los días azules. La patria, en el sentido más digno y personal del término, es un lugar que se desvanece y se convierte en irreal cuando se nos impone la distancia y los olvidos. No todos los exilios son igual de heroicos, como vemos, ni todos se resuelven con el heroísmo del no retorno, pero sí parece que cualquier exilio contiene un agrio componente de muerte en la propia vida. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Véase Jesús María Latorre Macarrón, “Manuel Hilario Ayuso, nacido en la calle libertad”, Arevacos, miércoles, 9 de abril del 114 (sic), disponible en la dirección electrónica  http://www.islabahia.com/aprodebur/Arevacos/01num/01hilario_ayuso.htm

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Entradas, Humanistas, intelectuales e instituciones | Leave a comment

La comedia latina y su nueva lectura romántica

PLAUTOEsta semana, Salomé Blanco, licenciada en filología clásica e hispánica y miembro del Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”, en cuyo marco realiza su tesis doctoral sobre el sugerente tema de Plauto y la moderna bohemia, nos ofrece una interesante aproximación a la lectura romántica del teatro plautino. Estos planteamientos, propios de los llamados “estudios de recepción”, ofrecen lecturas absolutamente novedosas de los clásicos que nos hacen pensar, ante todo, en el papel específico que el lector desempeña en el proceso literario, así como en la capacidad que ciertos textos tienen para ser asimilados por estéticas ajenas y lejanas en el tiempo. HLGE

“La comedia latina y su nueva lectura romántica”

Por Salomé Blanco (HLGE)

La nueva forma de pensar romántica, la que Gilbert Highet denomina “La era de la revolución”, favoreció a ciertos autores clásicos que hasta entonces habían sido descartados por la Ilustración. El primer defensor de Plauto fue el alemán G. E. Lessing, quien en 1750 había publicado sus Beyträge zur Historie und Aufnahme des Theaters para reafirmarse en la defensa de Plauto que había escrito en la introducción a su traducción de Captivi. En España ocurren dos hechos que muestran una lectura romántica de Plauto, y una defensa del autor latino desestimado hasta entonces.

El primer hecho tuvo lugar hacia 1826, cuando se estableció una singular polémica entre eruditos vasco-franceses y vasco-españoles suscitada por un profesor francés. Mr. Fleury de Lécluse, en su Dissertation sur la langue basque, criticó que algunos autores vascos habían propuesto que su lengua podría ser una evolución del cartaginés. El trabajo que impulsó Lécluse y en el que involucró a estudiosos vascos como J. I. de Iztueta, fray B. de Santa Teresa, el presbítero J. J. Moguel, y a personalidades francesas como el vizconde Panat, subprefecto de Bayona, y el cónsul francés don L. F. Graslin, se enmarca en el volkgeist o el “espíritu del pueblo”, que arranca desde Montesquieu y su libro El espíritu de las leyes, donde reflexiona sobre el poder del pueblo. Pero lo interesante de esta cuestión es que Lécluse proponga semejante investigación de los versos de Plauto y que ni los sabios vascos ni las personalidades galas se sorprendan. El trabajo de todas estas personas intervinientes aparecería reflejado en el Manuel de la langue basque publicado en agosto de 1826, y se conservan todas las cartas de la disquisición, que hizo publicar Moguel en 1828.

COSTANZOQuizá más interesante fue el segundo hecho: en 1859 apareció en las librerías españolas “El Anfitrión de Plauto y la Andriana de Terencio” de Salvador Costanzo, editado por F. P. Mellado en Madrid. Al revisar los escritos de Costanzo, polígrafo italiano afincado en España, se revela que las comedias latinas que aparecen en su libro son, en realidad, un extracto del apéndice “Adiciones y aclaraciones” del volumen IV de su Historia universal, desde los tiempos más remotos hasta nuestros días, escrita por don S. C. publicado en 1858. La idea de incluir en un libro de historia la traducción de dos obras de teatro latinas se encuentra también en Cesare Cantú, concretamente en su Storia Universale, publicada en veinte tomos entre 1840 y 1847, y que Costanzo tradujo al español. Para estos estudiosos tiene sentido incluir en sus libros de historia documentos “reales” de las épocas sobre las que tratan. Pero se establece una clara diferencia entre las obras literarias que interesa traducir a Cantú y las que traduce Costanzo. Cantú traduce fragmentos de la tragedia Edipo de Séneca, comparándola con el Edipo Rey del griego Sófocles. A Cantú no le interesa, por tanto, la comedia. Para Costanzo, en cambio, los textos de Plauto y Terencio tienen valor por ser muestra del arte original romano, el primero del siglo III, el segundo del siglo II a. C., pero, además, porque son los herederos de aquellos autores de teatro aún más antiguos de los que tan solo se conservan fragmentos. Por otro lado, la diferencia entre los dos autores nos muestra dos puntos de vista complementarios sobre el pueblo y sobre la vida de la sociedad romana. El afán de Cantú es más cercano a la Ilustración dieciochesca; en cambio, el afán de Costanzo es más afín a los ideales románticos.

La disquisición que se ha dado en llamar Plauto-vascongado y la aparición de las traducciones de Costanzo son testimonio de las novedades que estaba creando en España la llegada, aunque tardía, de forma más tenue y siempre tamizada por el catolicismo mediterráneo, del pensamiento romántico europeo. En los dos momentos revisados surge con fuerza el interés por la lengua latina arcaica, de los que solo es testimonio Plauto en el ámbito coloquial, y también surge la defensa de los valores del pueblo, un sentimiento propiamente romántico.

Con esta visión romántica, la comedia latina consigue un valor que hasta el momento no se le había asignado, y Plauto y Terencio se sitúan como autores relevantes para la comprensión de la sociedad romana de su época y como imprescindibles a la hora de tener un conocimiento cabal del progreso de la literatura, como habría dicho Costanzo, desde los tiempos más remotos hasta nuestros días. SALOMÉ BLANCO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Resultados científicos | Leave a comment

Ovidio y sus imágenes: estéticas de la modernidad

buster keaton snowEl próximo día dos de abril de 2014 impartiremos una charla dentro del curso “La elocuencia de la imagen en dos universos visuales: el del poeta en su mundo y el del lector en la tradición” (Universidad de Cádiz), organizado por el prof. dr. Antonio Serrano Cueto. El tema elegido es el de Ovidio y sus imágenes desde las estéticas de la modernidad. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Frente a las lecturas históricas y distanciadas de los textos antiguos, precisamente aquellas que pretenden leer el texto “tal como se concibió”, las diferentes estéticas de la modernidad han ido configurando, por así decirlo, variadas visiones de esa misma Antigüedad, seleccionando aquello que a cada estética más le interesa, tanto entre los autores como entre los temas. Si a los neoclásicos les interesaban los versos de Horacio o las metamorfosis ovidianas en su conjunto, los románticos buscarán en la persona de Ovidio al héroe exiliado y solitario, al tiempo que sus metamorfosis pierden el protagonismo inspirador en la historia del arte. Sólo algunos mitos perduran al convertirse en verdaderos iconos de la modernidad, como el mito de Tiresias, el de Ícaro o el de Narciso. Por otro lado, el propio protagonismo que va adquiriendo la recepción de los autores antiguos en la modernidad confiere un lugar cada vez más importante a los propios lectores de Ovidio, que se representan a sí mismos leyéndolo lascivamente, memorizándolo entre lágrimas, o recitándolo al amanecer. Ovidio, pues, se disemina entre su persona, sus lectores y algunos de sus mitos más rompedores.

Una manera muy plástica de entender esta actualización estética de Ovidio es a partir del análisis de las imágenes modernas ligadas a su persona y obra. Por ello, a esta especial atención por distinguir entre el autor, el lector y los textos cabe ahora añadir el fructífero diálogo que se plantea entre las palabras y las imágenes al hilo de las diversas relecturas. Conviene distinguir entre lo que es una imagen inspirada frente a una imagen asociada. Si bien la imagen inspirada cobra vida a partir de la recreación de la figura del poeta, del acto de su lectura o del contenido extraído de sus textos, la imagen asociada puede ser algo bien preexistente, bien contemporáneo a una determinada vivencia, lectura o recuerdo ligado a Ovidio. Pocas imágenes asociadas resultan tan elocuentes como la imagen del cómico Buster Keaton ligada a un recuerdo de lectura escolar de los Tristes de Ovidio. Por tanto, es pertinente que a la hora de vincular las imágenes con el poeta respetemos las distinciones ya señaladas (personaje, representación de su lectura, obras). Veremos  lo largo de este trabajo lo productivas que llegan a ser tales distinciones a través de la recreación del personaje ovidiano (poeta, albatros, mariposa), la representación de su lectura (lecturas lascivas, escolares y reflexivas), o el recurso relativo a algún aspecto de su obra (mitos como los de Tiresias, Ícaro y Narciso).

Vamos a plantear un recorrido histórico basado en diversas visiones de Ovidio desde ciertas estéticas de la modernidad. Tales estéticas han ido configurando lecturas distintas sobre el mismo autor, caracterizándolo en cada momento según las claves propias de cada época. De esta forma, podemos hablar propiamente de un Ovidio moderno, visto desde las estéticas del romanticismo y la decadencia de fin de siglo (2), los diferentes “modernismos” del siglo XX (3), algunas vanguardias, como el futurismo (4) o el surrealismo (5) y, finalmente, la abigarrada estética posmoderna (6). FRANCISCO GARCÍA JURADO

El texto que servirá de guión a la charla está disponible en el Repositorio de la Universidad Complutense de Madrid: http://eprints.ucm.es/24821/.

La presentación está disponible en http://www.slideshare.net/pacogarjur/ovidio-y-sus-imgenes

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Actualités / News, Lectures / Readings | Leave a comment

Cuando la Historia se vuelve olvido: Pedro Urbano González de la Calle

Libro Curiosa Complutense (1)P.U. González de la Calle, Varia. Notas y apuntes sobre temas de letras clásicas, Madrid 1916

 Algunos libros son mucho más que libros. A veces, son, ante todo, el testimonio vital de una persona borrada por la terrible Historia. Este es el caso de uno de los libros que se conservan en la Biblioteca de Clásicas de la Universidad Complutense, obra de un profesor republicano que tuvo que marchar al exilio y cuya memoria se extinguió por completo de la facultad de Filosofía y Letras de Madrid. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Pedro Urbano González de la Calle (1879-1966) fue hijo de un importante pensador krausista, Urbano González Serrano, que había sido discípulo de Nicolás Salmerón. Pedro Urbano recibe su formación académica en Madrid, pero desde 1904 hasta 1926 fue catedrático en Salamanca, época en la que brindó su apoyo a Miguel de Unamuno tras su destitución como rector en 1914. Sus años salmantinos dan cuenta de importantes estudios sobre El Brocense y el humanismo español. En 1926 se traslada a Madrid, gracias a una excedencia como catedrático que le va a permitir desempeñar funciones de auxiliar temporal de la cátedra de lengua y literatura latinas que había dejado vacante un notable latinista y estudioso de la lengua española, Julio Cejador. Continuó como auxiliar en Madrid hasta lograr el nombramiento de catedrático de lengua y literatura latinas cinco años más tarde, en 1932. Precisamente, entre 1932 y 1933 tienen lugar una serie de hitos notables para la historia de la universidad española. Entre otras cosas, se erige el edificio de la Facultad de filosofía y letras, que vivirá un corto período de esplendor bajo el decanato de Manuel García Morente. El estallido de la guerra civil española convirtió la flamante Ciudad universitaria de la madrileña Moncloa en terrible frente de batalla, hecho que obligó a poner abrupto fin a la incipiente vida académica. Durante aquellos años, Pedro Urbano pasó a ejercer como decano interino en Salamanca, como profesor de lengua y literatura sánscritas en Valencia y, finalmente, se trasladó a la Universidad de Barcelona, donde explicó poesía latina e historia de la filología desde el año 1937 hasta enero de 1939, fecha que marca el comienzo de su exilio. A comienzos del año 39 se traslada a Colombia, donde imparte las cátedras de lingüística general, latín, gramática histórica del castellano y sánscrito en la Escuela normal superior de Bogotá. Simultaneó esta tarea con la de profesor encargado de latín (1946-1948) en el Instituto de filosofía y letras de la Universidad nacional de Colombia y profesor del cuarto año de latín del mismo instituto. En 1940 fue designado por el Ministerio de educación nacional de Colombia “colaborador técnico” del entonces Instituto Rufino José Cuervo, luego Instituto Caro y Cuervo, en el que trabajó hasta 1949. Precisamente, es como lingüista donde continuó manteniendo un ritmo de investigación excepcional hasta su cambio de residencia en México  a finales de 1949. Afincado ya en el nuevo país, recibió en febrero de 1950 el nombramiento de investigador en El Colegio de México. En 1965 continuaba en dicha universidad, que le había encargado el curso avanzado de sánscrito desde 1950. También a partir de 1950 fue profesor de lingüística general e indoeuropea en la Facultad de filosofía y letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Pedro Urbano jamás regresó a España pues, aunque, según el embajador español en México, Franco había perdonado a los republicanos, él jamás perdonó a Franco.

Varia supone un trabajo de compilación de una serie de trabajos escritos por Pedro Urbano durante su etapa salmantina. Los temas del libro responden a los intereses de la filología latina de la época, en particular la lingüística y la estilística. Una dedicatoria convierte a este libro en un objeto especial: “Al Dr. D. Juan Hurtado y J. de la Serna en prueba de alta estimación intelectual. P.U. Gonz. de la Calle Madrid 15-II-928”. El destinatario del libro es uno de los profesores de literatura de la facultad de Filosofía y Letras, el coautor de una literatura española, junto a González Palencia, que los alumnos tenían que aprender de memoria. Tal dedicatoria está hecha durante los años de la dictadura de Primo de Rivera, cuando los tiempos salmantinos de Pedro Urbano ya quedaban lejos. Pocos años más tarde vendría la II República. El proyecto duró bien poco, apenas tres años (1933-1936), porque una guerra borró aquel sueño de cultura y modernidad. Ahora el libro es, debido a su autor, el testimonio silente de una historia barrida por la intolerancia y el fanatismo. FRANCISCO GARCÍA JURADO (UCM)

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Documentos, Humanistas, intelectuales e instituciones, Patrimonio educativo | Leave a comment

El latín y su utilidad pública en la segunda mitad del siglo XVIII: las inscripciones

Inscripción latina del Real Jardín Botánico de Madrid

Inscripción latina del Real Jardín Botánico de Madrid

Cuando admiramos las monumentales puertas que ordenó construir Carlos III en Madrid, tales como la de Alcalá, la del Jardín Botánico, o la reconstruida de San Vicente, a menudo no reparamos en uno de sus elementos constitutivos. Nos referimos a las inscripciones latinas que aparecen en ellas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO UCM-GRUPO UCM HLGE

Desde las antiguas inscripciones romanas, en particular las de la época de Augusto, hasta las del propio Rey Sol en Francia (no en vano abuelo del primer monarca español perteneciente a la dinastía borbónica), la inscripción ha constituido una manera elocuente de representación del poder[1]. Más allá de la mera curiosidad, las antiguas inscripciones comienzan a considerarse en el siglo XVIII como las fuentes históricas más fidedignas y se emprenden importantes recopilaciones que dan lugar a lapidarios, como es el caso del Museo que Scipione Maffei crea en Verona, institución que ya constituye un verdadero centro de investigación epigráfica. En España cabría destacar, entre otros loables proyectos, la propia Introductio ad veterum inscriptionum historiam litterariam escrita por Gregorio Mayans[2], que nos relata una verdadera historia de la epigrafía hispana. La doble vertiente histórica y práctica de este conocimiento da lugar no sólo al estudio de las inscripciones del pasado, sino también al uso de la epigrafía para el presente. En este sentido, el pensamiento ilustrado refuerza conscientemente la relación entre el concepto de utilidad pública y el propio uso de la lengua latina, que se convierte, como veremos en este trabajo, en genuino medio de expresión de los propios ideales del absolutismo ilustrado. Así las cosas, la redacción de inscripciones latinas no obedece a la improvisación, sino que constituye un arte que debe aprenderse. Apunta Dowling[3] que la inspiración en los epígrafes de la Antigüedad dio lugar a un género menor durante el siglo XVIII, el del epigrama, que suele tomarse como sinónimo de inscripción. Sin embargo, esta cercanía no los convierte en meramente intercambiables. A este respecto, es oportuno ver lo que prescribe Mayans en el capítulo VII del tomo V de su Rhetorica[4] sobre las inscripciones de manera particular. Mayans define la inscripción como «Una sencillisima, i brevissima espression de algunas cosas memorables, publicamente espuesta, en materia duradera». Por un lado, la sencillez es necesaria «para significar que es como el jugo estrujado de la noticia que se quiere dar», por otro, «también deve ser brevissima en aquello que se quiere espressar, i se desea que se sepa, lo qual se reduce al Autor del suceso, a la Historia, i a la Razon, o causa del hecho»[5]. Como podemos ver, Mayans dispone la inscripción en torno a tres cuestiones básicas: el «Autor del suceso», la «Historia» y la «Razón, o causa del hecho». Sobre lo primero, nos cuenta Mayans cómo desde el mero nombre del autor y el de su padre, o el de la mujer, o el del marido, se fue luego añadiendo a éste el linaje de la familia, el empleo, «i las espensas, o gastos, si fueron grandes». En lo que respecta a la Historia, Mayans la define en estos términos: «La Historia de la Inscripcion es la que espressa lo tocante al sucesso, i la que informa del hecho, como del vencimiento de una batalla, con sus principales circunstancias»[6]. Es imprescindible, además, que la Historia trate acerca de un asunto memorable, donde debe considerarse de manera específica el subgénero del epitafio, en este caso destinado a los sepulcros. Finalmente, la inscripción ha de dar cuenta de la Razón o causa, «que, o apunta el afecto de quien levanta la tal memoria, o el uso de ella». Este aspecto, que, como luego veremos, en latín se denomina Occasio, resulta la pieza clave de la propia inscripción, ya que incide precisamente en la motivación que da lugar al monumento. Termina Mayans disertando brevemente acerca de las abreviaturas:

«Las Inscripciones tienen sus abreviaturas, que escriven letra 
por parte, i un estilo que no se aprende sino con la lectura de 
ellas, claro, ceñido, agudo i espressivo. El Doctor Benito Arias 
Montano fue felicissimo en hacerlas tales, como se puede ver 
en su libro intitulado: Humanae salutis monumenta. I huviera 
enseñado mucho, si huviesse publicado el libro que compuso 
sobre el Arte de las Inscripciones.» (Mayans 1786, pág. 497)

Sabe perfectamente Mayans de la importancia que tiene el humanista español Benito Arias Montano en este campo, pues en su ya citada Introductio ad veterum inscriptionum historiam litterariam lo califica como aquel que más inscripciones ha leído y quien mejor las ha entendido[7]. Pero la nueva preceptiva epigráfica no bebe sólo de la tradición hispana. Debemos ahora revisar, en lo tocante a las inscripciones escritas en latín, uno de los manuales de perfección de esta lengua más utilizados durante el siglo XVIII, concretamente los Fundamenta stili cultioris de Heinecio (o Heineccius, si no hispanizamos el nombre)[8]:

heinecio fundamenta

Los “Fundamenta” de Heinecio, una obra clave para comprender la epigrafía moderna del siglo XVIII

«Prosa oratione etiam inscriptiones 
conficiuntur, quae cum ultimis 
potissimum temporibus, id est, 
patrum nostrorum memoria, novam 
veluti faciem induerint, recte 
in antiquas & novas dispesci 
possunt.» 
(Heinecio 1776, pág. 235)
«También se hacen inscripciones en 
prosa que, al haber adoptado 
como una nueva faz sobre todo en 
los tiempos más recientes, es 
decir, en la memoria de nuestros 
padres, pueden perfectamente 
distinguirse en antiguas y nuevas.»

A este texto sigue una larga nota donde el autor enumera aquellos eruditos que han coleccionado antiguos epígrafes, entre ellos el ya citado anticuario veronés Scipione Maffei, y critica cierta moda que puede apreciarse en la elaboración de las modernas inscripciones, en especial aquellas que se basan en meros acertijos o argucias, así como la falta de relación con la epigrafía de los antiguos. Una vez queda clara la necesidad de tomar como modelo las inscripciones de la Antigüedad, Heinecio ofrece unos útiles consejos para la composición de lo que denomina el Stilus lapidaris a partir de cuatro aspectos generales: la Materia, la Dispositio, la Elocutio y la Ortographia[9]. En lo que respecta al primer aspecto, la Materia o el contenido de la inscripción, bastaría tan sólo con la Occasio, que podemos traducir como «ocasión, oportunidad» (y que no es otro que el concepto que en Mayans respondía a la «Razón, o causa del hecho»). La Occasio contempla aquello que motiva la construcción del monumento, bien sea para conmemorar un suceso histórico, bien para favorecer el bien común:

«Materiam facile sufficiet occasio. Nemo enim non videt, si verbi 
gratia aedificium publicum inscriptione vel titulo notandum sit, 
tunc finem, caussam eficientem, & tempus in eiusmodi monumento 
esse exprimenda.» (Heinecio 1776, pág. 238)
«La Occasio podrá suplir fácilmente a la Materia o contenido. Todo 
el mundo ve, si por ejemplo hay que señalar un edificio público 
mediante una inscripción o un título, que debe indicarse de esta 
forma su propósito, el motivo de su construcción y la fecha.»
La entrada al Museo Lapidario de Scipione Maffei, en Verona

La entrada al Museo Lapidario de Scipione Maffei, en Verona

Así pues, el epígrafe debe decirnos para qué se ha erigido un monumento, quién o qué lo ha hecho posible y la fecha de su construcción, a lo que hay que añadir el nombre del monarca bajo cuyos auspicios se ha creado. Este último aspecto no deja de ser fundamental por cuanto nos muestra su íntima conexión con las monarquías absolutas. Heinecio nos dice lo siguiente al respecto:

«Quaecumque in monarchia geruntur, Principis geruntur auspiciis. 
Unde non facile praetermittere solet grata ac honorifica eorumdem 
mentio.» (Heinecio 1776, pág. 238)
«Todo lo que se lleva a cabo en una monarquía se hace gracias a 
los auspicios del príncipe. Por ello, no suele omitirse la grata 
y honorífica mención de estos favores.»

Las inscripciones realizadas en tiempos de Carlos III responden perfectamente al modelo político del absolutismo ilustrado, como tendremos ocasión de comprobar en este trabajo. Con respecto a la Dispositio, en lo que atañe a las inscripciones públicas (es decir, las que no son epitafios privados) se dice lo siguiente:

«Reliqua monimenta publica ita disponi possunt, ut praemisso 
principis nomine & titulo, brevis rerum gestarum addatur historia. 
Eam deinde sequitur descriptio operis publici, hoc titulo notandi,
vel occasionis, operi huic construendo datae. Denique additur 
subscriptio personarum vel collegii, cuius impensis hoc monimentum
constructum est (...).» (Heinecio 1776, pág. 244)
«El resto de monumentos públicos puede ser ordenado de la forma 
siguiente, de manera que, puesto al comienzo el nombre y el título
del príncipe, se le añada una breve historia de las cosas que han 
sucedido. A éste le sigue luego la descripción dela obra pública 
que debe ser contemplada con esta inscripción, o bien de la 
razón[10] para construir esta obra. Finalmente se añade la 
subscripción de las personas o congregación bajo cuyo sufragio 
se ha construido este monumento.»

En la medida de lo posible, analizaremos las inscripciones de Tomás de Iriarte de acuerdo a las pautas señaladas por Heinecio, especialmente lo prescrito para la Dispositio, a saber: Principis nomen et titulus (N), rerum gestarum Historia (H), Descriptio operis publici (D), Occasio (O) y Subscriptio (S). Habría que añadir el tempus (t) o la fecha, tal como se refiere en la parte dedicada a la Materia o contenido, especificando que, en lo que respecta a la Dispositio, esta fecha suele figurar en la parte final de la inscripción. Sucintamente, cabría trazar el siguiente esquema general para las inscripciones: NHDOSt. Veremos, no obstante, cómo este esquema no aparece en la práctica completo, sino abreviado normalmente como NDOt, o bien modificado mediante la alteración del orden o el alejamiento con respecto a los usos sintácticos esperables. Falta, finalmente, considerar lo que se dice acerca de la Elocutio[11] y la Ortographia[12]. En cuanto a la primera, se nos comenta que en los mármoles aparecen muchos vocablos y locuciones ignorados por el resto de autores de la lengua romana. Esta cuestión es curiosa por lo que concierne al purismo que va a caracterizar las inscripciones oficiales de la época, que tratarán de parecerse en la mayor medida de lo posible a las antiguas. Sin embargo, esto no será óbice para que terminen expresando conceptos propiamente ilustrados, ligados básicamente a la publica felicitas. Finalmente, Heinecio recuerda que si bien en las inscripciones antiguas se optaba por una ortografía antigua, en las nuevas tales usos se tienen por obsoletos. En último lugar se habla brevemente acerca del uso de las abreviaturas.

Como vemos, hay toda una preceptiva aplicada al cultivo del Stilus lapidaris, que es, en buena medida, el garante del buen uso del latín a la hora de confeccionar inscripciones.

FRANCISCO GARCÍA JURADO (UNIVERSIDAD COMPLUTENSE -GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”)
Para mayor información véase nuestro trabajo “Latín y léxico de la Ilustración hispana. La obra epigráfica de Tomás de Iriarte”, BRAE 93, 2013, pp. 357-392
NOTAS

[1] Sobre la importancia de las inscripciones antiguas en la Francia de Luis XIV puede consultarse el documentado estudio de Chantall Grell, Le Dix-huitième siècle et l’antiquité en France 1680-1789, I, Oxford, Voltaire Foundation, 1995, esp. págs. 110-114.

[2] Gregorio Mayans, Introductio ad veterum inscriptionum historiam litterariam, Madrid, Real Academia de la Historia, 1999.

[3] John Dowling, «Moratín y el arte de las inscripciones», en Giuseppe Bellini (ed.), Actas del séptimo congreso de la Asociación internacional de hispanistas celebrado en Venecia del 25 al 30 de agosto de 1980, Roma, Bulzoni editori, 1980, págs. 383-390.

[4] Gregorio Mayans, Rhetorica de Don Gregorio Mayáns i Siscar, II, Segunda edición, Valencia, Josep i Thomas de Orga, 1786.

[5] Mayans 1786, pág. 497.

[6] Mayans 1786, pág. 497.

[7] Mayans 1999, págs. 60-61.

[8] A este respecto, Menéndez Pelayo es muy elocuente acerca de la importancia que este manual tuvo entre los humanistas ilustrados españoles: «[…] aquel tratado de Heinnecio, Fundamenta styli [sic] cultioris, tan conocido y estimado de nuestros humanistas del siglo XVIII y que es verdaderamente una de las mejores retóricas clásicas.» (Marcelino Menéndez Pelayo, Historia de las ideas estéticas en España. Edición facsímil. Volumen primero, Madrid, CSIC, 1994, pág. 1110). Entre las muchas ediciones de la época, destaca la que el prestigioso impresor Joaquín Ibarra hizo en Madrid el año de 1776: Io. Gottl. Heineccius, Fundamenta stili cultioris. Notis et animadversionibus Io. Matthiae Gesneri et Io. Nicolai Niclasii locupletata. Nova exemplorum sylloge hac edicione aucta, Madrid, Joaquín Ibarra, 1776. Será esta edición la que vamos a utilizar para las citas de los Fundamenta. La traducción de los textos citados es nuestra.

[9] Heinecio 1776, pág. 238.

[10] Inspirados en la propia preceptiva de Mayans, traducimos Occasio por «razón».

[11] Heinecio 1776, pág. 248.

[12] Heinecio 1776, pág. 249.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Humanistas, intelectuales e instituciones, Resultados científicos | 1 Comment

Edward Young y José Cadalso: los cementerios y ruinas como recuerdo de los clásicos

SANYO DIGITAL CAMERADesde los estudios académicos, las posibles relaciones literarias entre Inglaterra y España durante el siglo xviii han sido algunas veces infravaloradas y, en parte, también eclipsadas por la comunicación, más estrecha y fluida, establecida con Francia, nación que ofrecía un contexto ideológico y religioso más cercano al panorama cultural español. POR ANA GONZÁLEZ-RIVAS FERNÁNDEZ (GRUPO DE INVESTIGACIÓN “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA HLGE”)

Al contrario que el francés, que estaba incluido en el currículum de algunos colegios, no era habitual aprender inglés como segunda lengua y el estudio de la literatura inglesa quedaba reducido a ciertos círculos intelectuales[1]. A esto se añade el hecho de que muchas obras inglesas fueron conocidas en España a través de sus traducciones al francés y tras haber pasado por un estricto proceso de censura, lo que filtraba doblemente su sentido original, pues llegaba así a la lengua castellana con importantes transformaciones. El conocimiento de la cultura inglesa, en definitiva, dependía en gran medida del interés personal de algunos eruditos, mayormente exiliados, que accedían a ella a través de sus viajes, o de las lecturas de los escasos libros en inglés disponibles en España. Esta comunicación entre culturas fue especialmente significativa en el desarrollo de una estética literaria dieciochesca que, dentro del marco más general de la tradición europea, deja entrever intereses comunes entre España e Inglaterra. En este contexto se explica, por ejemplo, cierta influencia de la literatura gótica en España que, aunque poco dada a ficciones sobrenaturales y más tardía que Inglaterra en sumarse a la tendencia del Romanticismo, recuperó determinados motivos anglosajones para algunas de sus obras.

Un ejemplo paradigmático de este diálogo literario que surgió entre España e Inglaterra es la obra de los poetas Edward Young (1683-1765) y José Cadalso (1741-1782). Uno y otro, aunque inmersos en la Ilustración, son precursores del nuevo espíritu romántico en sus respectivos países[2]. Partiendo de la estética de lo sublime que se difundió en Europa a través de autores como Burke o Kant, y que remite al mismo Longino del siglo ii d. C., Young y Cadalso compartieron una misma fascinación por motivos como las tumbas, los panteones y los cadáveres, y los dos encontraron la mejor expresión de su melancolía en la noche, la soledad y la cercanía de la muerte. Edward Young, uno de los principales representantes de la «Graveyard School», recogió en su largo poema Night Thoughts[3] una profunda reflexión sobre la muerte y la fugacidad de la vida basada en las propias experiencias de poeta[4]. También Cadalso, que siguió los pasos de Young, se inspiró en una desgracia personal para la composición de sus Noches Lúgubres (1775), donde el protagonista, Tediato, se lamenta por la muerte de su amada, a la que desea desenterrar para suicidarse junto a su cadáver.

En estas recreaciones líricas de lo sublime, lo clásico encuentra una representación clave en un motivo literario y artístico: la ruina. La ruina es el símbolo de lo que fue y ya no es, la huella de un pasado glorioso que ha sido arrasado y que, sin embargo, sigue haciéndose presente a través de unos restos en piedra. Tal fue el poder evocador de este motivo que empezaron a crearse también ruinas artificiales para adornar los palacios de la alta sociedad europea. En su ensayo El futuro de lo clásico (2006), Salvatore Settis destaca la importancia de este símbolo que, lejos de representar la decadencia de los clásicos, presagia su renacimiento desde una nueva mirada: la del Romanticismo. Como señala Settis, el interés por la ruina y su recreación es una particularidad de la tradición europea que, sin embargo, no aparece en otras culturas, como la india, la china o la japonesa. Y es que la ruina, dice Settis, “está ligada no tanto al hundimiento de un imperio en cuanto tal, sino más bien a ese singular equilibrio entre continuidad y discontinuidad que siguió a la caída del Imperio Romano”[5]. La ruina romana se convierte así en el símbolo del eterno retorno de los clásicos, que en la civilización occidental suponen un constante renacer, y que, por tanto, no sólo recoge el pasado, sino que proyecta también el futuro de este renacimiento. Su presencia en los poemas de Young y de Cadalso son la evidencia de cómo lo clásico permanece en el Romanticismo europeo, donde resurge transformado, renovado, y acorde a los nuevos tiempos. La ruina, y con ella los mundos de Grecia y Roma, son un tema más de aquella conversación imaginaria que el inglés y el español mantuvieron entre panteones y lápidas.  Ana González Rivas


[1] Para una información detallada sobre el estudio del inglés y la literatura inglesa en la España del siglo xviii, véase N. Glendinning, «Influencia de la literatura inglesa en el siglo xviii», en J. Arce et al., La literatura española del siglo xviii y sus fuentes extranjeras, Oviedo, 1968, págs. 47-93.

[2] Autores como Gómez de la Serna o Menéndez Pelayo incluso se refirieron a Cadalso como el «primer romántico español».

[3] Young compuso este poema entre 1742 y 1745.

[4] La obra de Young se dio a conocer en Europa a través de la traducción de Pierre-Prime-Félicien Le Tourneur (1769); en España fue traducida por Juan de Escoiquiz (1789-1804) y el traductor de la edición de 1826 (y que probablemente fue el mismo editor de la misma: Francisco Razola).

[5] S. Settis, El futuro de lo clásico (Madrid, 2006: 108).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Conceptos historiográficos, Entradas, Humanistas, intelectuales e instituciones, Resultados científicos | Leave a comment

Plinio el Joven y el Vesubio: la épica de la destrucción

El cinco de marzo de 2014 tengo el honor de cerrar una de las sesiones que dentro del marco de las “Jornadas Pompeyanas” se celebrarán en la Academia de Bellas artes de San Fernando. Voy a dedicar mi pequeña intervención a la “pequeña Eneida” que el escritor Plinio el Joven recreó en dos de sus cartas para describirnos la muerte de su tío, Plinio el Viejo, mientras exploraba la erupción del Vesubio, así como la salvación del mismo Plinio el Joven junto a su madre. Plinio el Joven quiso vivir aquel desastre natural como si de una nueva caída de Troya se tratara, de igual forma que, siglos más tarde, Primo Levi comparó las improntas humanas dejadas por la lava en Pompeya con la sombra de una niña aniquilada tras la caída de la bomba de Hiroshima. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Quienes murieron el año 79 en Pompeya bajo las cenizas, los gases y lava no supieron que aquella montaña que vomitaba fuego era, en realidad, un volcán. Esa ignorancia hizo que pareciera tan extraordinario e imprevisible lo que allí estaba ocurriendo. La víctima más conocida de aquel desastre, el erudito Plinio el Viejo, que estaba precisamente al norte de la bahía, quedó tan asombrado por lo que contemplaba desde lejos que decidió embarcarse para observar mejor el prodigio. Su sobrino, Plinio el Joven, nos cuenta esta historia en una conocida carta dirigida a su amigo el historiador Tácito. Se trata del testimonio escrito más importante de la época, a pesar de que muchos historiadores lo cuestionan como poco fidedigno. Sin embargo, no todos los comentaristas han reparado en que la carta está escrita desde una interesante visión heroica que nos sugiere ver el desastre del Vesubio a partir de la comparación con la misma guerra de Troya. Como hasta muchos siglos después no se supo que el Vesubio era un volcán, observamos cómo el mismo Plinio el Viejo sólo lo cita en su Historia Natural (14, 22) para decirnos que se trata de un lugar donde se crían ásperos vinos. A pesar de todo lo que sabía sobre el mundo conocido, Plinio no pudo adivinar que lo que él consideraba una fértil montaña acabaría también con su vida, como terminó con la de cientos de personas que apenas hoy conocemos. Él murió igualmente, qué duda cabe, pero morir tras haber dejado grandes escritos o hazañas implica, al menos, no morir del todo. El Vesubio ya había sido escenario antiguo de sucesos históricos, pues fue allí donde comenzó su particular aventura liberadora el gladiador Espartaco. Sin embargo, el suceso que convirtió al Vesubio en protagonista de la historia antigua fue su espectacular y destructiva erupción. Así pues, lo que algunos atribuyeron a un cruel castigo de los dioses terminó encontrando al cabo de los siglos una causa natural, pues el Vesubio era un volcán. Esta afirmación, sin embargo, no sirve de nada si no tenemos en cuenta cuál es el concepto de volcán. El problema está en el hecho de que en latín no existía ni la palabra ni la idea de lo que era semejante cosa. Bien es verdad que ya Cicerón había hablado de las Vulcaniae insulae al referirse a las islas volcánicas o Eolias que se encuentran al norte de Sicilia, pero aún así no dejaba de pensar en el dios Vulcano como morador del Etna. La palabra “volcánico” nos remite, en principio, a este dios mitológico, el Hefesto de los griegos, engañado por Afrodita (o Venus, en el caso de que lo llamemos Vulcano) y dotado de extraordinarias habilidades en el uso de la fragua. Como es el dios del fuego, los antiguos situaban su fragua precisamente bajo el imponente Etna siciliano. Al cabo de los siglos, tuvieron que llegar a nuevas latitudes los navegantes portugueses para que se les ocurriera aplicar aquella poderosa imagen del mundo clásico a los nuevos volcanes tropicales que estaban descubriendo. Aquello fue lo que produjo un singular efecto de ida y vuelta, ya que los descubridores llamaron volcanes a desconocidas realidades que, sin embargo, ya eran antiguas. El imaginario grecolatino servía para comprender mejor lo que se iba descubriendo. El Etna, la antigua mansión de Vulcano, pasó por tanto a ser un volcán, al igual que ocurrió con el Vesubio. Pero en la época de la erupción del 79, al desconocer las verdaderas causas naturales del desastre, aquel suceso pudo ser visto como una señal del fin de los tiempos. A los pensadores estoicos, como Séneca, les gustaba pensar de esta manera, interpretando así los fenómenos naturales como castigos ejemplares. Cuesta mucho entender que semejante destrucción sea tan gratuita, y algo parecido sintieron los mismos pensadores ilustrados, como Voltaire y Rousseau, ante el terremoto de Lisboa de 1755. La caída de la piedra pómez y la ceniza sobre Pompeya bajo una interminable noche cuyos únicos resplandores provenían de la lava encendida creó un perfecto imaginario apocalíptico.Durante aquellas horas de incertidumbre, miedo y agonía, Plinio el Viejo se convirtió en un héroe a su pesar. Plinio el Joven nos relata la hazaña de su tío y su propia experiencia de lo sucedido. Sin embargo, este relato no tuvo crédito durante muchos siglos, hasta que la moderna ciencia de los volcanes pudo comprobar que lo que allí narrado suponía una precisa observación. Lo que en un principio fue considerado una fantasía de su autor terminó viéndose como un importante testimonio. Pero no creemos que lo más importante sea el fenómeno natural en sí mismo, sino la propia vivencia que el joven Plinio nos narra de los hechos vividos. Las cartas suponen también un esfuerzo por comprender una terrible desgracia que Plinio, tanto por su educación escolar como por una necesidad de situarse ante la Historia, va a comparar con la propia caída de Troya. La pequeña gran epopeya comienza cuando tío y sobrino se encontraban en Miseno, a unos 32 kilómetros del Vesubio. Su tío estaba entonces al mando de la flota de la región. Era verano, probablemente el 24 de agosto del año 79, hacia la hora séptima (la una de la tarde), cuando pudo verse a lo lejos un nube gigantesca semejante a un pino (hay que entender que un pino mediterráneo, de copa redonda). Por su situación, aquella gran nube de humo debía de provenir del monte Vesubio. El naturalista queda admirado por lo que ve y decide acercarse hasta donde se produce el fenómeno como algo digno de estudio. Para ello ordena que se le prepare una nave pequeña con el fin de hacer la travesía. Invita a su sobrino a acompañarle, pero éste rehúsa con la razón o excusa de que debe seguir con el trabajo de investigación encomendado por su propio tío. Antes de partir ocurre un suceso inesperado que anticipa la desgracia: recibe Plinio el Viejo una petición de ayuda de unos amigos suyos que están cerca del Vesubio. En este momento, a la simple curiosidad se añade la voluntad de socorro, pues decide entonces enviar unas embarcaciones mayores en auxilio de los necesitados. Quizá la imagen más heroica de todo este relato sea la que nos permite imaginar a Plinio el Viejo navegando hacia el volcán en dirección contraria de los que huyen, bajo una lluvia de piedras. Sin embargo, su embarcación no pudo acercarse tanto como él quiso hasta el volcán y se vio obligado a desviarse hacia Estabia, más al sur, donde estaba la villa de su amigo Pomponiano. Una vez allí, Plinio infunde ánimos y pide ser llevado a la sala de baños para quitarse la suciedad acumulada durante un viaje expuesto al humo y la lluvia de piedra. Desde allí se aprecia claramente que hay fuego en el Vesubio, lo que crea todavía mayor temor, pero él tranquiliza a sus amigos aduciendo que deben de ser antorchas dejadas por la gente que huye. Una vez más, la incomprensión de lo que ocurre nos hace ver sólo lo que queremos. Tras la cena, Plinio duerme plácidamente en lo que iba a ser sin duda su última noche con vida. Este comportamiento deja patente la valentía del naturalista y militar, si bien es posible que su sobrino haya querido infundirle estos tintes heroicos para dar mayor dramatismo a su muerte. Como la lluvia de piedras persistía y parecía que la casa se iba a venir abajo, se decidió despertar a Plinio y valorar si era mejor permanecer dentro o fuera. La noche seguía siendo cerrada a la hora del amanecer, y ya no quedaba otra salida que acudir a la costa para intentar huir desesperadamente. Sin embargo, el mar era innavegable, por lo que quedaba excluida la única salida posible. Es entonces cuando a Plinio le sorprendió la muerte, quizá por causa de un infarto, sin sufrir mayores agonías. Al otro lado de la bahía, su sobrino Plinio el Joven vive otra peripecia, aunque con mejor suerte. Cuando su amigo Tácito le pide que recuerde lo que le ocurrió también a él, se siente como Eneas ante la reina Dido al comenzar a narrar a ésta las desgracias de Troya. Esta comparación de situaciones ayuda a Plinio a entender mejor su propia experiencia, pues la educación clásica servía precisamente para establecer tales analogías y asimilar mejor nuestra propia experiencia. Si Plinio comparó la destrucción de Pompeya con la caída de Troya, Primo Levi, en su poema “La niña de Pompeya”, tendrá como referentes a Anna Frank y la bomba de Hiroshima, pues cada época presenta sus desgracias ejemplares. Por tanto, Plinio el Joven nos refiere cómo continuó trabajando tras la partida de su tío. A sus diecisiete años, no era un joven demasiado consciente de la gravedad de aquellos temblores de tierra. Intentó seguir estudiando, quizá para intentar olvidar lo que ocurría fuera. Tanto él como su madre se habían refugiado en el patio de la casa, sin saber que estaban corriendo un grave peligro, pues las paredes circundantes podían venirse abajo en cualquier momento. Por ruego de un amigo salen e intentan huir. Fue allí donde se dieron cuenta de la verdadera gravedad de lo que ocurría, al mezclarse con la multitud aterrada. Dejaron atrás la población con el Vesubio en erupción a sus espaldas, y al volver la vista contemplaron, entre temblores de tierra, cómo el mar devoraba las playas, mientras la montaña continuaba vomitando fuego y piedras. Ante un espectáculo tan apocalíptico la única solución era seguir alejándose, pero tanto a su madre como a él les preocupaba la suerte de su tío. Sin embargo, Plinio obliga a su madre a continuar huyendo, a pesar de que ella prefiere permanecer expuesta al peligro. Llegó la noche, que algunos creyeron que ya sería eterna, y el propio Plinio creyó que el mundo iba a perecer con él. A medida que la lluvia de piedra y los temblores amainaron, Plinio y su madre regresaron a Miseno, a la espera de nuevas sobre su tío, a quien ya no verían más con vida. Tras este episodio funesto, el Vesubio ya no volvió a ser aquella montaña fértil de antes. Su aspecto cambió, al desplomarse sus laderas y quedar un enorme cráter de unos once kilómetros de circunferencia. Las laderas boscosas y los olivares y viñedos de las faldas se tornaron en un paisaje gris. El poeta hispano Marcial describe la devastación de lo que en otro tiempo fue un lugar lleno de vida:
“He aquí el Vesubio, hace poco verde bajo la sombra de los pámpanos; aquí la noble uva había hecho desbordarse las cubas llenas de vino: éstas son las cumbres que Baco amó más que a las colinas de Nisa, en este monte danzaron los sátiros. Esta era la morada de Venus, más grata para ella que Lacedemonia, este lugar era famoso por el nombre de Hércules. Todo yace sumergido en llamas y en siniestra ceniza: ni los dioses del cielo hubieran querido que esto les fuese permitido.” (Mart. 4,44,1 trad. de Dulce Estefanía).
FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Actividades del grupo de investigación, Actualités / News | 1 Comment

Los primeros estudios sobre latín cristiano y medieval en España (segunda parte)

SANYO DIGITAL CAMERAContinuamos hoy con la segunda entrega sobre el nacimiento de los estudios sobre latín cristiano y medieval en España. Vamos a tratar sobre la traducción que el aragonés Pascual Galindo hizo de un importante libro de Alfred Gudeman: su Literatura latino-cristiana. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

PASCUAL GALINDO Y LA LITERATURA LATINO-CRISTIANA

La otra faceta importante que queríamos comentar en este trabajo es la aportación que Pascual Galindo hizo a la difusión de la Literatura latino-cristiana entre los años 20 y 30. En este sentido, es muy notable la traducción de la Literatura latino-cristiana de Alfred Gudeman (1928), pues supuso la primera obra publicada en España acerca de este asunto. Tengamos en cuenta que ya a comienzos del siglo XX la Literatura cristiana había alcanzado su independencia como discurso historiográfico propio, entre la Literatura romana y la Literatura medieval. El libro original se había publicado en lengua alemana en 1925. Gudeman, filólogo de origen judío nacido en los Estados Unidos, tenía una formación marcadamente germánica. Aunque se había graduado en la neoyorquina Universidad de Columbia, acudió a Berlín para completar su formación con el profesor Hermann Diels. Volviendo a la edición española, es interesante entresacar uno de los párrafos que se encuentran dentro del “Prólogo del traductor, desde luego mucho más radical en la oposición entre lo cristiano y lo pagano que la que muestra el propio autor de la obra:

Los cristianos no podían aceptar las manifestaciones literarias de los paganos; el teatro estaba lleno de inmundicias e inmoralidad, pues se llevaban a la escena los vicios más repugnantes y las acciones y conversaciones que no se podían presenciar y mantener ni aun en los lugares más secretos. Además, tales manifestaciones iban unidas con la veneración y culto de los dioses; otro tanto sucedía en las escuelas donde la mitología y leyendas heroicas eran el auxiliar para formar a los niños. De aquí la aversión a la cultura pagana, no en lo que tenía de literaria, sino en cuanto que se servía de las bellezas literarias principalmente para inculcar en los jóvenes la vaciedad, mentira e inmoralidad que todavía se apoyaban en una aparente devoción a los santos dioses. (Gudeman 1928: 14)

Frente a la visión de Gudeman, que reconoce que la Literatura latino-cristiana nace en un contexto pagano (y esta había sido, en definitiva, la clave de la reformulación, en 1836, de esta literatura en el contexto académico protestante), Pascual Galindo establece el nacimiento de esta nueva literatura en el sentimiento de “aversión” a lo pagano. Si bien Pascual Galindo, como sacerdote católico, está recibiendo la impronta foránea, no dogmática, del estudio historiográfico de los textos latinos cristianos, no le resulta posible, sin embargo, considerarlos desde una perspectiva tan aséptica como la de Gudeman. El autor español, asimismo, amplifica la obra original con párrafos que aparecen en un tipo de letra menor. Es destacable, a este respecto, los párrafos que dedica a la literatura de viajes, en especial el Itirerarium Egeriae, traducido por el propio Pascual Galindo en 1924. Probablemente, la colaboración más destacada de Pascual Galindo con la obra vinculada al Centro de Estudios Históricos fue el capítulo titulado “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos” (Galindo 1935), que redactó para el volumen II de la Historia de España coordinada por Menéndez Pidal. El capítulo cuenta con una copiosa y actualizada bibliografía y el autor aventura unas características patrias para la Literatura cristiana que se desarrolló en Hispania:

Si quisiéramos sistematizar los caracteres generales que manifiesta el conjunto de los escritos y escritores cristianos de España, podríamos señalar ya en ellos cierto gusto por las ideas filosóficas de la polémica, afición a los sistemas extremistas, algún desdén de la realidad, al mismo tiempo que preocupaciones de esa moral, a veces aventurada, que había de contar representantes muy caracterizados, con el correr de los siglos, en la literatura religiosa de nuestra patria. (Galindo 1935: 547)

Con tales aseveraciones observamos que el autor recrea una suerte de literatura nacional latino-cristiana, a diferencia de la tendencia más universalista que suele concederse a esta literatura, frente al carácter nacional de la Literatura romana. Tales juicios de valor serían, por lo demás, muy afines a las propias ideas de Menéndez Pidal  acerca del carácter perdurable de lo español sustentado en una suerte de “relación étnica” entre los escritores hispano-latinos y los españoles:

Insistamos en esto, recordando un caso extremo. Desde Tiraboschi a Mommsen, desde Gracián a Menéndez Pelayo es frecuente descubrir señales de hispanidad en los autores latinos de la Bética o de la Tarraconense, hallando una relación étnica, y no de mera imitación literaria, entre ciertas modalidades estilísticas de los autores hispanorromanos y de los autores españoles. Sin embargo, una relación como la que tantos establecen entre los cordobeses Séneca y Lucano y el cordobés Góngora, parece sin duda difícil de admitir en vista de la enorme discontinuidad temporal que media entre esos autores, indicio de no existir una causa de tipo constante. (Menéndez Pidal 1971: 24-25)

CONCLUSIÓN. CONTINUIDAD Y DISCONTINUIDAD

Tras la guerra civil española, Pascual Galindo logrará la cátedra de Filología latina en la Universidad de Madrid y llegará a ser director del Instituto Antonio de Nebrija, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas y edificado sobre las ruinas intelectuales de la antigua Junta de Ampliación de Estudios. Pascual Galindo representa con su trayectoria vital y científica la paradoja de una continuidad en la discontinuidad marcada por una cruenta guerra y un radical cambio ideológico. Hoy día puede parecer sorprendente que personas de ideologías tan diversas, como Menéndez Pidal y Pascual Galindo, aunaran esfuerzos científicos en empresas tan significativas como el volumen dedicado a la Hispania Romana. Así pues, los primeros esbozos de tales estudios en España se esconden, por así decirlo, en audaces libros didácticos, en traducciones de obras foráneas, y en capítulos de importantes monografías históricas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Cerasuolo, S. (1999), “Wolf teorico della filologia classica” en Friedrich August Wolf, Esposizione della scienza dell’antichità. A cura di Salvatore Cerasuolo, Napoli, 15-97.

Duplá,  A. (2002), “El franquismo y el mundo antiguo. Una revisión historiográfica”, en C. Forcadell Álvarez e I. Peiró Martín (coord.), Lecturas de la historia: nueve reflexiones sobre historia de la historiografía, Zaragoza, 167-190.

Ebert, A. (1889), Allgemeine Geshichte der Literatur des Mittelalters im Abendlande bis zum Beginne des XI Jahrhunderts. Erster Band, Leipzig.

Fontán, A. (1991), “D. Pascual Galindo Romeo (1892-1990)”, Emerita 59, 1-3.

Galindo Romeo, P. (1924), VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MILIARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS, Zaragoza.

Galindo Romeo, P. (1935), “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos”, en AA.VV., Historia de España. Dirigida por Ramón Menéndez Pidal. Tomo II, España Romana (218 a. de J.C. – 414 de J.C.), Madrid, 547-561.

García Jurado, F. (2004), “La iglesia católica contra la enseñanza de los clásicos en el siglo XIX: el abate Gaume y su repercusión en España. Una página poco conocida de la educación clásica”, Estudios clásicos 125, 465-82.

García Jurado, F. (2008a), El nacimiento de la Filología clásica en España. La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1932-1936)”, Estudios clásicos 134, 77-104.

García Jurado, F. (2008b), “Ensayo de una Historiografía de la Literatura Latina en España (1778-1936)”, Revista de Estudios Latinos 8, 179-201.

García Jurado, F. (2009), “Cuando el tiempo se detiene. Los avatares de una historia de la literatura latina publicada en Colombia: Pedro Urbano González de la Calle”, Literatura: teoría, historia, crítica 11, 303-332.

García Jurado, F. (2010a). “Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos”, en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza, 139-160.

García Jurado, F. (2010b), “La reinvención del «Renacimiento» en el siglo XIX español”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Prieto, IV.5, Alcañiz-Madrid, 2627-2639.

Gianotti, G.F. (1988), “Per una storia dell storie della Letteratura latina”, Aufidus 5, 68-69.

Gudeman, A (1928), Literatura latino-cristiana. Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona-Buenos Aires.

Hinojosa, E. (1919), Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII), Madrid.

Kroll, W. (1928), Historia de la filología clásica, Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona.

Laurand, L. (1925), Manual de los estudios griegos y latinos, Madrid.

Menéndez Pidal, R. (1971), Los españoles en la literatura, Madrid.

Pasamar Alzuria, G. y Peiró Martín, I. (2002), Diccionario Akal de historiadores españoles contemporáneos (1840-1980), Madrid.

Vidal Liy, J.I. (2007), “El Instituto de Estudios Medievales (1932-1939)”, en M. Ángel Puig-Samper Mulero (ed. Científico), Tiempos de investigación. JAE-CSIC, cien años de ciencia en España, Madrid, 131-141.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Entradas, Humanistas, intelectuales e instituciones, Patrimonio educativo | Leave a comment

Los primeros estudios sobre Latín cristiano y medieval en España (Primera parte)

literatura latinocristiana gudemanQueremos recoger en esta entrega una pequeña-gran página de la historia de la filología clásica en España: los inicios del estudio del latín llamado cristiano y medieval durante los primeros años del siglo XX. La figura de Pascual Galindo Romeo fue, en este sentido, clave, tanto para hacerse eco del estado de tales estudios en Europa y los Estados Unidos como para responder a los intereses que por las fuentes latinas tenía el entonces flamante Centro de Estudios Históricos. Francisco García Jurado. Grupo de investigación UCM “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

EL PARADIGMA HISTORIOGRÁFICO DE LO CRISTIANO Y LO MEDIEVAL

La visión que nuestros alumnos de Filología clásica (y no sólo ellos) adquieren de las disciplinas que componen sus estudios es, por lo general, cerrada y estática. En apariencia, todas las disciplinas han existido desde siempre y su existencia parece debida a un plan rector previo que, como en un acto de creación originario, hizo posible su coexistencia en una suerte de edén académico. Sin embargo, la historia de la Filología es dinámica y tiene una naturaleza profundamente dialéctica, de manera que hay complejos procesos ideológicos, reflejo de hechos más generales, que dan lugar al interés por unos aspectos en detrimento de otros. La época moderna, a partir del siglo XVIII, ha creado los estudios de Filología clásica tal como los conocemos hoy día[1]. Al interés por el latín clásico y su literatura, propio del siglo XVIII, le sucedió el estudio romántico de los testimonios arcaicos, hecho que se vio muy favorecido por la nueva lectura que de la Roma arcaica había llevado a cabo el historiador alemán Barthold Georg Niebuhr. Este interés se vio desplazado, ya en los tiempos del positivismo científico, por una visión general de la Literatura romana en clave de literatura nacional que puso mayor énfasis en la época imperial. A partir de los años 70 del siglo XIX, la Literatura romana de Wilhelm Sigmund Teuffel, el manual imperante durante la época prusiana, fue el mayor exponente de este estado de cosas, y en ella se confirió al estudio de la Literatura latino-cristiana un papel específico dentro de la propia Literatura imperial romana (Gianotti 1988: 68-69). Como ya hemos señalado más arriba, la Literatura latino-cristiana, que desde 1836 había comenzado a adquirir, precisamente en el ámbito protestante, carta de naturaleza científica independiente con respecto a los estudios doctrinales de la Patrística, fue abriéndose paso como un estudio cada vez más independizado del de la Literatura romana para convertirse, por obra de autores como Adolf Ebert (1889), en el inicio de la Literatura medieval europea. Asimismo, el interés por la literatura cristiana y medieval, ligado al gusto por las manifestaciones artísticas que le son propias (estilos románico, gótico y bizantino), se había ido desarrollando a lo largo del mismo siglo XIX desde las actitudes nostálgicas y reaccionarias de pensadores como Chateaubriand. Como contestación a este paradigma medievalizante, hacia 1860 se crea en el incipiente ámbito de la historia cultural el paradigma histórico de la “Renaissance” a cargo del historiador suizo Jacob Burckhardt en su conocida obra titulada Die Kultur der Renaissance in Italien. Con este paradigma, Burckhardt contribuyó a la recuperación de la Antigüedad clásica y pagana como seña de identidad y modelo, creando así un eficaz contrapunto al también incipiente ámbito de los estudios cristianos y medievales (García Jurado 2010b). Así pues, a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX se van abriendo paso dos estudios relativos a la latinidad bien diferenciados: los que se encaminan al estudio de los textos cristianos y medievales, tendentes a una reivindicación del papel de lo religioso en una sociedad cada vez más secularizada (García Jurado 2004), y los que se centran en los textos latinos de la llamada “Renaissance”, con ideales afines tanto al paganismo clásico como el erasmismo moderno. En España, ya a comienzos del siglo XX, ambas corrientes presentan cultivadores de relieve, como Pascual Galindo, en el caso de los estudios medievales, o Pedro Urbano González de la Calle, para el estudio del humanismo español[2]. No es casualidad que ambos representen, por lo demás, actitudes políticas bien distintas. Sin embargo, y más allá de las motivaciones políticas que han venido configurando tales paradigmas históricos, en el siglo XX se añaden nuevas circunstancias, en especial la configuración cada vez más clara de una idea de Filología clásica como disciplina académica, auspiciada por el desarrollo de las humanidades en el Centro de Estudios Históricos. Precisamente, tanto en el interés mostrado por parte de los responsables del Centro, como Ramón Menéndez Pidal y Américo Castro, por el estudio de la lengua latina, como en la importancia concedida a los documentos medievales, parte considerable de ellos redactada precisamente en latín, será una de las nuevas motivaciones para los estudios medievales, lejos ya de otras actitudes reaccionarias o nostálgicas. En este contexto debemos señalar la importancia específica de Pascual Galindo, tanto como latinista como por su calidad de estudioso de los documentos medievales, en especial los aragoneses, aunque lo político terminará constituyendo un verdadero telón de fondo.

PASCUAL GALINDO Y LA LITERATURA LATINA MEDIEVAL

En 1924, Pascual Galindo publica una discreta obra hoy día prácticamente desconocida, pero que supuso en el panorama de la enseñanza del latín un significativo cambio de orientación de los cánones literarios escolares. Pascual Galindo introduce nuevos textos, inusitados hasta la fecha, en su programa de enseñanza docente. Debemos destacar lo que, de una parte, denomina en latín PERVETVSTI AC VULGARES TEXTVS, y, de otra, los MEDII AEVI DOCVMENTA. Sorprende, además, el largo título de esta obra, inspirado en la epigrafía (incluidos signos de interpunción):

“VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MILIARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS” (Galindo 1924).

El título en cuestión es absolutamente descriptivo en cuanto al contenido del libro: “Pascual Galindo señalaba a sus alumnos con varios miliarios el camino de la Filología hacia el Lacio, aportando las normas de la disciplina y ofreciendo ejemplos de la lengua antigua y vulgar”. Consecuente con semejante título, la obra contiene varios bloques independientes entre sí que se enuncian bien en castellano bien en latín:

Advertencias preliminares

Programa de Lengua y literatura latinas

Evolución interna de la literatura latina

PERVETVSTI AC VVLGARES TEXTVS MEDII AEVI DOCVMENTA

Evolución externa de la literatura latina

Programa de ampliación de lengua latina

El propósito del autor, según expone al comienzo de su obra, es el de familiarizar a los alumnos con la interpretación de las fuentes literarias, de los documentos vulgares y de los medievales. Lo lingüístico y lo literario se dan la mano en esta obra, en una época donde se está desarrollando ya la moderna disciplina que conocemos como Lingüística latina y que prestará una especial atención a los textos latinos arcaicos (pensemos en las obras de Alfred Ernout, que es un autor citado aquí, entre otros cultivadores de la Lingüística latina). Esto quiere decir que las cuestiones de lengua ya no son meros asuntos de índole estilística, como ocurría en las monografías del siglo XVIII (García Jurado 2008b: esp. 185), sino que estamos ante una materia independiente con respecto a la literatura, aunque interrelacionada con ella. Asimismo, hay en este libro un interés explícito y notable por la historia de la Filología clásica, que comienza a ser estudiada también como tal materia en España[3]. En lo que a la Literatura latina respecta, Pascual Galindo cita a A. G. Amatucci (cuyo manual, publicado en 1912 y en 1916, está basado en las monumentales obras de Teuffel y Schanz) y Sigmund Teuffel, introducido en España ya desde finales del siglo XIX gracias a las Lecciones histórico-críticas de Literatura clásica latina de González Garbín (publicado en Granada hacia 1880) y utilizado, igualmente, por Julio Cejador en su Epítome de literatura latina (publicado en Madrid en 1914). Es significativo que Pascual Galindo declare que se ha inspirado en Louis Laurand[4] para su propio programa. En particular, se establece un epígrafe “LITTERARIA” donde podemos encontrar este programa:

1)       Época de progreso

2)       Época de Cicerón

3)       Época de Augusto

4)       De Augusto a Marco Aurelio

5)       Después de Marco Aurelio

6)       La Edad Media

7)       Conservación de textos y fuentes

Hasta el quinto período, Pascual Galindo sigue fielmente el esquema cronológico del citado Laurand, como declara el mismo autor. Los dos apartados finales son ya obra de Pascual Galindo, y constituyen temas de gran interés para él. Son, además, muy interesantes otros dos esquemas adicionales que el propio Galindo denomina “Evolución interna” y “Evolución externa”. A esta “Evolución interna” le sigue una antología de textos vulgares y de la Edad Media, con un importante peso de los textos medievales hispánicos. Los documentos cristianos y medievales que se seleccionan son los siguientes:

MEDII AEVI DOCVMENTA

Etheria, Itinerarium ad Loca Sancta

Isidorus Hispalensis, Bibliothecae Thesaurus Hymni Ecclesiastici

Petrus Alfonsus, Disciplina Clericalis

Adefonsus Rex Aragoniae et Navarrae, Hispaniae Imperator

A)     Regalia

B)      Privata

Sententiae ac proverbia

Sepulcris Epigrammata Magistri Ecclesiarum Conditoris

Codex Calixstinus (sic) S. Liber de Miraculis S. Jacobi

Petrus Compostellanus, De consolatione rationis

Cierra su selección con textos de los historiadores aragoneses Martín de Alpartil (Chronica Actitatorum) y Jerónimo Zurita, a quién el autor considera “príncipe de los historiadores de España”. De esta forma, se rebasan los límites estrictos de la Edad Media. Al historiador aragonés del siglo XVI Jerónimo Zurita y Castro le dedica varias páginas, con una notable selección de textos relativa a la Historia de Aragón, sus dos epitafios y algunos juicios emitidos sobre su obra. Partiendo de la idea de que “la verdadera lengua latina no es sólo, ni aún principalmente, la clásica” (Galindo 1924: 69-70), esta obra didáctica de Pascual Galindo refleja bien el marbete de disciplinas que integran la Filología latina, como podemos apreciar ya desde el comienzo, cuando el autor explica lo que habrá de exigirse a los alumnos: Se les exigirá, de modo especial, el conocimiento y análisis de la evolución fonética y sintáctica desde los documentos arcaicos de Roma hasta los medievales españoles: la fonética y sintaxis primitivas, ocultas en parte en la sublimación de la edad de oro, permanecen latentes en lenguaje vulgar y reaparecen activas en el bajo latín, en las lenguas romances y en los documentos medievales. Deberán, por esto, familiarizarse de modo especial con la colección de textos arcaicos y vulgares que acompañan a estos Programas que titulamos Viam ad Latium y con la colección de documentos preparada por el llorado maestro Sr. Hinojosa. (Galindo 1924: 6) Conviene ponderar en toda su extensión esta referencia a quien fue uno de los grandes maestros de la Historia del Derecho y una de las personas esenciales en la configuración del Centro de Estudios Históricos, dependiente de la Junta de Ampliación de Estudios: Eduardo de Hinojosa. La colección a la que se refiere es la titulada Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII) (Hinojosa 1919). Una parte significativa de la herencia científica de Hinojosa pervivirá años más tarde, cuando se cree ya en los años 30 el Centro de Estudios Medievales, uno de cuyos objetivos fue la creación de una colección titulada Monumenta Hispaniae Historica (Vidal Liy 2007). De esta forma, varios años antes de que se creara la Sección de Estudios Clásicos en el propio Centro de Estudios Históricos, en 1932, ya se habían planteado relaciones de facto entre la Filología latina y la prestigiosa institución científica. Pascual Galindo, sin embargo, no tendrá una participación oficial en esta sección, si bien terminará siendo, ya en los años 40, director del Instituto de Filología Clásica “Antonio de Nebrija”, del CSIC, frente a otras personas posibles, como Antonio Tovar o José Vallejo, que sí habían formado parte de aquél en un pasado no tan lejano (Dupla 2002). FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía

Cerasuolo, S. (1999), “Wolf teorico della filologia classica” en Friedrich August Wolf, Esposizione della scienza dell’antichità. A cura di Salvatore Cerasuolo, Napoli, 15-97.

Duplá,  A. (2002), “El franquismo y el mundo antiguo. Una revisión historiográfica”, en C. Forcadell Álvarez e I. Peiró Martín (coord.), Lecturas de la historia: nueve reflexiones sobre historia de la historiografía, Zaragoza, 167-190.

Ebert, A. (1889), Allgemeine Geshichte der Literatur des Mittelalters im Abendlande bis zum Beginne des XI Jahrhunderts. Erster Band, Leipzig.

Fontán, A. (1991), “D. Pascual Galindo Romeo (1892-1990)”, Emerita 59, 1-3.

Galindo Romeo, P. (1924), VIAM : AD : LATIVM / PHILOLOGIAE : ALVMNIS / PASCHALIS : GALINDO / VARIIS : SIGNABAT : MILIARIIS / DISCIPLINAE : NORMAS : TRADENS / VETVSTIORIS : AC : VVLGARIS / SERMONIS : EXEMPLA / PROPONENS, Zaragoza.

Galindo Romeo, P. (1935), “Literatura latino-cristiana. Escritores cristianos”, en AA.VV., Historia de España. Dirigida por Ramón Menéndez Pidal. Tomo II, España Romana (218 a. de J.C. – 414 de J.C.), Madrid, 547-561.

García Jurado, F. (2004), “La iglesia católica contra la enseñanza de los clásicos en el siglo XIX: el abate Gaume y su repercusión en España. Una página poco conocida de la educación clásica”, Estudios clásicos 125, 465-82.

García Jurado, F. (2008a), El nacimiento de la Filología clásica en España. La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1932-1936)”, Estudios clásicos 134, 77-104.

García Jurado, F. (2008b), “Ensayo de una Historiografía de la Literatura Latina en España (1778-1936)”, Revista de Estudios Latinos 8, 179-201.

García Jurado, F. (2009), “Cuando el tiempo se detiene. Los avatares de una historia de la literatura latina publicada en Colombia: Pedro Urbano González de la Calle”, Literatura: teoría, historia, crítica 11, 303-332.

García Jurado, F. (2010a). “Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos”, en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza, 139-160.

García Jurado, F. (2010b), “La reinvención del «Renacimiento» en el siglo XIX español”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Prieto, IV.5, Alcañiz-Madrid, 2627-2639.

Gianotti, G.F. (1988), “Per una storia dell storie della Letteratura latina”, Aufidus 5, 68-69.

Gudeman, A (1928), Literatura latino-cristiana. Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona-Buenos Aires.

Hinojosa, E. (1919), Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII), Madrid.

Kroll, W. (1928), Historia de la filología clásica, Trad. de P. Galindo Romeo, Barcelona.

Laurand, L. (1925), Manual de los estudios griegos y latinos, Madrid.

Menéndez Pidal, R. (1971), Los españoles en la literatura, Madrid.

Pasamar Alzuria, G. y Peiró Martín, I. (2002), Diccionario Akal de historiadores españoles contemporáneos (1840-1980), Madrid.

Vidal Liy, J.I. (2007), “El Instituto de Estudios Medievales (1932-1939)”, en M. Ángel Puig-Samper Mulero (ed. Científico), Tiempos de investigación. JAE-CSIC, cien años de ciencia en España, Madrid, 131-141.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Conceptos historiográficos, Humanistas, intelectuales e instituciones | 3 Comments

Los manuales de literatura latina del 27: enseñar en una dictadura

Ilustración de un cuadro de Alma Tadema en el manual de literatura latina de Eustaquio Echauri (1928)

Ilustración de un cuadro de Alma Tadema en el manual de literatura latina de Eustaquio Echauri (1928)

Durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina (1784-1935) hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casualidad, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ellos, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación. Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes nos acerquemos a la historia de nuestras disciplinas, de forma que no quede en manos de personas “ajenas”, y así podamos llevar a cabo un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la Filología Clásica frente al del mero aprendizaje de las lenguas antiguas). POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El episodio que vamos a estudiar en un futuro trabajo trata sobre los manuales de Literatura latina destinados a la enseñanza media que se publicaron durante un período muy concreto de la historia de España, precisamente durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930). Los cuatro libros que constituyen nuestro objeto de estudio se publicaron precisamente entre 1927 y 1928, razón por la que hemos decidido llamarlos los “manuales del 27”. Los cuatro documentos son fruto directo de la legislación educativa de la época, en particular del llamado “Plan Callejo” (1926), que creó, entre otras cosas, un bachillerato específico de humanidades frente a uno de ciencias. Además, en esta época se establece un cuestionario único para todas las materias educativas y un manual único para cada asignatura, que en el caso de la literatura latina llegará a ser el de Eustaquio Echauri. La nueva enseñanza durante el período de la dictadura responde a un afán regeneracionista basada en la reafirmación nacional, la pretensión de librar a España de los “profesionales de la política” (según consta en el propio manifiesto de Primo de Rivera), y el predominio del nacional-catolicismo.

Las reformas educativas acometidas durante la dictadura de Primo de Rivera han sido estudiadas en el libro fundamental de López Martín (1995), que vamos a utilizar como base para nuestro trabajo. En lo que concierne al bachillerato, es pertinente que señalemos algunos aspectos clave:

a) La constitución de un bachillerato específico de letras, dotado de tres cursos de latín, de los que el tercero es, de manera más concreta, una literatura latina. Llama la atención la supresión de la asignatura del griego, por testimonial que esta hubiera podido ser. Al igual que en la Italia mussoliniana, el latín y su literatura respondían mejor a los ideales educativos del momento que el helenismo. Así las cosas, la interpretación que se hace de esta mera presencia de las humanidades clásicas en el bachillerato suele ser negativa:

 “Así y todo, dentro de esta ambivalencia señalada, se ha impuesto de forma rotunda el enfoque academicista al dotar a los estudios medios de una carácter de filtro y preparación para los superiores, con especial atención a contenidos como el Latín y las Humanidades clásicas. Los planteamientos liberales, enmarcados en el contexto del movimiento de la Escuela Nueva, serán marginados por nuestra legislación y su concepción de una segunda enseñanza enraizada con el nivel primario, cuyo máximo objetivo es la preparación para la vida y desarrollo profesional del alumno, olvidada en el más puro formalismo.” (López Martín 1995, p. 58)

López Martín establece una mera oposición entre “el latín y las Humanidades clásicas” y la “preparación para la vida y desarrollo personal del alumno”. La primera sería fruto de una enseñanza retrógrada mientras que la segunda responde a planteamientos liberales. Más allá de estos planteamientos meramente polares, cabe cuestionarse en qué medida la enseñanza de las humanidades clásicas tiene, sin más, estas connotaciones negativas (elitismo, enseñanza inútil) y no es parte de una instrumentalización por parte de los diferentes grupos ideológicos que, en términos de Canfora (1991), no deja de ser una “usurpación”  del mundo clásico y sus valores. En este tipo de valoraciones se obvia, además, el propio desarrollo que las disciplinas dedicadas al mundo clásico habían experimentado, desde la mera enseñanza del latín a la Filología clásica.

b) El sistema de cuestionario. Junto al manual y al programa de curso aparece ahora y hasta la guerra civil de 1936 un nuevo elemento clave para asegurar cierta uniformidad en los contenidos docentes: el cuestionario. Así pues, desde la ley de 1901 se produce un cambio que favorece el sistema de cuestionario para delimitar el carácter, extensión y fines de cada asignatura (Villalaín Benito 1997, pp. 59-62). Canes Garrido resume perfectamente el problema heredado del siglo XIX y los intentos de solución a los males creados fundamentalmente por los malos manuales:

 “En el siglo XX el Gobierno intentó buscar los remedios a tales causas legislando, en 1901, a favor del cuestionario único para exámenes y declarando no obligatoria la adquisición de libros de texto para los alumnos, que podían elegir aquellos que estimasen mejores y que se adaptasen al cuestionario oficial. En la práctica, los alumnos siguieron comprando el texto de cada asignatura, cuyo autor era el catedrático que les tenía que examinar. Para poner fin a una situación, el Gobierno de Primo de Rivera intentó llevar a la práctica algunas de las propuestas que otros Gobiernos no se habían atrevido a aplicar por miedo a la oposición de los sectores más perjudicados como catedráticos, autores de los textos, y editoriales. Con la caída del Gobierno, en enero de 1930, se interrumpió el proceso quedando incompleto su objetivo.” (Canes Garrido 2001)

 c) La aprobación del texto único: hacia un manual oficial de literatura latina. Consecuente con el cuestionario, desde el punto de vista legal, todas estas reformas se regularon mediante una serie de reales decretos y reales órdenes[1]. Nos interesa especialmente todo lo relativo a la legislación encaminada la creación de un manual único[2] donde, entre otras asignaturas, se declara desierto el premio en lo que concierne al latín y la literatura latina[3]. En lo que a tales disciplinas se refiere, los miembros de la comisión fueron cinco profesores relevantes, José Alemany Bolufer, Abelardo Moralejo Lasso, Mariano Bassols de Climent, Joaquín Balcells y Pinto y José Pabón y Suárez de Urbina. Este último fue sustituido por Agustín Millares Carlo (Real orden de 5 de junio de 1928). Finalmente, por Real orden, de 26 de agosto de 1928, se resuelve el concurso de libros de texto para Institutos de segunda enseñanza, donde resulta ganador el manual siguiente: “Literatura latina. Lema: Maxima debetur pueros reverentia; autor: D. Eustaquio Echauri Martínez, Catedrático del Instituto Nacional de Segunda enseñanza de Barcelona”. Se le conceden 25.000 ptas. Los dos cursos de lengua latina quedan desiertos en cuanto al concurso (en 1929 terminará ganando también Eustaquio Echauri [Villalaín Benito 1997, pp. 329-330]). Tras este largo proceso, sólo queda la publicación del libro y su declaración como texto oficial para los institutos de segunda enseñanza (Real orden, de 29 de septiembre de 1928). El manual resultante fue, por tanto, el del latinista Eustaquio Echauri:

Echauri Martínez, Eustaquio

Literatura latina

Editorial: Barcelona: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, 1928 (Joaquín Horta). Descripción: 244 p.: il.; 22 cm.

En otro momento, dedicaremos un blog específico a señalar algunas de las características historiográficas y políticas de este manual. FRANCISCO GARCÍA JURADO


[2] Véase Real decreto de 23 de agosto de 1926, convocando un concurso de libros de texto para los institutos de segunda enseñanza (Villalaín Benito 1997, 287-292) y Real orden, de 20 de diciembre de 1927, adjudicando los premios previstos en los artículos 12 y 13 del Real decreto del 23 de agosto de 1926.

[3] Véase Real orden, de 3 de enero de 1928, anunciando un nuevo concurso de obras que puedan ser declaradas de texto en los Institutos nacionales de segunda enseñanza y Real orden, de 31 de mayo de 1928, nombrando las Comisiones calificadoras de los libros de texto.

Bibliografía citada:

-F. Canes Garrido, “El debate sobre los libros de texto de Secundaria”, Revista Complutense de Educación 12 (2001), pp. 357-395.

-L. Canfora, Ideologías de los estudios clásicos, Madrid 1991.

-R. López Martín, Ideología y educación en la dictadura de Primo de Rivera. II. Institutos y universidades, Valencia 1995.

-Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, Real Decreto de 22 de enero de 1927, por el que se publican los Cuestionarios para los Institutos Nacionales de Segunda Enseñanza. Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública de 23 de febrero de 1927, número extraordinario, pp. 1-38.

J.L. Vidal, “Joaquim Balcells, el llatinista de la Universitat Autònoma”, J. Malé et alii (eds.), Del romanticismo al noucentisme. Els grans mestres de la filologia catalana i la filologia clàssica a la Universitat de Barcelona, Barcelona 2004, pp. 93-106.

-J.L. Villalaín Benito, Manuales escolares en España. Tomo I.  Legislación (1812-1939), Madrid, 1997

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Documentos, Entradas, Patrimonio educativo | Leave a comment

Turismo y textos clásicos

Templo en Paestum

Templo en Paestum

Entre el siglo xvi y el xix se desarrolla un tipo de viaje formativo y cultural cuyo punto de inflexión será el siglo xviii. Se trata del viaje que jóvenes europeos, en un primer momento aristócratas y posteriormente también burgueses, de países septentrionales, principalmente Inglaterra, realizan a Italia como complemento a su formación. Nos referimos, pues, a un fenómeno que ha venido a llamarse Grand Tour. El viaje a Italia, desde sus inicios, abarca desde las motivaciones científicas, formativas y didácticas hasta las simples aficiones de coleccionistas[1]. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS-CASTRO (GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”)

Parece ser que fue en 1670 cuando se acuñó por primera vez el concepto de Grand Tour por parte de Richard Lassels en su libro Voyage of Italy. En el prefacio de su obra nos aporta dos enseñanzas: el beneficio de viajar, por un lado, y el viajar con beneficio, por otro, así como lo que el joven viajero, acompañado de un preceptor o bear-leader, debe aprender de cada uno de los países que visita y lo que no: «no man understands Livy or Caesar, Guicciardin and Monluc, like him, who hath made exactly the Grand Tour of France and the Giro of Italy»[2].

Tampoco debemos olvidar que, hasta bien entrado el siglo xix, el Grand Tour, permaneció prácticamente inalterable. Esto quiere decir que todos seguían las mismas rutas diseñadas por viajeros anteriores[3]. En líneas generales, los lugares visitados, al margen de las postas, eran Dover, Calais, Montreuil, Amiens, París, Marsella, Mont Cenis, Turín, Milán, Bérgamo, Génova, Verona, Módena, Padua, Parma, Cremona, Lucca, Piacenza, Perugia, Bolonia, Venecia, Florencia, Pisa, Loreto, Ancona, Brescia, Ferrara, Siena, San Marino, Roma, Nápoles, Paestum, Pompeya, Herculano, Sicilia (Agrigento). Los que venían desde Bélgica pasaban por Gante, Amberes y Bruselas. No obstante eran solo unos pocos los osados, entre ellos Goethe, que se acercaban hasta Sicilia. No fue éste, desde luego, el caso de E. Gibbon, quien nos cuenta en su Autobiografía que, tras escalar Mont Cenis y descender a la llanura de Piamonte no a lomo de elefante, como Aníbal, sino sobre un asiento de mimbre, recorrió luego Turín, Milán, Génova, Parma y Módena. A continuación sigue su viaje de la manera siguiente:

Por el camino de Bolonia y los Apeninos llegué […] a Florencia […]. Después de dejar Florencia comparé la soledad de Pisa con la industria de Luca y Leghorn y continué mi viaje por Siena a Roma. […] No puedo olvidar ni expresar las fuertes emociones que agitaron mi espíritu cuando por primera vez me aproximaba y entraba en la ciudad eterna. Después de una noche sin dormir, atravesé con un andar altivo las ruinas del Foro[4]; cada lugar memorable donde Rómulo resistió, o Tulio habló, o César cayó se hallaba de golpe presente ante mis ojos […]. En mi peregrinación de Roma a Loreto crucé de nuevo los Apeninos […]. Me apresuré a salir de la triste soledad de Ferrara […]. El espectáculo de Venecia me proporcionó unas horas de asombro; la universidad de Padua es una antorcha moribunda, pero Verona se envanece aun de su anfiteatro y su nativa Vicenza está adornada por la clásica arquitectura de Palladio; el camino de Lombardía y Piamonte […] me llevó de nuevo a Milán, Turín y al paso del Monte Cenis, donde volví a cruzar los Alpes hasta Lyón [… y] París […]. Me embarqué en Calais, desembarqué de nuevo en Dover[5].

Sólo cuando mejoraron las redes de comunicaciones y transportes, de manera pareja a la mutación de las ideas estéticas que supuso el siglo xix, el viaje a Italia permitió ciertas desviaciones. Estos viajeros recorrían Italia con la cabeza llena de textos clásicos: Virgilio, Horacio, Tito Livio, Polibio, Plinio, Silio Itálico o Teócrito, entre otros, así como de lugares y acontecimientos históricos, por lo que el viaje y la visita a los lugares donde se desarrollaron los hechos y vivieron estos personajes se convirtió inevitablemente en el complemento necesario para la formación integral de los futuros estadistas.

El viajero del xviii, antes de la publicación del Sentimental Journey de Sterne, es un viajero que, fundamentalmente, seguía las pautas descritas por Francis Bacon en su obra Of Travel. Considerado el viaje como una parte de su formación, el viajero deberá anotar en su «Diario» qué cosas merecen la pena ser vistas, qué se debe buscar, observar y visitar:

travel, in the younger sort, is a part of education, in the elder, a part of experience. […] That young men travel under some tutor, or grave servant, I allow well; so that he be such a one that hath the language, and hath been in the country before; whereby he may be able to tell them what things are worthy to be seen, in the country where they go; what acquaintances they are to seek; what exercises, or discipline, the place yieldeth. For else, young men shall go hooded, and look abroad little. […] Men should make diaries; […] as if chance were fitter to be registered, than observation. Let diaries, therefore, be brought in use. The things to be seen and observed are: the courts of princes, especially when they give audience to ambassadors; the courts of justice, while they sit and hear causes; and so of consistories ecclesiastic; the churches and monasteries, with the monuments which are therein extant; the walls and fortifications of cities, and towns, and so the heavens and harbors; antiquities and ruins; libraries; colleges, disputations, and lectures, where any are; shipping and navies; houses and gardens of state and pleasure, near great cities; armories; arsenals; magazines; exchanges; burses; warehouses; exercises of horsemanship, fencing, training of soldiers, and the like; comedies, such whereunto the better sort of persons do resort; treasuries of jewels and robes; cabinets and rarities; and, to conclude, whatsoever is memorable, in the places where they go. After all which, the tutors, or servants, ought to make diligent inquiry. […] Let him not stay long, in one city or town; more or less as the place deserveth, but not long[6].

Como podemos comprobar, hasta el siglo xviii, el viaje a Italia tenía un fuerte componente humanista en el que el viajero, aparte de iglesias o monumentos, se dedicaba a visitar bibliotecas donde se conservan manuscritos de los autores clásicos. Es el caso de Michel de Montaigne, que cuando llega al Vaticano disfruta de un códice de la Eneida de Virgilio, así como de Plutarco y de Séneca, sus autores predilectos[7]. Será, pues, el movimiento romántico el que, al introducir nuevas ideas estéticas, desplace el interés desde la realidad exterior al estado de ánimo de quien mira y observa[8]. Así las cosas, no es de extrañar que textos como Corinna de Mme. de Staël, el Voyage en Italie de Chateaubriand o el poema Childe Harold’s Pilgrimage de Byron se conviertan en verdaderos vademécums y guías espirituales. Estos libros reelaboran los itinerarios tradicionales enriqueciéndolos con un fascinante número de citas, no siempre clásicas. De esta forma, cualquier inglés que visite Italia hacia la mitad del siglo xix llevará en su equipaje la guía Murray[9] para las informaciones prácticas y el citado poema de Byron (en concreto el «Canto iv», dedicado a Italia) para confirmar sus sentimientos[10]. MARÍA JOSÉ BARRIOS-CASTRO (HLGE)


[1] A. Brilli, El viaje a Italia. Historia de una gran tradición cultural, Madrid, 2010, pág. 35.

[2] R. Lassels, The voyage of Italy, París, 1670, pág. [8]. En este sentido, nos dice en ese mismo prefacio al lector, págs. [24-25]: «I would therefore have my young Noblemans Governour to carry him immediately into Italy at fifteen or sixteen; and their season his minde with the gravity, and wise Maximes of that Nation, which hath civilized the whole world, and taught Man Manhood. Having spent two or three years in Italy in Learning the Language, viewing the several Courts, studying their Maximes, imitating their Gentile Conversation, and following the sweet Exercises of Musik, Painting, Architecture, and Mathematicks, he will at his return, know what true use to make of France. And having spent three more years, in learning to Fence, Dance, Ride, Vault Handle his Pike, Musket, Colours &c. The Map, History, and books of Policy; he will be ready to come home at twenty or one and twienty, a Man most compleat both in Body and Mind, and fit to fill the place of his Calling. I say, Make true use of France. For I would not have my young Traveller imitate all things he sees done in France, or other Foreign Countryes […] So in Italy, I would have him learn to make a fine house; but I would not have him learn of the Italians to keep a good house».

[3] A. Brilli, op. cit., pág. 12.

[4] Sus siguientes visitas al Foro romano y la visión de sus ruinas le suscitaron las ideas necesarias para escribir su The History of the Decline and Fall of the Roman Empire (Londres, 1776-1789).

[5] E. Gibbon, Autobiografía, Buenos Aires, 19492, págs. 110-114.

[6] F. Bacon, The Essays or Counsels, civil and moral, of Francis Ld. Verulam Viscount St. Albans and the New Atlantis by Francis Bacon, J. Manis (ed.), Hazleton, 2007-2012, pág. 47-48 [en línea: <http://www2.hn.psu.edu/faculty/jmanis/bacon/francisbacon6x9.pdf>; consulta 16 jun. 2013].

[7] M. de Montaigne, Diario del viaje a Italia. J. M. Marinas – C. Thiebaut (eds.), Madrid, 1994, págs. 99-100.

[8] Las guerras napoleónicas de finales del xviii obligaron a muchos viajeros a tener que cambiar los itinerarios tradicionales y buscar otros nuevos y contribuyó en no poca medida al declive del fenómeno Grand Tour y a un cambio de mentalidad estético y vital.

[9] J. Murray, Handbook for travellers in Northern Italy, Londres, 18587.

[10] Véase A. Brilli, op. cit., págs. 65-66.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Conceptos historiográficos, Entradas, Resultados científicos | Leave a comment

Martín Villar y García, historiador aragonés de la literatura latina

MARTIN VILLAR Y GARCÍAEl profesor Manuel Sanz Morales, catedrático de filología griega en la Universidad de Extremadura, coordina la parte española del Catalogus Philologorum Classicorum, obra loable que pretende ofrecer una biografía de todos aquellos que han aportado algo digno a esa entrañable disciplina que conocemos como Filología Clásica. Largo sería hablar aquí del caso español y, sobre todo, de las razones varias que impidieron un desarrollo cabal de esta disciplina hasta ya entrados los años 30 del siglo XX. En todo caso, hay una serie de figuras académicas que, en su discreción, hicieron posible que el panorama español no fuera un absoluto erial. Nombres como los de Alfredo Adolfo Camús, Antonio González Garbín o Martín Villar y García dan cuenta de personas que lograron transferir algunas de las mejores ideas del mundo académico europeo a España. Tuve el honor de contribuir al citado Catalogus con una entrada dedicada a Martín Villar y García. En ella, procuré hacer ver cuál fue la aportación académica del autor a la España de su tiempo, aportación que yo mismo pude descubrir durante la elaboración del Catálogo de manuales de literatura griega y latina en España, en el que vengo trabajando desde 2009. Este blog recoge la entrada. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

 Martín Villar y García (1835-¿?) es natural de Tarazona (Zaragoza). Estudió derecho y se licenció en jurisprudencia en la Universidad Central de Madrid (AHN UNIVERSIDADES,4859,EXP.17). También fue alumno de la Facultad de filosofía y letras en Zaragoza y, ya en Madrid, se doctoró con una tesis titulada Consideraciones sobre el Génesis (1858) (AHN UNIVERSIDADES,6883,EXP.19), que se abre con una cita tomada del ilustre hebraísta Antonio María García Blanco. Fue catedrático de lengua hebrea en la Universidad de Oviedo. También fue catedrático de literatura griega y latina, y de oratoria forense en la facultad de derecho de la Universidad de Zaragoza. Habiendo sido decano de filosofía y letras entre 1870 y 1884, llegó a ser rector de la misma Universidad de Zaragoza entre los años 1884 y 1885 y también entre 1890 y 1892. Precisamente, cuando el joven José Martí cursó sus estudios en la Universidad de Zaragoza Villar y García era decano de la facultad de Filosofía. Fue asimismo presidente de la diputación provincial y senador por la provincia de Zaragoza en la legislatura de 1891 a 1892 (Archivo del Senado. Expediente personal del Senador D. Martín Villar y García, por la provincia de Zaragoza. SIGNATURA: HIS-0520-03). En la Universidad de Zaragoza se conserva un retrato de su persona firmado por Luis Gracia Pueyo en 1848, con una inscripción inferior que reza así: «DR. MARTIN VILLAR Y GARCIA. TVRIASON.- CAT. LENGVA HEBREA OVIEDO Y LIT. GRIEGA Y LAT. Y DE / ORATORIA. FOR – EN LA F. DE D. ZARAGOZA. DECANO 1870-84. INSPECTOR DE I. P. DEL DISTRI- / TO 1882-4 – RECTOR 1884-5, 1890-3 – PRES. – DIP. – PROV. SENADOR” (consultado en la dirección electrónica http://moncayo.unizar.es/web/patrimonioartistico.nsf/BienesPorFecha/311?Opendocument el 31 de enero de 2012) 


Es probable que el manual más representativo de la nueva situación de la enseñanza de las literaturas clásicas tras la promulgación de la Ley Moyano sea la Historia de la literatura latina de Villar y García, cuya primera edición es de 1866. Si Ángel María Terradillos había redactado en 1846 su manual a la sombra del manual de literatura española de Gil de Zárate, Villar y García tendrá muy presente otro gran manual de literatura española, quizá el mejor que se haya escrito durante el siglo XIX español, la Historia crítica de la literatura española (1860-1864) de José Amador de los Ríos. La primera característica que encontramos en el libro de Villar es su título, que formula por primera vez una “Historia de la literatura latina” como tal, sin recurrir a fórmulas como “lecciones elementales”, “manual histórico-crítico” y otras similares. El manual, frente a la acostumbrada ordenación por géneros, se organiza por períodos, lo que supone desde el punto de vista estructural un alejamiento de la atemporal poética a favor de la historia de la literatura. Observamos que se está configurando ya una disciplina con un método y discurso propio, encaminada a estudiar el devenir del pueblo romano a través de su medio de expresión más genuino, su lengua y literatura. El manual se divide en cinco grandes épocas que se corresponden casi exactamente con la repartición wolfiana (1787), basada en Funccius:

-Desde la fundación de Roma hasta el año 516 de su fundación (final de la primera guerra púnica)
-Desde el año 516 al 679 de Roma, 78 antes de J.C.
-Desde el año 676 de Roma hasta la muerte de Augusto, el 14 de J.C. (767 de Roma)
-Desde el año 767 hasta el 870 de Roma, desde el 14 al 117 de Jesucristo
-Desde el año 117de Jesucristo hasta el 476

Resulta, asimismo, muy interesante observar cómo el término “humanidades”, de tan profundo calado humanista y universal, es reinterpretado, a la luz del pensamiento de Johann Gottfried Herder, en una nueva clave nacional, como producto de “la elevada mision providencial que el pueblo romano habia recibido”:

La lengua latina es la en que por primera vez se ha designado con la palabra humanidades el estudio de las letras, considerando como su principal objeto humanizar a los hombres; los griegos más artistas, más originales, y autores de los modelos que imitaron los romanos, no conocieron este fin del arte ni inventaron en su rica lengua una palabra tan bella; podría decirse con Herder, que explica la elevada mision providencial que el pueblo romano habia recibido de extender por el mundo, preparando su unidad, la ciencia de los griegos. (Villar y García 1866, p. II)

En esta argumentación está implícito lo que dice el propio Aulo Gelio cuando afirma que no debe confundirse humanitas con lo que los griegos denominan philanthropía (Gel. 13,17): “Aquellos que crearon la lengua latina y quienes la han usado con propiedad no quisieron que humanitas fuera aquello que vulgarmente creemos y que entre los griegos se llama philanthropía (…)”. Dentro de este mismo prólogo se exponen las dificultades docentes que tenía la asignatura (Clarín habla en términos parecidos, desde la perspectiva de su experiencia de alumno, en la necrología que escribió sobre Alfredo Adolfo Camús): una literatura latina que, en definitiva, termina enseñándose sin latín:

(…) hemos suprimido la inserción de pasages que justificaran nuestros juicios, porque sabemos por experiencia que no seria bastante insertarlos en latin, sino que necesitarian la traduccion castellana, para ser entendidos de todos; (Villar y García 1866, p. V)

Las buenas intenciones políticas de Gil de Zárate, encaminadas a enriquecer la enseñanza del latín con contenidos propios de la historia de la literatura, terminan dejando al margen la propia enseñanza del latín. El transcurso de los años hizo posible que la historia de la literatura latina, como la de cualquier literatura nacional, terminara siendo para nosotros una formulación natural y universalmente aceptada.

En 1875 aparece la segunda edición del manual, y debe enclavarse en otro momento clave, el del comienzo de la Restauración, que se caracteriza por la vuelta al control gubernativo de los manuales escolares y a la conocida expulsión de los catedráticos de universidad, hecho que dará lugar a la creación de la Institución Libre de Enseñanza en 1876. El manual de Villar y García inaugura, pues, este nuevo período, incorporando, además, una breve introducción a la literatura griega.

Bibliografía de Martín Villar y Garcia

Consideraciones sobre el Génesis. Discurso leido en la Universidad Central por Martin Villar y Garcia en el acto de recibir la investidura de Doctor en la Facultad de Filosofia y Letras, Madrid, Imprenta y librería de la Viuda de Vázquez e hijos, 1858.

Discurso que en el acto de su solemne recepción leyó ante el claustro de la Universidad de Oviedo don Martín Villar y García, Oviedo, 1862.

Discurso leido en la solemne inauguración de los estudios de la Universidad de Zaragoza el día 1 de octubre de 1868, Zaragoza, 1868.

Historia de la literatura latina por D. Martín Villar y García catedrático de literatura clásica griega y latina en la Universidad de Zaragoza, Zaragoza, [s.n.], 1866 (Imp. Cesar-Augustana de Gregorio Juste).

Historia de la Literatura Latina por Martín Villar y Garcia, Decano de la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza. Segunda edición, Zaragoza, [s.n.], 1875 (Imprenta de Ramón Leon).

Bibliografía sobre Martín Villar y García

GARCÍA JURADO, F., “Los primeros manuales de literatura latina”, en F. García Jurado (ed.), La historia de la literatura grecolatina en el siglo XIX español: espacio social y literario, Málaga, Analecta Malacitana, 2005, pp. 90-91.

MIRANDA CANCELA, E., “José Martí, estudiante de humanidades”, en J. Martí, En un domingo de mucha luz. Cultura, historia y literatura españolas en la obra de José Martí, Salamanca, Universidad, 1995, pp. 225-226. 

PASCUAL RECUERO, P., Antonio Mª García Blanco y el hebraísmo español durante el siglo XIX, Granada, Universidad, 1986, p. 201.

FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Entradas, Humanistas, intelectuales e instituciones | Leave a comment

Felipe V, el latín y la Real Biblioteca

felipe vAhora que se conmemora en los medios de comunicación la lejana Guerra de Sucesión, aquella por la que una nueva dinastía llegó a España para reinar durante un largo e intenso siglo XVIII, recordaré algunas cosas sobre una de las consecuencias de la llegada de Felipe V a España: la creación de la Real Biblioteca. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE
La Real Biblioteca, denominación a la que se añadió después el adjetivo “Pública”, y a la que el siglo XIX llamó, parece que ya definitivamente, Biblioteca Nacional, es uno de estos lugares básicos para entender algunas de las claves de ese siglo XVIII que, en palabras de Aguilar Piñal, algunos llaman “ilustrado”. Si un austria, Felipe II, fue el impulsor de la escurialense Biblioteca Laurentina, a semejanza de las grandes bibliotecas humanistas de su época, como la Vaticana de Roma o la Marciana de Venecia, ahora un borbón, el recién entronizado Felipe V, favorece la creación de una biblioteca que se inspirará, en este caso, en los nuevos aires venidos de Francia. Si bien tendemos a analizarlos de forma separada, la suma resultante de ligar el poder como el amor a los libros explica buena parte de las claves que definen una y otra institución, pues la cultura nunca ha sido inocente: si Felipe II quería ser un príncipe humanista, Felipe V pretende ser un monarca ilustrado, y necesitaban de vehículos de representación.
Hace unos años, en 2004, se celebró una preciosa exposición dedicada a esta biblioteca. La exposición se repartía en cuatro secciones generales: una Introducción Histórica que arranca de la Guerra de Sucesión, una segunda dedicada a la Real Biblioteca Pública como tal, y otras dos secciones destinadas, respectivamente, a las Ciencias y las Artes. El monumental catálogo que recoge la muestra incluye, además, documentados trabajos de algunos de nuestros mejores especialistas en el XVIII, como Antonio Mestre, a quien los latinistas conocemos, sobre todo, por sus estudios sobre el ilustrado levantino Gregorio Mayans, activo bibliotecario e inteligente contrapunto, merced a su marcado talante clásico e hispano, a una Ilustración muy dominada por las corrientes francesas. Permítaseme ensayar un sucinto recorrido por la exposición, precisamente con los ojos del humanismo clásico y sus inevitables transformaciones en el nuevo contexto de la cultura ilustrada. El siglo XVIII trae nuevos rumbos para la historia de la cultura. Entre otros, cabe señalar el historicismo, concebido como una manera de situar las obras en un contexto temporal determinado, con todo lo que ello implica de distanciamiento y de valoración ponderada. Las lenguas clásicas van a verse implicadas en esa nueva “mentalidad burguesa”, en palabras de José Antonio Maravall, cuando paulatinamente comienza a primar su valor de llaves para comprender y reconstruir un mundo pasado a partir de la correcta interpretación de los más importantes documentos artísticos y literarios. Los nuevos monarcas siguen aprendiendo latín, y el caso de Felipe V es significativo. Ha estudiado según un modelo diseñado para los nietos de Luis XIV por Fénelon y Fleury, en el que se incluye una nutrida nómina de autores latinos. De este tiempo es el Terencio publicado en París en 1642 que se expone en una de las vitrinas. Pero los documentos que más llaman la atención a este respecto son el manuscrito de la traducción de una parte de la Guerra de las Galias hecha por Luis XIV que, como podemos comprobar, su nieto guarda y atesora, o las mismas epístolas latinas que compone Felipe V a manera de ejercicios escolares. Véase, como ejemplo, la descripción que hace de los jardines de Versalles en la epístola XIII:

Mane princeps in horto deambulavimus. Hunc statuae tum antiquae cum recenter factae undique ornant. Nec desunt fontes quorum aqua limpidissima gratísima visu est. Vndique apparent umbrosa nemora omnibus avium generibus plena.

Más allá de estos aspectos ligados a la formación y recuerdos personales del rey, la historia de la Real Biblioteca nos ofrece perspectivas sobre la nueva situación de las ciencias y las artes que nos llevan a pensar inevitablemente en aspectos relacionados con las propias lenguas clásicas. La biblioteca muestra un vivo interés por los nuevos avances científicos, como vemos, por ejemplo, en los herbarios y los diferentes libros dedicados a la matemática o la cartografía. Es significativo que en algunas de las obras aquí expuestas puedan leerse nombres significativos de la ciencia hispana, como el “novator” Juan Caramuel o el, entre otras cosas, matemático Torres Villarroel, o la aportación de los jesuitas, tanto antes como después de su expulsión. En este sentido, como bien apunta José Luis Peset en uno de los capítulo del catálogo, no deben olvidarse acontecimientos que dan cuenta de esta preocupación como el nacimiento de diferentes academias o la impartición de materias científicas en el flamante Seminario de Nobles, anejo al Colegio Imperial. Las humanidades clásicas también fueron testigos de estos aires renovadores, tanto en los intentos de reforma de la enseñanza del latín, aun presa de la barroquización del siglo anterior, como en el papel documental, testimonio de un estado de los conocimientos de la Antigüedad, que van a ir ocupando los tratados científicos grecolatinos. No olvidemos, por ejemplo, el interés de un ministro ilustrado como Campomanes por la recuperación de los viejos tratados de agronomía. Sin embargo, el intento de creación de una academia dedicada a las lenguas clásicas no tuvo jamás ni la coherencia interior ni los apoyos externos suficientes, ni tan siquiera ante el vacío que dejara la expulsión de los jesuitas en 1767.
En lo que respecta a las bellas artes, lo más destacable desde el punto de vista que hemos adoptado es la huella que en la biblioteca encontramos de los descubrimientos de los frescos de Herculano, verdadero punto de inflexión para los estudiosos de la reinterpretación del arte antiguo en el mundo moderno. Así lo vemos en el hermoso ejemplar napolitano de 1757 titulado Le antichità di Ercolano esposte, acompañado de un hermoso grabado con el retrato de Carlos III.
Francisco García Jurado H.L.G.E.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Humanistas, intelectuales e instituciones | Leave a comment

Tres intensos años: el proyecto de investigación HLGE0 (2011-2013)

LA APOTEOSIS DE HOMEROEl 31 de diciembre de 2013 ha terminado oficialmente el proyecto de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España.  De la Ilustración al Liberalismo”. Tres intensos años han concluido, pero durarán para siempre. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A caballo entre dos siglos, el xviii y el xix, nuestro proyecto, denominado concisamente mediante las siglas hlge0, ha intentado establecer las claves diversas por las que se pasaba de una forma de entender el mundo, básicamente la ilustrada, a una nueva, que venimos definiendo con más o menos acierto como romántica. Procesos sutiles, de una parte, y también cambios bruscos, traídos por revoluciones y guerras, hicieron que nuestra visión del mundo grecolatino pasara desde las antiguas concepciones eruditas de los ilustrados a las modernas visiones nacionales de los estudiosos modernos. Resultaba todo un reto, sin duda, tratar de fijar algunas de estas claves históricas dentro de nuestro ámbito de estudio. Hace tiempo, en 2010, ya habíamos trazado un panorama semejante con respecto a lo que había ocurrido en el tránsito del siglo xix al xx, o la llamada «Edad de Plata» de la cultura española (1868-1936).

Por otra parte, la monografía que resumen una parte significativa de nuestros resultados y que ha visto la luz en diciembre, aunque escrita por diversos especialistas, debía dar una impresión de conjunto orgánico y armónico, en ningún caso de mera suma, y, por tanto, ese hilo conductor del paso de un contexto ilustrado a uno romántico tenía que funcionar como aspecto clave y común. En este sentido, desde hace tiempo venimos articulando lo que los entendidos llaman una «masa crítica» de especialistas en diversos aspectos de la historiografía de los estudios clásicos en España. Algunas de estas personas han colaborado fielmente en todas nuestras monografías. Sería ciertamente difícil abordar un trabajo de estas características desde una perspectiva unipersonal, aunque cada vez tenemos más claro que siempre debe haber una mente rectora, capaz de tener una deseable visión de conjunto que pueda articular el trabajo de todos. Como ha sido costumbre en nuestras dos monografías anteriores, hemos dividido la obra en cinco grandes apartados referidos a la enseñanza de las lenguas y las literaturas clásicas, las traducciones de los autores grecolatinos, el mundo erudito en general, el espacio literario y, finalmente, el espacio socio-político. Asimismo, y dado que estudiamos un lábil período histórico donde, precisamente, se está constituyendo todavía el moderno esquema de las Ciencias de la Antigüedad como un sistema de disciplinas de estudio, hemos recurrido para esta historiografía no sólo a filólogos, sino también a historiadores y expertos en epigrafía. Cada capítulo de la obra, por lo demás, intenta aportar una visión específica dentro de su contexto, pero no tanto como si se tratara de una pieza de mosaico destinada a cubrir un hueco ideal, sino de un modo mucho más transversal, buscando complementarse mediante coincidencias temáticas (más de un capítulo trata, por ejemplo, sobre Virgilio, o sobre los jesuitas expulsos) que se abordan desde presupuestos diferentes.

En definitiva, los tiempos de revolución y de profundos cambios que marcan el paso desde el siglo xviii al xix han dado lugar, asimismo, a crisis no menos profundas en el discreto panorama de la erudición clásica. Vidas como las del gigantesco Wolf o, más modestamente, un humanista como Luis de Mata i Araujo, terminan marcadas por todas estas mutaciones que a menudo, al ser vividas de primera mano, no terminan de hacerse comprensibles. De la enseñanza pensada únicamente para los nobles pasamos a un nuevo contexto destinado a la formación de ciudadanos. De la erudición acumulativa pasamos a la metáfora epistemólogica del arbor scientiarum, las ramas del saber. Nuestra actual visión del mundo clásico como algo especializado es en buena medida consecuencia de tales cambios, pues, no lo olvidemos, se trata de una visión de la Antigüedad construida sobre las nuevas bases de un mundo moderno, desde la Encyclopedie hasta la propia Revolución francesa. Y ahora nosotros, de igual forma, como si de un bucle donde la materia estudiada se identificase con las circunstancias de nuestro propio estudio, vivimos una nueva transición entre siglos, desde el xx al xxi, repleta de cambios que a menudo resultan traumáticos. Claudio Guillén señalaba en cierta ocasión el dramatismo que supuso para su maestro Vicente Lloréns, experto en las vidas de los exiliados románticos, el hecho de convertirse él mismo en un exiliado dentro de una nueva circunstancia. A menudo, quienes investigamos sobre un tema concreto de la Historia nos convertimos, asimismo, en juguetes de un devenir parejo.

Me queda expresar mi agradecimientos más sincero a quienes han colaborado en este proyecto con impagable entusiasmo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Posted in Actividades del grupo de investigación, Publicaciones, Resultados científicos | 1 Comment