Una bella historia de la lengua latina

Wilfried Stroh, El latín ha muerto, ¡viva el latín! Breve historia de una gran lengua. Traducción de Fruela Fernández. Prólogo de Joaquín Pascual Barea, Barcelona, Ediciones del Subsuelo, 2012, 375pp.

“El rey ha muerto, ¡viva el rey!” era una expresión común que representaba, sobre todo en Francia, la sucesión de un nuevo monarca. De esta manera se aseguraba la continuidad de la línea dinástica. Cuando el impar profesor de la Universidad de Múnich, el latinista y actor Wilfried Stroh, utiliza para el título de su obra esta conocida frase, subraya decididamente ese carácter continuo que la lengua latina ha tenido a lo largo de su ya larga historia, no sólo desde su nacimiento hasta su aparente muerte, sino a lo largo de sus diversas resurrecciones. Fue en el siglo XVI cuando se creó precisamente el extendido tópico de las lenguas muertas. En la polémica entre el latín y las emergentes lenguas vulgares como vehículos de creación literaria se creyó que el latín había cumplido ya su periplo vital, como si de un ser vivo se tratase. Lo más sorprendente es que el latín seguía viviendo, si bien ahora en manos de unos sujetos realmente extraños, los humanistas, que tenían la facultad de promover el progreso de las letras regresando, precisamente, al pasado. No entenderíamos el Quijote sin El asno de oro de Apuleyo, o sin Virgilio, como tampoco comprenderíamos a Fray Luis sin volver a Horacio. El latín se ligó entonces, y ya para siempre, a la idea del renacimiento. Sin latín no era posible la humanitas, esa palabra tan ciceroniana que viene ligada íntimamente a la historia de nuestra educación. Aulo Gelio refiere que la humanitas no es tanto la filantropía de los griegos como su paideia, o la educación que nos convierte en personas mejores. En todo caso, el libro de Stroh deja claro que el latín, ligado a la idea de humanitas, representa una pieza clave para entender la cultura europea, sin la cual no es posible el desarrollo de una de las más importantes lenguas literarias en la Antigüedad, con autores tan descollantes como Cicerón o Virgilio. En este sentido, el libro se convierte en una pequeña y excelente historia literaria de la lengua latina, muy recomendable para la lectura tanto de personas interesadas como de quienes tan sólo desean aprender. El autor sostiene que el latín adquirió tal perfección en tiempos de Cicerón y de Virgilio que “tuvo que morir”, es decir, “morir en belleza” de su perfección, para convertirse en un modelo universal que perdura hasta el presente. No quiere decir esto que la lengua no evolucionara, como ocurre con el llamado latín vulgar, sino que terminó convirtiéndose en un modelo atemporal que ha servido para construir las literaturas modernas. Después, pasa Stroh a narrar la adquisición del latín por parte de la nueva cultura cristiana, dejando por doquier bellos ejemplos literarios, como los correspondientes a la primera lírica cristiana. Más allá de la Antigüedad clásica y de la Antigüedad tardía se abre el largo período de la Edad Media, donde el latín se salvó como “segunda lengua”, al convertirse en materia de aprendizaje por parte de quienes no la habían desarrollado como lengua materna. Vienen luego soberbios capítulos dedicados al renacimiento de los studia humanitatis. Como es natural, el autor se centra en los humanistas alemanes, circunstancia que le lleva hasta la propia Reforma protestante. Una vez más, el latín está en medio de los grandes conflictos de la época moderna. La Contrarreforma, a su vez, hará un particular uso de la lengua latina en manos de los jesuitas, sin que ello sea óbice para que algún miembro de esta orden, como Jakob Balde, escriba tiernos y paganos poemas de amor. No obstante, el lugar literario de la lengua latina va cediendo a favor de las lenguas modernas, y a lo largo del siglo XVIII también le llega su turno al uso científico. El latín deja de ser una lengua de uso para convertirse en una lengua clásica, o llave para el conocimiento de la Antigüedad y sus modelos. Ello no es óbice para que todavía en la educación del siglo XIX el latín siga ocupando un lugar clave, de lo que puede ser un buen exponente la composición latina que escribe el propio Carlos Marx para superar una prueba académica. A todo ello siguen nuevas valoraciones políticas que se irán cerniendo sobre el latín, al igual que sobre la Europa moderna, en torno a la falta de patriotismo de los humanistas. El latín, no lo olvidemos, es una lengua universal, aunque algunos prerrománticos alemanes, como Federico Augusto Wolf, se empeñaran en convertirla en una lengua nacional, la de los romanos, creando así nuevas disciplinas de estudio, como la “historia de la literatura romana”, que tradicionalmente habían sido las Latinae litterae.  Precisamente, en aras de recuperar esa universalidad, hoy día un grupo de latinistas se empeñan en devolver al latín el espacio que ahora ocupa la lengua inglesa. La empresa es ardua, por no decir imposible, pero, como probablemente ocurre con todas las causas perdidas, tiene una belleza conmovedora. Por todo ello, considero que hay dos palabras que definen perfectamente esta historia de la lengua latina trazada por Stroh: de un lado la ya referida palabra “continuidad”, sugerida desde el mismo título y estrechamente ligada a la vida; por otro lado, tenemos la idea de “belleza”, que no deja de estar ligada, curiosamente, a la propia idea de la muerte. Esta suerte de vida y muerte de latín, repleta de renaceres, supone, en definitiva, una bellísima historia. El latín, no lo olvidemos, es historia de Europa y también parte de la historia personal de quienes lo hemos estudiado en algún momento de nuestra vida. Jorge Luis Borges recordó a lo largo de toda su existencia algunos versos inmortales de la primera bucólica de Virgilio, pero jamás olvidó que aquellos versos pertenecían a una cultura inmortal:

“Para los europeos y los americanos, hay un orden –un solo orden- posible: el que antes llevó el nombre de Roma y ahora es la cultura del Occidente. Ser nazi (jugar a la barbarie enérgica, jugar a ser un vikingo, un tártaro, un conquistador del siglo XVI, un gaucho, un piel roja), es a la larga una imposibilidad mental y moral. El nazismo adolece de irrealidad, como los infiernos de Erígena.” (Jorge Luis Borges, apud Pere Gimferrer, “El escritor de hoy y el mundo clásico”, en Noche en el Ritz, Barcelona, 1996, p. 154)

Francisco García Jurado. Universidad Complutense


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *