Tarde bogotana de lluvia y emoción en el Instituto Caro y Cuervo

Puerta de acceso al Instituto Caro y Cuervo

Puerta de acceso al Instituto Caro y Cuervo

Tras dos días y medio de reclusión mayor en el campus de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, Norha y Mercedes decidieron llevarnos a Elina Miranda (La Habana), a David García (México), a Armando José Ríos (Costa Rica) y a mí mismo hasta el centro histórico de la ciudad. El destino era el precioso barrio de La Candelaria, pero nuestro primer lugar de encuentro no fue otro que la librería Lerner, lugar de referencia para los lectores botoganos. Creo que todos “pecaron”, salvo yo, dado que mi maleta, a estas alturas de la estancia bogotana, ya iba rebosante de libros. Aquel lugar fue el punto de partida para adentrarnos luego, a medida que la lluvia se iba adueñando de la tarde, en las cuadras del barrio antiguo, hasta llegar al mítico Instituto Caro y Cuervo. Por FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

En la librería Lerner, jugando a ser Van Eyck en el cuadro del Matrimonio Arnolfini

En la librería Lerner, jugando a ser Van Eyck en el cuadro del Matrimonio Arnolfini

Para Norha Cecilia Vargas y Mercedes Hernández, que hicieron posible aquel sueño

Pasear por las calles del barrio de la Candelaria ya era una forma de combinar sutilmente la realidad con los sueños. Días antes había atisbado, desde la terraza del hotel Charlotte, la lejanía de los rascacielos del centro urbano, con las montañas andinas al fondo. Ahora estábamos al fin allí, y sólo tenía que ir dotando de contenido lo que hasta ese momento habían sido meras evocaciones: la modernísima Biblioteca Luis Ángel Arango, la Casa de la Moneda, El Museo Botero, el Centro Cultural Gabriel García Márquez, pero, sobre todo, el Instituto Caro y Cuervo. Más allá de su famosísimo Diccionario de Construcción y Régimen de la lengua española, el Caro y Cuervo era para mí la traducción que el humanista y político (por este orden) Miguel Antonio Caro había hecho de la Eneida y de la Geórgicas de Virgilio, o los quince años que un ilustre exiliado y latinista español, Pedro Urbano González de la Calle, había pasado entre aquellos venerables muros. En su momento, yo mismo publiqué en la misma Colombia un trabajo sobre la traducción que Pedro Urbano había llevado a cabo de la literatura latina de F. Leo en Bogotá. El libro apareció en 1950, pero ya había sido preparado en la lejana España de 1935, y la lectura de la obra, en especial, de las notas del traductor, dan la sensación de un tiempo detenido. Recuerdo que corregí las pruebas de imprenta de aquel artículo durante mi estancia en Harvard, en julio de 2009, bajo una lluvia melancólica que tanto me recordaba ahora a la lluvia bogotana. IMG_0670El Caro y Cuervo estaba ya cerrado a las visitas cuando llegamos a su puerta principal. Sin embargo, unas jóvenes atentas que había en la recepción, ante nuestra cara de tristeza y la insistencia de nuestras anfitrionas, telefonearon a sus superiores, que accedieron a permitirnos el paso a los patios. Patios, por cierto, hermosos, como salidos del ambiente que el propio Jorge Isaacs recrea en su novela romántica María. Nos sentíamos, pues, como los personajes de una novela de época. Nuestro entusiasmo acaso dio lugar a que, en un alarde de gentileza sin límites, un joven guía del instituto se ofreciera a mostrarnos la casa-museo de Rufino José Cuervo. Una vez allí, nos deleitamos con los retratos familiares, pero a mí me llamó poderosamente la atención el neoclásico busto de Virgilio que presidía la sala.

El busto de Virgilio que preside el salón de la casa

El busto de Virgilio que preside el salón de la casa

Este busto me trajo a la memoria una esperable casualidad: en la primera edición de la traducción de las obras completas de Virgilio a cargo de Eugenio de Ochoa (Madrid, 1869) aparece un frontispicio que reproduce, precisamente, el mismo busto. Se trata de una imagen muy conocida y difundida del poeta de Mantua, que se nos muestra con pelo largo, acaso recordando algún busto de Alejandro Magno, y que mis editores del Borges, autor de la Eneida también usaron para la portada de este libro. En ese momento recordé la traducción que Miguel Antonio Caro había hecho de la Eneida en octavas reales (parece que fue la primera que Borges tuvo en sus manos, antes de aprender luego latín en la docta ginebra), y que Menéndez Pelayo publicó después en España dentro de su Biblioteca Clásica. Es una traducción muy elaborada y poética:

Frontispicio en las Obras Completas de Virgilio a cargo de Eugenio de Ochoa

Frontispicio en las Obras Completas de Virgilio a cargo de Eugenio de Ochoa

“Canto asunto marcial; al héroe canto

que, de Troya lanzado, a Italia vino;

que ora en mar, ora en tierra, sufrió tanto

de Juno rencorosa y del destino […]”

Vimos otros recuerdos, como el título de doctor de Rufino José y Cuervo que se le concedió en Alemania, o el cartel anunciador de la Cerveza Cuervo, que permitió desarrollar luego toda esta empresa humanística (sutil relación entre la cerveza y la humanitas). La lluvia seguía cayendo en los patios, pertinaz, aliada con el atardecer, lo que contribuía a crear aún más, si cabe, la sensación de magia.

No pude evitar seguir recordando a Pedro Urbano González de la Calle, que comparó la evolución del español de América con lo ocurrido con las lenguas de la Romania y dedicó al “bogotano” estudios inmortales. Me acordé, asimismo, de las separatas de artículos suyos que conservo en mi biblioteca, y quise rendirle un último tributo firmando en el libro de visitas. Un agradable café en el Centro Cultural García Márquez puso el broche de oro a este paseo de recuerdo indeleble.IMG_0695

Ya el domingo, en un mercadillo de artesanía y antigüedades al que me llevó gentilmente Mercedes, el destino, o el fatum virgiliano, me condujo hasta la traducción de las Geórgicas de Miguel Antonio Caro. Estaba encuadernada en un pasta española que gracias a mí ahora volvía a España, en una suerte de nostos o regreso épico.

Las traducciones de Virgilio a cargo de Miguel Antonio Caro, ahora reunidas

Las traducciones de Virgilio a cargo de Miguel Antonio Caro, ahora reunidas

De la palabra griega nostos (“regreso”) deriva precisamente el término “nostalgia” (“el dolor por el regreso”). Ahora siento el privilegio de que al Instituto Caro y Cuervo ya no podré “ir”, sino, simplemente, “regresar”. FRANCISCO GARCÍA JURADO

IMG_0671

Paseo por los patios del instituto

El famoso diccionario de régimen y construcción

El famoso diccionario de régimen y construcción

IMG_0665

Mercedes, Nohra, Paco y Elina (de izquierda a derecha)

Nohra, David, Paco, Armando y Elina (de izquierda a derecha)

Nohra, David, Paco, Armando y Elina (de izquierda a derecha)

 

 

 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

10 pensamientos en “Tarde bogotana de lluvia y emoción en el Instituto Caro y Cuervo

  1. Pingback: D’exil en exil : l’Espagne moderne du point de vue des manuels espagnols de littérature grecque et latine (1784-1935) | Insula

  2. Pingback: La estética idealista de la tradición literaria: “percibir lo entre las cosas” | Reinventar la Antigüedad

  3. Estimada Mara:

    Soy yo quien queda agradecidos profundamente. No se imagina la ilusión que me ha hecho ver este blog en la página del Caro y Cuervo. Hasta siempre. francisco

  4. Buenas tardes, profesor Francisco, nos alegra haber recibido su visita en Casa de Cuervo. Esperamos no perder el contacto y estaremos muy pendientes de sus publicaciones. A modo de agradecimiento hemos puesto su artículo en nuestra página web: http://www.caroycuervo.gov.co/press-release/la-magia-del-caro-y-cuervo

    De nuevo, muchas gracias por tan bellos comentarios para con la Institución.

    Atentamente,

    Mara Delgado
    Oficina de Comunicaciones
    Instituto Caro y Cuervo

    • Rodrigo Caro, cuyo poema a las ruinas de Itálica fue traducido al latín por Miguel Antonio Caro y editado con prólogo también latino.

      • Pues veo que las casualidades y encuentros no dejan de terminar. Gracias por esta preciosa información

    • Pero allí no queda la respuesta a mi pregunta, pues tengo inquietud por saber donde conseguió esa edición de las Georgicas.

      Un saludo.

      • Conseguí la edición en un mercadillo “de las pulgas”, de pura casualidad. Fue como una señal

  5. Hola de nuevo, profesor Francisco, no sabe como me alegra que la haya pasado de manera agradable en Bogotá, ahora que le su post me he quedado con una cierta duda, la cual no puedeo dejar pasar y deseo que me ayude con ella: dónde encontró Geórgicas de Rodrigo Caro? aunque creo que es Miguel Caro, en todo caso ver esos tomos en verdad me trae un anhelo y es encontrarme en un principio con la traducción de Caro de La Eneida, claro esta, en la versión del sigo XiX.
    Agradezco su respuesta, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *