Antonio González Garbín. Un latinista almeriense que transfirió las nuevas ideas de Alemania

Antonio González Garbín

Antonio González Garbín

Hace unos meses, cuando tuve el honor de ir a la Universidad de Almería a disertar sobre la disciplina llamada Tradición clásica, comencé mi charla evocando, precisamente, a uno de los más importantes profesores de literatura clásica griega y latina que tuvo la España de finales del siglo XIX y comienzos del XX: Antonio González Garbín. Después, cuando mi anfitrión y amigo, el profesor Manuel López Muñoz, me llevó a comer a un precioso restaurante junto al mar, me quedé con ganas de pedirle que me acercara hasta la céntrica calle que lleva el nombre de este ilustre latinista, traductor de Sófocles y de Plauto, adaptador de la literatura latina de S. Teuffel e íntimo amigo nada menos que del también almeriense Nicolás Salmerón y del granadino Ángel Ganivet. González Garbín, a cuyo estudio biográfico he dedicado buena parte de mis desvelos historiográficos este verano, es parte honrosa de la historia intelectual de España. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

A mi amigo y colega, el infatigable latinista Manuel López Muñoz

Nacido en Almería en 1836 y fallecido en 1912, Antonio González Garbín vinculó su vida a la docencia, la cultura y, en menor medida, a la política. Cursó el bachillerato en el Instituto de segunda enseñanza de Almería y allí trabó temprana amistad con Nicolás Salmerón. En 1858 ejerció como profesor auxiliar en este mismo instituto. Comenzó sus estudios universitarios en la Universidad de Granada, que luego prosiguió ya en Madrid. En el Archivo histórico nacional se conserva su expediente académico, donde consta que fue alumno de la Facultad de filosofía y letras de la Universidad Central entre los años 1855 y 1859. Licenciado en filosofía y letras, facultad en la que obtuvo luego el título de doctor, también se licenció en derecho. Después, en 1873, fue nombrado catedrático de literatura clásica griega y latina en la Universidad de Granada y en 1893 logró la cátedra de ascenso de lengua griega en la Universidad Central. El año de 1899, tras la muerte del que había sucedido a Alfredo Adolfo Camús en la cátedra de literatura griega y latina, Pedro Juste e Isaba, asumió estas enseñanzas. Con este merecido desempeño docente culminaba su vida académica y lo convertía en el sucesor natural de Camús, de quien habla en estos términos dentro de una autobiografía publicada en 1909:

"Estas recompensas por mí inesperadas y con profunda conmoción 
del alma agradecida, me prepararon el último ascenso honrosísimo 
en mi ya larga carrera profesional: mi nombramiento de catedrático 
de la Universidad Central, de la alma mater venerada de mi juventud, 
para dar en ella la enseñanza de Literatura clásica, que con tan 
merecida celebridad, explicó durante muchos años el docto 
humanista, mi venerado maestro don Alfredo Adolfo Camús." 
(González Garbín 1909, p. 1)

No obstante, González Garbín se considera discípulo de otro de los grandes profesores de literatura clásica de la época, Raimundo González Andrés, según declara en su Discurso pronunciado en la Universidad Literaria de Granada en la solemne apertura del curso de 1886 a 1887:

"Y ya que os he evocado, al comenzar mi discurso, el recuerdo 
del que lo fué mio en este linaje de estudios, permitidme, 
Señor Excelentísimo, que, en vez de seguir adelante como 
oración y tributo de piedad filial (pues como padres y padres 
atentísimos y cariñosos ha de considerar toda alma bien nacida 
a sus preceptores y maestros) que insista en recordaros las 
prendas singularísimas que enaltecieron á aquel distinguido 
profesor de esta Escuela, tan modesto como doctísimo; á aquel 
varón esclarecido en cuyo hidalgo corazón encontró siempre 
firme asiento toda severa virtud y todo sentimiento noble, 
puro y delicado; permitidme, Señores, que bendiga en este 
momento solemne la memoria del sábio helenista D. Raimundo 
González Andrés, lumbrera de nuestra Institución docente, 
y mi maestro y consejero y mi guia bondadosísimo hasta 
el último dia de su existencia." 
(González Garbín 1886, pp. 6-7)

Su labor como docente la completó con conferencias, artículos de prensa y publicaciones, por las que fue premiado en la Exposición Universal de 1888. Su libro Literatura clásica latina, dos veces editado, sirvió de manual básico en distintas universidades españolas y adaptó la historia de la literatura romana de Teuffel al castellano, como apunta su buen amigo y discípulo Ángel Ganivet en una carta destinada a Francisco Navarro y Ledesma, fechada en Madrid el 24 de octubre de 1891:

"De mis libros te enviaré el Müller, que es excesivo para lo que 
tú necesitas. Además tú sabes que tengo la literatura latina 
de Garbín (que es arreglo de la de Teuffel) y un bosquejo 
histórico sobre la India tomado de Burnouf y Weber." (
Ganivet 2008, p. 140)

Publicó, asimismo, estudios históricos sobre la Almería musulmana y almorávide. En 1873 fue gobernador civil de la provincia de Almería, nombrado por Nicolás Salmerón. González Garbín aportó a la cultura española no sólo alguna de las mejores traducciones plautinas que conocemos, sino también uno de los manuales de literatura latina más innovadores, que lo sitúa ya en las nuevas categorías literarias y lingüísticas de la nueva filología clásica de Alemania (García Jurado 2013). Como hombre que siempre creyó en el progreso y la ciencia, cabe situarlo dignamente entre la gigantesca figura docente de Alfredo Adolfo Camús, a quien sucede de manera natural en su cátedra, y entre la persona de Julio Cejador, que lo sucedió en la cátedra, asimismo, tras su muerte (García Jurado 2008). Esta circunstancia marcó una rara continuidad. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Bibliografía citada

A. Ganivet, Epistolario. Edición de Fernando García Lara, Granada 2008.

F. García Jurado, “El nacimiento de la Filología Clásica en España. La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid (1932-1936)”, Estudios Clásicos 134 (2008), pp. 78-82.

F. García Jurado, “De la Historia Latinae linguae a la «Historia de la lengua latina»: literatura frente a lingüística. De Walchius a Stolz”, Ágora. Estudos Clássicos em Debate 15 (2013), pp. 171-194.

A. González Garbín, Discurso pronunciado en la Universidad Literaria de Granada en la solemne apertura del curso de 1886 a 1887, Granada 1886.

A. González Garbín, “Desde la cumbre de la vida”, El radical (año 8, número 2237, 3 de agosto de 1909), p. 1.


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

3 pensamientos en “Antonio González Garbín. Un latinista almeriense que transfirió las nuevas ideas de Alemania

  1. Pingback: D’exil en exil : l’Espagne moderne du point de vue des manuels espagnols de littérature grecque et latine (1784-1935) | Insula

  2. Distinguido Dr Francisco García-Jurado, quedo admirado y satisfecho por tan magnifico reportaje sobre el Ilustrísimo Latinista Antonio González Garbín. Las bibliografía reseñada no podían haber sido mas acertadas y trabajadas. Pasan los siglos y reconocerlo nuevamente no hace mas que renovarlo e impulsarlo y por tanto nos convierte en merecedores de la amplísima herencia cultural de un hombre entregado a los demás. Muchas Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *