Hermes Trismegisto, de la mística a la fantasía

Un momento del acto de defensa de la tesis doctoral de Carlos Sánchez Pérez, en la Universidad Autónoma de Madrid

Carlos Sánchez Pérez, antiguo becario FPU-MEC de la Universidad Autónoma de Madrid, nos escribe esta semana sobre su tesis doctoral, cuyo tema, ciertamente, no pasa desapercibido: Hermes Trismegisto: de la mística a la fantasía. Pervivencia de los textos herméticos de la Antigüedad a nuestros días. Es un trabajo modélico dentro del ámbito de la recepción clásica, y consideramos oportuno que desde este blog, dedicado a la “Reinvención de la antigüedad”, también tengan la oportunidad de escribir las personas que, en definitiva, constituyen el horizonte futuro de nuestra disciplina. Damos, pues, la palabra a Carlos Sánchez Pérez para que nos hable sobre su interesante trabajo.

Hermes Trismegisto: de la mística a la fantasía, por Carlos Sánchez Pérez

El pasado 15 de noviembre de 2019 defendí mi tesis doctoral Hermes Trismegisto: de la mística a la fantasía. Pervivencia de los textos herméticos de la Antigüedad a nuestros días, dirigida por el profesor Luis Unceta. Lejos queda ya el curso 2013-2014, en el que, en el marco del Máster Interuniversitario de Filología Clásica (UCM-UAM-UAH), llevé a cabo un Trabajo de Fin de Máster sobre el cómic Promethea del autor británico Alan Moore. Mi intención con aquel trabajo era, utilizando la metodología de la Recepción clásica, estudiar de qué manera el mundo clásico era utilizado y transformado por Moore en su obra. Poco sospechaba en un primer momento el cariz que tomaría este trabajo: el hermetismo, una corriente religiosa de los primeros siglos de nuestra era, era la clave de este uso del mundo clásico. El hermetismo es el resultado de los contactos entre las culturas egipcia y grecorromana, y adscribe su doctrina a la figura de Hermes Trismegisto, fruto de la amalgama de dos divinidades muy populares en sus respectivos panteones y que comparten atributos similares: el griego Hermes y el egipcio Toth. Este fenómeno, que se presenta como algo «ajeno» al canon de los estudios clásicos, era el elemento de la Antigüedad que más presencia tenía en Promethea. Incluso otros elementos, como la obra de Luciano de Samósata o el propio mito de Prometeo, aparecían contemplados a través de la óptica del hermetismo, en un pastiche netamente posmoderno.

En 2015 me incorporé al Departamento de Filología Clásica de la Universidad Autónoma de Madrid con un contrato FPU para desarrollar mi tesis doctoral, de nuevo bajo la dirección del profesor Luis Unceta. En ella, utilizando de nuevo los postulados de la Recepción clásica, me proponía ampliar el objeto de estudio iniciado en mi TFM a otras obras de los siglos xix, xx y xxi. Para ello, decidí dividir mi tesis en dos grandes partes: en la primera, planteo un recorrido cronológico a través de la historia del hermetismo, con secciones sobre su aparición en la Antigüedad, la Edad Media, el Renacimiento, los siglos xvii y xviii, el siglo xix y los siglos xx y xxi, con especial atención a cómo el fenómeno ha sido reelaborado en cada una de esas épocas hasta configurar una Tradición hermética, pero una mutable, que ha ido cambiando a lo largo de los siglos. En la segunda parte, una vez analizadas las transformaciones del hermetismo, se estudia una serie de autores angloamericanos concretos, divididos en tres grandes arquetipos: personajes herméticos, lugares herméticos, y conceptos herméticos. De entre las conclusiones, quisiera destacar la pertinencia de la Recepción clásica como metodología para el estudio de la pervivencia de Hermes Trismegisto y sus enseñanzas. Algo que reproduzco en las conclusiones de mi tesis y que quisiera destacar aquí es que cuando comencé este trabajo creía que me encontraría con recepciones fácilmente delimitables. No ha sido así: la Tradición hermética ha resultado ser un objeto de estudio altamente complejo, y cuyas ramificaciones se extienden mucho más de lo que en un primer momento pudiera pensarse. En esta tesis doctoral se ha estudiado un tema que, habitualmente, ha sido excluido de los estudios de Tradición y Recepción clásicas por ser considerado «no canónico» o «marginal», algo que ya se evidenció en mi TFM. Sin embargo, esta marginalidad viene provocada por su expulsión de los cauces de pensamiento principales, lo que a su vez ha posibilitado que desempeñe un papel crucial en algunos géneros literarios.

Además de la realización de mi tesis, durante estos años he podido asistir a numerosos congresos y encuentros que han contribuido enormemente a mi formación predoctoral. De entre estos, quisiera destacar las jornadas internacionales Métodos para el estudio de la Recepción y Tradición clásica. Pasado y futuro de una disciplina, organizada por los grupos de investigación «Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica», «La recepción clásica entre finales del siglo xix y el siglo xxi: teorías de la estética de la recepción y su aplicación en el diálogo narrativo entre la Antigüedad y el mundo contemporáneo» y «Marginalia Classica Hodierna: Tradición y Recepción Clásica en la cultura de masas contemporánea», donde presenté la comunicación «Recepción clásica y la Tradición hermética», que me permitió reflexionar sobre la aplicación de los postulados de la Recepción clásica a algo tan ligado al concepto de «tradición» como es el hermetismo. Igualmente, han visto la luz algunas publicaciones sobre mi objeto de estudio, como «Frankenstein o el moderno teúrgo: la recepción de la magia hermética en la obra de Mary Shelley», en el Anejo I de Studia Philologica Valentina (2017) o «All women are Isis: la figura de Isis en The Sea Priestess (1935) y Moon Magic (1956) de Dion Fortune» en el número 20 de la revista Ágora (2018).

No quisiera terminar esta entrada sin dejar constancia, una vez más, mis agradecimientos a mi director de tesis, Luis Unceta, cuya paciencia y saber hacer estos años han contribuido a que mi tesis doctoral llegase a buen puerto. Igualmente, a los informantes externos, que ayudaron al resultado final con sus sugerencias. Y, por supuesto, a los miembros del tribunal: Ana González-Rivas, David Hernández de la Fuente, Joanna Paul, Rosario López y Antonio Martín Rodríguez, que se tomaron la molestia de leer detenidamente mi trabajo y han contribuido a mejorarlo sensiblemente. Además, quiero agradecer también a los miembros suplentes del tribunal, Begoña Ortega Villaro y Francisco García Jurado, que también aceptaron amablemente evaluar mi tesis.

La defensa de mi tesis doctoral fue la culminación satisfactoria de los mejores años de la que ha sido, hasta ahora, mi carrera investigadora, y eso se debe, en gran parte, a las personas que me han acompañado. Ahora comienzo, con ilusión, una nueva etapa de esta carrera. CARLOS SÁNCHEZ PERÉZ

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.